Issuu on Google+


La firma, recupera su estilo en la Alta Costura tras la ida de John Galliano, con una colección repleta de vestidos lady, transparencias y dresses de alfombra roja. El New Look volvió a ser la inspiración. El blanco, el negro y el gris son los colores que reinan con ligeras concesiones al nude, berenjena, lavanda y rojo, otro gran clásico en Dior. Esta paleta tan escasa la justifican bajo la premisa de la que nace la colección: la de mostrar una visión de las prendas a través de rayos X, juego que llevan a la realidad a través de transparencias, superposiciones de capas y bordados sin conseguir que casi ninguna salida resulta espectacular por algo más que la aparatosidad de los vestidos.


Giambattista Valli ha presentado en París su segunda colección de Alta Costura ya como miembro oficial de la Chambre Syndicale de la moda francesa. En sus propuestas inspiradas en el trabajo de Roberto Capucci y Emanuel Ungaro priman los encajes, las flores y las lentejuelas. El blanco es el color protagonista de la primera parte del desfile. Los vaporosos vestidos con volúmenes en las caderas se llenan de plumas, encajes y transparencias en vestidos que seguro veremos en alguna alfombra roja. La segunda parte del desfile se basa en la mezcla del blanco y el negro y la entrada de las lentejuelas, las cuales crean un efecto degradé en vestidos con aire lady-like.


Alexis Mabille, vuelve a sacar toda su paleta de colores y esta vez con la ayuda de las flores como inspiraciรณn, consigue una colecciรณn de lo mรกs colorida. Desde el naranja, hasta al azul, pasando por el rojo, amarillo o rosa y con maxi tocados en el cabello, pasearon las modelos por la pasarela. Altas dosis de sofisticaciรณn y colores en bloque en la colecciรณn de Alexis Mabille; con vestidos que marcaban la silueta, dresses para la noche y smokings brillantes al estilo lady like.


En su última colección de Alta Costura presentada en París, Giorgio Armani se sumerge en el mundo reptil, cuyo estampado de escamas inunda vestidos, faldas y chaquetas con acabados nacarados y brillantes. La parte menos “salvaje” de la colección la componen los trajes, con chaquetas entalladas y hombros pagoda, acompañadas de ajustados pantalones pitillo. Las faldas tubo son las piezas clave. Tanto con estampado reptil como en color verde lima se caracterizan por esa forma singular, como si de una crisálida se tratase. La parte más neón del desfile sigue la tónica de las faldas tubo, a las que Armani añade un toque de dramatismo con capas y abrigos que simulan lianas y vegetación.


La diseñadora Bouchra Jarrar, que trabajó en Balenciaga junto a Nicolas Ghesquière, ha presentado una colección sin brillos ni estridencias, honesta y sencilla, con diseños sin fecha de caducidad marcados por el estilo y el savoir faire. Con su siempre estilo minimalista, Bouchra, apuesta por los colores grises como protagonistas, aunque también ocupan algo de lugar los marrones, en todas sus tonalidades y el azul.


Chanel no escatimó en lujos para el desfile de la colección Alta Costura Primavera-Verano 2012. El Gran Palacio de París se convirtió en un avión cuyo pasillo central se amplió de forma, a los dos lados los asientos del transporte y acaparando todas las miradas una colección defendida por grandes modelos que lucían estilos sin miedo a olvidar. Los cuello barco dominaron el desfile de peinados punk y vestidos de fiesta a base de lentejuelas, volantes infinitos, aplicaciones propias de Antoni Gaudí o de Rei Kawakubo, según momentos, juego de capas en vestidos para mostrarnos la cara de la fealdad bien vendida.


Sólo el diseñador libanés es capaz de dejarnos con la boca abierta. Su innato glamour se refleja en vestidos de bordados de cristal, encajes, finas gasas e insinuantes y discretas transparencias…y todos muy femeninos, marcando la cintura de la mujer. Aunque la mayoría de la muestra está formada por modelos largos que veremos sobre más de una alfombra roja… también hay un hueco para los diseños cortos de cocktail. Blanco, amarillo, rosa, verde, azul…los colores pastel mandan. Sin duda, una colección pensada en la mujer más femenina y sofisticada…una oda a la mujer.


Las espaldas son las protagonistas, en una colección donde los vestidos largos han sido la única prenda presentada. Blanco, negro, marrón… No importa el color que elijas, lo que verdaderamente importa es lo que quieras enseñar. Las estrellas son un estampado que seguirán presente, pese a que muchas no les gusten. Pero en esta ocasión, son discretas y comparten protagonismo con la espalda negra, trabajada y fabulosa de este vestido.


Cuando Jean Paul Gaultier se puso manos a la obra, y al lápiz, de su colección de Alta Costura muchos sueños, paraísos e infiernos vendrían a su cabeza. Pero entre ellos, no estaría Amy Winehouse. Pero la vida manda y cuando las divas se van, se merecen una oda. Bien lograda o no, es meritorio el recuerdo que hace un genio, a veces también maldito, a una diva, siempre maldecida. Su música sonaba de fondo, su pelo paseaba una y otra vez por la pasarela, sus cigarrillos en la mano pendían de las delicadas manos de las modelos… Y algunos looks nos han recordado a la voz rota del soul. Quizás el irse demasiado pronto, o demasiado tarde una vez realizada ya la colección, hace de ésta una inconexa sucesión de estilos, de formas, de figuras que no terminan de convencer del todo.


Versace regresa a las pasarelas para la Alta Costura, y acaba con la elegancia de los vertidos largos, dotándolos de futurismo y colores ácidos. Los vestidos estructurados en la zona de las caderas y con cuerpos de corsés son los otros grandes protagonistas de esta colección. Los dorados y los plateados han compartido escenario con los colores llamativos nombrados anteriormente. Ya se sabe, en estas colecciones encontramos un trabajo minucioso en cada rincón, y como no podía ser de otro modo las telas son de lo más laboriosas: transparencias con bordados, brocados y encajes delicados.


Alfombra roja, grandes eventos y rostros famosos son los que lucirán estos diseños cuidados hasta el mínimo detalle. Pasión por los estampados y por el encaje. Pasión por vestir a una mujer romántica y lujosa. Pasión por el siglo XVIII, época en la que la firma italiana busca la inspiración actual. Lazadas al cuello, gusto por la seda y la gasa, por las transparencias comedidas, por las flores que no recarguen el resultado final, sino en tonos pastel, grandes vestidos largos y conjuntos de dos piezas con faldas de talle alto y chaquetas en total looks estampados, aplicaciones muy elaboradas…



Chic Alta Costura (spring 2012)