Issuu on Google+


Cerbatana

Año 3

Nº 3 2010 — dic.

Puente Alto — Santiago — Chile


Cerbatana

Año 3

Nº 3 2010 — dic.

Puente Alto — Santiago — Chile


C e r b a t a n a Año 3

Nº 3

2010—dic.

Responsable Belén Jerez Ramírez Comité editorial María Antonieta Rojas Pérez Sebastián Torres Reyes Tamara Fajardo Gálvez Catherine Fajardo Gálvez Tamara Marambio Imbarack Diseño Portadas María Antonieta Rojas Pérez Eduardo Méndez Illescas

Revista Cerbatana agradece a todos aquellos que con su inestimable colaboración hicieron posible la existencia de este número. Entre otros: Centro de Padres y Apoderados JAN, Central de Fotocopiado y Dirección del Establecimiento.

Diseño Interiores Bordelibre Ediciones

De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria.

Corrector de prueba Ignacio Herrera González

Jorge Luis Borges Colegio José Abelardo Núñez Morúa Camino Público #05213, Puente Alto Santiago—Chile Fono: 2679610 - 2679611 email: revistacerbatana@gmail.com http://revistacerbatana.blogspot.com 4


PRESENTACIÓN

Dejarse llevar por las palabras que se desencadenan y encadenan, unas de otras, unas a otras, es la visión que la mayoría de las personas tiene de la poesía. Para unos, escribir sin una idea clara plasmándolas de a poco sobre un papel; para otros, el orden que las propias palabras imponen, los impulsa. En cualquier caso siempre será emocionante ver la obra lista… y estamos listos. Este año hemos trabajado pensando en las metáforas posibles a partir de la “reconstrucción del ser humano” ¿Será posible rehacernos y cambiar los rumbos? ¿Qué significa este ser distinto? ¿Qué tendríamos que hacer para lograrlo? El inesperado terremoto dejó grandes daños, no sólo estructurales, también emocionales. Pese a ello, el ser humano reconstruye su vida mostrando fuerza y paciencia para encajar las piezas desarmadas del propio puzzle. ¿Realmente este proceso implica una visión distinta de la vida? Muchos, al retomar su rutina nada más pueden captar con su retina. Cerbatana está aquí para mostrar. Nuestros poemas y reflexiones son muestras de nuestros deseos: se hablan temas profundos que nos hace ver hasta dónde nos puede llevar una obsesión o cómo la mente dialoga, a veces peligrosamente, y domina; cómo en la cotidianidad podemos sentir el cansancio; también, encontrarán ideas extravagantes que hacen de un poema una receta; y otras, maravillosas, al recrear mundos imposibles

c

5

e

c

b

n

r

e

a

n

r

b

a

n

r n

r

a

b

e

b

c

c

t

e

a a a t

a

a

t

t


por demasiado posibles. El proyecto Cerbatana ha sido para nosotros una forma de conocer nuestros hondos sentimientos; también, los vaporosos; una manera de crecer y aprender de lo maravilloso que es escribir poesía. Por que cuando uno hace poesía se reconoce: se mira como por primera vez. Recuerdo haber leído en una muralla de providencia: Por favor tómenme en cuenta, estoy en todas partes. Atte la Poesía. Considero que es cierto. La poesía está en cada cosa que vemos, todo lo podemos sentir de una manera especial, distinta. Para decirlo de otra forma: a todo le podemos dar vida… eso es lo mágico de escribir. Les dejo la invitación para que conozcan el tercer número de la revista Cerbatana esperando que se integren a nuestro mundo en donde: LA POESÍA ES EL CLAVO MÁS FUERTE.

Belén Jerez Ramírez DIRECTORA REVISTA CERBATANA 6


PRESENTACIÓN

Dejarse llevar por las palabras que se desencadenan y encadenan, unas de otras, unas a otras, es la visión que la mayoría de las personas tiene de la poesía. Para unos, escribir sin una idea clara plasmándolas de a poco sobre un papel; para otros, el orden que las propias palabras imponen, los impulsa. En cualquier caso siempre será emocionante ver la obra lista… y estamos listos. Este año hemos trabajado pensando en las metáforas posibles a partir de la “reconstrucción del ser humano” ¿Será posible rehacernos y cambiar los rumbos? ¿Qué significa este ser distinto? ¿Qué tendríamos que hacer para lograrlo? El inesperado terremoto dejó grandes daños, no sólo estructurales, también emocionales. Pese a ello, el ser humano reconstruye su vida mostrando fuerza y paciencia para encajar las piezas desarmadas del propio puzzle. ¿Realmente este proceso implica una visión distinta de la vida? Muchos, al retomar su rutina nada más pueden captar con su retina. Cerbatana está aquí para mostrar. Nuestros poemas y reflexiones son muestras de nuestros deseos: se hablan temas profundos que nos hace ver hasta dónde nos puede llevar una obsesión o cómo la mente dialoga, a veces peligrosamente, y domina; cómo en la cotidianidad podemos sentir el cansancio; también, encontrarán ideas extravagantes que hacen de un poema una receta; y otras, maravillosas, al recrear mundos imposibles

c

5

e

c

b

n

r

e

a

n

r

b

a

n

r n

r

a

b

e

b

c

c

t

e

a a a t

a

a

t

t


por demasiado posibles. El proyecto Cerbatana ha sido para nosotros una forma de conocer nuestros hondos sentimientos; también, los vaporosos; una manera de crecer y aprender de lo maravilloso que es escribir poesía. Por que cuando uno hace poesía se reconoce: se mira como por primera vez. Recuerdo haber leído en una muralla de providencia: Por favor tómenme en cuenta, estoy en todas partes. Atte la Poesía. Considero que es cierto. La poesía está en cada cosa que vemos, todo lo podemos sentir de una manera especial, distinta. Para decirlo de otra forma: a todo le podemos dar vida… eso es lo mágico de escribir. Les dejo la invitación para que conozcan el tercer número de la revista Cerbatana esperando que se integren a nuestro mundo en donde: LA POESÍA ES EL CLAVO MÁS FUERTE.

Belén Jerez Ramírez DIRECTORA REVISTA CERBATANA 6


Camila Berrios Sanzana MIS IDEAS Y LAS MANZANAS

Mis ideas son manzanas rojas que mastico con agrado. Quiero que ustedes les den una probadita. El gato y la gata leen un hermoso cuento. En la iglesia hay mucha gente. En la reunión de apoderados planearon una salida. Hoy fui a la Biblioteca Nacional. La estrella es muy brillante. En la clase estamos cantando con el profesor de música. La muralla está muy rota y trizada. En la sala estamos sumando. Ayer pulí el césped. Estoy tomando agua mineral con mi mamá. El lápiz bicolor trae rojo y azul. La lectura me hace soñar.

9

SOL DE MANGO Y MELÓN

Danzando con hadas sueño, volar con mariposas deseo. Sentir el aroma de una flor Arriba de un girasol. Cruzar un arco iris: trampolín para ser feliz. Vivir en las nubes y en primavera… Sentarme en ella la vida entera. Sentir los aromas de mango y melón al sol y en la noche cuando ya no pueda jugar más acostarme en una cama para volver a soñar.

11


Katherine Fajardo Gálvez CUADRILÁTERO DE FRUTAS Quiero cocinar un pie de frambuesas, cerezas y algo más. El otro sabor no lo sé porque… Si es naranja no combinaría y, tal vez, si fueran plátanos las frutas se tropezarían. Por lo que he sabido, por ningún motivo puede ser de manzana, con las frambuesas se agarrarían a patadas. Y para qué hablar de las moras, las cerezas las odian. Hablan por ahí que un día juntaron todas esas frutas en un pie, pero al otro día nadie imaginó que como tuti-fruti fueron a parar. Quizás las frutas no se lleven mal… ¿Imaginas a una cereza pegándole una patada a una naranja? En el cuadrilátero que quiero cocinar a estas frutas todo les puede pasar. 10

NO ME GUSTA SER NORMAL

No me gusta pensar que soy normal, que el mundo es una máquina de trabajar. Ver a una persona distinta y traerla a la realidad: Siente el aroma de la flor mezclado con smog. Salgo en las mañanas con una sucia neblina. ¡Pensar que algún día eso fue vida! Trata de saludar a una amiga antigua. Esquivarla por el odio cuando mira. Despertar un día y salir hacia la rutina… Quizás lo mejor sería olvidar, Para tener mejores recuerdos al final.

12


Camila Berrios Sanzana MIS IDEAS Y LAS MANZANAS

Mis ideas son manzanas rojas que mastico con agrado. Quiero que ustedes les den una probadita. El gato y la gata leen un hermoso cuento. En la iglesia hay mucha gente. En la reunión de apoderados planearon una salida. Hoy fui a la Biblioteca Nacional. La estrella es muy brillante. En la clase estamos cantando con el profesor de música. La muralla está muy rota y trizada. En la sala estamos sumando. Ayer pulí el césped. Estoy tomando agua mineral con mi mamá. El lápiz bicolor trae rojo y azul. La lectura me hace soñar.

9

SOL DE MANGO Y MELÓN

Danzando con hadas sueño, volar con mariposas deseo. Sentir el aroma de una flor Arriba de un girasol. Cruzar un arco iris: trampolín para ser feliz. Vivir en las nubes y en primavera… Sentarme en ella la vida entera. Sentir los aromas de mango y melón al sol y en la noche cuando ya no pueda jugar más acostarme en una cama para volver a soñar.

11


Katherine Fajardo Gálvez CUADRILÁTERO DE FRUTAS Quiero cocinar un pie de frambuesas, cerezas y algo más. El otro sabor no lo sé porque… Si es naranja no combinaría y, tal vez, si fueran plátanos las frutas se tropezarían. Por lo que he sabido, por ningún motivo puede ser de manzana, con las frambuesas se agarrarían a patadas. Y para qué hablar de las moras, las cerezas las odian. Hablan por ahí que un día juntaron todas esas frutas en un pie, pero al otro día nadie imaginó que como tuti-fruti fueron a parar. Quizás las frutas no se lleven mal… ¿Imaginas a una cereza pegándole una patada a una naranja? En el cuadrilátero que quiero cocinar a estas frutas todo les puede pasar. 10

NO ME GUSTA SER NORMAL

No me gusta pensar que soy normal, que el mundo es una máquina de trabajar. Ver a una persona distinta y traerla a la realidad: Siente el aroma de la flor mezclado con smog. Salgo en las mañanas con una sucia neblina. ¡Pensar que algún día eso fue vida! Trata de saludar a una amiga antigua. Esquivarla por el odio cuando mira. Despertar un día y salir hacia la rutina… Quizás lo mejor sería olvidar, Para tener mejores recuerdos al final.

12


ALREDEDOR

Sebastiรกn Torres Reyes

13

No se afrontan al duelo Y el descarte es natural Suenan Las campanas A campo abierto Espero los infortunios Un cigarrillo

15


TENGO SUEÑO

Hay que levantarse Hay que vestirse Hay que salir Buscar Las horas pasan Y la información se acumula Los párpados pesan Cae la noche en el día El tacto asciende Comienzan las molestias Todo se escucha Todo se siente Como si estuviese en el aire Como si estuviese activo Pero aún siguen las molestias Los tormentos El desagradable actuar rodea Al acecho Pendiente de cada movimiento La noche y su fin Pero aún es de día Viene la hipocresía Comenzó el cinismo Dicen ser importantes Y aunque lo sean 14

IMAGEN

Color púrpura Tacos altos Balance corporal Pantorrilla y tacón Sigue el camino Tu piel albaricoque Se tiñe Otra piel ¿Qué es? ¿Quién es? ¿Un cocodrilo? ¿Una serpiente? Un camino largo Viene una curva Tus piernas se doblan Sin peligro Comienza la blusa Larga No muy profunda Violeta En tu cintura Se posan tus manos Los brazos curvados 16


ALREDEDOR

Sebastiรกn Torres Reyes

13

No se afrontan al duelo Y el descarte es natural Suenan Las campanas A campo abierto Espero los infortunios Un cigarrillo

15


TENGO SUEÑO

Hay que levantarse Hay que vestirse Hay que salir Buscar Las horas pasan Y la información se acumula Los párpados pesan Cae la noche en el día El tacto asciende Comienzan las molestias Todo se escucha Todo se siente Como si estuviese en el aire Como si estuviese activo Pero aún siguen las molestias Los tormentos El desagradable actuar rodea Al acecho Pendiente de cada movimiento La noche y su fin Pero aún es de día Viene la hipocresía Comenzó el cinismo Dicen ser importantes Y aunque lo sean 14

IMAGEN

Color púrpura Tacos altos Balance corporal Pantorrilla y tacón Sigue el camino Tu piel albaricoque Se tiñe Otra piel ¿Qué es? ¿Quién es? ¿Un cocodrilo? ¿Una serpiente? Un camino largo Viene una curva Tus piernas se doblan Sin peligro Comienza la blusa Larga No muy profunda Violeta En tu cintura Se posan tus manos Los brazos curvados 16


El abdomen Un cintur贸n Tu busto El cuello Un collar Tu rostro Indescriptible No logro versarlo

17

Ha sido el fin de estos descontroles. Veo el mundo sin gente miserable, camino por tierra en suelos infernales, estoy volando en cielos indomables, no tengo un rumbo fijo donde encontrarme, avanzo sin avanzar en senderos sobrenaturales, encuentro seres vivos y muertos indecentes, ya no creo en un mundo perfecto y saludable, me perd铆 en el camino buscando pistas imposibles, ahora me paseo en un rastro lleno de inseguridades. Esa es mi maldici贸n en el fin de estos descontroles, donde soy la 煤nica persona miserable.

19


Andrés Valdés Antilef ESPEJO ROTO Nunca he cuestionado la realidad, Por muy cruda que sea, Es lo que más me gustaría cambiar, Cada vez que me fijo en esto que será, Que fue, que es, que está, Me retuerzo en tristes sollozos Sin una triste tranquilidad Me veo al espejo y veo dos reflejos. Él no tiene imperfecciones, Él es seguro consigo mismo, Él no tiene vergüenza, No conoce el término debilidad, Sólo vive del éxito, jamás conocerá el fracaso, siempre será un ganador, desde el otro lado sólo veo un perdedor que no tiene ningún esplendor y cuando se fija en su persona siempre termina hecho trizas en el suelo, es lo que veo en el espejo, lo que eran dos reflejos ahora son mil pedazos rotos. Lo encuentro en un marco vacío, un cristal que jamás existió. 18

Daniela Bisama Ayala

BRILLO DEL SOL

El sol buscaba incesantemente la oportunidad de reflejarse en sus inocentes ojos, lo intentaba cada vez que los dos niños alzaban su vista al cielo mientras corrían alegremente por aquella vereda que los conducía de regreso a casa después de una ajetreada mañana de clases. Hacía rato ya que la estación estival se había despedido, llevándose los colores y el cielo azul hacia otras latitudes. Como es habitual en la naturaleza este proceso se fue desarrollando de manera paulatina, de un modo apenas perceptible, los árboles fueron los primeros en descubrirlo cayendo de inmediato en una penosa depresión, habrían de esperar otro largo año antes de poder alzar nuevamente sus ramas colmadas de nuevos brotes al viento primaveral, por ello no resultó extraño descubrir como una vez más comenzaron a languidecer. La húmeda vereda de concreto se fue colmando de hojas; hacía varios días ya que los árboles habían estado dejándolas caer tristemente, era su forma de mostrar al mundo cuan descontentos se encontraban, en realidad era la única que conocían, comprender la lógica de un árbol es algo verdaderamente complicado, no es mucha la gente que podría asegurar entender este extraño proceso; pues bien, una tras otra las marchitas hojas se fueron sumando hasta formar una irregular alfombra que se extendía a trazos irregulares por las innumerables cuadras de todo el sector. De vez en cuando aquel lánguido tapiz parecía cobrar vida, lo hacía cada vez que era empujada por la brisa otoñal levantándose y arremolinándose a cada paso de los alegres niños para luego dejarse caer sobre la húmeda calzada. Los pequeños, que nada sabían de la tristeza de los enormes árboles, continuaron su alegre carrera por la calle golpeándose con sus hombros, tambaleándose de vez en cuando producto del peso de las mochilas que desestabilizaban sus movimientos hasta casi hacerles perder el equilibrio, a veces tironeaban sus ropas dándose agarrones, otras balanceando sus cabezas a uno y otro lado sin parar de sonreir, 20


El abdomen Un cintur贸n Tu busto El cuello Un collar Tu rostro Indescriptible No logro versarlo

17

Ha sido el fin de estos descontroles. Veo el mundo sin gente miserable, camino por tierra en suelos infernales, estoy volando en cielos indomables, no tengo un rumbo fijo donde encontrarme, avanzo sin avanzar en senderos sobrenaturales, encuentro seres vivos y muertos indecentes, ya no creo en un mundo perfecto y saludable, me perd铆 en el camino buscando pistas imposibles, ahora me paseo en un rastro lleno de inseguridades. Esa es mi maldici贸n en el fin de estos descontroles, donde soy la 煤nica persona miserable.

19


Andrés Valdés Antilef ESPEJO ROTO Nunca he cuestionado la realidad, Por muy cruda que sea, Es lo que más me gustaría cambiar, Cada vez que me fijo en esto que será, Que fue, que es, que está, Me retuerzo en tristes sollozos Sin una triste tranquilidad Me veo al espejo y veo dos reflejos. Él no tiene imperfecciones, Él es seguro consigo mismo, Él no tiene vergüenza, No conoce el término debilidad, Sólo vive del éxito, jamás conocerá el fracaso, siempre será un ganador, desde el otro lado sólo veo un perdedor que no tiene ningún esplendor y cuando se fija en su persona siempre termina hecho trizas en el suelo, es lo que veo en el espejo, lo que eran dos reflejos ahora son mil pedazos rotos. Lo encuentro en un marco vacío, un cristal que jamás existió. 18

Daniela Bisama Ayala

BRILLO DEL SOL

El sol buscaba incesantemente la oportunidad de reflejarse en sus inocentes ojos, lo intentaba cada vez que los dos niños alzaban su vista al cielo mientras corrían alegremente por aquella vereda que los conducía de regreso a casa después de una ajetreada mañana de clases. Hacía rato ya que la estación estival se había despedido, llevándose los colores y el cielo azul hacia otras latitudes. Como es habitual en la naturaleza este proceso se fue desarrollando de manera paulatina, de un modo apenas perceptible, los árboles fueron los primeros en descubrirlo cayendo de inmediato en una penosa depresión, habrían de esperar otro largo año antes de poder alzar nuevamente sus ramas colmadas de nuevos brotes al viento primaveral, por ello no resultó extraño descubrir como una vez más comenzaron a languidecer. La húmeda vereda de concreto se fue colmando de hojas; hacía varios días ya que los árboles habían estado dejándolas caer tristemente, era su forma de mostrar al mundo cuan descontentos se encontraban, en realidad era la única que conocían, comprender la lógica de un árbol es algo verdaderamente complicado, no es mucha la gente que podría asegurar entender este extraño proceso; pues bien, una tras otra las marchitas hojas se fueron sumando hasta formar una irregular alfombra que se extendía a trazos irregulares por las innumerables cuadras de todo el sector. De vez en cuando aquel lánguido tapiz parecía cobrar vida, lo hacía cada vez que era empujada por la brisa otoñal levantándose y arremolinándose a cada paso de los alegres niños para luego dejarse caer sobre la húmeda calzada. Los pequeños, que nada sabían de la tristeza de los enormes árboles, continuaron su alegre carrera por la calle golpeándose con sus hombros, tambaleándose de vez en cuando producto del peso de las mochilas que desestabilizaban sus movimientos hasta casi hacerles perder el equilibrio, a veces tironeaban sus ropas dándose agarrones, otras balanceando sus cabezas a uno y otro lado sin parar de sonreir, 20


con el viento ensortijando sus cabellos moviéndolos desordenadamente hacia todos lados. La tierna alegría de la niñez se dibujaba esplendorosamente en sus bellos rostros empujados hacia el frente como la proa de un barco de cara al viento. § Como cada mañana Chapu conducía distraídamente por la “pobla”; recorría su territorio atento a la presencia de los pacos o de algún sapo que codiciara aquellas valiosas cuadras que conformaban su mayor tesoro. Cada vez le iba mejor, es que la pasta base había inundado cada pasaje del sector ramificándose espantosa y silenciosamente igual que un hambriento tumor acaba con la vida y las ilusiones de un enfermo terminal. Esa mañana en particular era especial, las suculentas ganancias del último mes habían sido suficientes para darse un gusto bacán: enchular su más preciada posesión material, El Tiburón Azul, un Subarú Legacy 2008 que le regalara el Moncho como una muestra de lealtad y valor. “Te lo ganaste guachito”, le había dicho en esa ocasión cuando ambos planificaron y ejecutaron aquel sangriento asalto, ese que hicieron a la casa de un despreciable ricachón. No se imaginó jamás que pronto, apenas un par de meses después, Chapu le conduciría sin un gramo de remordimiento, en la maleta del mismo tiburón hacia su nuevo y último domicilio. Nadie preguntó que pasó con el Moncho, después de todo la calle solía devorar sin compasión a los insensatos que pretendían convertirse en su patrón. En cuestión de un instante la pobla se acostumbró a ver circular por sus calles al nuevo dueño. Una sola bala bien puesta fue todo lo que necesitó para hacer su ingreso a las ligas mayores del tráfico de población. Las nuevas llantas de aleación giraban lentamente resplandeciendo al ser tocadas por los ocasionales rayos del sol, costosas terminaciones de pintura hechas a mano, nada de finas en realidad, aunque su idea primordial era obtener un toque original, algo que lo hiciera verse como una persona especial, pero sólo consiguió demostrar su pobre inclinación por el mal gusto y la vulgaridad. Los dos carburadores Spider ronroneando como un joven león. Pasó una mano ensortijada por el suave cuero natural del asiento lateral que espera estrenar de noche con Olga, Maritza o Soledad, probaría hasta donde es que se pueden reclinar. Esta mañana los pacos y los sapos podían esperar, su ego exacerbado lo empujaba a pavonearse descaradamente por su territorio. No se requería demasiado para impresionarlas, un buen auto y la posibilidad de estar unas horas con el dueño del lugar era más que suficiente para las chicas que paradas mataban el tiempo en la esquina de siempre, junto al casino de juegos de Don Lucho. 21

Belén Jerez Ramírez

LA OLVIDADA

Vacía luego de un cálido encuentro, Olvidada después de que posas tus labios. Contemplas el vapor enredado en tus abanicos, Sosteniéndome en tus manos, acercándome lentamente a tu rostro Empinada disfruto de nuestro encuentro. Cada gota se desliza por tu lengua Calmando la sed y llenando el alma Envuelta en tus manos repites la acción, Se enfría la última gota. Me alejas, Me dejas, Vacía Olvidada.

23


No podía evitarlo, cada vez que subía a su veloz automóvil y sus dedos presionaban el volante y rugía el motor, sentía que era el dueño de la situación, el reggaeton a todo volumen tronando como un cañón. La cabeza medio torcida en dirección a la vereda para disimular la mirada tras las oscuras gafas imitación Armany. Las vio casi al llegar a la esquina, dos pokemonas que fingieron ignorarlo. Sin embargo, pasar por alto su presencia era algo imposible de lograr, no porque Chapu poseyera una facha irresistible, como él se imaginaba, sino porque nadie podía resistir mirar desde donde provenía ese huracán de ruido ensordecedor que hacía literalmente temblar toda la cuadra. Como una divertida mascarada vio cuando ya casi habían pasado y cómo las chiquillas gritaban y gesticulaban tras su huella. Es que su presencia era insuperable. Sonrió complacido, la batahola de ruido colmaba al máximo sus oídos, de paso inundaba la calzada como una nube tóxica, ahogando cualquier otro sonido, incluyendo las bellas risitas de aquellos niños, también sus gritos. En dos segundos todo acabó sobre el paso de cebra, los árboles inmutables se estremecieron indignados, pero nadie pudo notarlo, solo vieron como las hojas se arremolinaron en un estéril intento por abrazar los cuerpos que yacían sobre el pavimento. Nada quedó, salvo las hojas quebradizas y el brillo del sol afanándose por arrebatar un destello de luz de aquellos lánguidos ojillos, por última vez.

22

OSCURA PRINCESA El alimento del cuerpo confunde al del alma.

Sin mi no existes y por ti dejaré de existir. Oscura princesa Si no resistes no tienes corona. No te vayas eco en mi cabeza Porque no callé a tiempo, Si por esto tú vives. La semana entera me arriesgo Nadie sabe que tú eres mi sentencia de muerte Y despertar sintiendo el suicidio cotidiano Del maltrato que merezco. Faltan tres meses Faltan Faltan tres Tres Es lo que falta. Podré usar la prenda anhelada Correré en la arena sin dejar huella por ser una pluma Inclinada en el túnel de la culpa Vienen el índice y el insulto a liberar estas cadenas. 24


con el viento ensortijando sus cabellos moviéndolos desordenadamente hacia todos lados. La tierna alegría de la niñez se dibujaba esplendorosamente en sus bellos rostros empujados hacia el frente como la proa de un barco de cara al viento. § Como cada mañana Chapu conducía distraídamente por la “pobla”; recorría su territorio atento a la presencia de los pacos o de algún sapo que codiciara aquellas valiosas cuadras que conformaban su mayor tesoro. Cada vez le iba mejor, es que la pasta base había inundado cada pasaje del sector ramificándose espantosa y silenciosamente igual que un hambriento tumor acaba con la vida y las ilusiones de un enfermo terminal. Esa mañana en particular era especial, las suculentas ganancias del último mes habían sido suficientes para darse un gusto bacán: enchular su más preciada posesión material, El Tiburón Azul, un Subarú Legacy 2008 que le regalara el Moncho como una muestra de lealtad y valor. “Te lo ganaste guachito”, le había dicho en esa ocasión cuando ambos planificaron y ejecutaron aquel sangriento asalto, ese que hicieron a la casa de un despreciable ricachón. No se imaginó jamás que pronto, apenas un par de meses después, Chapu le conduciría sin un gramo de remordimiento, en la maleta del mismo tiburón hacia su nuevo y último domicilio. Nadie preguntó que pasó con el Moncho, después de todo la calle solía devorar sin compasión a los insensatos que pretendían convertirse en su patrón. En cuestión de un instante la pobla se acostumbró a ver circular por sus calles al nuevo dueño. Una sola bala bien puesta fue todo lo que necesitó para hacer su ingreso a las ligas mayores del tráfico de población. Las nuevas llantas de aleación giraban lentamente resplandeciendo al ser tocadas por los ocasionales rayos del sol, costosas terminaciones de pintura hechas a mano, nada de finas en realidad, aunque su idea primordial era obtener un toque original, algo que lo hiciera verse como una persona especial, pero sólo consiguió demostrar su pobre inclinación por el mal gusto y la vulgaridad. Los dos carburadores Spider ronroneando como un joven león. Pasó una mano ensortijada por el suave cuero natural del asiento lateral que espera estrenar de noche con Olga, Maritza o Soledad, probaría hasta donde es que se pueden reclinar. Esta mañana los pacos y los sapos podían esperar, su ego exacerbado lo empujaba a pavonearse descaradamente por su territorio. No se requería demasiado para impresionarlas, un buen auto y la posibilidad de estar unas horas con el dueño del lugar era más que suficiente para las chicas que paradas mataban el tiempo en la esquina de siempre, junto al casino de juegos de Don Lucho. 21

Belén Jerez Ramírez

LA OLVIDADA

Vacía luego de un cálido encuentro, Olvidada después de que posas tus labios. Contemplas el vapor enredado en tus abanicos, Sosteniéndome en tus manos, acercándome lentamente a tu rostro Empinada disfruto de nuestro encuentro. Cada gota se desliza por tu lengua Calmando la sed y llenando el alma Envuelta en tus manos repites la acción, Se enfría la última gota. Me alejas, Me dejas, Vacía Olvidada.

23


No podía evitarlo, cada vez que subía a su veloz automóvil y sus dedos presionaban el volante y rugía el motor, sentía que era el dueño de la situación, el reggaeton a todo volumen tronando como un cañón. La cabeza medio torcida en dirección a la vereda para disimular la mirada tras las oscuras gafas imitación Armany. Las vio casi al llegar a la esquina, dos pokemonas que fingieron ignorarlo. Sin embargo, pasar por alto su presencia era algo imposible de lograr, no porque Chapu poseyera una facha irresistible, como él se imaginaba, sino porque nadie podía resistir mirar desde donde provenía ese huracán de ruido ensordecedor que hacía literalmente temblar toda la cuadra. Como una divertida mascarada vio cuando ya casi habían pasado y cómo las chiquillas gritaban y gesticulaban tras su huella. Es que su presencia era insuperable. Sonrió complacido, la batahola de ruido colmaba al máximo sus oídos, de paso inundaba la calzada como una nube tóxica, ahogando cualquier otro sonido, incluyendo las bellas risitas de aquellos niños, también sus gritos. En dos segundos todo acabó sobre el paso de cebra, los árboles inmutables se estremecieron indignados, pero nadie pudo notarlo, solo vieron como las hojas se arremolinaron en un estéril intento por abrazar los cuerpos que yacían sobre el pavimento. Nada quedó, salvo las hojas quebradizas y el brillo del sol afanándose por arrebatar un destello de luz de aquellos lánguidos ojillos, por última vez.

22

OSCURA PRINCESA El alimento del cuerpo confunde al del alma.

Sin mi no existes y por ti dejaré de existir. Oscura princesa Si no resistes no tienes corona. No te vayas eco en mi cabeza Porque no callé a tiempo, Si por esto tú vives. La semana entera me arriesgo Nadie sabe que tú eres mi sentencia de muerte Y despertar sintiendo el suicidio cotidiano Del maltrato que merezco. Faltan tres meses Faltan Faltan tres Tres Es lo que falta. Podré usar la prenda anhelada Correré en la arena sin dejar huella por ser una pluma Inclinada en el túnel de la culpa Vienen el índice y el insulto a liberar estas cadenas. 24


No miraré la tabla: faltan tres, sobran tres, Números a favor y enemigos Que no dejaré que desaten la cinta que nos une. Mírame, cada trozo lo haré salir. Atrapadas una de la otra Sin mí no existes y por ti dejaré de existir.

25

CIEGA A CITAS

27


CON SER JEFE

¡Libertad! Para mí el esfuerzo de ver Que las hojas se barran solas en otoño e invierno. Para él, el residente, que con cuidado las deja pasar, Y la puerta, batiendo su pereza, le otorgue su venia. La sillita que se acerque hacia la mesa del café. Se riegan las plantas entre ellas, Para mí el perfume de la tierra. Para ellos, los diarios gritan la actualidad. El trapero se pasea por cada rincón Coqueto al verse reflejando en los ventanales. El ascensor invitando recorre cada piso, Dice: “la gente que siento mía”. La tarde. El sol da de frente. Sentada leo revistas y Cada página se voltea, no me muevo. A las 5:30 regreso de lo real maravilloso. Ni atada ni presa… Soy.

26

Paula Fuentes Montalva

COMO DEBEN COMPORTARSE LAS NIÑAS VERDADERAMENTE BUENAS

El día llega, levantarse, desayuno servido (por la muchacha de servicio). Después al baño: rocío de diamantes. Un vestido hecho a medida, las niñas no usan cualquier cosa. Un paseo por el jardín, las niñas no mirarán a los ojos a los hombres sólo de reojo las niñas no se maquillan eso es para otras. Leer un buen libro (fantasía), las niñas sólo leen libros de ama de casa: “como ser buenas esposas”.

28


No miraré la tabla: faltan tres, sobran tres, Números a favor y enemigos Que no dejaré que desaten la cinta que nos une. Mírame, cada trozo lo haré salir. Atrapadas una de la otra Sin mí no existes y por ti dejaré de existir.

25

CIEGA A CITAS

27


CON SER JEFE

¡Libertad! Para mí el esfuerzo de ver Que las hojas se barran solas en otoño e invierno. Para él, el residente, que con cuidado las deja pasar, Y la puerta, batiendo su pereza, le otorgue su venia. La sillita que se acerque hacia la mesa del café. Se riegan las plantas entre ellas, Para mí el perfume de la tierra. Para ellos, los diarios gritan la actualidad. El trapero se pasea por cada rincón Coqueto al verse reflejando en los ventanales. El ascensor invitando recorre cada piso, Dice: “la gente que siento mía”. La tarde. El sol da de frente. Sentada leo revistas y Cada página se voltea, no me muevo. A las 5:30 regreso de lo real maravilloso. Ni atada ni presa… Soy.

26

Paula Fuentes Montalva

COMO DEBEN COMPORTARSE LAS NIÑAS VERDADERAMENTE BUENAS

El día llega, levantarse, desayuno servido (por la muchacha de servicio). Después al baño: rocío de diamantes. Un vestido hecho a medida, las niñas no usan cualquier cosa. Un paseo por el jardín, las niñas no mirarán a los ojos a los hombres sólo de reojo las niñas no se maquillan eso es para otras. Leer un buen libro (fantasía), las niñas sólo leen libros de ama de casa: “como ser buenas esposas”.

28


Cae la noche. Luciérnagas iluminan el humilde hogar y las niñas rezan, se visten para dormir, se acuestan: buenas noches; o… ¿se despiertan a media noche? Salen de paseo, se escapan, tienen puesto rojo en los labios y vestidos cortos en la penumbra de la inocencia las niñas buenas saben actuar. Llega el día, aparecen en cama y aparece el desayuno servido (por la muchacha de servicio), luego al baño, un vestido, un paseo. Las niñas buenas tocan piano, violín, cantan, bailan y pintan, no sus bocas, su conducta, de modales intachables las niñas buenas son buenas. Cae la tarde, las flores, se esconden las niñas buenas comparten con la familia ríen y juegan y conversan las niñas verdaderamente buenas son mezcla lobo y oveja. 29

Tomó el cuchillo, lo levantó directo a su cuello cuando él estaba poniendo su sombrero en la mesa y la sangre. Corrió como un río buscando su cause, el cuarto estaba inundado. Nadaba en la sangre. Se bañaba en la sangre. Bebía de la sangre. Durmió tranquila esa noche de barrotes al estilo blanco y negro a rayas.

31


VOCES ENTRE REJAS

Afiló el cuchillo. Rezó antes de que llegara en el nombre del padre del hijo y del espíritu santo

Amén.

El reloj marcó la hora. Se escuchan a lo lejos pasos y el viento trae ese olor a colonia barata, todo apuntaba a él. Miraba por la terraza. Tomó los guantes y bebió el último sorbo de tranquilizante, suspiró: ahora o nunca. Tocó la puerta, nadie abrió, llaves, golpear, el pie para ver, se apiadaba, lo encontró. Miraba desde la ventana, se pintó los labios y bajó la escalera. No escuchaste que golpeé… estaba durmiendo, quieres algo para comer que hay para comer ya lo sabrás. 30

Tamara Fajardo Gálvez EL PRINCIPIO DE UNA OBSESIÓN

Llegas a casa Escucho que lloras Creo que me estás buscando Abres muchos cajones Me tomas con tus manos Están frías y nerviosas Susurras un nombre Te sientes culpable Él nunca te ha amado Miras la foto en que estás con él Piensas y decides Tomas una mala decisión Vigilas que nadie se de cuenta La mano lo esconde Entras al baño Tu madre pregunta: ¿Pasa algo hija? Prefieres el silencio Piensas por última vez Miras mi filo Te recoges las mangas de la blusa 32


Cae la noche. Luciérnagas iluminan el humilde hogar y las niñas rezan, se visten para dormir, se acuestan: buenas noches; o… ¿se despiertan a media noche? Salen de paseo, se escapan, tienen puesto rojo en los labios y vestidos cortos en la penumbra de la inocencia las niñas buenas saben actuar. Llega el día, aparecen en cama y aparece el desayuno servido (por la muchacha de servicio), luego al baño, un vestido, un paseo. Las niñas buenas tocan piano, violín, cantan, bailan y pintan, no sus bocas, su conducta, de modales intachables las niñas buenas son buenas. Cae la tarde, las flores, se esconden las niñas buenas comparten con la familia ríen y juegan y conversan las niñas verdaderamente buenas son mezcla lobo y oveja. 29

Tomó el cuchillo, lo levantó directo a su cuello cuando él estaba poniendo su sombrero en la mesa y la sangre. Corrió como un río buscando su cause, el cuarto estaba inundado. Nadaba en la sangre. Se bañaba en la sangre. Bebía de la sangre. Durmió tranquila esa noche de barrotes al estilo blanco y negro a rayas.

31


VOCES ENTRE REJAS

Afiló el cuchillo. Rezó antes de que llegara en el nombre del padre del hijo y del espíritu santo

Amén.

El reloj marcó la hora. Se escuchan a lo lejos pasos y el viento trae ese olor a colonia barata, todo apuntaba a él. Miraba por la terraza. Tomó los guantes y bebió el último sorbo de tranquilizante, suspiró: ahora o nunca. Tocó la puerta, nadie abrió, llaves, golpear, el pie para ver, se apiadaba, lo encontró. Miraba desde la ventana, se pintó los labios y bajó la escalera. No escuchaste que golpeé… estaba durmiendo, quieres algo para comer que hay para comer ya lo sabrás. 30

Tamara Fajardo Gálvez EL PRINCIPIO DE UNA OBSESIÓN

Llegas a casa Escucho que lloras Creo que me estás buscando Abres muchos cajones Me tomas con tus manos Están frías y nerviosas Susurras un nombre Te sientes culpable Él nunca te ha amado Miras la foto en que estás con él Piensas y decides Tomas una mala decisión Vigilas que nadie se de cuenta La mano lo esconde Entras al baño Tu madre pregunta: ¿Pasa algo hija? Prefieres el silencio Piensas por última vez Miras mi filo Te recoges las mangas de la blusa 32


Marcas tu sufrimiento Afuera se escucha la tormenta Es un día nublado y gris Adentro escuchas la tormenta Nublada y gris Sientes la culpa Secas tus lágrimas Curas las heridas En unas muñequeras escondes el día Nublado y gris Lo que has hecho Vuelves a tu pieza Me dejas El sitio es el mismo El cajón y su rincón oscuro Vuelves a pensar Mañana quizás lo tendrás que repetir Llagas

33

ESPERANDO AL OLVIDO

A Orlando Gálvez

Aquí estoy sumergida en un mar de lágrimas esperando tu regreso, escuchando el silencio. ¿Tendré que resignar un adiós? Los años pasan, pero el dolor no se va. Llevo mucho tiempo tratando de recuperarme. Los parches no sirven sobre la vieja herida. Miro aquella foto y trato de buscar tu presencia. Lo sé, te perdí y para siempre. Porque después de esta vida siempre está la muerte.

35


ÚLTIMA SALIDA

Gritos, dolor, miedo. ¿Acaso no acabará? La gente pasa y nadie se da cuenta. ¡Está ahí! ¿Por qué no pueden ver el sufrimiento? ¡En su interior pide ayuda! ¿Nos enseñaron a ver dentro? ¡Mírenla! Ya no puede más. Sube a su destino, hacia el final, un encierro dentro de otro encierro: cárcel de pensamientos. Nadie la ve ni la piensa. No puede más, no puede y rompe la crisálida para volar libre sobre su amargo final.

34

Belén Pérez Ramos UNA SANGRÍA PARA EMPEZAR

Cuando posaba una pequeña pelusa en mi brazo, sentía la suavidad del viento, el cansancio de mis ojos, la frustración de encerrarme en mis pensamientos desordenados. El sonido de la privación, la rapidez de mi mano para terminar por decir lo que no puedo. Es difícil intentarlo, pero más aún lograrlo. Te quedas ahí, eres prisionero por voluntad. La lluvia cae de lado, entre el tuyo y el mío, prefiero el izquierdo. Las montañas gritan los colores que están naciendo desde sus raíces. Los vientos ayudan a abrigarla, la cubren con un manto de nubes grises y los árboles a su lado cantan melodías para dormir. La tarde ya se acostó y es hora que salga la luna a contar historias de cuna, donde las princesas y los sapos creen ser dueños de mil palacios. Mientras las estrellas escuchan brillantes de tanta ansiedad, la brisa corre por mi cara y comprendo que es momento de descansar. Por fin reposar mi mente en sueños donde tu sonrisa y la mía pueden volar de alegría. Sin embargo siento agonía al dormir sabiendo que desde el cielo azul se puede ver gente que siente temor ante un mundo sucio y en el que no hay qué comer. Angustiada busco una solución que traiga un poco de amor. ¿Quizás la única opción sea correr? Es que ni los niños importan. Siempre el dinero, daños. Siempre el dinero, muertes. Siempre el dinero, destrucción ¿Y así los políticos quieren un mundo mejor? Si hablaran con el corazón algún día, tal vez, los entenderíamos. 36


Marcas tu sufrimiento Afuera se escucha la tormenta Es un día nublado y gris Adentro escuchas la tormenta Nublada y gris Sientes la culpa Secas tus lágrimas Curas las heridas En unas muñequeras escondes el día Nublado y gris Lo que has hecho Vuelves a tu pieza Me dejas El sitio es el mismo El cajón y su rincón oscuro Vuelves a pensar Mañana quizás lo tendrás que repetir Llagas

33

ESPERANDO AL OLVIDO

A Orlando Gálvez

Aquí estoy sumergida en un mar de lágrimas esperando tu regreso, escuchando el silencio. ¿Tendré que resignar un adiós? Los años pasan, pero el dolor no se va. Llevo mucho tiempo tratando de recuperarme. Los parches no sirven sobre la vieja herida. Miro aquella foto y trato de buscar tu presencia. Lo sé, te perdí y para siempre. Porque después de esta vida siempre está la muerte.

35


ÚLTIMA SALIDA

Gritos, dolor, miedo. ¿Acaso no acabará? La gente pasa y nadie se da cuenta. ¡Está ahí! ¿Por qué no pueden ver el sufrimiento? ¡En su interior pide ayuda! ¿Nos enseñaron a ver dentro? ¡Mírenla! Ya no puede más. Sube a su destino, hacia el final, un encierro dentro de otro encierro: cárcel de pensamientos. Nadie la ve ni la piensa. No puede más, no puede y rompe la crisálida para volar libre sobre su amargo final.

34

Belén Pérez Ramos UNA SANGRÍA PARA EMPEZAR

Cuando posaba una pequeña pelusa en mi brazo, sentía la suavidad del viento, el cansancio de mis ojos, la frustración de encerrarme en mis pensamientos desordenados. El sonido de la privación, la rapidez de mi mano para terminar por decir lo que no puedo. Es difícil intentarlo, pero más aún lograrlo. Te quedas ahí, eres prisionero por voluntad. La lluvia cae de lado, entre el tuyo y el mío, prefiero el izquierdo. Las montañas gritan los colores que están naciendo desde sus raíces. Los vientos ayudan a abrigarla, la cubren con un manto de nubes grises y los árboles a su lado cantan melodías para dormir. La tarde ya se acostó y es hora que salga la luna a contar historias de cuna, donde las princesas y los sapos creen ser dueños de mil palacios. Mientras las estrellas escuchan brillantes de tanta ansiedad, la brisa corre por mi cara y comprendo que es momento de descansar. Por fin reposar mi mente en sueños donde tu sonrisa y la mía pueden volar de alegría. Sin embargo siento agonía al dormir sabiendo que desde el cielo azul se puede ver gente que siente temor ante un mundo sucio y en el que no hay qué comer. Angustiada busco una solución que traiga un poco de amor. ¿Quizás la única opción sea correr? Es que ni los niños importan. Siempre el dinero, daños. Siempre el dinero, muertes. Siempre el dinero, destrucción ¿Y así los políticos quieren un mundo mejor? Si hablaran con el corazón algún día, tal vez, los entenderíamos. 36


UN GATO ME VISITÓ

Mientras caigo en la necesidad de correr a depositar mis pensamientos, aquí en este cielo sin color, sin nubes ni formas, afuera no hay mucho que explicar. Cada matiz se controla como quiere, cada forma en el cielo se figura como quiere, los colores desordenados se unen para gritar. Un huracán, un incontrolable, iluminado y maravilloso ser natural. Mis pupilas son dominadas, prisioneras por un árbol. Se llevaron las hojas, era hora de viajar al mundo oscuro, donde serán felices, mas mis ojos tristes por no verlas al caminar, vagarán sin final. Robé sus colores y juegos desde el árbol. No seré tan hermosa como ellas, pero sentiré su textura y olor invernal. Cada nube es dueña de su árbol. Cada montaña dueña de su nieve. Cada mirada de ti es dueña de mí. El cielo se comienza a ennegrecer, pero mi alma salta llena de luz. Los tiempos están peligrosos, cada día es difícil, cada día tu vista se encuadra recorriendo la ciudad. Pero debes volver donde los cubos no existen, donde las figuras las creas tú, donde la mirada no calcula, sólo crea. Sueños, pensamientos, arte, color, textura. Como quieras. Inventa. Vuela junto a tus alas, déjalas libres y sé libre junto a ellas. Camina a pies descalzos por el río, corre veloz por el aire en praderas de libertad, de amor, donde la justicia brota de un árbol multicolor.

37

COGITO, ERGO SUM

ensayo por

Juliano Acosta Pinochet TRAGEDIA LUCRADA

La minería en Chile se remonta a tiempos ancestrales. Como ejemplo puedo nombrar la época de los Atacameños y Diaguitas, de estas culturas muchos antropólogos y arqueólogos han encontrado muestras fehacientes de que practicaban la minería, ya que encontraron elementos hechos de cobre y otras materias primas. El Estado de Chile comenzó a desarrollar este campo de explotación de materias primas con los diferentes yacimientos que iban encontrando a lo largo del siglo XVIII y XIX. Esta producción es muy importante ya que entrega grandes ingresos a las arcas fiscales debido a que la explotación de cobre está na-

cionalizada, lo que quiere decir que los ingresos van directos al país, esto ocurrió alrededor del los años 70’. Hoy en día la minería sufre de problemas graves, como la negligencia y el gran filtro que existe a la hora de fiscalizar grandes empresas mineras. Este año ocurrió una tragedia que estremeció al país y al mundo, la de los 33 mineros atrapados en la mina San José. El revuelo que se produjo por esta tragedia se debió a que se comenzaron a ver los problemas que realmente se viven en el mundo de la minería. ¿Por qué ahora se preocupan de los mineros? Este problema viene de mucho antes: mineros amputados o con serios problemas físi39


PUEDO RESPIRAR

Arrancar, sin pensar Correr, sin mover tus pies Sentir un corazón agitado, querer detenerlo. Sentir calor y tener frío. Sentir frío, querer tu calor. Estar viva por gracia Y muriendo por ti. Saber que no te entienden, Confirmar que no te interesa.

38

cos sufridos en sus labores ¿Por qué a otras tragedias no se les dio importancia? Puedo entender que por la celebración del Bicentenario, donde cada cosa debe ser corregida de manera correcta para que este sea un año perfecto para el electo presidente Sebastián Piñera y, además, sea recordado por salir adelante a pesar de lo duro que le ha tocado su primer período de mandato.

seguirá buscando motivos y situaciones para aumentar las cifras de aceptación, mientras que en las minas los problemas de fiscalización seguirán y seguirán los mineros accidentados por minas en mal estado, pero no volverán a aparecer un Mario Gómez o Víctor Segovia porque ya no será el año del Bicentenario.

Los mineros son un símbolo de este Bicentenario: el patriotismo que mostraron al cantar el himno nacional cuando por primera vez los veíamos en imágenes después de 19 días, también cuando el día 18 de septiembre cantaron junto a todo un país a las 12 del día. Estos son gestos patrios para los mineros, pero al gobierno le sirvió para aumentar su popularidad y que el pueblo notase que también se preocupa por la clase media y así limpiar la imagen de empresario sólo enfocado a las grandes empresas. Después del rescate, a fines de octubre, y luego de que el gobierno halla lucrado con todo el revuelo que causó el bajar y subir la cápsula Fénix, no volveremos a saber de ni de Mario Gómez ni de Víctor Segovia ni de ninguno de los 33 mineros. Esto porque ya no servirán. La tragedia pasará a los libros de historia y el gobierno 40


UN GATO ME VISITÓ

Mientras caigo en la necesidad de correr a depositar mis pensamientos, aquí en este cielo sin color, sin nubes ni formas, afuera no hay mucho que explicar. Cada matiz se controla como quiere, cada forma en el cielo se figura como quiere, los colores desordenados se unen para gritar. Un huracán, un incontrolable, iluminado y maravilloso ser natural. Mis pupilas son dominadas, prisioneras por un árbol. Se llevaron las hojas, era hora de viajar al mundo oscuro, donde serán felices, mas mis ojos tristes por no verlas al caminar, vagarán sin final. Robé sus colores y juegos desde el árbol. No seré tan hermosa como ellas, pero sentiré su textura y olor invernal. Cada nube es dueña de su árbol. Cada montaña dueña de su nieve. Cada mirada de ti es dueña de mí. El cielo se comienza a ennegrecer, pero mi alma salta llena de luz. Los tiempos están peligrosos, cada día es difícil, cada día tu vista se encuadra recorriendo la ciudad. Pero debes volver donde los cubos no existen, donde las figuras las creas tú, donde la mirada no calcula, sólo crea. Sueños, pensamientos, arte, color, textura. Como quieras. Inventa. Vuela junto a tus alas, déjalas libres y sé libre junto a ellas. Camina a pies descalzos por el río, corre veloz por el aire en praderas de libertad, de amor, donde la justicia brota de un árbol multicolor.

37

COGITO, ERGO SUM

ensayo por

Juliano Acosta Pinochet TRAGEDIA LUCRADA

La minería en Chile se remonta a tiempos ancestrales. Como ejemplo puedo nombrar la época de los Atacameños y Diaguitas, de estas culturas muchos antropólogos y arqueólogos han encontrado muestras fehacientes de que practicaban la minería, ya que encontraron elementos hechos de cobre y otras materias primas. El Estado de Chile comenzó a desarrollar este campo de explotación de materias primas con los diferentes yacimientos que iban encontrando a lo largo del siglo XVIII y XIX. Esta producción es muy importante ya que entrega grandes ingresos a las arcas fiscales debido a que la explotación de cobre está na-

cionalizada, lo que quiere decir que los ingresos van directos al país, esto ocurrió alrededor del los años 70’. Hoy en día la minería sufre de problemas graves, como la negligencia y el gran filtro que existe a la hora de fiscalizar grandes empresas mineras. Este año ocurrió una tragedia que estremeció al país y al mundo, la de los 33 mineros atrapados en la mina San José. El revuelo que se produjo por esta tragedia se debió a que se comenzaron a ver los problemas que realmente se viven en el mundo de la minería. ¿Por qué ahora se preocupan de los mineros? Este problema viene de mucho antes: mineros amputados o con serios problemas físi39


PUEDO RESPIRAR

Arrancar, sin pensar Correr, sin mover tus pies Sentir un corazón agitado, querer detenerlo. Sentir calor y tener frío. Sentir frío, querer tu calor. Estar viva por gracia Y muriendo por ti. Saber que no te entienden, Confirmar que no te interesa.

38

cos sufridos en sus labores ¿Por qué a otras tragedias no se les dio importancia? Puedo entender que por la celebración del Bicentenario, donde cada cosa debe ser corregida de manera correcta para que este sea un año perfecto para el electo presidente Sebastián Piñera y, además, sea recordado por salir adelante a pesar de lo duro que le ha tocado su primer período de mandato.

seguirá buscando motivos y situaciones para aumentar las cifras de aceptación, mientras que en las minas los problemas de fiscalización seguirán y seguirán los mineros accidentados por minas en mal estado, pero no volverán a aparecer un Mario Gómez o Víctor Segovia porque ya no será el año del Bicentenario.

Los mineros son un símbolo de este Bicentenario: el patriotismo que mostraron al cantar el himno nacional cuando por primera vez los veíamos en imágenes después de 19 días, también cuando el día 18 de septiembre cantaron junto a todo un país a las 12 del día. Estos son gestos patrios para los mineros, pero al gobierno le sirvió para aumentar su popularidad y que el pueblo notase que también se preocupa por la clase media y así limpiar la imagen de empresario sólo enfocado a las grandes empresas. Después del rescate, a fines de octubre, y luego de que el gobierno halla lucrado con todo el revuelo que causó el bajar y subir la cápsula Fénix, no volveremos a saber de ni de Mario Gómez ni de Víctor Segovia ni de ninguno de los 33 mineros. Esto porque ya no servirán. La tragedia pasará a los libros de historia y el gobierno 40


Ignacio Herrera González ¿GANAR O PERDER? El tiempo que empuña la muñeca lleva las cuentas, dice lo que tardan las palabras en recordar que ya es hora del bastón, que duelen los omóplatos, que veo como veo que se apagan las cosas. Por eso mido cuánto tardan los viajes y si algo de lo que se mueve fuera de mí lleva un ritmo semejante. He visto que ni las aves, ni la mar, ni los otros, ni los astros, ni las máquinas parecen contar tan marcado el vaivén del destino. Respiro, tal vez respiro, y no sé si gano o pierdo. Miro mi muñeca y las marcas que el sol ha dejado a un costado del tiempo. Mido, miedo, nido, ido. Con “a”, ido-vida ¿lo que resta? respiro, y cambio de lugar… 41

cofre, nosotros los piratas sin loro posible también nos hemos de tomar las fortalezas a punta de blandir una espada de papel. Se escribe entonces desde el mismo ojo del huracán, desde el segundo piso, desde o enfrentando las paredes que bajo su pintura se resisten a ser otras las formas que guarda, mientras aquí, en el Santiago central llueve con delicadeza: “cuando volvemos lo hacemos / despacito, sin ruido ni mucho aire / removido por el deseo. // y por el mismo desconocimiento natural / dejar alumbrar el pasado: fantasma y eternidad.” El verano pasado se enfrenta a este pleno invierno, se reúnen, se fusionan para que el clima nuevo de allí nacido sea el fondo perfecto para el drama que suele contener toda decisión crucial. O mejor en unas palabras de Cesare Pavésse: “Para todo hay algo peor. Y esto peor llega al final, viene después de cada cosa y te tapa la boca como un puñado de tierra.” Aún no he dicho nada de mi verdadera preocupación, o de mi verdadera intención al escribir esta carta, aún tal vez no sea el momento siquiera de decir algo y tal vez sea el silencio la mejor pregunta y al mismo tiempo la mejor respuesta. Nunca he sabido muy bien que hacer con mi vida, no sé muy bien qué es lo que se debe hacer en la vida, sí sé que lo que el hombre y su sociedad esperan de uno no es lo que uno debe hacer de uno. Hermann Hesse en Siddhartha, escuché el otro día, dice que la verdadera profesión del hombre es buscarse a sí mismo, búsqueda, por lo demás, que puede abarcar toda la vida. También escuché decir a Sergio Peña y Lillo, un psicólogo chileno, que según Pierre Teilhard de Chardin, sacerdote católico, paleontólogo, geólogo, filósofo y teólogo francés, que la historia de la humanidad se explica desde un evolucionismo compatible con el cristianimo en términos de tres pasos, el primero desde lo mineral a los instintos; el segundo, desde los instintos a la razón, paso que no hemos podido superar y cuya prevalencia nos tiene al borde del colapso global, es decir, la razón es una mierda y generalmente es ella la que pretende regir nuestros destinos individuales; para pasar a una tercera fase, desde la razón a la conciencia espiritual, el Todo, que puede explicar la existencia de lo superior Dios o Naturaleza. Varios son los lenguajes posibles para articular este paso, desde las creencias orientales pasando por la religión occidental necesariamente modificada, sin dogmas excluyentes, señaló Peña y Lillo, pero también desde las artes. Esto último habla de un hacer, pero también me siento completamente identificado con Emile Cioran cuando dice “veo pasar las horas –lo cual vale más que llenarlas…” en su libro Del incoveniente de haber nacido, de 1973. Profesor de escuela no soy, definitivamente no: “pobre profesor de escuela angustiado por las 43


CARTA DE UN HIJO A SU MADRE Estas palabras se han escrito lentamente desde diciembre del dosmilsiete y los últimos acontecimientos del clima en este mayo de tolvaneras y aguaceros que al mismo tiempo son metáforas de nuestro interior, al menos del mío, han impulsado un posible cierre a lo que jamás termina desde el diálogo y nuestro vínculo. Además no estoy solo, por esas cosas de la vida y para evitar el frío un destilado de una planta ceremonial antigua –maguey azul, mezcal azul o zapalote– me cerca las palabras para que expulsen el vapor de la vida por mi boca, por la punta del lápiz, por el extremo de la yema del dedo. Decía en diciembre pasado: “Se apresuran rotundas unas fechas que habrá que aprender a vivir en la distancia. Esta última palabra ha imperado en mi existencia como si viviera en constante peregrinar por el mundo si bien, como dice el amigo Lihn, nunca he salido del horroroso Chile. Pero sí he salido de paseo por la vida, lo que ya es bastante para un alma como la mía. No por ser especial ni distinta, sino igual a todos, todas, pero constatando tal miseria soy otro. Esta (aquella) es (era) una carta para ser abierta un día de navidad en sus buenas doce campanadas; íntima y en muestra del aprecio por las cenas del pasado tan gratas en la memoria.” Estos recuerdos no están referidos aquí sin ningún ánimo sino que se verán concretamente en el contexto de los últimos párrafos escritos. Luego, en otro momento de los pensamientos que se suceden frenéticos escribía, siempre con la animosidad del poema queriendo colmar las ideas: “Volver a repetir palabras que brotan naturales en los cariños que acostumbra dar el cuerpo en la metáfora de la familia. Pretender en el acto de un día que la eternidad de la infancia no mezcle sus humores con la gravedad de la adultez, que para eso rozamos la muerte con el pensamiento de los que no quisieron permanecer anclados a la vida por nuestros ojos en el error de creerlos precisos a la piel que se nos fue. Aunque de eso se trata la existencia, desaparecemos felizmente de la vista superficial que nos conceden los otros para anclarnos como cenizas del hogar, del fuego que ciertamente ha sido reconocido en nuestras culturas ancestrales para el bien de la noche.” Pero no todo se dijo desde lo lejos, como utilizando un catalejos para ver aquello que guardamos en el 42

letras que se enseñan por sí solas”, escribí algo así hace tiempo. Tallerista es un agrado, no se enseña nada, solamente se intenta inclinar el bote de las personas que solitas quisieron embarcarse en él: “lo que importa es la flecha y no el objetivo o el blanco”, decía el amigo Sergio, refiriéndose a Maurice Maeterlinck. Todo por una pregunta ¿Qué hacer con el castillo de los sueños? Vender v/s Habitar. ¿Esto o lo otro? Porque es tentador dejar un pasado de lado sin sentir ningún tipo de peso material o espiritual respecto de esa materia o ese espíritu. Proyectarse ¿quiero? dentro del castillo o ver levar por última vez el puente y llevar la corte a otra coordenada. Optar por la cercanía de esto o lo otro. Armar las oportunidades allí donde el álamo es mi símbolo y atreverme con esto y lo otro. O ver declinar un espacio, sobrevivirlo. ¿Dónde encontrar la tranquilidad? El hacer y el no hacer. Desperdigarnos, tal vez, por el mundo como las tribus llevando, eso sí el apellido que nos hace amigos del fuego: forgerone, hijos del herrero ¿Recuerdas el fuego de la fragua? ¿El girar de la rueda de bicicleta que daba el aire al fuego? ¿Los martillazos en las suelas de los zapatos del caballo? La campana del castillo nos llama, me llama para permanecer y para alejarme despavorido con la catástrofe. No digo que dejar la casa es dejar a mi padre olvidado, pero habrá que llorar más si queremos salir de allí. Estoy confundido y creo que tú madre me podrás entender. Vengo de ti, supe lo que era bañarse en tus aguas más profundas, las aguas de mayo que se vinieron a volcar juntas todas en agosto del año de las flores. Ahondar en estos sentimientos provoca comulgar con la lluvia, pero también con una sensación de amor que se hace rotunda. Con el presentimiento de este día, hace unos atrás le escribí una pequeña nota a mi hermano, donde mi única intención era el gran afecto que siento por él, tan pocas palabras nos dirigimos y tan concentrada y poderosa se muestra la misma fuente. Para terminar deseo que ninguno cante con tristeza este tema de la Negra E.: “Que lejos estoy del suelo donde he nacido / intensa nostalgia invade mi pensamiento / al verme tan sola y triste me desespero / quisiera llorar quisiera morir de sentimiento. // Oh tierra del sol me desespero / Oh tierra del sol me desespero.” Santiago, cuando el viento arrecia como en el mar de mayo que reconoce lo profundo, 2008 44


Ignacio Herrera González ¿GANAR O PERDER? El tiempo que empuña la muñeca lleva las cuentas, dice lo que tardan las palabras en recordar que ya es hora del bastón, que duelen los omóplatos, que veo como veo que se apagan las cosas. Por eso mido cuánto tardan los viajes y si algo de lo que se mueve fuera de mí lleva un ritmo semejante. He visto que ni las aves, ni la mar, ni los otros, ni los astros, ni las máquinas parecen contar tan marcado el vaivén del destino. Respiro, tal vez respiro, y no sé si gano o pierdo. Miro mi muñeca y las marcas que el sol ha dejado a un costado del tiempo. Mido, miedo, nido, ido. Con “a”, ido-vida ¿lo que resta? respiro, y cambio de lugar… 41

cofre, nosotros los piratas sin loro posible también nos hemos de tomar las fortalezas a punta de blandir una espada de papel. Se escribe entonces desde el mismo ojo del huracán, desde el segundo piso, desde o enfrentando las paredes que bajo su pintura se resisten a ser otras las formas que guarda, mientras aquí, en el Santiago central llueve con delicadeza: “cuando volvemos lo hacemos / despacito, sin ruido ni mucho aire / removido por el deseo. // y por el mismo desconocimiento natural / dejar alumbrar el pasado: fantasma y eternidad.” El verano pasado se enfrenta a este pleno invierno, se reúnen, se fusionan para que el clima nuevo de allí nacido sea el fondo perfecto para el drama que suele contener toda decisión crucial. O mejor en unas palabras de Cesare Pavésse: “Para todo hay algo peor. Y esto peor llega al final, viene después de cada cosa y te tapa la boca como un puñado de tierra.” Aún no he dicho nada de mi verdadera preocupación, o de mi verdadera intención al escribir esta carta, aún tal vez no sea el momento siquiera de decir algo y tal vez sea el silencio la mejor pregunta y al mismo tiempo la mejor respuesta. Nunca he sabido muy bien que hacer con mi vida, no sé muy bien qué es lo que se debe hacer en la vida, sí sé que lo que el hombre y su sociedad esperan de uno no es lo que uno debe hacer de uno. Hermann Hesse en Siddhartha, escuché el otro día, dice que la verdadera profesión del hombre es buscarse a sí mismo, búsqueda, por lo demás, que puede abarcar toda la vida. También escuché decir a Sergio Peña y Lillo, un psicólogo chileno, que según Pierre Teilhard de Chardin, sacerdote católico, paleontólogo, geólogo, filósofo y teólogo francés, que la historia de la humanidad se explica desde un evolucionismo compatible con el cristianimo en términos de tres pasos, el primero desde lo mineral a los instintos; el segundo, desde los instintos a la razón, paso que no hemos podido superar y cuya prevalencia nos tiene al borde del colapso global, es decir, la razón es una mierda y generalmente es ella la que pretende regir nuestros destinos individuales; para pasar a una tercera fase, desde la razón a la conciencia espiritual, el Todo, que puede explicar la existencia de lo superior Dios o Naturaleza. Varios son los lenguajes posibles para articular este paso, desde las creencias orientales pasando por la religión occidental necesariamente modificada, sin dogmas excluyentes, señaló Peña y Lillo, pero también desde las artes. Esto último habla de un hacer, pero también me siento completamente identificado con Emile Cioran cuando dice “veo pasar las horas –lo cual vale más que llenarlas…” en su libro Del incoveniente de haber nacido, de 1973. Profesor de escuela no soy, definitivamente no: “pobre profesor de escuela angustiado por las 43


CARTA DE UN HIJO A SU MADRE Estas palabras se han escrito lentamente desde diciembre del dosmilsiete y los últimos acontecimientos del clima en este mayo de tolvaneras y aguaceros que al mismo tiempo son metáforas de nuestro interior, al menos del mío, han impulsado un posible cierre a lo que jamás termina desde el diálogo y nuestro vínculo. Además no estoy solo, por esas cosas de la vida y para evitar el frío un destilado de una planta ceremonial antigua –maguey azul, mezcal azul o zapalote– me cerca las palabras para que expulsen el vapor de la vida por mi boca, por la punta del lápiz, por el extremo de la yema del dedo. Decía en diciembre pasado: “Se apresuran rotundas unas fechas que habrá que aprender a vivir en la distancia. Esta última palabra ha imperado en mi existencia como si viviera en constante peregrinar por el mundo si bien, como dice el amigo Lihn, nunca he salido del horroroso Chile. Pero sí he salido de paseo por la vida, lo que ya es bastante para un alma como la mía. No por ser especial ni distinta, sino igual a todos, todas, pero constatando tal miseria soy otro. Esta (aquella) es (era) una carta para ser abierta un día de navidad en sus buenas doce campanadas; íntima y en muestra del aprecio por las cenas del pasado tan gratas en la memoria.” Estos recuerdos no están referidos aquí sin ningún ánimo sino que se verán concretamente en el contexto de los últimos párrafos escritos. Luego, en otro momento de los pensamientos que se suceden frenéticos escribía, siempre con la animosidad del poema queriendo colmar las ideas: “Volver a repetir palabras que brotan naturales en los cariños que acostumbra dar el cuerpo en la metáfora de la familia. Pretender en el acto de un día que la eternidad de la infancia no mezcle sus humores con la gravedad de la adultez, que para eso rozamos la muerte con el pensamiento de los que no quisieron permanecer anclados a la vida por nuestros ojos en el error de creerlos precisos a la piel que se nos fue. Aunque de eso se trata la existencia, desaparecemos felizmente de la vista superficial que nos conceden los otros para anclarnos como cenizas del hogar, del fuego que ciertamente ha sido reconocido en nuestras culturas ancestrales para el bien de la noche.” Pero no todo se dijo desde lo lejos, como utilizando un catalejos para ver aquello que guardamos en el 42

letras que se enseñan por sí solas”, escribí algo así hace tiempo. Tallerista es un agrado, no se enseña nada, solamente se intenta inclinar el bote de las personas que solitas quisieron embarcarse en él: “lo que importa es la flecha y no el objetivo o el blanco”, decía el amigo Sergio, refiriéndose a Maurice Maeterlinck. Todo por una pregunta ¿Qué hacer con el castillo de los sueños? Vender v/s Habitar. ¿Esto o lo otro? Porque es tentador dejar un pasado de lado sin sentir ningún tipo de peso material o espiritual respecto de esa materia o ese espíritu. Proyectarse ¿quiero? dentro del castillo o ver levar por última vez el puente y llevar la corte a otra coordenada. Optar por la cercanía de esto o lo otro. Armar las oportunidades allí donde el álamo es mi símbolo y atreverme con esto y lo otro. O ver declinar un espacio, sobrevivirlo. ¿Dónde encontrar la tranquilidad? El hacer y el no hacer. Desperdigarnos, tal vez, por el mundo como las tribus llevando, eso sí el apellido que nos hace amigos del fuego: forgerone, hijos del herrero ¿Recuerdas el fuego de la fragua? ¿El girar de la rueda de bicicleta que daba el aire al fuego? ¿Los martillazos en las suelas de los zapatos del caballo? La campana del castillo nos llama, me llama para permanecer y para alejarme despavorido con la catástrofe. No digo que dejar la casa es dejar a mi padre olvidado, pero habrá que llorar más si queremos salir de allí. Estoy confundido y creo que tú madre me podrás entender. Vengo de ti, supe lo que era bañarse en tus aguas más profundas, las aguas de mayo que se vinieron a volcar juntas todas en agosto del año de las flores. Ahondar en estos sentimientos provoca comulgar con la lluvia, pero también con una sensación de amor que se hace rotunda. Con el presentimiento de este día, hace unos atrás le escribí una pequeña nota a mi hermano, donde mi única intención era el gran afecto que siento por él, tan pocas palabras nos dirigimos y tan concentrada y poderosa se muestra la misma fuente. Para terminar deseo que ninguno cante con tristeza este tema de la Negra E.: “Que lejos estoy del suelo donde he nacido / intensa nostalgia invade mi pensamiento / al verme tan sola y triste me desespero / quisiera llorar quisiera morir de sentimiento. // Oh tierra del sol me desespero / Oh tierra del sol me desespero.” Santiago, cuando el viento arrecia como en el mar de mayo que reconoce lo profundo, 2008 44


DE IDA Y VUELTA

I Poseídos del aire que los álamos movilizan, encantados con las sombras que traen las nubes o la niebla sujeta por la respiración que la tierra despereza, nos levantamos con el suave deseo de volver. Tomo de un cajón el encanto guardado. Hace mil años que no veo nada, las fotografías han desaparecido de la memoria, sólo queda poco tiempo. He tenido que hacer cama por dos días, he tenido que purgar la soledad con más soledad, he tenido que indagar en recodos que limpio de vez cuando los huesos empiezan a picar: algo traen los huesos que dejan escapar palabras. Las ajustadas, dicen los perfectos, Las que se defienden solas. Yo apenas me defiendo de mí. A los que saben digo sí. Finalmente hago lo que puedo. 45

y los sabios designados por él podían penetrar.” Lo dice un tal Baudin, según nota en Libros en llamas, de otro tal Polastron, en un texto del año 2007, en fin. ¿Baudin…? ¿L’Empire socialista des Inkas...? Me paro, camino unos cuantos pasos, penetro, tomo un libro, tapa dura, zig-zag, año 1964 bajo la firma de pertenencia. ¿El libro?, del 62, quinta edición desde el 40, corregida y aumentada, cuyo epígrafe, de Ruben Darío del poema “A Colón”, reza: “Ellos (los indios) eran soberbios, leales y francos, ceñidas las cabezas de raras plumas, ¡ojalá hubieran sido los hombres blancos como los Atahualpas y Moctezumas!”. ¿Del libro Azul?, regalo de mi hermano. No sé, pero la firma de pertenencia del Baudin comienza con una X como principio de todo, desde aquí: ¿Atahualpas? ¿Moctezumas? Sigo, página 119: “en la invasión de Perú en 1881: el ejército chileno seleccionó la biblioteca de Lima como barraca por tres años y más de un tercio de las 150 mil obras se usó día tras día en las letrinas, luego de la requisa de 8790 de los mejores ejemplares, enviados a Santiago.”

47


Eso que puedo lo tomé de los libros, todavía pocos. Nadie es perfecto. Nadie puede jugar toda su vida porque se cierran los ojos, despacio, ya antes al dormir. II Calculando, al leer 3 libros al mes en un año ¿serán 22? No parece mucho ante los tantos libros dentro de la Biblioteca Nacional, sin contar, por supuesto, los de existencia tremenda por tres años de ocupación en Lima. ¿Bastarán 3 libros para entenderlo todo? Como para descifrar, por ejemplo, que Chile no aparece glosado en un índice analítico pero sí Perú. Primero, página 114: “El emperador inca Pachcutec, o “reformador del mundo”, reunió hacia 1450 a los historiadores y jefes de las tribus conquistadas. “Los interrogó largamente e hizo pintar los principales acontecimientos que habían marcado el reino de sus ancestros en grandes planchas ornadas de oro que colocó en una sala del templo del Sol donde sólo él 46

En la Pg: 203, no dice nada interesante. Lo que aparece en la 225 lo dije en primer lugar, y aquello de la 301 es la cita merecida en la Cronología Selectiva de Nuestra era. Simple estadística. No dice nada. Aún así, Polastron continúa: “Las usaban ‘como librerías’, dice Sarmiento de Gamboa. Cuando los españoles tomaron Perú este archivo, o más bien este mito, había desaparecido. No se sabe si lo habrían destruido como memoria o tomada como botín. De todos modos, lo habrían saqueado porque ‘para obtener la canela se cortaba el árbol, para tener la lana se mataba la vicuña’. Por el contrario, se abstuvieron de tocar ‘salas enteras’ de quipus, cuerdas coloreadas y anudadas que servían de ayuda a la memoria no solamente para la contabilidad de las llamas, los detalles de una organización social burocrática y rígida, sino también los sucesos de la historia y la astronomía. Un conquistador no tiene imaginación; de lo contrario se quedaría en su casa. Ningún compañero de Pizarro tuvo la curiosidad de hacerse explicar los arcanos durante más de cincuenta años en que los documentos permanecieron en el lugar. Luego el concilio de Lima de 1583 ordenó al fin quemarlos a causa de las recetas mágicas que objetos tan misteriosos tal vez contenían.”

48


DE IDA Y VUELTA

I Poseídos del aire que los álamos movilizan, encantados con las sombras que traen las nubes o la niebla sujeta por la respiración que la tierra despereza, nos levantamos con el suave deseo de volver. Tomo de un cajón el encanto guardado. Hace mil años que no veo nada, las fotografías han desaparecido de la memoria, sólo queda poco tiempo. He tenido que hacer cama por dos días, he tenido que purgar la soledad con más soledad, he tenido que indagar en recodos que limpio de vez cuando los huesos empiezan a picar: algo traen los huesos que dejan escapar palabras. Las ajustadas, dicen los perfectos, Las que se defienden solas. Yo apenas me defiendo de mí. A los que saben digo sí. Finalmente hago lo que puedo. 45

y los sabios designados por él podían penetrar.” Lo dice un tal Baudin, según nota en Libros en llamas, de otro tal Polastron, en un texto del año 2007, en fin. ¿Baudin…? ¿L’Empire socialista des Inkas...? Me paro, camino unos cuantos pasos, penetro, tomo un libro, tapa dura, zig-zag, año 1964 bajo la firma de pertenencia. ¿El libro?, del 62, quinta edición desde el 40, corregida y aumentada, cuyo epígrafe, de Ruben Darío del poema “A Colón”, reza: “Ellos (los indios) eran soberbios, leales y francos, ceñidas las cabezas de raras plumas, ¡ojalá hubieran sido los hombres blancos como los Atahualpas y Moctezumas!”. ¿Del libro Azul?, regalo de mi hermano. No sé, pero la firma de pertenencia del Baudin comienza con una X como principio de todo, desde aquí: ¿Atahualpas? ¿Moctezumas? Sigo, página 119: “en la invasión de Perú en 1881: el ejército chileno seleccionó la biblioteca de Lima como barraca por tres años y más de un tercio de las 150 mil obras se usó día tras día en las letrinas, luego de la requisa de 8790 de los mejores ejemplares, enviados a Santiago.”

47


Eso que puedo lo tomé de los libros, todavía pocos. Nadie es perfecto. Nadie puede jugar toda su vida porque se cierran los ojos, despacio, ya antes al dormir. II Calculando, al leer 3 libros al mes en un año ¿serán 22? No parece mucho ante los tantos libros dentro de la Biblioteca Nacional, sin contar, por supuesto, los de existencia tremenda por tres años de ocupación en Lima. ¿Bastarán 3 libros para entenderlo todo? Como para descifrar, por ejemplo, que Chile no aparece glosado en un índice analítico pero sí Perú. Primero, página 114: “El emperador inca Pachcutec, o “reformador del mundo”, reunió hacia 1450 a los historiadores y jefes de las tribus conquistadas. “Los interrogó largamente e hizo pintar los principales acontecimientos que habían marcado el reino de sus ancestros en grandes planchas ornadas de oro que colocó en una sala del templo del Sol donde sólo él 46

En la Pg: 203, no dice nada interesante. Lo que aparece en la 225 lo dije en primer lugar, y aquello de la 301 es la cita merecida en la Cronología Selectiva de Nuestra era. Simple estadística. No dice nada. Aún así, Polastron continúa: “Las usaban ‘como librerías’, dice Sarmiento de Gamboa. Cuando los españoles tomaron Perú este archivo, o más bien este mito, había desaparecido. No se sabe si lo habrían destruido como memoria o tomada como botín. De todos modos, lo habrían saqueado porque ‘para obtener la canela se cortaba el árbol, para tener la lana se mataba la vicuña’. Por el contrario, se abstuvieron de tocar ‘salas enteras’ de quipus, cuerdas coloreadas y anudadas que servían de ayuda a la memoria no solamente para la contabilidad de las llamas, los detalles de una organización social burocrática y rígida, sino también los sucesos de la historia y la astronomía. Un conquistador no tiene imaginación; de lo contrario se quedaría en su casa. Ningún compañero de Pizarro tuvo la curiosidad de hacerse explicar los arcanos durante más de cincuenta años en que los documentos permanecieron en el lugar. Luego el concilio de Lima de 1583 ordenó al fin quemarlos a causa de las recetas mágicas que objetos tan misteriosos tal vez contenían.”

48


III Uno aprende a jugar a diversas cosas y a algunas se atreve a adorar. Azar, sentido, puedo. Una biblioteca en pie, lejos del fuego, pese a que dejé la mancha de la inquisición grabada en el piso. Era joven y no entendía nada por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa la interminable destrucción de libros que la historia tenía preparada como carnada a otros libros, sobre símbolos, sobre especies de especies, sobre poetas, sobre que la estadística no dice nada. Aún así, hago lo que puedo con los recuerdos. Si supiera lo que la tierra deja en los huesos, o que las imágenes sólo se transforman y no se pierden, entendería que lo que madura una vez no lo hace dos. Poseídos del aire que los álamos movilizan en la decidida fuga, nos levantamos con el suave deseo de volver veintidós veces a lo incierto porque veintidós veces será el número de lo infinito.

49

Pero no es preciso distinguir una gota de otra gota Porque en este inmenso océano de vida, Me encontré Una mañana de Octubre.

51


Marcela Allende Calderón UNA MAÑANA DE OCTUBRE

Y… otra vez el viento vino a liberarme Soñando Soñando con la misma fuerza Y desorientada, me encuentro, Como si me hubiera extraviado En la última esquina del desierto enclaustrado Y no acertara pasar por la estrella Que ignoraba que yo fuera como un jaguar errante. Quise desprenderme de mis rayos. No había lunas Ni amigos Pero cada astro parecía concentrarme para iluminar mis arterias rotas Y a esa hora, estoy segura, era una mañana sobre la tierra. Y todas las sombras no lograban condensarse. Entonces, sobre las estrellas viajé bajo la noche Atraída por la altura de mis deseos. En esa aurora lejana, volví a mí, Cantando. Más viva que las aves y los insectos Que se parecen a la vida y… a otras vidas. 50

MANIFIESTO 1

En todas las horas Las balas perdidas caen En la boca de los muertos,

De instantes, Lo he visto y he visto balas enterradas Sembradas por la lluvia, crecer y florecer entre fusiles. Recojo pensamientos Versos calibre 38 bajo tumbas vacías Donde el agua estancada muerde todavía Un cielo de días pasados. Siento El frío de manos atadas Buscar una lápida de media tarde Y una cruz en el vuelo, sin destino. Recojan los recuerdos

Mordidos entre labios que se rompen Los llaman por su nombre Y el silencio no contesta.

52


III Uno aprende a jugar a diversas cosas y a algunas se atreve a adorar. Azar, sentido, puedo. Una biblioteca en pie, lejos del fuego, pese a que dejé la mancha de la inquisición grabada en el piso. Era joven y no entendía nada por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa la interminable destrucción de libros que la historia tenía preparada como carnada a otros libros, sobre símbolos, sobre especies de especies, sobre poetas, sobre que la estadística no dice nada. Aún así, hago lo que puedo con los recuerdos. Si supiera lo que la tierra deja en los huesos, o que las imágenes sólo se transforman y no se pierden, entendería que lo que madura una vez no lo hace dos. Poseídos del aire que los álamos movilizan en la decidida fuga, nos levantamos con el suave deseo de volver veintidós veces a lo incierto porque veintidós veces será el número de lo infinito.

49

Pero no es preciso distinguir una gota de otra gota Porque en este inmenso océano de vida, Me encontré Una mañana de Octubre.

51


Marcela Allende Calderón UNA MAÑANA DE OCTUBRE

Y… otra vez el viento vino a liberarme Soñando Soñando con la misma fuerza Y desorientada, me encuentro, Como si me hubiera extraviado En la última esquina del desierto enclaustrado Y no acertara pasar por la estrella Que ignoraba que yo fuera como un jaguar errante. Quise desprenderme de mis rayos. No había lunas Ni amigos Pero cada astro parecía concentrarme para iluminar mis arterias rotas Y a esa hora, estoy segura, era una mañana sobre la tierra. Y todas las sombras no lograban condensarse. Entonces, sobre las estrellas viajé bajo la noche Atraída por la altura de mis deseos. En esa aurora lejana, volví a mí, Cantando. Más viva que las aves y los insectos Que se parecen a la vida y… a otras vidas. 50

MANIFIESTO 1

En todas las horas Las balas perdidas caen En la boca de los muertos,

De instantes, Lo he visto y he visto balas enterradas Sembradas por la lluvia, crecer y florecer entre fusiles. Recojo pensamientos Versos calibre 38 bajo tumbas vacías Donde el agua estancada muerde todavía Un cielo de días pasados. Siento El frío de manos atadas Buscar una lápida de media tarde Y una cruz en el vuelo, sin destino. Recojan los recuerdos

Mordidos entre labios que se rompen Los llaman por su nombre Y el silencio no contesta.

52


LIBERTAD VESTIDA DE NEGRO

Te escribo desde mi exilio,

Remoto.

Por ti libertad.

Humo endurecido. Anclada tristemente en un desierto De resecos escombros y esqueletos. Hombre, mujer, pájaro, pez o niña, Piel gastada de esta larga noche, fría En la arteria rota de perdidos ritos. Tallo trunco de los humildes adoptivos. Compañera, incansable, Peregrina, Pasajera generosa, Insobornable. Maestra, Hermana, amiga desangrada Incompleta. Taladrando, Humedeciendo tu risa, Tu llanto cae… Muerdes,

Lames,

Llegas y palpitas. 53

COGITO, ERGO SUM

ensayo por

Jaime Castañeda Oyarce UN INSTANTE EN EL SILENCIO

Hay algo que me viene crispando el acento. Tiene que ver con el sonido y el silencio y la forma en cómo la música o los músicos atienden este fenómeno, del que se desprenderán algunas ideas. Sucede que cuando me incorporo con un ágil brinco desde un transantiago al bosque humano del fondo arterioso de la cloaca urbana de los que siguen un destino determinado, me dejo llevar por el azar, retiro los audífonos de mis oídos, hasta ese momento atrapados por las canciones reproducidas por un añejo mp3 y que tratan de retener las melodías que en minutos posteriores deberé transmitirles a un 4° medio. Necesito urgente un poco de si-

lencio. No logro apartarme de la organización sonora, quiero, trato, increpo, escupo al cielo, escupo a un esclavo de pasadita que está tirado en el suelo contando unos billetes y no puedo. El sonido está presente aún despojado del maldito audífono. La ausencia de silencio sigue allí, en los pasos, el motor de la micro, el crujir de unos árboles, unas moscas, unos perros que ladran, el “suéltame viejo de mierda…”. La desesperación es tal que ya no quedan palabras para expresa mi satisfacción por lo que vivo y escucho, por lo que percibo y siento, ya no me detendré en nada que me aparte de la sensación de la nada, una actitud que me acerque al arte, el arte como una actitud hacia la 55


¡Sí! vienes sobre aguas lentas, Resbalando, Luchando suavemente en las entrañas de tu Chile en cenizas. Te rescato libertad, de la oreja sorda. No te dejaré sola, acariciaremos tu pena En la hierba que mendiga muros, Que alimenta los huesos olvidados De los tantos que se han ido. Y te toco en tu sequedad, En tu agonía. Por ti, te lo aseguro, la muerte entre comillas Tendrá que parársenos de frente Y vengaremos a los caídos por tu nombre. Hijos libertarios, huérfanos de negro, Sin ser Los hijos de tu vientre flagelado.

54

vida, como en una órbita constante anticomercial. El sonido está allí, se manifiesta como ruido y puede resultar hasta agradable, nada nos aparta de él. Su enajenación es mortal, su organización, musical… al parecer. Bueno, en realidad tengo que hablar del sonido del silencio y no del comercio ni de Piñera. Me detengo un instante en la percepción de todo cuanto fluye a mi alrededor y me doy cuenta de que el silencio N O E X I S T E y que desde luego lo más importante para el creador, compositor o como se llame, es LA NEUTRALIDAD EN EL HACER. Estas son las consecuencias:

alumnos manifiestan esta sensación aunque no está incorporado dentro de su percepción. 5. El silencio nos habla por dentro cuando no existe estímulo sonoro alguno que nos rememore la estructura convencional de lo establecido en occidente. Es una experiencia íntima, como la de la micro, con los perros al lado, ladrando, ladrando y el cabro chico gritando: “conchetumare sueltame viejo culiao” y una brisa en el pelo. 6. Los cabrochicos fuman a la salida del colegio y pitiar y pitiar genera un ruido íntimo, es al azar, nadie se podría imaginar cuando se producirá la siguiente pitiadita, pero lo intuyen, lo perciben, lo esperan. 7. Para pensar una música nueva, el pasado se conjuga con el futuro y construyen un mismo tiempo, de tal manera, no existe música igual a otra, toda música tenderá a ser diferente. Debiera ser diferente. Como la circulación sanguínea. Nadie se debería asombrar de que en un instante cualquiera, nuestro cerebro deje de funcionar…y sucede. Nadie espera que Cerati se caye por un momento…y calla, no sólo por un momento sino que por un futuro que desconocemos, por cierto. Sólo el presente nos muestra la realidad del

1. Todo acontecimiento musical no puede tener memoria, para esto el olvido es fundamental en la concepción de una nueva música. El compositor olvidaría. 2. Los sonidos se ordenan de acuerdo a una experiencia que la determina, esta experiencia obra por arte del silencio. 3. La experiencia del silencio obra por arte del ruido. El ruido es lo sublime, no está ordenado, es al azar y manifiesta su descontrol. 4. La ausencia de silencio es la ausencia de todo, es la nada. Pero la nada es algo… por lo tanto, el silencio no existe. Los 56


LIBERTAD VESTIDA DE NEGRO

Te escribo desde mi exilio,

Remoto.

Por ti libertad.

Humo endurecido. Anclada tristemente en un desierto De resecos escombros y esqueletos. Hombre, mujer, pájaro, pez o niña, Piel gastada de esta larga noche, fría En la arteria rota de perdidos ritos. Tallo trunco de los humildes adoptivos. Compañera, incansable, Peregrina, Pasajera generosa, Insobornable. Maestra, Hermana, amiga desangrada Incompleta. Taladrando, Humedeciendo tu risa, Tu llanto cae… Muerdes,

Lames,

Llegas y palpitas. 53

COGITO, ERGO SUM

ensayo por

Jaime Castañeda Oyarce UN INSTANTE EN EL SILENCIO

Hay algo que me viene crispando el acento. Tiene que ver con el sonido y el silencio y la forma en cómo la música o los músicos atienden este fenómeno, del que se desprenderán algunas ideas. Sucede que cuando me incorporo con un ágil brinco desde un transantiago al bosque humano del fondo arterioso de la cloaca urbana de los que siguen un destino determinado, me dejo llevar por el azar, retiro los audífonos de mis oídos, hasta ese momento atrapados por las canciones reproducidas por un añejo mp3 y que tratan de retener las melodías que en minutos posteriores deberé transmitirles a un 4° medio. Necesito urgente un poco de si-

lencio. No logro apartarme de la organización sonora, quiero, trato, increpo, escupo al cielo, escupo a un esclavo de pasadita que está tirado en el suelo contando unos billetes y no puedo. El sonido está presente aún despojado del maldito audífono. La ausencia de silencio sigue allí, en los pasos, el motor de la micro, el crujir de unos árboles, unas moscas, unos perros que ladran, el “suéltame viejo de mierda…”. La desesperación es tal que ya no quedan palabras para expresa mi satisfacción por lo que vivo y escucho, por lo que percibo y siento, ya no me detendré en nada que me aparte de la sensación de la nada, una actitud que me acerque al arte, el arte como una actitud hacia la 55


¡Sí! vienes sobre aguas lentas, Resbalando, Luchando suavemente en las entrañas de tu Chile en cenizas. Te rescato libertad, de la oreja sorda. No te dejaré sola, acariciaremos tu pena En la hierba que mendiga muros, Que alimenta los huesos olvidados De los tantos que se han ido. Y te toco en tu sequedad, En tu agonía. Por ti, te lo aseguro, la muerte entre comillas Tendrá que parársenos de frente Y vengaremos a los caídos por tu nombre. Hijos libertarios, huérfanos de negro, Sin ser Los hijos de tu vientre flagelado.

54

vida, como en una órbita constante anticomercial. El sonido está allí, se manifiesta como ruido y puede resultar hasta agradable, nada nos aparta de él. Su enajenación es mortal, su organización, musical… al parecer. Bueno, en realidad tengo que hablar del sonido del silencio y no del comercio ni de Piñera. Me detengo un instante en la percepción de todo cuanto fluye a mi alrededor y me doy cuenta de que el silencio N O E X I S T E y que desde luego lo más importante para el creador, compositor o como se llame, es LA NEUTRALIDAD EN EL HACER. Estas son las consecuencias:

alumnos manifiestan esta sensación aunque no está incorporado dentro de su percepción. 5. El silencio nos habla por dentro cuando no existe estímulo sonoro alguno que nos rememore la estructura convencional de lo establecido en occidente. Es una experiencia íntima, como la de la micro, con los perros al lado, ladrando, ladrando y el cabro chico gritando: “conchetumare sueltame viejo culiao” y una brisa en el pelo. 6. Los cabrochicos fuman a la salida del colegio y pitiar y pitiar genera un ruido íntimo, es al azar, nadie se podría imaginar cuando se producirá la siguiente pitiadita, pero lo intuyen, lo perciben, lo esperan. 7. Para pensar una música nueva, el pasado se conjuga con el futuro y construyen un mismo tiempo, de tal manera, no existe música igual a otra, toda música tenderá a ser diferente. Debiera ser diferente. Como la circulación sanguínea. Nadie se debería asombrar de que en un instante cualquiera, nuestro cerebro deje de funcionar…y sucede. Nadie espera que Cerati se caye por un momento…y calla, no sólo por un momento sino que por un futuro que desconocemos, por cierto. Sólo el presente nos muestra la realidad del

1. Todo acontecimiento musical no puede tener memoria, para esto el olvido es fundamental en la concepción de una nueva música. El compositor olvidaría. 2. Los sonidos se ordenan de acuerdo a una experiencia que la determina, esta experiencia obra por arte del silencio. 3. La experiencia del silencio obra por arte del ruido. El ruido es lo sublime, no está ordenado, es al azar y manifiesta su descontrol. 4. La ausencia de silencio es la ausencia de todo, es la nada. Pero la nada es algo… por lo tanto, el silencio no existe. Los 56


fenómeno musical indeterminado, inmaterial, no comercial y eso esta presente en el silencio. 8. El silencio es una actitud. Los alumnos no callan ante el asombro que les provoca el silencio. Los profesores no escuchan el silencio y tampoco callan. Todos temen ante el silencio, todos temen escucharse, todos temen sentir la voz interna que los conecta con su propio ser, porque de esa conexión nace una nueva conciencia, que es triste, que es dramática, que es verdadera por que es tuya y eso es doloroso, pues, te refleja tal cual eres, con todas tus carencias, con todas tus potencias. Tu sonido interno es el que habla y está ahí para ser atendido, para ser escuchado y no lo escuchas… ¿O sí?

57

Me pareció ver tu rostro entre la niebla de un sueño… No vale la pena llorar por algo que tarde o temprano vas a olvidar… Imagina de noche todo lo que no se haya de día… Un amor nunca muere, solo cambia de lugar en la memoria…

59


Rocío Jordán Yáñez Este mundo está lleno de delirios y malos deseos… cierro mis ojos y tapo mis oídos… pero…, no es suficiente Este mundo Se desvanece en un descuido y detiene en un latido… Te perdiste entre la oscuridad aquella noche de niebla al igual que mi felicidad. Entristecerse no tiene sentido… Sólo es una emoción que arruina el alma.

58

Te encontré en las sombras de mis sueños en el pensar del aire en las palabras que brotan de mis manos. También vi en tus ojos la inspiración de cualquier poeta, como la llovizna de un día martes en aquel pueblo pobre, pero rico en belleza. Vi en tu sonrisa la sensualidad de un tango y la tristeza de un violín. Mis palabras siguen, mis poemas siguen, pero mis sentimientos se detienen y deciden desaparecer. Por ti, cualquier cosa para no lastimarte, incluso las mentiras. Descubre el esfuerzo, no tomaré el dolor con mis pensamientos para abrirte los ojos. No soy insensible pues te encontré en las sombras de mis sueños.

60


fenómeno musical indeterminado, inmaterial, no comercial y eso esta presente en el silencio. 8. El silencio es una actitud. Los alumnos no callan ante el asombro que les provoca el silencio. Los profesores no escuchan el silencio y tampoco callan. Todos temen ante el silencio, todos temen escucharse, todos temen sentir la voz interna que los conecta con su propio ser, porque de esa conexión nace una nueva conciencia, que es triste, que es dramática, que es verdadera por que es tuya y eso es doloroso, pues, te refleja tal cual eres, con todas tus carencias, con todas tus potencias. Tu sonido interno es el que habla y está ahí para ser atendido, para ser escuchado y no lo escuchas… ¿O sí?

57

Me pareció ver tu rostro entre la niebla de un sueño… No vale la pena llorar por algo que tarde o temprano vas a olvidar… Imagina de noche todo lo que no se haya de día… Un amor nunca muere, solo cambia de lugar en la memoria…

59


Rocío Jordán Yáñez Este mundo está lleno de delirios y malos deseos… cierro mis ojos y tapo mis oídos… pero…, no es suficiente Este mundo Se desvanece en un descuido y detiene en un latido… Te perdiste entre la oscuridad aquella noche de niebla al igual que mi felicidad. Entristecerse no tiene sentido… Sólo es una emoción que arruina el alma.

58

Te encontré en las sombras de mis sueños en el pensar del aire en las palabras que brotan de mis manos. También vi en tus ojos la inspiración de cualquier poeta, como la llovizna de un día martes en aquel pueblo pobre, pero rico en belleza. Vi en tu sonrisa la sensualidad de un tango y la tristeza de un violín. Mis palabras siguen, mis poemas siguen, pero mis sentimientos se detienen y deciden desaparecer. Por ti, cualquier cosa para no lastimarte, incluso las mentiras. Descubre el esfuerzo, no tomaré el dolor con mis pensamientos para abrirte los ojos. No soy insensible pues te encontré en las sombras de mis sueños.

60


Oliver Ceballos Cerpa ¿Dónde está el límite entre las preguntas y las respuestas?

TENGO MUCHO

tengo mucho días tengo muchas noches tengo muchos lugares donde pararme tengo muchos lugares donde amar tengo oídos para oir tengo nariz para oler tengo manos para tocar tengo ojos para ver tengo boca para comer y hablar tengo un cerebro para pensar tengo un corazón para emocionarme tengo sentimientos para llorar, enojarme, contentarme tengo un cuerpo para utilizarlo tengo una mente para utilizarla tengo muchas cosas que puedo hacer pero ya es muy tarde porque ayer me suicide.

61

IRREALIDAD Y RECUERDOS

un hombre vive su vida una vida normal no es como él quisiera no le está yendo bien tiene muchos problemas un día va a la casa de su madre no está revisa fotos de cuando era joven recuerdos olvidados salen a la luz su vida es realmente un infierno sólo los recuerdos le dan paz se va a su dormitorio de cuando era niño decide olvidar todo por un día se queda profundamente dormido como en piloto automático comienza a olvidarlo todo todos sus recuerdos, todas sus memorias comienza a soñar cosas sin sentido los sueños le dan señales a su mente surge el momento de la iluminación se da cuenta en ese estado que el mundo que conoce no existe, todos sus recuerdos eran meras mentiras, todas las personas no existían, ni siquiera el mundo, ni siquiera la realidad ni los animales, ni las cosas, nada existía, ni los sueños, ni sus pensamientos, ni el amor, ni el odio, ninguna clase de sentimientos, ni el tiempo, ni el espacio, ni los colores, ni nada parecido, 63


LA EXISTENCIA DEL SENTIDO

¿Son realmente importante las cosas que hacemos los humanos y los seres vivos? ¿Realmente importa que nosotros existamos? ¿Realmente importa que las cosas existan? ¿Realmente importa que el universo exista? ¿Realmente la vida importa? Creemos que sí, pero quizá la vida no tenga un sentido ni siquiera la existencia Si vives puedes hacer muchas cosas sin sentido y eso es divertido. La vida es má divertida cuando no tiene sentido. También es divertido buscarle un sentido, tal vez porque no exista y puede que sea un asco no tener que preguntarse nada. Por eso seguiré viajando, seguiré descubriendo cosas, seguiré aprendiendo seguiré amando seguiré soñando seguiré ayudando seguiré viviendo seguiré existiendo y dejaré que el viento me lleve a cualquier parte, el viento, donde el sentido no exista.

62

ni la nada misma, ni el negro ni el blanco, se dio cuenta que vivía en un mundo irreal, se dio cuenta de que en unos segundos más sabría la verdad del mundo, pero si nada existe entonces la verdad tampoco existe él quería olvidar todo sólo por un día y tuvo la opción de saber nada a saber algo así es que decidió despertar y recordarlo todo recordar una mentira creer en la mentira llamada vida el hombre prefirió vivir una irrealidad que vivir una realidad que no existe.

64


Oliver Ceballos Cerpa ¿Dónde está el límite entre las preguntas y las respuestas?

TENGO MUCHO

tengo mucho días tengo muchas noches tengo muchos lugares donde pararme tengo muchos lugares donde amar tengo oídos para oir tengo nariz para oler tengo manos para tocar tengo ojos para ver tengo boca para comer y hablar tengo un cerebro para pensar tengo un corazón para emocionarme tengo sentimientos para llorar, enojarme, contentarme tengo un cuerpo para utilizarlo tengo una mente para utilizarla tengo muchas cosas que puedo hacer pero ya es muy tarde porque ayer me suicide.

61

IRREALIDAD Y RECUERDOS

un hombre vive su vida una vida normal no es como él quisiera no le está yendo bien tiene muchos problemas un día va a la casa de su madre no está revisa fotos de cuando era joven recuerdos olvidados salen a la luz su vida es realmente un infierno sólo los recuerdos le dan paz se va a su dormitorio de cuando era niño decide olvidar todo por un día se queda profundamente dormido como en piloto automático comienza a olvidarlo todo todos sus recuerdos, todas sus memorias comienza a soñar cosas sin sentido los sueños le dan señales a su mente surge el momento de la iluminación se da cuenta en ese estado que el mundo que conoce no existe, todos sus recuerdos eran meras mentiras, todas las personas no existían, ni siquiera el mundo, ni siquiera la realidad ni los animales, ni las cosas, nada existía, ni los sueños, ni sus pensamientos, ni el amor, ni el odio, ninguna clase de sentimientos, ni el tiempo, ni el espacio, ni los colores, ni nada parecido, 63


LA EXISTENCIA DEL SENTIDO

¿Son realmente importante las cosas que hacemos los humanos y los seres vivos? ¿Realmente importa que nosotros existamos? ¿Realmente importa que las cosas existan? ¿Realmente importa que el universo exista? ¿Realmente la vida importa? Creemos que sí, pero quizá la vida no tenga un sentido ni siquiera la existencia Si vives puedes hacer muchas cosas sin sentido y eso es divertido. La vida es má divertida cuando no tiene sentido. También es divertido buscarle un sentido, tal vez porque no exista y puede que sea un asco no tener que preguntarse nada. Por eso seguiré viajando, seguiré descubriendo cosas, seguiré aprendiendo seguiré amando seguiré soñando seguiré ayudando seguiré viviendo seguiré existiendo y dejaré que el viento me lleve a cualquier parte, el viento, donde el sentido no exista.

62

ni la nada misma, ni el negro ni el blanco, se dio cuenta que vivía en un mundo irreal, se dio cuenta de que en unos segundos más sabría la verdad del mundo, pero si nada existe entonces la verdad tampoco existe él quería olvidar todo sólo por un día y tuvo la opción de saber nada a saber algo así es que decidió despertar y recordarlo todo recordar una mentira creer en la mentira llamada vida el hombre prefirió vivir una irrealidad que vivir una realidad que no existe.

64


Vernon Belaúnde Muñoz

EL FOCO DEL ALMA

¿Sientes eso? Es el foco del alma El foco donde pasan La felicidad y la tristeza ¿Percibes ese aire? Es el corazón del sistema De un hombre asustado de su propio dominio Del hombre que sufre por su propio egoísmo Ciencias de la imaginación De magia y heroísmo Humanidades de la realidad Gris contemporáneo ¿Hablaréis de lo mismo en tu discurso? ¿Que el alma es algo vació? ¿Que el amor y el corazón es lo único humano? Pues te digo hermano: tu alma está corrompida

65

EL PEZ DRAGÓN

En los cielos negros, Llenos de pensamientos negligentes, De pecados concebidos de la mano… De la mano obrera del hombre Surcando los pensamientos del hombre De la mujer y de los niños Los Sueños se asoman. Los sueños rotos de una cruel humanidad. Cuentos de Jóvenes, Alucinaciones de borrachos ¿Podéis acaso acusar de loco al soñador? ¿Al poeta? ¿Podéis acusar al músico de difamar el sonido? ¿O acaso me acusaréis por hablar De un pez dragón? ¿O no quieres oír algo fantástico? En las estrellas, en las nubes Montar y volar bajo el mar Entre corales, bajo rocas, Sobre las grises nubes de la indiferencia.

67


No hay respeto para las almas del pasado Nuestro foco no existe… No somos flores, somos humanos…

66

Colores brillantes, relucientes escamas Metálicas en el cielo donde los astros no brillan Cruzando los montes, viendo a pequeñas personas Emprendiendo un viaje a un mundo que no vi… No poder sentir la diferencia entre lo real y lo irreal; Entre el sueño y la rutina. En manos de mi imaginación Dejé el tiempo volar. En mi onírico realismo Desperté en el prado celeste Descuidado y extrañado Rodeado de peces dragones. El sueño se volvió un pecado; Los anhelos, simples ambiciones; Mis ambiciones Simples Imposibles. Mis imposibles: una lucha contra el mundo. Lucha lunática, Sueños en el solsticio del pez dragón.

68


Vernon Belaúnde Muñoz

EL FOCO DEL ALMA

¿Sientes eso? Es el foco del alma El foco donde pasan La felicidad y la tristeza ¿Percibes ese aire? Es el corazón del sistema De un hombre asustado de su propio dominio Del hombre que sufre por su propio egoísmo Ciencias de la imaginación De magia y heroísmo Humanidades de la realidad Gris contemporáneo ¿Hablaréis de lo mismo en tu discurso? ¿Que el alma es algo vació? ¿Que el amor y el corazón es lo único humano? Pues te digo hermano: tu alma está corrompida

65

EL PEZ DRAGÓN

En los cielos negros, Llenos de pensamientos negligentes, De pecados concebidos de la mano… De la mano obrera del hombre Surcando los pensamientos del hombre De la mujer y de los niños Los Sueños se asoman. Los sueños rotos de una cruel humanidad. Cuentos de Jóvenes, Alucinaciones de borrachos ¿Podéis acaso acusar de loco al soñador? ¿Al poeta? ¿Podéis acusar al músico de difamar el sonido? ¿O acaso me acusaréis por hablar De un pez dragón? ¿O no quieres oír algo fantástico? En las estrellas, en las nubes Montar y volar bajo el mar Entre corales, bajo rocas, Sobre las grises nubes de la indiferencia.

67


No hay respeto para las almas del pasado Nuestro foco no existe… No somos flores, somos humanos…

66

Colores brillantes, relucientes escamas Metálicas en el cielo donde los astros no brillan Cruzando los montes, viendo a pequeñas personas Emprendiendo un viaje a un mundo que no vi… No poder sentir la diferencia entre lo real y lo irreal; Entre el sueño y la rutina. En manos de mi imaginación Dejé el tiempo volar. En mi onírico realismo Desperté en el prado celeste Descuidado y extrañado Rodeado de peces dragones. El sueño se volvió un pecado; Los anhelos, simples ambiciones; Mis ambiciones Simples Imposibles. Mis imposibles: una lucha contra el mundo. Lucha lunática, Sueños en el solsticio del pez dragón.

68


ARTE ES FRACASO

Paisajes grises sobre la capital De las almas sin gozo… Aquellas ideas desechadas Fracasando en la esperanza. Un poeta que prostituye su trabajo Como vil vino en caja. El Pintor que tiñe de rojo Con su propia sangre un cuadro. La cabeza del matemático Contra una calculadora de bolsillo. Un músico en tonos menores Dejó de sonreír luego del suicidio de un bufón. El bufón que antes de morir, cínicamente Negaba la vida a una mujer sin brazos. El que esta le de una sonrisa Hizo que el mi menor del músico le causara la muerte. Arte resignado, arte desperdiciado, Negado, asesinado, violado, mutilado, El político rompe la esperanza del pintor. El empresario arroya las manos al músico.

69

COGITO, ERGO SUM

ensayo por

Paula Rojas Herrera EL ENGAÑO DE UNA INDEPENDENCIA

Recuerdo mucho, como si fuese ayer, ese sonido, esa música en mi memoria que canturreaba una y otra vez una historia de los Andes, que le habían pegado a un tal “guatón”. No entendía muy bien por qué cada año junto con la llegada de la primavera se iniciaba una fiesta que incesantemente repetía ritmos al son de los guitarreos, los cuales se extendían por horas, junto con ello la casa llena de gente y con el paso de las horas se comenzaba a llenar de humo. ¡Claro! Se quemaban las empanadas. Entre tanto alboroto se había olvidado que estaban en el horno. Al paso de unos años entré al jardín y junto con esto comenzó mi vida escolar; empe-

cé a entender la razón por la que existía tanta celebración y conmoción en esa fecha. Me contaban una historia que se forjó en el año 1810 en la que repetían que todo comenzaba con el cuerpo colegiado creado por el cabildo abierto, el 18 de septiembre de ese mismo año, con el fin de emprender la organización Gubernamental de Chile, en pocas palabras buscaban la independencia y así dejar a un lado el dominio Español. Fui criada con el pensamiento de que había nacido en un gran país, que todos luchábamos por causas que creíamos justas, ¡que éramos valientes, se había logrado la independencia hace años! Chile mi país querido crecía en 71


Mi menor no para, el rojo es más vivo. El poeta idea una ecuación. El matemático Escribe un poema. El bufón canta sobre el odio. Los actores dramatizan la muerte. Los niños se aburren, se van Los adultos lo creen tonto Y aún así, el músico, el poeta, el pintor, El bufón, el actor, el matemático, luchan. Con cuerdas rotas, con lápices sin tinta, Sin pintura, cantan sobre la nueva esperanza, Sobre cómo la felicidad puede ser un tesoro Más grande que cualquier fortuna. ¡Alto…! El tiempo no para, esto es una excepción. Solo queda el sonido, y las pinturas… Sobreponiéndose a la frialdad humana, Pero nadie escucha.

70

mi corazón como un gran héroe. A medida que fui creciendo mi capacidad de razonar progresó: emprendí el camino a la realidad, fue un tanto triste. Mi país, el que yo creía perfecto, se desmoronaba y se convertía en una contrariedad, la desigualdad nos embargaba, cada vez, era más triste ver como en las noticias se exponía públicamente la venta de nuestra nación, el engaño a nuestras raíces, la falta de humanidad presente en nuestro pueblo, era algo vergonzoso. Me embargó una gran pregunta: ¿Por qué celebramos cada año? Si no hay nada qué festejar, cada minuto que pasa nuestras tierras eran explotadas por extranjeros, volvíamos a lo mismo, países anexos que tomaban el control de nuestras posesiones. Mientras tanto el tiempo sigue su rumbo imparable. Hoy por hoy, septiembre del 2010, se celebrara el bicentenario y vuelve a mi mente una pregunta que nace incansable cada año ¿Por qué celebrar? Se supone que celebraremos 200 años de independencia, pero cómo podemos creer en tan burdo fraude, si la burocracia estatal demuestra su incapacidad para administrar nuestros recursos básicos (agua, minerales, tierras, etc.) vendiéndolos al “mejor inversionista”, de manera que actualmente la gran mayoría de los bienes pertenecen a empresas ex-

trajeras, un caso claro es ENDESA que tiene el poder de un 80% de las aguas chilenas; se jactan de la gran empresa de cobre chileno CODELCO pero, sin embargo, los extranjeros se llevan todo el capital con el pretexto de dar trabajo. Han revendido el país sin importar a quien, se ha lucrado con la tierra engañando a los dueños legítimos de etnias precolombinas. A partir de esto no me queda más que decir que de esta manera violamos la memoria de quienes lucharon por tener una patria independiente.

72


ARTE ES FRACASO

Paisajes grises sobre la capital De las almas sin gozo… Aquellas ideas desechadas Fracasando en la esperanza. Un poeta que prostituye su trabajo Como vil vino en caja. El Pintor que tiñe de rojo Con su propia sangre un cuadro. La cabeza del matemático Contra una calculadora de bolsillo. Un músico en tonos menores Dejó de sonreír luego del suicidio de un bufón. El bufón que antes de morir, cínicamente Negaba la vida a una mujer sin brazos. El que esta le de una sonrisa Hizo que el mi menor del músico le causara la muerte. Arte resignado, arte desperdiciado, Negado, asesinado, violado, mutilado, El político rompe la esperanza del pintor. El empresario arroya las manos al músico.

69

COGITO, ERGO SUM

ensayo por

Paula Rojas Herrera EL ENGAÑO DE UNA INDEPENDENCIA

Recuerdo mucho, como si fuese ayer, ese sonido, esa música en mi memoria que canturreaba una y otra vez una historia de los Andes, que le habían pegado a un tal “guatón”. No entendía muy bien por qué cada año junto con la llegada de la primavera se iniciaba una fiesta que incesantemente repetía ritmos al son de los guitarreos, los cuales se extendían por horas, junto con ello la casa llena de gente y con el paso de las horas se comenzaba a llenar de humo. ¡Claro! Se quemaban las empanadas. Entre tanto alboroto se había olvidado que estaban en el horno. Al paso de unos años entré al jardín y junto con esto comenzó mi vida escolar; empe-

cé a entender la razón por la que existía tanta celebración y conmoción en esa fecha. Me contaban una historia que se forjó en el año 1810 en la que repetían que todo comenzaba con el cuerpo colegiado creado por el cabildo abierto, el 18 de septiembre de ese mismo año, con el fin de emprender la organización Gubernamental de Chile, en pocas palabras buscaban la independencia y así dejar a un lado el dominio Español. Fui criada con el pensamiento de que había nacido en un gran país, que todos luchábamos por causas que creíamos justas, ¡que éramos valientes, se había logrado la independencia hace años! Chile mi país querido crecía en 71


Mi menor no para, el rojo es más vivo. El poeta idea una ecuación. El matemático Escribe un poema. El bufón canta sobre el odio. Los actores dramatizan la muerte. Los niños se aburren, se van Los adultos lo creen tonto Y aún así, el músico, el poeta, el pintor, El bufón, el actor, el matemático, luchan. Con cuerdas rotas, con lápices sin tinta, Sin pintura, cantan sobre la nueva esperanza, Sobre cómo la felicidad puede ser un tesoro Más grande que cualquier fortuna. ¡Alto…! El tiempo no para, esto es una excepción. Solo queda el sonido, y las pinturas… Sobreponiéndose a la frialdad humana, Pero nadie escucha.

70

mi corazón como un gran héroe. A medida que fui creciendo mi capacidad de razonar progresó: emprendí el camino a la realidad, fue un tanto triste. Mi país, el que yo creía perfecto, se desmoronaba y se convertía en una contrariedad, la desigualdad nos embargaba, cada vez, era más triste ver como en las noticias se exponía públicamente la venta de nuestra nación, el engaño a nuestras raíces, la falta de humanidad presente en nuestro pueblo, era algo vergonzoso. Me embargó una gran pregunta: ¿Por qué celebramos cada año? Si no hay nada qué festejar, cada minuto que pasa nuestras tierras eran explotadas por extranjeros, volvíamos a lo mismo, países anexos que tomaban el control de nuestras posesiones. Mientras tanto el tiempo sigue su rumbo imparable. Hoy por hoy, septiembre del 2010, se celebrara el bicentenario y vuelve a mi mente una pregunta que nace incansable cada año ¿Por qué celebrar? Se supone que celebraremos 200 años de independencia, pero cómo podemos creer en tan burdo fraude, si la burocracia estatal demuestra su incapacidad para administrar nuestros recursos básicos (agua, minerales, tierras, etc.) vendiéndolos al “mejor inversionista”, de manera que actualmente la gran mayoría de los bienes pertenecen a empresas ex-

trajeras, un caso claro es ENDESA que tiene el poder de un 80% de las aguas chilenas; se jactan de la gran empresa de cobre chileno CODELCO pero, sin embargo, los extranjeros se llevan todo el capital con el pretexto de dar trabajo. Han revendido el país sin importar a quien, se ha lucrado con la tierra engañando a los dueños legítimos de etnias precolombinas. A partir de esto no me queda más que decir que de esta manera violamos la memoria de quienes lucharon por tener una patria independiente.

72


★ JUST DO IT THE CHILEAN WAY ★

Crónica por

María Antonieta Rojas Pérez VIAJE

Desperté temprano, sin ganas de acompañar a mi amiga a su disco, sin embargo, me levanté y me arreglé lo mejor que pude. Odio las discos, es malgastar dinero y tiempo para compartir con mis amigos. ¿Quiénes van a las discos? La mayoría solterones desesperados por poder tocarle el trasero a alguna mujer, no importa la edad, altura, gordura, sólo el morbo de sentirlo. También van a las discos mujeres deseosas porque le den un agarrón, sentirse importantes y orgullosas por unos instantes. Al llegar mi rostro se desfiguró, solamente jóvenes flaites, conjunto de bacterias que no saben qué hacer con sus vidas, lo más básico que se les ocurre es venderlas por internet con sus cortes solapillas y su estilo de rapero estadounidense mal copiado en conjunto con algún cantante de salsa… pobres. Esperé una eternidad mientras las “guerreras” se paseaban con sus pantalones colalés, su pantalón imitación de calzón chino, mostrando hasta lo que no ha visto la luz del día.

73

ENTRE PALABRAS

Con Angélica Panes Díaz Una intuición, escribir. Lo que fuera, escribir. Como fuera, escribir. Más tarde la sospecha: poesía, poemas.

Estudiante de Literatura Hispánica, Universidad de Chile, termina este año 2010. Tiene 24 años, una hija de 4. Ha participado en los talleres de poesía: “Códices”, impartido por Andrés Morales (U. de Chile), 2007; “Poesia hispanoamericana contemporánea, impartido por Héctor Hernández y Paula Ilabaca (Balmaceda 1215), 2008; “Poesía y edición”, impartido por Raúl Hernández y Gladys González 2009; “Laboratorio Creativo”, impartido por Germán Carrasco, (Balmaceda 1215), 2009. Actualmente es becaria del taller de la Fundación Neruda. Cuando la escuchamos en una pequeña salita, el miércoles 01 de septiembre, en una de las sesiones del Encuentro Internacional de Poesía y Diversidad, Perspectivas en el Bicentenario, que se llevó a efecto en la Universidad de Chile, supimos casi unánimemente que entre todos ella. Los todos poetas jóvenes eran Andrea Ocampo, Felipe Kong, Pablo Paredes, Diego Ramírez, Pablo Yáñez, Claudia Kennedy, Carlos Cordero y Alexia Caratazos, pero supimos que era ella a quién entrevistaríamos… ya leerán por qué en los textos que seleccionamos de su poemario inédito Barriada. Nos confió: “Mi interés por la poesía, por escribir es de siempre, casi como una vocación, por eso estudio lo que estudio, no podría hacer otra cosa en la vida. Desde esta certeza es que han ido surgiendo los poemas y los que ustedes pudieron apreciar (cosa que claramente agradezco mucho) son parte de una etapa donde siento que he encontrado un tono y una forma que me permiten expresar, plasmar esa cotidianidad, esa simpleza de las cosas...”

75


Al querer entrar, luego de pagar mi mugrosa entrada, dos gigantes postes negros me revisan de pies a cabeza. Como si fuera su pantalón me quitaron el cinturón. ¿Qué les pasa? ¿No le quitan la droga, lo ignorante, la cortapluma al flaite que estaba a mi costado? y a mí me arrebatan mi cinturón preferido sin dejarme ni siquiera emitir algún sonido, solo me lanzan dentro de la disco. Fue uno de los días más aburridos, peor que tener que ver el canal evangélico. Adentro todos se idolatraban “el Chechito del boom” ¿Quién es ese mendigo? “el Chuncho” ¿y ese delincuente? “la Doll” ¿y esa casi prostituta precoz?, gente sin importancia y que entre ellos son los mejores, los reyes… ¿De qué? ¿De la flojera? ¿De la ignorancia? Pobres. Ese fue un incomodo mal día.

74

En primer lugar, quisiéramos saber cómo te iniciaste en la práctica poética. ¿Encuentro casual en la mesa del quirófano? ¿Algún mentor profesor, amigo, familiar? ¿Un libro, un personaje tal vez?

En este siglo XXI, al parecer cada vez más pragmático, ¿vislumbras un lugar preponderante para el ejercicio poético?

Es difícil. Uno que está inmerso en una sociedad de consumo, una sociedad cada vez más individualista, más ensimismada, donde todo vale algo, se pregunta qué valor tangible tiene la poesía, qué lugar ocupa, en términos pragmáticos para qué sirve. A veces se entra en esos cuestionamientos, en esa lógica medio materialista de la poesía, del ejercicio poético, como si lo que valiera fuera el objeto “libro”. La poesía y en general las artes pienso que son esenciales a la sociedad, son una pata de la mesa, son un área que permite canalizar visiones de mundo, emociones, realidades. Permiten que vivencias trágicas o comunes adquieran un valor mayor, no material, un realce, un vuelco. Por ejemplo, cuando se hace una obra de teatro basada en el caso de Hans Pozo o el Tila, uno ya no tiene enfrente la figura que los medios nos muestran e imponen, sino que puede llegar a entender otras aristas de esas vidas, no son justificaciones, pero hacen que esas personas, por ejemplo, tengan una oportunidad de ser comprendidas. Yo creo que eso es lo que pasa con la poesía, es necesaria, aun cuando pueda parecer que ya no hay nada sobre que escribir o existan prejuicios

Uno siempre se pregunta en qué momento surgen las ganas de escribir, trata de buscar alguna filiación, un pariente al que le haya gustado leer mucho o escribir unos versitos por ahí, por último alguno que sea bueno para contar historias, inventar chismes solemnes o relatos de sobre mesa que mantuvieran la atención más allá de los bajativos y tecitos correspondientes. O bien se buscan en situaciones: los primeros libros regalados, libros de ediciones escolares comprados con esfuerzo, casi los únicos de la casa, aparte de la biblia o el diario, el recuerdo de no saber escribir pero estarle contando una historia truculenta al padre para que la escribiera. Yo creo que uno se “inicia” cuando asume que “escribir” es lo que quiere hacer en la vida, aun cuando esto suene casi utópico, pero me refiero a que la iniciación es tomar conciencia de la vocación escritural, como la toma de conciencia de cualquier otra vocación, puesto que creo que uno nace con una especie de “pulsión” que lo hace escribir, una necesidad casi.

76


★ JUST DO IT THE CHILEAN WAY ★

Crónica por

María Antonieta Rojas Pérez VIAJE

Desperté temprano, sin ganas de acompañar a mi amiga a su disco, sin embargo, me levanté y me arreglé lo mejor que pude. Odio las discos, es malgastar dinero y tiempo para compartir con mis amigos. ¿Quiénes van a las discos? La mayoría solterones desesperados por poder tocarle el trasero a alguna mujer, no importa la edad, altura, gordura, sólo el morbo de sentirlo. También van a las discos mujeres deseosas porque le den un agarrón, sentirse importantes y orgullosas por unos instantes. Al llegar mi rostro se desfiguró, solamente jóvenes flaites, conjunto de bacterias que no saben qué hacer con sus vidas, lo más básico que se les ocurre es venderlas por internet con sus cortes solapillas y su estilo de rapero estadounidense mal copiado en conjunto con algún cantante de salsa… pobres. Esperé una eternidad mientras las “guerreras” se paseaban con sus pantalones colalés, su pantalón imitación de calzón chino, mostrando hasta lo que no ha visto la luz del día.

73

ENTRE PALABRAS

Con Angélica Panes Díaz Una intuición, escribir. Lo que fuera, escribir. Como fuera, escribir. Más tarde la sospecha: poesía, poemas.

Estudiante de Literatura Hispánica, Universidad de Chile, termina este año 2010. Tiene 24 años, una hija de 4. Ha participado en los talleres de poesía: “Códices”, impartido por Andrés Morales (U. de Chile), 2007; “Poesia hispanoamericana contemporánea, impartido por Héctor Hernández y Paula Ilabaca (Balmaceda 1215), 2008; “Poesía y edición”, impartido por Raúl Hernández y Gladys González 2009; “Laboratorio Creativo”, impartido por Germán Carrasco, (Balmaceda 1215), 2009. Actualmente es becaria del taller de la Fundación Neruda. Cuando la escuchamos en una pequeña salita, el miércoles 01 de septiembre, en una de las sesiones del Encuentro Internacional de Poesía y Diversidad, Perspectivas en el Bicentenario, que se llevó a efecto en la Universidad de Chile, supimos casi unánimemente que entre todos ella. Los todos poetas jóvenes eran Andrea Ocampo, Felipe Kong, Pablo Paredes, Diego Ramírez, Pablo Yáñez, Claudia Kennedy, Carlos Cordero y Alexia Caratazos, pero supimos que era ella a quién entrevistaríamos… ya leerán por qué en los textos que seleccionamos de su poemario inédito Barriada. Nos confió: “Mi interés por la poesía, por escribir es de siempre, casi como una vocación, por eso estudio lo que estudio, no podría hacer otra cosa en la vida. Desde esta certeza es que han ido surgiendo los poemas y los que ustedes pudieron apreciar (cosa que claramente agradezco mucho) son parte de una etapa donde siento que he encontrado un tono y una forma que me permiten expresar, plasmar esa cotidianidad, esa simpleza de las cosas...”

75


Al querer entrar, luego de pagar mi mugrosa entrada, dos gigantes postes negros me revisan de pies a cabeza. Como si fuera su pantalón me quitaron el cinturón. ¿Qué les pasa? ¿No le quitan la droga, lo ignorante, la cortapluma al flaite que estaba a mi costado? y a mí me arrebatan mi cinturón preferido sin dejarme ni siquiera emitir algún sonido, solo me lanzan dentro de la disco. Fue uno de los días más aburridos, peor que tener que ver el canal evangélico. Adentro todos se idolatraban “el Chechito del boom” ¿Quién es ese mendigo? “el Chuncho” ¿y ese delincuente? “la Doll” ¿y esa casi prostituta precoz?, gente sin importancia y que entre ellos son los mejores, los reyes… ¿De qué? ¿De la flojera? ¿De la ignorancia? Pobres. Ese fue un incomodo mal día.

74

En primer lugar, quisiéramos saber cómo te iniciaste en la práctica poética. ¿Encuentro casual en la mesa del quirófano? ¿Algún mentor profesor, amigo, familiar? ¿Un libro, un personaje tal vez?

En este siglo XXI, al parecer cada vez más pragmático, ¿vislumbras un lugar preponderante para el ejercicio poético?

Es difícil. Uno que está inmerso en una sociedad de consumo, una sociedad cada vez más individualista, más ensimismada, donde todo vale algo, se pregunta qué valor tangible tiene la poesía, qué lugar ocupa, en términos pragmáticos para qué sirve. A veces se entra en esos cuestionamientos, en esa lógica medio materialista de la poesía, del ejercicio poético, como si lo que valiera fuera el objeto “libro”. La poesía y en general las artes pienso que son esenciales a la sociedad, son una pata de la mesa, son un área que permite canalizar visiones de mundo, emociones, realidades. Permiten que vivencias trágicas o comunes adquieran un valor mayor, no material, un realce, un vuelco. Por ejemplo, cuando se hace una obra de teatro basada en el caso de Hans Pozo o el Tila, uno ya no tiene enfrente la figura que los medios nos muestran e imponen, sino que puede llegar a entender otras aristas de esas vidas, no son justificaciones, pero hacen que esas personas, por ejemplo, tengan una oportunidad de ser comprendidas. Yo creo que eso es lo que pasa con la poesía, es necesaria, aun cuando pueda parecer que ya no hay nada sobre que escribir o existan prejuicios

Uno siempre se pregunta en qué momento surgen las ganas de escribir, trata de buscar alguna filiación, un pariente al que le haya gustado leer mucho o escribir unos versitos por ahí, por último alguno que sea bueno para contar historias, inventar chismes solemnes o relatos de sobre mesa que mantuvieran la atención más allá de los bajativos y tecitos correspondientes. O bien se buscan en situaciones: los primeros libros regalados, libros de ediciones escolares comprados con esfuerzo, casi los únicos de la casa, aparte de la biblia o el diario, el recuerdo de no saber escribir pero estarle contando una historia truculenta al padre para que la escribiera. Yo creo que uno se “inicia” cuando asume que “escribir” es lo que quiere hacer en la vida, aun cuando esto suene casi utópico, pero me refiero a que la iniciación es tomar conciencia de la vocación escritural, como la toma de conciencia de cualquier otra vocación, puesto que creo que uno nace con una especie de “pulsión” que lo hace escribir, una necesidad casi.

76


sobre su ejercicio, estará presente como un canalizador de las emociones, de las existencias. Su lugar es ser un registro estético de la realidad, que tiene la ventaja de no ser nunca homogéneo puesto que las voces que surgen, los que escriben, lo hacen desde la propia palestra, desde los propios gustos y motivaciones personales, tanto estéticas como temáticas. ¿Qué rol cabe a los jóvenes en esa posible visión?

Un rol fundamental, porque es en esta etapa donde se es más arriesgado, más arrojado para expresar las cosas, para permitirse la libertad de decir lo que se piensa sin miedo, sin presiones, por último por rebeldía, como dice por ahí un discurso “ser joven y no ser revolucionario es hasta un contradicción biológica” y eso creo que pasa en estos momentos, los jóvenes viven (vivimos) en esta contradicción, en un pasividad exasperante. Un abulia generalizada, propiciada quizás por el desarrollo de la misma sociedad, donde es mejor no meterse con el otro, vivir aislado… no sé, pienso que es fundamental estar ahí, “donde las papas queman” (protestas, expresiones artísticas, política, etc.)

¿Cuál consideras que es la mejor forma de incentivar a los jóvenes a participar en la literatura, en especial, en la poesía?

A mi parecer es súper complejo buscar una fórmula que incentive la literatura o la poesía porque en general se presenta en un formato poco atrayente, cuando existe internet y el cine, por ejemplo. Pero igual pienso que es fundamental el incentivo desde siempre a los niños, leerles cuentos y después en el colegio proponer lecturas de los clásicos o de obras literarias, generar el espacio, no sólo hacerles leer un libro para una prueba sin explicar aunque sea mínimamente el contexto de la obra o bien proponerles lecturas nuevas, nuevos giros o parangones con la realidad que a ellos les toca vivir. Pero es complejo igual, hay errores de base, de incentivo. Es que estamos sumidos en un momento donde la lectura es casi perdida de tiempo, cuando se puede bajar resúmenes de los libros, o poco importa saber quién fue don Quijote o sobre tal o cual autor. Si no hay un interés por la narrativa, más difícil aún es el camino para la poesía que ni siquiera es vista en los planes de estudio, más que en su aspecto formal o como “ejemplo de”. Creo que más que un incentivo hay que ser majadero no más, mostrar textos y libros porque siempre va a haber alguien que se interese. Y en este “acto majadero” más que nada proponer autores, 77

obra se queda en un mero gesto confesional y uno sabe, intuye que lo que está leyendo le falta algo o que no llega, que algo pasa con tal o cual libro que no impacta, que no sorprende. Yo creo que la bondad de una obra está en los grados de honestidad que uno pueda percibir en ella. Se trata de escribir de tal forma que el otro entienda, capte las ideas, se quede y merodee el libro, lo disfrute o le disguste, que le genere cosas. Que doble las hojas, que las marque, que el libro no se quede como adorno en un estante de la casa, que por último anote unos versitos en el nick de messenger o facebook… por último. ¿Qué significa el barrio para ti? ¿Y el barro, que lo sigue en la reordenación de sus letras?

Partí al revés, Barro, primero, la imagen de la tierra mojada, de las manchas en los pies. Barro significa el nexo con los recuerdos de infancia, con el calor del verano, con ese tipo de imágenes. Luego empecé a notar que los poemas los ligaba algo más, no eran puras imágenes o recuerdos personales, eran la vivencia de este lugar, de estas calles y casas, la simpleza de la que quería hablar en mis poemas y que estaba aquí. También hay una intención medio (como decirlo) “política” de fondo en términos de defender un quehacer poético alejado del estereotipo del

poeta, que habla sólo de cosas trascendentales o muere fulminado de amor o se dedica a explorar la sensualidad en los poemas (característica asociada comúnmente a la poesía femenina). No, es necesario hablar de las cosas cotidianas, de los actos familiares, hay tanta belleza en ellos, en estarse bajo un parrón en verano, en sentir la lluvia en los techos de zinc, esa cosa hermosa que tiene la pobreza como el olor de las tostadas mientras la casa se azumaga. Barro y Barrio significan poder evocar, transmitir estas sensaciones, lograr que el lector diga “si yo igual he sentido esto”. Que logre ver lo que le cuento en los poemas, eso es fundamental y es lo que busco con eso poemas aunados bajo estos conceptos. En tu blog exploras el tema erótico donde el hablante se desdobla y parece enamorarse de sí mismo, una temática y una forma absolutamente distinta a la que manifiestas en el arte poética y poemas que nos enviaste ¿Hay algún cruce entre ambas manifestaciones? ¿Son trabajos independientes?

Sí, lo del blog empezó mucho antes que Barriada, aunque hace poco estuve releyéndolo y hay algunos atisbos de él en esos textos. El blog es una escritura más “improvisada” un temática diferente, explorar en lo erótico, lo sensual, pero para 79


palpables, con sus poemas precisos. Gonzalo Rojas y toda esa sonoridad que despliega además de la sensualidad. Algunos poetas extranjeros como Cesar Vallejo que representa esa conjunción entre vida y poesía, los poetas malditos, como Baudelaire o Rimbaud, los ingleses como T.S Eliot. En fin hay tantos.

lecturas. En términos prácticos y reales siempre son un incentivo los talleres, las cosas extracurriculares, lo que se salga de la norma… además permiten un trabajo más acotado. ¿Cuáles son las influencias literarias que te han marcado y por qué?

Mis influencias literarias parten en la narrativa, sobre todo latinoamericana. Cuando uno descubre autores como Gabriel García Márquez, sus Cien años de soledad que es el relojito suizo de las novelas (si se me permite la comparación) o las Crónicas de una muerte anunciada. Luego uno descubre a Cortázar y pareciera que se pierde por las calles parisinas, entre la Maga y Oliveira, en Rayuela, o sus cuentos, casi todos sus cuentos. Es que Cortázar es de un ingenio que fascina. Luego están los autores chilenos como María Luisa Bombal, Carlos Droguett, algunas novelas de José Donoso. En el ámbito de la poesía debo reconocer que son los chilenos, mis principales influencias, entre ellos, Gabriela Mistral que siempre es un descubrimiento leerla, Pablo de Rokha es fuerza, es un una verborrea potente, una voz fuerte. Como no mencionar las Residencia en la tierra de Pablo Neruda. Luego las influencias más directas como Gonzalo Millán, con versos tan simples, tan

¿Existe una forma para determinar, con algún grado de exactitud, si una obra es buena o mala? ¿Cómo valoras la bondad de una obra creada?

Quizás se pueda evaluar una obra en términos formales, si es que los poemas “suenan” bien y no “ripiosos” al leerlos, si no se cometen faltas en las construcciones sintácticas, (faltas no intencionales, me refiero). Una obra puede estar bien o mal construida, eso creo, es innegable. Temáticamente se puede escribir sobre lo que sea, pero lo importante es cómo se presente la obra. No se puede llegar y mostrar o leer un poema que tenga faltas ortográficas, errores en la construcción oracional o de sentido. Eso es una falta de respeto hacia el lector (a menos que uno entienda que la obra tiene esa intención) y también una falta de prolijidad, de trabajo. Es cierto que hay cuotas de vocación, inspiración o vuelos poéticos, pero no basta con eso, hay que escribir y borrar y escribir de nuevo. O si no la 78

encontrar un forma que no se quede sólo en eso. Es una historia, es un juego de voces que en algún momento se empieza a cruzar con Barro, o se llena de barro, pero en esencia son trabajos indepen-

FRAGMENTOS DEL POEMARIO INÉDITO

BARRIADA

ESPACIAR LA CASA

Cambiar de posición los muebles y dejar que las corrientes de aire en los pasillos el viento hasta el fondo donde la maestría para levantar los cordeles de la ropa tornaba el patio en un conjunto de palos a sortear y el juego era sacar la lengua y esperar la gota morena desde la ropa que estilaba.

80


sobre su ejercicio, estará presente como un canalizador de las emociones, de las existencias. Su lugar es ser un registro estético de la realidad, que tiene la ventaja de no ser nunca homogéneo puesto que las voces que surgen, los que escriben, lo hacen desde la propia palestra, desde los propios gustos y motivaciones personales, tanto estéticas como temáticas. ¿Qué rol cabe a los jóvenes en esa posible visión?

Un rol fundamental, porque es en esta etapa donde se es más arriesgado, más arrojado para expresar las cosas, para permitirse la libertad de decir lo que se piensa sin miedo, sin presiones, por último por rebeldía, como dice por ahí un discurso “ser joven y no ser revolucionario es hasta un contradicción biológica” y eso creo que pasa en estos momentos, los jóvenes viven (vivimos) en esta contradicción, en un pasividad exasperante. Un abulia generalizada, propiciada quizás por el desarrollo de la misma sociedad, donde es mejor no meterse con el otro, vivir aislado… no sé, pienso que es fundamental estar ahí, “donde las papas queman” (protestas, expresiones artísticas, política, etc.)

¿Cuál consideras que es la mejor forma de incentivar a los jóvenes a participar en la literatura, en especial, en la poesía?

A mi parecer es súper complejo buscar una fórmula que incentive la literatura o la poesía porque en general se presenta en un formato poco atrayente, cuando existe internet y el cine, por ejemplo. Pero igual pienso que es fundamental el incentivo desde siempre a los niños, leerles cuentos y después en el colegio proponer lecturas de los clásicos o de obras literarias, generar el espacio, no sólo hacerles leer un libro para una prueba sin explicar aunque sea mínimamente el contexto de la obra o bien proponerles lecturas nuevas, nuevos giros o parangones con la realidad que a ellos les toca vivir. Pero es complejo igual, hay errores de base, de incentivo. Es que estamos sumidos en un momento donde la lectura es casi perdida de tiempo, cuando se puede bajar resúmenes de los libros, o poco importa saber quién fue don Quijote o sobre tal o cual autor. Si no hay un interés por la narrativa, más difícil aún es el camino para la poesía que ni siquiera es vista en los planes de estudio, más que en su aspecto formal o como “ejemplo de”. Creo que más que un incentivo hay que ser majadero no más, mostrar textos y libros porque siempre va a haber alguien que se interese. Y en este “acto majadero” más que nada proponer autores, 77

obra se queda en un mero gesto confesional y uno sabe, intuye que lo que está leyendo le falta algo o que no llega, que algo pasa con tal o cual libro que no impacta, que no sorprende. Yo creo que la bondad de una obra está en los grados de honestidad que uno pueda percibir en ella. Se trata de escribir de tal forma que el otro entienda, capte las ideas, se quede y merodee el libro, lo disfrute o le disguste, que le genere cosas. Que doble las hojas, que las marque, que el libro no se quede como adorno en un estante de la casa, que por último anote unos versitos en el nick de messenger o facebook… por último. ¿Qué significa el barrio para ti? ¿Y el barro, que lo sigue en la reordenación de sus letras?

Partí al revés, Barro, primero, la imagen de la tierra mojada, de las manchas en los pies. Barro significa el nexo con los recuerdos de infancia, con el calor del verano, con ese tipo de imágenes. Luego empecé a notar que los poemas los ligaba algo más, no eran puras imágenes o recuerdos personales, eran la vivencia de este lugar, de estas calles y casas, la simpleza de la que quería hablar en mis poemas y que estaba aquí. También hay una intención medio (como decirlo) “política” de fondo en términos de defender un quehacer poético alejado del estereotipo del

poeta, que habla sólo de cosas trascendentales o muere fulminado de amor o se dedica a explorar la sensualidad en los poemas (característica asociada comúnmente a la poesía femenina). No, es necesario hablar de las cosas cotidianas, de los actos familiares, hay tanta belleza en ellos, en estarse bajo un parrón en verano, en sentir la lluvia en los techos de zinc, esa cosa hermosa que tiene la pobreza como el olor de las tostadas mientras la casa se azumaga. Barro y Barrio significan poder evocar, transmitir estas sensaciones, lograr que el lector diga “si yo igual he sentido esto”. Que logre ver lo que le cuento en los poemas, eso es fundamental y es lo que busco con eso poemas aunados bajo estos conceptos. En tu blog exploras el tema erótico donde el hablante se desdobla y parece enamorarse de sí mismo, una temática y una forma absolutamente distinta a la que manifiestas en el arte poética y poemas que nos enviaste ¿Hay algún cruce entre ambas manifestaciones? ¿Son trabajos independientes?

Sí, lo del blog empezó mucho antes que Barriada, aunque hace poco estuve releyéndolo y hay algunos atisbos de él en esos textos. El blog es una escritura más “improvisada” un temática diferente, explorar en lo erótico, lo sensual, pero para 79


palpables, con sus poemas precisos. Gonzalo Rojas y toda esa sonoridad que despliega además de la sensualidad. Algunos poetas extranjeros como Cesar Vallejo que representa esa conjunción entre vida y poesía, los poetas malditos, como Baudelaire o Rimbaud, los ingleses como T.S Eliot. En fin hay tantos.

lecturas. En términos prácticos y reales siempre son un incentivo los talleres, las cosas extracurriculares, lo que se salga de la norma… además permiten un trabajo más acotado. ¿Cuáles son las influencias literarias que te han marcado y por qué?

Mis influencias literarias parten en la narrativa, sobre todo latinoamericana. Cuando uno descubre autores como Gabriel García Márquez, sus Cien años de soledad que es el relojito suizo de las novelas (si se me permite la comparación) o las Crónicas de una muerte anunciada. Luego uno descubre a Cortázar y pareciera que se pierde por las calles parisinas, entre la Maga y Oliveira, en Rayuela, o sus cuentos, casi todos sus cuentos. Es que Cortázar es de un ingenio que fascina. Luego están los autores chilenos como María Luisa Bombal, Carlos Droguett, algunas novelas de José Donoso. En el ámbito de la poesía debo reconocer que son los chilenos, mis principales influencias, entre ellos, Gabriela Mistral que siempre es un descubrimiento leerla, Pablo de Rokha es fuerza, es un una verborrea potente, una voz fuerte. Como no mencionar las Residencia en la tierra de Pablo Neruda. Luego las influencias más directas como Gonzalo Millán, con versos tan simples, tan

¿Existe una forma para determinar, con algún grado de exactitud, si una obra es buena o mala? ¿Cómo valoras la bondad de una obra creada?

Quizás se pueda evaluar una obra en términos formales, si es que los poemas “suenan” bien y no “ripiosos” al leerlos, si no se cometen faltas en las construcciones sintácticas, (faltas no intencionales, me refiero). Una obra puede estar bien o mal construida, eso creo, es innegable. Temáticamente se puede escribir sobre lo que sea, pero lo importante es cómo se presente la obra. No se puede llegar y mostrar o leer un poema que tenga faltas ortográficas, errores en la construcción oracional o de sentido. Eso es una falta de respeto hacia el lector (a menos que uno entienda que la obra tiene esa intención) y también una falta de prolijidad, de trabajo. Es cierto que hay cuotas de vocación, inspiración o vuelos poéticos, pero no basta con eso, hay que escribir y borrar y escribir de nuevo. O si no la 78

encontrar un forma que no se quede sólo en eso. Es una historia, es un juego de voces que en algún momento se empieza a cruzar con Barro, o se llena de barro, pero en esencia son trabajos indepen-

FRAGMENTOS DEL POEMARIO INÉDITO

BARRIADA

ESPACIAR LA CASA

Cambiar de posición los muebles y dejar que las corrientes de aire en los pasillos el viento hasta el fondo donde la maestría para levantar los cordeles de la ropa tornaba el patio en un conjunto de palos a sortear y el juego era sacar la lengua y esperar la gota morena desde la ropa que estilaba.

80


DE LA ESCOBILLADA EN EL PATIO

Las nervaduras en tonalidades verdosas o el irse pudriendo la batea de madera por el uso. Escurrir el agua, baldear y el barro negro o podredumbre. II Una piel estalla en tonalidades salinas mientras escobilla sobre una tabla un sonido rasposo y restriega la mugre, las manchas de aceite o de sangre. Escurre el agua baldeada sobre el cemento y se evapora como si un espesor a eso de las tres de la tarde en tanto puños y palmas enjabonadas resbalosas rojizas. El restriego o la friega hasta las tonalidades salino-sangrantes. III La costumbre es escobillar las alfombras: las rodillas rojizas la frente sudada mientras sonríen como niños que juegan 81

MAS BARRO SEREMOS

La untuosidad de toda la tierra viscosa surco húmedo o postrera grieta expuesta en todo su resquebrajamiento: una zanja o batir la hendidura y hacer propiedad a este terreno baldío por donde pasamos dejando la huella como estela de caracoles nocturnos que sortean el paso de un antejardín con cerámicas descoloridas.

83


y se mojan delante de un grifo abierto a eso de las tres de la tarde para pasar el hambre, el calor el impúber pelaje de sus torsos desnudos. El hábito es escobillar las alfombras en mitad de la calle dejar que el agua escurra por los antejardines vecinos y que huelan el cemento mojado mezcla de detergente y cloro: el deseo de la limpieza.

82

LAS ABUELAS SUELEN SENTARSE A LA VERA DEL CAMINO

Donde la sombra de los árboles y el agua de los grifos abiertos escurre avenida abajo. Y se sientan a mirar los autos, los micros contar el andar de la gente que sin tantos pudores muéstrase: enormes piernas a todo sol, chalas embarradas, tobillos sucios hombres a torsos descubiertos mostrando el tatuado o las cicatrices de los punzones otorgados o adquiridos en algún patio caliente. Y se sientan a la vera del camino, posan sus sillas plegables miran este paisaje de desordenes donde las niñas lucen sus traseritos al mejor postor entre la ida a la carnicería, el quiosco y un paradero que acrecienta las miradas lascivas de los mismos viejos que departen las hazañas futboleras del Tricolor Club antes de la diabetes y las amputaciones antes, cuando el panorama era ir a las quintas de recreo con chiquillas alegres que se contorneaban al son al son de unos catres de bronce que se hundían porque iban cediendo a los avatares de toda esa inventiva de sudor y sopor a esa hora de la tarde y a esta hora cuando el agua escurre, cuando el olor de los duraznos reventados no alcanza a podrido y parece agradable dejarse ir con los segundos o a la vera del camino.

84


DE LA ESCOBILLADA EN EL PATIO

Las nervaduras en tonalidades verdosas o el irse pudriendo la batea de madera por el uso. Escurrir el agua, baldear y el barro negro o podredumbre. II Una piel estalla en tonalidades salinas mientras escobilla sobre una tabla un sonido rasposo y restriega la mugre, las manchas de aceite o de sangre. Escurre el agua baldeada sobre el cemento y se evapora como si un espesor a eso de las tres de la tarde en tanto puños y palmas enjabonadas resbalosas rojizas. El restriego o la friega hasta las tonalidades salino-sangrantes. III La costumbre es escobillar las alfombras: las rodillas rojizas la frente sudada mientras sonríen como niños que juegan 81

MAS BARRO SEREMOS

La untuosidad de toda la tierra viscosa surco húmedo o postrera grieta expuesta en todo su resquebrajamiento: una zanja o batir la hendidura y hacer propiedad a este terreno baldío por donde pasamos dejando la huella como estela de caracoles nocturnos que sortean el paso de un antejardín con cerámicas descoloridas.

83


y se mojan delante de un grifo abierto a eso de las tres de la tarde para pasar el hambre, el calor el impúber pelaje de sus torsos desnudos. El hábito es escobillar las alfombras en mitad de la calle dejar que el agua escurra por los antejardines vecinos y que huelan el cemento mojado mezcla de detergente y cloro: el deseo de la limpieza.

82

LAS ABUELAS SUELEN SENTARSE A LA VERA DEL CAMINO

Donde la sombra de los árboles y el agua de los grifos abiertos escurre avenida abajo. Y se sientan a mirar los autos, los micros contar el andar de la gente que sin tantos pudores muéstrase: enormes piernas a todo sol, chalas embarradas, tobillos sucios hombres a torsos descubiertos mostrando el tatuado o las cicatrices de los punzones otorgados o adquiridos en algún patio caliente. Y se sientan a la vera del camino, posan sus sillas plegables miran este paisaje de desordenes donde las niñas lucen sus traseritos al mejor postor entre la ida a la carnicería, el quiosco y un paradero que acrecienta las miradas lascivas de los mismos viejos que departen las hazañas futboleras del Tricolor Club antes de la diabetes y las amputaciones antes, cuando el panorama era ir a las quintas de recreo con chiquillas alegres que se contorneaban al son al son de unos catres de bronce que se hundían porque iban cediendo a los avatares de toda esa inventiva de sudor y sopor a esa hora de la tarde y a esta hora cuando el agua escurre, cuando el olor de los duraznos reventados no alcanza a podrido y parece agradable dejarse ir con los segundos o a la vera del camino.

84


Diego Cáceres Acebedo CRÓNICAS ALIENÍGENAS PARTE 1 “LA VERDADERA IDENTIDAD DE JON”

Jon era un chico muy extraño, nadie lo conocía muy bien, sin excluirme a mí su propio vecino. No es que fuera tonto ni mucho menos, solo que era demasiado callado y misterioso. Incluso en algún momento llegué a creer que él podría ser un alienígena o alguna especie de criatura extraña, pero no estuve seguro de nada hasta aquella noche, en la cual lo que mis ojos vieron fue algo completamente sobrenatural. Todo comenzaba como un día normal, los pajaritos cantando, el sol saliendo entre las montañas, y ese eco constante de los autos en la calle. Era pleno enero y aunque eran tan sólo las 9:16 am, el sol ya estaba matando. Decidí vestirme e ir a desayunar, mamá había preparado panques, pero raramente cuando bajé se me había quitado el apetito, aún así tomé mi desayuno y salí a la calle. De pronto recordé que había quedado con Ignacio para un partido de fútbol junto a los otros chicos, cuando llegué resulto ser que sólo faltaba yo y como siempre Jon no estaba. Él no era de los que saliera mucho a la calle y menos a jugar fútbol, pero cuando lo hacía jugaba estupendamente. Y ahí estaba, jugando un partido de fútbol a mediodía con un sol que quemaba de pies a cabeza, cuando terminamos el partido, que por cierto mi equipo gano 15-12, nos fuimos a casa de un amigo que nos había invitado a una completada con música y todo el rollo. Jugamos un poco de ping pong y luego cada uno se fue a sus respectivas casas.

85

Eduardo Méndez Illesca

YA NO ESTÁS

La duda de volver a verte me sofoca. Despierto con mirada infinita desde este cuarto oscuro, desde el fondo de mis sueños… y tú no estás. La angustia agrieta las murallas de mi mente despertando el silencio, mis vagas conjeturas. Los recuerdos son una maldición de tu lejana silueta que el mar de sábanas aleja. Me sumerjo. Sólo tengo mi lienzo… Dejaré de amarte cuando dibuje el sonido de una lágrima al caer.

87


Mientras iba camino a casa vi a Jon comprando en el bazar de la esquina, me acerque a él y lo saludé, él respondió con un “Hola” muy frío, intenté mantener una conversación con él, pero cada vez respondía de una forma fría y como tratando de cortar la conversación, decidí no alargar más las cosas y me marché mientras él seguía comprando. Cuando iba llegando a casa escuché una especie de grito o grujido que provenía de la casa de Jon, no es que sea intruso ni nada por el estilo, pero aquello me había asustado y preocupado bastante, por lo que decidí acercarme y tocar la puerta pero no salía nadie, luego me di cuenta que la puerta estaba junta así que la abrí y entre en la casa. Una vez ya adentro me encontré con un desorden enorme y vi una figura igualita a Jon subiendo rápidamente por las escaleras, aunque aquello me parecía imposible ya que Jon se había quedado comprando en el bazar. Subí rápidamente las escaleras para ver que sucedía y vi a Jon entrar y encerrarse en una de las habitaciones, me acerqué lentamente a abrir la puerta, pero lo que vi no fue a Jon, si no una criatura de un color verde azulado con un aspecto bastante similar a Jon, era como un alienígena de esos que aparecen en las ilustraciones de los cuentos. Luego se dio vuelta y me miró, intente mover mi cuerpo y salir corriendo de ahí, pero mi cuerpo estaba totalmente congelado, la criatura aun me miraba y me dijo algo, no estoy tan seguro de lo que fue, pero dijo algo así como “Adiós”. Tendría sentido ya que luego comenzó a irradiar una luz verde y eso es lo último de lo que me acuerdo ya que me desmayé. Cuando desperté ya no había nadie en la casa, y en la habitación de Jon no había nada, creo que nunca sabré a donde fue Jon y exactamente qué fue lo que pasó aquella noche, nunca más se supo de él, pero supongo que lo mejor será que quede como un misterio.

¡Siga leyendo este cuento en Cerbatana Virtual! http://revistacerbatana.blogspot.com 86


Diego Cácerea Acebedo CRÓNICAS ALIENÍGENAS PARTE 1 “LA VERDADERA IDENTIDAD DE JON”

Jon era un chico muy extraño, nadie lo conocía muy bien, sin excluirme a mí su propio vecino. No es que fuera tonto ni mucho menos, solo que era demasiado callado y misterioso. Incluso en algún momento llegué a creer que él podría ser un alienígena o alguna especie de criatura extraña, pero no estuve seguro de nada hasta aquella noche, en la cual lo que mis ojos vieron fue algo completamente sobrenatural. Todo comenzaba como un día normal, los pajaritos cantando, el sol saliendo entre las montañas, y ese eco constante de los autos en la calle. Era pleno enero y aunque eran tan sólo las 9:16 am, el sol ya estaba matando. Decidí vestirme e ir a desayunar, mamá había preparado panques, pero raramente cuando bajé se me había quitado el apetito, aún así tomé mi desayuno y salí a la calle. De pronto recordé que había quedado con Ignacio para un partido de fútbol junto a los otros chicos, cuando llegué resulto ser que sólo faltaba yo y como siempre Jon no estaba. Él no era de los que saliera mucho a la calle y menos a jugar fútbol, pero cuando lo hacía jugaba estupendamente. Y ahí estaba, jugando un partido de fútbol a mediodía con un sol que quemaba de pies a cabeza, cuando terminamos el partido, que por cierto mi equipo gano 15-12, nos fuimos a casa de un amigo que nos había invitado a una completada con música y todo el rollo. Jugamos un poco de ping pong y luego cada uno se fue a sus respectivas casas.

85

Eduardo Méndez Illesca

YA NO ESTÁS

La duda de volver a verte me sofoca. Despierto con mirada infinita desde este cuarto oscuro, desde el fondo de mis sueños… y tú no estás. La angustia agrieta las murallas de mi mente despertando el silencio, mis vagas conjeturas. Los recuerdos son una maldición de tu lejana silueta que el mar de sábanas aleja. Me sumerjo. Sólo tengo mi lienzo… Dejaré de amarte cuando dibuje el sonido de una lágrima al caer.

87


Mientras iba camino a casa vi a Jon comprando en el bazar de la esquina, me acerque a él y lo saludé, él respondió con un “Hola” muy frío, intenté mantener una conversación con él, pero cada vez respondía de una forma fría y como tratando de cortar la conversación, decidí no alargar más las cosas y me marché mientras él seguía comprando. Cuando iba llegando a casa escuché una especie de grito o grujido que provenía de la casa de Jon, no es que sea intruso ni nada por el estilo, pero aquello me había asustado y preocupado bastante, por lo que decidí acercarme y tocar la puerta pero no salía nadie, luego me di cuenta que la puerta estaba junta así que la abrí y entre en la casa. Una vez ya adentro me encontré con un desorden enorme y vi una figura igualita a Jon subiendo rápidamente por las escaleras, aunque aquello me parecía imposible ya que Jon se había quedado comprando en el bazar. Subí rápidamente las escaleras para ver que sucedía y vi a Jon entrar y encerrarse en una de las habitaciones, me acerqué lentamente a abrir la puerta, pero lo que vi no fue a Jon, si no una criatura de un color verde azulado con un aspecto bastante similar a Jon, era como un alienígena de esos que aparecen en las ilustraciones de los cuentos. Luego se dio vuelta y me miró, intente mover mi cuerpo y salir corriendo de ahí, pero mi cuerpo estaba totalmente congelado, la criatura aun me miraba y me dijo algo, no estoy tan seguro de lo que fue, pero dijo algo así como “Adiós”. Tendría sentido ya que luego comenzó a irradiar una luz verde y eso es lo último de lo que me acuerdo ya que me desmayé. Cuando desperté ya no había nadie en la casa, y en la habitación de Jon no había nada, creo que nunca sabré a donde fue Jon y exactamente qué fue lo que pasó aquella noche, nunca más se supo de él, pero supongo que lo mejor será que quede como un misterio.

¡Siga leyendo este cuento en Cerbatana Virtual! http://revistacerbatana.blogspot.com 86


SE EMPODERARON DE ESTE REGISTRO

C e r b a t a n a Año 3

Nº 3

Prólogo / 5 Se empoderaron de este registro / 89 Poemas * Camila Berrios Sanzana / 9 Ens. Básica—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Katherine Fajardo Gálvez / 10 Ens. Básica—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Sebastián Torres Reyes / 13 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Andrés Valdés Antilef / 18 Ens. Media—Colegio Atenas * Belén Jerez Ramírez / 23 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Paula Fuentes Montalva / 28 Exdirectora Cerbatana 2009—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Tamara Fajardo Gálvez / 32 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa 89

* Cogito, ergo sum / 71 por Paula Rojas Herrera Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * ★ Just do it the chilean way ★ / 73 por María Antonieta Roja Pérez Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Entre palabras con Angélica Panes Díaz / 75 Poeta chilena * Crónicas alienígenas, parte 1 / 85 por Diego Cáceres Acebedo Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa

Toda opinión, sugerencia o colaboración envíalas a:

revistacerbatana@gmail.com o

http://revistacerbatana.blogspot.com 91

2010—dic.


* Belén Pérez Ramos / 36 Ens. Media—Colegio Atenas * Ignacio Herrera González / 41 Profesor—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Marcela Allende Calderón / 50 Unidad Técnico Pedagógica—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Rocío Jordán Yáñez / 58 Ens. Media—Colegio Alicante del Sol * Oliver Ceballos Cerpa / 61 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Vernon Belaúnde Muñoz / 65 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Angélica Panes Díaz / 80 Poeta chilena * Eduardo Méndez Illanes / 87 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa Prosa * Daniela Bisama Ayala / 20 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Cogito, ergo sum / 39 por Juliano Acosta Pinochet Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Cogito, ergo sum / 55 por Jaime Castañeda Oyarce Profesor—Colegio José Abelardo Núñez Morúa 90

Bordelibre Ediciones


SE EMPODERARON DE ESTE REGISTRO

C e r b a t a n a Año 3

Nº 3

Prólogo / 5 Se empoderaron de este registro / 89 Poemas * Camila Berrios Sanzana / 9 Ens. Básica—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Katherine Fajardo Gálvez / 10 Ens. Básica—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Sebastián Torres Reyes / 13 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Andrés Valdés Antilef / 18 Ens. Media—Colegio Atenas * Belén Jerez Ramírez / 23 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Paula Fuentes Montalva / 28 Exdirectora Cerbatana 2009—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Tamara Fajardo Gálvez / 32 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa 89

* Cogito, ergo sum / 71 por Paula Rojas Herrera Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * ★ Just do it the chilean way ★ / 73 por María Antonieta Roja Pérez Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Entre palabras con Angélica Panes Díaz / 75 Poeta chilena * Crónicas alienígenas, parte 1 / 85 por Diego Cáceres Acebedo Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa

Toda opinión, sugerencia o colaboración envíalas a:

revistacerbatana@gmail.com o

http://revistacerbatana.blogspot.com 91

2010—dic.


* Belén Pérez Ramos / 36 Ens. Media—Colegio Atenas * Ignacio Herrera González / 41 Profesor—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Marcela Allende Calderón / 50 Unidad Técnico Pedagógica—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Rocío Jordán Yáñez / 58 Ens. Media—Colegio Alicante del Sol * Oliver Ceballos Cerpa / 61 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Vernon Belaúnde Muñoz / 65 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Angélica Panes Díaz / 80 Poeta chilena * Eduardo Méndez Illanes / 87 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa Prosa * Daniela Bisama Ayala / 20 Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Cogito, ergo sum / 39 por Juliano Acosta Pinochet Ens. Media—Colegio José Abelardo Núñez Morúa * Cogito, ergo sum / 55 por Jaime Castañeda Oyarce Profesor—Colegio José Abelardo Núñez Morúa 90

Bordelibre Ediciones


Revista Cerbatana nº3 - 2010