Page 12

POLÍTICA : ANÁLISIS

CORRUPCIÓN, NEPOTISMO E INEFICIENCIA :

Las tres pesadillas del MAS Los problemas del oficialismo están por otro lado. Pese a la vasta capacidad para unirse en circunstancias adversas, como lo ha demostrado el avasallante “voto consigna” de diciembre pasado en muchas circunscripciones difíciles, el MAS no ha superado tres de las pesadillas que ensombrecen su gestión: la corrupción, el nepotismo y la ineficiencia, y que han derivado en numerosas intervenciones a entidades estatales, las últimas son Aduanas y Derechos Reales, no obstante que el régimen de Evo Morales ha cumplido una primera gestión de cuatro años en los que la intransparencia, para decir lo menos, ha sido una constante harto difícil de erradicar. Adicionalmente, como si el tiempo no pasara y los llamados gobiernos neoliberales no hubieran pasado a la historia, los cuarentones y treintones “juniors” de la administración, que prosperan al amparo de sus canosos progenitoras/es de los años 70, se han dado a la tarea de medrar de sus influencias y de los formidables presupuestos sectoriales, al tiempo que intentan con gasto corriente y electoral, nada menos mejorar los bajos niveles de ejecución presupuestaria que desataron la ira presidencial a fines del año pasado, sin que las obras lleguen con la premura necesaria y oportunamente: marzo y la primera semana de abril, por ejemplo, para incentivar el sufragio, cuando no incurrir en cohecho. Pero las dificultades no acaban ahí: las recientes purgas en la estructura gubernamental y el encono contra sus ex aliados, desplegado hasta el escarnio en algunos casos, no sólo están demostrando la saña con que puede actuar el oficialismo, sino la cerrazón hacia la crítica interna y la ceguera contra la designación de candidatos allegados a la corrupción, y que en el caso de El Alto llega a niveles de ostentación, con ingerencia en la Aduana convertida cuota parte, según denuncias de las mismas juntas vecinales alteñas, de la COR y del candidato Edgar Patana, al mejor estilo de la “democracia pactada”. Por el camino han quedado también los restos dispersos de los disidentes, en especial de las grandes comarcas aymaras y de clase media occidental: Simón Yampara, crucificado sobre el mismísimo plan de gobierno que elaborara para el MAS; Abel Mamani impugnado por cuestionar a Patana y su fastuosa vida social alteña y, para abundar en el caso de La Paz, el alcalde Juan del Granado, cosechando ahora los costos de su apoyo al manoseado proceso de cambio que encabeza el gobierno de los movimientos sociales. Del Granado, sin embargo, lideriza la reacción de las clases medias y en cierto modo de la izquierda crítica contra el verticalismo secante de 12 : CASH

la nomenclatura oficial, y puede convertirse en el freno a las ambiciones masistas de echar mano de un municipio casi ejemplar, que ha sido rescatado del clientelismo, la quiebra económica y el descalabro institucional para convertirse, pese a sus rémoras, en un gobierno municipal de finanzas saneadas, amplio crédito interno y externo, perspectivas notables de desarrollo social y cultural, e ingresos altos en grave riesgo de caer en manos de las tumultuosas y a veces depredantes organizaciones afines al gobierno. CAMPAÑA VELOZ, RESULTADOS INCIERTOS La situación no es del todo diferente en otros municipios como Cochabamba, donde Edmundo Novillo y Edwin Castellanos tropiezan con una cuña del mismo árbol, pues a la cabeza del ex ministro Alex Contreras y el ex seleccionado Julio Baldivieso, la muchedumbre masista parece haber entrado en un dilema, sobre todo en la misma capital valluna, que tiene más de desquites personales que de enfoque institucional y perspectivas de desarrollo. En todos los casos, y mucho más en el área rural y las ciudades intermedias, y en general en todos los puntos de difícil pronóstico, es el presidente Evo Morales el verdadero candidato multifacético y polifuncional contra el cual combaten las diversas fracciones de la oposición, sea en sus versiones de centro, derecha o extrema derecha, o en su bagaje disidente y de izquierda crítica, aque-

Cash 87  

Revista Cash

Cash 87  

Revista Cash

Advertisement