Page 41

Claudio Romo, Crónica de las melange 3, Serigrafía, 50x70 cm., 2013. Dibujo grafito y color photoshop, 30x 24 cm., 2012. Del libro Monstruos Mexicanos Conaculta México.

la fascinación por el dibujo. Cuestión que despertó no sólo la extrañeza de su familia, porque nadie en ella dibujaba, sino también la admiración de sobreponerse, primero que todo a una condición mecánica, que él en una primera etapa no lograba entender, porque su manera de vivir en la expresión gráfica era propia e íntima, en las realidades que iba generando y en lo técnico o modo de generarlas. Como en todos los niños, su realidad y su particularidad no eran más que obviedades en las que no valía la pena detenerse, ni siquiera de constatar, algo así como el color de pelo, la forma de los ojos, etc. Hasta que, por la obligación de la edad, tiene que incorporarse a las bondades que el sistema educacional chileno ofrece y comienza a retumbar en él la frase de Sartre “el infierno son los otros”. Y sintió la mirada, la burla y la discriminación. Y fue en esa escuela con número de Denavi Sur, como él la llama, donde también tuvo la urgencia, de manera natural, de forjar la templanza por sobre los momentos de dolor y frustración, y por sobre todo la resiliencia, porque a pesar de la normatividad del proceso educativo, tuvo la persistencia para abrirse paso entre las condiciones monstruosas que pueden configurar los niños, y así fue armando un mundo que se relacionaba con sus propias condiciones materiales de existencia, con la vio-

BIOGRAFICA

41

Revista BioGráfica N°2  
Revista BioGráfica N°2  
Advertisement