Page 35

ta de quien duerme y vive entre grabados. Saben exactamente dónde está todo y se advierte el cariño por cada creación. “Un día me quedé solo en la casa, mis padres se fueron y fue en el momento en que salí de la escuela y no sabía qué hacer. Tenía como un vacío ocupacional. Empecé a tallar unos monos y mi espacio se fue transformando en un taller. Me faltaba la prensa y ahí me asocié con el Anton. Comprar una era impensado para mí y ahora veo que es algo súper necesario y no la fantasía que imaginaba antes”, comentó el reconocido grabador. El 2013, fue el año donde este colectivo se conforma como tal. José detalla que “de a poco esto fue creciendo. Antes parecía más una casa, pero hicimos un buen equipo y armamos algo interesante. Anton es súper creativo y propone muchas cosas. No siempre las hace y yo soy el que las hago, el que ejecuta. A mí no se me ocurren tantas cosas, pero sumando al Cristóbal, que nos equilibra, las ideas funcionan y no se quedan en ideas”. ¿Y el futuro? La pregunta es hacia dónde van ellos o, quizás, hacia dónde va Pelantaro. “Este lugar se vende y, lógicamente, ahora yo necesito un lugar donde trabajar y también donde vivir. Necesitamos algo céntrico porque eso nos ha ayudado mucho. Aquí cerca hay muchos emprendimientos y es un buen ba-

BIOGRAFICA

35

Revista BioGráfica N°2  
Revista BioGráfica N°2  
Advertisement