Page 34

nuestro es el trabajo pulcro y no tan bastardo y sucio como quizás era el grabado más antiguo. Hay mensaje, pero en una presentación más limpia. El José es experto en afilar gubias y eso hace que nuestras líneas sean súper puras”. Se hace inevitable hablar de la disciplina donde son expertos y Anton señala que “hoy hay un resurgimiento del grabado en la zona. Hay una historia con Millar, Ampuero, Fica y otros, pero siempre se fue todo hacia Santiago. Es como los músicos que nacen en Conce y desarrollan todo en Santiago. Un tatuador acá, Daniel Campos, decía que Concepción es una buena cuna, pero una mala cama. Me gusta esa frase. Es curioso porque hasta el 2006 nadie sabía de esta técnica y hoy siento que el grabado está siendo reconocido, la gente lo busca y es un consumo que va en aumento. Los cabros chicos ven este trabajo y quedan maravillados. Yo creo que de tanta tecnología, lo que se lleva ahora es volver hacia atrás. Hacia lo primario”. El dueño de casa José Pedreros es el que abrió sus puertas a esta idea. Primero, su reja oscura que da a calle Pelantaro y luego el acceso al living de su casa, plagado de matrices y obras de todo tipo. Una especie de desorden ordenado a la pin-

34

BIOGRAFICA

Revista BioGráfica N°2  
Revista BioGráfica N°2  
Advertisement