Bao nº8 diciembre 2015 web

Page 29

28-32_Vidrieras:Maquetación 1 03/12/15 18:46 Página 29

Museo de Reproducciones. Casa Gustave-Louis Duhamel (1893).

En el mundo romano se empezó con el uso de pequeñas láminas de vidrio como cerramiento de ventanas y los ejemplos mas antiguos se encuentran en Pompeya. Con los años, este invento transformó la arquitectura y con ella el paisaje. Se crearon vidrios soplados a pulmón cada vez más grandes y de diferentes colores y de esta manera, la vidriera, entendida como composición de vidrios de colores unidos con plomo, se lanzará a la conquista de la luz. En el periodo románico la vidriera ya estaba asociada al cristianismo, pero no alcanzaría su esplendor hasta el gótico, donde la vidriera obedecerá a la desmaterialización de los elementos constructivos del edificio y se potenciará el ámbito espiritual alejado del mundo banal a través de la metamorfosis de la luz. Conseguir un ambiente misterioso, para propiciar la experiencia mística, fue su principal misión.

Parroquia de San Francisco (5ª Parroquia). Casa Mayer-Fx Zettler de Munich (1908).

A finales del siglo XVI, la vidriera irá languideciendo en España. La nueva arquitectura favoreció los interiores iluminados con luz natural y, por lo tanto, contraria a los efectos simbólicos de la luz en el gótico. San Carlos de Borromeo en sus Instrucciones Fabricae et Supellectilis, escritas poco después de 1572, dice: “Recomendar que las ventanas se cierren con cristales transparentes”. Esta nueva forma de entender la religiosidad tendrá un carácter retroactivo y en muchas iglesias y catedrales se quitarán las vidrieras. Esta inactividad provocará la pérdida de técnicas, procesos y maestros vidrieros en la península. No obstante, este efectivo sistema de cerramiento tan complejo y laborioso ha conseguido resistir al tiempo, y muchas vidrieras medievales se conservan hoy en día gracias a él. En Bizkaia, debido a la dejadez del clero y a los problemas socioculturales de tiempos no tan remotos (finales del siglo XVIII y hasta bien avanzado el siglo XIX), se perdió todo vestigio que pudiese quedar de este patrimonio.

Centro Cívico de Barrainkua. Casa Vidrieras de Arte S.A. (1992).