Page 27

27

Según explicó Andrés Arotxarena, gerente de la Cámara Uruguaya de Semillas (CUS), esta tecnología resulta ser un elemento importante dentro del Programa de Manejo de Resistencia de Insectos (MRI), dado que aumenta la tolerancia del cultivo frente al ataque de plagas. No obstante, su uso debe responsable, eficacia en el

enfatizó el técnico, hacerse de forma para proteger su tiempo.

El mencionado Refugio implica la siembra de una porción de cultivo No Bt en el total del lote, de similar ciclo de madurez a la del cultivo Bt con mayor proporción. Esta pequeña área es una reserva de insectos susceptibles. Se establece un porcentaje determinado a ser sembrado, además de una distancia máxima entre el cultivo Bt y el No Bt, de manera de generar un número suficiente de insectos susceptibles a la tecnología y maximizar así las probabilidades de que estos se apareen con los potenciales resistentes. Según se indicó, los productores han adoptado rápidamente los cultivos genéticamente modificados, con el objetivo de controlar ciertos insectos plaga que causan importantes daños económicos. Estos cultivos reducen el impacto de los agroquímicos a nivel ambiental, debido a que permite dis-

Agricultura Julio16.indd 27

minuir sustancialmente el número de aplicaciones efectuadas en un maíz convencional.

Avance de la tecnología Bt

Desde el año 2003 la Cámara Uruguaya de Semillas (CUS) cumple con el cometido de gestionar el Programa de Manejo de Resistencia de Insectos (MRI), auditando el cumplimiento de las prácticas en el cultivo de maíz. Esto incluye la implementación de “Siembras de Refugio”, para el cuidado de la tecnología Bt.

En el cultivo de maíz, en tal solo cinco años, los productores incorporaron la tecnología Bt en más del 80% de la superficie total sembrada, alcanzando en la zafra 2009/1010 el 90%. El restante 10% debe sembrarse con maíz No Bt, llamado en este caso Refugio. Cabe destacar que puede ser tolerante a herbicidas o contar con otras propiedades. La implementación del denominado “Programa Refugio” consiste en solicitar a las empresas importadoras y/o distribuidoras el listado de productores que hayan registrado compras de maíz. Del mismo se obtiene una muestra de productores que serán visitados para el control de la siembra del Refugio, considerando la ubicación geográfica de las chacras (departamento), la superficie sembrada y, además, se incluyen a los productores que tengan algún antecedente de no siembra de Refugio en zafras anteriores. Durante la zafra 2015/2016 se registró el 95% de las bolsas de maíz importado, de las cuales, el 89% fue de maíz Bt y el restante 11% fue de maíz No Bt (o Refugio).

20/07/2016 17:15:46

Revista ARU Julio 2016 - Nº 162 Agricultura  
Revista ARU Julio 2016 - Nº 162 Agricultura  
Advertisement