Page 17

17

Ricardo Sosa Director Monitor Agrícola El impulso de la soja en el segundo trimestre del año le sumó algo más de hectáreas a una superficie de trigo que será la más baja en 10 años, desde la zafra 2006/2007. Muy poco antes del cierre de la siembra, sobre comienzos de julio, los valores internacionales del cereal en Chicago operaban también en mínimos de 10 años con una nueva megacosecha mundial. Un nivel de producción que llevará a stocks –según la FAO- que llegarían a máximos en 15 años en torno a los 216 millones de toneladas. A la amplísima oferta mundial se sumó el esperado salto en la intención de siembra argentina, en el primer año en que los agricultores sembraron sin retenciones sobre exportaciones. Con este escenario, y un área concentrada preferentemente en campo propio, el objetivo del trigo está en cubrir costos para ganar con la soja de segunda. Si el clima acompaña, se apuntará a que el limitado saldo exportable sea de alta calidad para colocarlo en Brasil, el mercado natural para el trigo uruguayo. Será una región que tendrá que competir con los precios del mundo ya que –de no ocurrir algo imprevisto con el clima- la oferta será sensiblemente superior a la demanda en el Mercosur.

Agricultura Julio16.indd 17

20/07/2016 17:15:42

Revista ARU Julio 2016 - Nº 162 Agricultura  
Revista ARU Julio 2016 - Nº 162 Agricultura  
Advertisement