Page 1

estudiantes

Sumario:

Reportaje: Frente a la LOMCE ¡INSUMISIÓN!

Editorial: la educación entre la aprobación de la LOMCE y la reforma universitaira

Enseñanzas medias: la mercantilización de la FP

Análisis: - la reforma universitaria - el principio del fin de las becas erasmus Recortes: adiós a las becas MEC

Noticias breves Internacional: sobre la “oposición venezolana y la política educativa bolivariana Contraportada: las movilizaciones estudiantiles del 86/87


La educación entre la aprobación de la LOMCE y la reforma del sistema universitario Enmarcamos este suplemento de la revista agitación en un marco en que la situación educativa ha variado desde el anterior sobretodo en estos ejes: Por un lado tenemos la aprobación de la LOMCE en mitad de un marco represivo que tiende una cortina de humo y a su vez pretende justificar la necesidad de la nueva ley de represión ciudadana.

La línea de trabajo en este nuevo plano de desarrollo de la LOMCE ha de ser claramente de insumisión y puesta en marcha de propuestas en positivo que hagan frente a la ley visualizando la sostenibilidad del sistema público educativo desde una perspectiva de clase y trabajo colectivo. Analizando políticamente el amplio rechazo social, la soledad parlamentaria del gobierno y la represión como única salida para la imposición de esta reforma podemos ver la gran dificultad a que se está enfrentando el gobierno. Por otro lado, dentro de la lucha contra la LOMCE vemos la importancia que va cobrando el eje del Informe de Expertos de Universidades, que pretende una Ley de cambio de modelo en la democracia de las universidades, ya anunciada por el ministerio para poner en marcha a finales de este año. Esto une a estas reformas en cuanto a sus objetivos a todos los niveles, que las hacen recíprocamente necesarias. La dotación del Gobierno central para todas las becas cayó 134.438 millones de euros el curso pasado (-8,3%). La otra partida, incluida la aportación a los convenios con las CCAA para programas de ayudas y gratuidad de libros, se redujo en 61.302 millones de euros (-47,2%). Esto está suponiendo una mayor carga familiar y una profundización en la pobreza de las clases populares que no pueden costear la educación desde edades cada vez más tempranas. El ataque a estos derechos debemos entenderlo en el marco del pacto del déficit en la Constitución (reforma del artículo 135) que antepone la deuda a los derechos básicos de las familias. Así es fácil hilar en este eje también la ruptura con la CE 1978 la cual está al servicio del capital burgués y no garantiza derechos tan básicos como la educación pública.

2

de un curso validadas o una media de 6 o 6,5.

En los niveles universitarios tenemos un fuerte aumento de las expulsiones y endeudamiento privado de estudiantes por tener que devolver las becas del curso anterior o no poder costearse las altas tasas. Mientras que del curso 2011-2012 se abrió expediente de devolución de beca a 6.500 alumnos —un 1,9% de los 328.000 becarios—, en 20122013, con las condiciones endurecidas, la cifra al menos se triplicará. Calculando al 6% serán al menos 20.000 de 328.000. No se incluyen los de FP y bachillerato, también afectados. Aún no se han recabado los datos totales de los centros de estudio del Estado y la estimación es superficial, pero supone un choque económico muy fuerte de cara a la desigualdad de clases y endeudamiento que promueven estas medidas. Tener que devolver la beca supone caer en un pozo sin fondo del que es muy difícil salir. Este curso no solo el alumno debe reintegrar la ayuda de 2012-2013, sino que no puede beneficiarse de una nueva porque no superó los créditos suficientes. Pero, además, tampoco puede inscribirse en pocas materias —con las tasas de segundas y terceras matrículas disparadas— si aspira a volver a tener beca en 2014-2015, ya que uno de los requisitos es tener el 85% 0 el 100% de las asignaturas

Por otro lado en cuanto a becas el gobierno ha intentado privar de becas de movilidad a todos aquellos estudiantes que no habían obtenido beca general en el curso pasado, algo que ha traído una protesta de estdiantes ERASMUS que estaban a la espera del ingreso de beca fuera del país.La rápida organización de las estudiantes afectadas ha provocado un discurso difuso desde el gobierno, demostrando su debilidad gubernamental, al dañarse la cacareada “Marca España”, y llegando a culpar de este recorte presupuestario a Bruselas lo cual ha tenido que desmentir posteriormente. En lo relativo a investigación nuestro país está en un declive cada vez mayor, según un reciente informe sobre los rankings universitarios, España tiene una universidad dedicada a la investigación por cada 980.000 habitantes, lo que le sitúa como el país con menor tasa de instituciones públicas investigadoras de la UE. Sobre profesorado el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) ha remitido una propuesta de reforma del Estatuto Docente que por ahora es sólo un índice y una recopilación de la normativa en vigor con la LOE. No han manifestado sus intenciones o propuestas y no han definido que margen de negociación hay. Además, no plantean que se haga en el marco de la Mesa Sectorial sino en otro formato. Esto se produce en un contexto de desprecio al profesorado con la LOMCE, con los últimos RD publicado por el MEC, sin ninguna negociación, y con recortes presupuestarios salvajes.

suplemento estudiantes >> la revista de la juventud comunista


La reforma universitaria que se viene La universidad pública es uno de los derechos de la clase trabajadora que el capitalismo en su fase neoliberal más se ha esforzado por deteriorar y hacer funcional a los intereses de su burguesía, proceso que se ha recrudecido con la crisis. En el estado español la actual ley universitaria en vigor, la Ley Orgánica de Universidades aprobada en 2001 y que fue modificada en 2007 con la LOMLOU, sentaba las bases para la mercantilización de la universidad, que se concretarían en la descualificación que establecía el Plan Bolonia con el tránsito de las licenciaturas, así como con las más recientes subidas de tasas y recortes en becas para expulsar y endeudar a los estudiantes. Pero los ataques a la universidad no van a quedarse ahí, en 2013 el gobierno publicaba el Informe de Expertos para la reforma del sistema universitario, una hoja de ruta a tener en cuenta en las reformas del futuro, y que entre otros aspectos, modificaría radicalmente el sistema de financiación universitario, el modelo de gobierno, así como las condiciones de los trabajadores de la universidad. No está muy claro si habrá una reforma completa de la ley de universidades o bien habrá reformas parciales del sistema universitario, pero lo que está claro es que para el capitalismo español en crisis es fundamental hacer

de la universidad un espacio cada vez más funcional a sus intereses. La financiación que se propone para el sistema universitario aparece ligada a la obtención de resultados por las universidades, es decir, que se financiara a las instituciones universitarias en función de la financiación privada que estas obtengan fruto de resultar atractivas al tejido empresarial. Del mismo modo, se vincula esta financiación a la empleabilidad de los graduados, y se propone destinar las ayudas a becas a su modalidad de prestamos a reembolsar, fomentando el endeudamiento de estudiantes y familias. Por otra parte, se pretende orquestar un golpe de estado que fuerce un modelo de gobierno aun más autoritario y antidemocrático en las universidades. Se plantea fundamentalmente a través de la fusión del consejo social y el consejo de gobierno en un único órgano sin representatividad de la comunidad educativa, con una mitad de miembros puestos “a dedo” por la comunidad autónoma. Este órgano nombraría directamente al rector sin ningún tipo de elección, y este a su vez designaría a los decanos y directores. Se está tendiendo a fijar un numero mínimo de estudiantes para ofertar carreras suponiendo la destrucción de cientos de asignaturas y la imposibilidad

material para cursar los estudios deseados a miles de estudiantes. También se tenderá a la colaboración entre universidades y empresas en materia de formación mediante títulos en función de sus intereses privados (creación de cátedras con nombre o “named charters”, siguiendo el modelo anglosajón). En la cuestión de la calidad, se plantea que esta debe ir ligada a la definición de sus criterios por agencias privadas que pueden ser totalmente externas a la universidad y que se basen en la obtención de estas de fondos privados para definir esos criterios. Esto dará lugar a una diferenciación de las universidades entre aquellas que sean de primera o de élite, premiadas con mas financiación publica, y las que sean subsidiarias y periféricas, castigadas con menos financiación. Del mismo modo, ante la exigua concesión de becas en nuestro sistema universitario (sólo el 16% del total de estudiantes recibe algún tipo de ayuda al estudio) y la progresiva subida de tasas se apuesta por un modelo de becas-préstamo o créditos que han de ser devueltos con intereses una vez han terminado los estudios, como hipotecas que amenazarían con crear una burbuja de deuda entre el estudiantado universitario para poder costear sus estudios.

El principio del fin de las becas Erasmus El pasado 29 de octubre saltaba la noticia: El Ministerio de Educación retiraba la ayuda Erasmus para el curso vigente, 2013/2014, a los estudiantes que no habían alcanzado los criterios para conseguir una Beca General durante el curso 2012/2013. El importe total de la Erasmus puede provenir de tres fuentes distintas: el Ministerio de Educación, Gobierno Autonómico y la Unión Europea. No todas las Comunidades Autónomas dan dinero a sus Erasmus: Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Baleares y Canarias. Luego estarían los casos de Murcia o Aragón que su aportación es poco más que testimonial. En el caso murciano los alumnos reciben 26 euros mensuales a curso vencido, es decir, una vez acabado el curso y ya de vuelta en España. El Gobierno retiraba la ayuda estatal. Para el curso pasado (2012/2013), el Ministerio decidió que daría 100 euros al mes a todos los estudiantes y 85 euros más (185€) a los estudiantes que recibiesen beca del Ministerio. El BOE de finales de octubre anunciaba que para este mismo curso

(2013/2014) las ayudas del Ministerio a los estudiantes que ya están fuera se darán únicamente a aquellos que el año pasado sí recibieron beca. Ahora los alumnos becados recibirán, en lugar de 185, unos 300 euros, en función de la cantidad de solicitantes de estas ayudas. Más para menos. Esta medida va enmarcada dentro de los ataques sistemáticos a la Educación Pública pertrechados por el Partido Popular desde que llegó al gobierno. Después de la desaparición de las becas Séneca, ahora le tocaba el tijeretazo a las Erasmus. El Ministro Wert atacaba a las becas de movilidad que podían disponer las universitarias españolas. Gracias a la movilización de las estudiantes Erasmus y de las estudiantes dentro del Estado se consiguió paralizar esta medida. Obligado por la presión popular y el gobierno de la Unión Europea, Wert tubo que recular. La presión social había conseguido que se aprobara una ayuda para los estudiantes que habían quedado excluidos de los requisitos abusivos del Gobierno y se habían quedado aban-

donados a su suerte. Una nueva enmienda se aprobaría en diciembre que aseguraba la ampliación del presupuesto para los programas de movilidad en 34 millones de euros, lo que se traduciría en que los estudiantes no becados durante el curso 2012/2013 recibirian 100 euros mensuales. Pero el Partido Popular no había dicho su última palabra. La modificación de las Erasmus para el curso 2014-2015 ha sufrido importantes cambios. Entre las medidas más importantes destaca la reducción de la estancia erasmus a seis meses, en la realidad son cuatro, es decir, un cuatrimestre. De una forma casi ofensiva el Gobierno se defiende argumentando que no retiran la beca, si tú puedes permitirte el coste de la otra mitad del curso, nadie te impide para que la curses. Estas nuevas reformas han sido recibidas en España con total desinterés. Ahora nos toca a nosotras mantener el nivel de lucha

la revista de la juventud comunista << suplemento estudiantes

3


Adiós a las becas MEC El pasado mes de enero conocíamos que el Ministerio de Educación cancelaba, sin previa notificación o aviso, la beca a miles de estudiantes en todo el estado, con un plazo para realizar alegaciones de 15 días, tras el cual la cancelación se haría definitiva. Este acto tenía lugar inmediatamente después de que el gobierno decidiera dar una nueva vuelta de tuerca a su política de becas, de manera que al empezar el curso subían las notas medias para acceder a las mismas así como se reducía enormemente su cuantía.

estudiantes que pidieron la beca MEC y se encuentran en otro país por ser beneficiarios de la beca ERASMUS les está ocurriendo lo mismo, se les cancela la beca con un importe de 0€ en materia de transporte y residencia por tener la ayuda europea para dichas becas, las ERAS-

¿Pero qué becas son las que se están cancelando?, dentro de la convocatoria ordinaria de becas que cada curso abre el Ministerio, hay una partida destinada a las becas denominadas de carácter general, aquellas que suponen la mayor cuantía y número de becas ofertadas en nuestro sistema universitario. Éstas comprenden la beca de matrícula, la beca-salario, y la beca de residencia. Anteriores años estas becas han estado dotadas con una cantidad de alrededor de 3.500€, suponiendo la beca de matrícula el pago de la misma, pero en la convocatoria de este año se instauró un nuevo modelo por el que las becas únicamente disponían de una cuantía fija de 1.500€, con otra variable de un mínimo de 60 que se concedería en función de criterios económicos y académicos. No contento con este recorte en la dotación a las becas, el gobierno decidió que además sería necesario tener un 6,5 y no un 5,5 como hasta ahora para acceder a las mismas. Así, nos encontramos con que actualmente son más de 1.500 las y los estudiantes que han visto cómo se les eliminaban las ayudas para continuar sus estudios. Del mismo modo, también a cientos de

4

MUS, conociéndose que ñas mismas tienen una dotación inferior a las generales así como los recortes que están sufriendo actualmente. Esta política de recorte de las becas al estudio se da en un contexto en el que, según el propio Ministerio, hubo

10.000 estudiantes universitarias menos que obtuvieron beca el curso pasado respecto a 2012 debido a la nueva política de becas del gobierno. Y todo ello mientras las cifras que da la Conferencia de Rectores Universitarios de España (CRUE) hablan de que sólo un 16% de los estudiantes universitarios reciben algún tipo de ayuda económica al estudio. Es el modelo de becas que preconiza el Partido Popular, la usurpación de los complementos al estudio al sector estudiantil que por su condición socioeconómica no puede llegar a la nota media, así como la reducción de las partidas para aquellos estudiantes que necesitan ayuda económica para continuar sus estudios. La contrapartida de esta política, como señaló el ministro Wert, está en el impulso de las becaspréstamo con las que endeudar al estudiantado como ya pasa en países como Estados Unidos. Frente a este recorte del derecho a la educación las y los estudiantes vienen autoorganizándose en diversas iniciativas como la Plataforma de Afectadas por las Tasas, o la de afectadas por las becas MEC, que surgen del conflicto directo vivido por el estudiantado que ve cercenado su derecho a poder acceder a la universidad.

suplemento estudiantes >> la revista de la juventud comunista


Frente a la LOMCE:

¡INSUMISIÓN! Desde que supimos de la intención del gobierno de reformar el sistema educativo, empezamos a armarnos de razones para dar la batalla contra lo que previsiblemente sería una ley injusta para los hijos e hijas de la clase trabajadora. Y el tiempo nos dio la razón, puesto que la LOMCE es el ataque más brutal y de clase que ha sufrido la educación en el Estado Español, como ya hemos analizado. No obstante, y a pesar de la oposición frontal de toda la comunidad educativa, no hemos conseguido frenar apenas los ritmos que se habían establecido para su aplicación. Es evidente que, aunque desgastado, este gobierno no retrocede con el movimiento de defensa de la educación pública que se ha generado durante estos meses ni con cualquier otra lucha de las que se han dado; las huelgas cada cierto tiempo y las manifestaciones sólo no han sido suficientes, en parte porque no han sido sostenidas. Pero es que, además, dentro de poco tendremos que convivir con la ley ya aprobada, es decir, dentro del sistema educativo que han ideado, no ya como amenaza sino como ineludible realidad. Esta ley no es un hecho aislado en el nuevo marco legal de reformas que se está acometiendo desde el poder, sino que forma parte de la planificada acción del gobierno para retrotraer a la sociedad a condiciones sociales y de pensamiento del periodo franquista. Porque, no olvidemos que con la LOMCE han venido de la mano la ley del aborto, la ley mordaza, la reforma del código penal... Por eso, en este contexto de aluvión de políticas antisociales, se abre una nueva posibilidad que muchos colectivos están empezando a poner en pie para forzar a la derogación de la LOMCE combatiéndola también desde den-

tro: con la insumisión. Por insumisión entendemos, como forma de desobediencia civil, el rechazo a integrarse, por acción o por omisión, en una determinada organización, o a cumplir determinado requisito que le es exigido a una persona, normalmente desde el Estado. Es, por tanto, la expresión pública de la contradicción entre la norma establecida -la LOMCE- y la conciencia civil -el rechazo que ha generado-, hasta el punto de desafiar la legalidad vigente. La filósofa Hannah Arendt, por ejemplo, ya analizaba las condiciones en que estas acciones solían desarrollarse. Decía, concretamente, que la desobediencia civil en abstracto surge cuando “un significativo número de ciudadanos ha llegado a convencerse o bien de que no funcionan los canales normales de cambio y de que sus quejas no serán oídas o no darán lugar a acciones ulteriores, o bien, por el contrario, de que el Gobierno se ha embarcado y persiste en modos de acción cuya legalidad y constitucionalidad quedan abiertas a graves dudas”. La identificación con la situación en que ha nacido la llamada Ley Wert es clara. Por una parte, usando las palabras de Arendt, las masivas quejas no han sido oídas en absoluto e incluso el propio ministro se ha burlado de éstas llamándolas “fiestas de cumpleaños”. Y, por otra, es evidente que la consitucionalidad de la ley es dudosa ya que pone en peligro el derecho a la educación para todas atacando la igualdad de oportunidades y aniquilando la educación pública en favor de la privada. Formas de poner en práctica la insumisión hay muchas, que ya han sido evidenciadas por numerosos colectivos. Las reválidas o

las pruebas de nivel que ya se están implantando en muchos lugares dan pie a negarse a hacerlas por parte del alumnado o, en el caso de las reválidas, que sean aprobadas en general por el profesorado para evidenciar su carácter de filtro. Es entonces la oportunidad de trazar un fuerte lazo entre docentes, padre y madres y alumnado para que unitariamente sigamos combatiendo la desigualdad en la calle y en las aulas, es decir, caminar a caballo entre la lucha de clases y la lucha en las clases. En el caso de la insumisión a la LOMCE tenemos que tener muy claro que no se trata de exigir la vuelta a la legislación anterior (promulgada por el PSOE y que también incluía elementos elitistas como la diversificación curricular), sino la primera piedra que, junto con el resto de movimientos sociales, esté creando un contrapoder en un régimen en clara situación de crisis. O, dicho de otra manera, pasar de la lucha en la clase a la lucha de clases. Pero entrando en cuestiones más concretas, la insumisión es importante no sólo por el posible fruto que se consiga de ella -derogación de la ley, supongamos-, sino porque para su desarrollo es imprescindible tejer alianzas con otros sectores, fundamentalmente trabajadores, y eso es un espacio para que trabajemos una política de clase. Estas alianzas son básicamente con los docentes y las madres y padres, porque son entorno y parte en el sistema educativo y son las que pueden, cada una en su parte, emprender las acciones de boicot contra la LOMCE.

la revista de la juventud comunista << suplemento estudiantes

5


La mercantilización de la Formación Profesional La FP históricamente ha pasado por periodos de auge y declive social, principalmente vinculadas a los avances producidos por la lucha de las trabajadoras para el acceso de sus hijas e hijos a la universidad. Gracias a estas luchas, y a una universidad que progresivamente se ha vuelto más accesible a la clase trabajadora, un aumento del número y de la aportación económica de las becas, y a unas matrículas accesibles hicieron de la FP una formación “de segunda” y que nadie elegía voluntariamente por el gran desprestigio social que sufría. Actualmente, debido a las altas tasas de paro (más aún a nivel juvenil) y a la brutal subida de tasas en la universidad pública, la reducción de becas, etc. el sistema educativo está volviendo a recibir una mayor demanda de formación profesional. Pero esta circunstancia no se está traduciendo en una apuesta por la FP, sino todo lo contrario, en convertir la FP en una formación cada vez más precaria, incompleta, y subordinada a los intereses de la clase dominante y sus empresas. Para el año 2020, el 50% de los empleos requerirán de una titulación de grado medio (FP y Bachillerato) y el 35% de una titulación de superior. Los cambios en las FCTs, la nueva FP Básica en sustitución de los PCPI, la implantación de la FP Dual, la reducción drástica de los presupuestos y materiales en los departamentos, y la no renovación de los medios formativos prácticos en los talleres y aulas, así como la reducción en las becas para estudiantes de FP y la implantación de tasas para esta formación en algunas comunidades autónomas hacen ver la precariedad a la que están llevando la FP. La FP Básica sustituirá a los antiguos PCPI, y eliminarán de éstos su característica principal: las estudiantes que finalicen la FP Básica no recibirán el graduado en ESO, y por tanto no podrán reincorporarse en los estudios de bachillerato. Pierden por tanto el objetivo de reconducir a los estudiantes con mayores problemas en el aprendizaje hacia el sistema educativo, y se convierten en un primer escalón de la

6

mano de obra barata y muy poco cualificada. Además, las pruebas de acceso entre ciclos será elaborada por los centros, por lo que desaparece el criterio de igualdad de oportunidades En el grado medio, la introducción de materias instrumentales rompen con la adaptación a la LOE que iba a concluir en el presente curso 2013-2014, con lo que volverá a provocar problemas de convalidaciones y de temarios, siempre por supuesto precarizando la formación. Otra de las introducciones que ya iban dentro de la LOE y que en este caso refuerza la LOMCE es un aumento de las asignaturas de “cultura emprendedora” (de un 33 a un 45%) frente a las de formación laboral (de un 67 a un 55%). Pero el punto fuerte de la mercantilización de la FP son las nuevas condiciones de las FCTs y la nueva FP Dual. Con la FP Dual, se ofrece a las estudiantes una formación sesgada e incompleta, sustituyéndose las asignaturas y sus programas formativos, por la formación directa en la empresa. Esto provoca que la estudiante no adquiera conocimientos generales sobre el que será su trabajo al acabar el módulo, sino parcial y vinculada al trabajo que desempeñe. Además, esto proporciona mano de obra gratuita a los empresarios durante los 2 años de la formación, sin retribución ninguna para el estudiante y sin comprometerse la empresa a cumplir con la formación completa que de esta manera, la estudiante no recibirá. En definitiva, estar trabajando 2 años en una empresa sin cobrar, y además tengas que pagar tu matrícula para entrar. Trabajar, pagando para ello, y con la reducción de becas para los alumnos de FP. Pero no solo eso, sino que tanto en FCT como en FP Dual, las empresas pueden pedir los curriculum vitae de los candidatos y elegir a los que considere oportunos, condición que anteriormente no se producía (la empresa no podía elegir, era el instituto el que adecuaba los perfiles del alumnado a las empresas).

L

a Universidad Rey Juan Carlos de Madrid suprimirá Grado en Sociología y Grado en Igualdad de Género en su totalidad. El presidente del COnsejo Social de la Universidad de Zaragoza señalaba: “Hay que recortar las titulaciones sin demanda porque estamos contribuyendo a crear una fábrica de parados”.

E

l 20% de las universidades de España tienen problemas para pagar las nóminas y los suministros básicos. Pero no sólo afectan los recortes presupuestarios, las Comunidades Autónomas acumulan más de 1000 millones de deuda a las universidades.

W

ert ha anunciado la reducción de un 40% en ayudas de libros de texto y materiales didácticos. El Gobierno del Partido Popular muestra una vez más su intención de convertir la educación en un negocio y a las y los estudiantes en clientes sin derechos. La necesidad de material académico es imprescindible para una buena educación y el acceso a éstos debe ser garantizado por las instituciones.

suplemento estudiantes >> la revista de la juventud comunista


Sobre la “oposición” venezolana y la política educativa bolivariana A lo largo de la década de los 90 Colombia En los días recientes venimos asistiendo al último episodio de la campaña de desestabilización dirigida desde EEUU y puesta en marcha por la ultraderecha venezolana en el país. Dicha campaña, que se extiende desde que Hugo Chávez ganara las elecciones en el año 98, ha venido subiendo de intensidad en el último año tras el fallecimiento del dirigente bolivariano.

lanos se encuentren es las aulas de clase, 2 millones 500 mil estudiantes universitarios. durante el período 1999-2009 los

En una agenda bien planificada, tras dos procesos electorales exitosos bajo el liderazgo de Maduro que frustraron las falsas ilusiones de la burguesía venezolana de que el proceso no sobreviviría a Chávez, se han sucedido cortes de luz, acaparamiento de alimentos básicos con la consiguiente subida de precios y desabastecimiento, el boicot continuo a cada medida de la revolución sumada a la desinformación nacional e internacional, buscando generar el mayor descontento social posible para hacer así disminuir el masivo apoyo popular a la revolución bolivariana y a su presidente.

Uno de los principales mensajes que se han vendido desde los medios de comunicación es que la protesta está soportada fundamentalmente por los estudiantes universitarios, quienes demandan mejoras educativas y mayor libertad de expresión en los centros de estudio. Comparemos cuál ha sido realmente la política emprendida en el sector educativo por el gobierno bolivariano desde su llegada al poder así como los reconocimientos internacionales de la misma para comprender el verdadero sentido que ocultan las protestas. La UNESCO ha reconocido que la matricula estudiantil en educación inicial en Venezuela alcanza un millón 500 mil niños, la educación primaria supera los 4 millones, la educación secundaria más de 2 millones de adolescentes y cerca de 2 millones 500 mil estudiantes universitarios. Por otra parte, la República Bolivariana de Venezuela figura como el segundo país con mayor matrícula de educación universitaria de entre todas las naciones de América Latina desde 2009. Las estadísticas revelan el éxito de las políticas revolucionarias en este área, al punto de que actualmente se garantiza que alrededor de 12 millones de venezo-

¿Por qué con estes estándares educativos que contrastan con la realidad neoliberal que vivimos en el estado español, se dice que uno de los principales ejes de la protesta es lo educativo?.

inscritos en el subsistema de educación universitaria incrementaron 193%. En este mismo sentido, la Ley Orgánica de Educación aprobada en el país en 2009 supuso un avance para los sectores populares sin precedentes, poniendo la educación al servicio de las capas populares, creando el concepto de Estado docente como garantía de Educación Pública para permitir la gratuidad y obligatoriedad de los estudios y favoreciendo mecanismos de democracia participativa en los centros escolares.

Es en este marco que se suceden los hechos del día 11 de febrero que ya han dejado tres muertos, donde parafraseando a Bertolt Brecht “No hay nada más parecido a un fascista que un burgués asustado”, dando la burguesía y la ultraderecha venezolana un salto cualitativo en la campaña de desestabilización, nuevamente a través de manifestaciones eminentemente juveniles, vacías de reivindicación, de carácter violento, dirigidas contra edificios del estado, fuerzas de seguridad y militantes revolucionarios, buscando generar conmoción publica a través de cuantos más muertos sea posible, buscando también o justificando en última instancia un golpe militar e inclusive una guerra civil.

la revista de la juventud comunista << suplemento estudiantes

7


El hijo del obrero a la universidad: las movilizaciones estudiantiles del 86/87 millón de estudiantes, y se convoca una nueva movilización estatal para el 23 de enero de 1987. En ésta, la policía abre fuego real en Madrid y hay una estudiante herida de bala.

El curso de 1986/87 aparece marcado por 2 factores que determinarán inmediatamente el inicio de un ciclo de movilizaciones que se extenderá alrededor de 5 meses, desde noviembre-diciembre de 1986 hasta abril-mayo de 1987, primero por los institutos fundamentalmente y posteriormente por las universidades de todo el país. En primer lugar, en Francia viene debatiéndose desde octubre la aprobación de la denominada “ley Devaquet” que prevé exámenes selectivos más duros para el acceso a la universidad. En noviembre se reúnen los Estados Generales de la universidad, en los que participan los sindicatos UNEF-IF (socialista) y UNEF-SE (comunista), convocando una huelga para el 27 de noviembre que saca a casi un millón de estudiantes a la calle pidiendo la paralización de la tramitación de la ley de enseñanza superior. Las movilizaciones continuarán, llegando a su cumbre con el asesinato por disparos de la policía de un estudiante durante una manifestación en las calles de París. En diciembre el primer ministro anuncia la retirada del proyecto de ley. En segundo lugar, la movilización se inició en noviembre de 1986 a raíz del conflicto de estudiantes no admitidos en las universidades públicas. La recién introducida selectividad comenzaba a excluir a sectores del estudiantado de la universidad – 7.000 ese año sólo en Madrid – y de las carreras escogidas en primera opción. Surgieron así asambleas de “no admitidos” como fórmulas de autoorganización de los afectados que convocaronuna primera movilización en Madrid el 23 de noviembre, con un importante impacto. Dicha movilización sacó a la calle a más de medio

En febrero continúan las movilizaciones, pero el SE y otras organizaciones paragubernamentales alcanzan un acuerdo con el Ministerio de Educación que cesa las movilizaciones en institutos el 13 de febrero. Mayoritariamente en los centros de estudio se rechazó dicho acuerdo, y se convoca una nueva jornada masiva de movilizaciones para el 24 de febrero, la cual sería la última del ciclo de medias. Las movilizaciones en universidad, iniciadas ese mes, se extenderían hasta el mes de abril. El contexto general estaba marcado por la división internacional del trabajo que operaba el capital exportador alemán, haciendo necesario debiliar el aparato productivo de la perifereia europea en alianza con las burguesías financieras nacionales, dando lugar en nuestro estado a un proceso de deslocalizaciones industriales (Reinosa, Euskalduna, etc.) y de concentración de las entidades bancarias. Los estudiantes de enseñanzas medias que vivían en su mayoría en bolsas de desempleo y marginalidad en los barrios obreros de las grandes ciudades y que veían en las reformas de la enseñanza nuevas barreras para su acceso a mayores niveles de cualificación. Las reformas que pretendió poner en marcha el Ministerio – supresión de los exámenes de septiembre, conflicto de los no admitidos, continuación de la política de tasas en BUP y FP, endurecimeinto de la selectividad – contribuyeron a la movilización en los institutos, pero también el que para buena parte del estudiantado el sistema educativo era un mero trámite en que gastar algunos años hasta ingresar en el ciclo de empleo de poca cualificación cada vez más ligado a sectores como la construcción o el turismo. Parece lógico que la contradicción entre el panorama de un “estado del bienestar desarrollado” que se pintaba y la realidad que se vivía produjese un gran potencial movilizador en estos sectores que demandaban

las políticas de ascensión social prometidas. También hubo claramente motivos para movilizarse en la Universidad, principalmente las reivindicaciones que se arrastraban desde los primeros intentos de protesta contra la Ley de Reforma Universitaria de 1983, que introducía elementos de gestión empresarial en la universidad como la figura del gestor o el Consejo Social, y sobre todo la prevista reforma de los planes de estudio por parte de unos comités de expertos que tenía como principal función efectuar una desvalorización de conocimientos de las denominadas carreras técnicas en oposición a las científicas. Por otra parte, cuando el SE y las demás organizaciones satélite del gobierno alcanzaron un acuerdo con éste, el programa de reivindicaciones se rebajó notablemente (ni la selectividad ni la gratuidad figuraban). El acuerdo, que fue vendido como una victoria a pesar de no contar con un apoyo explícito demasiado amplio, supuso en todo caso una notable mejora de la financiación del sistema público de educación, la gratuidad del bachillerato y la FP, la recuperación de los exámenes de septiembre, etc. pero de hecho parece que esta victoria no supuso ningún tambaleo serio del marco político heredado del 78, más bien todo lo contrario, se publicitó como su consolidación o evidencia de que las instituciones democráticas podían soportar un conflicto de fuerte calado social y además integrar parte de las reivindicaciones sindicales en su seno. El movimiento sería detonante a su vez de las movilizaciones contra el plan de empleo juvenil y la Huelga general de diciembre de 1988. Incluso mediática y culturalmente se intentaba escindir la movilización en dos bandos: los estudiantes responsables que se manifestaban y negociaban pacíficamente, y los maleantes que no eran realmente estudiantes e iban a las manifestaciones “a liarla” (el “cojo Manteca” es ejemplo de esto) o bien porque eran camuflados de la ultraderecha. La mayoría de las veces respondía a un intento descarado de la prensa por manipular, El País recogía fotos de fascistas agrediendo a estudiantes y las hacía pasar por estudiantes violentos, etc.

Agitación Estudiantes nº 2  

Frente a la LOMCE ¡insumisión!

Agitación Estudiantes nº 2  

Frente a la LOMCE ¡insumisión!

Advertisement