Issuu on Google+

63 VIII

63 VIII


Campamentos parroquiales de verano

Festival de la Juventud de Medjugorje Proyecto Nártex

Hay muchos católicos que, ante las dificultades que se presentan en nuestro mundo para vivir la fe, están tentados de sentir miedo y desfallecer. Estas dificultades no sólo vienen de los enemigos conocidos (la propia debilidad humana, el ambiente de increencia, de indiferencia o ateísmo, la persecución a la Iglesia, etc.), sino de la infidelidad de los creyentes, de los pecados y escándalos en la misma Iglesia. Ante esta situación difícil, y a veces agravada por los propios acontecimientos de nuestra vida personal (fracasos, enfermedad, sufrimientos provocados por la familia, la muerte de alguien cercano, la falta de trabajo, etc.), es bueno que escuchemos la palabra del profeta (ahora la Iglesia) que, en nombre de Dios, comunica al rey y al pueblo el siguiente mensaje: «Conserva la calma, no temas y que tu corazón no desfallezca ante esos dos restos de tizones humeantes...; [La invasión] ni ocurrirá ni se cumplirá» (Is 7,4-6).

Extracto de la Carta Pastoral: «EL QUE CREE TIENE VIDA ETERNA» Mons. Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares

Coordinación: José Manuel Lara Corrección: Inmaculada Bordas Inmaculada Nieto-Sandoval Encargados de sección: Duc in Altum: María del Val García EDITA Iglesia Diocesana: Ignacio Gamón Secretariado de Infancia y Juventud de Alcalá de Henares Iglesia Universal: Lara Sánchez www.paramilavidaescristo.es Algo para Meditar: José Manuel Del Puerto revistaadal@gmail.com Conecta2 @ Cristo: José Manuel Del Puerto Cultura y Ocio: José Manuel Lara Blog ADAL: Javier Pérez y José Manuel Del Puerto Maquetación: Mª del Pilar García- José Manuel Lara


Desde el 21 hasta el 29 de julio y con el lema «Tras sus huellas», las parroquias de Alalpardo, Orusco, Valdaracete y Santa María la Mayor de Alcalá pasamos unos días inolvidables en el pequeño pueblo de Barbatona (Guadalajara), donde desde hace ya varios años nos cuida la Virgen de la Salud. Era el mismo sitio de siempre, pero cada campamento es irrepetible porque Dios siempre sorprende, y también este año nos tenía preparados muchos regalos. El regalo más grande fue descubrir y redescubrir, día tras día, el Credo: la oración que rezamos al menos todos los domingos, pero que no siempre nos paramos a pensar qué significa. Ese fue el tema de nuestras catequesis, con las que nos empezamos a preparar para el Año de la Fe, que comienza este mes de octubre. Por eso, aunque podría contar que –tanto niños como mayores– aprendimos, jugamos, nos disfrazamos, fuimos a la piscina, hicimos veladas, olimpiadas y talleres, incluso una corrida de toros, hicimos nuevos lazos y estrechamos los antiguos, lo mejor de todo fue que en este campamento compartimos y renovamos nuestra fe, la fe de la Iglesia . María del Val García


Del 11 al 19 de julio, jóvenes y niños de las parroquias de San Bartolomé de Alcalá de Henares y de la Natividad de Nuestra Señora de Mejorada del Campo nos volvimos a reunir en Becerril de la Sierra. Esta vez, bajo el lema «Un corazón para amarlos a todos». Este año encontramos muchos impedimentos para llevar a cabo el campamento, pero sentíamos que el Espíritu Santo nos guiaba. El tema de «El Señor de los Anillos» nos sirvió para conducir catequesis, veladas, juegos y dinámicas que presentaban a los 32 niños y 7 jóvenes que participaron, las virtudes y los pecados capitales. El equipo de catequistas teníamos una meta clara: acercarlos a Dios y vivir entre nosotros un verdadero clima de fraternidad apoyados en Él. Desde el primer día, en que las caras de los niños nos mostraban la alegría, ilusión y cariño con el que llegaban, se notó que lo que ocurría sobrepasaba lo humano. Allí estaba Dios entre nosotros. Desde la oración del grupo de catequistas por la mañana delante del Santísimo, todo el día era una alabanza a Dios: laudes, desayuno, limpieza, catequesis, juegos, comidas en las que nunca faltaba... ¡la verdura!, talleres, piscina, oraciones y veladas. Todo preparado con tanto cariño que, a pesar del cansancio o el miedo alguna noche, todos se animaban a completar cada tarea con alegría. Algo que no hubiera sido igual sin la ayuda del grupito de ‘mayores’. En la puesta en común final con los niños te das cuenta de que, con simples detalles, gestos, caricias... puedes hacer de algo muy pequeño, algo enorme y que, sobretodo, acerca a estos niños al corazón que ama a todos, al corazón de Dios.

Javier Perálvarez Santaella San Bartolomé - Alcalá de Henares


En Becerril de la Sierra, en Madrid, nos reunimos bajo el lema «No somos esclavos, sino herederos de la gracia» chavales de las parroquias de Santiago Apóstol de Torrejón y Alcalá y también de las parroquias de Los Santos de la Humosa y Santorcaz entre el 22 y el 30 de julio. Estos días en los que nos rodeamos de niños, han sido, para mí, inolvidables, porque no solo es una obra para mi parroquia sino también para el Señor que ofrezco con todo mi esfuerzo y cariño porque todo es POR ÉL Y PARA ÉL. Uno de los pilares fundamentales para este campamento es la oración junto a la catequesis porque gracias a la ayuda del Espíritu Santo los monitorescatequistas podemos mostrar su Palabra y su ejemplo. Espero que este breve resumen de nuestro campamento en Becerril os haya ayudado a comprender el objetivo de este campamento, lleno de actividades y momentos de oración.

Eduardo Aguado Santamaría Santiago Apóstol- Alcalá de Henares


Cada año se celebra en Medjugorje del 1 al 6 de agosto un Festival de la Juventud. Estos encuentros son una pequeña JMJ, ya que reúnen a jóvenes de todos los países del mundo en torno a la Eucaristía y a la Virgen. Este año he tenido el regalo de poder participar en la XXIII edición del festival (el Mladifest). Pero, ¿por qué ocurre esto en Medjugorje? Medjugorje es un pequeño pueblo de Bosnia, nada relevante, si no fuera porque hace ya más de treinta años se dice que la Virgen María se apareció allí a un grupo de seis adolescentes (ya adultos) que desde entonces han seguido recibiendo visitas regulares de la que llaman ’Gospa’. La Iglesia Católica aún no ha reconocido las apariciones, ya que continúan y por tanto siguen bajo cuidadoso y maternal estudio. Sin embargo, sí se permiten peregrinaciones privadas. Es a una de estas peregrinaciones a las que yo me uní el día 28 de julio para comprobar por mí misma qué ocurre en Medjugorje. Porque, si de verdad la Virgen se aparece, ¿cómo no iba a ir a verla? Y al llegar allí descubrí que, en Medjugorje, algo sucede siempre. Durante todo el año hay miles de peregrinos por las calles de Medjugorje, pero de manera particular la primera semana de agosto para unirse a las actividades del festival, que comprenden testimonios durante la mañana y las primeras horas de la tarde y el rezo del Rosario, la celebración de la Eucaristía y la adoración al Santísimo como centro de todo el día y de las tardes. Pero en Medjugorje se pueden escuchar también testimonios directos de los videntes, de aquellos a los que la ‘visita’ de la Virgen cambió radicalmente sus vidas desde que siendo adolescentes dijeran haberla visto por primera vez. Ahora como adultos hablan de su mensaje de paz y amor y de las dificultades que supuso para ellos, en momentos de dictadura comunista, apostar por lo que defienden que estaban viviendo. Alrededor de este pequeño pueblo han surgido, además, diferentes comunidades fruto de la espiritualidad de Medjugorje: Mary’s Meal, Cenacolo… a las que uno puede acercarse para conocer más de cerca


Pero, sin duda, la mayor gracia de Medjugorje, para mí, es la oración. Es impresionante ver a 50.000 o 60.000 personas arrodilladas ante el Santísimo, el silencio en la adoración… y eso tiene sus frutos. Además de milagros de sanaciones que están por confirmar, el verdadero milagro es la conversión de miles de personas. Los confesionarios están siempre llenos y los sacerdotes confiesan en cientos de idiomas, la mayoría en la calle, alrededor de la parroquia, ya que no hay confesionarios preparados para tantos. Los mensajes de Medjugorje hablan de la necesidad de la conversión y de la oración, y por eso en la parroquia de este pueblecito llevan 30 años haciendo todo lo posible para facilitarlo. Y desde luego que lo han conseguido. Ir a Medjugorje es impresionante… Es, de alguna manera, ir a casa de la Virgen. Y la gente lo vive así. En el monte del Podbro una figura de la Virgen sitúa el lugar en el que por primera vez los videntes dijeron ver a María, y el monte de la Cruz (el Krizevac) tiene un impresionante vía crucis por el que se asciende hasta la cruz, el lugar en el que se clausura cada año el festival con una Misa multitudinaria, a pesar de la hora (las 5 de la madrugada) y el escarpado ascenso. Y siempre hay gente rezando. En todos los lugares, hasta los más insospechados, se reza y, en especial, se reza el Rosario. Y aún así, aunque Medjugorje sea un lugar especial, lo que dicen los videntes es que la Virgen pide que vivamos todo eso en nuestras parroquias de origen: la oración, la conversión… que sigamos a su Hijo y que vivamos el Evangelio. Es, sin duda, un lugar para recordar, para reanimar nuestra fe, para tener un trato especial con la Virgen… pero también para aprender a regresar y llevar todo eso a nuestras casas.

Marta Galán Herranz Santa María la Mayor -Alcalá de Henares


Este verano he sido una de las voluntarias que la asociación Nártex ha enviado a distintas iglesias europeas para acoger a los turistas y ofrecerles visitas guiadas en las que se transmitía el mensaje cristiano del arte. Mi destino fue la Catedral-Basílica de San Marcos en Venecia, lugar que confieso no figuraba entre mis expectativas cuando rellené la ficha de inscripción, pero que cada vez estoy más convencida de que era precisamente donde yo tenía que estar. Aunque yo ya conocía esta asociación y había colaborado con ella, nunca había sido voluntaria en un proyecto de verano; me habían contado muchas cosas sobre esta experiencia, pero jamás la había vivido. Además, aunque Italia es probablemente el país que más veces he visitado, nunca había estado en Venecia, y no sabía nada sobre la ciudad, más allá de los canales, de las fotos y películas donde aparece, y de la tan repetida frase: «huele mal». Antes de ir, intenté informarme un poco en la web de la Basílica, y enseguida me di cuenta de que tenía muchas cosas que aprender, pero no me preocupaba demasiado porque allí recibiría formación antes de comenzar con las visitas guiadas. Mis únicos miedos eran la incertidumbre ante una experiencia nueva, en un lugar en el que nunca había estado y con personas que no conocía; y el cansancio físico, ya que la noche del 29 de julio volvería del campamento de mi parroquia y en la mañana del día siguiente cogería un avión rumbo a Venecia. Pero finalmente no resultó tan dramático: aunque me sentía rota por el cansancio acumulado y las 3 o 4 horas de sueño de esa noche, en cuanto me senté en el avión me quedé dormida, creo que ni me enteré del despegue. Y así es como el día 30 de julio comenzó mi aventura en Venecia. Cuando llegué (y también después, día tras día, cuando recorría las calles de la ciudad) recordé las palabras que, semanas antes, alguien me dijo sobre Venecia: «puede que no sea la ciudad más bonita del mundo, pero no hay otra igual». Lo comprendí perfectamente cuando recorrí en vaporetto el trayecto entre Piazzale Roma, donde me dejó un autobús procedente del aeropuerto, y la parada más cercana al lugar donde me iba a alojar. Aquello era como navegar por el mar, pero entre calles y casas, sintiendo algo que las fotos y las películas no podrán transmitir nunca. Y seguí encontrando nuevas sensaciones, porque después llegué a la Casa Cardinal Piazza, una residencia atendida por monjas y situada en dos antiguos palacios, donde esa misma tarde conocí al resto de voluntarias: cada una de un país diferente (Italia, Francia, Reino Unido, Alemania, Polonia, Yemen), pero respondiendo a la misma llamada: «Haced hablar a las piedras», que es el lema de Ars et Fides, la federación internacional a la que pertenecen Nártex y otras asociaciones y grupos europeos que organizan los proyectos de verano para acoger, guiar y ofrecer a los turistas una visión del arte desde la fe.


Uno no puede hablar de lo que no conoce, así que desde el primer día comenzó nuestra formación. La responsable de enseñarnos todo lo relacionado con la Basílica de San Marcos era sor Leonard, una religiosa que lleva bastantes años realizando esta tarea, y que nos daba la formación en inglés y en italiano, reforzando sus explicaciones con unos textos muy completos que teníamos que estudiar. En ese aprendizaje jugaba un papel muy importante la formación previa que teníamos cada una; no solo la formación artística, sino, sobre todo, la formación cristiana, porque nuestra labor no era la de simples guías turísticos. Por fin, al cuarto día de nuestra estancia en Venecia y con muchos nervios, comenzamos las visitas guiadas. Cada visita era una experiencia distinta, desde la primera a la última. Al comienzo de cada una, yo me presentaba, explicando que era voluntaria y no profesional, para que fuesen comprensivos con mis fallos, y la gran mayoría de la gente era muy comprensiva e inmensamente agradecida. Mi primera visita duró unos 35 minutos, pero en los últimos días llegué a estar una hora explicando la basílica; supongo que era porque cada día aprendía algo nuevo, no solo en la formación que sor Leonard continuaba dándonos, sino también en el diálogo con los turistas durante las visitas y en nuestros recorridos por otros lugares de la ciudad. Reconozco que muchas veces sentía pereza e incluso pánico cuando veía a mucha gente esperándome para comenzar la visita, pero el esfuerzo valía la pena. Es difícil describir con palabras cómo ha sido la experiencia de guiar a esos turistas por la Basílica de San Marcos, pero a veces era como darles catequesis. Alguno me preguntó la diferencia entre la Ascensión y la Asunción, otro me pidió que le recordase quiénes eran los cuatro evangelistas. Otros dejaban dedicatorias muy especiales en el libro de visitas: «Hoy te hemos visitado, Marcos, y te pedimos que cuides y protejas a nuestra familia»; «Gracias, Señor, porque sigues dejando tu huella en el arte». Y muchos, creyentes o no, se quedaban impresionados con la explicación de mi mosaico favorito: el del descenso de Cristo a los infiernos. En él aparece Cristo rescatando a Adán de la tumba, y derrotando al demonio, que está encadenado y en vano intenta agarrar a Adán por el pie. A la derecha de Adán se encuentra Eva, cubierta por un manto rojo: es el color de la sangre, del sacrificio de Cristo. Yo solía decirles: «mi misión aquí es, literalmente, hacer hablar a las piedras: es decir, que este edificio que se construyó hace ya unos cuantos siglos, todavía hoy nos siga diciendo algo». Les advertía también que la visita no tendría gran precisión histórica, sino que se centraría en leer, en interpretar esos mosaicos que son como un gran libro, en ver más allá de lo que se podía apreciar a simple vista. Y uno de los últimos días caí en la cuenta de lo que realmente estaba ocurriendo allí: las piedras hablaban, pero no hablaban por sí solas... ¡Era yo quien les ponía voz! Era yo la mediadora entre esos mosaicos de hace siglos y los turistas del 2012. Era yo quien hablaba de Dios a los visitantes, con la ayuda del Espíritu Santo y bajo la atenta mirada de San Marcos Evangelista. Y era yo quien daba –y sigo dando– gracias por esta maravillosa experiencia, no solo por haber hablado de Dios a otras personas a través del arte, sino porque en mi corazón ha crecido el deseo de conocerle cada día más. María del Val García


¿Conoces nuestro

?

En ADAL Comunicación queremos llevar a Cristo a los jóvenes de nuestra Diócesis y de todo el mundo y crear comunidad entre nosotros, gracias a Internet. Entra ya en Blog_ADAL para estar conectado con toda la actualidad diocesana y conocer cada mes las intenciones de oración de nuestro obispo D. Juan Antonio y del Santo Padre. Entra y suscríbete introduciendo tu mail en la barra de la izquierda, fácil y rápido para estar siempre conectado con Él.

Visítanos en La página de ADAL Comunicación es un lugar de encuentro para que nos des ideas, sugerencias y nos pases información de las actividades que realices en tu parroquia y grupos. Accede a ella desde este enlace y pulsa «me gusta» para unirte. ¡Gracias por hacer Diócesis! ¡Gracias por ser ADAL!


EJERCICIOS ESPIRITUALES Tanda de noviembre del viernes 2 por la noche al domingo 4 después de comer, dirigidos por D. Fermín Peiró Lugar: Convento Carmelitas Descalzas de San Ignacio Mártir Pza. Duque de Alba 3, Loeches Precio: 60 euros -----------------------------------------------------------------------Tanda de noviembre del viernes 9 por la noche al domingo 12 después de comer, dirigidos por D. Jesús Javier Mora (Curry) Lugar: Colegio San Ignacio de Loyola (PP. Jesuitas) C/ Concepción Arenal 3, Alcalá de Henares Precio: 60 euros -----------------------------------------------------------------------Tanda de febrero de 2013 del viernes 15 por la noche al domingo 17 después de comer, dirigidos por D. Patxi Malo Lugar: Colegio San Ignacio de Loyola (PP. Jesuitas) C/ Concepción Arenal 3, Alcalá de Henares Precio: 60 euros ————————————————————————-Tanda de febrero de 2013 del viernes 24 por la noche al domingo 26 después de comer, dirigidos por D. Pablo Ormazábal Lugar: Colegio San Ignacio de Loyola (PP. Jesuitas) C/ Concepción Arenal 3, Alcalá de Henares Precio: 60 euros ————————————————————————— Para apuntarse manda un correo con tus datos a:

infanciajuventud@obispadoalcala.org


Escucha a la Delegación en RADIO MARÍA «¿Sabes la última?»

18 Octubre 15 Noviembre, 13 Diciembre 20:00h

SOLEMNE MISA DE INAUGURACIÓN DEL AÑO DE LA FE Sábado 20 de octubre, a las 12 horas en la CatedralMagistral El primer viernes de cada mes a las 21:00h ORACIÓN DIOCESANA DE JÓVENES

PALACIO ARZOBISPAL

21:00 h


REVISTA ADAL ESPECIAL VERANO 2012