Issuu on Google+

POST ORSAI

LOS

EMPLEADOS Por HernĂĄn Casciari desde Sant Celoni

B

ajamos  la  escalera  caracol  con  alarma.  Chi-­ ri  llevaba  las  fotocopias  en  la  mano  y  los   papeles   le   temblaban.   Mi   susto   tenĂ­a   mĂĄs   que  ver  con  su  cara  de  pĂĄnico  que  con  mi  propia   LQTXLHWXG(QWRQFHVYLSRUÂżQDORVGRVKRPEUHV TXH QRV HVWDEDQ EXVFDQGR ORV YL HQ OD YHUHGD hablando  entre  ellos  con  tranquilidad,  sin  apuro.   Supe  enseguida  lo  que  Chiri  no  se  animaba  a  de-­ cirme.  Me  quedĂŠ  paralizado,  mirĂĄndolos  a  travĂŠs   de   la   cortina.  Yo   no   conocĂ­a   al   tĂ­o   Luis   Basilis,   pero  a  mi  abuelo  Marcos  sĂ­  lo  conocĂ­a  muy  bien.   Y  uno  de  ellos  era  bastante  parecido  a  mi  abuelo:   algo   mĂĄs   joven,   pero   igual   de   serio   y   de   gordo.   Pero  no  era  mi  abuelo.  Y  el  otro  no  era  el  tĂ­o  Luis. MirĂŠ  a  Chiri: ²6RPRVQRVRWURV²OHGLMH Ă&#x2030;l  hizo  que  sĂ­  con  la  cabeza,  sin  mirarme: ²6RPRVQRVRWURVSHURYLHMRV Hicimos   silencio.   De   repente   Chiri   dejĂł   de   estar  asustado  (lo  supe  porque  suspirĂł)  y  eso  me   tranquilizĂł  tambiĂŠn  a  mĂ­.  Creo  que  tenĂ­a  miedo  de   estar  loco  Êl  solo,  de  que  ni  siquiera  yo  le  creyera. ²¢&XiQGRWHGLVWHFXHQWD" ²(QVHJXLGDQLELHQPHKDEODURQ²PHGLMR HQYR]EDMD²<RYHQtDHQODELFLSDUDWXFDVD\ los  vi  en  la  esquina  de  la  Treinta  y  Dos.  El  gordo   se  dio  cuenta  de  que  era  yo  el  que  venĂ­a  y  le  avisĂł   al  canoso.  De  lejos  no  los  reconocĂ­,  de  cerca  me   parecieron   conocidos,   pero   cuando   me   hablaron   me  di  cuenta.  No  les  dije  nada,  pero  me  di  cuenta.   Hablan  igual  que  nosotros. ²9RVWHQpVFDQDV\DQWHRMRVGHSXWR ²9RVVRVJRUGtVLPR<XViVFDUWHUD ²1RHVXQDFDUWHUDHVXQPRUUDOGHKLSSLH ²1RH[LVWHQORVKLSSLHVJRUGRV HabĂ­amos  levantado  la  voz  y  nos  oyeron.  Los   dos   hombres   a   la   vez   miraron   la   puerta.   El   mĂĄs  

gordo  saludó  con  la  mano.  El  canoso  nos  hizo  se-­ ùas  para  que  saliÊramos. Abrimos  la  puerta  despacio,  caminamos  hasta   la  vereda  y  nos  quedamos,  los  cuatro,  miråndonos.   El  canoso  me  seùaló  al  verme  y  le  dijo  al  gordo: ²<DWHQtDVWHWDVGHFKLTXLWR Los  dos  se  rieron.  Yo  me  puse  colorado  y  en-­ corvÊ  los  hombros.  Me  dio  muchísima  bronca  ver   que  Chiri  tambiÊn  se  reía  y  se  ponía  del  lado  de   los  mayores.  El  canoso  miró  la  hora  en  un  rectån-­ gulo  negro,  muy  raro,  que  sacó  del  bolsillo. ²%ROXGR DSXUHPRV TXH WHQHPRV TXH HQWUDU DLPSUHQWD²GLMR(OPiVJRUGRVHDFHUFy\PH preguntó: ²¢+D\DOJXLHQHQFDVD" NeguÊ  con  la  cabeza. ²¢$GyQGHHVWiQ" ²(QOD/LJD ²(QWRQFHVYDPRVDGHQWUR²GLMRDEULHQGRHO PRUUDO²WHQHPRVTXHVROXFLRQDUXQDVXQWR Estuvieron   en   casa   media   hora,   no   mucho   mås.  En  ningún  momento  se  presentaron,  ni  noso-­ tros  les  preguntamos  los  nombres.  Había  algo  mås   fuerte  que  las  palabras  que  nos  unía  y  nos  hacía   entender  quiÊnes  eran.  Mejor  dicho:  quiÊnes  Êra-­ mos  los  cuatro.  Nos  reunimos  en  la  cocina,  ellos   caminaban  por  mi  casa  sin  confundir  los  pasillos   ni   las   habitaciones.   El   canoso   abrió   la   heladera   sin  permiso  y  sacó  una  botella  de  leche.  El  gordo   puso  cuatro  vasos  grandes  en  la  mesa  y  les  echó   dos   cucharadas   soperas   de   Nesquik   a   cada   uno,   menos  al  suyo.  A  su  vaso  le  puso  seis.  Chiri  y  yo   lo  miråbamos  sin  decir  nada. El  canoso  bebió  un  trago,  entrecerró  los  ojos  y   suspiró  con  alegría: ²£$KODFKRFRODWDGDGHHVWDpSRFDHVPLOYH-­ FHVPHMRU²GLMR

128 | SALTAR  DE  UN  AVIĂ&#x201C;N  SIN  PARACAĂ?DAS  ES  LLEVARSE  EL  MUNDO  POR  DELANTE.


Orsai Número 7