Issuu on Google+


2

Revista bimestral publicada por Ediciones Ariel. El material editorial que se usa en esta publicación es usado con autorización de los autores y/o editores correspondientes. Se autoriza a reproducción de los artículos, siempre que se cite la fuente y no con fines comerciales. Las opiniones aquí vertidas son responsabilidad de los autores y la publicidad y promociones anunciadas en esta revista son responsabilidad exclusiva de los patrocinadores.


Hombría, varón

y otros conceptos desconocidos.

Editorial

P

or meses he estado realizando un experimento entre mis amigos varones. Cuando tenemos un momento tranquilo, los miro a los ojos y les pregunto: ¿Cómo defines la palabra cristiano? La mayoría se extraña por la pregunta pero como ven que estoy hablando en serio, lo piensan un segundo y luego me dan su propia definición; algunas son sencillas y otras más teológicas, pero todos se expresan con convicción y seguridad. Esto no es extraño pues he hecho esta pregunta solo a amigos cristianos. Lo que sí es extraño es que todos ellos llevan más años de ser varones que de ser cristianos, pero la gran mayoría se ha visto en apuros cuando les pido que definan la palabra “hombría”. En algunas ocasiones he presionado un poco más y les he preguntado como están construyendo la identidad de sus hijos varones si no pueden definir qué significa ser hombre. (Definitivamente tengo excelentes amigos y eso me ha librado de terminar con un puñetazo en la nariz). Algunos se han defendido diciendo que aunque no tienen una definición de hombría, sí han tenido cuidado en dar ejemplos prácticos de lo que ésta significa. Les enseñan “cosas de hombres” como usar herramientas, patear balones y enfrentar peligros; uno me acaba de decir que él lleva a sus hijos al estadio, les enseña a abuchear al árbitro, y a lanzar palomitas al aire y cacharlas con la boca... Sospecho que eso no es suficiente. Las actividades prácticas con los hijos no tienen nada de malo, al contrario, son excelentes. El único inconveniente es que limitan la intencionalidad de nuestras acciones. Hacer el esfuerzo de definir un concepto, nos permite asirlo, exprimirlo, asimilarlo; y sobre todo, ponerlo en práctica de una mejor manera. En el libro de Génesis, Dios tuvo gran cuidado al utilizar las palabras para definir lo que significa ser hombre. En 1.26 utiliza la palabra Adam para manifestar que el hombre (varón y mujer) son imago Dei (imagen de Dios). En 1.27 habla de la diversidad sexual y al varón lo llama zakar y a la mujer neqebah; dos palabras completamente diferentes en su origen. Finalmente, en 2.23 Dios llama al hombre iysh y a la mujer ishshah, mostrándonos así la complementariedad y la relación entre un hombre y su mujer. Esta es menos que una introducción al tema, pero al igual que con la palabra hombría, deseamos que el resto de conceptos que aparecen en este ejemplar, te ayuden a reflexionar en lo que Dios ha dicho, y que esto sea un puente para llevarte al conocimiento de Aquel que es el ejemplo máximo y perfecto de hombría: Jesucristo hombre. Comentarios: jfrias@dismara.com


6

ATRAPADO POR MI PERSISTENTE PASADO… HASTA AHORA La sabiduría nunca da patadas a los muros de hierro que no puede derribar. OLIVE SCHREINER

H

abía un soldado que llevaba mi nombre y mi número de serie en la Segunda Guerra Mundial. Desde el terror de la batalla campal en el frente europeo, salió apenas vivo con una pierna retorcida hacia atrás y la mitad de un brazo sangrante. Cuando despertó en un hospital de campaña, su primer pensamiento fue que tuvo un mal sueño: una terrible pesadilla. Convencido de que, después de todo, no resultó herido, movió los dedos de su mano derecha. Entonces sintió un picor entre esos dedos y estiró su otra mano para rascarse. No había dedos. Esta presentación de su “brazo fantasma” fue a la vez abrumadora y devastadora. Tuvo que lamentar la pérdida de su brazo y adaptarse a ser zurdo. Fue unos días después de esta abrumadora comprensión que una persona sabia llegó a mi corazón. Otro soldado me miró

a los ojos, sonrió, y dijo: “Frank, la experiencia por la que acabas de pasar te hará una persona amargada o una persona mejor. La decisión está por entero en tus manos”. Mientras estaba tumbado en la camilla en ese hospital militar, uní esas palabras con el consejo de Dios de que Él “dispone todas las cosas para el bien”. Fue entonces cuando pedí a la dirección divina que me ayudara a tomar la decisión apropiada. ¿Estaría amargado o mejor?¿Sería positivo o pesimista? Estoy agradecido a Dios porque él me dio el valor para tomar la mejor decisión. No es un secreto que la suma de nuestras decisiones determina la calidad de nuestra vida. Cuando nos sentimos atrapados, en la mayoría de los casos, se debe a que tomamos decisiones que se han convertido en situacio-

nes que nos causan tristeza o incomodidad. Sin embargo, la mayoría de las personas no comprende esto. A menudo continúan siendo infelices a causa de su aprieto, pero rara vez intentan comprender como llegaron a quedar atrapados en un principio. Ahora sabemos que la manera más eficaz de salir de la trampa es volviendo a visitar esas decisiones que tomamos en un principio, revivirlas en poco tiempo y luego liberarlas de la memoria. Poco tiempo y liberar son aquí las palabras clave. La única razón para volver al pasado es obtener perspectiva sobre nuestro presente, y después de eso debemos seguir adelante. Si no estamos dispuestos a pasar por este proceso, a menudo difícil, seguirá siendo cierto el viejo dicho: Aquello a lo que nos resistamos persistirá.


LIBRE DR. FRANK FREED Unilit

Cualquiera que sea su dolor, temor, herida o tristeza, puede hacer la decisión de amargarse o ser mejor.

atrapado por un pasado distante e inexistente. ¿Qué sucede cuando modificamos nuestras actitudes acerca del pasado siendo menos duros con nosotros mismos y en sí más realistas con la verdad? La primera cosa, y la más sincera, que debemos estar preparados para admitir es que nosotros no podemos cambiar nuestro pasado. No tenemos que amar nuestro pasado y ni siquiera tiene por qué gustarnos, pero es bueno para la salud mental que lo aceptemos. En ese momento de aceptación es cuando nos liberaremos para comportarnos de modo diferente en el aquí y ahora, y no volver a decidir que nos controle el entonces y el cuando.

PADO Es difícil eliminar los pensamientos negativos e improductivos, pero hay una gran diferencia entre tener un pensamiento y alimentar tu pensamiento. Uno es natural; el otro es deliberado. En eso yace una importante diferencia.

SADO… HASTA AHORA En casos de trastorno de estrés postraumático, pueden seguir apareciendo escenas retrospectivas en las grandes pantallas de nuestras mentes. Eso me ha sucedido de vez en cuando durante más de cincuenta años, cuando mis experiencias en el campo de batalla lanzan sus imágenes a todo color sobre las paredes de mi mente. Tal vez los ataques de pánico parezcan significar una horrible muerte cuando los desencadena alguna experiencia “cercana” en el presente. Como ya vimos, eso está a solo un pequeño paso de que permitamos que el pasado regule nuestro presente. La buena noticia que quiero darle en estas páginas es la siguiente: Ya no necesita vivir fuera de control,

Por un instante quiero que entre en el interior del control remoto de su televisor: un ejemplo ya hecho acerca de lo que hablamos. Tome el control remoto que utiliza en la noche para librarse de los anuncios publicitarios y pasar de un canal a otro, de un programa a otro, de noticias a música, de comedia a documental. Ahora comience a imaginar el control remoto de su televisor como si fuera el control remoto de sus pensa-

mientos. Piense en algo inquietante, desconcertante, triste, estridente u hostil y elimínelo. Presto. Ya no está. De repente cambio de canal, sustituyendo por una imagen diferente esa imagen o secuencia de hechos o de viejo casete interno. ¿Qué ve? ¿Acaso no ha creado un nuevo conjunto de circunstancias para usted mismo? ¿Y no lo hizo con rapidez? ¿En un abrir y cerrar de ojos? Y si aún no le gusta lo que está en la pantalla de su mente, siga cambiando de canales.


8

EL OBJETIVO DE LA VIDA:

Lograr con regocijo que otros encuentren gozo en Dios Una conciencia limpia y libre nos permite ver mejor a Dios y nos libera para disfrutar de Él.

E

s imposible arriesgar nuestra vida para que otros encuentren gozo en Dios si no estamos dispuestos a perdonar. Si siempre vemos las fallas y las ofensas de los otros y los tratamos con rudeza, es muy probable que no hallen el gozo en Dios. Esta disposición, universal en todos los seres humanos, debe ser erradicada. No es posible que otros encuentren gozo en Dios si les guardamos rencor, los odiamos o los rechazamos por sus debilidades y faltas. Debemos perdonar.

El perdón es bueno porque nos da a Dios El motivo bíblico por el que debemos perdonar puede ser más profundo que el de haber sido perdonados. Es verdad que el motivo por el que debemos perdonar es porque Dios nos ha perdonado a nosotros, aun cuando no lo merecíamos. “Más bien, sean bondadosos y com-

pasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdono a ustedes en Cristo” (Efesios 4:32, NVI). Pero en el fondo, el motivo no es el perdón de Dios, sino lo que el perdón de Dios nos da. Nos da a Dios. ¿Porque atesoramos el perdón de Dios? Hay respuestas a esta pregunta que deshonrarían a Dios, porque son beneficios del perdón que uno puede atesorar sin amarlo a Él. Podemos decir: “Atesoro el perdón de Dios porque odio sentirme culpable”. O “porque no quiero ir al infierno”. O “porque quiero ir al cielo y ver a mis seres queridos y tener un cuerpo nuevo, sin dolores ni enfermedades” ¿Dónde está Dios en estos motivos? En el mejor de los casos, está allí en todos como el verdadero tesoro de la vida. Si esto es así, estos deleites son verdaderamente modos de ate-

sorar a Dios. Una conciencia limpia y libre nos permite ver mejor a Dios y nos libera para disfrutar de Él. Escapar del infierno al precio de la sangre de Cristo nos hace ver mejor el compromiso de Dios a la santidad misericordiosa y su deseo de que seamos felices. El regalo de ver a los seres queridos destaca la maravilla de Dios al crear relaciones de amor. Tener un cuerpo nuevo profundiza nuestra identificación con el Cristo glorificado. Pero si Dios mismo no es el centro, y sospecho que para muchos cristianos no lo es, no conocemos lo que es el perdón ni para qué sirve. El perdón es en esencia el modo en que Dios quita el gran obstáculo en nuestra relación con Él. Al cancelar nuestro pecado y pagar por este con la muerte de su propio Hijo, Dios abre el camino para que lo veamos, lo conozcamos y los disfrutemos para siempre. Ver a Dios y dis


NO DESPERDICIES TU VIDA Piper J. Portavoz EPO1770

El perdón es en esencia el modo en que Dios quita el gran obstáculo en nuestra relación con Él. Al cancelar nuestro pecado y pagar por este con la muerte de su propio Hijo, Dios abre el camino para que lo veamos, lo conozcamos y los disfrutemos para siempre. frutarlo es el objetivo del perdón. La satisfacción de nuestra alma en la relación con nuestro Padre es el objetivo de la cruz. Si nos gusta ser perdonados solo por otros motivos, no somos perdonados en realidad y desperdiciamos nuestra vida. Nuestro impulso para perdonar a otros es el gozo que sentimos en un Dios que perdona. No solo por ser perdonados, sino porque recibimos gozo en Dios cuando somos perdonados. Si no vemos ni sentimos esto, es probable que tengamos motivos de benevolencia que no están centrados en Dios y que no conozcamos ni demos a conocer el mayor bien que hay: el placer en Dios que todo lo satisface. Si sentimos el perdón como un regalo de gozo en Dios, algo que no merecemos y por lo que jamás hemos pagado, su gozo nos llevara con amor hacia el mundo del pecado y el sufrimiento, donde nuestro objetivo será que otros encuentren el perdón y el eterno gozo en Dios por medio de Jesucristo. Este gozo se complacerá

en ser misericordioso (Miqueas 6:8). El gozo en un Dios lento para la ira no puede convivir con la impaciencia. Peleará hasta que triunfe lo que más admira en Dios. El gozo en el Dios que pasa la eternidad mostrando “…las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros…” (Efesios 2:7) se deleita en ser generoso y busca siempre dar más. Robert Murray M`Cheyne, un pastor escocés que murió a los veintinueve años en 1843, habló de la misericordia y de la generosidad de los cristianos como evidencia de su condición de verdaderos cristianos

Me preocupan los pobres, pero más me preocupan ustedes. No sé qué les dirá Cristo en el Gran Día…temo que hay muchos aquí que me oyen y saben bien que no son cristianos porque no les gusta dar. Dar en abundancia y libremente, sin guardarse nada, requiere de un corazón nuevo; el corazón viejo prefiere dar

sangre antes que dinero. ¡Ah, amigos! Disfruten de su dinero; hagan del dinero su dios; no lo den, pero disfrútenlo pronto, ¡porque puedo decirles que, por toda la eternidad, no serán más que mendigos!

Hacer que otros se gocen en Dios: una tarea masiva Cuando hablo de gozo en Dios, me refiero al gozo que se arraiga en el eterno decreto de Dios, que fue comprado con la sangre de Cristo, que despierta en el corazón nacido de nuevo gracias al Espíritu Santo, que surge del arrepentimiento y la fe, y que constituye la esencia de la santificación y el ser cristiano, dando lugar a una vida de amor y pasión por redimir al mundo según la imagen de Dios. El gozo en Dios es una realidad masiva, integral, planeada, comprada y producida por el Señor en la vida de sus elegidos para gloria de su nombre.


11

DIOS

NO TIENE FAVORITOS R

ecuerdo muy bien mi bautismo. Al salir de aquellas aguas dando testimonio de mi incorporación a las filas del cristianismo, me sentí un soldado de Jesús. Esa noche me vi con un nuevo uniforme, orgulloso y dispuesto a cruzar los mares por mi Cristo, sin embargo, no tardé en experimentar una fría desazón al ver a algunas personas que estuvieron ese día junto a mí en el bautisterio, caer abatidas por las balas enemiga. Personas que se desplomaron pensando que su atuendo era «a prueba de balas», y allí quedaron destrozadas. El problema está en que hay algo más que un uniforme. Hay un nombre detrás. Hay una autoridad ganada de la cual no podemos echar mano solo por vestir el uniforme del que la ganó. Ahora, nuestro real objetivo es alinearnos con Cristo. Para eso

debemos aprender a escuchar su voz de mando y obedecer. De esa manera no quedaremos expuestos sin necesidad a las balas ni a los golpes de una lucha que Él luchó ya. Durante toda mi vida escuché mencionar el nombre de Jesús al terminar una oración. Lo mencionaban para pedir o reclamar algo, algunas veces, la frase se repetía elevando la voz, con insistencia y con tono agresivo, buscado en la misma frase un poder instantáneo. Otras veces me preguntaba si Dios no escuchaba a aquel predicador emotivo que intentaba con sus gritos y en la repetición del «Nombre» sanar las dolencias de alguien. Pero… ¿por qué hablar de «aquel predicador», si ante la duda y la necesidad, ¿quién de nosotros no ha reclamado algo en Su Nombre?; es más, ¿quién

no buscó también el poder de la frase «espiritual» que nos abriría la puerta del cielo? La promesa es clara y simple: Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo. Lo que pidan en mi nombre, yo lo haré. Juan 14:13-14 Sin embargo, a pesar de su indudable promesa, esa persona nunca se sanó de su mal, ni con los gritos de aquel hermano. ¿Y cuántas peticiones quedaron en el tintero del escritorio de Dios aunque se hicieron en el nombre de Jesús? ¿Te preguntas tú lo mismo? En Juan 14, podemos ver un poco más claro este asunto: Dijo entonces Tomás: —Señor, no sabemos a dónde vas, así que ¿cómo podemos conocer el camino?—Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó


12 Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

DIOS NO TIENE FAVORITOS Carlos Barbieri Unilit UNI5777

Juan 14.6, RV60 Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí. Si ustedes realmente me conocieran, conocerían también a mi Padre. Y ya desde este momento lo conocen y lo han visto. —Señor —dijo Felipe—, muéstranos al Padre y con eso nos basta. — ¡Pero, Felipe! ¿Tanto tiempo llevo ya entre ustedes, y todavía no me conoces? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo puedes decirme:“Muéstranos al Padre”? ¿Acaso no crees que yo estoy en el Padre, y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les comunico, no las hablo como cosa mía, sino que es el Padre, que está en mí, el que realiza sus obras. Créanme cuando les digo que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí; o al menos créanme por las obras mismas. Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre. Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo. Lo que pidan en mi nombre, yo lo haré. Juan 14:5-14 Tomás y Felipe estaban desorientados por completo. Se relacionaban de cerca con Jesús, pero no le conocían hasta el punto de ver al Padre en el Hijo.

No juguemos a ser cristianos cuando podemos serlo de verdad. Pídele al Padre en el nombre del Hijo, lo que Jesús te pida a ti. Entonces verás y te asombrarás de cómo se mueve la mano de Dios, porque la autoridad de su Hijo está de por medio.

En esta situación, imagino a Jesús con una mezcla de enojo y frustración. Tenía a dos de sus discípulos que confesaban que no entendían de dónde provenía su autoridad, el dolor debe haberse hecho presente en Él al mirar: Uno le entregaría, otro le negaría y dos... no habían entendido nada. Así que les dice: Las palabras que yo les hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre, que vive en mí, es quien hace las obras. Juan 14:10, RVC En sus últimas horas antes de ser entregado y padecer, Jesús quería reafirmar algunos conceptos clave con el equipo. La

revelación que había causado gran confusión entre su grupo era aquel concepto: «El que cree en mí, hará también las obras que yo hago; y aun mayores obras hará, porque yo voy al Padre» (v. 12, RVC). Posiblemente Tomás y Felipe se preguntaron: «Si Jesús actúa en nombre de su Padre y lo ha dejado tan claro, ¿por qué nosotros ahora debemos actuar en el nombre de Jesús y hasta con su promesa de que haremos cosas mayores en su nombre?». La respuesta es sencilla: Jesús estaba a punto de ganar en la cruz la autoridad suprema en el cielo y en la tierra, y al lado del Padre, ser como antes y como siempre. Todo pasa por la autoridad que Jesús alcanzó al morir y resucitar, venciendo el pecado y la muerte. El Padre se complació en el Hijo y aceptó su sangre en lugar de la nuestra. Aceptó la sangre de uno que era perfecto, la suya misma, porque eran uno solo.


Eso que le llaman

CRISTIANDAD

14 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Juan 8.31-32

L

a palabra “iglesia” significa muchas cosas, dependiendo de las personas; eso que llamamos cristiandad se compone de creyentes de todo el mundo. Se nos dice que los judíos que vivían en los tiempos de Jesús eran creyentes. Pero la conversación que Jesús tuvo con ellos indica que estaban muy alejados del camino recto. El motivo es el siguiente: eran descendientes biológicos de Abraham, y estaban orgullosos de ello. Y nuestro Señor no se los negó. Les dijo: “sé que sois descendientes de Abraham” (Jn. 8.37). El error de ellos no estribaba en creer que eran descendientes en la carne de Abraham, sino que eran automáticamente sus descendientes espirituales. Y nuestro Señor intento explicárselo.

No creo que lo entendieran. Les dijo: “Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais” (v. 39). Cristo no consideraba que el interior del hombre y su conducta externa dependieran de la descendencia física. Apartó a los fariseos del pacto y les dijo: “Ustedes no son verdaderos hijos de Abraham, no lo son en absoluto, solo son simiente de Abraham. Ustedes son sus descendientes, pero no sus hijos, porque Abraham era un hombre humilde, obediente, que tenía fe y amor, y ustedes no son nada de esto. Me odian porque les digo la verdad; quieren matarme no por un pecado, sino por predicarles la verdad, y eso Abraham no lo hizo.” Aquí no me quiero centrar en Abraham y en los judíos, sino en eso que llamamos cristiandad.


Además de las sectas, está compuesta por católicos romanos, ortodoxos griegos, protestantes liberales y evangélicos.

fariseos ni siquiera lo mencionaron. Daban por hecho que eran descendientes de Abraham, y que tenían lo que él tuvo.

La palabra “evangélico” debe figurar en minúsculas. No me refiero a la Iglesia evangélica como denominación. Me refiero a nosotros y a otros como nosotros. La cristiandad también la componemos nosotros, evangélicos que creemos en la Biblia, los pentecostales de diversas ramas e intensidades de celo, los creyentes de la santidad, los de la vida más profunda, los seguidores de la vida victoriosa, y mis queridos fundamentalistas calvinistas.

Somos descendientes de los apóstoles en cuanto al credo. Nadie pondrá esto en tela de juicio. El error estriba en suponer que, por el mero hecho de esa descendencia, seamos sus sucesores espirituales. Los fariseos cometieron ese error, y el Señor los corrigió y, con gran calma, los dejó fuera del pacto de Abraham. Es totalmente posible que nosotros también estemos suponiendo demasiado, dado que creemos lo que creía Pablo, suponemos que tenemos todo lo que tenía él. Como creemos lo que creía Pedro, somos todo lo que fue Pedro. Como estamos conformes con su credo, suponemos que también somos idénticos espiritualmente.

Los evangélicos somos un poco culpables de un error que no es tan trágico como el de los fariseos, pero que a pesar de todo es un error. Suponemos y con bastante orgullo, aunque sin pruebas, que somos los descendientes directos de los apóstoles. Los judíos de la época de Jesús también suponían esto. Todo aquello de lo que no esté usted seguro, y que tenga que autoconvencerse con argumentos, es pecado. Pero cuando está tan seguro de algo que ni siquiera lo menciona, aun es peor. Y hasta que nuestro Señor les presionó, los

Si respaldamos nuestra pretensión de ser descendientes de los apóstoles, tenemos que demostrar que “esto” que somos es “aquello” que ellos fueron. Jesús refutó las afirmaciones y suposiciones de los judíos, diciendo: “Esto no es lo que hizo Abraham”. Les dijo “esto que tenéis no es lo que tuvo Abraham”. Esto no es “aquello”, y “Abraham no lo hacía”; Jesús los excluyó.

FE AUTÉNTICA A. W. Tozer Portavoz EPO1814

Solo existe una verdadera sucesión espiritual de los apóstoles: los Padres de la Iglesia del Nuevo testamento. La prueba de esta sucesión espiritual es la identificación con ellos. Si podemos y decir “esto”, y señalar a la Iglesia del Nuevo Testamento y decir “es aquello”, y demostrarlo, entonces deberíamos ser las personas más felices del mundo; y tenemos motivos para ser felices. Si puedo señalar una Iglesia evangélica y decir “esto es aquello”, y luego señalar a Pablo y a los demás como el “aquello”, entonces es que tenemos el “esto”. Si son ustedes iguales, entonces nuestras afirmaciones no están equivocadas. Pero, ¿qué pasa si hay una diferencia, como la había entre los judíos y Abraham? Jesús les dijo: “Abraham no era como ustedes. Pretenden ser descendientes espirituales de Abraham; afirman que son sus sucesores espirituales, pero van por un camino y Abraham iba por otro”.

Les dejo con la siguiente pregunta: ¿Cuáles son las características que identifican nuestra relación con la Iglesia primitiva?


16

Siempre quise ser un superhéroe. No uno con mallas y capa, sino la clase de héroe que todo chaval aspira a ser.

C

uando era pequeño idolatraba al Zorro, al Llanero Solitario y al Hombre Biónico. Leía todos los cómics de Commando, veía todas las películas de guerra y seguía de cerca las aventuras de cada uno de los paladines del momento, ya fuera Luke Skywalker o James Bond. Con frecuencia me perdía durante horas jugando a la guerra con mis amigos, imaginando mi heroico papel en todas las grandes batallas de la historia. Durante mi segundo año de universidad tuve la ocasión de asistir a una conferencia de tres días en la que hablaba el sociólogo estadounidense Tony Campolo. Él ejercería una profunda influencia en mi modo de pensar y de vivir. Por primera

vez descubrí que la fe cristiana no está enfocada principalmente en la eliminación del pecado personal. Campolo explicó que lo que realmente apasionaba a Dios era ver su reino de rectitud y justicia establecido en la tierra. Gracias a Tony también me di cuenta de que aunque Dios ama a todos por igual, porque Él es justo, inevitablemente se pone del lado de los pobres y oprimidos. Esto lo vemos a lo largo de todo el Antiguo Testamento: «A tí se acoge el desvalido; Tú eres el amparo del huérfano» (Salmos 10.14b) y «Jehová es el que hace justicia y derecho a todos los que padecen violencia» (Salmos 103.6). Y continúa en la enseñanza de Jesús:

El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos. (Lucas 4.18) Descubrí que Dios odia la injusticia, y que las palabras más severas en la Biblia están reservadas para aquellos que explotan a los inocentes y a los débiles: «...y se maravilló que no hubiera quien se interpusiese» (Isaías 59.16). Y de nuevo, en palabras de Jesús: «Porque tuve hambre, y no me disteis de comer;


DIOS EN UN BURDEL Daniel Walker Grupo Nelson

tuve sed, y no me disteis de beber. [...] De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis» (Mateo 25.42, 45). Al igual que todos mis héroes de la infancia, me asombró descubrir que Dios era un guerrero dispuesto a rescatar a los que le clamaban pidiendo libertad. Me encantaba el modo en que esquivaba a los religiosos y los pretenciosos a la vez que se ofrecía completamente a los que con humildad estaban dispuestos a reconocer su humanidad. Me inspiraban salmos como este: El deseo de los humildes oíste, oh Jehová; Tú dispones su corazón, y haces atento tu oído, Para juzgar al huérfano y al oprimido, A fin de que no vuelva más a hacer violencia el hombre de la tierra. (Salmos 10.17-18)

Aún me sorprendió más el modo en que Dios se identificaba tan profundamente con aquellos de los estratos más bajos de la sociedad. Abracé el misterio inherente a la enseñanza bíblica de que cuando daba a los pobres, en realidad le estaba dando a Dios, como dice en Proverbios 19.17: «A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar». Y también: «Él juzgó la causa del afligido y del menesteroso, [...] ¿No es esto conocerme a mí? dice Jehová» (Jeremías 22.16). Y a la par que crecía mi amor por este Dios que era a la vez Creador y heroico Rescatador, también aumentaba mi deseo de conocerle más, no solo saber cosas de Él. Quería conocer a Dios de la misma forma que conocía a mis amigos: de modo íntimo, emocional, doloroso, genuino y auténtico. Quería comprender el miste-

rio de aquella gracia que no podía ser contenida, ni fabricada, ni manipulada, ni exigida, ni inventada. Así que decidí seguirle a los lugares más tenebrosos de la tierra y buscarle en los ojos de los cautivos del sufrimiento y el mal. Y así emprendí un viaje hacia algunos de los lugares más sombríos de la tierra: a los bares y burdeles de países en desarrollo y a los locales de striptease y clubs para caballeros de la élite mundial. Busqué a Dios en los ojos de las mujeres y niños allí encarcelados. Lo que encontré fue un sufrimiento más allá de toda imaginación, lágrimas, dolor y traumas más allá de todo entendimiento. Y muchos años más tarde, con lágrimas en los ojos, recordé mi decisión de seguir a Dios sin importar el costo.


TOP 10

MEDIANA VINIL NEGRO (RVA 1960) / Broadman & Holman VIVE TU FE (RVA 1960) / Broadman & Holman LETRA GRANDE VINIL NEGRO (RVA 1960) / S.B. de México MISIONERA RÚSTICA OVEJAS (RVA 1960) / S.B. de México SUPER GRANDE IMITACIÓN-NEGRO (RVA 1960) / S.B. de México OVEJITAS (RVA 1960) / AYA Génesis MEDIANA CON ÍNDICE Y CIERRE LILA (RVA 1960) / S.B. de México PROMESAS ECONÓMICA (RVA 1960) / Unilit NVI RÚSTICA ÁRBOL (NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL) / Vida NVI BODAS (NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL) / Vida

MÚSICA

UNA VIDA CON PROPÓSITO / Rick Warren / Vida CONCORDANCIA EXHAUSTIVA STRONG / James Strong / Nelson GLORIA DE DIOS / Guillermo Maldonado / Whitaker House PAQUETE EBV 2012 MARAVILLAS DE LA AVIACIÓN / Lifeway RESOLUCIÓN PARA HOMBRES / Stephen Kendrick / Broadman & Holman RESOLUCIÓN PARA MUJERES / Priscilla Shirer / Broadman & Holman DESAFÍO DEL AMOR / Stephen Kendrick / Broadman & Holman DICCIONARIO BÍBLICO ILUSTRADO HOLMAN / Broadman & Holman EN HONOR AL ESPÍRITU SANTO / Cash Luna / Vida APOSENTO ALTO CHICO JUL-AGO 2012 / Cupsa

LIBROS

BIBLIA BIBLIA BIBLIA BIBLIA BIBLIA BIBLIA BIBLIA BIBLIA BIBLIA BIBLIA

Los recursos más vendidos en: 279 librerías de México D.F. y Monterrey.

SOPLANDO VIDA / Jesús Adrián Romero / Vastago 25 AÑOS CONMEMORATIVO (con DVD) / Marcos Witt / Canzion INCONTENIBLE ES TU AMOR / En Espíritu y en Verdad / En E. y en V. Producciones LO QUE EL VIENTO ME ENSEÑO / Tercer Cielo / Fe y Obra Music COLECCIÓN CRISTIANA / Juan Luis Guerra / Emi Music EN MI LUGAR / Hillsong / Canzion GENTE COMÚN (Edición Especial) / Tercer Cielo / Kasa producciones RESET / Funky / Funkytown Music SIN MIEDO A NADA / Lilly Goodman / Vastago LIVE / Marcela Gandara / Vastago

RETO DE VALIENTES / Canzion Films A PRUEBA DE FUEGO / Distrimax MI PEQUEÑA BIBLIA / Videomax GRACE CARD / Sony Pictures DESAFÍO A LOS GIGANTES / Distrimax POEMA DE SALVACIÓN / Canzion Films RESTAURADO / Concepts & Values EL VIAJE DE LA VIDA / Sony Pictures CARTAS AL CIELO / Cristomanía LO MEJOR DEL SUPER CLÁSICO DE LA JUVENTUD / Vida

VIDEOS

BIBLIAS

periodo: marzo-mayo


20

El hambre satisface

EL HAMBRE L

a mayoría de nosotros no tenemos problema alguno para saber cuándo es momento de comer. Como regla general, a todos nos criaron con el desayuno en la mañana, comida a mediodía y cena en la noche. Recuerdo algunas familias agrícolas “en los viejos tiempos” que desayunaban inmensamente antes de que saliera el sol para poder salir y comenzar su día al amanecer con el estomago lleno. Otras se levantaban antes de que saliera el sol y trabaja-

ban varias horas en el frescor del día antes de desayunar, y después no cenaban hasta bien entrada la noche. Hoy hay dietas de moda que nos dicen que hagamos seis o siete comidas más pequeñas a lo largo del día en lugar de tener tres comidas principales. Los bebes recién nacidos puede que necesiten alimentarse cada dos horas durante sus primeras semanas de vida. En última instancia, ¡comemos cuando tenemos hambre!. ¿Pero se sabe cuando ayunar? Quiero decir que es fácil reconocer el hambre física, ¿pero el hambre espiritual? Hay veces en que su iglesia puede llamar a un ayuno colectivo, invitando a todos los que son parte de ese cuerpo de creyentes a unirse y participar por una causa concreta. Nosotros recibimos llamadas, cartas y correos electrónicos de todo el mundo, de iglesias que se han unido al movimiento del ayuno de veintiún días, y están cosechando la recompensa de su fidelidad. Pero también hay veces en


EL AYUNO DE VANGUARDIA JENTEZEN FRANKLIN Casa Creación CRE8282

que debería usted ayunar individualmente, y necesita saber cómo reconocer esos momentos. ¡Ha afrontado alguna vez algo que sabía que era imposible lograr por usted mismo! Casi 150 años después de que los asirios conquistasen las tribus del norte de Israel y los ejércitos babilonios llevasen cautiva a la tribu de Judá, la ciudad de Jerusalén estaba en ruinas. El templo estaba destruido, los muros estaban derribados y las puertas quemadas. Solo quedaban unas cuantas familias, y tan solo se movían entre los montones de escombros. Un hombre llamado Nehemías trabajaba en el palacio del rey de Susa, a unas 800 millas (1200 km) de Jerusalén, dijo: “Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos” (Nehemías 1.4). Nehemías sabía que tenía que hacer algo. Ayunó y oró, intercediendo por los pecados del pueblo de Israel y pidiendo a Dios que le diese favor con su jefe, el rey. Dios le dio a Nehemías el sueño de reconstruir los muros. Era una tarea colosal, y solo Dios podía hacer que sucediera. ¡El libro de Nehemías es muy alentador! Es una buena lectura cuando está usted realizando un ayuno. Si lo pensamos,

Nehemías probablemente vivía muy bien , sin embargo, anhelaba dejar todo eso a fin de realizar la tarea que Dios había puesto en su corazón. Contra todo pronóstico, ¡Nehemías terminó la tarea! Él escribió en su diario: “Fue terminado, pues, el muro, el veinticinco del mes de Elul, en cincuenta y dos días. Y cuando lo oyeron todos nuestros enemigos, temieron todas las naciones que estaban alrededor de nosotros y se sintieron humillados, y conocieron que por nuestro Dios había sido hecha esta obra” (Nehemías 6.15-16). Dios no solo le dio una manera de hacerlo, sino que también capacitó y equipó a Nehemías para hacerlo en un periodo de tiempo ridículamente corto. ¡Nehemías afilo su hacha antes de comenzar! Él se abrió paso entre las constantes amenazas del enemigo y terminó la tarea. Puede que usted no esté reconstruyendo muros de ciudades, pero Dios ha puesto un sueño en su corazón. Ayune y ore para obtener los medios y la dirección de Él para lograrlo. Quizá esté comenzando un nuevo negocio, un nuevo ministerio, una nueva carrera o una nueva familia. En 2da Crónicas, capítulo 20, Josafat estaba rodeado por sus enemigos.

Pasadas estas cosas, aconteció que los hijos de Moab y de Amón, y con ellos otros de los amonitas, vinieron contra Josafat a la guerra. Y acudieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: Contra ti viene una gran multitud del otro lado del mar, y de Siria; y he aquí están en Hazezon-tamar, que es En-gadi. Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá. Y se reunieron los de Judá para pedir socorro a Jehová; y también de todas las ciudades de Judá vinieron a pedir ayuda a Jehová. 2da Crónicas 20.1-4 Josafat convocó un ayuno colectivo, ¡y el pueblo fue muy motivado a unirse a él para buscar al Señor! Cuando se humillaron mediante el ayuno y la búsqueda del Señor, abrieron la puerta para que Dios no solo los liberase, sino también pelease la batalla por ellos. Dios respondió la petición de Josafat, diciendo: “No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios” (v.15).


Todo empezó como un sueño

“ Este es el local Elías, aquí debemos abrir una Librería Cristiana que sea conocida de frontera a frontera y de costa a costa” Fueron las palabras de un hombre con visión… y muchos sueños …

El 15 de Mayo abre sus puertas la Primer librería Madero 62 Col. Centro México, D.F. Primer Equipo Maranatha

10 de Enero de 1998. Se abre la primera Sucursal en Av. Juárez #88 México, D.F.

Y el sueño… se convirtió en realidad…


ESCL

de los

4. El video juego Halo3 Vendió 170 millones de dólares en 24 horas. Grand Theft auto IV rompió este record, pero pronto fue superado por Call of duty: Black ops con ventas de $360 millones en 24 horas. 5. Los adolescentes envían 3,340 mensajes de texto por mes.

A

finales de 2009 escribí un artículo en esta misma revista titulado: Comunicados, pero no necesariamente conectados. Me preocupaba que los medios, y en particular las redes sociales estuvieran creando una sociedad desconectada; individuos con miles de fans, pero muy, muy solos. Ahora tengo una inquietud mayor. ¿Qué sucede si estos individuos no solo están solos sino además cautivos? Esta inquietud se acentuó al ver Cautivados por los medios; un documental de Phillip Telfer. Al igual que los fariseos de la antigüedad, a los cristianos no nos gusta que nadie nos insinúe que podemos ser esclavos de algo. Los fariseos declararon enfáticamente: “nunca hemos sido esclavos de nadie”. Las personas que luchan con el alcoholismo, saben que el pri-

mer paso, y el más difícil para salir de su adicción, es reconocer que tienen un problema con el alcohol. Diversas investigaciones científicas han encontrado que la adicción a los medios es incluso más fuerte que la adicción a las drogas. Pero, ¿en realidad los medios son tan adictivos? Consideremos algunas cifras de estudios realizados en E.U. Tal vez no sea precisamente nuestra realidad, pero percibo que no debemos estar tan lejos 1. Ahora hay más televisores por hogar, que niños. 2. El n i ño promed io pa sa 53 hora s f rente a l telev isor por sema na. 3. Cuando los adolescentes se gradúan de la prepa, habrán visto de 18,000 a 22,000 horas de tv.

El invento del telégrafo en 1844 marcó el inicio de una nueva era. Esta capacidad de comunicarse a distancia es tan poderosa, que incluso en aquellos ayeres los trabajadores coqueteaban, jugaban ajedrez y chismeaban, en tal medida, que sus patrones tenían que vigilarlos… ¡y eso que solo tenían una tecla! En este año se recuerda el centenario del hundimiento del Titanic. Todos hablan de su fastuosidad y el desastre, pero pocos saben que esta tragedia pudo haberse evitado si el operador del telégrafo no hubiera estado tan ocupado enviando mensajes, como para leer la alerta del buque Mesaba. No puedes tratar a un león como tratas a un gato. Los medios son tremendamente poderosos y por la misma razón deben ser tratados con sumo cuidado. Dimitri Kristakys, Jeff Myers, y otros investigadores, han descubierto que cuando una persona


LAVO s MEDI S

Si respondes muy rápido que no lo eres… es más probable que lo seas. pasa suficiente tiempo frente a una pantalla, (TV, cine, videojuegos, internet), pierde mucha de su capacidad de concentración activa. Vive en un mundo tan híper estimulado, que la realidad le parecerá aburrida y lenta. Incluso, las películas y los videojuegos engañan al cerebro creando una sensación de logro, cuando en realidad la persona no ha hecho absolutamente nada.

Como toda adicción, los medios están obligados a ofrecer una dosis mayor de sensaciones para mantener cautiva a su audiencia. Esto ha provocado que cada vez haya más violencia, sexo explícito, obscenidades y anti valores; incluso en los programas clasificados “para niños”.

Un problema todavía mayor se encuentra en el contenido actual en los medios. Está demostrado que lo que vemos y escuchamos sí afecta nuestros pensamientos y por consecuencia nuestro comportamiento. Si no fuera así, ¿Habría otra explicación para que los anunciantes en el Súper Bowl pasado hubieran gastado 3.1 millones de dólares por un anuncio de 30 segundos? No lo creo.

Filipenses 4.8 nos dice: “Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza”. Si tomáramos este criterio antes de ver una película, prender la TV o jugar videojuegos, creo que podría haber un cambio significativo en nuestra dieta de medios.

Si yo pudiera controlar el medio de la cinematografía americana, no necesitaría ninguna otra cosa para convertir a todo el mundo al comunismo. Stalin.

Hay muchas cosas más que decir al respecto, pero quiero terminar con una invitación. Te invito a proclama un mes de ayuno de medios en tu hogar. Sé que puede sonar demasiado drástico… pero es muy posible que descubras una libertad que ni siquiera recordabas que exis-

LA TELEVISIÓN es un invento que te permite presenciar un espectáculo en tu sala, protagonizado por personas que no permitirías entrar en tu casa. David Frost

tía. Y sobre todo, podrás experimentar la gloria de vivir en Su voluntad.

No se dejen engañar por los que tratan de justificar esos pecados… No participen en las cosas que hace esa gente. Pues antes ustedes estaban llenos de oscuridad, pero ahora tienen la luz que proviene del Señor. Por lo tanto, ¡vivan como gente de luz!... Averigüen bien lo que agrada al Señor… Así que tengan cuidado de cómo viven. No vivan como necios sino como sabios. Saquen el mayor provecho de cada oportunidad en estos días malos. No actúen sin pensar, más bien procuren entender lo que el Señor quiere que hagan. Fil 5.6-15 Después de hacer el experimento, me encantaría escuchar tus comentarios.


28

Una invitación

DIVINA

Juan 17 registra la última oración de Jesús antes de ir al huerto de Getsemaní, donde clamó a Dios antes de su crucifixión. No tenemos que preguntar que sentía Jesús antes de ser molido por nosotros. Su deseo se expone claramente en Juan. Él abre su corazón y nos permite oír los momentos más íntimos de su vida en la tierra. Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo. Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y estos han conocido que tú me enviaste. Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aun, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos. Juan.17.24-26

Estas frases contienen la autentica razón por la cual usted fue creado y presentan una invitación a conocer a Dios íntimamente: a conocerlo realmente y estar cerca de su corazón. En la primera petición a su Padre, Jesús pide estar cerca de aquellos a quienes está a punto de comprar con su sangre. Él no quiere que solo seamos técnicamente suyos: quiere que seamos completa-

mente suyos. La esposa en el Cantar de los Cantares de Salomón anhela esta misma intimidad. Dice: “Pues ¿por qué había de estar yo como errante junto a los rebaños de tus compañeros?” (Cantares 1.7). En su lenguaje poético, la esposa esencialmente está diciendo: “Jesús, no quiero que mis ojos estén cubiertos. No quiero que me impidan verte. Quiero verte como realmente eres. ¡Jesús, no me basta con estar cerca de tus amigos! ¡Quiero estar cerca de Ti, y en verdad conocerte íntimamente en mi propio corazón!” Anhelamos estar cerca de Dios porque Él primero anheló estar junto a


nosotros. No es un Dios que quiso redimirnos para después quedarse a distancia. Al contrario, nos compró con sangre real para poder poner su propio Espíritu en nosotros y pasar tiempo ahora y en la eternidad revelándonos su corazón. En su segunda petición, Jesús pide que podamos ver su gloria. Este fue exactamente el deseo del que se hizo eco la esposa del Cantar de los Cantares cuando dijo que no quería que el velo le impidiera ver al Esposo. Nuestro corazón clama: “¡Quita el velo, Dios!” El corazón de Jesús también clama: “¡Padre, yo quiero!” ¿Puede imaginarse cómo habrá sido sacudido el cielo cuando Dios hombre pronuncio esa frase esa noche en el huerto? ¿Puede imaginarlo intercediendo por usted en este mismo instante, pidiendo lo mismo? Eso es exactamente lo que Jesús está haciendo en este momento. El escritor de Hebreos dice que Jesús vive para interceder siempre por nosotros delante del Padre como nuestro fiel sumo sacerdote (Hebreos 7.25). En este momento, Jesús está hablando con el Padre, que lo ama a usted (Juan 17.23) con el mismo amor con que Él ama a su Hijo: le está pidiendo que revele a su corazón la gloria de lo que Él es. La tercera petición de Juan 17.26 es la mayor de todas: que lo amemos a Él. Pero examinemos esto con cuidado. ¿Qué clase de amor quiere Jesús de nuestra parte? ¿Quiere que lo amemos como un siervo agradecido ama a su amo benevolente? No.

¿Quiere que lo amemos con lo que seamos capaces después de sobrevivir a un pasado doloroso? No. Cuando Jesús le pidió al Padre que usted y yo lo amáramos, extendió la mayor vara de medir que podía emplear: el monto del amor que el Padre tiene por su Hijo Unigénito. Cuando considero esto, siempre pienso en los niños pequeños. ¿Alguna vez ha visto a un niñito extender sus brazos tan ancho como puede, para mostrarles a sus padres cuanto los ama? ¿O un niño que se fascina con analogías? “¡Te amo desde aquí hasta la luna ida y vuelta, y alrededor de la tierra infinitas veces!” Jesús se extendió tanto como le fue posible, y al hacerlo terminó con la idea de que el cristianismo fuera aburrido o que usted y yo pudiéramos permitir que nuestro pasado o nuestros antecedentes familiares nos impidan amarlo y ser transformados a su semejanza. Sé que este lenguaje puede parecer incómodo, pero Jesús sacó su chequera trinitaria y expidió el cheque más grande que pudo. Puso toda la cuenta a disposición de usted. Lo que Jesús hizo es como cuando un padre lleva a su hijo a una tienda cuando se acerca el Día del Padre; le ayuda a elegir algo, y le da a su hijo la tarjeta de crédito para que pague ese artículo. En casa lo ayuda a envolver el regalo, y cuando llega el gran día, le ayuda al niño a bajar el regalo del estante del armario. Cuando éste le extiende su regalo, el padre se llena de gozo y exclama: “No puedo creer que hayas traído esto para mí. ¡Es justo lo que quería!”

UN CLAMOR POR LA JUSTICIA Shelley Hundley Casa Creación CRE8555

Cuando empezamos a conocer a Jesús y recibimos al Espíritu Santo, comienza a fluir en nosotros un rio, un rio que tiene un fin anhelado. El Espíritu Santo en nosotros anhela llevarnos a las profundidades de Dios para quitar el velo de nuestros ojos y ayudarnos a ver las gloriosas riquezas del hombre Cristo Jesús. Convirtiendo hasta el corazón más hostil en un torrente de afecto santo por Dios. ¿Tiene usted esta visión para su vida? Oh, mi amigo, si esta aburrido, me atrevo a decirle que es su propia culpa. Si ha dejado de crecer en el amor o está esperando continuar esa búsqueda “algún día”, lo insto a que vuelva a su camino. Nada relativo a Jesús y a lo que Él ha hecho por nosotros es aburrido., y nada en su pasado, presente o futuro puede privarlo a usted de conocer el amor de Cristo. Él anhela que usted permita que sus ondas y sus olas de cariño rompan sobre usted y lo conduzcan a nuevas alturas de amor, y lo insta a dejar que su luz brille delante de los hombres. Leemos en el Salmos 36.7-9.


30

Esas son las clásicas cuatro palabras que los cristianos protestantes usan para encapsular la verdad que afirma que no hay acciones que una persona pueda realizar para ganarse un lugar en el cielo o la misma gracia de Dios. Que somos salvos no por obras sino solo por la gracia, la cual viene de una fe inamovible en Cristo Jesús. Esta doctrina fue central para el teólogo alemán Martin Lutero, quien desafió profundamente a la Iglesia Católica, para generar, a su vez, la Reforma Protestante. Lee detenidamente lo siguiente. Es la interpretación del gran reformista sobre las palabras del apóstol Pablo, y es algo que todos los protestantes creen:

T

odos han pecado y son justificados gratuitamente, sin sus propias obras y meritos, por su gracia, a través de la redención que es Cristo Jesús, en su sangre (Romanos 3.23-25). Esto es necesario para creer. Esto no puede adquirir-

se o alcanzarse por medio de obras, leyes o meritos. Por lo tanto, es claro y certero que esta fe solamente nos justifica. Es fácil caer en el pensamiento de que podemos ganarnos la gracia de Dios si hacemos suficientes cosas buenas, si


nos comportamos sacrificamos por otros, si damos muchísimo dinero a nuestra iglesia. De esta manera, Dios nos sonreirá, nos llenara con su Espíritu y nos guardara un lugar en el cielo. Lo que hace tan fácil que pensemos sobre la relación con Dios en términos tan simples, de causa y efecto, es lo que aquí abajo, en esta vida terrenal, se denomina recompensa. En la vida diaria, las “buenas obras” se vuelven tangibles, con resultados apreciables. Pero la gracia de Dios no es así. No vamos a impresionarlo por algo que hagamos; no importa cuán noble o desinteresadamente lo realicemos. Nunca haremos algo tan maravilloso que logre que Dios se olvide de aquellas verdades sobre nuestras vidas: que siempre hemos

sido egoístas, perezosos, malos y pecadores. Un cristiano realiza “buenas obras” porque el amor a Dios lo inspira a hacer buenas obras, no porque espera que eso inspire a Dios a amarlo. Así no funciona. Porque ¿de qué manera nos ganaremos su buena voluntad? ¿Cómo es que algo que hagamos para Dios beneficiará o realzará la realidad de Dios, en quien todo ya existe? Dios quiere una sola cosa de nosotros. Quiere que creamos en Él. El creer eso es lo que nos salva; eso es lo que nos impulsa a vivir la vida de Cristo en nosotros. En pocas palabras: si quieres que Dios crea en ti, cree tú en Él. Nunca olvidemos o, de alguna manera, minimicemos

SER CRISTIANO Stephen Arterburn / John Shore Editorial Peniel EVI7330

la verdad de que una vez que hemos sido salvos, uno esta naturalmente obligado a servir a su prójimo. Con la fe, viene la gracia. Con la gracia el amor. Con el amor la acción, pero siempre, la fe esta en primera.

Porque sostenemos que todos justificados por la fe, y no por la obras que la ley exige. Romanos 3.28 Y la máxima cita de la Biblia referida a la fe y a las obras…

Nacido de Nuevo Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte. Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica. Efesios 2.8-10 Este término es utilizado para describir a una persona que ha recibido la inefable y maravi-

llosa experiencia de haber sido salvado por Cristo. Cuando te das cuenta de que expió todos tus pecados en la cruz, entonces eres irrevocablemente libre y perdonado de tus pecados, y te sientes radiantemente nacido de nuevo. Cuando te conviertes en un cristiano, tu vieja, pecaminosa, egoísta e impertinente manera de vivir muere. Y aquí estas, nuevo en Cristo. ¡Has nacido otra vez!

Jesús declaró: De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el Reino de Dios. Juan 3.3 Hemos dicho que Dios es amor, que salva, que ofrece gracia y que divide al mundo en dos partes: ASC (antes de ser cristianos) y DSC (después de ser cristianos).


32

¿Qué fue primero, los obreros o los adoradores?

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado no creado… CREDO DE NICEA

Tú eres el Rey de la gloria, Cristo, Tú eres el Hijo único del Padre. Tú, para liberar al hombre, aceptaste la condición humana sin desdeñar el seno de la Virgen. Tú, rotas las cadenas de la muerte, abriste a los creyentes el Reino de los Cielos. TE DEUM LAUDAMUS

E

stas antiguas afirmaciones o credos, los elaboró la Iglesia con el paso de los siglos, para declarar así sus creencias con gran alegría y una actitud de profunda falta de merecimiento. Uno mi voz a la suya y digo que creo en tales

cosas. Creo que Él, el Rey de la gloria, el Hijo eterno del Padre, tomó la decisión de liberar al hombre y superó el trance de la muerte, resucitando y abriendo el camino al reino de los cielos para todos los creyentes.


A la luz de esto, la mente humana debe responder algunas preguntas. Una de ellas es ¿por qué sucedió todo esto? El Dios de Dios y la Luz de Luz que nació de una virgen, sirvió durante el dominio de Poncio Pilato, superó el trance de la muerte y abrió el reino de los cielos a todos los creyentes. Tras todo esto, debe existir un propósito, porque Dios tiene un intelecto. La inteligencia es uno de los atributos de la deidad, y por consiguiente, Él debe tener un propósito razonable que pueda resistir el escrutinio de la razón humana santificada. ¿Por qué hizo Dios todo esto? Como cristiano, me siento profundamente inquieto y preocupado al ver el estado en que nos encontramos los evangélicos hoy día. Con “evangélicos” me refiero a las iglesias libres en términos generales, las iglesias que tienen orden, aquellas que no lo tienen y las que están sumidas en el caos. Las iglesias que tienen cultos hermosos y cultos sencillos, e iglesias cuyos ministros piensan que deben ser un cruce entre el apóstol Pablo, Moisés y Bob Hope. El motivo supremo por el que el Señor nació de la virgen María para padecer bajo Poncio Pilato, ser crucificado, morir y ser sepultado; el motivo por el que

superó la muerte y resucitó de entre los muertos es para poder convertir a los rebeldes en adoradores. Somos los receptores de una gracia destinada a salvarnos de nuestro egocentrismo, para convertirnos en adoradores. Thomas Boston dijo que la diferencia entre el hombre y los animales es que una bestia mira el suelo, y el hombre fue hecho para mirar a lo alto. Un hombre puede relacionarse con el Dios de los cielos, mientras que el animal camina y solo ve el suelo que tiene bajo sus cortas patas. Un hombre levanta su corazón en alabanza a quien la llevo por él, Jesucristo. A Dios le interesa muchísimo más tener adoradores que obreros. Lamentablemente, la mayoría de los evangélicos no comparten este interés. Creemos, equivocados, que Dios necesita obreros, de modo que decimos alegremente: “Iré a trabajar para el Señor”. Ojala pudiéramos recordar que por lo que respecta a sus planes, Dios NO nos necesita. Debemos trabajar para el Señor, pero esto es cuestión de gracia por parte de Dios. El Señor quiere adoradores antes que obreros. Nos llama de vuelta a aquello por lo que fuimos creados: Adorarlo y disfrutar de Él para siempre. Nuestro trabajo solo es aceptable para Dios si también lo es nuestra adoración. Muchos de los grandes himnos de la Iglesia nacieron de un avivamiento de algún tipo. Pueden rastrearse por la Reforma lute-

DISEÑADOS PARA ADORAR A.W. Tozer Portavoz EPO1845

rana, el avivamiento de Wesley y el moravo. Esos himnos nacieron de los tiempos en los que la Iglesia de Dios trabajaba. El Espíritu se derramaba sobre ella, los cielos se abrían y había visiones de Dios; del trono en las alturas bajaba el resplandor que reflejaban los corazones de su pueblo. La genuina y agradable adoración a Dios, crea dentro del corazón humano un espíritu de expectación y de anhelo insaciable. Debemos comprender que el Espíritu Santo solo desciende a un corazón que participa en la adoración. Partiendo de su adoración intensa, Dios lo llamara a la obra. Sin embargo, al Señor no le interesa que usted se ponga de pie de un salto e inicie algún proyecto religioso chapucero. Aquí es donde se encuentra la Iglesia contemporánea, podemos citar el Tabernáculo del Evangelio de la Hoja de Parra. Muchos confunden este amateurismo alocado con una adoración dinámica espiritualmente, y se lo ofrecen a Dios. Desde mi punto de vista, es improbable que alguien que adore a Dios haga algo inusual o fuera de lugar. Nadie que sea un verdadero adorador se entregara a proyectos religiosos carnales y mundanos.


34

LOS MEDIOS El Internet nos grita “Críen a sus hijos o yo lo haré por ustedes” El problema del Internet no es la pornografía, no es la seguridad. El problema del Internet somos los papás.

P

ara la generación de los abuelos, la computadora era un aparato de lujo. Para la generación de los padres, la computadora era una herramienta de trabajo. Para esta generación de chicos, la computadora es parte de la vida cotidiana y como todo en la vida, nos toca a los padres ayudarlos a gozar de los beneficios y protegerlos de los peligros. Nuestros hijos deben de tener un l ímite de tiempo frente a la pantal la. Ya no es cuánto tiempo miran televisión; de lo que tenemos que hablar es de cuánto tiempo pasan delante de la pantalla.

Nuestros hijos vivirán gran parte de sus vidas en las redes sociales, es una realidad de esta era. Sin embargo, ellos deben tener límites establecidos en cuánto a tiempo y forma de uso de las redes sociales. Muchos piensan que poner límites a sus hijos es restringirles la vida. La verdad es que son los límites los que les servirán para no ir más allá y caer en un precipicio del que probablemente no podrán salir. Debemos tener cuidado porque, por no entrar en argumentos con nuestros hijos, podemos estar permitiendo que desarrollen hábitos que luego pueden tornarse destructivos.

Otro tipo de padres son ingenuos y piensan que “no pasa nada”, que es inofensivo que sus hijos o hijas pasen tanto tiempo en las redes sociales. Sin embargo, el Internet es como un animal salvaje domesticado; puede estar en casa y jugar con los niños, pero no debemos olvidar que tiene un lado feroz con la posibilidad de voltearse contra nosotros y comernos de desayuno. La vida contemporánea es complicada. Los niños y las niñas hoy crecen de manera diferente a como nosotros crecimos, saben otras cosas (¡No hay que decírselos, pero creo que hasta son más inteligentes!).


Cuando yo era niño, en mi casa, el menú de comida era sencillo, consistía en dos opciones: “o te lo comes, o no comes”. Actualmente, todo es tan complicado. Cada hija tiene su cereal preferido, su pan preferido. Antes podíamos ver dos o tres canales de TV, ahora hay cien. Hoy está el Internet. ¡No es justo!, pienso y me enfado. “Fue más fácil para mis papás que para mí” digo levantando el puño al cielo. Luego, considero la clase de hijo que fui y la clase de hijas que tengo. No, me quedo con mis hijas y sus opciones. Parte del problema con los medios de hoy en día, es que se nos olvida que nosotros somos adultos y nuestros hijos no. Pensamos que como nosotros navegamos las aguas profundas del Internet sin hundirnos, nuestros hijos no corren peligro. En mi casa hay reglas. Las usan mis hijas para sus tareas de geometría. También hay de las otras, las que enojan a nuestras hijas. Luego hay otras, las que dispone mi esposa y me enojan a mí. Igual, desconozco dónde están las reglas que usan mis hijas y no memoricé las que pone mi esposa. Pero, una que puse yo y que sí sé, es que cualquier computado-

ra tiene que estar en un lugar visible. Yo se que las asociaciones de los Derechos de la Niñez han escrito largos documentos acerca del respeto a la privacidad de los niños y amenazan con meterme a la cárcel si en mi casa mando yo y no mis hijas. Sin embargo, quiero decir que el responsable de mis hijas soy yo, y no gente con acento europeo que probablemente no tiene hijos y que escribe documentos aburridos en reuniones que hacen en hoteles de cinco estrellas. En mi casa, si se usa la computadora, cualquiera debe poder ver la pantalla.

EL PAPÁ IMPERFECTO Junior Zapata Hojas del Sur/ Vida EVI7737

hijos e hijas. Personalmente, no considero que estas reglas limiten o trunquen las libertades de mis hijas, las considero como los Diez Mandamientos. Muchos que leen los Diez Mandamientos por arriba, sin profundizar, piensan que están ahí para restringir y no es así.

Esto es, no porque no confió en mis hijas, confió plenamente en lo que les he enseñado hasta ahora y confío en su palabra. Sin embargo, no han vivido lo suficiente para tener buen juicio y no puedo permitir exponerlas a que algo les haga daño. Más adelante en la vida, ellas podrán decidir qué creer, qué ver, qué leer; podrán decidir por dónde navegar. Esto tal vez sonará a demasiadas restricciones. Sin embargo, cada papá tiene que decidir cuánto proteger y cuánto exponer a sus

El Internet es como el océano; es igual de bello como peligroso. Es confiable si lo conoces; es traicionero si te descuidas. Nuestros hijos no deben navegar sin ayuda. Yo sé que ponen cara de marineros inocentes y nos dicen que todo lo que quieren es ayudar a Dory a encontrar a Nemo. Pero, por si no sabes, ¡ni Dory ni Nemo existen! Existe Tiburón, que sí come niños como tus hijos.


CAVA MÁS HONDO

36

H

ace algunos años, un par de sociólogos, Christian Smith y Melinda Denton, publicaron los primeros resultados de su estudio sobre las creencias religiosas de los adolescentes en EU. No soy muy devoto de esos estudios, ni de las estadísticas. Tan pronto como mencionan una estadísti-

ca, manifiesto mi aburrimiento con los ojos, pero cuando leí lo que habían hallado, captaron mi atención, porque sentí que estaban describiendo la forma en que yo concebía a Dios y me relacionaba con Él durante mis años de bachillerato. También porque esos descubrimientos demuestran que la mayor parte

de los seres humanos se imaginan a Dios tal y como les gustaría que fuera: un Dios que los sirve en sus necesidades y caprichos. En su libro Soul Searching (Escudriñar el alma), Smith y Denton describen el concepto de Dios que prevalece entre nuestros ado-


lescentes como un “deísmo terapéutico y moralista”. Esto parece un tanto complicado, pero déjame explicarte: El concepto moralista dice que si llevo una vida moral, hago cosas buenas y trato de no hacer lo malo, Dios me recompensará y me enviará a “un lugar mejor”. El concepto terapéutico con respecto a Dios, afirma que la principal razón de su existencia es hacerme feliz y llenarme de paz. O sea, Él es una forma de autoayuda para mí. El deísmo dice que Dios existe, pero que está distante y no suele participar en nada. Podríamos decir convenientemente neutral. No interrumpe mis planes, ni se mete en mis asuntos, en “resumen”, escriben Smith y Denton: “Dios es como una combinación de Mayordomo divino y Terapeuta cósmico: siempre está de turno, se ocupa de cuanto problema surja, ayuda profesionalmente a los suyos para que se sientan mejor consigo mismos, y no participa demasiado en el proceso”. Citan a una joven de la Florida de 17 años que dijo: “Dios siempre está a nuestro alrededor. Cree en perdonar a la gente. Está presente para guiarnos, para que tengamos con quien hablar, y nos ayuda a salir bien de problemas, y no sé cuántas cosas más, y claro, no nos habla”.

Tal vez tengamos una descripción más compleja de Dios que esa chica de 17 años, quizá tengamos conocimientos teológicos para hacer una descripción muy diferente. Nunca me atrevería a llamar a Dios mi Mayordomo divino, ni mi Terapeuta cósmico, pero, ¿cuántas veces no lo trato como si lo fuera? En la Biblia –el principal lugar donde Dios se revela a sí mismo-- contemplo a un Dios que es completa y maravillosamente distinto a mí. Yo soy creado. Dios es el Creador. Yo fui hecho. Dios es el que hizo todas las cosas; el que “creo los cielos y la tierra” (Génesis 1.1) Yo tuve un principio. Fui concebido en el vientre de mi madre. Antes de esa fecha, no existía. Dios es eterno. Él no tuvo principio ni tendrá fin. Salmo 90.2 “Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios”. Yo soy un ser dependiente. Necesito aire para respirar, agua para beber; si no los tengo, muero. Dios existe en sí mismo. No tiene que apoyarse en nada fuera de Él. Tiene vida en sí mismo, y saca de su propio ser su inagotable energía. Dios “no habita en templos hechos por manos humanas, pues Él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas” (Hechos 17.24-25).

CAVA MAS HONDO Joshua Harris Editorial Unilit UNI5749

Yo estoy limitado en cuanto al espacio, solo puedo estar en un lugar a la vez. Dios es omnipresente. Está presente en todas partes. “Dios es espíritu” y no tiene limitaciones de espacio. “¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Jehová, y no Dios desde muy lejos? ¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?” (Jeremías 23.3-24). Mi poder tiene límites. Tengo un límite en cuanto a lo rápido que puedo correr; en cuanto a la cantidad de peso que puedo levantar. Dios es todopoderoso. Es omnipotente: posee todo el poder. No hay nada que sea difícil para Él (Jeremías 32.17). Puede hacer todas las cosas (Job 42.2). Mi conocimiento es limitado. Por mucho que estudie, seguirá siendo un conocimiento incompleto. Dios lo sabe todo. Es omnisciente; tiene conocimiento pleno de todas las cosas del pasado, el presente y el futuro. Job 37.16 nos dice que Dios es “Perfecto en sabiduría”.

“Cuando la Biblia llama santo a Dios”, escribe Sproul, “Quiere decir primordialmente que Dios está separado de una manera trascendente. Está tan por encima y más allá de nosotros que da la impresión de sernos casi totalmente extraño”.


Sermones que transforman vidas / Portavoz

Este libro prepara a los predicadores para desarrollar la aplicación del sermón que brota del texto bíblico y se enfoca en las necesidades de la congregación, lleva al lector a lidiar con las cuestiones teológicas relacionadas con la aplicación del sermón, y luego le guía a través de una metodología repetible que dará como resultado una aplicación que mantiene la integridad bíblica y se relaciona en forma práctica con los oyentes contemporáneos.

Editorial Unilit lanza un excelente material para llevar a los más pequeños en un descubrimiento de la historia bíblica desde Abraham hasta Jesús. Con ilustraciones de alta calidad y un texto de fácil lectura y comprensión para los niños se convierte en una gran ayuda para ellos en su inicio por el recorrido de las aventuras bíblicas y como auxiliar a los padres en la presentación entretenida del mensaje de la Biblia.

Este estudio bíblico en cuatro sesiones está diseñado para animarle a vivir valientemente para lograr el bienestar de su familia. Las cuatro sesiones son: Un llamado valiente (Luchar por mi familia), Prioridades valientes (apreciar lo más importante), Un legado valiente (impactar a las generaciones futuras) y Una fe valiente (valor para permanecer en Cristo).

Estudio bíblico vidas valientes / B&H

Mi pequeña Biblia / Unilit

Grupo Nelson trae para nosotros la nueva Biblia de Estudio Harper en su elegante presentación en piel italiana, incluye notas con la más precisa información, nos habla de las variantes textuales más importantes, contiene un bosquejo intercalado con el texto y un sistema único de referencias cruzadas, incluye 8 páginas de mapas a todo color, concordancia y palabras de Cristo en rojo.

Biblia de Estudio Harper / Nelson

Para


CURIOSIDADES DE LA BIBLIA »Sabía usted que la Biblia comienza con el sonido “EN” y termina con ese mismo sonido pero en la parte final de la palabra amÉN? »La Biblia fue escrita mucho tiempo antes de que se inventara el papel y los lápices. Quienes la escribieron, lo hicieron sobre largas tiras de papiro o pergamino. El papiro se hacía de una planta y el pergamino de pieles de animales.

»El versículo más largo de la Biblia es Ester 8:9. El versículo más corto de la Biblia es Juan 11.35. El versículo que se encuentra en el centro de la Biblia es Salmos 118:8. »Los únicos hombres que han ayunado 40 días solo son tres: Moisés, Elías y Jesús. Y son los mismos que aparecen en el Monte de la Transfiguración. (Jesús: Marcos 1: 13) (Moisés: 24:18) (Elías: 1 Reyes 19: 8)

»El nombre más largo de la Biblia se encuentra en Isaías 8:3. Maher-salal-hash-baz. »Goliat no murió de la pedrada que le diera David, sino por su propia espada. (1o de Samuel17:48-51).

»Una cita que hace referencia a la redondez de la Tierra esta en Eclesiastés 1:6, que dice: “El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo”.


44

EL ARTE d

UN MENT S

é que usted es un creyente que anhela tener influencia…y la tiene. Los corazones de las personas en todo el mundo están descontentos y, más que nunca, están buscando un cambio. Estamos viviendo una época emocionante y estoy lo sufrientemente loca como para creer que estamos a punto de ver una gran revolución global dentro del cuerpo de Cristo. A través del tiempo, establecieron un fundamento y pagaron el precio por el nivel más alto de unidad que experimentamos en la iglesia actualmente. El resultado ha sido una creciente pasión mundial alentada por el Espíritu para aliviar el sufrimiento humano. La fe está aumentando y la esperanza permanece firme, a pesar de que el estado de la humanidad es desesperado y la iglesia, todavía está creciendo en su comprensión y confianza acerca de quién tiene que ser. Sí, el cambio ha sido lento, pero las generaciones se están volviendo más fuertes. La revelación del plan y del propósito de Dios en la tierra está floreciendo plenamente aun en los corazones más duros.

En la Nueva Traducción Viviente, el Salmos 78.7 afirma que “cada generación volverá a


de ser

NTOR

poner su esperanza en Dios y no olvidará sus gloriosos milagros, sino que obedecerá sus mandamientos”. El versículo 8 continúa: “Entonces no serán obstinados, rebeldes e infieles como sus antepasados, quienes se negaron a entregar su corazón a Dios”. Ponerse a la vanguardia de esta época en el momento adecuado implica un gran reto para los jóvenes que decidan hacerlo, personas a las que, desde una temprana edad, Dios cautivó con su asombroso amor y que están listos para entregar sus vidas por amor a Cristo. Para usted y para mí implica dolores crecientes, ya que ahora tenemos que guiar este vasto despliegue de personas asombrosas, más jóvenes y más ambiciosos, extremadamente talentosos, aferrados a sus ideas. Y, por supuesto, también están los indisciplinados, algunos con talentos menos obvios y muchos hijos sin padres (a menudo sin un sentido de pertenencia). A nivel personal he sentido la necesidad de crecer y extender mi capacidad de liderazgo en todos los niveles. Muchos de los temas de liderazgo que hemos enseñado a nuestros equipos de adoración no han tenido

mucho que ver con la música como tal, sino con cosas como el discipulado, el valor personal, la teología de la adoración y el amor inagotable de Dios hacia su pueblo. Y como sucede con la mayoría de las grandes oportunidades que se nos presentan disfrazadas en forma de problemas, continuamente he tenido que pedir a Dios que me dé Su sabiduría para guiar adecuadamente. ¡Oh, qué travesía! ¡Qué Dios! A través de todos los salmos encontramos una carga constante de tomar en serio la responsabilidad de declarar la fidelidad de Dios a la nueva generación En el Salmos 71 vemos a David pidiendo a Dios que extienda el aliento en su vida hasta que haya declarado adecuadamente a la siguiente generación su grandeza y su poder. El versículo 18 afirma: “Aún en la vejez y las canas, oh Dios, no me desampares, hasta que anuncie tu poder a la posteridad, y tu potencia a todos los que han de venir”. Y en el Salmos 145, uno de los capítulos que a menudo Dios usa cuando me habla o me desafía, una vez más vemos a David cantando proféticamente acerca de las generaciones futuras, y describiendo lo que somos usted y yo en el momento actual y lo que ha estado ganando relevancia durante cientos de años: las generaciones están dedicadas y cautivadas por la naturaleza gloriosa de nuestro Rey. Así como en los días de David, hoy se habla mucho acerca

EL ARTE DE SER UN MENTOR Darlene Zschech Casa Creación CRE8548

de guiar a las nuevas generaciones. No obstante, la verdad es que para animar a la nueva generación, tenemos que convertirnos en líderes desinteresados que no estemos buscando ganar un nombre o una posición sino más bien estar deseosos de transmitir nuestro conocimiento y entendimiento por amor al reino. Tenemos que estar listos a negarnos a nosotros mismos con el objetivo de proteger a aquellos que Dios ha confiado bajo nuestro cuidado. 2 Samuel 23.15-17 cuenta de una época en la que David anhelaba beber un poco de agua de un pozo de Belén donde se había refrescado a menudo cuando era niño. Cuando tres poderosos hombres escucharon acerca de su sed, pasaron a través del campo enemigo, arriesgando sus vidas, para cumplir su deseo. Por tanto, los valientes guerreros le trajeron el agua a David, pensando que lo estaban haciendo por él. Pero David tenía sus prioridades alienadas con las de Dios y derramo el agua como una ofrenda delante del Señor. Su vida no se trataba de satisfacer sus propias necesidades sino de exaltar el nombre del Señor sin importar el costo que esto significa para él.



Revista Maranatha Ed. 22