Page 44

Quizás para muchos sea un dato nuevo, pero Ushuaia esconde una cantidad y variedad de cascadas de primer nivel. Desde vías escuelas a rutas de catálogo,todas están reseñadas en esta nota. ¿Lo mejor? Aún hay terreno virgen por descubrir...

9

Guido Fischer en la Cascada del Cortez . 44 \ www.kooch.com.ar

 Por Mariano Sebastián Rodrígez

H

ace años que quiero escribir un artículo sobre las cascadas de Ushuaia. Escribí hace un tiempo sobre las torres del río Chico y el monte Olivia, pero con las cascadas no cumplo desde hace dos temporadas. Intento con la escritura seducir a otros a que exploren y conozcan nuestro lugar. Motivar a alguien para que haga algo que a uno le gusta, no está en mis planes. Considero que la motivación es interna, que nos sobra si queremos y que es propia de cada individuo: “el que quiere puede”. Pero también sé que a veces una foto, un video, un comentario, una nota, pueden despertarla y desatarla a niveles impensados. Escribo y siento que para motivar al lector pierdo objetividad, amo este lugar y creo que exagero un poco, como cuando un hincha habla de su equipo después del partido. Quizás ayude contar que en Ushuaia, la llegada de los días cortos y del frío, es sinónimo de afilar piquetas, ajustar grampones, revisar tornillos, esquíes o raquetas; de que una temporada nueva comienza. El invierno se espera de manera especial, para muchos es la época más linda del año. Sectores con cascadas hay muchos, sólo los conocidos suman doce y hay muchos otros por descubrir, lo que convierte a esta zona en un lugar ideal para la exploración y apertura de nuevas líneas. Quién venga con tiempo y ánimo, seguramente encontrará nuevas cascadas ocultas a los ojos de los locales, lejos de las sendas tradicionales, las líneas sospechosas

de siempre pero jamás visitadas. La temporada comienza generalmente a mediados de mayo, donde ya podrán visitar la increíble cascada grande del Alvear, que con sus primeros hielos abre la puerta a las primeras salidas. Cascadas, un deporte joven en Ushuaia, muchas se escalaron o descubrieron hace unos 15 años y hay para todos los gustos. Desde las más deportivas, con apenas unos minutos de aproximación, hasta las más lejanas con tres o más horas hasta la base; desde 10 a 90 metros de altura; desde hielo compacto y firme hasta exigentes vías de dry-tooling. En las zonas de mixto aún no se han colocado chapas, lo que posibilitará, en un futuro, elevar al máximo los niveles de dificultad actuales. Es normal salir a caminar de noche, volviendo nuevamente a oscuras con nuestra frontal. En auto se pueden recorrer desde uno a treinta kilómetros, hasta donde se empieza a caminar. Una vez allí, esto es terreno virgen, se mire por donde se lo mire. Las sendas de acceso a las cascadas no se encuentran señalizadas, pero preguntando a escaladores locales es fácil llegar (a veces). Aunque muchos lo sabemos, nunca está demás recordar que todos estos sectores deben permanecer intactos luego de tu posible visita, trayendo al tachito la basura que generes, lo que te sobre del intestino en un pocito y guardando el PH en una bolsita, cuidando la flora, la fauna y la paz del lugar.

KÓOCH 18 / Junio 2010  
KÓOCH 18 / Junio 2010  

Revista de escalada, montañismo, andinismo, boulder, travesías y cultura de montaña en argentina. Cerros Fitz Roy, Aconcagua, Chañi, Ojos de...

Advertisement