Page 56

ENTREVISTA A DAVID LAMA O P INION E S AC E R C A D E L C E RRO TORR E

“el precario equilibrio ético entre la tradición y la innovación, entre la modernidad y la experiencia del pasado” A mediados de enero de 2012 el canadiense Jason Kruk y el estadounidense Hayden Kennedy tras su ascensión a la arista sudeste extraen más de cien clavos colocados por Maestri en 1970 durante la apertura de la vía conocida como “Del compresor”. Aquí un repaso de la historia del cerro Torre y de algunas opiniones sobre el hecho.

El Torre en la Historia

C

erro Torre. La Montaña Imposible. La Montaña Inescalable. Cuna de polémicas desde hace 55 años suma hoy una nueva página a su extenso historial. La vía del Compresor, polémica, histórica y dueña de una de las más grandes leyendas de la Patagonia, no existe más. Desde los primeros intentos, el Torre ha visto cientos de cordadas intentar ascender por sus paredes. Todas historias de sacrificio, aventura, sueños cumplidos y tragedia. La historia arranca en descripciones y fotos de la montaña mucho antes de la década del 50. El Padre Alberto María de Agostini describe al cerro como “formidables paredes de granito talladas verticalmente sobre el glaciar”. Por su parte, Lionel Terray, primer ascensionista del Fitz Roy junto a Guido Magnone, sentenció: “por fin existe un cerro por el cual vale la pena arriesgar la vida”. El mito comenzaba a nacer. En 1957 dos expediciones italianas, una liderada por Walter Bonatti y otra por Bruno Detassis, y que incluía a Cesare Maestri, llegan a la zona con intención de escalar el Torre. Bonatti y los suyos por la cara oeste, mientras que Detassis estableció su campamento en la Laguna Torre. Bonatti, experi-

54 \ www.kooch.com.ar

mentadísimo escalador, encontró en el Torre un rival de fuste. Lograron ascender 600 metros por cuerdas fijas y otros 120 escalando en hielo “a veces extraplomado”, pero allí terminaron, quedando aún otros seiscientos metros para la cumbre. La montaña que habían venido a buscar no les dio tregua. Según Bonatti, el Torre nunca sería escalado. Del otro lado de la montaña, a Detassis, Maestri y el resto, las cosas no le iban mejor. Al ver la montaña, Detassis prohibió a su gente escalarla. “El Torre es imposible de escalar y no quiero que nadie arriesgue su vida al intentarlo”, sentenció. Las dos expediciones volvieron derrotadas y el mito se agigantó aún más. Pero Maestri era un hueso duro de roer y a pesar de grandes problemas y esfuerzos económicos, para 1959 armó una nueva expedición en la que contaba con Toni Egger en sus filas. El austríaco era una especialista en hielo, cuestión que le sería de gran utilidad en la ruta elegida: la pared norte. La historia, repetida casi como una película, es conocida. En 1969 llega a los pies del Torre una expedición de italianos de Lecco liderada por Carlo Mauri y que contaba en sus filas con Casimiro Ferrari. A finales de Enero del año siguiente, Ferrari y otro de los integrantes de la cordada quedan a 200 metros de la cumbre. A su regreso, Mauri patea el hormiguero de la polémica y describe al cerro Torre como una montaña

KOOCH 27 / Abril 2012  

Revista de escalada, montañismo, andinismo, boulder, travesías y cultura de montaña en argentina. Cerros Fitz Roy, Aconcagua, Chañi, Ojos de...

KOOCH 27 / Abril 2012  

Revista de escalada, montañismo, andinismo, boulder, travesías y cultura de montaña en argentina. Cerros Fitz Roy, Aconcagua, Chañi, Ojos de...

Advertisement