Page 24

A Cuba siempre lo tuve como un viaje soñado. Siempre lo quise conocer, por su historia y por todo lo que Cuba nos cuenta. La idea de ir tuvo que ver con conocer, aprender, ver su historia pero también con escalar mucho. Mi compañera, Paula, también quería conocer la isla. Ya tenía algo de información por una revista de escalada Europea que había ojeado, en donde hablaban de Viñales y contaban que había mogotes con caliza, varias vías abiertas y que era muy interesante. Ya en el aeropuerto nos hicimos amigos, te embriaga de entrada nomás, al ver lo linda que son las personas del lugar. Y siendo argentino uno es bienvenido siempre en cualquier lugar, te abren las puertas de los lugares casi sin pedirlo”. Así comienza el relato Leo Bromessard.” Viñales queda a alrededor de 200 kilómetros al noroeste de La Habana, dentro del departamento de Pinar del Río. Varios son los que dicen que ahí se encuentran uno de los 6b más lindos del mundo. Leo renueva los mates y continúa con la charla, hablando en primera persona. Por ahí anda León jugando con una pelota y siendo testigo prematuro y privilegiado del viaje a la isla caribeña.   “Cuando fuimos la primera vez teníamos una dirección que nos pasó el “fideo” Molina, quién había estado un año antes escalando, haciendo amigos y, principalmente, abriendo vías. Así que ni bien llegamos nos conocimos con la peña del lugar. Todos con una increíble onda y a partir de ahí arreglábamos para ir con

e

Jorge "Tito" en Psicosis. Un 6c de tres largos (65mts), sector Guajiro ecológica en Viñales.

alguien a escalar a tal lugar, o nos hacían un croquis para poder llegar por nuestra cuenta. Así escalamos todos los días y por la noche nos juntábamos en la plaza del pueblo a tomar algo y escuchar música, situación que es una rutina casi obligada. Ahí me fui dando cuenta de que todos los escaladores compartían sus equipos de escalada y dependían de lo que les llevaran la gente de afuera. Las vías del lugar eran abiertas muchas veces por ellos, pero dependían de un taladro que muchas veces andaba mal o de que venga un extranjero con equipo. Así nos encariñamos mucho con los chicos, miramos algunas películas que llevamos desde Bariloche, intercambiamos música y todas esas cosas que suceden con amigos. Así conocimos a Juan Carlos, “El Flaco”, “Ernesto”. Yaerobi (uno de los primeros en escalar un 7c en Cuba), Josué, Alberto, “los titos”, que son dos mellizos, Adrián… son algunos de los que conocimos en ese lugar que tiene uno de los 6b y 6a más lindos del mundo”. “Resulta que el día en que nos teníamos que despedir nos costó mucho porque sentimos que se había formado un vínculo entre nosotros. Y no lo queríamos soltar. Y desde algún lugar de nuestro corazón les dijimos que íbamos a volver a Viñales. “Sí, así dicen muchos y nunca vuelven.”, me contestaron. Y agregaron: “Cómo van a volver teniendo todo el mundo para conocer, con todos los lugares que hay.” Cuando nos fuimos dejé parte de mi equipo, ya que varios de los chicos de allá no tenían nada propio”. “Así es que fueron pasando los años, fuimos a otros viajes, visitamos y escalamos en otros lugares, y nació nuestro hijo (León). Pero en Abril de este año surgió la posibilidad de volver y no dudamos. Queríamos volver y curtir más tiempo con ellos en el lugar y si era posible llevar material para dejarles y así seguir desarrollando el deporte en Cuba. Ya sabía de nuevos sectores que se habían abierto, así que antes de ir pregunté qué equipos eran los que más necesitaban. Porque allá la roca es caliza y gasta un montón de cuerdas y de zapatillas. K: ¿Cómo germinó la idea de juntar equipo para llevar a la isla? Por un lado “soy bastante cararrota”(risas), pero además de eso sé que hay un montón de escaladores a los que se le puedes puede pedir. Y muchos van a poner lo que puedan. Y así fue. Entonces empecé a pensar qué pedir y a quiénes. Primero le fui contando a amigos que sabía podían donar algo, después en reuniones de escaladores y también hice una nota en el Facebook, donde respondió gente donando material desde diferentes lugares: Mendoza, Córdoba, Bariloche, Capital Federal y Provincia de Buenos Aires y el Chaltén. Al final llegamos al aeropuerto con 130 kilos de equipos de escalada.

24 \ www.kooch.com.ar

KÓOCH 25 / Octubre 2011  

Revista de escalada, montañismo, andinismo, boulder, travesías y cultura de montaña en argentina. Cerros Fitz Roy, Aconcagua, Chañi, Ojos de...

KÓOCH 25 / Octubre 2011  

Revista de escalada, montañismo, andinismo, boulder, travesías y cultura de montaña en argentina. Cerros Fitz Roy, Aconcagua, Chañi, Ojos de...

Advertisement