Page 37

e 11

tas. Mora

SEGURIDAD Y ETICA Con respecto a las equipadas o reequipadas, en lo que mí respecta, soy partidario de la seguridad en cuanto a las nuevas vías de escalada deportiva, considero que esta disciplina del montañismo no es de exposición. Con esto me refiero a que si se cometió un error en cuanto la distancia de chapaje se corrige o si hay que agregar anclajes se agregan y listo. Todos nos equivocamos, debemos dejar de lado el orgullo y la idea “esa vía la equipe yo” o “es la ética del aperturista”. Se debe arreglar lo que hay que arreglar en pos de del bien común, pero siempre respetando los consensos básicos en cuanto a colación de anclajes (no estoy a favor de la escaleras de chapas). Una vez colocados en la pared los anclajes pasan a ser parte de la comunidad escaladora mundial, es decir, la vía y ese paño de roca no es de nadie, pero de alguna forma pertenece a todos (a menos que las paredes estén dentro de la propiedad privada del equipador). Creo que una de las consignas “éticas” a tener en cuenta a la hora de equipar debería ser la integridad física de los futuros escaladores de las vías que equipamos. MUY PERSONAL Al pie de vía es lo mismo y somos todos iguales… y es lo que importa no? , mates risas, visualizaciones, stress, el paso que no sale, me caigo siempre en la cadena. Sos el más fuerte o el que va a disfrutar de la montaña por que encuentra en ese momento todo lo que necesita para sentirse a pleno, después de todo a la roca que le importa si sos más o menos fuerte, campeón del mundo, haces tracciones con un brazo y un dedo, estas al límite de lo posible en la depo, o si debido a nuestras obligaciones somos escaladores de fin de semana probando sextos y para nosotros creo… bueno al menos los que disfrutamos de escalar con sus desafíos personales o al menos el que representa parta cada uno una vía, es así. Hoy tenemos vías, una al lado de la otra con más o menos desplome, regletitas imposibles y romos donde te ves la cara, elegís tu desafío, le das para arriba. Cualquiera sea la forma en la que la escalada en roca impacte en nuestra vida genera una serie de eventos que en cierta forma “nos mejoran”. En lo personal y puesto en perspectiva, en lo que representa a una vida, la escalada es más como una pequeña porción de hechos que componen nuestra existencia. Paso el tiempo de esa época frenética donde

abrir vías era lo único que ocupaba mis pensamientos en esos días y de golpe pasamos las 500 vías. Me parece increíble que hace cinco o seis años estábamos pensando si era posible equipar 100 vías en la calle 11. Fue genial. Recuerdo el comienzo, equipar? que es eso?. Mi curiosidad me llevo a comprar 40 chapas sin saber bien para que, ya que ni siquiera tenía taladro, ni experiencia en equipar, pero quería aprender, devore toda la poca literatura que encontré sobre el tema, es que parecía tan increíble, ver ahí es paño de roca virgen y de golpe, estas ahí escalando, una expresión artística, una mezcla de emociones, técnica, lo que te imaginas, lo que tocas, lo posible, equipar es una sensación indescriptible. Le conté a Anibal de mi compra y le dije que fuéramos a colocarlas en algún lugar, y se armó un viaje a Agua Blanca, fueron mis primeras experiencias y se abrió un mundo de posibilidades. De los mejores recuerdos equipando o abriendo desde abajo se encuentran “Síntomas” y The dark side con Baki, con Gabi en Calle 11 en Rocotematico, y con el “Pituto” mi primera apertura con fierros (de segundo con mucho miedo) y el inolvidable “Canal de la huasa” con Aníbal, es que todos los nombres representan momentos, experiencias, sentimientos y lo que se te pasa por la cabeza. Muchos compañeros de emociones y aperturas, mucho aprendizaje, la historia siguió por 10 años más y acá estamos con muchas vías para disfrutar. No dejo de pensar que equipar una vía es una expresión artística, de lo que llevamos adentro, hay un mundo de posibilidades con lo que ves y lo que va a quedar. Te colgás en el medio de una pared sin nada más que agarres y comenzás como un pintor parado con su pincel frente a un lienzo en blanco, como a pintar un cuadro. Tampoco dejo de pensar en esos momentos de incertidumbre y emoción entre mates, que se alternan en decidir que llevar y quien sale primero, cuando te paras debajo de la pared, sabes que nadie escalo antes ahí y que, fijas la cuerda te colgás, buscando las tomas y te imaginas como van a hacer para pasar los demás. O de cuando salís desde abajo y pones el primer fierro, no sabes dónde vas a terminar, solo sabes que querés seguir escalando, creando y soñando un poco. Gracias a los amigos de la vida por tantas aperturas, tardes de mates con los ojos llenos de piedritas.

37

30- 37 san juan.indd 37

2/8/17 10:32 AM

Revista KÓOCH #54  

Revista de escalada y montanismo. Escriben en esta edición: Natalia Martínez; Roberto Piriz; Gustavo Suarez Munne; Santiago Christensen; Vic...

Revista KÓOCH #54  

Revista de escalada y montanismo. Escriben en esta edición: Natalia Martínez; Roberto Piriz; Gustavo Suarez Munne; Santiago Christensen; Vic...

Advertisement