Page 46

Viene de página 43

Decidimos realizar un intento a otro cerro el último día bueno, aunque desmejoraba para horas del mediodía, era mejor que seguir intentándolo así. Teníamos que subir y bajar lo más rápido posible. Después de eso vendrían muchos días malos y por consiguiente nuestra retirada del valle. Era el último intento. El día 27 de mayo salimos bien temprano de la carpa, ganamos las primeras pendientes con rapidez, la montaña estaba en mejores condiciones. Tramos de escalada fácil en roca (3º y 4º) nos permitieron evitar un corredor con mala nieve. Esto nos dejó en la base de un ancho canal de unos 300 m de recorrido. La nieve seguía buena y la pendiente fue tomando fuerza, pasan-

ponerle una graduación no resumiría ni expresaría lo comprometida que puede llegar a ser una escalada de este tipo. La cumbre fue un momento increíble, un momento de culminación de algo hermoso. Los tres sabíamos que si no subíamos ese día ya no teníamos chances de hacerlo y nos volveríamos con la sensación de no haber podido dar todo lo que teníamos. Pero esa cumbre, en ese lugar, en ese momento hizo valer los esfuerzos por lograr el viaje. Ahí arriba quisimos recordar al gordo Iñaki Coussirat, dedicar nuestra escalada a su memoria y bautizar la vía que abrimos como El Gordo: 1.000 mts, 75º, 6b/M6. En la bajada encontramos una instalación de

Banderas de oración en la reserva Siguniang.

do de los 60º en la parte baja a los 70/75º en la parte superior, donde se angostaba y la nieve perdía consistencia. Sacamos la cuerda y utilizando protecciones en roca, pudimos superar esta sección mixta con nieve mala y con algunos pasitos en roca. Así fuimos ganando el filo, superando rampas y canales con buena inclinación hasta toparnos con otro largo mixto, de similares características que el anterior. Nieve mala, protecciones en fisuras y algunos pasos en roca nos permitieron superar la cornisa y llegar a la base del pináculo cumbrero. Una torre de 35 m de roca vertical, con manchones de nieve que defendía la cumbre. Esteban encaró este largo final que nos dejaba sin aliento de solo mirarlo. En números podríamos decir que fue 6b/M6 con botas y piquetas, pero ahí arriba, solos, en medio de la nada, sin posibilidad de ayuda y con el mal clima ya en nuestras cabezas creo que

podríamos decir que fue 6b/M6 con botas y piquetas, pero ahí arriba, solos, en medio de la nada, sin posibilidad de ayuda y con el mal clima ya en nuestras cabezas creo que ponerle una graduación no resumiría ni expresaría lo comprometida que puede llegar a ser una escalada .

rappel con empotradores que nos indicó que no fuimos los primeros en el cerro. Luego, investigando un poco encontramos que su nombre era cerro Phurpa de 5.600 m.s.n.m. y contaba con solo un ascenso en 2006 por su filo este, por parte de un equipo norteamericano. FINAL La vuelta a Litang nos llevó un par de días, hasta que en un pequeño pueblo encontramos un monje carismático y muy servicial que aceptó llevarnos, no sin antes cobrarnos, por supuesto… Las últimas semanas del viaje las pasamos recorriendo zonas de escalada clásica y deportiva. Liming, Getu y Yangshuo justifican por sí solos un viaje al otro lado del mundo. China es un destino fascinante que no dejó de sorprendernos a cada momento con sus paisajes, costumbres y cultura. Esperamos algún día poder volver por más.

46

34 a 43 + pg 46 china.indd 46

17/11/16 2:45 PM

KÓOCH #51  
KÓOCH #51  

Revista de escalada, montañismo y cultura de montaña en Argentina. Escriben, opinan y colaboran en esta edición: Horacio Gratton, María Paul...

Advertisement