Page 41

Interior del monasterio de Lengu en Genyen Massif.

OTRAS CULTURAS Litang es un pueblo tibetano rodeado de mesetas y llanuras poco fértiles enmarcados por las grandes montañas de Genyen, distantes a más de 80km. y resguardado por un hermoso monasterio construido hace más de 400 años donde viven más de 1.000 monjes budistas y es la principal escuela de budismo tibetano de la región. Tras algunos días de permanencia en esa ciudad pudimos comprender la delicada situación por la que pasan algunas familias de las zonas altas de esta región; viven en lugares donde es muy difícil desarrollar alguna actividad productiva que les dé sustento económico, es por eso que para poder brindarles un futuro más benigno a sus hijos, muchos eligen mandarlos a la ciudad desde pequeños para dejarlos internados en el templo budista, lo cual les asegurará casa, comida y educación. Esto explica por qué en una región tan desolada y tan dejada de lado por el gobierno Chino, existen tantos monjes. Fue difícil conseguir transporte a las montañas, nadie hablaba inglés y el que comprendía a dónde queríamos ir por medio de mapas o fotos que le mostrábamos, rechazaba nuestra propuesta, dándonos a entender que era muy lejos y que el camino era muy malo. Finalmente, un hombre aceptó llevarnos en su vehículo pero nos quedaba la duda de cómo volveríamos, aunque preferimos no pensar mucho en ello. Cinco horas de un camino algo destruido, que en su recorrido atravesaba dos pasos de altura a más de 4.800 msnm, dejaba atrás pequeños poblados tibetanos, khampas y otras culturas nómades que habitan los valles y nos adentraba en las montañas más de lo que imaginábamos. La huella para vehículos se terminó y así nuestra esperanza de llegar hasta la base de los cerros en 4 ruedas. Tras una hora y media de caminata llegamos al monasterio de Lenggu a 4.150 msnm, una construcción impactante de más de 700 años de antigüedad, donde hoy solo viven 6 monjes, aislados de toda influencia externa. Es un lugar mágico, rodeado de grandes montañas, praderas verdes, bosques y ríos; por momentos, daban ganas de dejar todo y convertirse en monje para quedarse para siempre en esos valles. Seguimos camino tratando de no molestar ni llamar mucho la atención, no queríamos que sepan que éramos escaladores para evitar cuestionamientos. Ellos veneran algunas de estas montañas y las consideran sagradas, y no era nuestra intención subir ninguna de ellas.

41

34 a 43 + pg 46 china.indd 41

17/11/16 2:44 PM

KÓOCH #51  

Revista de escalada, montañismo y cultura de montaña en Argentina. Escriben, opinan y colaboran en esta edición: Horacio Gratton, María Paul...