Page 42

1ª POR LA SUR DEL PIRAMIDAL Tres compañeros, 40 kilómetros de aproximación hasta el CB, 3.000 metros de desnivel para abrir una vía cotada difícil (500 metros 75° AI3 M3/4) en los Andes Centrales Mendocinos. Por Pablo Laumann

Q

ué tienen en común un cordobés, un neuquino y un porteño? Nada si no fuera por un personaje como Glauco Muratti y la foto de un cerro que si no te dicen que está en los Andes Centrales tranquilamente lo ubicarías en China o India. La fotografía del Piramidal del Potrero Escondido en la página de Facebook del G.R.A.M (Grupo Rosarino de Actividades de Montaña) fue impactante, causando lo que podría

Pablo Laumann y Lucas Amuchastegui.

42 \ facebook.com/revista.kooch

ser casi un amor a primera vista. Este amor tenía además dos aditamentos: que su cumbre había sido hollada sólo dos veces y que la vertiente que aparecía en la foto, y que a todos había deslumbrado, no tenía ninguna ascensión. Estaba todo dicho: ¡había que hacerle un intento! El 16 de septiembre de 2014 los tres integrantes de la expedición, Lucas Amuchástegui (ISAUI – CAC), Juan Bautista Alonso (ISAUI – CAC) y Pablo Laumann (EPGAM – CABA) partimos de Punta de Vacas con las mochilas llenas de motivación y más de 30 kg de equipo y comida. La aproximación comenzó en Punta de Vacas siguiendo la quebrada del Río Tupungato durante 18 km hasta la intersección con la quebrada del Río Chorrillos. Allí plantamos nuestro primer campamento, al que llegamos a las 12 de la noche. En esta primer jornada encontraríamos el primero de varios obstáculos de la aproximación: una vía ferrata que atravesaba un resalte vertical de aproximadamente 50 metros de largo. El segundo día fue uno de los más tranquilos. Nos adentramos en la quebrada del rio Chorrillos hasta 2 km antes del primer escalón. La verticalidad y la altura tapón que corta a la mitad la quebrada del Río Chorrillos

eran zarpadas, casi intimidantes. La intención de este día era superarlo y colocar el campamento base unos kilómetros más allá de éste. Esto no sucedió… El escalón comienza por un acarreo, ahora tapado por nieve honda, de unos 45° de inclinación. Después de andar unos 200 m nos deja en la primera banda rocosa. Ésta la sorteamos por una canaleta de nieve suelta y terreno mixto en el que fuimos fijando cuerda para subir con las mochilas. El procedimiento consistía en mandar al enano, Lucas, sin la mochila para armar la reunión y fijar la cuerda. Después del tercer largo nos encontramos con una banda rocosa, la cual por la hora y la dificultad no superaríamos durante ese día. Por este motivo decidimos bajar y dejar las cuerdas fijadas para el día siguiente. Luego de subir por las cuerdas fijas llegamos a la banda rocosa, que superar en mixto estaba mucho más allá de nuestras capacidades. Llegó el momento de sacar las zapatillas de escalada. Le tocó al enano hacer su primer largo de escalada clásica, el cual fue todo un éxito. Después de esto y una travesía bastante expuesta logramos superar el tapón. Avanzamos a través de la quebrada y pasando el segundo escalón armamos el campamento base (3.800 msnm)

KOOCH 46  

Revista de andinismo, escalada, montañismo y cultura de montaña en Argentina. DICIEMBRE 2015

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you