Page 20

2384

JULIO SEPTIEMBRE 2012

VOCES Y SOMBRAS

20

COMO UNA SOMBRA Boubacar Boris Diop

Traducido por Inés Yarza Hilario

I Al levantarme cada mañana, la ciudad duerme. Me deslizo sigilosamente entre los batientes, en la parte trasera del salón. Nuestro balcón. Exiguo. Abarrotado. La madera carcomida cruje a mi paso. Ayer, Myriem lavó la ropa de Sydia y la colada, todavía húmeda, oculta la calle. La aparto. Diversas formas se entrecruzan en el terreno baldío. Los perros vagabundos del barrio. Les oí ladrar a todos a la vez, justo antes de arrancarme de la cama. Sus ojos se elevan hacia mí, con un simple gesto, parecen inquietos. Los perros están hambrientos y sucios. Todo les asusta, a todos asustan. Quizás sea que están rabiosos, nunca se sabrá. El terreno baldío es el único atisbo de vida entre bloques de hormigón. Disfruto viendo sus trozos de vidrio. Sus matas de hierba. Su tierra agrietada y seca, negra por momentos. Sus desgarraduras y escombros me llegan al alma, trasladándome a aquella infancia vagabunda, allí. Por supuesto, el terreno baldío tiene los días contados. El domingo pasado, dos desconocidos con pinta de importantes vinieron con personal del ayuntamiento. Les vi pisoteando el terreno, observando con desconfianza las casas circundantes, midiendo, hablando entre ellos, hablando y hablando todavía más. Lo sé perfectamente. Quieren sacrificar el terreno baldío. Vi la sangre en sus manos. Pronto derribarán esos pedazos de muro, similares a dos viejos dientes cariados con sus ladrillos rojos descarnados. Sólo Dios sabe por qué. Nos van a plantar su edificio en los morros, los muy… O incluso una torre. El terreno baldío es muy pequeño, pero son capaces de eso, nada los detendrá, están completamente locos. O quizás ni una torre. Sólo un bonito mini-supermercado de esos que abren hasta medianoche, con guarradas a cero noventa y nueve y empleadas de mirada extraviada. Temo su regreso. Cavar. Perforar. Rellenar. Y después, un día, los obreros bajarán de los andamios y se irán, con el casco bajo el brazo. De repente, la calle sucumbirá a un ensueño mayor y apenas percibiremos el horizonte descendiendo de las pendientes del abismo. El cielo está despejado y manchas de luz serpentean en la distancia. Un letrero verde distrae la atención. Se balancea, baila entre las últimas estrellas. Las casas parecen cajas de cerillas incrustadas unas con otras. Las hay grandes y pretenciosas. Algunas, a decir verdad, son bastante bonitas, con sus balcones floridos. Probablemente, sueñan en su interior poetas de alma delicada. Para qué, me pregunto: ese silencio es el propio de las tumbas. Tras la oración, me hallo en el viejo ascensor. Es estrecho y huele a orines y a grasa, chirría, está lleno de polvo y, en grandes letras de mierda, las pare-

Profile for Revista 2384

Revista 2384 - Número 1  

2384 es una revista literaria que pretende difundir a través de la traducción a autores y literaturas aún poco conocidas en España

Revista 2384 - Número 1  

2384 es una revista literaria que pretende difundir a través de la traducción a autores y literaturas aún poco conocidas en España

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded