Issuu on Google+

EN ESTE NÚMERO ESCRIBEN: SARELLY MARTÍNEZ MENDOZA HÉCTOR CORTÉS MANDUJANO ENRIQUE ROBLES SOLÍS

ENTREVISTA CON: BALDEMAR VELASCO GARCÍA RESTAURANTE ―OTRO ROLLO‖, DE LA INDEPENDENCIA


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Contenido

3.– CHICA DE DIEZ: ÚRSULA 6- EDITORIAL: Para antes y después del café. 7.– ZAGUÁN: ARENILLA: Mario Pinto Pérez: del agua, del cielo. 14– PATIO: Galería: Las fotos de la quincena. 20.– CHICA DE DIEZ: ÚRSULA 23.– BALCONES: Casa de Citas Indecencias de la luna. Autor: Héctor Cortés Mandujano. 35.– CORREDORES: Yo también me llamo Vincent, una nueva tendencia en la literatura chiapaneca. Autor: Sarely Martínez Mendoza. 40.– SITIO: ENTREVISTA: Con Baldemar Velasco García Dueño del Restaurante ―Otro Rollo‖. Entrevistadora: Patricia Espinosa V. 51.– TAPANCO Los Policías Nórdicos Autor: Enrique Robles Solís. 57.– ACTUALIDADES. 60.– MOJOL. 64.– CHICA DE DIEZ: ÚRSULA

Revista catorcenal, hecha en la tierra de los cositías con la bendición de Tata Lampo. Editor responsable: Alejandro Benito Molinari Torres Contacto: alejandromolinaritorres@gmail.com


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

EL LUGAR IDEAL PARA DISFRUTAR LO MEJOR DE LA VIDA CENTRO TURÍSTICO LOS ROBLES CHUCUMALTIC

Alberca y chapoteadero. Tina de masajes. Restaurant—bar. Paseos a caballo. Senderismo. Área de camping. Espeleoturismo. Ingreso para nadar en la Laguna Chuculmatic (buceo y snorkel). Kilómetro 3.5 Carretera que conduce al Balneario San Francisco Uninajab. Informes: TELS: 01 963 63 2 28 74 Y 9635963006

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Marirrós Bonifaz y Patricia Díaz ―¿Dónde puedo conseguir tus libros?‖, es una pregunta frecuente que los lectores hacen a los autores. En este país, donde las librerías son escasas y laberínticos los sistemas de distribución, es una tarea casi imposible conseguir libros. ¡Ya no se diga en Comitán! En nuestro pueblo, la posibilidad de lectura estuvo durante mucho tiempo encapsulada, como en los años cincuenta cuando la carretera internacional aún no existía. Conseguir los libros de Marirrós Bonifaz fue tarea ardua, hasta el día de ayer (es una manera de decirlo). A partir de este instante, su obra poética publicada está a disposición de todo mundo en el Internet. Basta teclear: http://marirros-trilogia.blogspot.com/ para acceder a tres de sus libros: Preludio y flama para un amanecer; Rebeca junto al pozo y Compás. La autora cumple con poner su obra a disposición de los lectores. Ahora éstos deben cerrar el maravilloso círculo que abre ventanas y propicia la luz.


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Mario Pinto Pérez pinta desde hace más de treinta años. Desde pequeño supo que la pintura era su don. Tal vez el mismo apellido ya lo señalaba. Cuando, en el aula llena de niños en pupitres de madera y mapas colgados en las paredes, el maestro pasaba lista: ―Pinto Pérez, Mario‖, él respondía: ―¡Pinto, presente!‖. Mario pintó en el pasado, en el presente y pintará en el futuro, porque su destino es la acuarela, ¿Por qué la acuarela? Mario dice que la acuarela es una técnica espiritual. Basta un poco de agua con pigmentos para formar universos. ¿Hay alguna forma más sencilla? Tal vez Dios, sólo tal vez, empleó este método para crear el universo. Por esto los cuerpos de los hombres están conformados con un alto porcentaje de agua; por esto los mares cubren la mayor parte de la superficie de la tierra; por esto los científicos buscan con ahínco huellas del agua en los otros planetas. ¡El agua es vida y la vida está en el pincel de Mario! Años y años de práctica, más el ingrediente del don, han conformado la maestría de Mario. Él, de manera muy sencilla, como si enumerara los peldaños de una escalera, dice que el secreto consiste en ―controlar la corriente del agua‖. Compara su arte con el acto amoroso, dice que a la amada se le

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

El artista y su hijo Mario abraza con cariño y poco a poco ―se deja que caiga el cuerpo‖. Así, Mario, en el aire, advierte cómo el papel húmedo (con la humedad exacta) espera el trazo de luz y de sombra. La desesperación no funciona en el arte, dice Mario. Lo dice como si compartiera un conocimiento ancestral, como si diera una cátedra a los jóvenes. La paciencia es elemento sustancial de su quehacer. Por esto ¡no tiene prisa! Si alguien le dice que le faltan peldaños para subir a donde puede llegar, gracias a su talento, él, sin prisa, dice que no le apura. Está en el peldaño que le corresponde y no se preocupa por el siguiente paso, porque en este instante disfruta la altura donde está. ¿De dónde pepenó la luz? Mucho de la luz que iluminan sus acuarelas la recogió del patio de la casa que habitó de niño. Mario vivió en el barrio de La Pila,

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

en la casa de sus abuelos. Creció en medio de patios y corredores vestidos con ladrillos y pilares de madera. ―Los cuartos -dice Mariotenían cielos pintados a mano. Poco a poco, la humedad lavó esos dibujos. Los adultos lamentaban la pérdida del color y del trazo, yo, ¡sorprendido, maravillado!, veía aparecer nuevas formas. El goteo incesante formaba nuevas figuras. Como en un juego de nubes, yo imaginaba qué formas tenían esas manchas. Creo que ahí nació mi vocación por la acuarela‖. Parece que su elemento más cercano es el agua. Con el agua moja la tierra e invoca el fuego que sopla sobre el aire del espíritu. La obra de Mario se encuentra en muchas colecciones particulares de todo México y de otros países. Pinta sin que lo ate alguna disciplina. Desde siempre ha odiado la rutina y la presión. En el estudio de su casa, un espacio breve lleno de luz, tiene un restirador-caballete que él creó. Su estudio está en la planta alta de su casa, desde ahí ve los atardeceres, la calle, las fachadas de las casas vecinas y la línea del horizonte. Dice: ―me doy el lujo de pintar cuando quiero y a la hora que quiero‖. Como todo verdadero artista se siente más libre cuando él elige el tema, pero no se niega cuando algún cliente le solicita un trabajo especial (en mu-

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos. chas casas comitecas existen retratos que él ha pintado). Es solitario. A pesar de que tiene muchos amigos no gusta de las tertulias. Le gusta caminar. A veces lo hace por lugares extraños y solitarios. Su táctica es saludar a todas las personas que encuentra en el camino. Dice que lo hace una y otra vez. Después de varias caminatas por ese lugar ―ya me conocen. Me convierto en parte del espacio, en parte de ellos y así puedo caminar con confianza‖. Cuenta que esta táctica la comenzó a emplear en la ciudad de México, cuando caminaba por lugares desconocidos en intento de pintar acuarelas al natural: ―en la ciudad de México me faltaba saliva para saludar a tanta gente‖. El pintor que más admira es Durero, por su meticulosidad y por su tendencia realista. Mario dice que nunca se ha acercado al Internet, pero, confiesa, que está inscrito en un curso de computación. Tal vez le convenga abrir una página electrónica donde gente de todo el mundo tenga acceso a su obra. Pero lo dice sin mucha fuerza, tal vez convencido de que todo llegará a su tiempo, sin mover mucho ese hilo que se llama destino, porque cuando alguien lo estira mucho ¡se rompe! Mientras tanto, Mario pinta como si el acto no fuese otra cosa que dejar que el cuerpo de la amada caiga lento, poco a poco. Cuando una mujer se tiende ¡se hace la luz en el cuarto y en el corazón del hombre! Lo mismo sucede con el arte.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Las cajitas de Molinari


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Es una metáfora de aquéllos que salen del clóset y se muestran a ¡la luz!

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

¡Pucha! Como que al anuncito le hace falta aclarar. Todo mundo tira basura, lo que no se vale es tirarlo fuera del basurero.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

¡Hay algunos liberales que confunden la libertad con el libertinaje!

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

¡Ojetes! Nos tuvieron miedo, por eso no nos aceptaron en el hipódromo.

Cortesía: Mario Escobar.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos. ¡Chin, se enojó el patrón! Pero, pues el manchón de los calcetines se dio a la hora del gol del Guadalajara.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Teléfono: 6326661


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Plaza Las Flores - Local 34 Servicio a domicilio: Tel.: 108-90-44

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos. En literatura no hay nada escrito, escribió irónicamente Augusto Monterroso en su célebre ―Decálogo‖. Y así, hay escritores que aseguran que todas las ideas que nos lleguen a la mente deben ser escritas para que no se nos olviden y hay, por el contrario, los que afirman que el recuerdo es el mejor filtro: si una idea se te olvidó es que no valía la pena. Julio Torri, en sus ―Prosas dispersas‖ (Tres libros, FCE, 1964) dice que (p. 166) “De Stendhal se cuenta que apuntaba los pensamientos que le ocurrían, aun en las mangas de la camisa, cuando no tenía a mano un pedazo de papel‖. Alfonso Reyes, sigue Torri, no estaba de acuerdo: ―Esta tarea de ir apuntando cada uno de nuestros fugaces pensamientos ofrece el riesgo de todos los ‗narcisismos‘, conduce a la desesperación y a la muerte. Quien a toda hora escribe lo que dice o lo que piensa decir, acaba por considerar la ‗nota‘ como el objetivo supremo de su vida y por enamorarse de todas sus ideas‖. No era tan sincero don Alfonso, porque, dice Torri (p. 167) ―alguna vez me mostró un baúl mundo que usaba en sus viajes, lleno de pequeños compartimientos para guardar y clasificar las apuntaciones que fuera registrando su continuo e intenso pensar‖. Cuento esto porque hace poco, en una libretita vieja que revisé antes de tirar, me hallé con un montón de apuntes

que, se supone, me servirían para escribir algo. Nunca más los consulté ni recordaba haberlos escrito. Sin embargo, ahora que los leo me doy cuenta que permanecieron en mi memoria o me saltaron mientras escribía algunas de mis novelas y un cuento: a Aún corre sangre por las avenidas pertenecen las ideas una y dos; a una novela inédita (pero ya escrita)

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos. descienden dos personas que se pierden en el zacatal. El joven aborda. 3. Una chava ha tenido largos periodos de depresión. Sale después de mucho a la calle y la asalta un tipo con una navaja. Ella llora silenciosamente mientras le entrega su bolsa. Tiene ganas de tocarlo, de hablar con él. 4. El asesino ve pasar el cortejo fúnebre de su víctima. 5. Un hombre es asaltado, alcanza a ver el rostro del ladrón; presenta su denuncia; luego, con gozo feliz, identifica el cadáver del maleante cuando lo llaman de la policía. pertenece la idea cinco; a Vanterros pertenece la idea seis; la siete es la génesis de mi cuento ―Fábula sin final feliz‖. La tres y la cuatro permanecen sin desarrollar. 1. Un carnicero drogado o borracho corta la carne y se rebana un dedo. Su sangre se confunde con la sangre de la carne que vende. 2. En un lugar improbable, en las afueras de una ciudad, en noche cerrada, un muchacho se siente perdido. Alcohol y drogas. Hasta ese lugar llega un taxi, de él

6. Lugar común: un hombre panzón, borracho, con una casucha pegada al mar, se enamoró de una sirena, que queda embarazada (casi una canción de Rigo Tovar). Ella llega a la casa un día que él no está y toma un libro. Por él se entera de que las sirenas no existen. Se enferma y muere en el parto. Él deja a su hija encargada con sus abuelos y se va en busca del paraíso de sirenas muertas. Recorre varios mundos. 7. Un joven admira muchísimo a un escritor famoso. Trata de buscarlo, después

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos. de leer y leer libros suyos. Cuando logra verlo —el escritor es viejo— ya está enfermo. Muere. Se hace amigo de la viuda (aunque madura, joven) y empieza con ella una relación que tiene siempre en la cama, en las conversaciones, en el beso, la imagen del viejo muerto. Él y ella lo amaron, lo aman. ***

Samuel Beckett fue no sólo secretario de James Joyce, sino también su yerno (anduvo con su hija). Cuando en 1969 le entregaron el Premio Nobel de Literatura a Beckett su ex jefe y ex suegro hizo un famoso comentario de mala leche. Molloy (publicada originalmente en 1951) es el inicio de un tríptico novelístico al que le siguen Malone muere (1952) y El innombrable (1953). En Molloy (Ediciones Altaya, 1995), Beckett usa como estrategia narrativa el flujo de conciencia inventado por Joyce, cuya cúspide puede hallarse en el monólogo de Molly Bloom (Molloy y Molly, por cierto, son nombres casi idénticos), capítulo 18 del Ulises. La novela está dividida en dos partes y, como la creación de Joyce, no rehúye la escatología. En la primera parte entramos sin aviso a la mente caótica de Molloy, un hombre loco dentro de los parámetros con que la gente acostumbra nombrar a los que hacen, dicen y piensan las cosas sin sujetarse a las normas sociales, como casi todos los demás que siguen (seguimos) sin chistar el “Buenos días”, ―Te quiero, mamita‖, ―Tengo que pagar la luz, el agua‖, ―Voy a votar‖, ―Estoy enamorado‖ y las mil zarandajas que tiene la cordura. La segunda nos la cuenta un hombre relativamente normal, de pensamiento más o menos lógico: Jacques Moran. Las ideas de Molloy sin duda fueron

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos. más explosivas en su tiempo de lo que aún siguen siendo. Dice (p. 22): ―No le guardo demasiado rencor a mi madre, Sé que hizo todo lo posible para que yo no naciera‖. ―Un día conté mis gases. Trescientos quince en diecinueve horas, lo que da una media de más de dieciséis pedos por hora. Total, nada. Ni un pedo cada cuatro minutos. Es increíble. Vaya, vaya, soy un pedorrero de pacotilla‖ (p. 36). ―¡Qué difícil es hablar comedidamente de la luna! ¡Es tan puta! Debe ser su culo lo que nos está exhibiendo todo el rato. Como pueden ver, hubo un tiempo en que me interesó la astronomía‖ (p. 48). Estas son sus reflexiones sobre el amor (p. 70): ―Nuestro idilio fue breve. Pobre Edith, quizá yo apresuré el desenlace. En fin, fue ella quien tomó la iniciativa en el solar, pasándome la mano por la bragueta. […] Después de cada sesión me daba dinero, cuando yo habría aceptado graciosamente conocer el amor y profundizar en él. No era una mujer con mucho sentido práctico. Creo que yo hubiera preferido un orificio menos seco y menos amplio. Me hubiera dado una idea más elevada del amor. […] Y quizás el verdadero amor no nace y alza el vuelo muy por encima de las viles minucias cuando uno se encuentra cómodo, sino cuando el miembro enloquecido busca una pared en que apoyarse y la unción de

un poco de mucosa‖. Esto piensa del ano (p. 98): ―Soy de la opinión de que se tiene un conocimiento defectuoso de este agujero, y preferimos despreciarlo. Pero ¿y si fuese el pórtico del ser, y la célebre boca tan sólo la entrada de servicio? Casi nada puede entrar en él sin ser rechazado al instante o poco menos. Casi todo lo que proviene del exterior le repugna y tampoco parece sentir mucho aprecio por lo que viene del interior. ¿No son rasgos significativos? La historia lo juzgará‖. Jacques Moran cuenta con orden sobre su trabajo (ocuparse de Molloy) y sobre su vida. Nos comparte sus ―escasos pensamientos‖ y ―algunos problemas de orden teológico‖ en un numeral que llega hasta el 17. El primero propone (p. 207): ―¿Qué valor debe otorgarse a la teoría de que Eva salió, no de la costilla de Adán, sino de un tumor donde la espalda pierde su honesto nombre (es decir, en el culo)?‖ En el 13 se pregunta (p. 208): ―¿Qué diantre hacía Dios antes de la creación?‖ *** —¿Qué tienen en común su madre, su hermana, su esposa y su hija? —Todas me rompen las pelotas. Diálogo entre la psiquiatra y Tony Soprano Veo por la noche el capítulo cinco, ―College‖, de Los Soprano (mi amiga Na-

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

dia Villafuerte me regaló los cuatro discos de la primera temporada; ya me los eché) y en él cae una lluvia de truenos y torrentes. Me embebo en la trama y llega el momento en que me parece que los efectos son tan reales y tan fuertes que tapan las conversaciones y la música. Subo el volumen. Sigue sin oírse bien. Pongo atención y descubro que, lo mismo que en el programa, cae en mi alrededor una lluvia apretada, pertinaz; que los

truenos son reales y que el constante flash que ilumina el salón desde donde veo los sinsabores en la vida de esta familia televisiva no es el parpadeo de la pantalla, sino la consecuencia natural del aguacero que me rodea. No cabe duda: ando depre, como Tony. Cuando el capítulo termina, ya sólo hay lánguidas gotas especiadas y oscuridad total fuera del círculo de focos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos. *** A la segunda función del Liteatro número uno, Miseria , Dios y el Diablo, que presento en La Puerta Abierta, llegan cada cual por su lado mi amiga Hilda Jiménez y mi hija Nadia Carolina. Las dos, al final, me felicitan con mucha efusividad. Se divirtieron tanto, me dicen, que hasta ganas les dan de subirse conmigo al escenario. —Pos pa‘ luego es tarde, les digo. Lo que se necesita para acompañarme en un Liteatro sólo es voluntad y cierto conocimiento teatral. Ustedes están que ni pintadas. Si se animan, serán bienvenidas. En el segundo Liteatro, El tesoro del duende, ya son mis gozosas acompañantes. Nuestra primera función juntos generó tal cantidad de risas y aplausos que esa noche, supongo que los tres, dormimos con el corazón alegre. Regalar felicidad es siempre un privilegio, como más o menos dice Babette, cuando se gasta todo el dinero que ganó en la lotería en preparar una cena magnífica para una docena de comensales (El festín de Babette, Babette’s Feast, 1987, dirigida por Gabriel Axel).

*** Luis Eduardo Aute tiene varios versos que me gustan, éstos como ejemplo (“Aleluya número 7”, del CD Aire, 1998): Si aún crece alguna marea que no vomite alquitrán,/ si aún iluminan luciérnagas el sueño de Peter Pan,/ si aún canta alguna sirena bajo el mar del Leviatán,/ si aún gesta alguna crisálida la sepultura de Adán,/ Amor, es porque existes… Contactos: hectorcortesm@hotmail.com

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

http://issuu.com/revista10/docs/yo_tambi_n_me_llamo_vincent_-_novela__breve. Si alguien desea el archivo en PDF, favor solicitarlo a: alejandromolinaritorres@gmail.com


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

De Alejandro Molinari admiro su pulcritud y elegancia en la escritura, pero sobre todo, su buen humor. Si tuviera que buscar un parecido, diría que me divierte tanto como su tocayo Baricco. Acabo de leer Yo también me llamo Vincent y, pese a que cuenta una historia triste, disfruté aquí una anécdota, allá una buena frase, que dan, en conjunto, un libro ligerito, sabroso, para disfrutarlo entre cervezas y botanas comitecas. Es difícil, enormemente difícil, saber manejar el humor. Molinari lo hace con elegancia y destreza. La única arenilla que pondría sería ese constante recordatorio de Comitán: de los apodos, que ya sabemos que son variados e ingeniosos pero reiterativos, de la gente moldeada con plastilina y que a fuerza de repetirlo se ha hecho eterna y prototípica. Aunque a partir de lo local se expande el universo, preferiría que no hubiese tanta referencia a Balún-Canán. Se cae, a veces, en el lugar de siempre, solo con algunas anécdotas nuevas, propios de una Rial Academia de los Cuchumatanes. Ese sería el único asuntillo que objetaría y sólo por objetar, pero yo sé que una de las muchas cosas que a Alejandro le da aliento, ánimos y gozo de escribir, es precisamente la referencia a esa tierra inasible, amada y cósmica. Yo también me llamo Vicent me llegó por la generosidad de Alejandro. Sin conocerme me envió su novela –o no sé si la remitió traspapelada entre el montón de correos de sus amigos–. Como sea. Eso habla de su corazón ancho y abierto, para la botana, para el traguito y comentarios como el mío.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Y ese teclazo generoso ha marcado, sin duda, una nueva tendencia de la literatura chiapaneca: tirar palabras por la red a mansalva, para regar con frases alegres, renovadas o marchitas a los escasos lectores. Los quejitas, que se dicen víctimas de las políticas culturales y de la red asfixiante de amigos escritores –con sus clubes exquisitos– ya no tienen más pretextos: que den un teclazo a su obra, que no la guarden para el próximo siglo, que reciban nuestros amargosos comentarios ya, ahora, en esta tierra y no en la venidera. ¿Por qué a fuerzas se debe ver impresa una obra, muchas veces soporífera, pestilente y mala? ¿Cuántos árboles, esfuerzos y dinero se necesita para ver concretadas sus cien, doscientas páginas? Basta, digo, darle el teclazo final para sacar al autor de su oscuro anonimato al más reluciente parnaso literario. Stephen King puso en marcha el experimento de distribuir sus libros en internet con The Plant. Sus lectores debían pagar un dólar y baste decir que fue un éxito. Incluso muchos lo acusaron de querer hacerse rico (¿más?) a través de este nuevo mecanismo. Pero en Chiapas, en donde nadie vive de vender palabras, mucho menos las literarias, lo que podemos ver en la distribución de obras en internet no es sino mero altruismo y el afán verdadero y desinteresado del autor por entablar una comunicación rápida, eficaz y económica con la esmirriada clase lectora En realidad me estoy metiendo en un tema que no deja más que sinsabores y que ya se gastarán hartos caracteres cuando se haga práctica común y el estado decida, entonces, entregar becas en función del número de descargas de libros que presente un autor. Pero esos serán otros tiempos. Volvamos a Yo también me llamo Vincent. Y volvamos al humor, porque en ese contar la historia con candidez, casi con inocencia, se dispara la ironía. Es imposible no encontrar en Molinari la presencia de un maestro del buen ánimo, como lo es Óscar Bonifaz, un personaje que ha

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos. escondido su obra para exaltar la de su amiga eterna, Rosario Castellanos. La diferencia más notable que percibo entre Molinari y Bonifaz, sin embargo, es que el primero pone la anécdota al servicio de la obra. Bonifaz es diferente: busca la anécdota, la persigue, la atosiga, y una vez decapitada persigue otra, otra y otra hasta enlazar una obra anecdótica de, por supuesto, Comitán. Aparte de ese regusto, de esa alegría que me dejó Yo también me llamo Vincent, me atrapó el ritmo agradable, con sorpresas por aquí y fauleos por allá; con el alter ego de Molinari, ansioso por regresar al ombligo del mundo, porque en otro lugar se siente atrapado, lleno de nostalgia y deseos de retornar mas que por la casa, por la gente a quien extraña, y por ese clima que debe ser el más agradable del planeta moribundo. ¿Qué hacer en una tierra así? ¿Convertirse en cantinero, fabricador de aguardiente, finquero, transportista, tratador de blancas? Su alter ego no tiene dudas: no importa a qué pero desea estar de vuelta con su gente. Y el oficio viene añadido: ser actor en el lugar más insólito de la tierra. El lector asume que el alter ego se enfundó en la piel de un actor dislocado, pero creíble. El cuento, como decía el título de algún libro, está precisamente en creérselo, y a Alejandro Molinari no le cuesta nada mentirnos tan descarada ni tan alegremente. *Dr. Sarelly Martínez: Doctor en Ciencias de la Información, por la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de Tiempo Completo de la UNACH.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Baldemar Velasco García, mejor conocido como “El chino”, debido a sus rasgos orientales, es un hombre emprendedor. Actualmente, dueño del restaurante Otro Rollo, ubicado en su tierra de origen, la Independencia, Chiapas. Baldemar inició con la idea de crear un negocio para sostener a su familia, pero pronto se convirtió en todo un éxito y una fuente de empleo para más de catorce personas. Con la misma simpatía y sencillez que lo distinguen contestó las siguientes preguntas: ¿Cómo empezó “El Chino” en el arte culinario? Debido a la falta de oportunidades de trabajo aquí en mi pueblo, tuve que emigrar a los catorce años a la Ciudad de México. Empecé con el trabajo de mozo; lavando platos, trapeando pisos y después como mesero. En México estuve dieciocho años, trabajando en varias cocinas españolas, italianas, mexicanas y francesas. En Cancún, en un restaurante que se llama Carlos’n Charlie’s. Todo esto fue una gran escuela para mí, fue donde aprendí todo lo que sé. ¿Por qué un restaurante en La Independencia? Bueno, surge de la necesidad, porque no tenía los recursos para instalarlo en Co-

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

mitán. Puse un negocio de jugos y licuados. Aquí no pagaba renta y podía atender a mi familia y el negocio al mismo tiempo. En el 2006 puse una fonda que tenía cuatro mesas, a mi esposa se le ocurrió vender costillitas, tacos con nopales y papas a la francesa, y después decidimos incluir todo lo que habíamos aprendido de comida internacional. A través del tiempo la gente me ha pedido que no me cambie a Comitán, venir a Otro Rollo lo toman como un paseo y una distracción, regresan relajaditos y bien comidos. ¿Por qué Otro Rollo? Primero por la foto que tengo con Adal Ramones; trabajé en el restaurante La Valentina; cerca del Auditorio Nacional, ahí llegaban ellos. Tuve trato con él mucho tiempo, le encantaba que yo lo atendiera porque le gustaba que no le preguntaran lo que quería; el que lo iba atender ya debía saber lo que le gustaba y no interrumpirlo. En segundo por el tipo de comida que preparamos aquí, el menú es ―otro rollo‖, no es lo típico de los restaurantes de la región. ¿Cuál es el principal secreto del éxito del Otro Rollo? La cocina, que es arte. El cliente, desde la presentación de un platillo se olvida de todo lo demás; nos esmeramos en que lleve un sazón elegante, cocinamos con higiene y lo más saludable posible, lo menos grasoso, lo más nutritivo y yo no me despego de la cocina. Además, el servicio que damos es un nuevo rollo, los meseros están capacitados y con todos los sentidos despiertos, ¡son nuestra presentación e imagen! ¿De dónde surge la idea de tapizar las paredes con fotos de los clientes? Tengo más de 60 fotos con artistas, consideré que sería una buena forma de decorar. Pero un día me dijo un cliente: ―oye, puro artista tienes aquí ¿y nosotros que no valemos?‖. Fue entonces que surgió la idea de las fotos. Sin mis clientes no sería nada, y ésta es una manera de agradecer la visita de la gente. Claro, la condición para que una foto esté ahí estampada, es que tiene que ser cliente frecuente. ¿Cuál es la especialidad de la casa? Yo creo que nuestra especialidad es apapachar y hacer sentir importantes a los clientes. En platillos, pues, todo está buenísimo. Inventé un platillo para representar a la región y me dio muy buen resultado: filete de robalo en salsa de tzitzim, es un platillo afrodisiaco y exótico. La clientela misma es quien recomienda ese platillo. Yo almaceno el tzitzim.


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Baldemar, agradece mucho a Dios por concederle la oportunidad de trabajar en su pueblo, por preparar a su familia y enseñar a sus hijos el amor al trabajo; y a sus clientes por su preferencia y por ser el corazón de su negocio. Nota: Nuestro entrevistado escribe su nombre con B. Así lo respetamos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

―El Amuleto‖ Actores: Elvira Hernández, Ángel Medina, Neri Cancino y Ángel Gómez. Dirección: Neri Salvador Cancino. Monólogo original de: Nadia Carolina Cortés Vázquez. (basado en un cuento de H. P. Lovecraft.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Estamos llenos de cultura.

¿Cuándo venís a Comitán a llenarte de luz? Consejo Ciudadano de Cultura Municipal

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Honorable Ayuntamiento de Comitán y Universidad Mariano N. Ruiz ¿Te gusta escribir? El Centro Comiteco de Creación Literaria es ¡para vos! Ser parte del Centro no tiene algún costo económico. Lo auspicia el Honorable Ayuntamiento de Comitán 2011-2012. Sesionamos los miércoles en la sede del Centro, frente al Santuario del Niñito Fundador.


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos. Hace algunos años tuve la fortuna de conocer Copenhague (KOBE) y, después de un par de días, advertí lo que de entrada se aprecia al llegar a ese país: seguridad, mucha gente, alegría, luz y color, excelente nivel de vida y una anfitrionía verdaderamente inusitada. Mi destino fue un pueblo parecido a un nacimiento, con extensos bosques, lagos y gastronomía, costumbres, tradiciones e idiosincrasia fuera de lo común. Un pueblo llamado Haderslev, cuyo nombre y recuerdo llevo en el corazón, porque fue la residencia, por un largo año y medio, de mi hija María. En el país de los vikingos y de las sirenas se respira armonía, alegría por vivir y trabajar, por aprender, por educarse, por sobresalir y triunfar en la vida. Es casi obligatoria la bicicleta como medio de transporte, lo que proporciona un toque especial al lugar, pero también es obligatorio el carnet de salud que el propio gobierno proporciona gratuitamente a sus habitantes, residentes o no, todos tienen ese derecho a la seguridad social. El nivel de vida de los daneses es de los primeros del mundo, con un alto y distinguido ingreso per cápita, industrias, centros turísticos, gastronomía y todo lo que un ser terrenal aspira para una vida digna y decorosa. Mi amigo Fin, hombre de entusiasmo desbordado y de un extraño amor por México, me llevó de paseo a los gran-

des y extensos bosques de coníferas en donde habitan venados que son protegidos por la autoridad y distinguen el paisaje. Ahí, en ese lugar, contuve, desde luego, mis ansias de macho autocomplaciente. Los thrillers y las novelas policiacas, en opinión de una gran mayoría de lectores y aficionados a este tipo de literatura, son propias de los escritores americanos o extranjeros avecindados en ese país, con temas inspirados en sucesos, bien reales y auténticos o imaginados en la mente de los escritores. En estos tiempos, los policías nórdicos han entrado en acción, no puedo imaginar que en ese país haya un lugar sin luz, un callejón oscuro o una taberna donde se gestan maldades, una mente perversa o mal agradecida con la vida, producto de una familia disfuncional, de un padre borracho o una madre prostituta. Esos escenarios suceden en otro lugar del mundo, en otras latitudes, donde el hambre, la falta de valores, la falta de cultura, la corrupción y la mentira, son pan de todos los días. Sin embargo, los novelistas policiacos nórdicos han hecho su aparición. Últimamente, Escandinavia se ha convertido en la nueva meca de los thrillers y las novelas policiacas. El sueco Stieg Larsson, con su trilogía ―Millennium‖, accedió al éxito total, poniendo de moda

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

en los países nórdicos novedosas historias de detectives y asesinos en serie. En consecuencia, los también suecos Henning Mankell, Asa Larson y Lisa Marklund y los noruegos Jo Nesbo y Karin Fossum, son ahora populares escritores en estos temas. Los hermanos Lotte y Soren Hammer, daneses evidentemente, se agregan a esta lista y nos regalan el best seller ―El lado oscuro‖, de Roca Editorial. En la novela todo comienza cuando unos niños descubren cinco cadáveres mutilados en el gimnasio de su colegio. El país entero queda consternado y la gente espera que el investigador Konrad Simonsen, en su calidad de Inspector Jefe de la Policía de Copenhague y su equipo de colaboradores aclare el enigma. La cosa se pone buena porque los detectives no sólo tienen que lidiar con un asesino, sino con la prensa sensacionalista que sabotea su labor de investigación. De ninguna manera, los famosos daneses que ahora refiero ¡han vivido en México!

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

CRÓNICAS DE ADOBE

Francisco Nucamendi Pulido eligió el programa radiofónico ―Crónicas de Adobe‖ para presentar la primicia mundial del proyecto ―Las campanas de Comitán, tan, tan…‖. Francisco obtuvo la beca de PECDA 2011 para la realización de dicho proyecto. En la fotografía: Paty, Francisco, Alejandra, Genaro, Itzel y Emiliano.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Presentación Mákina de Turing—Danza y música contemporánea. Teatro de la Ciudad.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Ópera Bufa ―Marimba, la gran arrecha‖ Música de Federico Álvarez del Toro Guión literario de: Dolores Montoya. Teatro de la Ciudad. Con teatro casi lleno, la obra se presentó con gran éxito. Obra didáctica, juguetona y mágica que reflexiona acerca de la importancia de la marimba en la identidad de los chiapanecos. Los espectadores la disfrutaron y rieron con los diálogos picantes e ingeniosos, producto de la mente fecunda de la Lola Montoya.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Las condiciones serán ¡excelentes!, pero la redacción es pésima.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Trilogía Preludio y flama para un amanecer Rebeca junto al pozo Compás

La obra de Marirrós Bonifaz en línea ¡para todo el mundo!

http://marirros-trilogia.blogspot.com/

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

El Consejo de Redacción de DIEZ envía una felicitación a Jorge Antonio Pérez Velasco, quien, en días pasados, celebró su cumpleaños. En la fotografía: Enrique Robles, Alejandro Molinari, Jorge Pérez, Javier Aguilar y Guillermo Del Castillo.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


REVISTA DIEZ - NÚMERO 94