Issuu on Google+

Entrevistadora: Dora Patricia Espinosa Vázquez.

En este número: Las DIEZ de las banquetas comitecas. Los Guppys. Autor: Enrique Robles Solís. CASA DE CITAS de Héctor Cortés Mandujano

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Contenido

5- EDITORIAL: Por la Chayo. 6.– ZAGUÁN: ARENILLA: Restaurante Lupita. 7.– PATIO: Galería: Giorgio de Chirico, en Comitán. 14.– BALCONES: Casa de Citas El mar despedazado. Autor: Héctor Cortés Mandujano. 22.– CORREDORES: Los Guppys. Autor: Enrique Robles Solís. 28.– SITIO: Entrevista con: Ernesto Carboney Fernández. Entrevistadora: Dora Patricia Espinosa Vázquez. 37.– ACTUALIDADES. 41.– MOJOL. Las DIEZ de las banquetas comitecas.

DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos. Editor responsable: Alejandro Molinari Contacto: alejandromolinaritorres@gmail.com


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos. ¿EL MEJOR LUGAR PARA DISFRUTAR?

CENTRO TURÍSTICO LOS ROBLES CHUCUMALTIC KILÓMETRO 3.5—CARRETERA A UNINAJAB EL MEJOR LUGAR DE LA REGIÓN PARA LOS AMANTES DE LA NATURALEZA, LA DIVERSION, LA AVENTURA Y EL DESCANSO, CON LOS AMIGOS Y LA FAMILIA. RESTAURANTE: UN LUGAR PRIVILEGIADO CON UNA VISTA SIN IGUAL, EN EL QUE PODRÀS DISFRUTAR EXQUISITOS PLATILLOS, ACOMPAÑADOS DE TUS BEBIDAS FAVORITAS. ALBERCA Y CHAPOTEADERO: UN EXCELENTE Y AMPLIO ESPACIO, DE AGUAS QUE CORREN PERMANENTEMENTE, LIMPIAS Y CRISTALINAS PARA REFRESCARSE. SENDERISMO: CAMINATAS EN LAS QUE SE EJERCITA EL CUERPO Y EL ESPÌRITU, A TRAVÈS DE SENDEROS LLENOS DE LUZ, FAUNA Y FLORA DE LA REGIÒN. PESCA: CONTAMOS CON TRES LAGUNAS PARA DARTE LA OPORTUNIDAD DE PESCAR TUS PROPIAS TILAPIAS, PARA DESPUÈS SABOREARLAS EN NUESTRO RESTAURANTE, EXQUISITA E HIGIÈNICAMENTE PREPARADAS. PODRÀS LLEVAR TUS CAÑAS Y TAMBIÈN TE RENTAMOS EL EQUIPO. BUCEO: LA OPORTUNIDAD DE BUCEAR EN LA LAGUNA DE CHUCUMALTIC, UN EXTRAORDINARIO REMANSO DE AGUA CLARA Y TRANSPARENTE, DE LOS UNICOS EN MÈXICO, QUE ADEMÀS TE INVITA A LA REFLEXIÒN Y A LA OBSERVACION. JACUZZI NATURAL: LA FORMACIÒN DE UNA FORMA ROCOSA, CON AGUA TRANSPARENTE QUE CORRE Y PERMITE EL DISFRUTE Y LA EXPERIENCIA A LA LUZ DE LA NATURALEZA Y UN PANORAMA EXCEPCIONAL. ESPELEOLOGIA: LOS AMANTES DE LOS DEPORTES EXTREMOS TIENEN LA OPORTUNIDAD DE VISITAR DIVERSAS CUEVAS, EN LAS QUE ENCONTRARÀN DIFERENTES FORMAS AÑEJAS DE CAVIDADES QUE SE FORMARON A TRAVÈS DE MILLONES DE AÑOS (VISITAS GUIADAS). CAMPING: CONTAMOS CON UN ESPACIO SINGULAR, EN ÈL PODRÀS ACAMPAR, DISFRUTAR DE LAS NOCHES LLENAS DE ESTRELLAS, ESCUCHAR ORQUESTAS ININTERRUMPIDAS DE GRILLOS Y VER PASAR, SIN DESCANSO, A MILLONES DE LUCIÈRNAGAS QUE CUIDAN DE TUS SUEÑOS.

TELEFONOS: 5963006, 1014913, 6322874, 1106312 Lada 963.


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Desde hace tiempo, año con año se celebra en nuestra ciudad el Festival Internacional Rosario Castellanos. Es un acto que los comitecos esperan con inquietud; es un acto que revitaliza (aunque sea por instantes) el deseo de conocer más acerca del mundo del arte. En los últimos años, los comitecos han coincidido en señalar la pobreza de los actos presentados. El rango de Internacional le queda muy grande, debido a que no hay presencia cultural de otros países. Pero no sólo es la ausencia de figuras internacionales, sino también la ausencia de talento y calidad. En la última versión, el artista que cerró el Festival fue el bolerista Carlos Cuevas, un artista que podemos escuchar en cualquier palenque de feria pueblerina. Asimismo ha existido una lamentable carencia de foros de alto nivel que reflexionen sobre la vida y obra de la escritora a quien está dedicado el festival. En un afán populista se usa el pretexto de dar al pueblo “lo que el pueblo quiere”. Se olvida el objetivo fundamental de las instancias culturales del Estado, que es el de sembrar arte en el corazón de los niños y de los jóvenes; el de propiciar alternativas diferentes de las que nos presentan los medios masivos de comunicación. Para este 2012, de acuerdo a versiones oficiales, el Festival se realizará en junio o julio. Debido al cambio suscitado en la Dirección General de Coneculta se pretende dar tiempo para una planeación acorde a la importancia del acto. Ahora que la Licenciada Angélica Altuzar Constantino, talentosa comiteca y comprometida con la promoción y difusión del arte, dirige la institución encargada de la organización del Festival, esperamos que organice un acto cultural a la altura de lo que se merece la memoria de Rosario y lo que se merece el pueblo que se autoproclama como asiento de la Capital Cultural de Chiapas. ¡Ya veremos!

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

La niña ve a la cámara, doña Lupita mira al frente. Cuentan que tía María y tía Lola también miraban al frente cuando caminaban con rumbo al Restaurante “Lupita”; asimismo cuentan que ellas, las dos tías, eran las del sazón especial que hizo al local uno de los más visitados en la región. Las tías subían de San Sebastián al parque central, lugar donde estaba el restaurante de don Rica y doña Lupita. El restaurante estaba instalado al lado del cine Montebello, uno de los espacios más añorados por los de mi generación. Mis amigos y yo frecuentábamos, en los años setenta, entre semana, muchos lugares donde echábamos cerveza, trago y comíamos ricas botanas, pero el lugar que preferíamos los domingos era el restaurante “Lupita”. Comíamos, echábamos cerveza y a las cuatro de la tarde (o un poquito más tarde, cuando tomábamos “la caminera”) comprábamos boleto y entrábamos al cine a ver dos películas norteamericanas. A veces, cuando nos pasábamos de cucharadas entrábamos haciendo trenecito a la sala. “Tututututu” gritábamos y caminábamos con los brazos colocados en los hombros del amigo que iba adelante. Los espectadores que ya miraban la película se disgustaban y nos tiraban palomitas o nos bautizaban con los refrescos que tomaban. Era tan frecuente nuestra travesura que un día el boletero nos dijo que tenía órdenes de no vendernos boletos. Cuando uno de nosotros iba a comenzar a pelear (porque ya estábamos entonados) uno sugirió que no buscáramos broncas, que fuéramos al otro cine (el Cine Comitán). Fuimos y miramos que el encargado de la taquilla colgaba el teléfono y cerró la taquilla. Durante varios meses tuvimos la prohibición de entrar. Ya luego, poco a poco, de manera individual nos atrevimos a ir, entre semana. Poco a poco nos fueron dejando entrar de nuevo. Durante la veda del cine no dejamos nuestra grata costumbre de comer en su restaurante. Doña Lupita encendía la televisión, nos ponía una película mexicana y nos decía; “Acá también hay permanencia voluntaria, muchachos” y entonces pedíamos la siguiente ronda. No creo que exista otra palomilla con el nada honroso título de haber sido la palomilla vetada en los cines de Comitán, ni creo que alguien nos haya aventajado en convertir su restaurante en sala cinematográfica. Lo único que sí ya no hacíamos era trenecito, porque se iba a ver muy mal que lo hiciéramos a la hora de ir a orinar al baño.


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

¿Y qué te dijo el doctor?

Que tengo una gastritis como de orgía romana.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Mami, mami, mis amigos de la escuela me molestan diciendo que tengo cara de huevo.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Y les recomiendo que si no quieren quedar como yo, se moderen y no coman tanto guineo.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

¡Ay, no les hagás caso, ya mirás cómo son los comitecos! Sigamos bailando.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

¡Dios mío, ya me robaron la torre de mi testículo izquierdo!

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

René Morales (nació en San Luis Potosí, 1981, de familia coiteca) me regaló hace tiempo su primer libro de poemas, El bestiario del perro (2009), y me pidió una nota que prologó su segundo, Radiografías (2010), publicado en Guatemala. Me dio a leer después su tercero, Notas sobre el fin del mundo, que ahora me obsequia ya como parte de un esfuerzo editorial donde han aparecido, además del suyo, Alebrijo Librejo, de Ameht Rivera, y Memoria de los días, de Adolfo Ruiseñor. Public Pervert es el sello que ha hecho nacer René con sus propios fondos para, me cuenta, publicar los libros que le gusten y regalarlos a quien quiera. Los tres primeros son pequeños, con fondo negro, y atractivos grabados en las portadas. Cada uno trae, además, su propio separador diseñado sobre la misma base. Notas sobre el fin de mundo no es un libro trágico ni hace melodrama; es más bien melancólico (p. 18): “Un día antes del fin del mundo/ en la madrugada estaré escribiendo/ y saldré a acariciar a mi perro/ con una sonrisa triste/ ya que para ese momento/ dudaré más que nunca/ si aún estamos vivos”. Es una crónica distópica de lo que podría pasar el día en que nuestro planeta terminara (p. 32): “Al final tú con los labios secos por el tabaco negro de una noche aparentemente fría, te me acercarás en silencio para decirme: „moriremos solos‟ ”. Tal vez no sea necesario llegar a eso, aunque René diga al final (p. 50): “A veces se necesita de una desgracia avasalladora para recordar quiénes somos”. Es la primera vez que leo a Ameht Rivera (Cacahoatán, Chiapas, 1982) y me sorprende su oficio, sus lecturas (p. 22: “Leer es dos soledades que se acuerpan./ Un libro palía la soledad/ y a veces la propicia”). Alebrije librejo habla de su juventud (p. 33): “Yo soy el Poeta Nuevo, y aprendiendo estoy a que me duela el mundo” y, aunque hace algún apunte sobre el amor (p. 9): “El amor es sólo un dulce escollo en el tránsito hacia el humano martirio de los clavos y la cruz”), su materia de reflexión es la vida (p. 8): “La vida viene desde un grito, y un eco de grito somos […] Nacemos

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

ciegos a la vida”. P. 12: “La vida, ese suicidio lento. Nadie ha muerto jamás de enfermedad alguna. Todos morimos de vida […] Vivir mata”. Su breve “Reloj de arena” propone un modo de vivir (p. 27): “El tiempo en esta vida/ es demasiado/ corto/ para desperdiciarlo/ siendo demasiado feliz”. Junto a estas jóvenes plumas está una de las obras primeras (la publicó en 1984, cuando los dos anteriores estaban naciendo) de un poeta sólido: Memoria de los días, de Adolfo Ruiseñor. La nota emocionada de René dice que este libro, leído por él en 1996, “cambió para siempre mi manera de ver la poesía”. Los días que el poeta tiene en la memoria son de amor (p. 11): “Por eso de ti sólo me restan/ los huesos y las alas/ delirios de sudor desembocando al mar/ De ti sólo las ganas y el deseo/ la lujuria inaugurando muslos/ orificios donde nace la luz/ como semilla”. Y es un amor que tiene en sí mismo todas las edades (p. 34): “Porque tenemos una mortal exigencia/ de bajar al primigenio río/ tú Eva/ Adán yo a bebernos de un solo golpe la noche/ la hilazón del recuerdo/ las alas que nos quedan/ en los dedos y en los párpados/ para que la sangre dé tumbos/ para que un viernes no anunciado el corazón sea/ diluvio/ sobre el paraíso recobrado”. Y es un amor, claro, desdichado (p. 18): “El mar ha muerto de tu propia voz/ inmisericordemente […] He ahí el mar despedazado/ inerte/ subterráneo/ las vestiduras del viento se le enciman/ garras siniestras lo acorralan”. *** En el número 101 de la revista electrónica Diez, que desde Comitán coordina Alejandro Molinari, hay un aviso maravilloso que la Joyería López deja a sus clientes (p. 28): “Nos cambiamos por donde venden atol, al lado de don Nico”. *** En la decimoctava de sus Cartas filosóficas (publicadas originalmente en 1734; mi ejemplar es de Ediciones Altaya, 1993), Voltaire habla de Shakespeare (p. 121): “Él creó el teatro. Tenía un genio lleno de fuerza y de fecundidad, natural y sublime, sin la menor chispa de buen gusto y sin el menor conocimiento de las reglas. […] El tiempo, que es el único que fragua la reputación de los hombres, ha hecho finalmente respetables sus defectos”. Releo Mucho ruido y pocas nueces (William Shakespeare, Obras completas, tomo II, Editorial Aguilar, 1991). De esta comedia son estas sentencias (p. 17): “A la vaca maldita da Dios

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

cuernos cortos”, y (p. 50): “Todavía no he encontrado un filósofo capaz de soportar pacientemente un dolor de muelas”. Voltaire toca varios temas en sus cartas. Las primeras son sobre los cuáqueros y dice que (p. 12) “no creemos que el cristianismo consista en echar agua fría sobre la cabeza con un poco de sal. […] Cristo recibió el bautizo de Juan, pero Él no bautizó nunca a nadie; nosotros no somos los discípulos de Juan, sino de Cristo”. George Fox (1624-1690) inventó algo que practican religiosos que se aceleran, gritan y patalean mientras incitan a sus prosélitos a conectarse con alguna divinidad. Fue el primero que (p. 22) “se puso a temblar, a hacer contorsiones y muecas, a retener su aliento, a expulsarlo con violencia. […] Este fue el primer don que comunicó a sus discípulos. […] De ahí tomaron el nombre de cuáqueros que significa tembladores”. El colombiano Fernando Vallejo tiene un libro, sobre la iglesia católica, que tituló La puta de Babilonia; el asunto es muy antiguo, Voltaire en su sexta carta dice que los presbiterianos dieron (p. 36) “el nombre de prostituta de Babilonia a todas las Iglesias”. Hay algo que le interesa mucho a este escritor, historiador, filósofo y abogado francés. Lo dice tal cual en la treceava carta (p. 72) y lo repite en el primer apéndice de esa carta (p. 81), ambas hablan sobre Locke: “Dividid el género humano en veinte partes; diecinueve están compuestas de los que trabajan con sus manos, que nunca sabrán que hay un Locke en el mundo; en la veintinueve parte restante, ¡qué difícil es encontrar hombres que lean! Y entre los que leen, hay veinte que leen novelas contra uno que lee filosofía. El número de los que piensan es excesivamente pequeño y ésos no se preocupan de turbar al mundo”. Las cartas más largas, con apéndices, las dedica a analizar los Pensamientos, de Pascal. Le enmienda las planas, a veces con vacuidades, con demasiado entusiasmo (p. 184): “Es un consuelo para un espíritu tan limitado como el mío estar completamente persuadido de que los grandes hombres se equivocan como el vulgo”. Un botón de muestra. Dice Pascal que los hombres somos contradictorios (p. 159): “Esta duplicidad del hombre es tan visible que hay quien ha pensado

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

que teníamos dos almas”; puntualiza Voltaire (p. 160): “Los locos que han dicho que tenemos dos almas podían por la misma razón darnos treinta o cuarenta, pues un hombre, bajo una gran pasión, tiene a menudo treinta o cuarenta ideas diferentes de una misma cosa, y debe necesariamente tenerlas”. *** Leo el breve libro, que es de suyo una antología, Canciones, poemas y romances para niños (SEP-Editorial Octaedro, 2003), de Federico García Lorca. En el largo poema “Los encuentros de un caracol aventurero”, este molusco se encuentra, después de charlar con unas ranas, con una peregrinación de hormigas que llevan a una moribunda a la que han intentado dar muerte por lo que ellas consideran una mentira mayúscula. El caracol incita a la herida a que diga lo dicho y (p. 70) “la hormiga medio muerta/ dice tristemente: „Yo he visto las estrellas‟ ”. Uno simbólicamente podría pensar en Sócrates, en Jesús, en aquellos que han intentado convencer al hormiguero humano que no somos sólo animales torpes, pedestres; que hay algo de alto espíritu en nosotros, que podemos volar. Los que han dicho algo que la mayoría no quiere creer, han sido sacrificados. “¿Estrellas?”, pregunta el caracol pensativo. “Sí —repite la hormiga—,/ he visto las estrellas;/ subí al árbol más alto/ que tiene la alameda/ y vi miles de ojos/ dentro de mis tinieblas”. Aunque el caracol sigue caminando yo me detuve ante esta maravilla: “El caracol pregunta:/ „¿Pero qué son las estrellas?‟/ „Son luces que llevamos/ sobre nuestra cabeza‟ ”. Hace años escribí una obra de teatro que sigue inédita y sin montar. La llamé Todas las puertas son la misma puerta. Un poema que me hallé en este libro podría ser epígrafe de mi texto, podría incluso resumirlo. Se llama “Puerta abierta” y en él dice García Lorca (p. 93): “La puerta/ no es puerta/ hasta que un muerto/ sale por ella/ y mira doliente, crucificada,/ a la madrugada sanguinolenta”. Contactos: hectorcortesm@hotmail.com

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

4a. calle norte oriente No. 10 Comitán de Domínguez, Chiapas

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

El Guppy, Lebistes o pez millón (Poecilia reticulata) es un pez ovovivíparo de agua dulce procedente de Centroamérica que habita en zonas de corriente baja de ríos, lagos y charcas. Es muy conocido en el mundo de la acuariofilia puesto que su cuidado no ofrece grandes dificultades y se reproduce con muchísima facilidad. Originarios de Trinidad, Barbados, Venezuela y norte de Brasil, este pez fue descubierto varias veces en varios lugares y personas distintas, cada una de las cuales le dio un nombre distinto. La primera de ellas fue un zoólogo llamado Wilheman Peters, que en 1859 le bautizó con el nombre de Poecilia reticulata, seguido Filippo de Filippi, en 1861 que la volvió a descubrir dándole el nombre de Lebistes poeciloides. Posteriormente, el naturalista Jhon Lechmere Guppy encontró ejemplares de esa misma especie en la isla de Trinidad y los envió al Museo Británico, y les dio el nombre de Girardinues guppy. En 1913, Charles Tate Regan une los nombres dados por Peters y De Filippi en Lebistes reticulatus, denominación que fue considerada válida durante mucho tiempo, hasta ser revisada y sustituida por la del descubridor original de la especie: Poecilia reticulata. En la actualidad este pez es comúnmente conocido como “guppy”. En Trinidad se los conoce además como “pez millón” por su alta tasa de reproductividad. En Argentina y Uruguay es conocido como “lebistes” Los guppys son peces de agua caliente y se recomienda criarlos en temperaturas entre los 22º C y 28º C (óptima 25º), aunque son peces muy tolerantes con las condiciones del agua, siendo posible criarlos a temperatura ambiente si ésta no se aleja mucho de este intervalo. El mantenimiento de estos peces requiere agua de un pH ligeramente alcalino, pero no debería ser inferior a 6,5 ni superior a 8; se recomienda que la dureza del agua esté entre 10º y 20º dGH, aunque pueden soportar durezas hasta de 30º dGH e incluso vivir en aguas ligeramente saladas.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

En los acuarios es recomendable que se usen peceras con filtro y oxigenador para estabilizar el agua ya que esto ayuda a los Guppy a que su promedio de vida suba considerablemente y tener mayor densidad de peces que la antes citada. Estos peces se alimentan principalmente de la superficie y menos de fondo, como indica su boca, posicionada en la parte superior de la cabeza, aunque pueden bucear hasta el fondo y picotear pedazos de comida de otros lugares sin problemas. Tienen un metabolismo muy rápido y se recomienda, en la medida de lo posible, alimentarlos con poca cantidad varias veces al día (a partir de un mínimo de dos). Ante tantas facilidades, esa es la razón por la que, en todos los acuarios del mundo, existen grandes peceras repletas de guppys de todos colores y muchos no resisten la tentación de tener sus peceras particulares, disfrutando de su variedad, colorido, tamaño y docilidad. Hace muchos años, cuando llenos de ilusiones y de planes para el futuro estudiábamos en el Distrito Federal, muchos amigos, entre ellos, mis entrañables hermanos y compadres: Alejandro Molinari y Roge Román, vivíamos en casa de doña Rome la mamá de los Gómez Aranda. La casa se ubicaba en Nicolás San Juan 516, en la Colonia Del Valle, también estaban, entre los que recuerdo, el Chato de la Fuente, los hermanos César y Raúl Cota, Víctor Aranda, Alonso de Chicomuselo, Jorge Domínguez, Eduardo Suárez. Roge Román Marín estudiaba economía, un estudiante machetero, aficionado al futbol, con un amplio espíritu proteccionista, bondadoso, atento, buen hijo y buen amigo, quienes lo somos nos sentimos orgullosos. Tenía o tiene, ignoro si actualmente así es -deduzco que sí- la afición y el gusto de convivir y cuidar canarios, patos, gatos, y evidentemente ¡peces! En la habitación que nos tocó compartir con él, el Molis y su servidor, teníamos entre nuestras camas un buró que Roge decidió fuera el aposento de una mediana pecera que llenó de guppys, y como evidentemente la pecera tenía que tener un oxigenador, colocó dentro de ella un elegante buzo que al soltar el oxigeno abría la boca y subían burbujas, del fondo hacia arriba de la pecera, formando caprichosas formas acuáticas. Esa situación era lo de menos y el buzo cumplía su función con recelo y exactitud. Sin embargo, el sonido acompasado que soltaba cada que abría la boca, retumbaba en nuestros oídos ¡toda la noche! Fuimos tolerantes por mucho tiempo, lo oímos platicar muchas veces con ellos, llamarlos por su nombre y hasta, cuando tenía algún compromiso, alimentarlos tiernamente.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Una noche, Roge no estaba, el Molis y yo platicábamos en nuestra habitación y, como arte de magia, en el momento de llenar de nuevo el vaso con hielos y ron Potosí, vimos a los guppys pidiéndonos que los invitáramos a la fiesta. No pudimos resistir, cada uno vació la cuba en la pecera y a los cinco minutos, los guppys flotaban panza arriba. Cuando Roge llegó y se llenó de furia al ver a sus guppys, nunca entendió nuestra explicación. Logramos que sacara la pecera, nos olvidamos del buzo y el buró, a partir de ese día, contó con una moderna lámpara adquirida en las calles de Coruña. De no haber existido ese suceso, el Molis y yo, hubiéramos caído en la terrible enfermedad del insomnio que alguna vez sufrieron todos los habitantes de Macondo.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

PAGÁ A TIEMPO Y OBTENÉ BENEFICIOS

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Plaza Las Flores - Local 34 Servicio a domicilio: Tel.: 108-90-44

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Entrevistadora: Dora Patricia Espinosa Vázquez

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

El aroma del café sobre la mesa abre la mente y los recuerdos; el humo: ¡el corazón! Don Ernesto Carboney es Coordinador General de la Casa de la Cultura, de Comitán. Él, desde el café, contempla a la gente cerca de la fuente en espera de alguien; gente apresurada que baja las gradas y sólo se detiene un momento para levantar la vista a la iglesia de Santo Domingo o cuando va a cruzar la calle. Don Neto sonríe, tal vez, recordando travesuras de cuando era niño. Su mirada se pierde al contemplar el cielo limpio de Comitán que lo regresa, una vez más, a su infancia. Con emoción responde las siguientes preguntas: ¿Cómo llegan los Carboney a Comitán? Mi apellido surge de unos emigrantes italianos que llegan a México durante la Primera Guerra Mundial. Mi padre me decía que el origen del apellido es de Monte Carbo, Italia. No solamente mis bisabuelos vinieron para acá sino que vinieron otras familias, de apellidos Molinari y Cristiani. Mis bisabuelos se asentaron aquí en Comitán, otros hermanos de mi bisabuelo se quedaron en San Cristóbal de las Casas y la familia se ha ido dispersando. El verdadero apellido es Carbonei. Cuando naturalizaron a mis abuelos cambiaron la I por Y. Tal vez fue un error de dedo o no sabían cómo se escribía. ¿A qué se dedicaban? Ellos se dedicaban a la compra y venta del producto para panaderías: harina, salvado y todos los insumos necesarios. Mis tías abuelas se dedicaron durante mucho tiempo a hacer pastas italianas: ravioles, macarrones y espagueti. Yo nada más tuve la oportunidad de conocer a dos tías abuelas, hermanas de mi abuelo: mi tía Trinidad y mi tía Ángela. Me acuerdo que las bodegas de la casa de mis abuelas estaban llenas de bultos de harina, que en ese entonces venían envueltos en petates, no en bolsas de manta o de plástico, y jugaba con mi hermana mayor ahí. También tuvieron una fábrica de aguardiente. Otro hermano de mi abuelo, mi tío Ángel Carboney, era cantero de las criptas del siglo antepasado del panteón municipal; él trabajó todo lo que son las lápidas, cruces cinceladas en mármol y en piedra. Trabajó también en la construcción del Palacio de Bellas Artes, como cantero. ¿Qué recuerdo tiene usted de Comitán en su infancia? ¡Tengo tantos recuerdos de Comitán! Las calles empedradas, la limpieza de su cielo. Recuerdo cuando íbamos de paseo, a nadar a La Castalia, a La Primavera, al tanque de las señoras Bermúdez. Convivir con mis abuelos en el Rancho en Altamirano; que fue tomado en el 94 por los zapatistas. Quitarte los zapatos y chapotear el agua cuando llovía y llegar todo mojado, que era una paliza segura por la mamá. Jugar balero, el yoyo, el trompo. Montar un caballo con el palo de escoba. Jugar con carritos de madera, de hoja de lata. Pedirles a los burreros que

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

vendían agua que te dieran chance de montar una cuadra. ¡Los recuerdos de mi niñez son tantos y tantos! Son recuerdos que no se van a olvidar. Con añoranza veo ahorita a mis setenta y un años, que todo eso se ha perdido; que los niños ya no son los niños de antes. Desde luego es parte de la transformación, transculturización, nuevas formas de vida, el avance de la tecnología. Ahora vemos a los jóvenes con dos celulares, con audífonos como si estuvieran sordos. ¿De qué manera podemos mantener la esencia de Comitán? El tiempo no se puede retroceder. No podemos pelearnos con la tecnología. Yo creo que sería en el seno familiar donde podríamos cambiar algunas cosas. En la actualidad se han perdido los Valores. Ya no los inculcamos en la casa, que es la primera escuela; ni en la primaria, ni en la secundaria, ni en la preparatoria. Pero no podemos sustraernos, ni podemos cambiar la transformación que ha tenido el mundo entero. El vos en Comitán se está perdiendo y no sólo el vos sino nuestras mismas comunidades que tienen idiomas, que no dialectos: el tojolabal, el tzotzil, el tzeltal; toda nuestra idiosincrasia, nuestra forma de vivir, de hablar, de expresarnos. No hay por qué avergonzarse de nuestras raíces. Siento que el vos ya no lo vamos a poder recuperar, va a quedar en nosotros los viejos, pero nuestras nuevas generaciones ya no, porque en las escuelas ya no se habla, la esencia de nuestra lengua ya se perdió; la ortografía se ha perdido y con esta nueva técnica de abreviatura en los mensajes, ¡ peor tantito! La comida comiteca no ha variado, por fortuna. En nuestra casa seguimos conservando el cocido, las albóndigas, la chanfaina, la butifarra, los panes compuestos. Se ha conservado y en la mayoría de los restaurantes te ofrecen la comida típica de Comitán. Usted vio la caída de la Manzana de la Discordia, lo que ahora es parte del parque central, ¿Cómo fue? Vimos la caída de la Manzana donde yo viví. Exactamente aquí, donde está la fuente, era la casa de mis papás. Casi en lo que es el cincuenta por ciento del actual parque central existía una Manzana. Frente al quiosco había una calle y de este lado había otro portal igual a los restaurantes de ahí en frente, donde le robábamos chocolates a don Arturo Rivera Alfaro. Nos escondíamos de nuestros papás porque nos metíamos a jugar billar y estaba prohibido que jóvenes de diez o doce años nos metiéramos a jugar pul o carambola. El alcalde hacia rondas para ver si había niños dentro del billar y nos sacaban del pelo, daba quejas a nuestros papás y excuso decirte de la buena paliza que nos daban. Tres de mis hermanos más chicos nacieron en esta casa. No recuerdo exactamente, porque fue la época que yo me fui a estudiar a Oaxaca y de ahí al Distrito Federal y venía a Comitán sólo en vacaciones. En la época del Presidente municipal Roberto Bonifaz Caballero, fue cuando decidieron tirar la Manzana para ampliar el parque y dejarlo como está ahorita. Los rumores empezaron a correr. Se les empezó a infor-

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

mar a los dueños de las casas, entre ellos mi papá. Les dijeron que les iban a pagar el valor catastral porque la iban a tirar y que era por beneficio público. Fueron diferentes épocas. Mi papá vendió antes de que la tiraran y nos fuimos a vivir a la casa de mi abuela materna. ¿Qué significó para usted la caída de la Manzana? Sentí mucha tristeza. Todavía me tocó ver algunas de las casas que se ampararon, pero mi casa ya estaba derruida porque ahí empezaron. El parque anterior realmente estaba muy pequeño. Tuvo muchas transformaciones. Le ponían una fuente, llegaba otro presidente municipal y la quitaba, luego le pusieron una pérgola con una nevería, un puente sin agua y ahí jugábamos porque tenía partes como una resbaladilla y teníamos el segundo piso, y ahí coronaban a la reina de la feria de agosto. Sentí tristeza, nostalgia, pero al mismo tiempo sabía que era para utilidad pública y para tener este hermoso parque. ¿Qué recuerdos tiene de la Manzana como su espacio de diversión? Era nuestro centro de operatividad. Esa Manzana, para mí, tiene unos recuerdos enormes. Aquí se creó el primer supermercado, de un señor Límbano Moreno y se llamaba el Súper Nueve Estrellas. Estaba la agencia Ford donde íbamos a ver los últimos modelos; estaba la farmacia Regina, la Proveedora Cultural. Aquí jugábamos bandidos, chepe loco. Recuerdo que en esa época el alumbrado público de Comitán eran unos foquitos que le llamábamos mushcaques porque los comparábamos con las luciérnagas ya que era muy bajo el voltaje de la luz. En una ocasión con los amigos, los hijos de las familias que vivían aquí: los Robles, los Solís, se nos ocurrió salir con las resorteras y apagar focos pero ¡nos cayeron! Dentro de los que rompimos focos estaba el hijo del presidente municipal que era don Julio Albores y excuso decirte que cincuenta pesos, de aquellos dorados tiempos, fue la multa que les hicieron a nuestros papás por romper los focos de saber cuántas cuadras. ¿Qué significa Comitán para usted? Balún Canán, Nueve Estrellas, lugar alejado de las fiebres, pero la palabra más acertada, más poética: ¡Balún Canán! Para mí significa el cielo transparente, poder escuchar a los pájaros, el ulular del viento, ver correr el agua como cascadas en las gradas cuando llueve. En homenaje a las mujeres comitecas, muy bellas, se llamaba Comitán de las Flores. Hubo ejemplos de mujeres guapísimas en Comitán: doña Regina González, Martha Yáñez, Sarita Carrascosa, Antonieta Penagos, rostros muy bellos. ¿Qué nutre su corazón? Mi mujer, mis hijos, mis nietos y mis amigos. Tengo salud. Mi familia va creciendo, es mi

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

fuente de energía y vigor para continuar. Mi trabajo lo amo, me gusta, lo que hago aquí en la Casa de la Cultura lo hago por amor. Ya escribí dos libros. Estoy realizado. El sabor del café es agradable. El sabor de Comitán, es exquisito. Don Neto regresa al Comitán actual donde su satisfacción más grande es ver crecer a sus hijos, a sus nietos; al lugar donde goza la plática cotidiana con sus compañeros de trabajo, con sus amistades; disfrutando también de un cigarrito.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Consejo Ciudadano de Cultura

¿Cuándo venís a Comitán a llenarte de luz?

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Programa del martes 13 de marzo de 2012. Invitados de honor: Óscar López Orozco y Héctor Eduardo Pinto Rojas, integrantes del grupo “Caleidoscopio”. Caleidoscopio está formado por un grupo de fotógrafos, profesionales y aficionados, que integran un colectivo del arte de la lente. En la fotografía: Paty, Óscar, Héctor Eduardo y Genaro. Crónicas de Adobe también se escucha por Internet: www.imer.gob.mx Los martes, de 3 a 4 de la tarde, hora del Centro de México.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

A convocatoria del Licenciado Luis Ignacio Avendaño Bermúdez, un grupo de ex alumnos de la Escuela Primaria Fray Matías de Córdova acudió a visitar su escuela. Fueron recibidos por el Director del plantel, alumnos y maestros. Honraron la memoria de uno de los principales promotores de la Independencia de Chiapas.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Ceremonia de Graduación de alumnos del Tecnológico de Comitán. Viernes 16 de marzo de 2012. Teatro de la Ciudad Junchavín. Invitada de honor: Lic. Angélica Altuzar Constantino, Directora de CONECULTA.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Concurso de Oratoria—Zona escolar 004 Secundarias Generales. Auditorio Casa de la Cultura - Viernes 16 de marzo de 2012.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Al Ayuntamiento de Comitán le hace falta un Departamento que regule la construcción de las banquetas que crecen, como hongos, de manera desordenada haciendo que sean un caos. Algunos comitecos se preguntan: ¿Qué podemos ofrecer a los visitantes que llegan en temporada de vacaciones? Acá proponemos el Turismo de Aventura, sugiriendo un recorrido inolvidable por las banquetas de este maravilloso pueblo.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Usted camina por la banqueta tranquilamente y al dar vuelta se topa con la Primera Estación de Servicio. Se sugiere sentarse en el borde (lo que acá llamamos “banquetear”) y pedir un elote asado, tierno, con su tapa de limón y su puño de polvojuan. Este servicio sólo lo ofrecemos en temporada de elotes. Comer elotes asados en otra temporada hace que las dentaduras se quiebren.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

En cualquier esquina puede practicar la caminata con obstáculos. Se recomienda llevar pants y tenis para mejor desempeño. Si Usted lleva una medalla al cuello se sugiere adosarle una foto de Ana Guevara. Esta práctica tiene la variante ecologista en la cual el caminante se dedica a buscar botellas de plástico para reciclarlas.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Esta es la banqueta del Ego. El caminante sube y en el descanso puede jugar a ser Presidente de la República e imaginar que está en el Balcón Central de Palacio, arengar a la multitud y luego descender para regresar a ser un simple ciudadano. Se sugiere que los candidatos perdedores a la Presidencia Municipal de Comitán la visiten continuamente para no caer en la depresión.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Se sugiere realizar este recorrido media hora antes de la cena. Al llegar a este puesto, tranquilamente puede solicitar dos tacos de tripa y cuatro de chorizo, con una bebida light (esto último para no alterar la dieta). Al terminar, a fin de no correr el riesgo de ser atropellado al bajar a la calle, es necesario que el caminante dé la vuelta a la manzana a fin de seguir con el trayecto programado para llegar al hotel.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Este es un recorrido nostálgico para quienes todavía piensan que Comitán es un pueblo de rancheros. Es necesario alquilar un burro o un caballo y al llegar a este puesto, desmontar y, de inmediato, amarrar el cuadrúpedo al poste (para padres masoquistas se les sugiere no intentar amarrar a sus hijos berrinchudos, porque en Comitán somos muy respetuosos de los Derechos de los Niños).

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Recorrido especial para aquellos que les gusta darse sus “toques” (no incluyen los que se dan toques con carrujitos). La variante acá es que se juega “A la víbora víbora de la mar…” y el paseante pasa por debajo de los cables.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Acá, el visitante que comienza a extrañar su casa juega a colgar ropa. Este recorrido ayuda a entender la idiosincrasia de la sociedad comiteca, pues permite una cercanía con los vecinos, quienes confiesan su color favorito de blusas y de ropa íntima.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Recorrido recomendado para niños y para adultos que, en su adolescencia, trabajaron en circos. No se recomienda a gente de la tercera edad. El chiste es subir a la banqueta adosada a la pared y jugar el juego del Hombre Araña.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

No se recomienda a gente que padece diabetes. Los niños adoran este recorrido pues les permite bajar al arroyo con una leve recomendación de la madre y refaccionarse con dulces y chucherías para continuar el recorrido.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

No se recomienda a quienes han sufrido la ingrata experiencia de un temblor, debido a que una ligera lluvia de piedras y arena cae siempre sobre los peatones (la piedra que está al frente cae en ocasiones especiales).

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

Comitán, ciudad que habla de vos


DIEZ - REVISTA DIGITAL– La revista que habla de vos.

EN NUESTRO PRÓXIMO NÚMERO

Comitán, ciudad que habla de vos


REVISTA DIEZ, NÚMERO 118