Issuu on Google+

Megacausa La Perla

El futuro ya llegó

El juicio que parió la

la devolvieron al Buen Pastor, donde finalmente fue asesinada. Actualmente, tanto Silvina y Daniel como el hijo de ambos, se encuentran “desaparecidos forzadamente”.

Herencia

Luis Mónaco, periodista, y Ester Felipe, psicóloga, fueron secuestrados por un grupo comando del Tercer Cuerpo del Ejército el 11 de Enero de 1978 en la ciudad de Villa María y trasladados a La Perla, donde fueron fusilados. Paula Mónaco Felipe, hija de ellos, se crió con sus abuelos y hoy vive en México. Es militante de derechos humanos, como sus padres, y periodista, como su papá: “Mis abuelos, Esther López y Gregorio Felipe, ama de casa y verdulero, eran dos personas sencillas, de pueblo y con pocos estudios, que vieron su vida transformarse con la desaparición de mi padre y que, pese al dolor y al miedo, no se inmovilizaron”. Paula se crió con la historia de sus padres, “entre marchas de pocas personas miradas como loquitos y protestas en Tribunales, entre reuniones de gente muy angustiada y dolorida que sacaba fuerzas de todas partes para seguir buscando a sus hijos y a los de los demás”. La incorporación de Paula a la agrupación HIJOS fue, en sus palabras, “natural”. Recuerda: “Iba a la secundaria en

Memoria

texto y fotos:

Búsqueda

(arriba) Silvina Parodi y Daniel Orozco en un cartel afuera del Tribunal Oral Federal 1 de Córdoba. (medio) Luis Monaco y Ester Felipe (foto cortesía de Paula Mónaco Felipe) (abajo) Emi D’Ambra y Sara Waitman.

28

Pablo “Pelado” Rodríguez

En esta megacausa, se juzga por primera vez en la provincia de Córdoba un robo de bebés como parte del terrorismo de Estado. Se trata del hijo de Silvina Parodi y Daniel Orozco, quien habría nacido en cautiverio mientras su madre estaba detenida en la cárcel de mujeres del “Buen Pastor” de la ciudad de Córdoba. Sonia Torres, madre de Silvina, fundó Abuelas de Plaza de Mayo Córdoba en octubre de 1977. Hoy encabeza la querella de la causa por “sustracción de menores de diez años”. Silvina y Daniel eran estudiantes de Ciencias Económicas. Fueron secuestra-

dos, con veinte y veintidos años respectivamente, del domicilio que compartían en el barrio de Alta Córdoba el 26 de marzo de 1976. Según testigos, el operativo se desarrolló con muchos autos particulares y personal de civil, cerca de las seis de la tarde. Dicen también los testimonios que a Silvina, al llevarla, le taparon la panza con una colcha para ocultar su embarazo de siete meses. La causa judicial indica que ambos fueron trasladados a La Perla, donde fueron torturados y que, posteriormente, a Silvina la llevaron a la cárcel de mujeres del Buen Pastor, la sacaron para que diera a luz a su bebé a fines de junio y

Espacio para la Memoria La Perla

A fines del 2012 arrancó en la ciudad de Córdoba, el juicio “Menéndez III” o “Megacausa de La Perla”, con cuarenta y cinco imputados y setecientos testigos. Se investiga la historia de cuatrocientas diecisiete víctimas del terrorismo de Estado que pasaron por los Centros Clandestinos de Detención, Torturas y Exterminio (CCDTyE) La Perla y Campo La Ribera, y por el Departamento de Informaciones (D2) de la Policía de la Provincia, antes y durante la última dictadura. El presente informe, a través de testimonios, intenta dimensionar el tamaño histórico de este proceso judicial.

1995, cuando en un programa de cable vi a otros hijos de desaparecidos que contaban que se estaban organizando, inmediatamente le conté a mi abuelo y él me acompañó a Córdoba; ese día me incorporé a HIJOS, mi lugar desde hace diecisiete años”. “Herencia, subconsciente, ¡que me expliquen los psicólogos!”, responde Paula cuando la pregunta se orienta al vínculo entre su profesión y la de su padre, ambos periodistas. “Nunca sentí la necesidad de imitarlos o seguir sus caminos idénticos, empecé la carrera de Comunicación Social casi por descarte, sin estar demasiado decidida”. En la “búsqueda de abrir mundos”, Paula llegó a México, donde se viene desempeñando como reportera gráfica y trabajando en la televisión.

Vidas de militancia

Sara Waitman y Carlos D’Ambra se disponían a tomar un colectivo a Alta Gracia en la Terminal de Ómnibus de la ciudad de Córdoba, la tarde del sábado 20 de noviembre de 1976, cuando un operativo de control militar los levantó y los trasladó a Campo La Ribera. Allí estuvieron todo el domingo y a partir del lunes siguiente, nada más se supo de Carlos. Sara estuvo en la cárcel de Córdoba hasta octubre de 1978, cuando fue trasladada a Devoto, en la Provincia de

“La Perla” es el mayor CCDTyE del interior del país. Está ubicado sobre la Ruta Nacional 20, entre Córdoba y Carlos Paz. Por este lugar, que funcionó entre 1975 y 1979, pasaron cerca de tres mil presos políticos. El 24 de marzo de 2007, al cumplirse treinta y un años del comienzo de la última dictadura militar en nuestro país, el gobierno nacional cedió el terreno para que allí se estableciera el Espacio para la Memoria que hoy funciona activamente, gestionado por organismos de derechos humanos.

Emiliano Salguero, de HIJOS Córdoba, consideró que “este juicio es un punto de inflexión para pensar por qué hemos llegado a un tribunal a enjuiciar a genocidas, qué fue lo que nos pasó. Pero también para pensar el futuro, porque detrás de los sobrevivientes y de los desaparecidos y asesinados, existen sueños, utopías, reivindicaciones y propuestas que tenemos que empezar a discutir y repensar”.

Buenos Aires, donde fue alojada hasta marzo de 1979. Hoy, Sara Waitman lucha desde la Asociación de Ex Presos Políticos de Córdoba, no sólo para que se esclarezcan los crímenes de lesa humanidad de la dictadura, sino para lograr que los ex detenidos, puedan acceder a una vida digna y a la reparación histórica que le corresponde dar al Estado. En la megacausa de La Perla, es querellante por el caso de su detención y testigo en el de Carlos. A Carlos D’Ambra lo habían echado de la facultad, días antes de recibirse, por su compromiso en el centro de estudiantes (que hoy lleva su nombre). Muchos años después, su diploma fue entregado en mano a sus padres. “Todos los de su promoción se pararon y aplaudieron, como reconocimiento a su militancia”, recuerda Sara. Los padres de Carlos, Santiago y Emi D’Ambra, son dos importantes referentes de la lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia en la Provincia de Córdoba. Una hermana de Carlos, Alicia, también está desaparecida. Emi, incansable luchadora, apuntó que desde hace años, su lucha no es para recuperar a Carlos y Alicia: “Trabajo para mis nietos y los hijos de mis nietos, para que en este país no vuelva a pasar lo que pasó”. ◗

Para seguir, paso a paso, las instancias de este juicio, se puede consultar el sitio web www.eldiariodeljuicio.com.ar, elaborado con material de los organismos de derechos humanos de la Provincia de Córdoba. Quien quiera participar de las audiencias, debe llegarse de martes a jueves, desde las 9 al Tribunal Oral Federal de la ciudad de Córdoba, con DNI en mano.

29


La Perla