Revista Mujeres Nov20

Page 38

/colibrízurdo

Biblioteca de Sombras Seguimiento sonoro

Ernesto LUMBRERAS * GUADALAJARA JAL. Leo Desierto sonoro de Valeria Luiselli. Entre las orillas narrativas del diario sentimental y la novela de viaje, se levantan —es decir, se construyen desde los rescoldos y los fantasmas, desde el desgarramiento del presente— los dos archivos sonoros de los protagonistas, el de la narradora sobre los niños perdidos de la política anti inmigrantes en Estados Unidos y el de su marido en torno a los últimos apaches derrotados por el ejército norteamericano. Pero también asistimos al desmoronamiento de una familia, al rompimiento paulatino por fricción y abulia de los lazos cordiales de la pareja que emprende un viaje desde Nueva York a Arizona en compañía de sus hijos, un niño de diez y una niña de cinco años, nacidos de un matrimonio anterior, tal y como consigna la letra de Graceland de Paul Simon, una de las pieza del soundtrack del libro. Desde esas cuatro miradas, dos adultas y dos inocentes, el paisaje humano y físico transcurre. Contrapuntos y complementos, la lógica infantil aligera, pero también cuestiona los avatares de los mayores, sedimenta lo inestable y lo fugaz de la vida adulta marcada por las obligaciones y los compromisos sociales, políticos, estéticos... Esa dinámica se vuelve un mecanismo de la narración que, por momentos, se empantana de complejidad y de inverosimilitud cuando la madre dialoga e interactúa con sus hijos en un nivel discursivo impensable desde cualquier punto de vista. Afortunadamente son pocos los baches de este tipo. Novela- documento de bifurcaciones y cruces, de glosas y homenajes, seductora de las posibilidades de unir provisionalmente los

estamentos y las geografías de la realidad y del deseo. Un lugar especial poseen los relatos de Elegías de los niños perdidos que Luiselli distribuye en la novela, historias alternas, metafóricas y propiciatorias de la trama central que la mamá y el niño comparten y leen para sí mismos. Se trata de un libro apócrifo que la autora escribe en ruta y consonancia de una pequeña biblioteca personal de la que extrae esquirlas —versos y prosas centelleantes y rotunda— que incorpora a la narración sobre siete niños centroamericanos que cruzan la frontera sur de México para emprender luego, a bordo de La Bestia, el largo y peligroso viaje hacia el sueño americano. En el segundo tramo de la novela hay un relevo de narrador; ahora la voz que cuenta es la del niño de diez años, bautizado en el viaje como Pluma Ligera. El libro se torna entonces una historia de iniciación en la línea espiritual de las obras más célebres de Robert Louis Stevenson y de Mark Twain. La infancia muda de piel. La memoria del inocente registra el dolor, el miedo y la angustia. En este punto de quiebre dramático, la niña y el niño abandonan a sus padres y emprenden su viaje iniciático hacia Echo Canyon, cruzando una parte del desierto de Arizona. El momento de fusión narrativa, cuando el relato de las Elegías de los niños perdidos se encuentra con el relato de Desierto sonoro, es climático y epifánico en varios sentidos. La intersección entre ficción y realidad narrativa reactiva el tiempo del mito se reactiva, lo encarna en el presente, lo vuelve gradualmente sueño, deseo y acto.

mujeres

La hazaña literaria de Luiselli es loable por la arquitectura de composición, calibrada, funcional, minimalista y polifacética; sus personajes son entrañables y carismáticos, quizá un tanto esquemático y borrado el del esposo que parece funcionar como un piloto automático tras el volante. De las escritoras mexicanas, al lado de Cristina Rivera Garza, Guadalupe Nettel y Fernanda Melchor, la obra ensayística y novelística de Valeria Luiselli ha revelado, libro a libro, un mundo de obsesiones cada vez más reconocibles donde el arte primigenio de contar no se desvanece en aras de la reformulación de los géneros literarios.

*Ernesto Lumbreras (Jalisco, 1966) Su libro más reciente es Santo remedio (Petra Ediciones, 2017). Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. lumbrerasba@yahoo.es

37