Issuu on Google+

Revista

MAR

Ibagué Como Eje Integrador de Región en Cultura y Turismo

35

“Ibagué puede ser proveedora de servicios turísticos de toda índole, aventura, ecológica, cultural, deportiva, religiosa… Sin embargo, es una ciudad que cuenta con todo, pero no tiene nada”.

Las ciudades son los motores de desarrollo económico y social, por ello es fundamental para Ibagué asegurar las condiciones favorables de calidad de vida para los ciudadanos, y de competitividad para las empresas. Ibagué corazón logístico de Colombia, sería el centro de transferencia de carga más importante del país, si se optimizarán los corredores viales y se plantearán el transporte multimodal con el corredor férreo de Buenos Aires, cercanía al aeropuerto internacional de carga de Flandes y uso de medios fluviales. Ibagué Capital Andina de los Derechos Humanos y la Paz con su museo en un panóptico desamparado; un Parque Deportivo que cuenta con una vasta zona deteriorada, un parque vial de los pocos en su género en el país y un zoológico que nunca prospero; una ciudad que adolece de parques temáticos, el único que se aproxima a esta categoría es el Parque del Arroz en Alvarado y no cuenta con una oferta llamativa para los visitantes; una ciudad con una Reserva Natural Ibanasca (zona protegida propicia para el avistamiento de aves, hasta el momento se han registrado cerca de 130 especies de aves) en el Cañón del Combeima, proyecto que se lo entregaron a Cortolima y el Ibal y pero no continuo; se habla del Mirador de San Francisco con su cable aéreo y su pista de esquí, esperamos verlo hecho realidad. Se habló de unos termales en Iguaima pero solo se espéculo y así la lista podría continuar. Analizando lo anterior, por qué no entregar el Parque deportivo a una concesión como lo hizo el Salitre Mágico

en su momento o explotar el sector del Cañón del Combeima de la misma forma que lo hace Manizales con los termales del otoño y su acceso al Parque de los Nevados; pensar en la implementación de un sistema eficiente de transporte que posicione la ciudad (el actual no funciona como debería) teniendo como referencia los casos exitosos de Manizales con su cable aéreo o Medellín con todo lo que implica sistemas masivos de transporte (es curioso pero hay personas que van a esas ciudades solo por sus sistemas de transporte); planear un mejoramiento urbanístico que cambie el concepto de pueblo grande a ciudad. Consolidación de Ibagué como aérea metropolitana: Con este propósito se logrará fortalecer el dinamismo de Ibagué como eje integrador de región, no se puede esperar que los municipios hagan algo, por que es la capital la que juega un papel fundamental en el escenario regional. Una ciudad que pertenece al eje cafetero, como Ibagué, no se tiene en cuenta como tal; por eso se deben generar estrategias que consoliden al Tolima como una región que ofrece muchas bondades a propios y extraños; ya lo logro Santander con sus deportes de aventura y su Parque Nacional del Chicamocha, y de igual forma la RUTA DEL CAFÉ: dos años antes que la Unesco declarara el paisaje cafetero como patrimonio mundial cultural, los sectores público y privado de los cuatro departamentos involucrados (Risaralda, Caldas, Quindío y Valle) trabajaban en la consolidación de un producto turístico que será su principal atractivo.

Ibagué y el Tolima actualmente cuentan con siete rutas turísticas, por eso debemos propender por una ciudad que puede ser proveedora de servicios turísticos de toda índole, aventura, ecológica, cultural, deportiva, religiosa, etc. Sin embargo, es una ciudad que cuenta con todo, pero no tiene nada! El Turismo y la Cultura son dos renglones que permiten vincular actividades comerciales en el diseño de los mismos, incentivando el empleo y mostrando una cara más amable a nuestros visitantes, y así poder decir en otras ciudades: “hey estuve en Ibagué y que ciudad más agradable”. Jorge Altuzarra Gerente Sinergia Estudio


35