Page 1

CASA DEL PERÚ EN ARGENTINA es una Asociación Civil sin fines de lucro, creada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Argentina en el año 2009, cuya misión consiste en estimular, promover y organizar obras y actos de carácter cultural, artístico, educacional, deportivo, de salud y de bienestar social, fomentando la defensa y el desarrollo integral de las comunidades de residentes peruanos en Argentina, estimulando sus costumbres, su idioma, su cultura, sus tradiciones y su participación e inserción en la sociedad argentina.

PERSONERÍA JURÍDICA RESOLUCIÓN IGJ Nº 001065/2009

. Estimados Compatriotas y hermanos Iberoamericanos. La Asociación Civil CASA DEL PERU EN ARGENTINA, se complace en presentarles el Segundo Número de la Revista de Divulgación Cultural y Científica “CASA DEL PERÚ”. Esta vez a sido un proceso más corto, pero no por ello de mucho trabajo, no sólo de selección de textos, sino también, de búsqueda de Sponsors (Auspiciantes) que confíen (y sigan confiando los de la Primera Edición) en este proyecto de "CASA del PERÚ en ARGENTINA" (Asoc. Civil sin fines de lucro). Vamos caminando un trayecto satisfactorio, el cual, nos está permitiendo seguir descubriendo historias que hacen a la Cultura del Perú y a Ciudadanos dispuestos a contarlas. Como expresa Miguel Ángel Villegas en el editorial de esta presente Edición: "..Casa del Perú en Argentina, tiene como aspiración convertirse en una “Academia” del conocimiento, de la investigación, de los hombres libres, de aquellos que sepan mirar el reverso de todas las medallas, por que el ser humano es el único ser vivo que habla y además, puede representar su propio lenguaje, es decir, reflexionar sobre él...." Atentamente. Dr. Dovar Rojas

Miguel Ángel Villegas

Presidente “Casa del Perú en Argentina” Asociación Civil

Director Editorial Revista “Casa del Perú”


CONTACTOS:

Señores Empresarios,

“Casa del Perú en Argentina”

profesionales

Dr. Dovar Rojas : 15-6110-5885 Ing. Pablo Preciado: 15-6094-6917

y/o emprendedores, esta es una buena oportunidad de

Email: casadelperu@gmail.com Facebook: www.facebook.com/casadelperuenargentina

Publicitar su negocio

Solicite una entrevista. Visitaremos su empresa y/o emprendimiento con propuestas acorde a sus

Revista “Casa del Perú” Miguel Ángel Villegas 2044-7743 / 15-5743-6394 E- mail: casadelperu@hotmail.com revistacasadelperu@gmail.com Blog: www.revistacasadelperu.blogspot.com.ar

requerimientos

Nota: La Primera Edición está agotada.

!!! SUSCRIPCIONES!!! Ya puedes suscribirte a la Revista, por 3, 6, 9 o 12 Ediciones, y recibirlo en la comodidad de tu hogar.

¡No te lo puedes perder!


¿Dónde consigo la revista? La segunda Edición Pueden adquirirla en: Restaurant "LA PIURANA" - Aguero 779 - Abasto - Cap. Fed. "GLADYS ÑAMOC" - Av. Corrientes 2451 - Local 46. Once – Cap. Fed.

¿Cuanto cuesta?: $. 3.- (Tres Pesos)

Nota. Para la tercera Edición habrá más lugares donde podrán adquirirla.

A nuestros auspiciantes, que sin ellos no hubiera sido posible que la revista “Casa del Perú” este en la calle y ustedes puedan disfrutar cada uno de los artículos.

• Argenper. • Bistró Lúcuma. • Restó La Piurana. • Restaurant Chan Chan. • Iris Mendoza Chef. • Angie Salón. • Sepelios Caballito. • Restaurante Contigo Perú. • Gladyz Ñamoc. • Odontología Santa Rosa de Lima.

A continuación….


De la Segunda Edición de la revista “CASA DEL PERÚ”


las Fuerzas Armadas de sus respectivos países—, y el establecimiento de diferentes tipos de dictaduras. Por ello, se produjeron en todos los países latinoamericanos sucesivos golpes de estado, reemplazando a los gobiernos democráticos por feroces dictaduras, con sus secuelas de millares de desaparecidos, pérdida de los derechos individuales y la sumisión económica

a los designios de un nuevo orden mundial, el capitalismo a ultranza. En este nuevo contexto socioeconómico-político; la Atención Primaria de la Salud, como estrategia para conseguir Salud para Todos en el año 2000, basada en la interacción de los agentes de salud con la comunidad, era absolutamente imposible de concebir. En nuestro país, durante la Dictadura

Militar -1976/1983- desaparecieron más de 30.000 militantes sociales, entre ellos varios profesionales de salud, que en la provincia de Córdoba quisieron realizar trabajos de atención primaria bajo la doctrina de la Medicina Social, cuyo creador fue el médico italiano Giovanni Belingüer. Por Carlos Campanario. Lic. Enfermería.

DEPORTE R E C R E AT I VO TERAPéUTICO

M

e gustaría en el siguiente artículo compartir los beneficios de la actividad deportiva recreativa en niños que presentan “TDAH” Trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Cada día más, en las escuelas es común escuchar que la cantidad de niños con TDAH va en aumento. ¿En qué consiste este Trastorno? Suelen ser niños que a menudo tienen dificultades para prestar atención por un tiempo prolongado, o se distraen fácilmente, lo que lleva a errores por descuido o a dificultad en terminar una tarea. Les cuesta organizarse, comprender consignas y disponerse a realizar tareas escolares o domesticas. Suelen ser niños que se mueven o hablan mucho estando sentados, a la vez que les cuesta realizar tareas escolares en calma. A menudo corren o saltan en exceso en momentos que no deben hacerlo. También puede costarles esperar su turno, o tienden a interferir en actividades de otros (*). Como tratamiento se recomienda psicoterapia y medicación. En mi experiencia, los tiempos de recuperación del niño tienen a ser menores, si además complementamos la terapéutica con actividad deportiva recreativa. En general, es difícil que los niños no encuentren alguna actividad que según su criterio no valga la Casa del Perú

4

pena dedicarles el tiempo. En esas actividades es probable que mantengan más fácilmente su atención y dedicación; esto ocurre porque además de encontrar placer, tienen la “capacidad atencional” necesaria para realizarla. Es decir, cada uno de nosotros tiene la capacidad de prestar atención a determinadas cosas en particular de manera efectiva. Más allá de la gran inquietud, dispersión o ansiedad, es posible encontrar para algunos niños, aquel deporte que pueda llamar su atención, o que merezca la pena dedicarle un tiempo, e incentivarlo a practicarlo de manera recreativa. No sólo ayuda a la descarga física y emocional del niño, también desarrollar sus propias capacidades atencionales, a la vez que su sentido de comunidad, dejando de lado el aspecto competitivo y la presión del resultado. Sentirá a los adultos como un sostén emocional respetuoso de sus necesidades, que lo acompañan en sus logros. Aumentará su confianza y seguridad, y finalmente encontrará calma acompañada de satisfacción.

Una psicoterapia que oriente a los padres las ayudas poco a poco, a que desaparezcan su preocupación y desorientación, las presiones por las dificultades escolares, y la resignación como expresión de continuas frustraciones. No es extraño ver a padres gratamente sorprendidos al ver a sus hijos compenetrados en el deporte que eligieron. La psicoterapia combinada con deporte recreativo va a permitir al niño afrontar y resolver las demandas escolares de una manera más saludable. Recomiendo finalmente, encontrar el deporte que al niño le resulte placentero practicar, y que el profesional a cargo conozca de la problemática. A la vez que ser pacientes en sus tiempos de participación, estos irán aumentando poco a poco. (*) Descripción según la Asociación Americana de Psiquiatría Lic. Jimena Martínez Psicóloga


decisivas para revertir la ofensiva realista y alcanzar la victoria. Cerca de las dos de la tarde, cuando el número de muertos y heridos superaba los 2.500, la batalla legó a su fin.

Capitulación de Ayacucho. Pintura de Daniel Hernández

CÓMO CURAR LA MILAGRERÍA

C

uando me visita la mala suerte, jamás anda sola, sino en series. Inequívocamente, o se viene acercando o se va alejando una fecha 13. Más o menos una semana antes o después no debo sorprenderme si algo me sucede y que siempre son más los accidentes, hasta demasiados para una sola pobre cabeza - la mía. Preparando mi viaje al Perú en 2008, inició mi aeronavegación en Francia hacia donde me transporté en bus. Como arreglaba el pasaje de ida y vuelta con unos meses de adelanto, la rebaja vinculada fue astronómicamente ventajosa. Con tal ahorro, ¡qué importaba caer el regreso sobre el 13.8.!! De hecho, nada sorprendió que, ya pocos días comprado el boleto, se presentó el problema: el vuelo de regreso desde Perú había cambiado horario y las pocas horas de demora causaban perder el bus de continuación y hubo que buscar otro más tarde. Lamentablemente, perdí así dos días enteros de los que yo ya debía estar de vuelta en el trabajo.... Pero a quién le asombraría, ¿no? Viajera responsable, esa soy yo. Por eso honestamente gestioné el seguro "contratodo". Por mail recibí un montón de informaciones y la factura (su número era 13)... Me escribían, entre otras, que "se ruega a los viajeros tener en cuenta que el pago del seguro por internet demora más o menos tres días entre los bancos y por eso, si se desea estar asegurados desde el día siguiente, "desde maňana", se recomienda pagar mejor directamente en el banco mismo porque el seguro es válido sólo a partir del día de estar la suma en la cuenta de la Agencia". Me decía que soy no solamente responsable sino también por mis antepasados recontra-requete lista y no caeré en la trampa jamás. O sea, si pago por internet el 12.6., con todas las demoras bancarias evitaré el temible 13. No evité nada. Al día siguiente recibí comprobante del pago realizado, o sea, el mismo día 13.6. lo cual, no me castiguen dioses, era un viernes. Luego recibí otras más informaciones de la Agencia, p.ej. el número de teléfono para el caso de acCasa del Perú

10

Firmaron la capitulación en el mismo campo de batalla. Asistieron al acto el general José de Canterac- el virrey había sido herido y hecho prisioneroy el general Antonio José de Sucre.

cidente, robo, pérdida de documentación o mochila.... Casi se caen al suelo mis ojos desorbitados al ver que dicho número terminaba con diabólicos 666... En este momento empecé a dudar si partir o no, si no es ya suficiente advertencia... Sobre todo, cuando desde Montpellier francés salíamos pasada la medianoche hacia el aeropuerto de Marsella con una tormenta tan terrible que en toda mi existencia no viví jamás. Casi no alcanzamos el avión de las 7am. Visibilidad máximo un metro, parabrisas un hazmerreír, velocidad bajo 0,5 km/h. Sólo gracias a un aventurero 3 metros delante que no se detuvo, como todos, para esperar al borde de la autopista un cambio de tiempo más clemente, avanzamos mientras sus luces rojas a pestaňazos nos iban infirmando que todavía se encontraban sobre el chapapote y no en el río de fango en el cual se había convertido toda la región. Sobre la carretera, el agua llegaba hasta la puerta del coche (que no nos atreveríamos abrir por los relámpagos que latigaban por ambos lados, aparentemente a un par de metros no más). En mi mente desfilaban todas las trece... De repente, como un corte de película, sicronizado con saltar la patita del reloj a las 6:30am, se acabó y pasamos por la cortina del diluvio prehistórico hacia el seco total. Faltaba poco para el despegue del avión, sin embargo mucho todavía por llegar. Tomamos una totalmente prohibida velocidad y últimos 50 km barrimos con todos los radares policíacos. Subimos a bordo del avión como últimos.... Pero ni en las sagradas tierras peruanas hubo mucha paz. La primera noche, a las 5am nos sacó de la cama un alborotoso sismo, como si justo debajo de la cama pasara un laaaargo tren de carga en ruedas cuadradas. Apenas ocho segundos nos despertaron mejor que el café más fuerte. El susto fue tanto mayor que justo un aňo atrás vivió Perú un terremoto fuerte. Epicentro esta vez fue, dicen, en Callao pero sin daňos ni heridos. Era, por supuesto, el 13.7. En Mamara, un pueblo apurimeňo, hicimos la watia, papas asadas en tierra. Una vecina trajo chichita, la otra, cuy asado, otra salsitas etc. La última vino en un


polo rojo. Hasta aquí todo bien. Pero cuando se dió

vuelta, casi me atraganto con una papita. De sus espaldas me reía una enorme 13. Peor fue luego ex-

plicar con mi malísimo quechua la razón de mi risa... Nos esperaba el regreso nocturno de Mamara a Cusco. P'arriba, p'abajo, a ratos una que otra rueda sin apoyo de camino sólido encima de barrancos.... Rutina. A medianoche amontonamos las mochilas en la placita y, zapateando para ahuyentar la temperatura cero que insistía alojarse debajo de las chompas, esperamos cuando despierte el chofer del combito. En un momento posé los ojos sobre mi mochila y el muro encima de ella. Allí con tiza dibujada o con cuchillo raspada se encontraba una enorme 13. Creo que olvidé respirar. Me dije que este viaje sería posiblemente el último... pero si lo sobrevivía y todo el Perú también, si sana regresaba a mi casa, entonces el número trece pasaría a ser mi número feliz. Y sí, volví a casa bien y ni la próxima fecha 13 ni ningún otro día 13 trajo más malas suertes a mi vida. Una vez escrito esto, me di cuenta de que de la calle a mi casa conducen 13 escalones y que el vuelo Lima-Madrid duró 13 horas... Pero ya no me estremezco, sino sonrío a mi numerito de feliz complicidad. Por T’inka Navarro.

Casa del Perú

11


E

DR. federico aquije matta.

n la lejanía del tiempo, recuerdo que en varias oportunidades durante nuestras largas caminatas mi tío Santiago Mendoza me había dicho: “!Negro, trata de triunfar, no seas como tu tío, tú tienes madera, tállala bien!

Me recibí el 15 de abril de 1963 e ingresé como médico externo de la guardia del Hospital Rawson, llegando a ser docente de la UBA.. Mi historia era conocida por mis colegas, amigos y “buscavidas”. El diario “La Razón” publicó una nota titulada: “Un peruano que durante años lustró en la avenida de Mayo acaba de recibirse de Médico con calificaciones de sobresaliente”

Nací un 18 de julio de 1929 en el dpto. de Ica -Perú, hijo de María Dolores Matta y Pedro Pablo Aquije. El matrimonio tuvo en total ocho hijos. Mi padre, era carpintero y ebanista, con el cual se ganaba el sustento de la familia, mientras que mi madre se dedicaba a trabajar la tierra. Alimentar, vestir y educar fueron siempre tareas duras y objetivos prioritarios. A los 18 años, partí hacia Lima con la intención de ingresar a la única Facultad de ese tiempo. El ingreso estaba limitado a 400 bachilleres. No ingresé. 1950 me encontró en Lima, sobreviviendo en diversos oficios, pintor de “brocha gorda”, peón y ayudante de lo que venga. Mi afición al box me llevó a practicarlo y con mis peleas fui juntando dinero para mi proyecto: Ser Médico. En la prensa Limeña había salido la noticia que en Argentina, el General Perón había abiertos las universidades a los latinoamericanos. Esa noticia me dio esperanzas. En enero de 1952 partí de Lima, rumbo a Buenos Aires. El destino sin embargo, torció mi camino, enfermé y debí quedarse en Chile para curarme. Con todo en mi contra traté de ganarme el sustento y el azar me proporcionó una pizca de esperanza. El número 31444 de la lotería, una tarde, me quedó sin vender. El número salió premiado. Con esa súbita fortuna, le compré una casa a mi madre adoptiva Rosa Bernales a quien conocí cuando tenía escasos tres (3) años, momento en el que mi madre

jaba en el campo, enfermó de cáncer de mama. Me tocó a mí acompañarla como la única persona que podía atenderla, aliviándola en lo posible de los dolores que soportó. La ví sufrir y padecer ante la impotencia de no poder poner remedio. Por mucho tiempo esa imagen sufriente me acompañó y creo que eso fue lo que me despertó la vocación”

Martha Dolores Matta me había dicho, “…Hijo, tendrás que ir a lo de tu tía Rosa, ella te cuidará y te atenderá por un tiempo. Allí en la ciudad te cuidarán lo mejor que puedan hasta que puedas regresar conmigo…” Permanecer en Santiago de Chile resultó penoso para mis escasos recursos. Hice amistad con el estudiante Venezolano Juan Briceño (hoy médico) quien me pagó el pasaje y fue quien posibilitó que en febrero de 1952 llegara a Buenos Aires. Trabajé en todos los oficios conocidos para mantenerme en el mismo hotel que mis amigos, pero al no poder pagar, mi orgullo no permitió que siguiera hospedado gratuitamente y decidí quedarme en la calle, dormir en bancos de plazas y refugios En marzo de 1952 me anoté en la Facultad de Medicina. Debí mantenerme, convertido en “buscavida”, vendedor callejero, lavacopas, ayudante o peón. La Avenida de Mayo constituyó mi área de actividades como lustrabotas asentado en una de las intersecciones. Eran tiempos de charoles y zapatos bien lustrados y brillosos. Cuando yo era niño, a los 10 o 12 años, mi abuela, que vivía y traba-

En 1986 sorprendí a muchos cuando les informé que había comenzado la Carrera de Abogacía en la Facultad de Derecho. En 1991 egresé de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, exhibiendo el título de Abogado. Años más tarde, como docente, conjuntamente con el Dr. Ricardo Ballestra y el Dr. Julio Armando Grisolía, diseñamos y pusimos en práctica el programa denominado “Practica en Tribunales para Estudiantes” de la Facultad de Derecho de la U.B.A. Nació como una respuesta al interés de los alumnos por el ejercicio profesional. Abierto la inscripción, en tres (3) días se inscribieron trecientos (300) alumnos, superando las expectativas. Esto motivó en forma inmediata a consultar a magistrados de distintos fueros la posibilidad de extender el programa. Coordinador General: Dr. Pedro Federico Aquije Matta (Lavalle 1282 1º Piso, Of. 20). Si tuviera que dejar una frase para los más jóvenes diría: “Me han golpeado de todos lados, pero como buen boxeador siempre esquivo los golpes y no me dañan”

Casa del Perú

15


Revista "Casa del Perú" - Segunda Edición  

La Asociación Civil CASA DEL PERU EN ARGENTINA, se complace en presentarles el Segundo Número de la Revista de Divulgación Cultural y Cientí...

Advertisement