Edición 35, Ser y hacer familias

Page 1


Nos mueve un Brindar oportunidades de crecimiento y desarrollo Ayudar a hacer realidad proyectos de vida Impulsar el desarrollo de empresas sostenibles, productivas e innovadoras

Aliviar cargas económicas Invertir en las nuevas generaciones y en el cuidado del entorno Trabajar por la salud y el bienestar de todos

Superior Vivir apasionados por la armonía de nuestras familias y la sostenibilidad de nuestras empresas Ese propósito nos inspira a generar resultados que se traduzcan en las sonrisas de nuestros afiliados, el crecimiento de nuestras empresas y el desarrollo de nuestra región.


-4-

Puntadas del alma Adriana Guillén Presidente Ejecutiva Asocajas

-6-

Como la raíz de un gran árbol

-9-

¡Familia NO solo es una!

-14-

La familia con la que pasé la cuarentena

-17-

Para Comfama las familias son una red de amor y cuidado

-18-

Proteger para vivir

-24-

Más allá de cuatro paredes

-30-

Hogar, dulce hogar

-35-

Habitar la casa: en la incertidumbre, la seguridad del hogar María Margarita Ruiz Rodgers Directora de Proyectos Sociales y Económicos, Asocajas

-39-

La vida se construye

-43-

La vida en un espacio: trabajar, estudiar y convivir

-49-

El futuro de las nuevas generaciones


Editorial

PUNTADAS DEL ALMA

V

Adriana Guillén Arango - Presidente Ejecutiva Asocajas

Vengo de una familia formada por tres mamás -una de ellas biológica- y dos papás -ninguno de ellos biológicoporque mi papá, papá, falleció antes de que naciera. Pudo haber sido difícil para una recién viuda, pero su mamá (mi abuela), su hermana, esposo y más adelante un nuevo compañero la contuvieron y acompañaron, una fortuna para mí, pues en mi hogar el afecto, así como la formación, llegaba triplicado de un lado y multiplicado por otro. Fui y soy hija por decisión de ellas, ellos y mía. Una decisión que se sostiene en el amor y que se fue tejiendo en pequeñas y fuertes puntadas del alma para convertirse en un prolijo tapiz sobre

el cual hoy se entrelazan nuevos hilos en los que visualizo a mis propios hijos, mi esposo y a esa familia extendida que son mis amigos del alma, que no me tocaron biológicamente, pero que elegí libremente como compañeros de vida y que han sido cosidos a partir de cariño e intimidad. Pero ¿por qué contarles esto? Porque cuando se me pidió escribir sobre el hogar y la familia fue lo primero que vino a mi mente: todo un tapete persa. Y es que la familia es la primera instancia de nuestro camino de humanización y socialización. Marca algunos de nuestros primeros rasgos: la forma en que nos cómo nos relacionamos con los otros, la manera en que asumimos nuestras responsabilidades y compromisos según nuestros roles -no se puede renunciar a ser padres, hermanos, hijos-. En la familia aprendemos a ser solidarios, amorosos, generosos y respetuosos de la diferencia. A expresarnos, protestar y exigir. En la convivencia familiar, los hijos descubren las peculiaridades de las personas con quienes conviven en distintos momentos de su desarrollo y reconocen la existencia de jerarquías a las que se asocian derechos y deberes. Esta vivencia pone las bases para la vida en sociedad. La familia en últimas, trabaja de manera profunda para ayudarnos a reconocer nuestra dignidad, valor y a usar adecuadamente la libertad. Es en familia donde se vive por primera vez la experiencia de ser valorado por quien eres. Y es, precisamente, en el seno de ella que se da forma al concepto de hogar. Aquel que nos acoge, nos ilumina, nos reúne y nos calienta. Ese espacio intimo en que nos sentimos seguros y asidos y al cual es posible regresar en cualquier momento o etapa de la vida.

04

Por eso, la sociedad no puede subestimar su importancia ni delegar en terceros como colegios y universidades el proceso formativo único que sólo puede cultivarse en casa. Aunque suene trillado, los valores se siembran de manera natural y espontánea en el hogar sin necesidad de currículo y son cosechados invariablemente en la sociedad. Como miembros de familia no debemos desperdiciar la oportunidad de formar buenos ciudadanos. El maltrato, el abuso, la presencia aleatoria, ausente y poco comprometida, lesionan la humanidad, la dignidad y la autoestima de los hijos, desperdiciando una fuente sustantiva para estimular un mejor ser. Todos estos comportamientos lesivos no pueden ser soportados. Deben ser denunciados y corregidos. Cuando el hogar deja de ser un lugar seguro y la familia se torna en una amenaza, el Estado y la sociedad deben efectuar una intervención responsable y oportuna, porque con ello no sólo se pone en riesgo una preciosa vida sino también una buena sociedad. Finalmente, no importa quién es tu familia. Depende de tu elección. Lo importante es que esa institución se preserve en positivo. Que familia y hogar siempre sean sinónimo de protección, arraigo y amor. No importa si ellas han cambiado y ya no se parecen a las de hace unas décadas. No importa si hay más mamás que papás o más papás que mamás. Si tenemos más abuelos que nietos o si tu familia eres tú contigo o tú con una mascota. Sin familias tendremos sociedades desfondadas, de algún modo extraviadas de sus raíces. Las familias son como el agua para los ecosistemas, es nuestro deber preservarlas y honrarlas.



Como la raíz

DE UN

GRAN ÁRBOL

H

Hablar de familia es hablar de vida, comprensión, protección, matices, estabilidad, pasado, presente y futuro.

Existe antes que el Estado o cualquier comunidad, su origen es tan antiguo que hasta se ha relacionado con el inicio de la humanidad. La idea de “clan” o “tribu” se entiende como manifestación de sus inicios y así nos podemos remontar a las sociedades más primitivas en donde existían núcleos familiares que se mantenían y desplazaban juntos hasta que la escasez de alimentos los hacía dispersarse; mientras los hombres cazaban, las mujeres preparaban alimentos y cuidaban de los niños hasta que tuvieran que movilizarse de nuevo.

Así, la familia se estableció en una sociedad natural que ha estado presente en el inicio de las civilizaciones y su papel central insustituible en la formación de cuenta de su importancia. Sobre lo anterior, el padre de la sociología, de la sociedad y como “una unidad de personalidades interactuantes que forman un sistema de emociones y necesidades engarzadas entre sí” por tanto, las dinámicas que ocurran al interior de estas instituciones son los cimientos de la sociedad. Por su parte, la Convención sobre los Derechos del Niño reconoce a la familia como “grupo fundamental de la sociedad y medio natural para el crecimiento y el bienestar de todos sus miembros y en particular de los niños”, de allí que el derecho a la familia sea primordial.

06

Podríamos comparar a la familia con la raíz de un gran árbol, aspecto fundamental para hacer diferentes frutos. La estructura y el papel de las familias varía según la sociedad: encontramos aquellas conformadas por dos adultos y sus hijos, también vemos algunos casos en los que este núcleo está subordinado a una familia con abuelos y otros familiares y nos encontramos con la familia monoparental, en la que los hijos viven sólo con el padre o la madre en condición de soltería, viudez o divorcio. dinámico, y por esto entendemos que no existe una “fórmula correcta” de esta institución, pues lo genuino radica precisamente en su origen, en su raíz, de ahí que hablamos más de una comunidad que de una asociación, sin que esto nos quite de vista su carácter asociativo desde la perspectiva social. Por lo anterior, y haciendo una analogía, podríamos comparar a la familia con la raíz de un gran árbol, aspecto y demos diferentes frutos. De su fortaleza nos soportamos para sortear la tormenta y condiciones adversas que amenazan con nuestra estabilidad y existencia. De su agarre nos aferramos para adaptarnos al cambio de estación y esperar la primavera ¿cuántos tipos de árbol existen? ¿cuántos conocemos? ¿cuántos colores y frutos hemos visto? Sus características pueden ser diferentes, pero siguen siendo árboles y verlos juntos hacen que los bosques sean majestuosos.


¿Cómo son las familias

EN COLOMBIA?

Belia Acosta de Valledupar,

nos cuenta que creció con su papá, mamá y seis hermanos “era una época muy diferente, después del colegio nos íbamos al río los 7 sin supervisión, pasábamos todo el día allá mientras papá trabajaba y mi mamá se encargaba de la casa. Al llegar ayudábamos también con algunas cosas del hogar”.

Jorge Morales vive en Cúcuta y asegura creció en una familia numerosa, pero decidió con su esposa tener dos hijos para poder estar más pendientes de cada uno “yo soy comerciante y mi esposa se encarga de las labores de la casa y de los niños. Si ella hubiera decidido trabajar, la historia sería otra”. Esteban, Natalia y sus dos galgos viven en Pereira, por ahora no quieren

tener hijos, pues primero buscan su realización profesional, para esto quieren radicarse fuera del país antes de comenzar su familia con “hijos humanos”.

Carlos Contreras es un joven que vive con su pareja y mascota en Bogotá, los dos trabajan, provienen de

familias pequeñas y esperan algún día poder tener una hija.

Policarpa Zuluaga, de Manizales,

tuvo 5 hijos y asegura que “no hay nada mejor que ver la prolongación de la familia, me hubiera gustado tener más hijos, pero luego no los hubiera podido mantener y no era justo con ellos. Hoy tengo 6 nietos y dos bisnietos y quiero que vengan muchos más”.

Everardo Marín es un caleño radicado en Bogotá, quien por decisión

personal vive solo desde que se fue de casa, pero asegura que el hecho de vivir solo no cambia la conexión emocional y el vínculo que tiene con su familia. A raíz de la pandemia que nos mantuvo en Ever ahora vive con su gata “Chloe”

Estas familias son que en las últimas décadas han ocurrido cambios en todos los ámbitos institución no es

Edgardo Rueda y su esposa soñaban desde hace mucho tiempo con ser padres y hace un año, luego de varios resultados médicos y un largo proceso, fueron aptos para adoptar a quien de inmediato se convirtió en el amor de sus vidas. Ellos biológicos se convierte en un simple tema de consanguinidad, porque el amor que sentimos es exactamente igual.”

Jair Díaz, de Cali, vive con su esposa y él “lo más importante es poder darles lo mejor a mis hijas, que estudien, que viajen y conozcan. Con más hijos creo que no podría asegurarles todo porque los gastos se incrementan”. las últimas décadas han ocurrido cambios en todos los ámbitos de la sociedad y esta institución no es ajena a los cambios. Hace 15 años nos encontrábamos con que la mayoría de familias eran conformadas por 5 o más personas, pero hoy la realidad es otra y de acuerdo con el último censo realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, en 2018, nos situamos frente a hogares de tres (23,27%) y dos (21,77%) personas.

1

07


Hogares según

NÚMERO DE PERSONAS

En los 70, una mujer colombiana tenía en promedio 6,8 hijos a lo largo de su vida, mientras que en 2015, se estima que cada mujer tiene solo 1,9. Hoy, tenemos menos hijos en cada familia y también familias responden a diferentes aspectos que van desde el rol de la mujer en el mercado laboral, la transformación de las relaciones de pareja, cambios económicos y culturales, entre otros.

La familia es un entendemos que no existe una “fórmula correcta” de esta institución.

En este sentido, y de acuerdo con María Victoria Tobón, experta en temas de familia, más que centrarse en quiénes conforman las familias, es importante enfocarse en cómo se están desarrollando las dinámicas y funciones de cada integrante surgidas a partir de la globalización y los cambios tecnológicos teniendo presente la adecuada convivencia basada en el amor vida de cada persona.

08


FAMILIA NO solo es una!

L

La familia es un referente fundamental en la vida de los seres humanos, tan natural parece ser su vínculo que preguntarnos sobre su

personal, emocional e incluso física. De allí que las aproximaciones conceptuales se hayan adaptado y transformado, respondiendo a dinámicas económicas, culturales, religiosas, jurídicas y de salud de la población -solo por mencionar algunas variables-. Veamos cómo diferentes disciplinas se ocupan del tema. Empecemos por la artículo 42 de la Constitución Política de Colombia dice que la familia “es el núcleo fundamental de la sociedad” y reconoce que puede constituirse a partir de vínculos naturales, que comúnmente llamamos de sangre o jurídicos como el matrimonio o la adopción legal. En lo teológico, para algunas religiones como la católica, cristiana y el judaísmo, prevalece la concepción de un argumento

que representa la unión de un hombre y una mujer. Por otra parte, la sociología que se conforma por parentesco y la más antigua de las instituciones humanas que permite la transmisión de valores y tradiciones de una generación a otra. En de familia como el primer modelo de las sociedades políticas. En un estudio sobre el concepto interdisciplinario de la familia, Eduardo Oliva y Judith Villa, docentes e investigadores de la Universidad Autónoma de Morelos, México, señalan que “la familia es el grupo de dos o más personas que coexisten como unidad espiritual, cultural y socio-económica, que aún sin convivir físicamente, comparten necesidades psico-emocionales y materiales, objetivos e intereses comunes de desarrollo, desde distintos aspectos cuya prioridad y dinámica pertenecen a su libre albedrío: psicológico, social, cultural, biológico, económico y legal”.

09

Economía Doméstica o Familiar y en el que se ve al hogar como la unidad de gestión en la que se abordan temas como ahorro, consumo, gasto e inversión. En este punto, es importante señalar que en Colombia, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, estableció una diferenciación entre familia y hogar, donde asume de personas entre las que median lazos independientemente de su cercanía física o emocional” y lo diferencia del hogar, entendido como “una persona o grupo de personas, que pueden o no tener vínculos de consanguinidad, que ocupan la totalidad o parte de una vivienda, comparten las comidas y reconocen como autoridad a una sola persona (jefe del hogar)”, mostrando que, aunque entre ellas hay una estrecha relación no son lo mismo.


Buscando el árbol familiar.

LA FAMILIA EN COLOMBIA La tradición española dejó un modelo de familia llamado “nuclear”, que se conformaba por una pareja -de hombre y mujer- y sus hijos. Pero, las estructuras de nuestros pueblos ancestrales, indígenas, nos marcaron con una concepción más amplia donde más allá del parentesco, la comunidad se constituía como parte de la familia, un ejemplo de ello son los clanes o linajes. Gracias a estas dos visiones se abre la interpretación de una familia extendida que incluye a primos, sobrinos, abuelos, tíos… todos como una red de cuidado y amor que nos ayuda a encontrar nuestro lugar en el mundo, o por lo menos a encontrar un lugar en esas fotos que se guardan con cariño en los álbumes familiares. Esa diversidad teje una comunidad que trasciende los vínculos de sangre para vincularse a través de los hilos del afecto.

cultural El Ministerio de Salud y Protección Social explica en el estudio 1951-2020” siglo XX en Colombia, la transición por la disminución de la mortalidad y la transición de la fecundidad. “Esta transición se ha caracterizado históricamente por un descenso de la mortalidad en la década de los treinta y una disminución de la fecundidad a partir de los años sesenta del siglo XX, lo cual incidió en el envejecimiento poblacional; una evidencia de este proceso es el aumento de la tasa de crecimiento poblacional a medida que las cohortes envejecen”, señala el estudio.

El estudio del Ministerio de Salud también aborda que, desde el principio del siglo XX, en Colombia se dieron socioeconómicos, producto del proceso de urbanización paralelo a la industrialización en los años treinta. Como hemos mencionado, en las familias se registraban muchos miembros de lo que hoy conocemos como la familia ampliada abuelos, primos, tíos, entre otros. Sin embargo, los roles de género marcaban las relaciones: la autoridad era del padre, quien por demás tenía las funciones de proveedor y cuya vida transcurría en

1

10

gran medida fuera de las paredes de la casa; la mujer por su parte se encargaba de las labores de cuidado de los niños, los mayores y la casa, teniendo sobre sus hombros la responsabilidad de la educación moral y el bienestar. En esta época, la religión jugaba un papel fundamental, puesto que, bajo sus criterios, se buscaba sustentar los lazos familiares con imposiciones morales, al punto que los hijos nacidos fuera de los matrimonios católicos eran considerados “ilegítimos” y no contaban con los mismos derechos de aquellos nacidos de un matrimonio formalmente establecido.


También vale la pena señalar que en esa época se invisibilizaban otras conformaciones como las de madres solteras con hijos o mujeres viudas con sus hijos. Poco a poco esos estrictos modelos se han ido transformando, especialmente a mitad del siglo, donde las condiciones sociales y económicas sufrieron grandes cambios con avances en las libertades civiles y en poner sobre la mesa la discusión sobre la equidad de género. De acuerdo con el Ministerio de Salud, el aumento del nivel educativo de la población y en particular el de las mujeres, junto con su incorporación masiva al mercado de trabajo, el

-especialmente la infantil- marcaron la línea evolutiva en el mejoramiento de la calidad de vida de la población. De esta manera el reconocimiento de la mujer como eje del desarrollo, así como las movilizaciones sociales de la década de los 60 en pro de los derechos civiles, el feminismo y la

Los modelos de familia se han ido transformando, especialmente a mitad del siglo, gracias a económicos.

con ello el descubrimiento en 1951 de la píldora anticonceptiva, sumado a la reducción de la mortalidad

lucha por el medio ambiente, han encontrado sus detonantes incidiendo en la transformación de las estructuras familiares creando a su vez un ambiente el envejecimiento poblacional. Con estas nuevas dinámicas se empieza a debilitar esa estructura patriarcal y se transforman las relaciones entre las parejas, entre los padres y los hijos e hacia acciones más democráticas donde esa división de roles dentro y fuera del hogar se adapta a las necesidades de nuevas familias por medio de la redistribución del trabajo doméstico y de las tareas de cuidado. Surge también el reconocimiento social de las familias conformadas solo por la madre o el padre y sus hijos, y se reconocen los derechos iguales a los hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio.

NATALIDAD VS MORTALIDAD Colombia1940-2015

Fuente: Ministerio de Salud y Protección Social

11


Hacia una sociedad de

CABELLOS DE PLATA

Si bien la tendencia que muestra Colombia es que la sociedad está en un proceso de envejecimiento, hay otra connotación que lleva ese cambio los sistemas de cuidado y en la economía del cuidado porque la organización de las familias, en la medida que más personas deciden, por ejemplo, no tener hijos, llevan a una respuesta institucional que prevenga situaciones como la pobreza oculta que viven en algunos casos los adultos mayores. Sobre este tema, Diana Restrepo, coordinadora de servicio de actividad física de Confa, señala que desde hace tres décadas la Caja de Compensación ha dado un giro en su prestación de servicios, atendiendo los cambios en la población, y haciendo un énfasis en el cuidado del adulto mayor. “La experiencia de nosotros se ha basado en las necesidades que los adultos mayores nos han venido manifestando. Empezamos hace tres décadas con un programa de actividad física, pero se ha ido transformando no solo a un tema de bienestar sino también de generar entornos amigables para la población adulto mayor. De ahí surgen programas transversales que son formadores para las familias y educativos que dan herramientas, no solo a la población mayor, sino también a los cuidadores y las familias”, anota.

Uno de los ejemplos de cuidado que es el taller de cuidadores que ofrece Compensar y en el que le enseña pauta de autocuidado para las personas de conseguir un equilibrio emocional. También los planes de bienestar son la carta de presentación de muchas Cajas de Compensación en las que se destaca el plan de envejecimiento activo que lidera Comfaboy. El Sistema de Subsidio Familiar de Colombia ha sido reconocido como una protección integral de las familias y ha evolucionado en su oferta para atender a los diferentes miembros. Justamente, el DANE resalta en su de las familias que se viene dando tanto en Colombia como en Latinoamérica, pues para 2014 era notorio el aumento de las familias uniparentales (aquellas donde sólo está presente el padre o la madre); los hogares sin hijos; los hogares unipersonales, así como la incorporación del reconocimiento de las parejas conformadas por personas del mismo sexo.

Fuente: DANE

12

Actualmente, el 60% de las familias en Colombia tienen la estructura de las familias nucleares compuestas por padre, madre e hijos, lo que evidencia múltiples formas de familias y hogares. También se presentan cambios en el promedio de personas en los hogares que se relaciona con la tendencia en la disminución en el número de habitantes. Adicionalmente, la disminución en el número de hijos, el aumento de parejas en “unión libre”, el incremento de las separaciones o rupturas conyugales y el de las familias reconstruidas que son aquellas conformadas por parejas donde uno o ambos han tenido parejas estables anteriores e hijos producto de las mismas, muestra cómo cada vez la conformación estructural de las familias se relaciona con la evolución misma de la sociedad, su forma de relacionarse, de pensarse, de protegerse, de amarse, porque son las familias nuestro primer espacio tanto de libertad como de igualdad. Las familias en Colombia son ese refugio de protección y seguridad para las personas. Y sin diferenciar entre familias de sangre o de elección que se forman por las historias de vida, resulta clave entender que son la base de cualquier sociedad y el núcleo económico y político que determinan los avances en los acuerdos para el desarrollo de un país.



é s a p e u q la n o c ia il m fa a L

LA CUARENTENA

E

El popular dicho “mis compañeros de trabajo son como mi segunda familia” se cumplió a cabalidad en la cuarentena obligatoria. Bastante hemos conversado sobre la llegada inesperada del COVID-19 el pasado mes de marzo, ese extraño virus que irrumpió en nuestras vidas, cambió la realidad de todo el planeta y nos mantiene bajo el cuidado del hogar.

Hemos hablamos de la nueva realidad en la cual, para quienes nos mantuvimos en casa, debimos adaptarnos rápidamente, de las actividades familiares, los nuevos espacios de esparcimiento, la educación virtual, el teletrabajo o la salud física y telemedicina, entre otros. Pero no hemos conversado por ejemplo sobre aquellos que trabajan en campamentos

mencionar algunos ejemplos, quienes tuvieron que pasar la cuarentena en sus realizan o su modalidad de contratación no les permitió encontrarse con sus seres queridos. ¿Imaginas vivir la cuarentena en un lugar diferente a tu hogar? ¿imaginas tener que pasar 24 horas del día, los 7 días de la semana con tus compañeros de trabajo? Precisamente este fue el caso de los trabajadores de una planta de procesamiento de oro, a quienes, el COVID-19 sorprendió con su llegada mientras justamente construían la planta en Buriticá, Antioquia. Ellos, cumpliendo con lo decretado por el Gobierno Nacional y atendiendo las restricciones de movilización, se mantuvieron en sus lugares de trabajo ya que las salidas a descanso se pausaron. Casi seis meses

14

medidas estrictas, algunos pudieron reencontrarse con sus seres queridos. Acostumbrados a cumplir con turnos 21 – 7 (21 días en el campamento, 7 días de descanso en casa) y convivir con sus compañeros de trabajo gran parte del mes, 230 trabajadores del consorcio compartieron los más de 150 días que duró que hubo un grupo de casi 90 personas que al momento de declarar la cuarentena se encontraban en sus casas y no lograron reintegrarse para continuar sus labores. de casa? ¿qué hacían en los tiempos libres? ¿cómo separaban el trabajo del espacio personal? ¿hubo cambios en la dinámica del campamento? ¿tuvieron aliados para sobrellevar este tiempo?


Un verdadero beneficio

EMOCIONAL

Un campamento equipado para 510 personas cuyas áreas de comedor, gimnasio y ocio se convertían en el vivienda de obreros, ejecutivos y personal de apoyo logístico, quienes pasaron de ser compañeros de trabajo a ser una gran familia. “Antes teníamos mucha rotación porque había 4 turnos para salir, en donde se iban en promedio 120 personas por los 7 días de descanso. Cuando comenzó la pandemia las salidas se frenaron y nos vimos enfrentados a trabajar y convivir con las mismas personas, lo que hizo que el grupo estuviera más compenetrado”, asegura Laura Molina, administradora del campamento.

planta de procesamiento de oro se convirtieron en una gran familia tras pasar gran parte de la pandemia en el mismo lugar.

Con el cambio en la dinámica de salidas a descanso, también comenzaron las pues la jornada de trabajo solía ser de 7 de a las 4:00pm; el turno ya no era 21-7 sino que trabajaban todos los días de la semana y el día de descanso era el domingo. Pero no todo se reducía al ámbito laboral, para pasar el tiempo se ingeniaron actividades que les permitieran desconectarse del trabajo, desestresarse o hacer lo que más les gustaba. Además de compartir tiempo en el trabajo con los compañeros del campamento, los espacios de ocio y esparcimiento cobran gran relevancia porque permiten que las relaciones personales se fortalezcan y que se creen los vínculos de amistad y hasta de familia que en algunos casos perduran por muchos años. “Al comienzo parecía que estuviéramos el uno había entrado a la habitación con los zapatos sucios, el otro quería ver televisión o hablar por celular hasta tarde, otro tenía su espacio desordenado,

15

era una locura, pero esto es propio de la convivencia. Por supuesto, el tiempo fue haciendo su trabajo y si bien algunos tuvieron que ser cambiados de habitación porque peleaban como hermanos, la gran mayoría logramos ponernos de acuerdo y hoy puedo decirte que este momento tan difícil, sin mis compañeros de trabajo, que hoy son mis amigos, no hubiera sido lo mismo” aseguró Ulises Torrijos. Por otra parte, la administradora nos cuenta que hubo casos que desde el inicio de la pandemia tomaron el “encierro” con la mejor actitud, como Johan Orozco, quien aseguró que ya está acostumbrado a pasar largos periodos de tiempo alejado de su familia “desde hace mucho tiempo he trabajado así, he festejado cumpleaños por videollamada, he pasado largas horas hablando por celular. A mí, el pasar la cuarentena con más gente me pareció bacano. Muchas personas tuvieron que estar encerrados en cuatro paredes, en cambio acá teníamos diferentes espacios para socializar mientras seguíamos trabajando, yo creo que la pandemia no cambió mucho mi vida en ese sentido”.


que “Era un hecho que debíamos pasar la cuarentena en el campamento y como debíamos convivir juntos sin saber por cuánto tiempo, teníamos que inventar algo para mantener a la gente feliz: hicimos grupos para cocinar, los compañeros jugaban billar y los asados no faltaron. Si bien no registramos casos COVID-19, en medio de esta incertidumbre lo que más teníamos que cuidar era la salud física y mental de los trabajadores, por esto llamamos a Comfama, nuestra Caja de Compensación Familiar, quienes se convirtieron en nuestro mayor aliado en esta época.” Es en estos escenarios donde la oferta de valor “Cuidarte es cuidarnos” de la Caja de Compensación cobró mayor relevancia. Alejandro Grajales, responsable de Regiones de Comfama, cuenta que “Si bien los últimos meses han sido complejos y retadores para toda la población en general, evidenciamos con unos casos de mayor complejidad, en donde desde la Caja nos propusimos acompañar con mayor determinación, fue así como en trabajo conjunto con la dirección y administración de la

empresa SKHL, contratista del proyecto Continental Gold – Zijin en el municipio de Buriticá occidente de Antioquia, gestamos y ejecutamos 3 actividades que aseguraron la recreación e integración a los trabajadores que por causa del Covid-19 quedaron totalmente aislados en el campamento debido a las restricciones de movilidad”. Estas actividades consistieron en el acompañamiento de un bingo para más de 400 personas, una biblioteca viajera con unos 150 ejemplares y balones de futbol para que pudieran ejercitarse. “De esta forma activamos cuerpo y mente, componentes esenciales para el cuidado y la salud mental tan relevantes en estos momentos por los que atravesamos en el país”. concluyó Grajales. Para algunos trabajadores del campamento, estas actividades fueron de gran apoyo para poder sobrellevar el tiempo y dejar de pensar en los días que hacían falta para regresar a casa, este es el caso de Rodolfo Madera quien asegura que “Permanecer tanto tiempo en el campamento sin poder abrazar a tus seres queridos es una prueba muy difícil que afortunadamente logramos superar, pero sin duda, poder jugar futbol, sentarse a leer un libro o hablar con tus compañeros

16

de trabajo, que se convierten en tu segunda familia, fue un punto crucial para no perder la cordura.” Al cierre de esta edición, pocos habían logrado retornar a sus hogares, como el caso de la administradora del campamento que pudo “conocer” nuevamente a su primer nieto, a quien vio por última vez cuando tenía 15 días de nacido “a pesar de que lo veía todo el tiempo por videollamada o fotos, nada se compara con poder estar con él, verlo reír, dormir, jugarle” nos manifestó. O el caso de Jorge Meza, que luego de fundirse en un abrazo con su esposa, disfrutó de su comida favorita en el calor de su hogar “no veía la hora de volver y comerme ese arroz con pollo, no lo puedo describir, yo creo que daba por sentado este tipo de cosas”. Esta situación por la que atravesamos nos ha hecho recordar con nostalgia las celebraciones en familia, nos ha hecho extrañar, atesorar momentos y ser más conscientes del presente. Independiente de los diferentes casos, algo sí tenemos seguro, hemos cambiado y no volveremos a la nueva realidad con el mismo pensamiento que teníamos antes del 22 de marzo cuando se declaró la cuarentena obligatoria.


Para Comfama las familias son una

red de amor y cuidado Entre diálogos, conversaciones y experiencias se superan las adversidades y se encuentran esas acciones para sentirnos mejor.

la RAE sobre la palabra familia apuntan a que esta es un “grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas”, un “conjunto de personas que comparten alguna condición, opinión o tendencia” o también un “grupo de personas relacionadas por amistad o trato”. Para Comfama, la familia trasciende estos

Sabemos que el contexto actual nos ha llevado a vivir situaciones de ansiedad, estrés e incertidumbre y es acá donde las familias cumplen ese rol fundamental de apoyo. Por esto, en Comfama contamos con nuestra Red de amor, cuidado y salud mental, en la que las personas pueden comunicarse y conversar sobre sus emociones llamando al 360 70 80 o desde las regiones de Antioquia

entramado emocional y afectivo en la que prima el amor y los vínculos con los que queremos. Una familia para Comfama no se limita necesariamente a la consanguinidad, estructuras tradicionales, ascendencia o descendencia. Si bien nacemos en medio de un núcleo familiar, paso a paso se van creando esos vínculos con aquellos que se vuelven indispensables en nuestras vidas.

al 01 8000 415 455.

Conversaciones que proponemos para las familias A través de nuestra Red de amor, cuidado y salud mental hemos acompañado a las familias antioqueñas con diversas conversaciones sobre salud mental y cuidado. Estas pueden ser consultadas en www.comfama.com o en nuestras redes sociales.

Familia son dos hombres que se aman, dos mujeres que decidieron compartir su vida juntas, un grupo de amigos; mamá, papá e hijos, madre soltera, padre soltero, una persona que vive con sus mascotas, plenarios que viven con sus nietos. Y es así como surgen tres conceptos clave en las familias, que toman relevancia especialmente por la situación que afrontamos: como red porque se forma un vínculo entre los seres; amor por ser ese espacio para sentirse amado y protegido; y como cuidado, por cumplir ese rol protector para todas las personas.

Algunos de los temas abordados han sido: ¿Cómo gestionar el estrés en épocas de desempleo? ¿Cómo enfrentar la muerte de un ser amado? ¿Qué hacer con el aburrimiento de los adolescentes? ¿Cómo manejar el mal humor de niños y adolescentes durante el

diferencias, las familias son ese punto de encuentro para brindar apoyo emocional y contribuir a nuestra salud mental.

Ortiga | Urtica problemas de estrés.

17


Proteger para

VIVIR

Las familias han sido consideradas como

en la producción del bienestar1.

D

De acuerdo con Xavier Sala i Martín en su publicación Economía en Colores, la familia se conformó a partir de la necesidad de un cuidado prolongado de las crías homínidas, dado que, a diferencia de otras especies y por su nacimiento prematuro, eran incapaces de sobrevivir por sí mismas en un ambiente hostil. Esta circunstancia evolutiva del parto se habría producido a partir del momento en el que varios grupos de primates empezaron a caminar usando solo dos patas, lo que hizo que se estrechara su pelvis y la criatura no se desarrollara

madre. Esto, desde un punto de vista

antropológico y evolutivo, evidencia que la familia surgió mucho antes de cualquier civilización, religión, ideología o poder político. Miles de años después, nos encontramos con que la familia se ha convertido en el núcleo de la sociedad; según Neil Gilbert y Paul Terrell, profesores de política de bienestar social , la familia es un instrumento clave de la socialización y transmisión de conocimiento y patrones de comportamiento de una generación a otra, además estas constituyen redes de asistencia que se traducen en una herramienta fundamental de bienestar social.

1

18

En algunas sociedades, las instituciones recíprocas de cuidado y protección el uno un importante rol en al menos cuatro aspectos críticos del bienestar social: 1. Cuidado de las personas de la tercera edad y los familiares en situación de discapacidad 2. Cuidado de los niños 3. Provisión de apoyo económico 4. Provisión de ayuda en situaciones de emergencia como desastres naturales


Clave del bienestar y

LA PROTECCIÓN

De acuerdo con el Departamento Nacional de Planeación, el debate sobre la familia como centro de las políticas de protección y promoción social se puede analizar desde dos perspectivas: la primera es considerar a la familia como medio. ¿Es la familia realmente el medio para garantizar a la sociedad civil los derechos sociales fundamentales? Una de las características que contribuye a diferenciar los modelos de estado de bienestar en occidente es el rol que se asigna a las familias como medio para la organización de los Sistemas de Seguridad Social y como factor que contribuye a De hecho, en los sistemas conservadores, la estructura familiar occidental tiene un rol central al asumir que la seguridad social se extiende a la familia a través de un padre generador de ingreso en el mercado laboral formal. No obstante, para el esquema social demócrata, la familia no es la unidad principal de intervención, dada su base de universalización los derechos sociales se centran directamente en la ciudadanía. En este sentido, el cuidado de las personas dependientes tiende a distribuirse en mayor medida con el Estado.

bienes y servicios entre sus miembros y que cumple con los postulados asociados a la racionalidad económica. Adicionalmente, los arreglos informales de protección y manejo del riego se apoyan intensivamente en los lazos familiares para reducir los impactos de eventos adversos. Algunas investigaciones han demostrado cómo los apoyos familiares son fundamentales en sociedades de países en vía de desarrollo al momento de enfrentar crisis y reemplazan en gran medida al Estado y a los mercados en la producción y distribución de bienes sociales. ¿Hasta dónde debería llegar esa dependencia de la protección social con la familia? ¿Es justo que la familia reemplace al Estado en la protección de sus integrantes? Para Guillermo Sunkel, la familia se mantiene como un pilar clave en el régimen de bienestar ante las Social.

En América Latina, se ha tendido a seguir más el modelo conservador para el acceso a la seguridad social tradicional. Pero también, los enfoques basados en la focalización y en la asistencia social han visto en la familia un soporte para mejorar la efectividad de los programas en términos de reducción de pobreza y acumulación de capital humano. Así mismo, los enfoques integrales de Protección Social se basan en intervenciones multidimensionales a los hogares y los sistemas de focalización tienen como unidad de referencia al hogar, porque, desde el punto de vista económico, se supone que la familia es una institución que distribuye efectivamente el acceso a

19

En respuesta a situaciones adversas, las familias movilizan sus activos en busca de mejoras en el bienestar o bien para evitar caídas en este nivel, entre los cuales, la fuerza laboral, el activo más importante, cobra mayor valor para las familias más pobres. Por ejemplo, ante una crisis de ingresos, que puede ocurrir porque el jefe de hogar perdió su trabajo o bien porque tuvo una caída en sus ingresos, la familia desarrollará estrategias de generación de ingresos incorporando nuevos miembros de la familia al mercado laboral, vendiendo bienes, usando ahorros, etc. También de consumo que implican cambios en los patrones de alimentación o en el acceso a varios tipos de servicios. La relevancia de la familia como unidad de intervención implica que cualquier política social dirigida a fortalecerla como núcleo de cohesión social y a mejorar sus condiciones de vida sea del mayor interés por parte del Estado, del Gobierno y de la sociedad.


Asignaciones familiares como instrumento de

UNIDAD SOCIAL

La Asociación Internacional de Seguridad Asignaciones Familiares, AF, como las prestaciones en dinero o en servicios cuyo objeto es permitir la constitución o el desarrollo normal de las familias, sea aportando una contribución periódica y permanente para el mantenimiento de las personas a cargo del jefe de familia, sea brindando un apoyo especial en ciertas circunstancias de la vida de las familias y, principalmente, en el momento de su formación. Una asignación familiar puede, además, tener como objetivo adicional el estímulo directo de la natalidad o la promoción de una política de salud, servir de instrumento en la lucha contra la pobreza y para la distribución de la riqueza, así como ayudar en la universalización de la educación.

Las asignaciones familiares se encuentran catalogadas dentro del conjunto de políticas familistas que surgieron en Europa Occidental en la consolidación de los estados de bienestar y según la cultura, las instituciones, la ideología política en el poder y los contradictorios. En algunos países se usaron para fomentar la natalidad y mantener una estructura familiar basada en la pareja tradicional con sus respectivos roles, esto es particularmente cierto en los países que se basaron en la universalización. En otros países de tendencia más liberal se usaron para apoyar a determinados segmentos de la población con sus cargas familiares y con una aproximación basada en la compensación.

20

Una asignación familiar puede servir como instrumento de redistribución de la riqueza, así como de la educación. Sin embargo, y con independencia de la ideología o campo del conocimiento que son un poderoso instrumento de unidad social, ya que están diseñadas para impactar de manera directa el bienestar presente y futuro de los niños y jóvenes de cualquier sociedad, por lo que son un componente fundamental de cualquier esquema de protección social, tal como lo demuestra la ampliación de este tipo de intervención a nuevas poblaciones a contextos en el caso de las transferencias condicionadas.


El caso

COLOMBIANO Las asignaciones familiares también se conocen como salario familiar y en Colombia y otros países de América Latina se institucionalizaron a través de la intervención estatal y del establecimiento de las Cajas de Compensación Familiar. Esta forma de organización ha permitido aplicar efectivamente el principio de solidaridad como un tipo de intervención de seguridad social. De esta forma, las empresas, al tener un que hacerse cargo de pagar directamente el subsidio a cada trabajador con hijos menores de edad, lo que podía afectar su competitividad, sesgar la contratación de

cierto tipo de trabajadores o estimular la rotación laboral. En Colombia, las asignaciones familiares se establecieron legalmente con el decreto Ley 118 de 1957 y se denominaron “Subsidio Familiar”. El en el que intervinieron activamente los empresarios, asignó a las Cajas de Compensación el rol de administrar dichas asignaciones, dado que el esquema de las entidades permitía distribuir entre un conjunto de empresas los costos de la asignación y redistribuirlo adecuadamente, de acuerdo con Fernando Falappa y

21

Verónica Mossier en su publicación “Las Asignaciones Familiares en la Argentina: de sus primeras formas a la institucionalización (1917 – 1991)”. Sin embargo, los criterios de adjudicación del subsidio se han al igual que el campo de operación de las entidades, el cual se ha expandido considerablemente y ante esto surgen algunas preguntas que deberían ser analizadas en profundidad, entre ellas: ¿el Sistema de Compensación Familiar debería tener más autonomía para enfocar su campo de acción netamente a la población objetivo?


Recordemos que los sistemas de protección social son estabilizadores automáticos del ingreso. Es decir, protegen a los individuos de la vulnerabilidad que podría derivar de la materialización de un riesgo que afecte su ingreso como: la vejez, la pérdida de la salud, un accidente, el desempleo o las crisis económicas. Frente a esto, las Cajas de Compensación Familiar han desarrollado un stock de servicios que van más allá del pago de una cuota monetaria al recorrer todo el ciclo de vida del individuo desde que nace con su apoyo a las madres gestantes y a los recién nacidos, pasa por el jardín infantil, el colegio, los centros de formación para el trabajo y las universidades. Apoyan al individuo en la consecución de empleo, lo protege cuando pierde su trabajo, le ayuda a conseguir su

casa, le presta servicios de salud, le ofrece espacios y posibilidades de emplear su tiempo libre, le permite acceder a espacios culturales, facilita el uso de bibliotecas y lo cuida cuando se hace mayor.

Por esto, el Sistema de Compensación es fundamental para los trabajadores colombianos y sus familias, porque además de ser brindar bienestar, cumple con el objetivo de cerrar brechas sociales y aportar a la consolidación de la clase media, a través de un mecanismo que

Las asignaciones familiares son un poderoso instrumento de unidad social, diseñado para impactar directamente el bienestar

la población formal con menores ingresos. Este texto hace parte del estudio realizado por la Dirección de Proyectos Sociales y Económicos de Asocajas, sobre la evolución de las Asignaciones Familiares en Colombia y el marco institucional de la Protección Social en el cual se desarrollan. En este documento queda claro que, cualquier aproximación al entendimiento de este instrumento de reducción de la desigualdad debe prestar atención a la familia como unidad de intervención.



Más allá de

CUATRO PAREDES

E

El concepto de vivienda está presente en la cotidianidad y tiene una estrecha relación con diferentes un espacio físico, es el lugar en donde crecemos, descansamos, nos formamos como personas, adquirimos una identidad, compartimos con nuestras familias y soñamos. Es el lugar al que anhelamos llegar luego de un día difícil y en donde podemos sentir seguridad.

La casa es un espacio cargado de símbolos que se construyen no solo por aspectos individuales sino también sociales y culturales que integran a las personas como miembros de una comunidad. Según el autor Claude Lamure, desde un punto de vista estrictamente etológico, la tendencia a asegurarse un territorio es una de las cualidades animales más antiguas del mundo, en parte porque el territorio, según como “un espacio de inscripción de la memoria colectiva, como soporte material de la vida comunitaria y como referente simbólico de la identidad colectiva”.

Una estructura física que guarda costumbres, recuerdos, conexiones, protección.

tendría repercusiones en la forma como las personas perciben sus casas y su comunidad, esto es, por ejemplo, pavimentar una calle, instalar un CAI, construir un parque, canalizar un arroyo o por qué no hablar de mudanzas y reubicaciones. Gobiernos, constructoras, inmobiliarias y Cajas de Compensación desarrollamos proyectos de vivienda de interés social, por eso nos resulta clave analizar que más allá de diseñar planos y buscar recursos para su ejecución, plantear estas construcciones implica tener en cuenta el sentir de las personas frente a su territorio, conocer

24

por qué lo sienten como su hogar y qué cosas no son negociables al momento de construir viviendas nuevas. Si bien, de acuerdo con la CEPAL, los proyectos de viviendas sociales buscan mejorar la calidad de vida de las familias de bajos ingresos a través de la estructura física y el acceso a los servicios de agua potable, electricidad y evacuación de aguas servidas; áreas verdes y juegos infantiles; educación y salud; vialidad y transporte; desconocer la realidad del territorio podría poner en riesgo el éxito de estos proyectos. Para Olga Lucía Ceballos, profesora asociada del Departamento de Javeriana, es importante contemplar en la fase de diseño de los proyectos de Vivienda de Interés Social (VIS) diferentes tipos de hogar desde el unipersonal hasta el conformado por hasta seis miembros, así como las diferentes características de estos: personas con movilidad reducida, jóvenes, adultos, personas mayores, para


Otro de los aspectos que se debería tener en cuenta es el diseño espacios para el desarrollo de emprendimientos económicos para los hogares, pues se puede propiciar desde el inicio relaciones colaborativas y solidarias entre los residentes. Para la académica, uno de los principales errores que suele cometerse en el diseño de proyectos VIS, es el desconocimiento de los territorios en los cuales se desarrollan, entendidos estos desde su geografía social. De esto se derivan intervenciones fallidas que terminan generando desarraigo y situaciones de Nos cuenta que en la ciudad de Medellín se han realizado varios proyectos para reasentar hogares vulnerables. Sin embargo, al conversar con sus residentes en las zonas periféricas, lamentan haber quedado tan lejos de las zonas centrales donde habitaban, pues allí tenían ingresos económicos mediante actividades informales, lo cual es inviable en la periferia, con lo que la situación de pobreza ha aumentado para algunos hogares. Conocimos el caso de una ciudadela, donde en torres de doce pisos, sin ascensores y aprovechando la pendiente del terreno para ingresar en la parte más baja por el piso 1 y en la más alta por el piso 7, se han desarrollado viviendas de 45m2 ignorando los diversos tamaños de hogar. Este diseño, no contempló a la población mayor y a la que tiene que el proyecto desde su localización, implantación y desarrollo del programa arquitectónico no tuvo en cuenta las condiciones de vida de los futuros hogares ni las condiciones mismas del lugar donde se construyó, en el sentido de buscar favorecer una mejor calidad de vida para sus residentes. Por otra parte, Claudia Núñez, jefe de Vivienda de Comfacesar, asegura que si reconocemos los territorios en donde se van a desarrollar proyectos, podremos a la comunidad que indudablemente generarán mayor apropiación, puesto que

recibo. Algunos elementos son tangibles y están relacionados con los materiales de construcción, otros están relacionados con el diseño de las soluciones de vivienda que, aunque también es tangible, su impacto trasciende la intangibilidad de las comunidades intervenidas. “Tenemos de

una

soluciones

experiencia de

25

vivienda

muy en

el

Corregimiento de Paraguachón en la Guajira, para población perteneciente a la Etnia WAYUÚ. Esta comunidad participó directamente en el diseño de sus viviendas para respetar sus costumbres y cosmovisión. Por ejemplo, el baño se construyó en la parte exterior de la vivienda y exigieron que en la terraza se dejara un herraje en donde pudiesen colgar sus chinchorros, un elemento que


SAN ANTONIO lejos del mar

Conozcamos el caso de la Ciudadela San Antonio, para lo cual nos trasladamos a 2010, cuando por riesgo de un tsumani, pretendía reubicar a 3.400 familias del sector sur de la isla de Cascajal, en zona de bajamar (zonas de alto riesgo), en Buenaventura, a un espacio con mejores condiciones, la Ciudadela que sería construida en los próximos años. La mayoría de los habitantes que se trasladarían eran pescadores y trabajadores del puerto, vivían en casas de altos pilotes y madera y habían adaptado sus costumbres a una vida al lado del mar. Aunque una parte de la comunidad no se sentía en zona de alto riesgo de un desastre natural, otros opinaban que vivir en baja mar era un peligro para ellos y sus hijos, porque no caminaban por tierra estado. A pesar de estas condiciones había algo que ellos valoraban aún más, la cercanía con su fuente de trabajo: el mar. En este territorio la mayoría de los hombres eran pescadores y las mujeres salían a pie al centro de la ciudad a vender el pescado y otros productos que llegaban en lancha a las puertas de sus casas. Este macroproyecto de vivienda de interés social está ubicado al sur del Distrito de Buenaventura en la vía que comunica al aeropuerto, es decir, a varios kilómetros lejos del mar y del puerto. En febrero de 2013 se hizo entrega de las primeras 565 casas para albergar a las familias provenientes de la zona mencionada. Sin embargo, la lejanía de ésta con el lugar original de residencia alteró las dinámicas laborales de los habitantes, el acceso a la salud y a la educación. Además, las características de las viviendas no contemplaron el tamaño de las familias, en su gran mayoría extensas, generando problemas de hacinamientos.

“Nos mostraron unas maquetas, y nosotros decíamos ¿por qué?, si estamos haciendo un cambio de casa por casa, porque si mi casa allá, en Bajamar teníamos nueve metros de frente por veinte de fondo mínimamente, por qué nos van a entregar una casa de seis por doce, con dos cuartos en donde no cabemos” aseguró Diana, presidente de la Junta de Acción Comunal en San Antonio. Algunos habitantes de bajamar, aseguran que no hubo consulta previa ni talleres que les permitiera mostrar cómo vivían. llevaron a cabo reuniones para escuchar qué tipo de viviendas querían y que incluso los llevaron a conocer la casa modelo en el proyecto. Para los habitantes de San Antonio, el proceso de reubicación afectó el

26

bienestar, la dinámica familiar y la rutina actividades diarias. Además, incrementó el arraigo territorial que tenían con su anterior lugar de residencia. Para algunos casos como el de Efraín Ruiz, quien vive en la etapa 2 de la Ciudadela San Antonio, asegura que para él tener una vivienda propia es muy importante porque le da estabilidad, sobre todo en escenarios como el que vivimos actualmente, pues en medio de la pandemia, que ha cobrado la vida de millones de personas en el mundo, él se siente seguro. Sin lugar a duda, este tipo de casos permiten evidenciar que hay otras dimensiones, además de la estructural, vivienda, por lo que resulta fundamental conocer en profundidad la dinámica regional.


Dinámicas

REGIONALES

Conociendo que cada región tiene necesidades particulares y teniendo en cuenta que las Cajas apoyan a materializar el sueño de tener vivienda propia, los sobre cómo es una vivienda en sus departamentos y cuál es su aporte a la construcción del hogar:

Frank Montero, Administrativo Comfacesar,

Director de

“Cuando se entrega una casa en el Cesar, no solamente se entrega

Carlos Mauricio Vásquez, Director Administrativo de Compensar asegura que “Gracias a las Cajas de Compensación, los

mismo precio, más espacio, mejores terminados, más posibilidades de tener tecnología u otras alianzas que hace la Caja con diferentes operadores del mercado… Tenemos

la

facilidad,

por

el

hacer viviendas que se adecúen a las familias no solo en diferentes regiones del país sino según su conformación estructural, familias de dos personas, con animales domésticos, familias grandes”. Así construyen comunidad, por lo que los residentes no solo reciben pautas de convivencia social; también reciben capacitación y apoyo en emprendimientos, empoderamiento y unidades productivas.

habitabilidad o una casa que cumpla con requisitos de sismo resistencia, se entrega una casa en condiciones dignas, que satisfaga las necesidades básicas de esas familias en cuanto a energía, acueducto y gas natural. Estas condiciones es lo que hace que se consolide una familia.” Para los chocoanos, “La vivienda es un concepto amplio e integrador que articula elementos materiales e inmateriales, donde resaltamos el valor de nuestras costumbres ancestrales, nuestra conexión con la biodiversidad, pero, sobre todo, nuestro respeto por preservar la tradición de la unidad familiar y la cohesión social. El concepto de vivienda incluye elementos bioclimáticos, espacios amplios y vívidos que respetan los usos y costumbres de la región. A partir de esta concepción, desarrollamos la estrategia de intervención social, ofreciendo servicios sociales esenciales, fortaleciendo este concepto de vivienda más allá de Rentería, Directora Administrativa de Comfachocó.

27

Fredy Garciaherreros, Director Administrativo de Comfaboy, asegura que “Una

vivienda óptima en Boyacá es una vivienda sostenible, que sea adaptable y respetuosa con el medio ambiente, que permita convivir de acuerdo con las tradiciones y en condiciones dignas. Apoyamos a las familias a que se enruten en el subsidio de vivienda, para que puedan construir su proyecto de que se adecúe a sus condiciones socioeconómicas para que a través de un proceso sostenible puedan lograr el bienestar económico, social y familiar”.

Luis Eduardo Medina, Director Administrativo de Comfaguajira, considera que

“una vivienda para el departamento de la Guajira, debe tener espacios amplios, una iluminación adecuada, debe ser bien ventilada, bioclimática, con todos los servicios públicos necesarios y libre de cualquier riesgo”.


Ernesto Herrera Diaz, Director Administrativo de Combarranquilla, nos cuneta

Jacobo Tovar, Director Administrativo de Comfandi,

“Las Cajas de Compensación Familiar, más que construir una estructura, construimos hogares que se fundamentan en la convivencia y la felicidad de tener un espacio propio. Además, se complementa con una urbanización que tenga espacios verdes, parques, zonas de recreación, que permitan que la comunidad construya una sana convivencia.”

nos cuenta que una vivienda es sinónimo de armonía, calidad de vida y movilidad social, cuando materializa un sueño y asegura planes futuros para una familia que la quiere. “En Comfandi no solo estamos diseñando proyectos con calidad arquitectónica y técnica, armónicos y respetuosos con el medio ambiente, sino que creamos una responsabilidad y compromiso social entre empresa, colaboradores y sus familias, transformando territorios y construyendo comunidad.”

Felice Grimoldi Rebolledo, Director Administrativo de Comfenalco Valle, destaca que

Nelson Quintero, Director Administrativo de Comfatolima, asegura que

que en el Atlántico las viviendas deben ser ventiladas teniendo en cuenta el clima tropical.

el sector de la construcción y la infraestructura es una locomotora de desarrollo del país, pues a través de él se dinamizan los programas de vivienda de interés social prioritario. Puntualmente en la Caja, asegura: “Acompañamos a las familias trabajadoras para tener su vivienda propia, promoviendo proyectos de la mano de reconocidos constructores de la región. Buscamos garantizar condiciones de seguridad, confortabilidad y tranquilidad… más allá de una estructura de vivienda, trabajamos convencidos en que es la familia el centro del amor, lo cual representa el mejor escenario de bienestar y desarrollo”.

la vivienda óptima debe estar construida sobre un terreno que no tenga ningún riesgo de derrumbe o inundación, debe tener servicios públicos adecuados y algo importante que es la movilidad, es decir, servicio de transporte público. “Las Cajas no solo construyen la parte estructural de las casas, las Cajas estamos construyendo hogares a través de capacitaciones, formación educativa, recreación para que los trabajadores tengan cómo distraerse y descansar del estrés laboral, todo esto hace parte de la formación de la integridad de la familia”.

28

Juan Eduardo Zuluaga, Director Administrativo de Confa, trabajan en la construcción de tejido social. “Lo que buscamos es apoyar el desarrollo económico y uno de los pasos más importantes dentro de la construcción de estabilidad

familia es la adquisición a una casa. Por eso, aparte de los subsidios, asesoramos a las familias en todo el proceso de compra de vivienda que para ellos es fundamental, porque es la adquisición de su patrimonio más importante y la concesión de su proyecto de vida”.

Jorge Bernal, Director Administrativo de Comfacor,

“Una vivienda óptima es aquella que permite la permanencia del hogar, aquella en la que los integrantes de la familia se sienten conformes, satisfechos y felices de habitar en ella. La que ofrece ambientes familiares y ecológicos agradables y un entorno que permita vivir en comunidad. En Comfacor le apuntamos a que las familias cordobesas puedan tener un hogar digno y las acompañamos para hacer realidad sus sueños de tener vivienda propia.”


César Guevara, Director Administrativo de Cajasan,

“Una vivienda óptima es aquella que le garantice el disfrute pleno a los trabajadores y sus familias. Aquella que el trabajador pueda pagar, valorar día a día y sobre la cual está orgulloso; que en lo posible pueda estar cerca del lugar de trabajo o el entorno estudiantil, que tenga un entorno saludable, seguro, digno de desarrollo, que le valorice su vivienda día a día y le permita generar experiencias de bienestar y felicidad en su interior.”

Carlos Andrés Sarria, Director Administrativo de Comfamiliar Camacol, asegura

que “el hogar es más allá de un espacio físico que está conformado por una o un grupo de personas, es un sitio acogedor, cómodo, seguro. Las Cajas de Compensación hacemos acompañamiento desde la creación de ese hogar, mediante programas de servicios sociales y programas que ayudan al mejoramiento de cada una de las personas que lo es un sitio lleno de experiencias, de amor y crecimiento”

Hoy, como consecuencia de la pandemia, la vivienda ha tomado aún más relevancia en la sociedad, por esto, más allá de una estructura física, lo que ocurre dentro de los hogares es fundamental para garantizar la estabilidad de las personas, y las Cajas de Compensación Familiar, además de brindar acceso a vivienda, ofrecen bienes y servicios sociales que minimizan el impacto de la crisis.

Maurier Valencia Hernández, Director Administrativo de Comfamiliar Risaralda, que los programas de vivienda que desarrollan desde la Caja “están orientados a respaldar los hogares

todo el ciclo vital, desde la madre gestante hasta el adulto mayor, procurando que la sociedad se vea impactada con unas mejores condiciones de estabilidad, bienestar, promoción y desarrollo, siempre en el entorno de la familia”.


Hogar,

DULCE HOGAR

S

causado por el coronavirus, es la necesidad de replantear la vivienda; sus espacios, usos, distancia, y claro, el número de personas que habitamos dicho territorio llamado hogar.

Antes de la pandemia, era común encontrar construcciones de vivienda con áreas pequeñas. Atrás quedaban los recuerdos de las tradicionales casas con espacios amplios, patios y jardines, en parte porque esas casonas que albergaban también numerosas familias, ya no encontraban utilidad frente a las nuevas conformaciones del hogar. Y es que el número de personas por hogar es un factor determinante para

Según la Encuesta de Calidad de Vida del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, mientras que en 1997 en el país un hogar era de 4 personas, en promedio, para 2019 bajó a 3 personas en todo el territorio nacional. Lo anterior se complementa con un estudio realizado en 2019 por la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras, Asobancaria, el cual muestra que la conformación de los hogares, fundamentalmente desde el punto de vista de la disminución progresiva en el número de integrantes, es uno de los factores para comprender la dinámica del mercado de la vivienda en Colombia.

30

Además de encontrar que los colombianos que se lanzan a comprar su vivienda tienen entre 31 y 40 años, estos por el precio de los inmuebles cuando quieren una vivienda nueva. Precisamente, el área de la vivienda en Colombia ha disminuido del área de una vivienda no VIS era de 124 metros cuadrados, pero diez años más tarde, en 2019, dicha área promedio bajó a 98 metros cuadrados. A eso se le suman de las zonas urbanas juega un papel relevante.


Un ejemplo de las decisiones que se toman sobre el espacio le ocurrió a Esperanza Rojas, comunicadora social de la Universidad Javeriana, quien en marzo se mudó de su casa de 110 metros cuadrados a un aparta-estudio de 40 metros cuadrados en el centro de Bogotá, para estar más cerca de su trabajo. “Para mí era perfecto un espacio pequeño por economía y cercanía a mi trabajo. Como uno nunca se la pasa en la casa, no le veía problema. Mi trasteo fue una semana antes de que la Alcaldía de Bogotá decidiera realizar el simulacro de cuarentena.

El área de la vivienda en Colombia ha disminuido 2008 el promedio de área de una vivienda no VIS era de 124 m diez años más tarde se

Mi madre había llegado desde Flandes para ayudarme, pero con la pandemia se quedó el aislamiento conmigo y aunque nos adoramos ha sido muy difícil la falta de espacio y privacidad”, relata Rojas. El espacio contaba con un solo ambiente para sala, comedor, cocina, habitación y un pequeño balcón. “Uno no se imagina lo importante que es tener espacio cuando no puedes salir de casa”, añadió. La falta de espacio no solo se ve en los hogares unipersonales. En el caso de Gustavo León, docente y padre de familia, su vivienda resultó pequeña en sido un desafío enorme adaptarnos a la vida en un espacio reducido. Yo vivo con mi esposa y dos hijas en un apartamento de 55 metros cuadrados. Nos ubicamos en esta zona por cercanía al colegio de mi hija mayor y por los parques. Pero cuando la vida se reduce solamente a tu casa, esto genera ansiedad y nos afecta emocionalmente a todos. Si algo nos dejó esta pandemia a mi familia y a mi es que apenas podamos buscaremos un sitio más grande”, comenta.

31

Pero la necesidad de más espacio también es explicada ante la nueva realidad de medidas sanitarias que deben ser tenidas en cuenta para mitigar el riesgo de contagio. Fue el caso de Andrés González, trabajador en el aeropuerto de Bogotá, quien tuvo sospecha de contagio de coronavirus en mayo pasado. “Mi mayor temor fue que mientras esperábamos los resultados de la prueba, el aislamiento que debía tener con mi esposa y mi hijo fue muy difícil, entre otras, porque en la casa solo tenemos un baño. Por fortuna, solo fue el susto porque la prueba salió negativa”, contó. Al respecto, la presidente ejecutiva de Camacol, Sandra Forero Ramírez, considera que “debemos reconocer y anticipar los cambios sociales y de comportamiento que este nuevo panorama de salud pública dejará sobre los hogares compradores en términos de sus preferencias y expectativas así mismo, acelerar como sector y en trabajo conjunto con el Gobierno, todas las trasformaciones que permitan seguir necesarias creando condiciones para la inversión inmobiliaria”.


Uno de los grandes cambios que traerá la pandemia es la distribución de los ambientes en las viviendas. Por su parte, en el escenario de los hogares que viven en arriendo, Cristina Calderón, agente comercial de una inmobiliaria de Bogotá, comenta que es que las personas no solo entregaban los apartamentos que arrendaron por falta de ingresos. Muchos lo hicieron porque tenían familia en una zona rural o la posibilidad de estar en el campo. Y ahora que se está reactivando todo, hemos notado el interés de inmuebles que tengan más espacio”. La evolución del urbanismo en ciudades principales, en el transcurso de las décadas han tenido que enfrentar retos sobre la construcción de vivienda. Universidad Javeriana y publicado en la Revista Invi de Chile muestra el urbanismo informal como una de las problemáticas que perduró en el siglo XX. Según la investigación, “las familias de menor ingreso han sido relegadas al urbanismo informal, bien sea a través de parcelaciones de terrenos rurales desarrolladas y vendidas ilegalmente, o a través de ocupaciones irregulares (…) Los tamaños de predios han sido progresivamente más bajos a lo largo del tiempo”.

La importancia del

ESPACIO EN CASA

El tamaño de una vivienda puede ser un indicador de equidad en una sociedad, cambios en los espacios. De acuerdo con el DANE, en Colombia el 41,6% de los hogares vive en una casa propia pagada mientras que el 35,7% se encuentra en arriendo o subarriendo. Uno de los grandes cambios que traerá la pandemia en la tendencia de los proyectos de vivienda es la distribución de los

la oferta de espacios valoraba más las actividades que la propiedad horizontal ofrece a sus habitantes como una zona de parrilla, un gimnasio, salones de reuniones, entre otros servicios. Bajo área privada de uso como vivienda para tener servicios que lo complementen. La realidad que nos muestra la pandemia es que seguramente aparecerán nuevos proyectos que le den prioridad, por ejemplo, a tener mayor luz natural y un poco más amplios.

32

En este sentido, la política de vivienda y los cambios en los proyectos han sido vitales para ofrecer una solución digna con espacios integrales y nuevos servicios que complementen la habitabilidad. Uno de los proyectos emblemáticos de urbanismo, en ese aspecto, es la ciudadela Colsubsidio desarrollada en 1989 en el occidente de Bogotá con una oferta de mercados, colegios y unidades residenciales que se complementan. También la Ciudadela Comfandi en Cali, que por 1985, fue un referente en materia de urbanismo para los caleños que tuvieron, de primera mano, la experiencia de no tener que desplazarse mucho a un puesto de salud, ya que la zona contaba con su Centro de Salud.


‘MILLENIALS’

nuevos propietarios en la post pandemia La vivienda en la post pandemia seguramente tendrá nuevos elementos a considerar y también nuevos interesados. Algo llamativo ha sido que la generación millenial manifestaron interés en adquirir una casa propia, algo que, hasta antes del coronavirus en el mundo, no estaba en sus prioridades. De acuerdo a las bajas tasas de interés que en este a las economías, la población entre los 20 y 30 años ven como una sólida oportunidad la adquisición de viviendas, a tal punto, que representaron el 34% de las ventas de casas en julio de 2020. En el caso colombiano, la reactivación del sector y los resultados del mercado de vivienda nueva empiezan a dar señales de una recuperación sostenida. “Durante julio de 2020 las ventas crecieron un 12%, siendo tres veces más que las registradas en abril” indicó la dirigente de Camacol. Los interesados en comprar casa, también pueden está otorgando el Gobierno Nacional y el complemento de recursos que ofrecen las Cajas de Compensación. En ese aspecto, Camacol plantea la meta para 2020-2022 de construir 500 mil viviendas formales. De hecho, el Ministerio de Vivienda lanzó en septiembre un ambicioso programa de 100 mil subsidios para compra de vivienda nueva No VIS de hasta 500 salarios mínimos de los subsidios No VIS recibirán mensualmente cerca de $439 mil pesos durante los primeros 7 años del crédito, lo que equivale a un subsidio total de 42 salarios mínimos (más de $36 millones) para que más familias puedan hacer realidad el sueño de tener casa propia. Otra de las opciones para los que estén pensando en comprar vivienda es el subsidio concurrente. Esto es la suma de

ayudas que brinda el Gobierno Nacional, por ejemplo, con programas como Mi las Cajas de Compensación Familiar a los hogares que ganan hasta dos salarios mínimos mensuales, equivalentes a $1,7 millones. Ahora bien, si ya es propietario de una vivienda y tiene las necesidades de un espacio más amplio, una de las opciones que puede tener en cuenta es acudir, por que ofrecen las Cajas de Compensación Familiar para el mejoramiento integral de la vivienda. Para 2020, los valores mejoramiento de vivienda están en 18 smmlv.

33

De todas maneras, bien sea comprando una casa, mejorando la que tiene o buscando en arriendo una mejor oferta de espacio, los colombianos tendrán en cuenta, en la medida de sus posibilidades, un hogar que les permita no sentirse hacinados, cumplir con las nuevas disposiciones sanitarias para mitigar los contagios y concebir su casa no solamente como un lugar al que se llega a dormir, sino también donde se puede desarrollar cómodamente su proyecto de vida. También será el resultado de un trabajo conjunto entre las diferentes instituciones, tanto públicas como privadas, para viabilizar las condiciones que les permitan a los ciudadanos llegar a casa y volver a sentir o expresar la recordada frase: “Hogar dulce hogar”.


34


HABITAR LA CASA:

r a g o h el d d a d ri u g se la , re b m u id rt ce en la in

E

María Margarita Ruiz Rodgers - Directora de Proyectos Sociales y Económicos, Asocajas

En esta oportunidad, creo importante poner sobre la mesa un tema que ronda a las familias y a las Cajas de Compensación Familiar: la casa como símbolo, aquel lugar físico y emocional en el que vivimos, en el que encontramos seguridad y protección y en el que construimos el hogar.

La casa, la familia y el hogar son espacios de interacción que habitamos de diversas maneras, son lugares de encuentro de los individuos que proyectan a la sociedad lo que ocurre allí en su interior. Por eso, pensar y construir la vivienda, va mucho paredes, como comúnmente se denomina.

tradiciones culturales que perduran y se mantienen de generación en generación, tener una calidad de vida y, a su vez, familias y hogares. Esta protección y seguridad son esenciales para la vida de un individuo y son indispensables en la superación de las condiciones de pobreza, teniendo en cuenta la capacidad de adquirir propiedades (tanto de tierra, como bienes muebles) y tener derechos de propiedad en igualdad de condiciones que los demás. La casa-vivienda en su connotación física,

35

Tener casa no es riqueza, pero no tenerla si es pobreza. además de ser el lugar de encuentro seguro, apartado de todos los riesgos de la calle, de la ciudad y del espacio público, es un bien transable que garantiza el patrimonio familiar y en ese sentido brinda seguridad en las culturas latinoamericanas. “Tener casa no es riqueza, pero no tenerla si es pobreza” reza un dicho popular, con el cual en Colombia ha hecho carrera la urgencia de la propiedad de la vivienda.


Pensar en vivienda es pensar en un espacio habitable, responder a tradiciones culturales, tener calidad de vida, hogares más trascendente aún, su relación con la familia. Esto nos lleva a plantear que hay muchas familias que carecen de una vivienda adecuada, en donde los espacios físicos habitables cumplan con estándares de calidad que permitan que esta sea pertinente con las necesidades de los hogares. Las cifras del DANE (2018) nos dicen que un 26.78% de la población colombiana no vive en espacios habitables, porque sus viviendas tienen carencias de todo tipo: de saneamiento; estructura;

Veamos el caso

COLOMBIANO De acuerdo con el DANE (2020), en el país contamos con diferentes tipos de vivienda, una de ellas es la vivienda tradicional indígena, es decir, una propios del entorno de acuerdo con la cultura, costumbres y tradiciones del pueblo que reside en ella. Para Colombia vivienda, los cuales, se denominan como un espacio no destinado para vivienda adaptado para ello, donde habitan personas. Generalmente, estos lugares carecen de servicio sanitario y cocina en su interior: aquí se consideran los puentes, las cuevas, las carpas, los vagones de tren, los contenedores, las casetas, las embarcaciones, etc.

El DANE también menciona la vivienda adaptada o transformada para alojar varios hogares que comparten servicios y con una entrada común desde la calle. En un inquilinato pueden o no encontrarse varias familias que comparten espacios y que pueden compartir o no una cocina, hogar. Cada hogar vive generalmente en uno o más cuartos. Los servicios no son exclusivos y en la mayoría de los casos están ubicados en el patio, solar o corredores. La anterior descripción es fundamental para conocer la importancia de asimilar la vivienda, el hogar y por supuesto

36

personas que conviven en el hogar, etc. Así mismo, un 9.8% de familias no tienen vivienda propia y una gran proporción de hogares no tienen los medios para acceder a ella. En esta época de pandemia en donde se incrementó la crisis social y económica, se ha hecho visible cómo el acceso a una vivienda adecuada, de calidad, que los miembros del hogar es indispensable. Los espacios reducidos o mal construidos agravan no solamente la situación sanitaria, sino también la condición social y mental de todas las familias en el mundo. Cabe anotar que los hogares que están siendo más afectados aún se encuentran en territorios, ciudades y municipios con altos niveles de densidad, hacinamiento y pobreza, donde las carencias habitacionales son más críticas.


Acceso

A VIVIENDA

Es relevante evidenciar que las familias son la esencia del Sistema de Compensación Familiar, quienes fortalecen los hogares y proveen casas o viviendas. Las Cajas construyen valor social a partir de sus acciones integrales que vinculan diferentes servicios, entre otros el de vivienda. Lo importante de su propósito en la construcción de tejido social es fomentar el crecimiento individual y colectivo como sociedad. En este sentido, más de 50.000 familias son acompañadas por las entidades quienes brindan este acceso a vivienda, forma en la cual la población colombiana es apoyada, atendida, protegida y asegurada. La casa es el lugar por excelencia de cuidado, por ello la importancia de la

en función de la familia y del hogar que la habita para que sea un lugar que genera bienestar y mitiga el riesgo de enfermedad, muerte y descomposición social. Hoy tenemos múltiples formas de garantizar la protección y seguridad para la familia: una es acceder a una vivienda ofertada en el mercado; también están las diferentes formas de arrendamiento y las variadas formas de construcción autogestionada o cooperativas impulsadas por muchos países latinoamericanos. la vivienda. Sí, pensar la construcción como un aporte al desarrollo económico, pero incluso más que eso, como un

37

El propósito de una vivienda en la social es fundamental el crecimiento como sociedad cultural de los individuos y sus familias y por esta vía de la sociedad en su conjunto. La casa o vivienda, la familia y el hogar son conceptos y acciones que están intrínsecamente relacionados, que dependen uno del otro y su importancia radica en que estas son necesidades vitales que debe suplir la sociedad.



LA VIDA se construye

L

La forma en la que se construye una vivienda y un hogar son diferentes; una casa es el lugar físico de encuentro de las familias, mientras que el hogar y la vida misma se construyen día a día con responsabilidades y trabajo en equipo sin importar el espacio y tiempo, pues es una actividad constante.

En el país nos podemos encontrar con millones de colombianos que habitan en viviendas que carecen de las mínimas condiciones de habitabilidad, así como otros tantos que deben pagar durante décadas altas cuotas para poder llegar a ser propietarios de las viviendas que habitan.

Chocó, nos encontramos con un grave que año a año siguen en aumento. El costo de la vivienda frente a los ingresos de la mayoría de los chocoanos es tan alto, que muy poco queda para poder

cubrir las necesidades de habitabilidad mientras son laboralmente activos. Y, por otro lado, si pierden sus viviendas por cualquier razón, también habrán perdido los ahorros de toda su vida. Debido a la falta de cobertura de servicios públicos domiciliarios, la gran mayoría de las personas que tienen una vivienda, no cuentan con alcantarillado, acueducto o energía eléctrica, es decir, carecen de lo mínimo necesario para vivir dignamente. “Uno de los principales problemas que tenemos en el departamento en materia de vivienda es el precio del suelo urbano. El valor de la tierra es muy alto y esta es una de las causas fundamentales para que haya tan poca oferta de vivienda de interés social. Esta carencia de oferta inmobiliaria impide la aplicación del subsidio familiar de vivienda, además, por la imposibilidad de lograr un cierre su situación económica, es casi nulo”,

39

asegura Francis Ceballos, coordinador de la Unidad de Vivienda de Comfachocó. A ello se suman las precarias condiciones de las vías de comunicación terrestre con las ciudades de Medellín y Pereira, que no se encuentran pavimentadas, encareciendo el costo de la obra debido al transporte materiales en un promedio del 8%. Esta situación se replica en las su dispersión y difícil accesibilidad, el costo de la gasolina y la capacidad de carga de las embarcaciones. Además, las condiciones climáticas resultan un poco particulares ya que, según Ceballos, “en terrestre debido a los derrumbes y las vías no pavimentadas, pero favorece el poblados; esto genera inundación en algunas poblaciones rivereñas, de allí la utilización de viviendas palafítica, cuya tipología no está incluida en el Decreto 1077 como una alternativa viable para la construcción de vivienda urbana.


En épocas de verano o sequía se da todo lo contrario, se facilita el transporte debido a los bajos niveles de los ríos”. Pero además de las limitaciones meteorológicas y estructurales, el departamento se encuentra bajo la amenaza permanente de grupos al margen de la Ley que, en algunos casos, provocan paralización de obras o atrasos Entendiendo este contexto y con base en su capacidad, la Caja de Compensación Familiar ha establecido contratos o convenios con entidades estatales para mejorar las condiciones de vivienda de los habitantes, entre las que destacan las 3.139 reparaciones menores de viviendas de 11 municipios en el marco del Programa Colombia Humanitaria o la adhesión al Programa Nacional de reconstrucción y reubicación de viviendas para la atención a hogares

de alto riesgo no mitigable, afectados por los eventos derivados del Fenómeno de La Niña 2010-2011, por medio del cual entregaron 3.254 soluciones de vivienda en 28 municipios del departamento. “Estamos empeñados en salvar vidas y ayudar desde todos los puntos de desarrollamos estrategias de intervención social, ofreciendo servicios esenciales para los chocoanos” asegura Yolanda Rentería, Directora Administrativa de Comfachocó.

día a día con tiempo.

40

Desde la Caja han propuesto la realización de una mesa de vivienda en el Departamento con el objetivo de establecer alianzas estratégicas para formular, gestionar y ejecutar proyectos de vivienda, así como brindar apoyo en la capacitación y estructuración técnica y jurídica para la implementación y construcción de proyectos habitacionales, mejoramiento de vivienda, legalización de predios y mejoramiento integral de barrios, acompañado por un seguimiento social a las familias, que les permita una mejor convivencia en sus nuevas condiciones de habitabilidad. Sin duda, alguna las condiciones físicas son fundamentales tanto para el desarrollo de una comunidad, como para el descanso y protección de las familias, pero no podemos dejar a un lado el hecho de que la vida se construye bajo el calor del hogar, ese grupo de personas que fungen como refugio y fuerza que permiten forjar un carácter y transformar realidades para ver el mundo bajo diferentes perspectivas.


NUEVOS NUEVOS SERVICIOS SERVICIOS

PARA PARA ATENDER ATENDER LAS LAS NUEVAS NUEVAS REALIDADES REALIDADES DEDE LAS LAS FAMILIAS FAMILIAS COLOMBIANAS COLOMBIANAS

Colsubsidio Colsubsidio viene viene actualizando actualizando también también el concepto el concepto de vivienda de vivienda los colombianos los colombianos realizan realizan hoy hoy sus metas sus metas y sueños. y sueños.

Las Las mascotas mascotas llegan llegan a sera considerados ser considerados por por muchos muchos como como los los nuevos nuevos hijoshijos y hermanos, y hermanos, más más que que el “animal el “animal de lade casa”. la casa”.

desarrollo. desarrollo. Ciudadela Ciudadela Maiporé Maiporé Colsubsidio Colsubsidio

Parque Parque de de Entretenimiento Entretenimiento Familiar Familiar

sostenibilidad. sostenibilidad. El 50% El 50% del proyecto del proyecto serán serán zonas zonas verdes verdes

Dog Dog Friendly Friendly El Parque El Parque de Entretenimiento de Entretenimiento Familiar Familiar DogDog Friendly Friendly

recursos recursos naturales. naturales.

bienestar. bienestar.



EN UN

LA VIDA ESPACIO: y convivir

trabajar, estudiar

E

En el marco de esta emergencia sanitaria, expertos consideran fundamental establecer normas claras que marquen la diferencia entre los tiempos destinados para el estudio y el trabajo, frente a aquellos que se deben dedicar al ocio y el esparcimiento.

exigencia sanitaria implicaba combinar la convivencia con otras labores que cada miembro de la familia llevaba a cabo por fuera de sus casas y que, al mezclarlas en un

La pandemia ha dejado graves consecuencias en la economía mundial, y también en los hogares. Un fenómeno social muy grave, que no solamente se percibe en el distanciamiento obligatorio para evitar la propagación del virus, se trasladó a las familias, ya que desde el inicio de la cuarentena se planteó como exigencia trabajar, estudiar y realizar todo tipo de actividades en un solo escenario: la casa.

Y aunque todo empezó como una condición ‘temporal’, los meses se han ido marcando en el calendario. Actualmente, el Gobierno Nacional ha tenido que emitir diferentes disposiciones para regular este tema, como el Decreto 1168, que en términos de teletrabajo sostiene que durante el tiempo que dure la emergencia sanitaria, “las entidades del sector público y privado procurarán que sus empleados o contratistas cuya presencia no sea indispensable en la sede de trabajo desarrollen las funciones y obligaciones bajo las modalidades de teletrabajo, trabajo en casa u otras similares”.

El cambio, tan inesperado como radical, puso a adultos y niños a experimentar complejas situaciones, porque la

desconcierto y requieren de atención especial para que no se salgan de control.

43

Desde el inicio de la a un solo espacio: la casa.

En el regreso a los colegios sucede algo similar, puesto que ya se implementó la modalidad para que de forma gradual, progresiva y segura se pueda cumplir este objetivo. Sin embargo, ese plan de reactivación, que comenzó en septiembre, podría extenderse hasta diciembre, ya que a partir del próximo año se espera que estos centros educativos tengan clases de manera presencial, según estimaciones del Ministerio de Educación Nacional.


Teletrabajo y

PRODUCTIVIDAD

Acerca del teletrabajo, Carlos Mauricio Vásquez, Director Administrativo de Compensar, manifestó que para muchos de los colaboradores de la entidad que antes se mostraban escépticos frente a esta modalidad, el experimento ha resultado tan positivo que hoy están pidiendo quedarse en este modelo de “Si de forma mágica algún día se evaporara el virus, creo que no sería tan lógico que todos volviéramos a las estos más de cuatro meses que hace que sea interesante, vimos mejora en la calidad de vida y es lo que hemos perseguido desde el principio de esta iniciativa. Hoy en Compensar tenemos a 892 trabajadores bajo esta modalidad”, señaló Vásquez.

Y hablando de teletrabajo y trabajo en casa el Congresista de la República, Mauricio Toro Orjuela, quien es experto en temas de innovación y emprendimiento, expuso lo que ha las reuniones por plataformas digitales no solo se han incrementado sino que han tendido a volverse más extensas de lo normal. “Las sesiones en el Congreso suelen ser largas, pero las virtuales se hicieron interminables”. Cuenta que en una sesión usualmente intervienen los mismos 50 o 60 porque la Ley Quinta prohíbe leer y esto requiere de un entrenamiento para ir a hacer un debate y tener toda la información, además que los nervios juegan un papel importante. Pero en esta modalidad a distancia y desde los computadores, ya no solo se

pronuncian los 60 sino 170, lo que ha llevado a sesiones no de 10, sino de 19 o 20 horas de duración. Sin entrar a juzgar si este modelo es o no el ideal, otra certeza que ha dejado la pandemia es que la productividad ha mejorado de manera sostenible. Giovanny Stella, Country Manager de Google para Colombia, reconoció que efectivamente se está trabajando de una manera más productiva, aunque le preocupa justamente la sobreexposición a reuniones de todo tipo. “Sí se incrementa la productividad, pero también la intensidad de trabajo y eso es algo que hay que cuidar, porque va a generar una sobrecarga o por lo menos ese es el riesgo, por lo que hay que establecer unas protecciones para que la gente no se queme con ese aumento de la productividad”, precisó el directivo. Otras conclusiones desprendidas de este diálogo dejan en evidencia que, así como a los jóvenes se les facilita mucho más el mundo virtual, a los mayores les hace más falta el contacto con sus compañeros de trabajo. Pero es un hecho que un gran porcentaje de la población se ha acoplado al teletrabajo y a las ventajas de tiempo y movilidad que este reduce. Lo anterior hace que la combinación entre el trabajo y la educación en casa tome mayor relevancia y se deba manejar de una forma adecuada para evitar problemas en los hogares. Establecer normas claras que marquen una diferencia entre los tiempos destinados para el estudio y el trabajo, frente a aquellos que se deben dedicar al ocio y el esparcimiento, son recomendaciones frecuentes entre los expertos.

44


Al respecto, Ariel Arias González, Subdirector de Educación de Comfenalco Quindío, asevera que la observación hace parte de la experiencia de aprender del niño a través del ejemplo que le da el adulto, y que este se apropia de hábitos, rutinas y rituales, así como valores de responsabilidad y disciplina. Por eso, cree que el papel del adulto consistirá en orientar las metas que se deben alcanzar cada día, revisar con el niño sus alcances, generando nuevos retos, con el acompañamiento de los maestros del sector educativo. “En este sentido es importante saber que no evaluamos contenidos, evaluamos procesos de aprendizaje cualitativos, orientados al desarrollo cognitivo de los niños, de acuerdo con sus presaberes y avances personales, que el padre de familia comprenda que los niños aprenden por medio de su individualidad y, por lo tanto, de manera diferente”.

Que cada uno eduque desde lo que le toca. todo lugar” Nélida Zaitegi maestra y pedagoga

A su turno, Jaime Rafael Vizcaíno, Director de Primera Infancia del Ministerio de Educación Nacional, expresa que las niñas y niños reconocen los diversos momentos en que se organiza su día y saben cuándo es momento para jugar, descansar, comer, leer un libro y colorear, entre otros, pero el reto está en que los adultos entiendan que en la primera infancia el desarrollo y el aprendizaje suceden en todo momento.

45

“Por eso insistimos en el valor de la vida cotidiana, pues no se trata de que el hogar reemplace el escenario educativo, sino que las familias apoyen los procesos de aprendizaje desde las actividades propias del hogar”. En ese sentido, tal como lo plantea la maestra y pedagoga Nélida Zaitegi en el espacio creado por el BBVA ‘Aprendemos juntos, un proyecto de educación para una vida mejor’, “para educar bien a un niño hace falta una buena tribu”, una escuela sola no puede, siendo que una gran parte de su educación tiene como escenario su propio hogar, de acuerdo con lo que ve y recibe en él y de sus familiares. “Cuando decimos, esto es un tema de educación, eso es cierto, pero la pregunta es ¿de quién? En esto quiero ser absolutamente rotunda y que no nos hagan trampas. Que cada uno eduque desde lo que le toca. Educamos siempre y en todo lugar”, enfatiza Zaitegi.


NUEVAS ACTIVIDADES y rutinas

Para aportar a esa situación que empezaron a vivir las familias, Carlos Mauricio Vásquez, Director Administrativo de Compensar, resaltó que desde los primeros meses los profesores de la entidad –hasta con recursos propios– comenzaron a ingeniárselas para dictar sus clases que paulatinamente fueron acogidas por los usuarios. Luego la Caja, además de atender las necesidades de sus habilitó (en alianza con un e-commerce) una plataforma para ampliar esa oferta para las familias, quienes hoy valoran el hecho de poder realizar juntos diversas actividades como cursos de cocina, charlas de apoyo mental, sesiones individuales con psicoterapeutas e iniciativas que ayudaran a nivelar el estrés y la ansiedad que genera “Por eso quiero hacer un reconocimiento a las Cajas, porque todas se han puesto la mano en el corazón y han sabido llegar a su población, conociéndolas de la mejor forma para hacer que se sientan un poco más aliviadas en medio de esta difícil situación”, anotó Carlos Mauricio Vásquez. Por su parte, el Director de Primera Infancia del Ministerio de Educación Nacional dice que el papel de los padres en los adultos participan y motivan juegos, exploraciones, creaciones, expresiones de las niñas y niños, se comunican con ellos y ellas permanentemente, al igual que aportar en la construcción de su autonomía y comprensión del mundo, promueven oportunidades para potenciar su desarrollo y aprendizaje. Y es que, en la cotidianidad, en los momentos de higiene personal, de alimentación, de organización del hogar, de preparación de alimentos o de diversión en familia, se generan experiencias que complejizan su pensamiento y formas de actuar.

“Por ello es fundamental que a la el retorno gradual y progresivo, nos organicemos en familia y acordemos

que está pasando, y que es una forma de establecer un diálogo permanente a través de la palabra y la comunicación no verbal.

decidir conjuntamente. Es una realidad que este virus estará con nosotros por mucho tiempo, y eso nos lleva a plantear acciones conjuntamente para cuidarnos y cuidar de los otros. Esto implica entender la salud física, reconocer y aprender a manejar las emociones, fortalecer los acuerdos para la convivencia y asumir hábitos para asegurar nuestro bienestar”, recomienda el funcionario.

“El niño sabe que sus padres son de su misma esencia, la diferencia es que son sus héroes, pero son héroes que sienten, que aman, juegan y los protegen, eso les genera tranquilidad, permitiéndoles hacer sus propios procesos de resiliencia, liberando sus miedos, temores y angustias; el adulto debe perder el miedo a ser humano ante el niño, a expresarse, a sentir y como familia darse la oportunidad de reconocerse y validarse a través del otro”, subraya Arias.

que los padres deben aprender de los niños a ser honestos y tranquilos en la convivencia, permitiéndose expresar todos los sentimientos que les generan lo

No obstante, también hay que ver la problemática desde todos los escenarios y poner especial atención en esos núcleos familiares, por ejemplo, los de los estratos 1, 2 y 3, que le deben sumar

46


económicas y sociales al tiempo que cuidan y educan a sus hijos. En ese sentido, el Subdirector de Educación de Comfenalco Quindío, reconoce que es un tema complejo y más porque todo menor de edad debe de estar acompañado de un adulto. Sin embargo, cree que la sociedad colombiana se ve enfrentada a este tipo de situaciones en

las poblaciones más vulnerables del país y que la orientación escolar, aunque es virtual, debe ofrecer alternativas para el trabajo en casa.

basadas en las responsabilidades individuales y colectivas. Dependiendo de las edades de los niños, se deben delegar tareas que permitan que ellos

“En cuanto a la toma de decisiones de un adulto a cargo de un menor, considero que una de las acciones que ellos deben generar en el interior de sus familias es la generación de hábitos que permitan el fomento de prácticas de convivencia

ellos, permitiendo a su vez el desarrollo de la autoestima y el valor de pertenecer a un grupo, de tal manera que la toma de decisiones sean analizadas frente a las consecuencias que ellas puedan tener”, asegura Arias.

Una nueva forma

DE APRENDER

Según Jaime Rafael Vizcaíno, si bien para el retorno progresivo se tienen algunas limitaciones debido a las recomendaciones de distanciamiento físico, las niñas y niños han encontrado múltiples formas para continuar disfrutando de espacios de interacción y comunicación con otros niños y con sus familiares. Así mismo, piensa que el proceso educativo que se lleve a cabo exige una atención especial al desarrollo socioemocional de las niñas y los niños, dado que las dinámicas sociales y relacionales han cambiado nuevas rutinas, formas de saludar, jugar, expresar afecto, compartir con otros, generan diversos sentimientos y comportamientos. De otra parte, hay que tener en cuenta un fenómeno nuevo que están padeciendo los alumnos y es la sobrecarga a la que se

han visto sometidos, puesto que, lo que en un comienzo pudo preocupar a padres migrar el estudio a los hogares, se tradujo en jornadas más largas, intensas y con una mayor exigencia para ellos. Sobre esa situación, Moisés Wasserman, profesor y exrector de la Universidad Nacional de Colombia, concluye que esa sobrecarga se debe a muchas cosas, entre otras a que no hay preparación en los

Instituciones educativas deben diseñar tareas escolares creativas, contextualizadas estudiante.

47

profesores para el uso de instrumentos digitales, por lo que existe improvisación, con toda la buena voluntad, pero a veces con errores. El consultor en educación Francisco Cajiao complementa esa idea al explicar que el cierre de colegios y universidades fue repentino y que en menos de una semana todos los maestros del país se vieron obligados a trabajar de una manera para la cual no estaban preparados. Así, el resultado inicial, que duró todo el primer semestre del año, fue el intento de inventar una educación desconocida sobre la marcha y a base de improvisación. Así mismo, añade que se debe reconocer que esto exigió un enorme esfuerzo de los equipos de docentes, de los directivos y de las autoridades nacionales y locales, pero de trabajo que no solamente fueron para los estudiantes, sino para las familias y para los educadores.


Mientras que para Luis Hernán Cardona, jefe de la División de Educación y Desarrollo Social de Cafam, la llamada sobrecarga escolar es atribuible a aspectos relacionados con la organización apremiante que los espacios de aprendizaje sincrónicos y asincrónicos, el afán de aprovechar la aplicación de herramientas virtuales que poco a poco fueron asimiladas por los docentes y transferidas en la actividad escolar, la falta de hábitos y disciplinas en el manejo autónomo del tiempo por parte de los niños y adolescentes y la

asumida por los estudiantes frente a las labores del hogar y el cuidado de los hermanos menores. Por eso, y en aras del equilibrio, considera fundamental que los diferentes actores del proceso educativo en los que se encuentran familia, estudiante y escuela replanteen los hábitos y la organización que fue asumida por cada uno de ellos, dadas las condiciones que se tejieron al interior de los hogares y de las escuelas del país. Al igual que las instituciones educativas deben diseñar tareas escolares creativas, contextualizadas y adaptadas estudiante.

Con todo este panorama, y entendiendo que la permanencia en los hogares seguramente se seguirá prolongando, es fundamental establecer reglas claras en los hogares, acompañar y promover los espacios de autoformación de los hijos con la organización de tiempos, horarios y acceso a los recursos necesarios para el aprendizaje, brindando ambientes emocionales sanos que favorezcan el diálogo y la comunicación, pero sin olvidar y dejar de lado los momentos y las actividades para compartir en familia, en la cual cada uno de sus miembros son importantes.


A

EL FUTURO

s e n io c ra e n e g s a v e u n s la e d

Ante un escenario de retorno gradual y progresivo a los escenarios educativos, es muy importante que los padres y docentes mantengan articuladas sus acciones y propósitos. La primera infancia tampoco pudo evadir el fuerte impacto de la emergencia sanitaria y en un corto tiempo tuvo que ver cómo su colegio y su hogar compartían el mismo espacio, pero sin la posibilidad de compartir tiempo con sus amigos y jugar en los recreos.

A esto también se le suma lo que han tenido que asumir los padres de familia, quienes además de tener que trabajar desde casa, deben procurar por una convivencia armoniosa y establecer con sus hijos los momentos para el estudio, los tiempos para las obligaciones y los espacios para el esparcimiento, situación solo lugar. Por eso es primordial partir de una idea relevante: la educación inicial es fundamental en el desarrollo cerebral de los niños y niñas de 0 a 6 años de edad, además de que se ha señalado que esta etapa de la vida es clave para el desarrollo cognitivo más adelante, junto con la nutrición adecuada y el cuidado por parte de su familia, representado en el amor y bienestar. Sobre este fenómeno, Jaime Rafael Vizcaíno, Director de Primera Infancia del Ministerio de Educación Nacional, maestros y maestras han experimentado grandes cambios en las dinámicas sociales y rutinas cotidianas, debido a la pandemia. “Esto ha sido una gran oportunidad para valorar los espacios que habitamos, las personas con quienes compartimos, al igual que para fortalecer los vínculos al

interior de la familia y estrechar el trabajo con los escenarios de educación inicial”. Igualmente, sostiene que los niños y niñas saben que el hogar y el entorno educativo son diferentes y tienen dinámicas, rutinas y formas de organización distintas. Si bien estamos desarrollando actividades educativas en el hogar, anota, las niñas y niños saben que no son los mismos espacios y que ellos disfrutan estar con sus amigos, con sus maestras y maestros, jugar con los materiales que se disponen en los ambientes, moverse, correr, saltar, trepar, expresar sus emociones sin interrumpir las actividades de familiares y vecinos; así que cree que el regreso progresivo bajo el esquema de alternancia será una posibilidad para las niñas, los niños y las familias que acojan esta nueva dinámica.

49

Al respecto, Moisés Wasserman, profesor y exrector de la Universidad Nacional de Colombia, en su columna “Regreso a las aulas II”, publicada en El Tiempo escribe que: “Los niños son personas extraordinariamente inteligentes y sensibles. Ellos captan las señales que enviamos; están tratando de comprender qué nos pasa y construyen hipótesis explicativas. Hay que apoyarlos hablándoles claro, dándoles datos ciertos y evitando daños psicológicos. El sentimiento de que su colegio es una amenaza y que el otro, su amigo, es un peligro, tiene efectos desastrosos. Una tarea prioritaria de los educadores cuando amaine esta tormenta será ayudarlos a sus compañeros, en su colegio y en sus maestros, es decir, en su mundo”.


Y añade: “Los niños, además, podrán ser aliados importantes en la construcción de la convivencia con la pandemia. En muchos hogares son los niños los que traen la información correcta; los niños les enseñan a sus padres el uso de los medios virtuales modernos, los niños pueden convencerlos de usar las normas de comportamiento, que ellos entenderán mejor gracias a su colegio”. En tanto que, según Vizcaíno, la emergencia sanitaria evidenció que es necesario estrechar el trabajo conjunto entre familias, maestras y maestros, para promover experiencias que potencien el desarrollo y aprendizaje de las niñas y niños. “Ahora, ante un escenario de retorno gradual y progresivo a los escenarios educativos, es muy importante que las familias y docentes mantengan articuladas sus acciones y propósitos, consistencia, seguridad y armonía en todas sus actividades, tanto en el hogar como en los espacios educativos”, precisa Vizcaíno.

Para Ariel Arias González, Subdirector de Educación de Comfenalco Quindío, los niños y las niñas en la primera infancia tienen la capacidad de entender que algo está pasando, por qué el mundo de los adultos está suspendido, papá y mamá también se quedan en casa, se distribuyen roles, tareas y eso incluye acompañarlo en sus deberes escolares. “A través de esos procesos de observación se van adaptando a la permanencia en su hogar. El gran reto lo tienen los adultos, quienes en su mayoría han delegado el cuidado de los hijos a la escuela, incluyendo la formación en la convivencia, los valores, la ética y la moral; el gran reto es que el adulto

El gran reto es que el adulto entienda que la escuela es corresponsable, pero la familia es responsable directa de formar para la vida social

50

entienda que la escuela es corresponsable, pero la familia es responsable directa de formar para la vida social y comunitaria de sus hijos, los padres deben recuperar su rol de formadores”, agrega. A su vez, Francisco Cajiao, señala que – en primer lugar– es necesario precisar que la primera infancia es un concepto muy general, y que existe una enorme diferencia entre un niño de dos años y uno de cuatro, o este y el de cinco. Lo que para él sí tienen en común es que ninguno puede ser bien atendido de manera virtual por el sistema educativo, así que la responsabilidad recae también sobre los padres y familiares. Y añade que el aporte que pueden hacer los jardines infantiles y los colegios es orientar a las familias, ofrecerles ideas y eventualmente materiales, pero que es claro que no es útil ni conveniente plantar niños chiquitos frente a una pantalla durante horas, cuando ellos necesitan actividad, contacto personal y otros niños con quienes jugar y desarrollar muchas habilidades que solo se adquieren entre pares.


Tarea para

LOS PADRES

En relación a cómo deben afrontar los padres esta situación con sus hijos pequeños, cuando ellos mismos también están siendo afectados al tener que trabajar desde casa, el Director de Primera Infancia del Ministerio de Educación Nacional asegura que la familia es el actor central y fundamental para la promoción del desarrollo de las niñas y niños, por cuanto es en este ciclo de vida que se cimientan las bases para el desarrollo personal, social, cognitivo, comunicativo, entre otros. en demostrar que la familia cumple este rol esencial, independientemente de las coyunturas sociales, como esta pandemia, por lo que en este sentido considera fundamental que como adultos se

Los padres deben aprender de los niños a ser honestos, permitiéndose expresar los sentimientos que les genera lo que ocurre alrededor. reconozcan las diferentes formas en que se interactúa con los niños y niñas, porque de esta manera se puede contribuir a su desarrollo. “Por un lado, los adultos interactuamos con ellos y ellas cuando los acompañamos, es decir, cuando les expresamos y hacemos sentir que estamos allí para ellos, que son importantes, que

51

reconocemos y comprendemos sus emociones, que su punto de vista es valioso y que les tenemos en cuenta. También interactuamos con ellos y ellas a través de acciones de cuidado, cuando respondemos amorosa y sensiblemente a sus intereses y necesidades, les brindamos soporte afectivo y comunicativo, y reconocimiento”, advierte Vizcaíno. Mientras que el Subdirector de educación que los padres deben aprender de los niños a ser honestos y tranquilos en la convivencia, permitiéndose expresar todos los sentimientos que les generan lo que está pasando, y que es una forma de establecer un diálogo permanente a través de la palabra y la comunicación no verbal.


Claves de la

ALTERNANCIA De acuerdo con Juan Manuel Restrepo, responsable de educación de Comfama, los desafíos de la primera infancia en colegios y en hogar son muy diferentes, puesto que en la casa hay un espacio para el esparcimiento y encuentro con los niños, en el que incluso están profesores y mentores que acompañan el aprendizaje, pero precisa que cuando se piensa en esta población no se puede pensar en la virtualidad, sino en actividades que los lleven a los juegos, a interactuar y a transformarse en su espacio, lo que impone un reto mayor para los padres y las familias en casa, porque requieren para los niños más pequeños un acompañamiento más cercano. Frente a cómo facilitar el entendimiento de esa nueva forma de aprender, de dejar de interactuar con los amigos y compañeros de clase, y de no jugar en los recreos, Restrepo cree allí se está perdiendo un elemento fundamental del aprendizaje, que va más allá de los procesos explícitos de la clase o de la interacción con el profesor, aunque puedan parecer espacios invisibles, sí son esenciales para desarrollar las actividades socio-emocionales, como los momentos para conversar y otros más relacionados a un centro de experiencia, puede llevar a que el aprendizaje sea muy diferente, porque no solamente se están aprendiendo aspectos cognitivos dentro de un colegio, sino habilidades fundamentales para la vida y muchas de ellas suceden en espacios no formales dentro de las instituciones educativas. En esa línea, Jaime Rafael Vizcaíno, Director de Primera Infancia del Ministerio de Educación Nacional, recalca que la intención de que las niñas y los niños retornen progresivamente

bajo el esquema de alternancia al entorno educativo cobra fuerza y se presenta como un desafío que convoca el esfuerzo y compromiso de todos los adultos que son corresponsables de su desarrollo integral. “Como familias, educadores, directivos, tomadores de decisiones, cuidadores y adultos, podemos actuar con convicción para lograrlo de la mejor manera. Al traer esta decisión sobre su bienestar físico, emocional, su potencial creativo y su necesidad de socialización y encuentro con los otros”. La alternancia, aclara, parte de un principio básico: la continuidad y complementariedad del proceso educativo entre el entorno hogar y el educativo; lo que implica, por un lado, mantener una permanente comunicación entre las familias y las maestras, de manera que se logre comprender que las experiencias que se vive en el hogar y en el entorno educativo se integran, con el e intencionada la ruta que orienta las

52

acciones de promoción de su desarrollo, aprendizaje, bienestar y protección. Por otro lado, alerta que se requiere de un trabajo conjunto que permita acordar las medidas de bioseguridad que, tanto en el hogar como en el desplazamiento al escenario educativo y dentro de este, se deben garantizar para generar las condiciones de seguridad necesarias y a las familias y al talento humano del escenario de educación inicial. “Es así como este proceso supone un trabajo colaborativo coordinado, solidario y concertado en el que las familias y el talento humano analizan diversos factores, toman decisiones conjuntamente, se cuidan mutuamente, reorganizan y adecúan las rutinas familiares y las de la jornada de atención, para que en sus dinámicas se favorezcan tiempos y espacios que den lugar a la promoción de su desarrollo y aprendizaje en condiciones de bioseguridad.


El juego, la exploración, las expresiones artísticas y la literatura son actividades propias de las niñas y niños, son las formas como se relacionan con el mundo para comprenderlo, representarlo y hacerlo suyo”, añade el Director de Primera Infancia del Ministerio. En tanto que para Ariel Arias los niños son transformadores de mundos, y ellos crean espacios, personajes, historias y juegos, en los cuales integran de forma gentil a los adultos que los acompañan, por lo que es importante que el adulto se dé el permiso de establecer nuevos diálogos con sus hijos y nuevas formas de interactuar con los mundos posibles que ellos crean. “Es clave que los niños a partir de pequeños actos de amor, sepan que esto es temporal, pasará y que volverán a estar con los miembros de su comunidad, que será de forma diferente, con más cuidados y nuevas normas de convivencia, y que por el momento debemos recrear nuestros espacios, para disfrutar juntos de la convivencia con papá, mamá y hermanos”, recomienda, al tiempo que destaca que la observación hace parte de la experiencia de aprender del niño, por medio del ejemplo que le da el adulto, y que el niño se apropia de hábitos, rutinas y rituales, al igual que de valores de responsabilidad y disciplina. Por eso, el papel del adulto consistirá en orientar las metas que se deben alcanzar cada día, revisar con el niño sus alcances, generando nuevos retos, con el acompañamiento de los maestros del sector escolar. En este sentido, el Subdirector de Educación de Comfenalco Quindío piensa que es importante saber que no se están evaluando contenidos, sino procesos de aprendizaje cualitativos, orientados al desarrollo cognitivo de los niños, de acuerdo con sus pre-saberes y avances personales, y que el padre de familia comprenda que los niños aprenden a través de su individualidad y, por lo tanto, de manera diferente. Sin embargo, según Francisco Cajiao, en realidad esta no es una nueva forma de aprender que sustituya la vida escolar, sino una catástrofe que está atrasando enormemente todos los aprendizajes fundamentales. “Es vital no caer en la trampa de pensar que esta pandemia ha llevado a descubrir la gran panacea universal en las tecnologías. Esto puede ser verdad para los profesionales, asesores y consultores y eventualmente para estudiantes de educación superior, pero nunca para los niños pequeños”. Todo este panorama lleva a los colegios, jardines infantiles, centros de desarrollo infantil y demás oferta a que acompañen de manera sensible a las familias en este proceso de retorno progresivo, reconozcan sus dinámicas para no generar saturación, estén presentes con toda su experiencia en la atención presencial y no presencial para atender sus inquietudes, y les acompañen en la realización de actividades en casa que no se conviertan en una carga, sino en oportunidades para inspirar, aprender y disfrutar juntos en familia.



Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.