Page 1

CATÁLOGO 2018 RESIDENCIA ARTÍSTICA

BARDA DEL DESIERTO


COORDINACIÓN / CURADURÍA María Eugenia Cordero / Fabio Tremonte PRODUCCIÓN GENERAL y GESTIÓN Nicolás Rodriguez Rey CURADOR INVITADO Juan David Quinteros Arbelaez IDENTIDAD VISUAL y DISEÑO GRÁFICO Aixa Sacco FOTOGRAFÍA Marina Cisneros / Nicolás Rodriguez Rey y colaboradores


ARTISTAS BDD 2018

Catalina Quijano Jaramillo [ COLOMBIA ] Colectivo CHRUA [ BRASIL - PATAXร“ - FRANCIA ] Gustavo Torrezรกn [ BRASIL ] Julia Rossetti [ ARGENTINA ] Juliana Biscalquin [ BRASIL ] Lino Divas [ ARGENTINA ] Nina Fountedakis [ AUSTRIA ]

ARTISTA INVITADA Marina Mayumi [ BRASIL ]


«Un rasgo de supervivencia puede construirse como un hecho de resistencia» Georges Didi-Huberman ([2012] 2014)

La Residencia Artística Barda del Desierto llega a su quinta edición. Desde el año 2014, ocupa el espacio físico de la Escuela Primaria Nº 135, en Contralmirante Cordero, Río Negro, Patagonia Argentina. Su arquitectura se transforma para adoptar otros hábitos y prácticas en sus múltiples actividades. Los artistas seleccionados viven durante tres semanas en la escuela y las aulas se transforman en dormitorios/atelier para cada artista. El patio, el SUM (Salón de Usos Múltiples) y la cocina, son un lugar de estar, de encuentro en el intercambio de aprendizajes. Son también espacios para realizar workshops, lecturas de portafolios, proyecciones de cine a cielo abierto y conferencias, en las que participan tanto invitados, como artistas, visitantes y miembros de la comunidad.

8


La escuela está localizada en el límite del espacio urbano, próximo al canal de irrigación que define el valle y lo separa del desierto. En ediciones anteriores, como un espiral, los artistas participantes circularon por la geografía cultural de este territorio. Dedicaron sus miradas en investigar sobre ese vasto, rico e intenso paisaje, sobre su historia y cultura, manteniendo una intensa convivencia con la comunidad. Esta quinta edición BDD invitó a artistas visuales de diferentes disciplinas, y abrió espacio para educadores, investigadores y profesionales de otras áreas, para presentar un proyecto sobre intercambios de transmisión de conocimiento y aprendizaje. El objetivo se centró en estimular y pensar cómo ese lugar de aprendizaje puede ser atravesado por propuestas creativas. Nos interesó saber cómo ese espacio, el de la escuela, sus estructuras arquitectónicas, jerárquicas, curriculares, éticas y afectivas, pueden ser concebidas, imaginadas y transformadas por la imaginación para proponer otras posibilidades para que el arte y la educación pueden ser herramientas de transformación. A modo de agradecer y homenajear el espacio que nos acoge y retomando el concepto de “Confluencias Contemporáneas”, BDD #2018 invitamos a un artista a presentar un proyecto de MURAL para ser realizado en las paredes de la escuela.

9


Barda del Desierto es una experiencia que comenzó hace cinco años y tiene un camino recorrido que puede dibujarse con la forma de una espiral. Abrió su primera edición con una mirada hacia el espacio físico/geográfico utilizando la palabra desierto como metáfora de soporte para múltiples prácticas artísticas. Esto fue clave para reconocer el territorio, favorecer una perspectiva crítica y reflexiva sobre su historia, abrir sus archivos y crear memorias colectivas. Junto a la comunidad de Contralmirante Cordero y ciudades aledañas se construyó un espacio para el ejercicio de los lenguajes artísticos con un sentido de intercambio recíproco. Un camino que va desde el horizonte del paisaje hacia el interior de las historias cotidianas y afectivas. Por cinco años la Escuela Nº135 es el espacio arquitectónico donde se realiza la residencia artística, un lugar de encuentro e intercambio físico-afectivo-creativo, que durante el tiempo de convivencia se transforma en un espacio otro. En 2018, llegaron artistas-educadores desde diferentes latitudes: Argentina, Austria, Brasil - Pataxó, Colombia y Francia. Fueron invitados a desarrollar proyectos en torno a la figura de la escuela, en su dimensión simbólica y material con el objetivo de pensar e imaginar otras posibles maneras de transmisión de saberes y aprendizajes. Se buscó activar preguntas sobre la relación del arte y la educación en tanto herramientas de reflexión, resistencia y transformación social. Trabajamos con el grupo a partir de las posibilidades que nos proponía el espacio para poner en práctica los proyectos recibidos, abrir diálogos y construir un entramado colectivo de experiencias compartidas, donde la escuela y los días se vieron transformados en un tejido orgánico de prácticas arte-educativas. Tal vez por la propuesta abordada y gracias a la interacción por parte de lxs artistas, tuvimos la especial participación de niñas y niños que frecuentan la escuela durante el año lectivo. Junto a otros visitantes participaron activamente de los talleres, performances, estudios abiertos, vídeo proyecciones, encuentros culinarios, programas de radio, se acercaron y presenciaron la creación de un gran mural de paisaje marciano, clases de capoeira y visitas inesperadas, que, entre otras actividades, fueron parte de la amalgama de acciones y experiencias que se vivieron durante las cuatro semanas de residencia.

10


Como al decir de Didi Huberman, en el inicio de este catálogo, una vez más Barda del Desierto consigue resistir a situaciones burocráticas institucionales que parecen actuar a contrapelo de este proyecto. Resistimos porque sabemos y creemos en las prácticas artísticas como una herramienta de transformación social que se puede ver reflejada a través de los trabajos y manifestaciones de los artistas aquí reunidos. “Examen de admisión a la escuela del desencanto. Preguntas cerradas con opción a respuestas múltiples” (Examen para realizar en el salón de clases) de Catalina Jaramillo Quijano; “Hizo una residencia artística en marte y no sabrás lo que pasó” ( intervención, instalación, fanzine y texto), “Paisaje marciano” (mural) de Lino Divas; “Radio libre barda del desierto” (dispositivo político e afectivo de contacto, intercambio y aprendizaje colectivo), “Aprender de la piedra” (fotografías experimentales), “Comensalidade” (Bandera) de Gustavo Torrezán; “Obras sobre la concientización / Obras de atención” (objeto-intervención e instalación) “Performance duracional connect” de Nina Fountedakis; “Prefiero arder que llorar” (intervención, fotografías e instalación), “Creer o reventar” (continuidad de vídeo documental), “La desatanudos” (Performance) de Julia Rossetti; “Hospital de juegos” – des – libro- organismo (instalación, y múltiple proyecto experimental)” del Colectivo Chrua [Tapurumã Pataxó, Camila Vaez, Olivia Ruiz]; “Que es lo que puede un encuentro?” (encuentros abiertos, espontáneos y rizomáticos de intercambio, que utiliza las palabras como principal herramienta de conexión) Juliana Biscalquin; y “Sudar el desierto” (videoinstalación) de Marina Mayumi, son los proyectos que entre otras acciones se desarrollaron en esta edición, contando con la participación del curador invitado Juan David Quintero Arbeláez. No es menor nombrar la participación de los vecinos de la comunidad, entre ellos Hector Kilapi, Claudio Lanfquen, Luciana Torretta, Norma Susana Herrera y Helena Villalba, que dieron forma a este tejido de intercambios, proponiendo charlas, talleres y encuentros culinarios, que contribuyeron a que las puertas de la Escuela Nº 135 de Contralmirante Cordero se encontraran abiertas a los cuatro vientos durante el mes de enero, y de esta forma en esta quinta edición, la escuela llegaba al centro de la espiral.

Maria Eugenia Cordero COORDINADORA

11


“El mundo que queremos es uno donde quepan muchos mundos.” [ Subcomandante Marcos ]

Uma escola proporciona diariamente diversas possibilidades de encontros. Estudante com estudante. Professor com estudante. Professor com professor. Estudante com funcionário. Funcionário com professor. Funcionário com funcionário. Imagine a quantidade de saberes que cada pessoa pode trazer consigo, a quantidade de saberes para além daqueles contidos em livros didáticos e nos programas escolares. As possibilidades de aprender com o outro expande-se quando cada uma dessas pessoas pode compartir e dividir o que sabe, o que conhece. Durante a residência, a escola Nº 135, converte-se em outro espaço de troca de conhecimentos. Professores, estudantes e funcionários que ocupam e fazem esse lugar todos os dias durante o ano letivo deixam a cena e dão lugar a uma outra variedade de conhecimentos. Artistas, curadores, educadores, moradores do pueblo e das cidades vizinhas e até cachorros se encontram para viver e imaginar outras possibilidades de fazer e pensar uma escola, assim como outras possibilidades de aprender e ensinar. A imaginação é parte fundamental de todo esse processo. Enquanto se acende uma fogueira, escutamos um canto Pataxó.

12


A fachada do edifício da escola via sendo preenchida com a pintura de uma paisagem marciana imaginária. Artistas de diversos lugares da Argentina contam em um vídeo sobre seus processos de arte e a relação com aquilo que é inaudito. Ondas sonoras de uma rádio coletiva viajam sob nossa cabeças. Outra escola, uma escola com um currículo escondido, desconhecido, imaginado, sem regras e burocracia é trazido a tona. Pedras e plantas tomam o espaços da sala de aula e propõem conversas. Escolher o que se quer ensinar e aprender está permitido nessa escola temporária. Um variedade de receitas e experimentações culinárias são produzidas coletivamente na cozinha. A mesa, o lugar de comer, é um momento de encontro, de troca, de compartir, de conversa e aprendizagem. A diversidade de línguas, de acentos, de conhecimentos, de desejos, de imaginações preenche cada encontro, cada troca, e assim vivemos três semanas intensas, onde estar junto converte-se no ponto mais importante desse tempo. Estar junto para compartir conhecimentos. Estar juntos para trocar saberes. Estar junto para estar junto. Diante de todo esse cenário, infelizmente, ainda temos que contar com financiamentos públicos, com suas burocracias e desatenção, criando possibilidades de impedimentos para momentos e projetos como esse, deixando-nos instáveis em relação as possibilidades futuras. Mas, seguimos, com barreiras e obstáculos até o fim do caminho…

Fabio Tremonte COORDINADOR

13


Todos los años se incrementa la cantidad de participantes en Barda del Desierto. Esto se debe a que esta residencia artística no es una estructura cerrada que se aísla de su entorno para existir, si no que se comporta como un organismo abierto que interactúa y es permeable con el medio en el que se encuentra. Diez artistas de todo el mundo llegan seducidos por la propuesta de residir y realizar prácticas artísticas en la localidad de Contralmirante Cordero, en la estepa patagónica de Río Negro. La Escuela primaria Nº 135 es casa y cobijo de los artistas que se llena de sentido y contenido, también, durante el mes de enero. Y los vecinos que, siguiendo con su cotidianidad, dejan sus puertas abiertas a las experiencias de intercambio que se desarrollan casi espontáneamente con los artistas residentes. En una localidad habitada por dos mil personas, diez nuevos residentes temporales no pasan desapercibidos. Y esa novedad suele ser bien recibida por la comunidad. Surge el intercambio, las relaciones se desarrollan mientras el arte opera. Y así como la escuela primaria resignifica su sentido por un mes, al dislocar su arquitectura y funcionar con otros tiempos y formatos, así el intercambio de conocimiento se convierte en herramienta de

14


transformación, aprendiendo mutuamente durante el abrasador verano patagónico, compartiendo con personas locales y llegadas de otras partes del mundo. Y como en un comportamiento orgánico, Barda del Desierto sigue avanzando, generando confianza para que el lenguaje artístico sea decodificado por todos, porque hablar en términos de arte sigue siendo una forma de interpelar la realidad y actuar como sujetos políticos, buscando mejorar el bienestar de nosotros mismos y nuestra comunidad. Contralmirante Cordero se está convirtiendo en un polo de creación artística, con una actividad ininterrumpida durante cinco años que visibiliza regional, nacional e internacionalmente a esta pequeña localidad de Argentina. La actividad económica de una región suele ser lo que define la identidad cultural de su sociedad. Hoy, con una crisis económica brutal de la fruticultura (principal actividad económica de la localidad), es necesario pensar en recorrer otros caminos con matrices económicas sostenibles para la sociedad en el tiempo. Estamos en el punto justo de poder pensarnos desde nuestra identidad cultural para definir, a partir de ahí, las actividades económicas en consecuencia. Jugar a repensarnos. Así piensa Barda del Desierto, y de esa forma existe.

Nicolás Rodriguez Rey PRODUCTOR GENERAL

15


COMENSALIDADES El arte se ha caracterizado por ser un ejercicio de creación, una vía por la cual expresamos algo, buscamos una unión entorno a cuestionamientos, compartir un conocimiento, defender un ideal, protestar ante las injusticias que desgarran una sociedad, entre otras más. Por eso, creo que una de las mejores opciones de la vida es pensar el arte como esa herramienta que nos complementa, une y desarrolla nuestra mente y cuerpo. Es así, que al momento de llegar a la población de Contralmirante Cordero en Argentina, y en especial a la Escuela Primaria Nº135, a reunirme con trece artistas de diferentes nacionalidades, creencias, gustos gastronómicos, musicales y lenguas, entendí que había una ruta que nos uniría o al menos nos acercaría, y fue a través del arte, un lenguaje que todos manejábamos y por el cual estábamos en esa escuela. Así empieza un mes de charlas, idas al canal a despejar la mente y limpiar nuestro cuerpo del calor intenso que nos ofrecía día a día la árida geografía del desierto de la barda, visitas a nuestra cocina a compartir nuestras recetas especiales de nuestros países y sentarnos a reír y contarnos historias de estos lejanos países que una mesa lograba unir. Estos momentos, se convierten en el mejor rompe hielos que nos comenzó a acercarnos entre todos, para luego lograr entrar a indagar en nuestros procesos artísticos.

16


Las semanas pasan y los días cada vez son más intensos donde los talleres, actividades, juegos con los niños y niñas, educadores y curiosos que se acercan a las instalaciones educativas a mirar que ocurre en esta residencia artística que, gracias al abanico de posibilidades para compartir que trajeron los artistas, detona en una gran unión de saberes. Sin más palabras o más bien con muchas por decir y lleno el corazón, la mente y cuerpo de tan bonitos encuentros y conocimientos, dirá que repetiría muchas veces sin pensarlo, muchas gracias.

JUAN DAVID QUINTEROS ARBELAEZ CURADOR INVITADO

17


ARTISTAS BDD 2018


CATALINA JARAMILLO QUIJANO [ COLOMBIA ]

Actualmente vive y trabaja en San Pablo, Brasil. Master en Artes plásticas en la Universidad Nacional de Colombia, Bogotá. Actualmente realiza la residencia artística FAAP en San Pablo, Brasil. Ganadora de premios y becas en América latina y el exterior, como la Beca Escuela FLORA, FLORA arts + natura, Bogotá. Artista invitada al programa de Residencias Artísticas “El Ranchito”. Matadero Madrid, España. Realiza exposiciones individuales nacionales e internacionales.

www.catalinajq.com


EXAMEN DE ADMISIÓN A LA ESCUELA DEL DESENCANTO. Preguntas cerradas con opción a respuesta múltiple

Durante mi residencia en Barda del Desierto di continuidad a un proyecto artístico que he venido desarrollando desde el 2016 llamado la Escuela del Desencanto; a partir de tres grandes tópicos: la infancia, la melancolía y el estudiante, planteo la escuela como ese canal obligatorio de aprendizaje donde germina cierto comportamiento taciturno, una institución que fue construida sobre el axioma de que el aprendizaje es el resultado de la enseñanza, pese a que muchos hemos comprobado lo contrario. En mi caso, la escuela sólo exacerbó mi timidez, el miedo, la frustración, la pesadumbre. El vivir esa desconexión con las instituciones educativas me convirtió en una observadora más atenta, al querer entender el mundo desde otro lugar comencé a cuestionar mi entorno con preguntas que en ese momento no tenían respuesta y que en el fondo sólo pretendían encontrar un lugar estimulante de pensamiento. El proyecto que propuse para llevar a cabo durante la residencia “EXAMEN DE ADMISIÓN A LA ESCUELA DEL DESENCANTO. Preguntas cerradas con opción a respuesta múltiple”, surgió como una forma de repetir ese propio ejercicio intuitivo e infantil, de tratar de responder lo que no tiene respuesta. A partir del desarrollo de preguntas absurdas, fui creando un examen para ser llenado en el salón de clases por todo aquel que quisiera someterse al tedio de las pruebas, con el propósito de que al situarse en ese lugar incómodo de intentar responder algo desde el desconocimiento se manifestara una visión más desprevenida del mundo; surgieron sorprendentes construcciones literarias, llenas de contradicciones y

22


23


24


autoreferencias, relatos espontáneos que dan cuenta del imaginario colectivo e individual de una región que ya en sí misma tiene una fuerte carga poética. Dentro de mi trabajo me valgo de la ironía para evidenciar el carácter nostálgico de sujetos que como yo vivimos cierto pesimismo desde edades tempranas y la residencia me permitió acercarme a otros que compartían este sentimiento y que desde el diálogo y el enunciado pudimos sacarle el peso a lo dramático para reírnos de nuestras experiencias personales. A lo largo de la residencia desarrollé además algunos objetos hechos enteramente con material encontrado en los alrededores de la escuela: arcilla del canal, piedras del desierto, algas, papeles, alambres y elaboré una serie de juguetes didácticos inútiles. Piezas que no encajan unas con otras, relojes que no funcionan, siguiendo la línea de ejercicios de salón de clase. Es por eso que estos ejercicios se convierten en momentos de un proceso que da cuenta de cómo aprendemos más fácilmente a través de las experiencias. Todo lo que produje en la residencia parte de las experiencias vividas en ese mes en Barda del Desierto, es así como anécdotas personales están presentes dentro de la obra como fantasmas. Caminatas con tormentas eléctricas, galgos abandonados en medio del camino, saberes indígenas ancestrales, lluvias paralizadas por la acción del hombre, fueron algunas de las situaciones que viví y que están directamente relacionadas a referencias melancólicas que era lo que estaba buscando para la realización del trabajo. El desierto, el canal, los días largos y cálidos, se fueron transformando en el material de una ficción melancólica, una nueva manera de narrar el desencanto desde el lánguido paisaje del desierto, contrastado con la no menos increíble experiencia de vivir en una escuela, fantasía infantil realizada finalmente por el afortunado azar de la residencia.

25


CHRUA

[ BRASIL - FRANCIA - PATAXÓ ]

CHRUA se propaga entre São Paulo, Paris, Rio de Janeiro, Bahía y América Latina www.cargocollective.com/CHRUA. Miembros del colectivo participantes de BDD#2018: CAMILA VAZ Vive y trabaja en San Pablo, Brasil y América latina, es miembro fundadora de CHRUA. Trabaja como productora cultural en el espacio Taperá. Es ilustradora y asistente de arte en la editorial (www.taperatapera.com.br) - www.vindouros.com.br OLÍVIA RUIZ Vive entre San Pablo, Paraguay y Chile entre 2016/17. Es miembro fundadora de CHRUA y lo propaga entre Paris y Toulouse, estudia Master en la Universidad de Bellas Artes de Paris. TAPURUMÃ VIEIRA Vive entre Trancoso y Caraíva, en Bahia. De la etnia Pataxó, posee una real experiencia de vida-arte, es pintor y diseñador (tela y cuerpo). Es un gran interlocutor de saberes en CHRUA. Da clases de su idioma native Patxhã y de Capoeira para niños. http:/cargocollective.com/TAPURUMA


Chegamos à Barda Del Desierto repletos de perguntas e saímos de lá com muitas outras. E essa é a melhor coisa que poderia ter acontecido. Se deparar com o deserto dentro de cada um, movimentados por um ambiente em fluxo. A partir de três partes distintas do mundo (São Paulo, Bahia e Paris), chegamos na Barda del Desierto para experimentar CHRUA, com um projeto intitulado “hospital de juegos”. Foi uma experiência que envolveu muita experimentação, cujo maior resultado foi uma aprendizagem constante. O contato com cada um dos artistas e projetos envolvidos possibilitou entrecruzar propostas, e estar presentes. O projeto inicial envolvia a investigação em torno de um “Hospital de Juegos”, com uma metodologia movida pelas experiências

28


e o contato inter-cultural. Passamos a procurar compreender os significados dessas palavras dentro de cada context cultural individual e dentro daquele quarto espaço que estávamos inseridos, Contralmirante Cordero. Os primeiros contatos com as qualidades do lugar já nos atravessavam como suportes poéticos. Atuar dentro de uma escola que faz fronteira com um deserto foi mobilizador para nos indagar sobre as construções dos corpos e as relações com os espaços. Nossa ação se desenvolveu através dos vínculos, entrecruzando distintas experiências e procedimentos, sendo um projeto de etapas semanais. Logo nos primeiros dias, conhecemos jovens que estudavam na Escuela Primária nº135 e estes, sabendo que vínhamos do Brasil, nos perguntaram sobre aulas de Capoeira, uma experiência corporal que envolve muitas sabedorias e entrecruzamentos. Passamos a oferecer oficinas de capoeira para um grupo de crianças e jovens que vivenciaram o espaço da escola de uma outra maneira. Este pequeno grupo esteve conosco do início ao fim do projeto. Ao mesmo tempo, como um desdobramento, Tapurumã decidiu compartilhar as sabedorias culturais de seu povo com uma pintura

29


Pataxó no mural da escola, como se plantasse uma imagem para aquele local. Com essas experiências pensamos que expandir os corpos significa também expandir as paisagens, numa investigação em torno dessas relações, corpo-paisagem. Uma outra etapa do projeto envolveu a apropriação de “formulários de ingresso de pacientes”, comuns em hospitais, para criar “formulários de retorno à paciência”. Os estúdios abertos nos permitiram experimentar com o outro, coletando respostas à esses formulários que nos mobilizaram para outras ações e nos permitiram enxergar outras camadas que não eram previstas. Uma outra etapa do projeto foi a realização dos “laboratórios

30


CHRUA”, onde compartilhamos metodologias corporais de construção de um corpo coletivo. Essa experiência múltipla se materializou em um des-libro-organismo, contando o processo da experiência, e as ações realizadas e coletadas contribuíram para outras publicações. O maior aprendizado foi viver a potência do presente, dos atos e dos gestos, abrirse ao outro, à escuta e à disponibilidade. Parece que vivemos alguns anos dentro daquela escola. Com muito carinho e muita gratidão por nos abrir a essa experiência que foi tão mobilizadora para cada um de nós, S2 Camila, Tapurumã e Olívia.

31


GUSTAVO TORREZAN [ BRASIL ]

Vive y trabaja entre Piracicaba y San Pablo, Brasil. Doctorado en Artes Visuales (Área de concentração Poéticas Visuais) en la Universidade Estadual de Campinas (Unicamp). Es artista, investigador, educador, curador y gestor cultural. Graduado en Artes Plásticas, Mestre em Educação e doutor em Poéticas Visuais por la Universidade Estadual de Campinas (Unicamp). Trabaja como coordinador de Cursos y Talleres en Tecnología y Artes en la Gerencia de Artes Visuales de Tecnologías del SESC São Paulo desde 2013. Realiza exposiciones individuales y colectivas en galerías y espacios institucionales de Brasil y el exterior.

www.gustavotorrezan.com


No caminho do Aeroporto de Neuquén para a Escola Primária 135, Nicolás Rey que reside em Cordero e produtor de Barda Del Desierto estava dirigindo e, num dado momento, aponta para o horizonte dizendo: “Mira! Estas son las bardas!”. Ainda confuso com a noite dormida numa cadeira do aeroporto por conta das conexões de vôos para chegar até ali respondi a ele: “Uau! Barda no és borde.” Nico, como o chamamos quando a intimidade foi instaurada, sorriu com minha confusão e dela começamos uma boa conversa de trocas que percorreu todos os dias da residência. Logo chegamos a escola que se tornaria nossa casa. E o pensamento de não ser borda ou melhor dizendo uma constrição definidora me perseguiu por todo o período da residência. Talvez aquele tenha sido meu primeiro aprendizado na residência. Certamente foi um dos que a marcou entre os imensuráveis que pude sentir durante minha estada por lá. Marcou não pelo falto cognato entre palavras, mas por me propiciar conexões derivativas de meu pensamento e de meu corpo com aquilo que inicialmente Lygia Clarck propôs como linha orgânica; a designação do espaço entre a tela e a moldura, juntando planos até então vistos como antagônicos e impermeáveis. Numa deriva livre pensei a barda não como uma borda ou um deserto, mas como espaço ativo para produção; por sequência a escola não com uma moldura constritora e limitadora e sim como um campo de possibilidades a serem exploradas. Tanto a barda quanto a escola se configuraram como planos que se misturaram num invento de ensino e aprendizagem ambiental de uma singular liberdade experimental que arrisco a habitar hoje e talvez sempre. Acredito que a Escola Primária 135 é para aqueles que lá passaram e para os habitantes daquela região uma espécie de linha orgânica, onde se desdobra a ideia de arte e vida em um ambiente propício para a construção da liberdade tão necessária as operações dos artistas. Porém, vale lembrar, sem deixar de lado as questões sociais implicadas.

34


Morar na escola por um mês reconfigurou corpos: da própria escola que teve sua estrutura tensionada e repensada, da comunidade que experimentou outros usos para aquele prédio e outros modos de aprendizado e, para os artistas residentes. Criou-se ali uma organicidade outras, inventiva, pulsante, divertida. Fez tecer linhas orgânicas num emaranhado onde já não sabia mais onde começava a escola, a comunidade, o canal de água, os fazeres artístico, a barda, o cozinhar coletivamente. Tudo atravessava e estava ali, vivo! Depois de ter passado pela por Barda Del Desierto posso dizer que sou um outro, diferente daquele que lá chegou, muito menos pragmático e encapsulado em molduras definidoras. Muito mais aberto a pensar outras formas de viver, conviver e fazer junto. As propostas que trabalhei lá trouxeram essa dimensão e tem a ver com isso. No dias de residência artística pude desenvolver a Rádio Livre Barda del Desierto como um dispositivo político e afetivo de contato, troca e aprendizado coletivo. Em uma das salas da Escola onde também foi meu quarto, montei um pequeno e improvisado estúdio que recebeu,

35


entre outras pessoas, Hector Kilapi, Nadia, Daniela, Manuel, Alan, Francisco, Maximiliano, Sergio, Julian, Tomas, Facundo, e tantos outros que vivem na comunidade de Cotralmirante Cordero e nas cidades ao redor. Também participaram pessoas que vivem em outras cidades e países ao redor do mundo, pois na Rádio outros participantes da residência também estiveram presentes. A Rádio Livre Barda Del Desierto foi uma ferramenta experimental para compartilhar conhecimento e transpor o espaço físico da escola, se relacionando com a comunidade enquanto proposta para outras formas de aprendizado a partir do uso do microfone, da música e da antena de transmissão livre, esta ultima instalado no pátio da escola. Além da Rádio pude desenvolver ações vindas das experiências no lugar. A primeira foi caminhadas pelo entorno e a coleta de plantas nativas que utilizei como base para os desenhos. Esse acercamento foi determinante para conversas desenvolvidas sobre o conhecimento do lugar, em especial nos programas de rádio feitos por Hector Kilapi. A segunda ação foi a criação e o desenvolvimento de fotografias experimentais utilizando o sol e as pedras daqui. Sol forte, intermitente, sentido na pele e que reafirma a importância dos banhos no canal, que impacta o modo de vida do lugar. Para fazer as fotografias dispus folhas de seda compradas na papelaria do povoado no chão e sobre elas pedras da barda. O Sol se encarregou de descolorir algumas partes do papel e das pedras em manter a cor em outras partes. Com esse procedimento pude experimentar uma certa “educação pelas pedras” tal qual propõe o poeta João Cabral de Melo Neto e fazer com elas a “escrita da luz” (fotografia) nas Bardas de Contralmirante Cordero. Por fim construí a bandeira COMENSALIDADE, palavra que significa compartilhar da mesma mesa e comida enquanto um marco que relaciona os imensuráveis aprendizados que tive o privilégio de experimentar nesse mês vivido em Cordero. Também como um desejo que a escola se mantenha sempre viva, ativa, aberta e em relação aquilo que acontece na comunidade de Cordero e fora dela.

36


37


JULIA ROSSETTI [ ARGENTINA ]

Vive y trabaja en Corrientes Capital. Actualmente continua su formación en Centro de Artes Visuales del Instituto Di Tella. Bs.As. Formada en Artes Visuales. y Diseñadora Gráfica. UNNE (Resistencia, Chaco, 2008). Entre otros talleres, encuentro y becas participa de Residencias artísticas en diferentes latitudes de Argentina. Crea los proyectos: Limbo Visitante/Local. Gestión y curaduría (desde 2012). Creer o Reventar. Obra documental en proceso (desde 2015). Melancolía en Saturno. Proyecto editorial colectivo independiente (desde 2016). Participa de exposiciones individuales y colectivas en Argentina y en el exterior.

issuu.com/juliarossetti5


Prefiero arder que llorar

El proyecto que me llevó hasta Cordero es el documental “Creer o Reventar”, que en su tránsito recoge testimonios de artistas de distintas ciudades de Argentina desde 2015. En el marco de BDD, Marina, Mauro y Tapurumã me compartieron sus procesos y esos mundos que son posibles de crear a partir el arte. Hablamos también de cómo el arte opera como dispositivo que permite hacer visibles mundos ancestrales silenciados. Mientras planeaba estos encuentros trabajé a la vez en algunas inquietudes que se despertaron a partir de habitar ese nuevo espacio y entre otras cosas, en uno de los estudios abiertos ofrecí la acción “La desatanudos”. A la luz de las velas la música de Claudio Lanfquen, artista local, predispuso a los asistentes a entrar a un estado de trance colectivo. Marina Mayumi, artista residente, fue la encargada de comunicar al público los pasos a seguir, invitándolos a participar. En la piel de La desatanudos –vendada de ojos, descalza, sentada en una silla– esperaba que me susurren al oído algo a destrabar, e iba desatando de a uno los 31 nudos de la cinta dorada. Entre residentes y visitantes la ceremonia se desarrolló en un clima casi sagrado. Cada participante encendió una vela para elevar su deseo. Todas juntas, ardieron a llama viva hasta que la última intención se extinguió. Como una premonición los primeros días en Cordero escribí en el pizarrón de mi sala/taller: prefiero arder que llorar. El polvo, el viento, el desierto me habían cambiado el pelo y la piel. Me sentía en constante estado de evaporación aún sin sudar. Tuve que aprender a habitar este nuevo cuerpo, sin precedentes para interpretar los síntomas. El 24 de enero morí. Sacudida por el viento caí, como fruta que se echa a perder, machucada por el golpe. 24 horas de fiebre y delirio,

40


casi una experiencia extracorporal. En estado de vigilia constante e inevitable, repasaba de tanto en tanto los acontecimientos diarios desde mi llegada –desde fenómenos naturales hasta encuentros sobrenaturales. Se reproducían con la reverberancia del pasillo en mis oídos lúcidos diálogos entre los quince residentes. Aunque se sintió como un año, el estado de agonía duró sólo un día – y ni una lágrima. Durante el cierre de la residencia, en la que fue mi taller/habitación dispuse los vestigios de rituales practicados, restos de una liturgia individual diseñada para que el cuerpo soporte la hostilidad del clima y el espacio, para que el alma soporte la energía de este ecosistema artificial en que se bombardea el cielo para correr las nubes, lugar de tanta sangre derramada en que el viento expande el fuego y todo lo quema.

41


Re(in)sidencia

Con el ocaso patagónico tatuado en las pupilas tomé autos, micros y aviones para regresar a mi ciudad a dos mil kilómetros de distancia. El extrañamiento fue intenso. Me esperaban el río y la humedad y con ellos un profuso llanto contenido durante todo ese mes en el desierto que devino en tormenta tropical, tumbando árboles ancestrales, mandatos y certezas. Me asumo re(in)sidente. Pienso que lo significativo, lo verdaderamente movilizante de participar en residencias es la posibilidad de estar presente. Ser mi propia obra, liberarme de afirmaciones y preconceptos para acceder a una nueva situación de encuentro. Encontrarme con brujas y brujos y alrededor de una fogata comernos unos a otros. Encontrarme con una comunidad ávida de escuchar relatos, de dar acceso a su historia y activar la memoria. Proponer otros roteiros, llenos de bifurcaciones. Inventar juntos un lenguaje, decolonizador y abierto a las derivas afectivas, las que se generan cuando se transita lo colectivo como un solo cuerpo permeable. La experiencia en BDD me dejó pensando cómo acciones pequeñas en rincones escondidos desde el arte devienen lugares de resistencia valiosos y rizomáticos. Partiendo de todo lo que ir a la escuela en vacaciones implica: resignificar los espacios de regulación y normalización, abolir la vigilancia, la burocracia, las jerarquías: abrir la dimensión del aprendizaje horizontal. Que los residentes sean educadores, los maestros alumnos, los visitantes anfitriones. Dormir en el aula, trabajar en el pasillo, almorzar en la cancha, bailar en el patio, recibir lecciones en la cocina, usar el pizarrón para escribir poesía y el pupitre como vitrina de colecciones sin rótulos. Hasta el habilitarse ser antropófago-anarco-emo-tropicalista-extraterrestre en deconstrucción permanente, o sólo ser una lágrima más en el desierto.

42


43


JULIANA BISCALQUIN [ BRASIL ]

Vive y trabaja en San Pablo, Brasil. Formada en Arte y educación en la Universidade Estadual de Campinas (Unicamp). Desarrolla proyectos de arte, educación y mediación en espacios institucionales e independientes tales como Sesc Itaquera (Zona Leste de São Paulo) - exposição Amazônia Mundi; Residencia artística Morte e Magia nas Artes Visuais (2015, um projeto que integrou o Rede Nacional Funarte de Artes Visuais); Histórias Cruzadas contemplado por la 4a ediçión del Edital de Mediação em Arte do Centro Cultural São Paulo, Participa del equipo del proyecto educativo de la Fundação Bienal de São Paulo - 32a edição Incerteza Viva

ju.biscalquin@gmail.com


¿Qué es lo que puede un encuentro?

X, queridx É preciso escrever tarde da noite ou muito cedo para que aquilo que acontece lá fora não consuma o que tinha planejado para esta nossa correspondência. Não que tenha me arrependido de cumprir com o compromisso de refletir e escrever sobre o que me atinge aqui na residência, o contrário. O que acontece é que vivo na pele aquela atônita constatação de que viver será sempre maior do que a nossa capacidade de representar, descrever, fazer arte, literatura, cinema ou escrever cartas como esta. Seria injusta, porém, se te dissesse que não escrevi até agora por conta deste silencioso embate comigo mesma. Há mesmo muito o que fazer por aqui. Embora os dias sejam longos (há sol das 7h às 22h mais ou menos) e haja mesmo um montão de tempo, numa residência como esta uma pequena comunidade se forma, com suas tarefas cotidianas de grandes escalas e decisões coletivas para quase tudo. Há turnos para a cozinha e a limpeza, além dos inadiáveis banhos no canal que cruza o pueblo de Contralmirante Cordero por conta, sobretudo, da temperatura que não tarda em atingir os quase 35 graus ainda pela manhã. Nesta edição da Barda del Desierto (já foram cinco), somos em 13 pessoas. Gente do Brasil (São Paulo, Rio de Janeiro e Bahia/ terra Pataxó), da Argentina (Buenos Aires y Corrientes), Colômbia (Bogotá y Medellín), Áustria (Kuchl) e França (Toulouse). Uma mistura que até agora se mostrou muito boa para praticar o que estou sempre buscando: encontrar pessoas. Aliás, este foi o tema do taller que fiz na primeira semana aqui, ainda sem conhecer ninguém ou me acostumar com a poeira do deserto. O que pode, afinal, um encontro? Você já pensou sobre isso? Essa perguntinha, que já me fiz de tantas formas aparece agora de novo, também como prática profissional, num país que não é o meu, sob um regime linguístico que não conheço bem e guiado por uma sensação que segue a mesma por onde ando: encontrar o outro é mesmo lançar-me a um abismo.

A carta original possui mais páginas do que o permitido para esta publicação. Ela foi escrita durante a residência com o intuito de me corresponder com amigos e interlocutores que, assim como eu, trabalham com arte e educação em suas diversas manifestações ou se interessam por propostas como esta, sobretudo em uma edição que concentrou projetos relativos ao intercâmbio de conhecimento e aprendizagem.

46


Nenhum relato dá conta da experiência, já sabemos, mas optei por compartilhar neste catálogo as questões que já anunciava nessa carta e os desdobramentos que seguem ecoando nas minhas práticas atuais: O que pode, afinal, um encontro? Dividi o taller entre alguns exercícios e no último deles construímos um mapa de desejos de aprendizagens, um exercício que fiz em outras situações com educadoras que fizeram parte da minha formação como Valquíria Prates e Mônica Hoff. Cada um dos participantes deveria escrever o que gostaria de aprender no período da residência num papel posto no chão. O resultado foi variado: desde aprender a jogar tranca em portunhol até reconhecer plantas do deserto. Houve também quem quisesse aprender canções nas línguas vigentes nesta edição da Barda, aprender a desaprender, outros que queriam estar só e junto ao mesmo tempo. Alguém queria aprender a nadar contra a maré, uma pessoa escreveu que queria conhecer as “lágrimas do deserto” (assim, deste jeito), outra ainda desejou compreender o “tempo espiral”. Houve quem desejasse apenas “querer menos”.

Embora nem todos os desejos tenham sido contemplados, alguns deles se deram pela consciência coletiva de que estavam ali presentes. No entanto, entendi que há algo de muito potente na simples ideia de “estar junto”, que une pessoas dispostas à convivência, ao estado de presença, e que isso, sem nenhuma outra proposta conjunta já pode ter efeitos importantes. Agora, novas perguntas se apresentam: “como estar junto”? Como “fazer nada” junto?

47


O uso das palavras/ educador pesquisador: Meu interesse por um vocabulário em torno das aprendizagens (o que “prometi” fazer aqui) era, em primeiro lugar um interesse pelo discurso, por entender porque usamos determinadas palavras, como as usamos e o que elas fazem conosco. Jorge Larrosa vai falar uma coisa muito linda sobre como o homem não tem a palavra apenas como linguagem, mas que o que homem é a própria palavra, que o homem é enquanto palavra. Isso também as cosmologias das línguas ameríndias nos ensinam, como o povo guarani, por exemplo, para quem a experiência da vida é também a experiência da palavra. Larrosa racionaliza o que os guarani vivenciam: que qualquer ação com a palavra não é mero palavrório, ou uma brincadeira terminológica. As palavras com que nomeamos o que somos, o que fazemos, o que pensamos, o que percebemos ou o que sentimos são mais do que simplesmente palavras. Para mim não era possível trabalhar com elas sem promover encontros (…)

Como educadora e a partir da experiência de Barda del Desierto, sigo pensando em como é possível vivenciar um projeto, que possa ser político, estético, que parta da experiência e que produza sentido, ainda que em pouco tempo. Meu embate com as palavras começou ali e ainda reverbera aprendizagens que considero que estejam em estágios iniciais.

48


49


LINO DIVAS [ ARGENTINA ]

Vive y trabaja en BsAs Argentina. Formado en IUNA, CIA. Centro de Investigaciones Artísticas, Licenciatura Gestión cultural UNDAV,Tecnicatura Superior en Administración y Gestión de Políticas Culturales, entre otras becas y talleres Crea el proyecto curatorial F.D.A.C.M.A. Fundación para la Difusión del Arte Contemporáneo en el Mercosur y Alrededores. Participa de exposiciones individuales y colectivas en Argentina y en el exterior.

www.linodivas.com / www.fdacma.com.ar


Hizo una residencia artística en Marte y no sabrás lo que le ocurrió

Una residencia en Marte es la posibilidad de crear un espacio sin espacio, de fundar una descolonia y jugar sapito con asteroides. La Escuela flotando en el valle, nuestra base, fue el reservorio de imaginación en un paisaje terraformado y nuestras caminatas cósmicas la posibilidad de reinventarnos y bautizarnos transitoriamente con otros nombres, aunque sepamos en el fondo que el planeta no se puede negar.

52


Descubrimos que sí había agua y que un canal no sólo comunica, tuvimos que aprender a tirarnos del puente y nadar contra la corriente, así como las pirañas del río Amazonas rapean en orquestas sinfónicas subacuáticas. Puedo decir que en Marte se puede improvisar una parrilla en un cráter, pese a que la carnicería más próxima en esta época del año está a 59 millones de kilómetros, y que fue necesario dividirse en grupos para rememorar los mejores sabores del planeta, nuestra única preocupación fue la de no exceder los presupuestos de la agencia, y que no nos falte la Interlagos© Cola para mezclar con el fernet.

53


En Marte también hubo mucho tiempo para hacernos preguntas:

¿Qué pasaría con nuestro cancionero si descubrimos que hay 2 lunitas y no una? ¿Qué tipo de chamamé sonará en estos áridos contornos? ¿Qué nuevas cumbias románticas surgirán? ¿Qué mitologías y santos produciría este otro planeta? ¿Habrá también aquí altares para el gauchito gil? ¿Qué nuevo tipo de secta tendríamos que inventar para olvidar el confinamiento en un hábitat hostil? ¿En qué momento dejamos de extrañar la tierra? ¿Qué nuevos deportes habría que inventar?... Por lo pronto nos conformamos con imaginar que dos rocas a 1 metro de distancia son un arco y que eso ya nos habilitaba a jugar un picadito. Entre naves destartaladas entendimos que el planeta dejó de ser hace mucho una frontera, los mapas políticos pierden sentido, a esta distancia no podemos saber cuándo empieza Argentina y dónde termina Brasil. Qué necios aquellos que decidieron llamarlo desierto para que creamos que nada había, aquí hay tanto por nombrar que dimos gracias al portuñol por ser tan útil soporte. Nuestras misiones nos enfrentaron a cielos estrellados y tormentosos. Los que ya no están descansan debajo de la mediasombra, mientras la sagrada virgen de rostro terrateniente nos divisaba desde la altura.

54


55


MARINA MAYUMI [ BRASIL ]

Artista reincidente invitada por BDD. Es educadora, investigadora y artista visual. Licenciada en Arte y educación, Master en Educación, actualmente doctorando en Arte y Educación por la Universidad Estadual de Campinas (San Pablo, Brasil) Actúa como educadora militante de proyectos de educación libertaria en Brasil y Argentina. Participa de residencias artísticas exposiciones individuales y colectivas en Brasil, Chile y Argentina.


Passaram-se dois anos, desde que tive meu primeiro contato com a árida paisagem desértica, com a escola e com as/os habitantes daquele lugar. A volta, trouxe memórias atualizadas na pele e cabelos secos e no calor do ar em contraste com a água fria do canal. Os pequenos descobrimentos diários de universos tão específicos das pessoas que nos cruzaram/cruzam nosso caminho me trouxe aquela rara sensação de estar na hora e no lugar certo. A escola, ao entrar em devir casa, passou a ser meu refúgio e ambiente de trabalho. Dormir e acordar entre ferramentas, papéis, câmeras e objetos pessoais cria uma espécie de amálgama com nossos trabalhos que sofrem mutações contínuas conforme entramos em contato com tudo que nos atravessa naquele contexto específico de descobertas, estranhamentos, desconfortos e sensações que estão para além do discurso por via das palavras. As distintas maneiras de cozinhar sabores, de dançar corpos de ritmos e torções variadas, de falar/forjar línguas que desconhecemos e de expressar sem palavras por meio de obras-processo que na diversidade de linguagens, transmite-nos uma gama inesgotável de relações, sensações e novas ideias que acabam por povoar novos imaginários acerca do deserto, da escola e do povoado de Contralmirante Cordero. Se em minha primeira participação estive atenta às pessoas que ali nasceram, e me contaram sobre as dores e louvores daquelas paisagens repletas de segredos e mistérios que só quem se atreve a investigar à fundo, pode acessar para além da superfície, nessa nova estadia, deparei-me com uma nova gama de experiências que passaram a compor um universo de re-existências naquele lugar onde coabitam diversas camadas de tempos geológicos e humanos. Durante todo o mês, dei oficinas de vídeo experimental que mobilizassem o lugar-escola como espaço para experimentações com produções de imagens e videoinstalações.

58


59


A ideia era promover um encontro entre cinema e escola, tencionando a interação entre imagens, sons, corpos e lugares e explicitando a escola como lugar atravessado por trajetórias humanas e não-humanas que se constituem e negociam devires outros em cada uma delas. As possibilidades de narrativas sensoriais se davam por meio das múltiplas camadas de imagens que ao se misturarem entre si, tinham o intuito de intervir diretamente sobre a arquitetura escolar a partir de elementos que nos convidassem a vivencia-la através de nossos corpos e as sensações que pudessem vir a atravessa-los. Paralelamente às oficinas ministradas, desenvolvi uma experimentação intitulada “Sudar el desierto”. A videoinstalação surgiu concomitantemente às oficinas a partir da interação com as/os participantes que desenvolveram experimentos relacionados às produções de vídeos para locais claros da escola. O ato de projetar em locais claros, se deu por uma nova proposta frente ao tradicional cinema de sala escura que mantêm corpos sentados em poltronas confortáveis e olhos direcionados diretamente à tela cinematográfica. A ideia de trabalhar com um cinema expandido que implica a participação dos corpos em videoinstalações foi somada às sensações trazidas pela vivência das oficinas somadas às minhas percepções imagéticas do deserto, escola e da interação com as/os artistas que me provocaram e me instigaram a produzir esculturas que pudessem interagir com uma coleção de vídeos captados por mim no canal, no deserto e no prédio escolar. O calor das imagens das fogueiras acendidas por nós durante a noite, somadas à imagens captadas em nossos mergulhos no canal formam uma composição junto à esculturas de gelo em forma de gotas que derretiam e interagiam com as sombras escultóricas.

60


Os vídeos projetados em cantos de paredes denotam uma gama de narrativas sensoriais vivenciadas durante aquele mês de residência e que no momento da exposição final, foi vivenciada pelos corpos daquelas/es que ali passaram, viram e sentiram as gotas de gelo através do toque e da emanação de um frescor quase imperceptível em meio ao intenso calor daquele mês de janeiro.

61


NINA FOUNTEDAKIS [ AUSTRIA ]

Vive y trabaja en Viena Formada en arte y educaciรณn en Academy Of Applied Photography. College Of Art Therapy Vienna. Studies Of Innate Curriculum.

www.ninafountedakis.com


Obras sobre la concientización

El trabajo que desarrollé en este precioso lugar es una continuación de un proceso que he denominado WERKE DER ACHTSAMKEIT, cuyo significado en castellano sería OBRAS SOBRE LA CONCIENTIZACIÓN/ OBRAS DE ATENCIÓN. En el mismo, procuro crear obra con lo que la naturaleza ofrece, brinda en abundancia y, en el mejor de los casos, sin generar residuo alguno, factor que depende de la disponibilidad local de plantas que me ofrezcan adhesivos naturales. Los principales objetivos del trabajo están focalizados en generar espacios de asombro, contemplación y observación de la belleza natural, mientras al mismo tiempo posicionarse en el respeto y gratitud hacia nuestro entorno. Me parece urgente tomar consciencia acerca de la conexión que tenemos con nuestro entorno natural y asumir subsecuentemente la debida responsabilidad. A través de mi trabajo y el efecto de estar viva, quiero contribuir en generar consciencia y amor para nuestro mundo. Las reacciones de los visitantes a los estudios abiertos que se realizaron durante la residencia, como así también de la exposición, lo demuestran: tomar algo que ya existe en la naturaleza y ponerlo en otro contexto posee el potencial de cambiar el punto de vista de la gente y ampliar la capacidad de asombro. La naturaleza que nos rodea recobra magia y provoca nuestra presencia y atención.

“Si realmente amas la naturaleza, encontrarás belleza en todas partes.” Vincent Van Gogh

64


65


Performance Duracional Connect Para el festival del cierre hice una performance que duró tres horas y también se trata de la relación entre los seres humanos y la naturaleza. Una persona o una hoja no poseen mucha fuerza por sí solas, y podrían romperse fácilmente con poco esfuerzo, pero agrupados se logra de repente una fuerza intrínseca, tanto en los seres humanos como en las plantas y a su vez entre ellos mismos. En la conexión podemos encontrar posibilidades poderosas y preciosas. Traje una cuerda de 60 metros que hice en Austria (de pasto austríaco) e instalé uno de sus extremos en mi sala de exposición y el otro extremo en el patio, donde había mucha acción y movimiento. Como símbolo de la reunión entre países y entre entidades diferentes, continué la cuerda hecha con materiales naturales de Austria añadiendo materiales abundantes de la Argentina encontrados en los alrededores de la escuela, más precisamente hojas de Cola de Zorro. Un encuentro verdadero siempre nos brinda el tesoro del enriquecimiento mutuo, la posibilidad de aprender y crecer, y eso es algo que podemos observar día a día, si tenemos la mente, el corazón y los ojos abiertos para percibir y disfrutar. Barda del Desierto es una iniciativa que desea generar espacios de encuentros verdaderos, y por eso digo gracias!

66


67


ACTIVIDADES ABIERTAS AL PÚBLICO


AFLORAMIENTO VISUAL / EL DESIERTO VUELVE Intervención directa en el paisaje Por Santiago Rey y Mariano Sivak La propuesta consistió en un dispositivo que propone un punto de vista, desde el cual, y por un efecto visual producto de la perspectiva, los objetos adquieren una relación y significación nuevas. Es un recurso muy vinculado a la anamorfosis, a los trampaojos y a muchos trucos utilizados en el cine pre-digital y fotografía primitiva. Por otra parte nos interesó trabajar con una actitud de observación y escucha, una disposición permeable a las sugerencias del entorno y a nuestra propia intuición. De ahí surgen las situaciones, las imágenes, los materiales y resoluciones prácticas.Buscamos que la narrativa sea una resultante de esa actitud, que no pase tanto por nuestra consciencia, porque hay cosas que solo afloran de esa forma. Como hay animales que sólo salen cuando nadie está ahí. Como en un oráculo, aún tratándose de nuestras propias voces, hay cosas que sólo surgen cuando estamos más centrados en escucharlas que en hablar. Durante nuestra estadía, y durante una remada por el río Limay, se nos fueron presentando las imágenes y los temas que después se combinaron en la obra. Vimos una grúa romana, aparejo arcaico, y prodigio del ingenio práctico; escuchamos que un piche se comía los polluelos de una gallina; nos enteramos de la situación catastrófica de los productores de fruta, que se ven obligados a cortar los frutales, todavía sanos y en plena producción, porque no pueden vender la cosecha. Vimos una serpiente, vimos el río, vimos el desierto. Lo vimos venir. Vimos como vuelve a ocupar el espacio. En nuestra intervención aparecen escenas de una nueva prehistoria, donde los sobrevivientes añoran el tractor, la escalera del cosechador, la sombra frondosa. Los materiales fueron palitos, plantas secas, arcilla que recolectamos junto al canal de riego, hilo, madera de bins desarmados, un espejo. Hubo una tarde para que la gente se acerque a ver, a reflejarse en las imágenes. A ver “lo mismo de otro modo”. Todo quedo ahí, para que el desierto se lo apropie y que alguien, sin querer, encuentre algo, alguna vez.

70


71


TALLERES Y ACTIVIDADES Los talleres y encuentros vincularon la propuesta curatorial de esta edición en torno al arte y educación. Continuando con la propuesta arte-educativa que atraviesa todo el proyecto de Barda del Desierto, ofrecimos en esta edición una amplia agenda de actividades a cargo de los coordinadores, el curador invitado y los artistas en residencia. También abrimos espacios de intercambio gracias a la generosidad de los vecinos de Clmte. Cordero y de ciudades aledañas.

72


73


¿Qué es lo que puede un encuentro?

Procesos de aprendizaje autónomo. Entre el arte, las instituciones y la composición de nuevos vocabularios. Por Juliana Biscalquin

Mas allá de la sala oscura

Lo que puede la escuela y el cine cuando la sala no es oscura. Por Marina Mayumi

74


El dibujo como narración. Por Julia Rossetti

Paseo de Percepción

Buscando el sentido a través de nuestros sentidos . Por Nina Fountedakis

75


Taller de Arte y Tecnología

Encuentro taller COMENSALIDAD y RADIO LIBRE BARDA DEL DESIERTO. Por Gustavo Torrezan

76


Paisajismo Marciano

Objetivo: generar un acercamiento a la investigación aeroespacial, a través de herramientas propias de la práctica artística tradicional, el paisajismo y la metodología exploratoria espacial. Por Lino Divas

Construir un portafolio artístico

Fabio Tremonte junto al curador Juan David Quinteros Arbelaes

77


ESTUDIOS ABIERTOS

Un espacio de apertura y encuentro directo con la comunidad y los artistas en residencia que posibilita una aproximación cercana con la producción artística contemporánea.

78


CINE A CIELO ABIERTO

Proyección de películas relacionadas al contenido de la edición BDD#2018.

79


FESTIVAL DE CIERRE

Como todos los años al finalizar la residencia la escuela se transforma una vez más, y se convierte en un espacio de exhibición para los trabajos y procesos creativos de los artistas. Con un festival de cierre de dos días de duración -con entrada libre y gratuita- y la participación de grandes propuestas musicales de la mano de Diego Martez, Jin Yerei, San Ignacio, La Parsifónica, Madre Chicha, Veranada, Farándula, Fer Toth, DjRol3x, Julia Inés Ponce, Celeste y Las Mil Jarillas y el ballet de malambo Purrum Aluhé, permitimos que más de seiscientos vecinos de la localidad y de otras ciudades conocieran la propuesta integral de Barda del Desierto.

80


El festival de cierre de Barda del Desierto es una experiencia digna de vivir. El arte y la cultura patagónica se sienten a flor de piel, y el intercambio natural que se da entre todos los artistas -músicos y residentes- que participan de la edición anual es algo poéticamente hermoso. Ya tengo varios amigxs que conocí en BDD: Fabio, Nina, Leo, ¡el amigo que hizo las empanadas para lxs artistas de esta edición! Es una zona de tiempo autónomo a la Burning Man que revoluciona la mágica comunidad de Contralmirante Cordero, en el medio de la estepa patagónica de Río Negro. Fui por primera vez con mi proyecto Jin Yerei, invitado por Nicolás Rodriguez Rey para la edición 2017 junto a Barda, Luzcyan, David Galdame entre otros. Improvisando y bailando, nos quedamos hasta el final. A mitad de 2017, después de haber vivido la experiencia, tenía que volver. Empezamos con Nico a ver la idea de un festival de dos días, con otra infraestructura y más músicos. Volverlo federal. Hacer que suceda y curarlo. Desafío aceptado: ¡la rompieron todxs! Los Madre Chicha y la Parsifónica de Córdoba, Diego Martez (La Plata), San Ignacio del Delta del Paraná (Tigre), Ensamble (Neuquén y BA), Farándula (BA), DJ Rol3x (BA), Celeste y las Mil Jarillas (Neuquén y BA), Veranada (Neuquén), Fer Toth (BA), y los Purrum Aluhé, una agrupación de malambo increíble de Barda del Medio. El resultado: otra vez una reunión de amigos, otra vez la experiencia de bailar y disfrutar en una escuela en el medio de la nada bajo la luz de la luna, con el cielo lleno de estrellas. Otra vez cerrar una residencia que pone a Cordero en la mira del mundo, dejando a varios con ganas de volver. Y volvemos, siempre. Es ley. Federico Sánchez (Jin Yerei)

81


82


83


BDD fue declarado de interés cultural por Ministerio de Cultura de la Nación

República Argentina - Poder Ejecutivo Nacional 2018 - Año del Centenario de la Reforma Universitaria Resolución Número: RESOL-2018-11-APN-MC CIUDAD DE BUENOS AIRES Jueves 11 de Enero de 2018

Referencia: EX-2017-25549241-APN-DMED#MC

VISTO el Expediente Nº EX-2017-25549241-APN-DMED#MC del registro del MINISTERIO DE CULTURA; y Por ello,

CONSIDERANDO:

EL MINISTRO DE CULTURA

Que por el expediente mencionado en el Visto, el señor Nicolás Manuel RODRÍGUEZ REY solicita la RESUELVE: declaración de interés cultural de este MINISTERIO DE CULTURA para la 5° EDICIÓN DE LA RESIDENCIA BARDA DESIERTO, a realizarse durante el período comprendido entre ARTÍCULO 1°.-ARTÍSTICA Declárase de Interés DEL Cultural la 5° Edición de la RESIDENCIA ARTÍSTICA BARDA el 4 yDESIERTO, el 30 de enero de 2018, endurante la localidad de CONTRALMIRANTE DEenRÍO DEL a realizarse el período comprendido entre elCORDERO, 4 y el 30 dePROVINCIA enero de 2018, la NEGRO. localidad de Contralmirante Cordero, Provincia de Río Negro. Que los artistas son alojados en la escuela primarianodesignificará la mencionada localidad, por ARTÍCULO 2°.-seleccionados Déjase constancia que la declaración concedida erogación algunacerrada para este las vacaciones DE de verano, resignificando el espacio centro deestar producción contenidos de MINISTERIO CULTURA y no implica para como el solicitante exentodedel pago de artísticos aranceles yy/o intercambio directo con la sociedad. contribuciones que pudieran corresponderle. Que las actividades a realizar durante la residencia incluyen talleres, workshops, salidas, proyecciones; ARTÍCULO 3°.- Queda entendido que toda la promoción, publicación, catálogo o cualquier otra variante todas gratuitas, actividad finalizandodeberá con un contar ciclo decon conciertos. de la ellas mencionada el siguiente texto “Declarado/a de Interés por el MINISTERIO DE CULTURA DE LA NACIÓN”. Que es función de este Organismo prestar apoyo a las iniciativas que resulten concurrentes al logro de los objetivos fijados materia cultural. ARTÍCULO 4°.-enRegístrese, comuníquese, dése copia autenticada a la DIRECCIÓN GENERAL DE PRENSA Y COMUNICACIÓN para su difusión. Cumplido, archívese. Que ha tomado intervención el MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO. Que la SECRETARÍA DE INTEGRACIÓN FEDERAL Y COOPERACIÓN INTERNACIONAL ha Digitally signed by AVELLUTO Alejandro Pablo expresado su opinión favorable a la declaración de interés solicitada. Date: 2018.01.11 16:04:57 ART Location: Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Alejandro Pablo Avelluto

Que ha tomado intervención la DIRECCIÓN GENERAL DE ASUNTOS JURÍDICOS. Ministro Ministerio de Cultura

Que la presente medida se dicta de conformidad por el Decreto Nº 101/85 y la Ley de Ministerios N° 22.520 (T.O. por Decreto N°438/92 y sus modificatorios).

84


A los artistas seleccionados entre casi 200 proyectos; a todos los artistas que participaron de la convocatoria mostrando su interés en formar parte de esta experiencia; a Ruth Kermes, Lili Flores y todo el personal docente y no docente de la Escuela Nº 135, a sus estudiantes; a Maria Elena Vogel del Consejo Escolar; a la comunidad de Clmte. Cordero por su calidad humana e interés sensible; al público que participa activamente de cada una de las actividades; a los músicos que formaron parte del Festival de Cierre: Diego Martez - Jin Yerei - Madre Chicha - La Parsifónica - Ballet Folklórico Purrum Aluhe - Fer Toth - Farándula - San Ignacio Ensamble - DJ Rol3x - Veranada; al intendente Gustavo Pita y todo el personal de la Municipalidad de Clmte. Cordero y Barda del Medio; a Fabián Galli, Nicolás Land (Ministerio de Desarrollo Social Río Negro), Ariel Ávalos (Secretaría de Cultura/Ministerio de Turismo, Cultura y Deportes); a Juan Rey, Silvina Freiberg, Rodrigo Buteler, Piojo Vidal, Guillermo Saavedra, Nadia Vidal, Museo Histórico del Riego, Museo El Escudero, MNBA Neuquén, Pablo Méndez, Federico Kreplak, Alberto y Mariano Adamo, Patricia Curlo, Mercado Núñez, Mauricio Morón, Claudio Lanfquen, Miguel Urra Sonido, Tomi Gutierrez, Gloria Dodero, Leo Betinelli, Martín Motta, Meme; y a todos los medios de prensa que siguen de cerca el desarrollo de cada edición.

¡Gracias!

85


BDD#2018 fue realizado con el apoyo de:

AcompaĂąan:


http://bardadeldesierto.org /bardadeldesierto info@bardadeldesierto.org @bardadeldesierto

CATÁLOGO BDD 2018  

Catálogo de la Residencia Artística Barda del Desierto edición 2018

CATÁLOGO BDD 2018  

Catálogo de la Residencia Artística Barda del Desierto edición 2018

Advertisement