Issuu on Google+

De  mis  consideraciones:     Acudo   a   usted   señora   Ministra,   en   vista   de   que   una   gran   área   reforestada,   que   se   ha  convertido  en  refugio  de  muchos  animales,  está  corriendo  grave  peligro,  por   la  falta  de  consciencia  e  irrespeto  de  ciertas  personas  sin  escrúpulos.     ANTECEDENTES.-­   En   1992,   mediante   Escritura   Pública   de   Compraventa,   Inmobiliaria   Tocuyo   S.A.   adquirió   del   señor   Jonás   González,   149,84   has.   que   desmiembran   del   predio   rústico  de  mayor  extensión  denominado  La  Esmeralda.     Asimismo,   en   1993,   mediante   Escritura   Pública   de   Compraventa,   adquirió   del   señor  Jonás  González,  una  extensión  de  104,4  has.     El   31   de   diciembre   de   2001,   mediante   Escritura   Pública   de   Compraventa   celebrada  entre  Inmobiliaria  Tocuyo  y  Comuna  Salango,  ante  el  Notario  Primero   del  cantón  Puerto  López,  se  adquirió,  una  extensión  de  un  lote  de  34,32  has.     Estos   terrenos   se   habían   convertido   en   sitio   de   corte   de   madera   para   la   fabricación   de   carbón,   por   lo   que   para   la   regeneración   del   medio   ambiente,   se   invirtió   una   ingente   suma   de   dinero,   y   se   instalaron   sistemas   de   agua,   se   abrieron   caminos   que   permitan   controlar   la   propiedad   y   evitar   la   cacería   indiscriminada,  etc.     Veinte  años  atrás  no  se  veía  ni  un  animal,  debido  al  grado  de  deforestación;  hoy   en   día   una   gran   extensión   de   los   terrenos   se   encuentra   constituida   por   árboles   y   plantaciones   típicas   de   la   zona,   bosque   reforestado   en   su   totalidad   por   Inmobiliaria   Tocuyo.   En   los   terrenos   se   encuentran,   entre   otros   animales,   dos   tipos   de   venado,   guanta,   guatusa,   gato   de   monte   (yaguarundí),   tigrillos,   zaino,   cabeza   de   mate,   conejos,   iguanas,   150   especies   de   pájaros.   Adicionalmente,   la   playa  de  La  Esmeralda  es  el  sitio  con  mayor  intensidad  de  anidación  de  tortugas   de  toda  la  región.       Dentro   del   terreno   comprado   a   la   Comuna,   se   encuentra   el   trillo   de   “Los   Ostionales”.       PRIMERA  INVASIÓN.-­   En  febrero  de  2002,  Jorge  Salazar  Vacas,  Colón  Acuña  Acuña,  Benito  Jaramillo  y   Maritza   Cruz   Carvajal,   alegando   que   la   intención   de   Inmobiliaria   Tocuyo   era   cerrar  totalmente  el  paso  a  la  playa,  como  Junta  Parroquial,  solicitaron  un  tractor   al  Alcalde  para  “mejorar  la  vía  de  ingreso  a  la  playa”.     Causaron   enormes   destrozos   a   la   propiedad   e   incalculables   daños   al   medio   ambiente.     El  Alcalde  justificó  los  movimientos  de  tierra  con  un  proyecto  de  construcción  de   una  carretera  de  III  orden.  Está  de  más  decir  que  el  “proyecto”  carecía  de  estudio   de  suelo  y  de  impacto  ambiental,  ni  estudio  de  tráfico.      


Por  esta  razón,  acudimos  al  Ministerio  de  Obras  Publicas  para  solicitar  el  registro   del   trillo   de   aproximadamente   dos   metros   de   ancho   como   camino   privado,   y   el   14  de  octubre  de  2002,  el  Juez  Nacional  de  Caminos  resolvió  disponer  el  registro   como  camino  privado,  mismo  que  se  inscribió  en  el  Registro  de  la  Propiedad  del   cantón  Puerto  López  el  18  de  noviembre  de  2002.  Cabe  señalar  señora  Ministra,   que   por   este   camino   privado   los   moradores   y   vecinos   de   la   zona   han   tenido   acceso  peatonal  hacia  la  playa  sin  ningún  impedimento.     En  el  Informe  de  Inspección  se  detallan  los  daños  y  el  resultado  futuro  de  tal   destrucción  del  medio  ambiente:  amplitudes  de  cortes  indiscriminados  desde   19.4   hasta   8.0   metros   de   ancho,   altura   de   taludes   de   hasta   7   metros   de   alto,   ángulos   de   talud   de   90   grados,   acumulación   indiscriminada   de   volúmenes   considerables   de   escombros,   arranque   indiscriminado   de   vegetación   y   arboles   reforestados,   terreno   a   la   merced   de   la   erosión,   una   plataforma   al   borde   de   la   playa  de  15  por  25  metros  (375m2),  erosión  de  la  plataforma  por  la  acción  del   mar,   aumento   de   riesgos   de   inestabilidad   de   las   laderas   en   el   tramo   final   de   construcción.     SEGUNDA  INVASIÓN.-­   En   noviembre   de   2004,   el   señor   José   Mackay   conjuntamente   con   el   señor   Robinson   Arcos,   negoció   el   alquiler   de   un   terreno   dentro   de   la   propiedad   de   Inmobiliaria   Tocuyo   S.A.,   a   favor   de   CLARO   (Conecel   S.A.),   para   la   construcción   de  una  caseta.     En  comunicación  del  señor  Arcos  dirigida  al  Defensor  del  Pueblo,  se  indica  que   “reunidos   en   Asamblea   General   de   Comuneros,   autorizamos   al   comunero   José   Mackay  para  que  arriende  un  lote  de  150  metros  cuadrados,  ubicado  dentro  de  la   propiedad   que   mantiene   en   posesión,   de   la   cual   la   Comuna   Salango   es   legal   y   absoluta  propietaria.”     El   16   de   diciembre   del   mismo   año,   se   estableció   en   el   Informe   Jurídico   de   la   Gobernación  de  Manabí  que  se  había  colocado  “una  improvisada  puerta  de  latillas   de  caña  guadua  y  estacas  de  madera  sostenida  con  alambre  de  púas  que  impiden  el   paso   a   esta   construcción,   hecho   ilegal   y   atentatorio   a   la   propiedad   privada.”   Asimismo,   recomiendan   “garantizar   la   propiedad   privada”   y   “otorgar   la   respectiva  protección  policial  a  dicho  lugar.”     El   21   de   los   mismos   mes   y   año,   por   orden   del   Gobernador   de   Manabí,   se   desalojaron  los  obstáculos  que  impedían  el  ingreso  a  la  caseta  de  CLARO.  En  el   Informe   de   la   Tenencia   Política   de   la   parroquia,   realizado   posteriormente,   se   detalla   que   la   Teniente   Política   indicó   que   “quienes   esgrimían   machetes   como   armas   blancas,   alicates-­playos,   se   enfrentaron   a   mi   persona,   a   los   policías   y   fue   Jorge  Eduardo  Salazar  Vacas  quien  encabezó  a  estas  personas.”       A   pesar   de   esto,   señora   Ministra,   increíblemente,   ese   mismo   día   del   desalojo,   destruyeron  todas  las  cercas  puestas  por  Inmobiliaria  Tocuyo,  esto  es  433  postes   de   hormigón,   7182   metros   de   alambre   cortados   y   sustraídos,   50   plantas   de   Neem,  Single  y  Algarrobo  destruidas.    


TERCERA  INVASIÓN:     El   4   de   junio   de   2009,   José   Vera   Arrata,   Secretario   de   Transparencia   notificó   a   Inmobiliaria  Tocuyo  procedería  a  despejar  los  caminos  públicos  ancestrales  que   supuestamente  existían  dentro  de  los  predios.     El  19  de  junio,  a  pesar  presentar  las  Escrituras  Públicas  que  comprobaban  que  se   trataba  de  un  trillo  privado,  dentro  de  una  propiedad  privada,  e  indicar  que  los   residentes   tenían   paso   peatonal   según   lo   convenido   en   la   servidumbre,   la   propiedad  fue  invadida,  sin  contar  con  orden  de  allanamiento  alguna  y  con  ayuda   de  más  de  sesenta  policías,  destruyendo  el  trillo  privado  de  “Los  Ostionales”,   violando  principios  constitucionales  y  garantías  del  debido  proceso.     Con   amenazas,   detuvieron   a   las   personas   que   se   encontraban   dentro   de   la   propiedad,  y  les  quitaron  las  cámaras  de  fotos  para  que  no  quede  constancia  del   abuso.     El   sábado   20   de   junio,   con   apoyo   de   la   Policía,   ingresaron   a   la   propiedad   en   la   que   se   encuentra   la   reserva,   personas   ajenas   a   la   comunidad   de   Salango,   en   su   mayoría   empleados   del   Municipio   de   Puerto   López   liderados   por   Benito   Jaramillo  Gutiérrez,  Jorge  Eduardo  Salazar  Vacas  y  Robinson  Germán  Arcos.     Destruyeron   cercas,   talaron   más   de   200   árboles   de   forma   indiscriminada,   quemaron  maleza,  depredaron  el  contenido  de  la  poza  que  sirve  como  sitio   de   alimentación   para   las   aves   marinas,   extrajeron   cangrejos   sin   boca   y   hasta  hicieron  fogatas.  A  la  salida  de  la  trocha,  se  podía  ver  a  la   gente  que  salía   con   troncos   de   madera,   caña   guadua   y   hasta   arena   de   la   playa   La   Esmeralda.     Ante  estos  abusos  de  poder,  se  entabló  una  Acción  de  Protección  y  el  17  de  julio   de   2009,   el   Juzgado   Segundo   de   Garantías   Penales   de   Portoviejo   resolvió   declarar   con   lugar   la   Acción   de   Protección   propuesta   por   Inmobiliaria   Tocuyo,  “por  ser  ilegal  e  ilegítimo  el  acto  inserto  en  los  Oficios  (…)  suscritos  ambos   por   el   señor   Arq.   Alfredo   Vera   Arrata,   mediante   los   cuales   este   dispone   que   se   proceda   a   despejar   los   caminos   públicos   ancestrales   que   van   desde   La   Canoa   a   Playa   Dorada,   Río   Chico   a   Playa   Rio   Chico   y   Ostionales   a   Playa   Rio   Chico;   por   lo   que   se   dispone   que   las   cosas   vuelvan   a   su   estado   anterior   a   la   ejecución   del   acto   impugnado.”   Se   dispuso   asimismo,   que   “la   autoridad   de   Policía   correspondiente   deberá   otorgar   las   garantías   y   seguridades   necesarias   para   el   cumplimiento   y   ejecución  de  esta  sentencia.”     El   20   de   Julio   de   2011,   una   vez   más,   el   señor   Jorge   Salazar   Vacas,   presenta   un   Oficio   en   la   Gobernación   de   Manabí,   solicitando   que   se   actúe   de   inmediato   “para   la   apertura   de   los   caminos   públicos,   estero   y   playa   que   hasta   la   actualidad   se   encuentran   cerrados   y   privatizados”,   a   pesar   de   que   meses   antes,   el   Intendente   General   de   Policía   de   Manabí,   había   señalado   que   “mientras   subsista   esta   garantía   constitucional   (Acción   de   Protección)   que   se   encuentra   ejecutoriada   y   ratificada   por   una   de   las   Salas   de   la   Corte   Provincial   de   Justicia   de   Manabí,   la   competencia   se   encuentra   ratificada   en   la   justicia   ordinaria   y   por   la   tanto   la  


Intendencia   General   de   Policía   de   Manabí,   ni   la   Gobernación   de   Manabí,   no   son   competentes  para  resolver  dicho  conflicto...”     El   29   de   agosto   de   2011,   la   Gobernadora   se   inhibe   y   dispone   el   archivo   del   expediente.       CUARTA  INVASIÓN.-­   El   31   de   mayo   de   2012,   aparecieron   Policías   acompañados   de   tractores   para   destruir   una   vez   más   el   trillo   de   Los   Ostionales.   La   maquinaria   echó   abajo   una   cerca   y   se   destruyeron   árboles   sembrados   por   Inmobiliaria   Tocuyo.   Una   vez   más,   el   acto   fue   liderado   por   los   señores   Robinson   Arcos,   Jorge   Salazar   y   el   Alcalde  de  Puerto  López.  No  hubo  participación  de  los  habitantes  de  la  región.     Presentaron  fue  un  Oficio  suscrito  por  el  Alcalde  de  Puerto  López,  de  fecha  30  de   mayo   de   2012,   dirigido   al   Ministro   del   Interior,   en   el   cual   solicitaban   la   ayuda   de   la  fuerza  pública  para  la  “apertura   de   los   caminos   y     se   mantenga   un   operativo   de   control  para  evitar  cierres  posteriores  de  las  vías.”     El   estero   La   Canoa,   donde   se   abrieron   las   tronchas   de   dos   km   de   largo,   nunca   ha   sido  un  paso,  como  lo  pueden  atestiguar  los  mismos  habitantes  de  la  zona.  Con   estas  trochas  abiertas,  esta  reserva  natural  que  se  ha  logrado  rescatar  y  que  ha   tomado   años   en   regenerarse,   dejaría   de   existir,   puesto   que   la   presencia   de   carros,   cazadores   y   el   acceso   sin   control   de   las   personas,   depredaría   el   lugar.   Tal   es  así,  que  después  de  la  primera  invasión  a  la  reserva,  se  encontró  en  la  playa  de   Rio   Chico,   un   venado   muerto,   que   había   sido   herido   dentro   de   la   reserva.   Hemos   tenido  conocimiento,  también,  de  que  se  está  extrayendo  arena.     El  4  de  junio  de  2012,  240  habitantes  de  Salango  enviaron  una  comunicación  al   Ministro   del   Interior,   informando   sobre   los   acontecimientos   e   irregularidades   que   están   teniendo   lugar   en   Río   Chico.   Claramente   indican   que   “el  estero  de  La   Canoa,   que   llega   hasta   la   Playa   Dorada   o   Esmeralda,   donde   se   abrió   la   trocha,   nunca   ha   sido   un   paso   y   se   encuentra   en   el   núcleo   de   la   reserva   natural.”   Consideran   que   “la  resolución  mencionada  en  la  solicitud  de  asistencia  por  parte   del  Alcalde,  se  aleja  de  la  realidad  por  cuanto  en  el  estero  La  Canoa  nunca  existió   camino.   Los   que   habitamos   en   esta   zona   nunca   fuimos   consultados   y   ni   siquiera   informados.”     Solicitan,   entre   otras   cosas,   que   se   paralice   cualquier   trabajo   en   el   sitio   para   evitar   mayores   daños,   que   se   realice   un   estudio   sobre   la   reserva   natural   y   su   protección,  y  que  se  estudie  la  posibilidad  de  apoyar  el  sitio  de  la  reserva  como   lugar  para  estudios  biológicos  y  visitas  de  estudiantes.     LA  EXCUSA  PARA  SEGUIR  INVADIENDO.-­   Los  mencionados  líderes  de  las  tantas   invasiones   que   han   sido   identificados  en   párrafos  anteriores,  alegan  que  las  escrituras  de  compraventa  de  estos  terrenos   a  la  Comuna  Salango,  son  nulas,  sin  embargo,  señora  Ministra,  se  ha  comprobado   hasta   la   saciedad   que   los   predios   en   referencia   son   de   absoluta   y   legítima   propiedad  de  Inmobiliaria  Tocuyo  S.A.    


A  pesar  de  que  el  terreno  en  cuestión  era  claramente  de  propiedad  de  la  Comuna   Salango,   para   evitar   futuros   problemas   o   dudas   que   se   pudieran   suscitar   con   respecto   a   la   legalidad   de   la   compraventa,   se   insistió   ante   el   Ministerio   de   Agricultura  y  Ganadería  que  pida  un  pronunciamiento  por  parte  del  Procurador   General  del  Estado  con  respecto  a  la  aplicación  de  los  artículos  83,  84  y  85  de  la   Constitución.     El  28  de  agosto  de  2001,  el  Procurador  General  del  Estado  absuelve  la  consulta   planteada,  indicando  que  los  pueblos  montubios  son  una  realidad  social  distinta   de  los  pueblos  indígenas,  “por  lo  tanto  las  normas  contenidas  en  los  artículos  83  y   84   de   la   Constitución   Política   no   le   son   pertinentes,   por   lo   que   las   tierras   comunitarias  de  propiedad  de  las  comunas  de  pueblos  montubios  pueden  ser   objeto  de  división  o  enajenarse”  (Las  negritas  no  son  del  original).     A   pesar   de   que   el   pronunciamiento   del   Procurador   General   del   Estado   es   vinculante   y   obligatorio   para   la   Administración   Pública,   el   Ministerio   hizo   caso   omiso  de  éste  y  mediante  Oficio  de  fecha  20  de  noviembre  de  2001,  y  habiendo   operado  ya  el  silencio  administrativo  positivo,  el  Director  Nacional  de  Desarrollo   Campesino  niega  la  solicitud  de  autorización  de  venta  del  terreno.     Esta   negativa   obligó   a   la   Comuna   Salango   a   presentar   un   Recurso   de   Amparo   Constitucional   contra   el   Ministro   de   Agricultura   y   Ganadería.   El   Juez   resolvió   aceptar   el   Recurso   de   Amparo   disponiendo   la   suspensión   del   Acto   Administrativo   contenido   en   el   Oficio   No.   DDC/DGOC   del   20   de   noviembre   de   2001.     Esta   última   resolución,   es   apelada   por   el   Ministerio   de   Agricultura   y   Ganadería   ante   el   Tribunal   Constitucional,   que   sin   embargo,   resolvió   confirmar   la   Resolución  del  Juez  de  instancia.     El  31  de  diciembre  de  2001  se  otorgan  las  escrituras  de  compraventa  por  parte   de  la  Comuna  Salango,  a  favor  de  Inmobiliaria  Tocuyo  S.A.,  debidamente  inscrita   en   el   Registro   de   la   Propiedad   del   Cantón   Puerto   López.   En   dicho   predio,   Inmobiliaria  Tocuyo  S.A.,  deja  un  camino  peatonal  que  permita  el  acceso  a   la   playa   por   parte   de   los   residentes   de   Salango   y   Río   Chico,   así   como   el   acceso  de  vehículos  o  equipos  que  fueren  necesarios  para  faenas  de  pesca   de  arrastre  o  rescate  en  caso  de  varamiento  de  alguna  embarcación,  como   se  estipuló  en  dicho  documento.  Cabe  destacar  que  esta  servidumbre  siempre   se  respetó,  y  jamás  se  obstruyó  el  paso  de  personas  a  la  playa  de  Rio  Chico,  como   se  ha  demostrado  por  demás  en  fotos  y  testimonios.     SOLICITUD.-­   Desde   su   llegada   a   Salango   hace   16   años,   Robinson   Arcos   y   Jorge   Eduardo   Salazar,  no  han  hecho  más  que  traer  problemas  y  lucrar  a  costa  de  los  habitantes.   Tomaron  posesión  de  la  Comuna  Salango  y  con  artificios  cambiaron  su  nombre  y   crearon   una   “Comunidad   de   Salango”,   para   no   estar   sujetos   a   ningún   tipo   de   control,  y  hacer  caso  omiso  de  los  deberes  democráticos.    


Acudo  a  usted,  señora  Ministra,  en  vista  de  que  durante  años  se  han  interpuesto   incontables  acciones  judiciales  que  sin  embargo,  han  demostrado  no  tener  valor   alguno  ante  gente  inescrupulosa  e  inconsciente.     Dejando   de   lado   por   un   momento   los   derechos   constitucionales   a   la   propiedad   privada,  y  olvidando  las  interminables  instancias  que  se  han  agotado  en  el  campo   judicial,  mismas  que  han  concluido  siempre  a  favor  de  Inmobiliaria  Tocuyo,  ¿vale   la  pena  invertir  tiempo  y  dinero  en  cuidar  y  defender  la  naturaleza  para  que  de   un   día   para   otro   sea   destruida   con   ayuda   de   la   misma   Policía   y   el   aval   de   un   Alcalde?   ¿Dónde   queda   la   seguridad   jurídica   de   este   país?   ¿No   es   acaso   deber   moral   y   constitucional,   tanto   de   ecuatorianos   como   de   extranjeros   que   residan   en   este   país   y   en   el   mundo,   cuidar   nuestro   patrimonio   natural   y   velar   por   la   biodiversidad,  para  que  ésta  pueda  ser  gozada  por  las  generaciones  futuras?     Usted,   señora   Ministra,   quien   ha   demostrado   durante   todos   estos   años   su   genuina   preocupación   por   la   conservación,   es   nuestra   última   esperanza   para   resolver  un  problema  que  se  ha  venido  alargando  durante  años.     Hoy   más   que   nunca,   es   necesario   que   se   cumplan   los   principios   ambientales   estipulados   en   la   Constitución   y   que   el   Estado,   por   medio   de   las   instituciones   correspondientes,   garantice   la   conservación   y   la   regeneración   natural   de   los   ecosistemas,  como  se  establece  en  el  artículo  395  de  la  Carta  Magna.     Se   ha   demostrado   claramente   la   violación   de   principios   fundamentales   y   derechos   consagrados   en   los   artículo   66,   numerales   22,   26   y   27   y   artículos   71,   72,  73,  74  de  la  Constitución,  en  los  cuales  se  enumeran  los  DERECHOS   DE   LA   NATURALEZA,   entre   los   cuales   se   encuentra   el   respeto   a   su   existencia,   su   mantenimiento,  la  regeneración  de  sus  ciclos  vitales,  restauración,  etc.     Es  inconcebible  señora  Ministra,  que  siendo  la  naturaleza  sujeto  de  derecho  para   nuestra   Constitución,   ésta   quede   en   total   indefensión   frente   a   atropellos   como   los  relatados.  Ayúdenos  a  protegerla.     Le  hacemos  una  invitación  formal  para  que  visite  los  terrenos  en  cuestión,  vea  lo   que  se  ha  hecho,  y  juzgue  por  usted  misma.     Le  ruego  que  de  existir  cualquier  reunión  programada  para  tratar  este  tema,  se   me  otorgue  un  espacio  para  mi  defensa,  y  la  defensa  de  la  reserva.     Atentamente,       Patrick  Bredthauer  Backhoff   Representante  Legal  TOCUYO  S.A.              


CASO INVASIOìN SALANGO