Page 1


contenidos

Revista Católica Nº 32, Enero de 2014, Año 5

rescatandoalafamilia.blogspot.com rescatandoalafamilia@gmail.com Directora: Rosa María Valencia Z.

Adminstradora: Lupe Soto V.

Editor: Santino Bruguera

Colaboradores: Oficina de Comunicaciones del Arzobispado Educar Hoy

02 Editorial 03 Sexualidad Humana: Verdad y Significado (8va Parte) 10 La Maternidad comineza con el Embarazo 14 Don Zacarías: Ejemplo de Paternidad Responsable 16 La Depresión Juvenil 20 Avisos Publicitarios


Editorial Queridos amigos: Un Año Nuevo comienza, y con él, una nueva etapa cargada de expectativas y nuevos propósitos para con esta publicación, fundada en respuesta a los continuos cambios en las estructuras sociales que amenazan a la persona y a la familia. En Centro América, los Obispos de Nicaragua han decidido nombrar al 2014 como el ‘Año de la Familia’ bajo el lema “Familia: mira a Jesús que te mira” con la finalidad de trabajar a favor de ella y de la vida. Nos sumamos a ese hermoso propósito confirmando una vez más nuestro compromiso para con todos ustedes.

Un cordial saludo


PONTIFICIO CONSEJO PARA LA FAMILIA SEXUALIDAD HUMANA: VERDAD Y SIGNIFICADO Orientaciones educativas en familia (8va Parte) Las fases principales del de- creciente influjo de las hormosarrollo del niño nas sexuales)—, se dice que el niño está en esta fase, descrita 77. Es importante que los pa- en las palabras de Juan Pablo II, dres tengan siempre en consi- como « los años de la inocenderación las exigencias de sus cia». Período de tranquilidad y hijos en las diversas fases de su de serenidad que no debe ser desarrollo. Teniendo en cuenta turbado por una información que cada uno debe recibir una sexual innecesaria. En estos formación individualizada, los años, antes del evidente desapadres han de adaptar los as- rrollo físico sexual, es común pectos de la educación al amor que los intereses del niño se a las necesidades particulares dirijan a otros aspectos de la de cada hijo. vida. Ha desaparecido la sexualidad instintiva rudimentaria 1. Los años de la inocencia del niño pequeño. Los niños y las niñas de esta edad no es78. Desde la edad de cinco años tán particularmente interesaaproximadamente hasta la pu- dos en los problemas sexuales bertad —cuyo inicio se colo- y prefieren frecuentar a los de ca en la manifestación de las su mismo sexo. Para no turprimeras modificaciones en el bar esta importante fase natucuerpo del muchacho o de la ral del crecimiento, los padres muchacha (efecto visible de un tendrán presente que una pru-

dente formación al amor casto ha de ser en este período indirecta, en preparación a la pubertad, cuando sea necesaria la información directa. 79. Durante esta fase del desarrollo, el niño se encuentra normalmente satisfecho del cuerpo y sus funciones. Acepta la necesidad de la modestia en la manera de vestir y en el comportamiento. Aun siendo consciente de las diferencias físicas entre ambos sexos, muestra en general poco interés por las funciones genitales. El descubrimiento de las maravillas de la creación, propio de esta época, y las respectivas experiencias en casa y en la escuela, deberán ser orientadas hacia la catequesis y el acercamiento a los sacramentos, que se realiza


en la comunidad eclesial. 80. Sin embargo, este período de la niñez no está desprovisto de significado en términos de desarrollo psico-sexual. El niño o la niña que crece, aprende, del ejemplo de los adultos y de la experiencia familiar, qué significa ser una mujer o un hombre. Ciertamente no se han de despreciar las expresiones de ternura natural y de sensibilidad por parte de los niños, ni, a su vez, excluir a las niñas de actividades físicas vigorosas. Sin embargo, en algunas sociedades sometidas a presiones ideológicas, los padres deberán cuidar también de adoptar una actitud de oposición exagerada a lo que se define comúnmente como « estereotipo de las funciones » . No se han de ignorar

ni minimizar las efectivas diferencias entre ambos sexos y, en un ambiente familiar sano, los niños aprenderán que es natural que a estas diferencias corresponda una cierta diversidad entre las tareas normales familiares y domésticas respectivamente de los hombres y las mujeres. 81. Durante esta fase, las niñas desarrollarán en general un interés materno por los niños pequeños, por la maternidad y por la atención de la casa. Asumiendo constantemente como modelo la Maternidad de la Santísima Virgen María, deben ser estimuladas a valorizar la propia feminidad.

dio de desarrollo relativamente tranquilo. Es de ordinario un período oportuno para establecer una buena relación con el padre. En este tiempo, ha de aprender que su masculinidad, aunque sea un don divino, no es signo de superioridad respecto a las mujeres, sino una llamada de Dios a asumir ciertas tareas y responsabilidades. Hay que orientar al niño a no ser excesivamente agresivo o estar demasiado preocupado de la fortaleza física como garantía de la propia virilidad.

83. Sin embargo, en el contexto de la información moral y sexual, pueden surgir en esta fase de la niñez algunos problemas. En ciertas sociedades, existen 82. Un niño, en esta misma intentos programados y prefase, se encuentra en un esta- determinados de imponer una


información sexual prematura a los niños. Sin embargo, estos no se encuentran en condiciones de comprender plenamente el valor de la dimensión afectiva de la sexualidad. No son capaces de entender y controlar la imagen sexual en un contexto adecuado de principios morales y, por tanto, de integrar una información sexual que es prematura, con su responsabilidad moral. Tales informaciones tienden así a perturbar su desarrollo emocional y educativo y la serenidad natural de este período de la vida. Los padres han de evitar en modo delicado pero a la vez firme, los intentos de violar la inocencia de sus hijos, porque comprometen su desarrollo espiritual, moral y emotivo como personas en crecimiento y que tienen derecho a tal inocencia. 84. Una ulterior dificultad aparece cuando los niños reciben una información sexual prematura por parte de los mass-media o de coetáneos descarriados o que han recibido una educación sexual precoz. En esta circunstancia, los padres habrán de comenzar a impartir una información sexual limitada, normalmente, a corregir la información inmoral errónea o controlar un lenguaje obsceno. 85. No son raras las

violencias sexuales con los niños. Los padres deben proteger a sus hijos, sobre todo educándolos en la modestia y la reserva ante personas extrañas; además, impartiendo una adecuada información sexual, sin anticipar detalles y particulares que los podrían turbar o asustar. 86. Como en los primeros años de vida, también durante la niñez, los padres han de fomentar en los hijos el espíritu de colaboración, obediencia, generosidad y abnegación, y favorecer la capacidad de autoreflexión y sublimación. En efecto, es característico de este período de desarrollo, la atracción por actividades intelectuales: la po-

tencia intelectual permite adquirir la fuerza y la capacidad de controlar la realidad circundante y, en un futuro no lejano, también los instintos del cuerpo, y así transformarlos en actividad intelectual y racional. El niño indisciplinado o viciado tiende a una cierta inmadurez y debilidad moral en el futuro, porque la castidad es difícil de mantener si la persona desarrolla hábitos egoístas o desordenados y no será entonces capaz de comportarse con los demás con aprecio y respeto. Los padres deben presentar modelos objetivos de aquello que es justo o equivocado, creando un contexto moral seguro para la vida.


2. La pubertad

más y del repliegue peligroso sobre sí mismo; a veces tam87. La pubertad, que constituye bién el tiempo de los primela fase inicial de la adolescen- ros fracasos y de las primeras cia, es un tiempo en el que los amarguras». padres han de estar especialmente atentos a la educación 88. Los padres deben velar cristiana de los hijos: es el mo- atentamente sobre la evolución mento del descubrimiento de de los hijos y a sus transformasí mismos « y del propio mun- ciones físicas y psíquicas, decido interior; el momento de los sivas para la maduración de la proyectos generosos, en que personalidad. Sin manifestar brota el sentimiento del amor, ansia, temor ni preocupación así como los impulsos biológi- obsesiva, evitarán que la cobarcos de la sexualidad, del deseo día o la comodidad bloqueen de estar con otros; tiempo de su intervención. Lógicamente una alegría particularmente es un momento importante en intensa, relacionada con el em- la educación a la castidad, que briagador descubrimiento de la implica, entre otros aspectos, vida. Pero también es a menu- el modo de informar sobre la do la edad de los interrogantes sexualidad. En esta fase, la exiprofundos, de las búsquedas gencia educativa se extiende al angustiosas e incluso frustran- aspecto de la genitalidad y exites, de desconfianza en los de- ge por tanto su presentación,

tanto en el plano de los valores como en el de su realidad global; implica su comprensión en el contexto de la procreación, el matrimonio y la familia, que deben estar siempre presentes en una labor auténtica de educación sexual. 89. Los padres, partiendo de las transformaciones que las hijas y los hijos experimentan en su propio cuerpo, deben proporcionarles explicaciones más detalladas sobre la sexualidad siempre que —contando con una relación de confianza y amistad— las jóvenes se confíen con su madre y los jóvenes con el padre. Esta relación de confianza y de amistad se ha de instaurar desde los primeros años de la vida.


90. Tarea importante de los padres es acompañar la evolución fisiológica de las hijas, ayudándoles a acoger con alegría el desarrollo de la feminidad en sentido corporal, psicológico y espiritual. Normalmente se podrá hablar también de los ciclos de la fertilidad y de su significado; no será sin embargo necesario, si no es explícitamente solicitado, dar explicaciones detalladas acerca de la unión sexual. 91. Es muy importante también que los adolescentes de sexo masculino reciban ayudas para comprender las etapas del desarrollo físico y fisiológico de los órganos genitales, antes de obtener esta información de los compañeros de juego o de personas que no tengan recto criterio y tino. La presentación de los hechos fisiológicos de la pubertad masculina ha de hacerse en un ambiente sereno, positivo y reservado, en la perspectiva del matrimonio, la familia y la paternidad. La instrucción de las adolescentes y de los adolescentes, ha de comprender una información realista y suficiente de las características somáticas y psicológicas del otro sexo, hacia el cual se dirige en gran parte su curiosidad. En este ámbito, a veces será de gran ayuda para los padres el apoyo informativo de un médico responsable o de un psicólogo, sin separar nunca tales informaciones de la referencia a la fe y a la tarea educativa del sacerdote.

92. A través de un diálogo confiado y abierto, los padres podrán guiar las hijas no solo a enfrentarse con los momentos de perplejidad emotiva, sino a penetrar en el valor de la castidad cristiana en la relación de los sexos. La instrucción de las adolescentes y los adolescentes debe tender a resaltar la belleza de la maternidad y la maravillosa realidad de la procreación, así como el profundo significado de la virginidad. Así se les ayudará a oponerse a la mentalidad hedonista hoy tan difundida y, particularmente, a evitar, en un período tan decisivo, la « mentalidad contraceptiva » por desgracia muy

extendida y con la que las hijas habrán de enfrentarse más tarde, en el matrimonio. 93. Durante la pubertad, el desarrollo psíquico y emotivo del adolescente puede hacerlo vulnerable a las fantasías eróticas y ponerle en la tentación de experiencias sexuales. Los padres han de estar cercanos a los hijos, corrigiendo la tendencia a utilizar la sexualidad de modo hedonista y materialista: les harán presente que es un don de Dios, para cooperar con El a « realizar a lo largo de la historia la bendición original del Creador, transmitiendo en la generación la imagen divina


de hombre a hombre »; y les reforzarán en la conciencia de que « la fecundidad es el fruto y el signo del amor conyugal, el testimonio vivo de la entrega plena y recíproca de los esposos». De esta manera los hijos aprenderán el respeto debido a la mujer. La labor de la información y de educación de los padres es necesaria no porque los hijos no deban conocer las realidades sexuales, sino para que las conozcan en el modo oportuno.

Esta información positiva sobre la sexualidad será siempre parte de un proyecto formativo, capaz de crear un contexto cristiano para las oportunas informaciones sobre la vida y la actividad sexual, sobre la anatomía y la higiene. Por lo mismo las dimensiones espirituales y morales deberán prevalecer siempre y tener dos concretas finalidades: la presentación de los mandamientos de Dios como camino de vida y la formación de una recta con94. De forma positiva y pru- ciencia. dente los padres realizarán cuanto pidieron los Padres del Jesús, al joven que lo interroConcilio Vaticano II: « Hay que ga sobre lo que debe hacer para formar a los jóvenes, a tiem- obtener la vida eterna, le respo y convenientemente, sobre ponde: « si quieres entrar en la la dignidad, función y ejerci- vida, guarda los mandamientos cio del amor conyugal, y esto » (Mt 19, 17); y después de hapreferentemente en el seno de ber enumerado los que miran la misma familia. Así, educa- al amor del prójimo, los resudos en el culto de la castidad, me en esta fórmula positiva: « podrán pasar, a la edad conve- ama el prójimo como a ti misniente, de un honesto noviazgo mo » (Mt 19, 19). Presentar los al matrimonio ». mandamientos como don de

Dios (inscritos por el dedo de Dios, cf. Ex 31, 18) y expresión de la Alianza con El, confirmados por Jesús con su mismo ejemplo, es decisivo para que el adolescente no los separe de su íntima relación con una vida interiormente rica y libre de los egoísmos. 95. La formación de la conciencia exige, como punto de partida, mostrar el proyecto de amor que Dios tiene por cada persona, el valor positivo y libertador de la ley moral y la conciencia tanto de la fragilidad introducida por el pecado como de los medios de la gracia que fortalecen al hombre en su camino hacia el bien y la salvación. Presente « en lo más íntimo de la persona, la conciencia moral » —que es el « núcleo más secreto y el sagrario del hombre », según afirma el Concilio Vaticano II—, « le ordena, en el momento oportuno, practicar


el bien y evitar el mal. Juzga también las elecciones concretas, aprobando las buenas y denunciando las malas. Atestigua la autoridad de la verdad con referencia al Bien supremo por el cual la persona humana se siente atraída y cuyos mandamientos acoge ». En efecto, « la conciencia moral es un juicio de la razón por el que la persona humana reconoce la cualidad moral de un acto concreto que piensa hacer, está haciendo o ha hecho». Por tanto, la formación de la conciencia requiere luces sobre la verdad y el plan de Dios, pues la conciencia no debe confundirse con un vago sentimiento subjetivo ni con una opinión personal. 96. Al responder a las preguntas de sus hijos, los padres deben dar argumentos bien pensados sobre el gran valor de la castidad, y mostrar la debilidad intelectual y humana de las teorías que sostienen conductas permisivas y hedonistas; responderán con claridad, sin dar excesiva importancia a las problemáticas sexuales patológicas ni producir la falsa impresión de que la sexualidad es una realidad vergonzosa o sucia, dado que es un gran don de Dios, que ha puesto en el cuerpo humano la capacidad de engendrar, haciéndonos partícipes de su poder creador. Tanto en la Escritura (cf. Cant 1-8; Os 2; Jer 3, 1-3; Ez 23, etc.), como en la tradición mística cristiana se ha visto el amor conyugal como un símbolo y una imagen

del amor de Dios por los hom- son moralmente incorrectas y bres. representan una forma de banalizar la sexualidad, reducién97. Ya que durante la puber- dola a un objeto de consumo. tad los adolescentes son parti- Los padres deben enseñar a sus cularmente sensibles a las in- hijos el valor de la modestia fluencias emotivas, los padres cristiana, de la sobriedad en el deben, a través del diálogo y vestir, de la necesaria independe su modo de obrar, ayudar a dencia respecto a las modas, los hijos a resistir a los influjos característica de un hombre o negativos exteriores que po- de una mujer con personalidad drían inducirles a minusvalo- madura. n rar la formación cristiana sobre el amor y sobre la castidad. A veces, especialmente en las sociedades abandonadas a las incitaciones del consumismo, los padres tendrán que cuidar —sin hacerlo notar demasiado— las relaciones de sus hijos con adolescentes del otro sexo. Aunque hayan sido aceptadas socialmente, existen costumbres en el modo de hablar y vestir que


La Maternidad se inicia desde el

Embarazo


T

oda futura madre puede considerarse como tal. Así, pues, con el embarazo se da inicio no solo a una nueva vida, sino también a la inestimable condición de la maternidad. Y con ella, a la labor más abnegada de todas. Pues es responsabilidad de la madre cuidar a su hijo desde su vientre, y velar por su correcto desarrollo. Por espacio de aproximadamente nueve meses, o lo que es lo mismo, cuarenta semanas, la madre será una con su bebé, debiendo durante este lapso preconizar la vida que se construye dentro suyo sobre la suya propia. Vivir a cabalidad la maternidad implicará, pues, la postergación de algunos intereses de la madre para incorporar aquellos que busquen el beneficio de su hijo. No se interpretará esto como la sumisión tajante de la mujer gestante, sino más bien, como la posibilidad de que esta alcance la satisfacción completa de la maternidad a través del sacrificio la abnegación. El amor la llevará a cambiar algunos viejos hábitos en su vida o renunciar a ciertos placeres, discordantes con su nuevo estado, y ha cambio le brindará el goce íntimo que solo la gestación de un niño puede proporcionar, y por tanto, solo una madre puede experimentar.

asume su maternidad”, según el Papa Francisco. Dijo cuanto era Cardenal: “María es la mujer discreta que hace el espacio para que el Hijo realice el signo, la que siempre está posibilitando esta realidad pero no como dueña ni incluso como protagonista, sino como servidora, la estrella que sabe apagarse para que el Sol se manifieste” . La maternidad es, ante todo, un don de Dios. Él ha querido regalar a la nueva madre una criatura mediante el milagro de la vida, pues ha visto en ella las disposiciones necesarias para llevar adelante esta tarea. Recordemos las sabias palabras de Mons. Charles Chaput, Arzobispo de Denver, Estados Unidos: “La fertilidad es la bendición original dada por Dios al hombre y a la mujer... Es un don divino. Los dones están pensados para ser dados y recibidos gratuitamente; nunca rechazados por una parte, y nunca reclamados por otra... La anticoncepción rechaza el don de la fertilidad. Las tecnologías reproductivas lo reclaman”.

Es la mujer, quien con el amor del hombre, se convierte en receptáculo del poder Creador de Dios, recinto de la familia y madre de la humanidad. Sólo si es plenamente esposa, la mujer En este senitido, “la Virgen se convierte plenamente en es ejemplo de mujer que madre. Hemos hecho ya un

análisis sobre la maternidad a la luz de la revelación, en cuanto elemento esencial a su ser persona, criatura hecha a imagen y semejanza de Dios.


¿Cuándo comienzan a oír los bebés? Los bebés dentro del vientre de la mamá se encuentran sumergidos en una cálida atmósfera sonora que envuelve y protege los sonidos estimulándolo a lo largo de todo el embarazo. Aquellos sonidos suaves y acompasados que escucha,  como los latidos del corazón de su madre,  la respiración y el trabajo de sus pulmones al igual que su sangre circulando, forman parte de su música cotidiana, que queda impresa por siempre en la memoria del bebé. Es por eso que al nacer, cuando rompe en llanto y la madre lo levanta en brazos el niño se calma al escuchar los latidos de su corazón, ya que la conexión que se produjo en la gestación es imborrable.

Las respuestas que la criatura al interior del útero materno ofrezca a ciertos estímulos enriquecerán en gran medida la experiencia de la gravidez. La ‘materializarán’. Pero dado que al pequeño ser en camino le resulta de momento imposible abrir los ojos, el único medio de contacto con el exterior y su entorno,

Estudios confirman que el oído de los bebés por nacer aparece a los 22 días de gestación, y obtiene será a través del sentido del su madurez estructural al oído, con toda la complejidad quinto mes del embarazo.1 que este recurso represente. La audición es el único de Del mismo modo, se asegura nuestros sentidos que fun- que a la veinteava semana su ciona las 24 horas y no po- mecanismo auditivo es esdemos inhibirlo. Escuchar es tructuralmente comparable un acto fisiológico que todo con el de un adulto.2 oído sano puede hacer, ya que aún cuando dormimos, Por lo tanto podemos afirestamos escuchando. mar que hacia la semana 20


el feto empieza a percibir sonidos, siendo los latidos del corazón de su madre y su voz (la voz de la madre le llega desde dentro) los primeros que escucha. El oído del bebé está completamente maduro a las 25 semanas de gestación. A partir de ese momento ya oye los ruidos ambientales, reaccionando a ellos con muecas como guiños de los ojos o incluso frunciendo el ceño si los ruidos son fuertes.

por vía ósea. La vibración del aparato fonador desciende por la columna de la madre y llega a transmitirle al bebé una sensación especial.

enorme cantidad de hormonas, algunas de placer y otras no. Como se ve, la relación madre-hijo(a) germina desde el instante mismo de la concepción, y va fortaleciéndose a través del proceso de gestación. De ahí la singular fortaleza de este vínculo, el mismo que se muestra inalterable ante el paso del tiempo. Por tal motivo, la madre, conocedora de este fenómeno, está llamada a vivir su embarazo con absoluta seriedad y prudencia, en fiel obedicencia frente al plan de Dios, y consciente del maravilloso compromiso que lleva dentro suyo. n

Además, si el bebé ya está en posición cefálica, o sea cabeza abajo, estará en contacto directo con los huesos de la cavidad de la cadera, por lo que aumentará su percepción de las vibraciones y, como consecuencia, escuchará con mayor intensidad. Las cuerdas vocales vibran y Desde ese momento, los be- esa vibración viaja a través bés comienzan a escuchar los de los huesos hasta la cavisonidos que se encuentran dad pélvica. en el medio ambiente, tales como voces, ruidos y música, También existe otro elemenla cual se ha comprobado que to, denominado “la tercera penetra al vientre materno. vía”, que se relaciona directamente con las sensaciones Se calcula que al bebé le lle- que tiene la madre al escu- 1 Anson & Donaldson, 1973: Gergan, más o menos, unos 20 char cierta música o diferen- ber, 1977. 2 decibelios menos de lo que tes sonidos. Esta sensación Eisemberg, 1969. sucede fuera. De esto se ex- o p e r a trae que para que el bebé c o m o oiga a sus padres estos deben una eshablarle en un tono normal, p e c i e ya que la voz baja será casi de fijadesapercibida. dor que hará que Del mismo modo, la voz del a través padre no tiene una frecuen- del flujo cia alta. No actúa como la s a n g u í voz de la madre porque es neo, que un estímulo externo. No se alimenta distingue de otras voces. En al bebé cambio, la voz de la madre por nahace parte del ambiente so- cer, le noro intrauterino. Y es que la transmivoz de la madre se transmite ta una


A

tendió a una periodista que le visitó en su casa. “Estamos avergonzados por lo que hizo mi hijo. Quiero que no lo haga nunca más. Le faltó el respeto a la familia y al barrio. Yo trabajo con la confianza de la gente y todos me conocen”. Las palabras salieron como un lamento en la voz de un padre que, tras descubrir que su hijo de 19 años había robado junto a otros jóvenes en un negocio ubicado a seis cuadras de su casa, lo llevó a la comisaría y devolvió la mercadería robada. Ante la Policía, el hombre entregó el botín de su hijo -una bolsa con ropa, gorras y zapatillas deportivas- y suplicó que no lo encerraran.

Su hijo de 19 años había ido con otros jóvenes a asaltar un negocio de ropa deportiva. El padre lo descubrió y fue a la comisaría con él a devolver lo robado. Allí pidió “otra oportunidad” para su hijo

Don Zacarías: Ejemplo de padre responsable

“Les pedí una oportunidad. Es un chico bueno, la mala junta y el alcohol lo llevaron a cometer una macana, pero lo voy a ayudar”, declaró Néstor Zacarías, de 45 años, en una de las casas que cuida en una zona descampada del barrio El Peligro , cerca de la ruta 2 y a 22 kilómetros del centro de La Plata, en Argentina. El chico, sin antecedentes y con el compromiso ante la Justicia de iniciar un tratamiento contra las adicciones, volvió con su padre. No obstante sigue vinculado a la causa abierta por el robo. En el mismo momento en que Zacarías hacía el trámite para poder llevarse a su hijo en la comisaría 7ª de Abasto,


Josué Solano, otro vecino de El Peligro , denunciaba un saqueo ocurrido en su negocio de ropa deportiva..

como “Cacho”. Los vecinos hablan de él como un trabajador “responsable, de confianza y buena persona”. Se gana la vida haciendo trabaSegún dijo a los oficiales, jos de albañilería, jardinería desconocidos habían entra- y limpiando pisicnas de nado de noche al local luego de tación. romper una reja. Se habían llevado 10 camisetas, varios En una recorrida por la zona, pares de zapatillas, cinturo- se pudo comprobar con algunes, gorras y otras prendas nos testimonios esa versión. deportivas. “Hace unos meses Cacho estuvo trabajando en mi casa. En la oficina de al lado, Zaca- Todos lo conocen como un rías y su hijo devolvían parte buen trabajador” contó Sude esa mercadería, que Sola- sana Aguirre, una peluquera no reconoció como propia. que también fue víctima de Era casi la mitad de lo que le un robo dos días después que habían robado. Solano, aunque en ese episo“Está muy arrepentido y tie- dio el hijo de Zacarías no esne mucho miedo. Me prometió tuvo involucrado. que va a hacer todo lo necesa- El único hijo varón de Zacario para salir de este proble- rías aprendió desde chico los ma. Le exigí: o te recuperás y oficios de su padre. Lo acomvolvés a ser el de antes o vas a pañaba siempre y lo ayudala cárcel”, contó Zacarías. ba en los trabajos. El hombre El hombre llegó a La Plata desde Temperley hace 16 años y con siete hijos: seis mujeres y un varón, el joven involucrado con el robo. Con trabajo y esfuerzo los crió luego de que su madre los abandonara. Inclusive le llevó varios años obtener en la Justicia la tenencia de los menores. Junto a los chicos, el hombre se instaló como sereno en una casa que le prestó un matrimonio que había conocido en Lomas de Zamora. Ahora la mujer es como una abuela para los chicos.

carías. Cuando padre e hijo se enfrentaron, Jonathan le confesó avergonzado que la noche del robo había tomado varias cajas de vino y cerveza. “Me dijo que no se acordaba nada de lo que había hecho”, aseguró Zacarías. En la madrugada del robo, una hermana del muchacho lo vio entrar “tambaleándose y con mucha dificultad para llegar hasta la cama”.

Zacarías intenta hurgar en la infancia de su hijo para buscar alguna explicación por lo ocurrido. ”Siempre luché y traté de hacer lo mejor para que salgan adelante, también en lo que puedo ayudo a mis hijas y a mis cinco nietos. Quizás la adicción de ‘Jony’ venga de una historia dolorosa que tuvieron cuando eran jamás sospechó que el joven muy chiquitos”, especuló el pudiera terminar con una albañil. causa penal. “Cuando descu- Según el hombre, la madre brí las bolsas arriba de un ro- de sus hijos es adicta, tiene pero no le quería hablar, tenía una enfermedad crónica y se mucha bronca y vergüenza. desinteresó definitivamente No entendía por qué lo había de ellos cuando todos eran hecho, siempre tenía plata en chicos. “Es muy feo lo que nos el bolsillo. El me juró que es- pasó. Pero es mi hijo y no lo taba borracho”, explicó su pa- voy a abandonar de ninguna dre. manera, se merece otra opor“Es un chico bueno que hasta tunidad”, concluyó Zacarías.

los 17 años nunca salió, siempre estaba conmigo. Los problemas aparecieron cuando se empezó a juntar con una barrita de pibes que roban en la zona. Desde hace poco más de un año, lo domina el alcohol”, En el barrio todos lo conocen aseguró muy acongojado Za-

Su caso ha conmovido a buena parte de la sociedad argentina, que exige una nueva oortunidad para el muchacho, no por él, si no por su padre, ejemplo de paternidad. Fuente: Diario Clarín


La Depresión Juvenil E

s un trastorno que se presenta durante los años de la adolescencia y se caracteriza por sentimientos persistentes de tristeza, desánimo, pérdida de la autoestima y ausencia de interés en las actividades comunes. Causas, incidencia y factores de riesgo

La depresión puede ser una respuesta transitoria a muchas situaciones y factores de estrés. Este estado es común en los adolescentes, como consecuencia del proceso normal de maduración, del estrés asociado con éste, de la influencia de las hormonas sexuales y de los conflictos de independencia con los padres. También puede ser una reacción a un suceso perturbador, como la muerte de un amigo o pariente, la ruptura con la novia o novio o el fracaso en la escuela. Los adolescentes que presentan baja autoestima, que son muy autocríticos o que perciben poco sentido de control sobre los eventos negativos presentan un riesgo particular de deprimirse

cuando experimentan eventos episodio depresivo serio. Estos síntomas pueden ser fágeneradores de estrés. ciles de reconocer pero la deA menudo es difícil diagnos- presión en los adolescentes, ticar la verdadera depresión con frecuencia, se manifiesta en adolescentes debido a que de formas muy diferentes a su comportamiento normal estos síntomas clásicos. se caracteriza por variaciones del estado de ánimo, con pe- El exceso en el dormir, cambio ríodos alternos de “el mundo en los hábitos alimenticios, es un sitio maravilloso” y “la incluso el comportamiento vida apesta”. Estos estados de criminal (como el hurto) pueánimo pueden alternar en pe- den ser signos de depresión. Otro síntoma común de la ríodos de horas o días. depresión adolescente es una Por otra parte, la depresión obsesión con la muerte, que persistente, el rendimiento puede tomar la forma ya sea escolar inestable, las relacio- de pensamientos suicidas o nes caóticas con familiares y temores acerca de la muerte y amigos, el abuso de substan- del mismo hecho de morir. cias y otros comportamientos negativos pueden indicar un Por lo general, la enfermedad depresiva prolongada comienza en la adolescencia o los años de adulto joven. Alrededor del 15 al 20% de los adolescentes en Estados Unidos ha experimentado un episodio severo de depresión, que es similar a la proporción de adultos que sufren de depresión. Las niñas adolescentes presentan


el doble de posibilidades de experimentar depresión que los niños. Entre los factores de riesgo se encuentran eventos de la vida generadores de estrés, en particular la pérdida de un padre por muerte o por divorcio, abuso infantil, atención inestable, falta de habilidades sociales, enfermedad crónica y antecedentes familiares de depresión. Síntomas - Estado de ánimo depresivo o irritable - Mal genio, agitación - Pérdida del interés en las actividades, apatía - Disminución del placer por las actividades diarias - Incapacidad de disfrutar de actividades que solían ser placenteras - Cambios en el apetito, por lo general pérdida del apetito pero a veces aumento del mismo - Cambios de peso (aumento de peso o pérdida de peso involuntaria) - Dificultad para conciliar el sueño o para permanecer dormido (insomnio) persistentes - Somnolencia diurna excesiva - Fatiga - Dificultades para concentrarse - Dificultad para tomar decisiones - Episodios de pérdida de la memoria (amnesia) - Preocupación por sí mismo Sentimientos de minusvalía, tristeza o desprecio hacia sí mismo

- Sentimientos de culpabilidad excesivos o inapropiados Comportamiento inadecuado (incumplimiento de toques de queda, actitud desafiante poco común) Pensamientos sobre suicidio o miedos o preocupaciones obsesivos sobre la muerte - Planes para cometer suicidio o intentos reales de suicidio alcohol en exceso, consumo - Patrón de comportamiento de marihuana y otras drogas exageradamente irresponsapueden ser tanto causas como ble consecuencias de la depresión. Los antiguos procediSi estos síntomas duran por lo mientos del tratamiento para menos dos semanas y causan una significativa perturba- la adicción se realizaban bajo ción o dificultad para desem- la creencia de que la depresión peñarse, se debe buscar trata- era sólo un síntoma del uso, mas no una causa potencial, y miento. por eso no se la trataba debidamente. Las investigaciones Signos y exámenes hoy en día demuestran que Examen físico y exámenes de dichas prácticas incrementan sangre para descartar que los el riesgo de reincidencia. Si síntomas tengan una causa se encuentran evidencias de médica (como por ejemplo, consumo excesivo de sustanhipotiroidismo, embarazo y cias, es preciso asegurarse de que la evaluación siquiátrica enfermedad renal). Evaluación para verificar no se limite al diagnóstico y consumo de sustancias, como que continúe con la evalua-


ción de la depresión y otros problemas siquiátricos potenciales. Evaluación siquiátrica para determinar los antecedentes de tristeza, vacío o estado de ánimo irritable persistentes y la pérdida de interés o placer en las actividades normales. También es adecuada la evaluación para determinar otros posibles trastornos siquiátricos coexistentes (como ansiedad, manía o esquizofrenia). Evaluación de los riesgos de suicidio/homicidio. Información de familiares o personal de la escuela, la cual suele ser útil para identificar la depresión en los adolescentes. Tratamiento Las opciones terapéuticas para los adolescentes con depresión son similares a las de los adultos deprimidos e incluyen sicoterapia y medicamentos antidepresivos . Sin embargo, actualmente existe una advertencia de no admi-

nistrar Paxil, un antidepresi- uso de terapias de confronvo importante, a niños meno- tación y castigos rudos. No res de 18. existe evidencia científica que apoye el uso de estos prograLa terapia de familia puede mas. En efecto, hay un cuerpo ser útil si los conflictos de fa- de investigación cada vez mamilia contribuyen con la de- yor que sugiere que, en reapresión. También puede ser lidad, pueden lastimar a los necesario el apoyo de la fami- adolescentes, en particular a lia o los maestros para ayudar los adolescentes sensibles con con los problemas escolares. depresión. Ocasionalmente, se puede requerir la hospitalización en Los adolescentes deprimidos una unidad psiquiátrica para que reaccionan también puelos individuos con depresión den verse comprometidos con grave o que están en riesgo de el sistema de justicia criminal suicidio. y a menudo se recomienda a los padres no intervenir, sino A causa de los problemas de dejar que “ellos experimenten conducta que coexisten a me- las consecuencias”. nudo con la depresión adolescente, muchos padres se ven Infortunadamente, esto tamtentados a utilizar soluciones bién puede lastimar a los punitivas como “campamen- adolescentes a través de la tos de entrenamiento para exposición a compañeros reclutas”, “programas de ais- que los desvían más y a una lamiento” o “escuelas de cre- reducción de las oportunicimiento emocional”. dades educativas. Una mejor solución es obtener el mejor Estos programas, con fre- asesoramiento legal posible cuencia, utilizan un equipo y buscar tratamiento por su que no es profesional y hacen propia cuenta, lo que les da


a los padres un mejor control más prolongado e intensivo. sobre las técnicas y opciones que se utilizan. Situaciones que requieren asistencia médica Aunque un gran porcentaje de los adolescentes en el sistema Se debe buscar asistencia méde justicia criminal presentan dica si se presentan uno o más trastornos mentales, como de los signos de un suicidio podepresión, pocas prisiones ju- tencial. veniles, “campamentos de entrenamiento para reclutas” u Aunque no existe un tipo espeotros programas “alternativos cífico de personalidad suicida, a la prisión” brindan un trata- se debe estar alerta ante los simiento adecuado. guientes signos: Expectativas (pronóstico) La depresión usualmente responde al tratamiento. Sin embargo, en algunas personas puede ser una enfermedad que las acompaña durante toda la vida. Complicaciones El suicidio en los adolescentes se asocia con la depresión al igual que con muchos otros factores. A menudo, la depresión interfiere con el desempeño escolar y las relaciones interpersonales. Los adolescentes con depresión frecuentemente presentan otros problemas siquiátricos, como trastornos de ansiedad. La depresión también se asocia comúnmente con violencia y comportamiento imprudente. Con la depresión también coexisten frecuentemente problemas como el consumo de drogas, alcohol y cigarrillo. Por lo general, los adolescentes con problemas siquiátricos adicionales requieren un tratamiento

dables pueden ayudar a evitar que dichos períodos conduzcan a síntomas depresivos más severos. La comunicación abierta con el adolescente puede ayudar a identificar la depresión a tiempo.

El asesoramiento puede ayudar a los adolescentes a sobrellevar los períodos de estado de ánimo bajo. La terapia cognitiva del comportamiento, que enseña a las personas deprimidas a combatir los pensamientos ne- Retraimiento, con urgencia gativos y a reconocerlos como por estar solo, aislamiento síntomas y no como la realidad - Mal humor de su mundo, es el tratamiento - Cambios de personalidad no medicado más efectivo para - Amenaza de suicidio la depresión. Se debe garantizar - Entrega de las pertenencias que los consejeros o psicólogos más preciadas a otros que se busquen estén capacitados en el uso de este método. ¡Nunca se debe ignorar una amenaza o un intento de suicidio! Es posible que los episodios de depresión no se puedan prevePrevención nir en adolescentes con fuertes antecedentes familiares de Los períodos de estado de áni- este problema o con múltiples mo deprimido son comunes en factores de riesgo, pero la idenla mayoría de los adolescentes. tificación oportuna y el trataSin embargo, las relaciones in- miento rápido e integral puede terpersonales de ayuda y las prevenir o posponer los episohabilidades de adaptación salu- dios posteriores. n


Profile for Rescatando Alafamilia

RevistaN32  

Número 32 de la Revista

RevistaN32  

Número 32 de la Revista

Advertisement