Issuu on Google+


contenidos

Revista Católica Nº 16, Mayo de 2012, Año 3

rescatandoalafamilia.blogspot.com rescatandoalafamilia@gmail.com Directora: Rosa María Valencia Z.

Editor: Santino Bruguera

Colaboradores: Oficina de Comunicaciones del Arzobispado Sr. Juan Carlos Rivera V. Sr. Edwin Heredia R. Lic. Neldy Mendoza Lic. Ada Huamantuna Lic. Kharla Zúñiga

2 Editorial 3 Feliz Día de las Madres 4 Hijos, Dueños de sus Vidas 6 Lecciones para una buena suegra 8 El valor de la entrega en el oficio Tradicional de Ama de Casa 12 Producir una vida a costa de la pérdida de otras vidas humanas 16 Educación Integral: Un Reto 18 Violentar la Naturaleza 20 Humor Vítreo


Editorial Estimados amigos: Con mucho entusiasmo brindamos este nuevo número, el mismo que se realiza con el esfuerzo de mucha gente que cree que el contenido que les ofrecemos es necesario para que estemos preparados contra esta cultura de muerte que busca destruir la familia. Encontraran temas de interés como padres y educadores de niños y jóvenes que deben estar a la vanguardia en esta época difícil. Esperamos que la Revista cumpla su propósito que es ser luz para las familias. Aprovechamos la oportunidad de expresar un cordial saludo a todas las madres, en especial a las mamás valientes que forman parte de nuestro Ejercito de Madres Orantes Eucarísticas del Apostolado de la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo. Un abrazo en Cristo


“Te doy gracias, mujer-madre, que te conviertes en seno del ser humano con la alegría y los dolores de parto de una experiencia única, la cual te hace sonrisa de Dios para el niño que viene a la luz y te hace guía de sus primeros pasos, apoyo de su crecimiento, punto de referencia en el posterior camino de la vida”

Juan Pablo II


HIJOS, DUEÑOS

DE SUS

VIDAS Al ir viendo crecer a nuestros hijos, vamos adquiriendo una mayor consciencia, sobre que pronto partirán de casa, se lanzarán a conquistar el mundo haciendo uso de su libertad. Esa libertad les llevará a tomar decisiones y actuar en concordancia con

ellas, a luchar por lo que quieren en la vida. Pero sería preocupante ver que nuestros hijos no pueden conducir sus vidas con libertad, que no llegan a concretar lo que piensan o planean, que su persona no responde con la fuerza y el empeño necesarios

para alcanzar metas y hacer realidad sueños e ilusiones. Existe en muchas personas diversos tipos de esclavitud, son esclavos de sus caprichos, de su estado de ánimo, de sus impulsos, de su temperamento, de su comodidad, y con


ese grillete puesto, son incapaces de avanzar por la vida y hacer realidad lo que les corresponde, lo que se espera que deben hacer, lograr, construir. La libertad requiere de autodominio personal, de la capacidad para dominar el deseo exagerado de comodidad y esa impulsividad que nos puede llevar a obrar sin mayor reflexión. Es necesario recordar que la vida del hombre se dirige con la cabeza y el corazón, a la luz de unos fines que siendo muy buenos, son razón de esfuerzo y lucha. La posibilidad de actuar con autodominio, con un señorío sobre uno mismo, tiene su nacimiento en la obediencia. Un niño que obedece tiene que realizar un esfuerzo para cumplir con lo que se le manda, aunque por su inmadurez aún no vea los beneficios de lo que está haciendo. Es por ello que un adecuado ejercicio de la autoridad por parte de los padres, prepara a los hijos para luego ser ellos quienes obedezcan a su consciencia, para que puedan hacer aquello, que la cabeza les señala que deben hacer. No es tarea fácil, pero es fundamental, que los padres muestren con sus vidas, en lo cotidiano, un

gran autodominio. Que los hijos puedan descubrir en las acciones de papá y mamá cómo vencen al desánimo, cómo reaccionan con paz y alegría ante distintas contradicciones que cada día trae, cómo teniendo múltiples responsabilidades en casa y en el trabajo, escuchan con atención, cómo en la comida comen de todo y al mismo tiempo lo hacen con buenos modales, cómo son prudentes en sus comentarios y en su curiosidad por saber cosas de otros, cómo dedican tiempo a leer y a estudiar, cómo actúan con serenidad, comprensión y cariño ante las pequeñas fricciones de cada día. Es cierto que los mayores obstáculos en lograr el autodominio, estarán dentro de nosotros mismos, en

hábitos que hemos adquirido o en costumbres que tenemos. Sin embargo nuestro deseo de lograr una alegría auténtica, nos llevará a sacar fuerzas de nuestro interior para vencer los impulsos y la comodidad y así cumplir el deber propio, ayudando a los demás , afrontando con serenidad los contratiempos , teniendo paciencia y comprensión hacia los demás. El autodominio nos dará una fuerza interior para no caer en excesos de toda índole, liberándonos de lo que el desanimo trae consigo y poniendo en el lugar que corresponda a nuestros gustos. Sin lugar a dudas para crecer en esta virtud se requiere de reflexión y de perseverancia, para ir avanzando a través de pequeños actos, uno tras otro. n


lecciones para ser una buena suegra Tantos chistes y bromas alrededor del tema de las suegras, puede tener algo de realidad. Pues hay errores cometidos por los padres que pueden terminar dañando la relación matrimonial de sus hijos, sin ser esa su intención. No cabe duda que es difícil cuando los hijos se van de casa a conformar una nueva familia; no obstante, el mayor deseo de un padre es que sus hijos sean felices, así no sea la vida que se hubiese querido para ellos. Por eso, una vez que los hijos contraen matrimonio, la actitud de los padres ha de ser de acompañamiento y apoyo, no de críticas y comentarios destructivos que

perturbarán su armonía. a los hijos, o sea sus nietos. Principales errores de las ● Reclamar mediante cosuegras mentarios subliminales que el hijo casado siga viEl respeto es el que debe viendo en su hogar, pues reinar en la relación suegros en el fondo no desea vivir – nuera/yerno, mantenerse la separación que implica al margen de las decisiones el matrimonio de un hijo. y del modo de vida de los ● Ser cómplice de todos los hijos y sus familias. Los sierrores que comete el hijo guientes son los principales y entonces se forman como errores que se deben evitar dos bandos: por un lado a toda costa: mamá e hijo(a) y por otro, ● Tratar de tener autori- la esposa(o) quien cada vez dad en el hogar del hijo. se siente más frustrada(o) ● Criticar los gustos de al no poder ayudar a la nuera en la decora- que su pareja se corrija. ción de la casa que per- ● Hacer toda clase de “matenece - exclusivamente romas” para capturar la - a la pareja de casados. atención del hijo sin impor● Imponer su propia mane- tarle que descuide su propia ra de criar, tratar y educar relación matrimonial.


9 grandes consejos: 1. No juzgues. Por lo regular desde que conocemos a la pareja de nuestro hijo, nos formamos una idea en nuestra mente de cómo es. Sin embargo, busca la oportunidad para conocerla mejor y no te dejes llevar por cómo crees que ella es, ¡mejor trátala para conocerla más! 2. Pon siempre de tu parte. Por un momento, ponte en su lugar y piensa que ella/él siempre tratará de agradarte porque eres la mamá de la persona que ama; así es que tú también pon de tu parte para iniciar una verdadera amistad. 3. No te entrometas. Recuerda que los problemas de pareja son de dos únicamente. No trates de ayudar a solucionarlos porque puede resultar peor, ni mucho menos pongas a tu hijo en contra de su cónyuge. Sólo ellos podrán tomar una decisión de lo que deben hacer. 4. Dale el lugar que le corresponde. Es verdad que como madres sentimos que merecemos el amor completo de nuestros hijos, sin embargo, debes entender que ahora su pareja tiene prioridad. La idea que dice “si a este mundo no llegaron con esposa(o), primero está la madre”, es totalmente errónea. Así como tú un día lo hiciste, ellos ahora han formado una familia que está antes que nada. 5. No la hagas quedar mal. Es obvio que con tu experiencia sabes mucho más cosas que tu nuera y te queda mucho más rica la comida o mejor planchada la ropa. Pero no es necesario que se

lo recuerdes siempre y mucho menos en público, ¡al contrario! Felicítala cuando decida hornear el pastel de chocolate que tanto le gusta a tu hijo (aunque no haya esponjado perfectamente). De nuevo ponte en su lugar y date cuenta de lo mal que se siente que te digan que te equivocaste, y sobre todo si se trata de tu suegra. 6. No le des consejos no pedidos. Muchas veces con la intención de ayudar aconsejamos a nuestras nueras/ yernos de cómo educar a los hijos y hasta cómo tratar a nuestra pareja, pero no debe de ser así. Ellos son los únicos que tienen la completa autoridad y decisión de saber cómo actuar. Lo mejor es que esperes a que sean ellos quienes te pidan tu opinión. 7. Cuando algo anda mal... Cuando sientas que tu nuera se ha “pasado de la raya”, actúa inteligentemente y no hagas más grande el problema. Nunca vayas con el chisme a contárselo a tu hijo (es una posición difícil para él). El solo se dará cuenta tarde o temprano de lo que ocurre y sabrá qué hacer. 8. Propicia un ambiente de cordialidad. Sorpréndelos con una rica cena en casa, o proponiendo actividades juntos: un día de campo, ir de compras (sólo con tu nuera) o ir al cine. 9. Sé atenta. Cada vez que sientas que tu nuera puede necesitar ayuda (al organizar una fiesta, cuando se encuentra enferma o que acaba de dar a luz) nunca está de más que ofrezcas sinceramente tu apoyo para lo que se requiera e indepen-

dientemente de la respuesta, siéntete feliz y propicia un ambiente cordial. 14 REGLAS PARA SER UNA BUENA SUEGRA 1.No debemos pretender cambiar al yerno o a la nuera, ellos tienen su propia personalidad. 2.No pretendamos que la nuera atienda y sirva al hijo como una vez lo hicimos nosotras, cada uno tiene su propia forma de ser. 3.Si es posible, no permitamos que el yerno le sea infiel a nuestra hija. 4.Si es posible, no permitamos que nuestro hijo le sea infiel a la nuera. 5.No pretendamos que la nuera críe a nuestros nietos como nosotras criamos a nuestros hijos, no sabemos como fue criada ella en su hogar. 6.Seamos mentoras, pero no impongamos nuestras ideas. 7.Demos el consejo cuando lo pidan, pero no esperemos que lo sigan al pie de la letra. 8.Ofrezcamos ayuda sólo cuando sea necesaria, sin esperar nada a cambio, después de todo, son nuestros hijos. 9.Aceptemos que nuestro tiempo ya pasó, no pretendamos que actúen de acuerdo a nuestra edad. 10.Debemos aceptar que el amor hacia una pareja, es diferente al amor hacia la madre. 11.No critiques a tu hija enfrente del esposo. 12.No permitas que tu hijo critique a tu nuera. 13.No pretendas mantener la autoridad que una vez tuviste. 14.Deja que ellos manejen sus propias finanzas. n


EL VALOR DE LA ENTREGA EN EL OFICIO TRADICIONAL DE AMA DE

CASA En la actualidad, ante una supuesta modernización de la sociedad, se pretende hacer creer que la maternidad constituye un obstáculo, carga o condena que impide que la mujer se realice; y en ocasiones dicha percepción origina que muchas mujeres se sientan inferiores o esclavizadas por el

hecho de ser madres, por tan sólo desearlo o por haber tomado la decisión de atender su casa mientras los hijos van creciendo y el esposo se despliega en su trabajo. Es necesario y urgente hablar de la importancia de la madre y su trabajo en el hogar, ello nos propo-

ne una seria reflexión y ya sea de manera personal o multidisciplinaria siempre será evidente que esta actividad forma parte del esquema central de producción de una nación. El oficio de ama de casa que por décadas se ha juzgado de manera poco significativa al interior del seno familiar y social, diciendo que hace de la mujer un objeto de dominación masculina, centrado en un esquema simbólico y cul-


tural de la buena madre; hoy no puede influir más en la libertad de la mujer madre y ama de casa. La dimensión valorativa del oficio de buena madre no se mide por «objetivos de producción» ni por «baremos de calidad». Frente al trabajo asalariado, donde objetivos y baremos son decididos por la organización o el empleador, aquí no hay un baremo objetivo impuesto desde fuera: la mujer madre y ama de casa expresa una disposición interior que descubre en el servicio de los suyos una verdadera grandeza, diariamente alimentada por el sentido que le otorgue a su vocación. El oficio de ama de casa comporta elementos prácticos: disponibilidad de tiempo, tecnología, dinero y una constante negociación fundamental para el intercambio afectivo familiar. El ama de casa, esta buena madre, dedica toda su jornada al cuidado familiar: éste es su oficio, para el que desarrolla destrezas específicas al mismo tiempo que tácitas: saber cocinar, educar a los hijos, llevar la casa, hacer la compra, cuidar el presupuesto familiar gracias a una gestión sa-

bia y atenta de precios y cantidades para ahorrar en la compra y no tener que tirar alimentos, esta práctica continuada nunca la reduce, sino que la vuelve experta, especialista en la administración, psicología, contabilidad y pedagogía. “Una obra de arte bella es una obra de arte que requiere de mucho trabajo y también estrategia”. Identificarse con la realidad de ser madre es un arte, pero un arte natural. En la actualidad son muchas las mujeres que están cansadas de los juegos de equilibrio para mantener una profesión y atender a sus hijos. Se ponen nerviosas cuando están en el trabajo y les llaman de su casa para decir que el niño tiene fiebre; se tensan cuando en la oficina el trabajo se alarga, y no dejan de ver el reloj sabiendo que sus hijos están solos. Las citas con el médico de los niños son una tortura si éste sólo atiende en horario de trabajo, las guarderías que prefieren para sus hijos son muchas veces privadas y caras, o están lejos del hogar y del lugar de trabajo; dejar a los niños con alguna de las abuelas les inquieta porque saben que los niños no paran un momento, y una mujer mayor no tiene los

mismos reflejos… Los índices de estrés y tensión, en mujeres madres, son altos, y no precisamente por llevar a los niños al colegio, hablar con los maestros, ir a la compra, hacer las camas, programar comidas y lavadoras, sino por la aflicción entre la crianza y el trabajo. Esto lo pueden confirmar los psicólogos, que tienen en sus listas de pacientes una buena cantidad de mujeres, con idéntico perfil: joven profesional, y madre. Lo cierto es que el cuidado de un ser humano no es una profesión, es una forma de vida que no tiene precio, y de la que depende la humanización misma de la sociedad. El oficio de ama de casa no puede ni debe juzgarse desde una perspectiva individualista: la mujer; pues ello lógicamente genera pasividad y desprecio por la grandeza a la que está llamada la madre : entrega y sacrificio. La mujer madre renuncia a sí misma para conseguir el bienestar de su familia, dedicando todo su tiempo y esfuerzo a este objetivo. No mira por sí misma, sino por su familia; se sacrificaría en ella misma —en su cuerpo, en su tiempo, en sus deseos— para engrandecer a los que ama


geniosa el ingreso de su compañero al que hacer doméstico… abre la puerta y esta apertura supone convertir la actividad solitaria en actividad compartida, el aislamiento en grupalidad. Pero ¿cómo hacerlo? , he allí el gran desafío que nos hace un llamado claro a renovarnos de la contaminación de medirlo todo en cuotas igualitarias, o en campañas de reivindicación. Un paso adelante más efectivo es usar el genio femenino para evitar las quejas y persuadir con talento, afecto, firmeza y ternura. ¿acaso no son estas las mayores competencias sociales de un gran líder y ciudadano progresista? La magnitud de la grandeza de ser madre comprende saber manejar tensiones, entender a quien no sabe comunicarse, esperar a quien aún no despunta pero es potenciable, y levantar el ánimo del que fracasa; entre otras tareas. La mujer asimila su propia “grandeza” y afirma su autoestima cuando se descubre como madre. Si han surgido numerosos rechazos a la maternidad es porque muchas se han visto solas en la gran misión, la mujer madre que promueve de manera in-

Los espacios de sociabilidad entre amas de casa permiten compartir problemas, preocupaciones, pequeños triunfos con otras personas que pueden comprender la importancia, la enorme magnitud, de estos acontecimientos y preocupaciones precisamente porque se comparte el oficio, porque se sufre de las mismas dolencias, de las mismas tensiones prácticas, afectivas y simbólicas, porque hay que enfrentarse a las mismas situaciones con recursos similares. Toda una red social que teje su progreso y construye sus ideales a partir de una motivación intrínseca que las une, misma que, por

su gran potencial social, debiera incluirse en todas las agendas públicas de desarrollo social; ya que el trabajo de ama de casa no es sólo un oficio productivo, sino también de estatus; los criterios técnicos de evaluación de las tareas son criterios de estatus. Este trabajo de estatus, dentro de un campo de visibilidad, se convierte en un bien superior, no se trata simplemente de tener la ropa limpia, o de preparar los alimentos; sino que estamos proyectando signos de amor, de desafío personal, para expresar nuestras emociones y estar presentes en la vida de los demás (propio de la psicología femenina), y así surge una experiencia de felicidad cuando se ve disfrutar a los hijos con la comida, pero también en multitud de expresiones referidas a la propia elaboración. Por ejemplo los mejores chefs recomiendan: “para que las lentejas salgan buenas, es necesario mimarlas, ponerles amor, tratarlas con cariño” …. : las comidas que la madre hace no son únicamente la obligación de la mujer, son también dones que ofrece a la familia, mediante los cuales actualiza constantemente


ante ésta su entrega, su sacrificio, a la vez que su cariño. La forma como se experimente cada vivencia y sobre todo como se comprenda, se asimile, se internalice  es muy importante para el cultivo del ser, pero también tiene muchísima importancia para las personas que están en nuestro entorno por el mensaje que reciben de nosotros, al mismo tiempo que tratamos personalmente de aprender algo, estamos sirviendo de lección a un gran número de personas con las que convivimos diariamente. La única forma eficiente de generar la conciencia del ser humano es desde la práctica del amor!!! Y del amor en todas sus variantes posibles…amor al trabajo, al prójimo,

a la familia. El amor y el servicio son los verdaderos legados que podemos dejarle a los demás, las verdaderas huellas que dejamos en nuestro andar por la vida y que hacen que ellos nos recuerden con afecto, admiración, cariño y verdadero amor. Y estas huellas nada tienen que ver con herencias tangibles que dejemos, con bienes materiales o con seguridades que trabajemos para dejar “amparados” a nuestros hijos

y descendientes. La mayor riqueza son las enseñanzas más puras y sencillas, pero muy profundas que podemos otorgar a nuestros semejantes a través de una palabra, de un comportamiento o de un simple gesto que se quede fijado en el inconsciente de aquella otra persona y le mueva el alma entera hacia la felicidad, motivándolo a ser mejor persona, y en esta enseñanza la madre que educa a sus hijos tiene la primacía. n


PRODUCIR UNA VIDA A COSTA DE LA PERDIDA DE OTRAS E

n estos días se cumple el plazo para que el estado de Costa Rica se defienda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) de la denuncia que el 29 de julio de 2011 realizó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Comisión IDH) acusándole de violar los “derechos reproductivos” de 10 parejas costarricenses que tienen problemas de fertilidad, porque ese país desde el

año 2000 prohibió la fecundación in Vitro. Detrás de esta demanda están las principales organizaciones promotoras del aborto en el mundo que pretenden anular la razón fundamental de dicha prohibición el reconocimiento de que “la vida humana es inviolable” (art. 21de la Constitución política de Costa Rica). Costa Rica es el primer país coherente en esta materia, que por ello se ve ahora acusado ante

los tribunales. Comencemos aclarando ¿Qué es la fivet? para llegar a entender ¿por qué estaría mal? La fivet es una técnica de fecundación artificial que consiste en fecundar óvulos en un laboratorio, obtener embriones y transferirlos luego al útero. la Fivet conlleva un sinnúmero de dificultades éticas, médicas y existenciales.


Su primer paso consiste en la sobre estimulación ovárica. Normalmente la mujer produce un solo ovocito maduro por ciclo, pero para garantizar la eficacia de la técnica se procede, mediante la administración de distintas hormonas, a estimular la maduración de varios óvulos en un mismo ciclo. El segundo paso consiste en la recolección de los gametos masculino y femenino. Una vez obtenidos, los óvulos se trasladan a un recipiente especial que actúa como incubadora, con un medio de cultivo similar al ambiente del ovario. En ese mismo recipiente se coloca esperma con el fin de que se produzca la fecundación. Con la fusión de los gametos, se forma un nuevo ser de 46 cromosomas, llamado cigoto ó embrión unicelular. Los embriones que resultan de la fecundación in Vitro se incuban por 2 a 5 días para que inicien su división metótica o desarrollo embrional. La Fivet supone la posibilidad de realizar el análisis genético de los embriones formados in vitro, antes de su traslado al seno materno, Diagnóstico Preimplantatorio. Se efectúa con objeto de tener la seguridad de trasladar a

la madre sólo embriones sin defectos y descartar el embrión que ha sido designado como “sospechoso” de poseer defectos genéticos o cromosómicos, de ser de un sexo no querido o de tener cualidades no deseadas. Los embriones que no superan los estándares pueden ser descartados, congelados, utilizados en la experimentación, “donados”, multiplicados in Vitro para conseguir tejidos u órganos a usar en transplantes, etc. Los embriones que superan esta prueba de selección serán trasladados al útero de la mujer, a fin de lograr la implantación. Dentro de los 14 días de realizada la transferencia, se pro-

cede a comprobar el embarazo. Durante estas dos semanas sucede la parte más difícil del proceso; en ella se originan la mayoría de los fracasos, esto es, la no implantación del embrión en el útero. Los laboratorios no recurren a la fecundación de un sólo óvulo ni a la transferencia de un sólo embrión porque resulta “técnicamente” ineficaz, y por tanto inútil. Por otro lado, la transferencia de más de un embrión al útero supone correr el riesgo de embarazos múltiples con riesgos para la madre y el bebe. Por ello la técnica contempla el recurso a la llamada “reducción embrionaria” que consiste


en una intervención para reducir el número de embriones implantados en el seno materno mediante la eliminación de algunos. He explicado a grandes rasgos los procedimientos en la técnica de la fivet ¿cuál es el punto crucial? La fivet confía la vida y la identidad del embrión al poder de los médicos y/o biólogos, instaura así un dominio de la técnica sobre el origen y el destino de la persona. Todo ser humano tiene un comienzo; este comienzo es único, se produce en la fecundación. El resultado de la fecundación es

un nuevo individuo de la especie humana que pasa por diferentes etapas de desarrollo (cigoto o embrión unicelular, mórula, blastocisto, embrión, feto, etc.) el embrión; es la forma inicial del ser humano, su forma más joven. La fivet atenta contra la vida humana porque implica la eliminación, la selección, el congelamiento y manipulación de un alto porcentaje de embriones y ello no puede justificarse por el deseo de “lograr” el nacimiento de un hijo para una pareja que de otra forma no podría tenerlo.

Pero ¿No es bueno acceder a una terapia para poder tener un hijo? Es bueno acceder a terapias, es más constituye un deber médico intervenir para diagnosticar y remover los obstáculos que impiden la fertilidad natural. De modo que si la causa de la infertilidad es de origen hormonal el médico debe proporcionar el tratamiento hormonal, si la causa se puede resolver recurriendo a un tratamiento quirúrgico, como en el caso de la desobstrucción de las trompas o la restauración microquirúrgica de las mismas,

Todo ser humano tiene un comienzo; este comienzo es único, se produce en la fecundación. El resultado de la fecundación es un nuevo individuo de la especie humana.


está llamado a aplicar dichas terapias. Pero en el caso de la fivet esto no ocurre. Aunque se justifica, la mayoría de las veces, como remedio de la esterilidad de las parejas. Sin embargo la Fecundación in Vitro - estrictamente hablando- no constituye terapia para una enfermedad, sino una técnica que tiene como finalidad imitar, en un laboratorio, los procesos normalmente necesarios para que se verifique una concepción. Por tanto no tiene la seriedad de una terapia médica porque no modifica la causa de esterilidad. Así, una pareja estéril que recurre a la fivet para tener un hijo, seguirá siendo estéril, de modo que, para tener otro hijo, necesariamente debería recurrir de nuevo a la fecundación artificial (Ma. Luisa Di Pietro)1. Desde el ámbito médico se plantean serias objeciones a esta técnica pues los procesos que implica entran en franca contradicción con la ética médica y se oponen a la naturaleza de la medicina que es preservar la vida y la salud de las personas. Pero ¿qué culpa tienen los padres de ser infértiles o estériles? El deseo de tener un hijo ¿no es

bueno? Es verdad que no poder tener un hijo es una dura prueba para los esposos, porque el deseo de descendencia es natural y en el amor matrimonial está inscrita la vocación a la maternidad y paternidad, pero no basta con la intención de tener un hijo, tienen que ser lícitos los medios y los modos que empleen para tenerlos. La “buena intención” no basta para definir un acto como éticamente bueno, o dicho en otras palabras: el fin no justifica los medios, no es lícito hacer el mal para obtener un bien. En la fivet el “deseo” de las parejas que recurren a la fecundación artificial, es pagado a un altísimo precio, un gran número de embriones, hijos suyos, son eliminados o sometidos a congelamiento, de éstos últimos la mitad se pierden y el resto serán destinados a fines de experimentación.

manos y los expone a la manipulación y a la muerte, atenta contra el derecho a la vida de los concebidos, hijos de los padres que tan ardientemente desean tener un hijo.

No es justo que el derecho a la vida de los recién concebidos sea subordinado al supuesto “derecho” de los padres infértiles a tener un hijo. Siendo la fivet un recurso artificial que sacrifica la vida de los embriones, no resulta lícito, bajo ninguna circunstancia, que los concebidos sean sometidos al riesgo de muerte, a cambio de que los solicitantes puedan llegar a ser padres. Eso implicaría discriminar, admitir que el deseo de los padres, vale más que la vida de los concebidos, cuando están en etapa embrionaria, lo cual resulta anti-ético y contrario al derecho y la justicia. Por eso, en el Perú resulta urgente legislar la prohibición de las técnicas de fecundación in Vitro y Entonces ¿los esposos no transferencia embrionaria tienen derecho a ser pa- ¿te parece bueno producir dres y tener un hijo? una vida a costa de la perdida de otras vidas humaEl deseo de tener un hijo, nas? Pues no, no lo es. aunque sea legítimo no constituye, sin embargo Documentos de referenun “derecho al hijo”. La cia: Donum vitae, Dignitas fivet provoca una grave personae. n pérdida de embriones hu-


EDUCACION INTEGRAL:

UN RETO E

ducar no es solo tarea de docentes sino responsabilidad y compromiso de todas aquellas personas con las cuales nos interrelacionamos en nuestro diario convivir y de las que recibimos o aprendemos modelos de comportamientos y actitudes en determinadas situaciones.

Pero... ¿Qué entendemos por Educación Integral? ¿Cómo la familia, primera institución formadora, educa de manera integral? Y... ¿la escuela?

de a la persona en todas sus dimensiones (corporeidad, inteligencia ,voluntad, afectividad, social y trascendencia) es decir que tiene como punto de partida la concepción del hombre ( Dios lo creo con cuerpo y espíritu), comprender sus actos y sentimientos; el ser personal del hombre ( cada hombre es único e irrepetible) en sí la dimensión del individuo como persona.

Desde mi experiencia de trabajo con alumnos de diversas edades, podría decir que: Educación Inte- Cuando atendemos a la gral es aquella que atien- persona en todas sus di-


mensiones estamos dando ta a todas las exigencias Educación Integral. de la naturaleza humana para conseguir que cada Existe entonces , la nece- hombre o mujer lleguen a sidad urgente de conocer ser la mejor persona polo que es la persona en sus sible, en todas sus notas dimensiones, lo que per- constitutivas y dimensiomitirá sobre todo a los nes. docentes ofrecer una explicación profunda y últi- Es necesario saber que es ma del proceso educativo, el hombre, es decir la nadando a conocer que ella, turaleza humana, para sa(la persona), es el funda- ber que es la persona. Parmento de la Educación. timos entonces del término naturaleza, diríamos Familia y escuela prime- entonces que su naturaleras instituciones formado- za es todo lo que los homras de personas humanas bres tienen en común, lo deben preocuparse por propio de esos seres, que saber qué es la persona, los hace ser “hombres huqué notas la constituyen, manos” para deducir, que educación es la que debe recibir Pero además cabe precila persona para su realiza- sar que la naturaleza es ción completa. el principio dinámico de las operaciones de un ser. Se hace necesario que la Por lo tanto, la naturaleza educación logre un autén- humana será el “principio tico e integral desarrollo dinámico” de las operade la persona en cualquie- ciones del hombre; estas ra de sus niveles y formas operaciones las realiza a de impartirse en el siste- través de las facultades ma educativo, es decir in- específicamente humacluyendo aspectos huma- nas, como son el entennistas que propicien el de- dimiento y la voluntad, sarrollo de valores: amor, que lo diferencia de otros respeto, solidaridad, res- seres. ponsabilidad, lealtad, etc., respondiendo así a Entonces ¿en qué consiste las necesidades de los es- ser persona? El “ser” es lo tudiantes, sus familias y la que hace real a cada insociedad. dividuo, si lo común a todos los hombres es tener Hablemos entonces de una la misma naturaleza, lo Educación Personalizada que existen son hombres y... ¿Qué es la Educación concretos, que tienen la Personalizada?... Es una misma naturaleza, pero concepción pedagógica que son distintos entre sí. que pretende dar respues- (Son iguales o parecidos en imagen pero distintos

en pensamientos) Así, lo que hace real a cada hombre es el ser persona. La noción de persona, no radica en la naturaleza humana, sino en el acto de ser real y concreto que corresponde a cada hombre. De allí que cada persona es única e irrepetible, es ella, singular. El conocimiento de persona lleva implícita la idea de dignidad, la de concreción y singularidad. Pero también incluye el significado de unidad, es decir que si bien la naturaleza humana es la que especifica lo que el hombre puede hacer (pensar comprender, conocer, juzgar, deducir), es la persona quien realiza cualquier acción (voluntad). Entonces es la persona la que otorga principio de unidad de origen y de fin a todos los actos del hombre, esto es su capacidad de actuar y para lo cual fue creada, para hacer el bien y buscar la felicidad con el mundo que lo rodea, con los demás y con la trascendencia. De todo lo tratado hasta ahora podemos definir a la persona como principio sólido de operaciones específicamente humanas, las cuales se manifiestan a través de la singularidad, apertura, autonomía y unidad. n


VIOLENTAR LA

NATURALEZA E

s verdad. Fue un crimen horrendo, repudiable desde todo punto de vista. Me refiero al que perpetraron cuatro degenerados chilenos contra Daniel Zamudio, una persona de 24 años, conocida como activista homosexual. El 3 de marzo le propinaron una golpiza de tal magnitud que falleció a causa de ella,

después de una agonía de 25 días. Miles de voces se han levantado en el mundo entero condenando este asesinato, y es que no puede ser de otra manera. Nuestra voz se alza también y se une a ese multitudinario coro, protestando por este cobarde ataque contra la vida, sin justificación alguna. Sin embargo, con la misma

fuerza con la que lamentamos y condenamos este hecho, hemos de deplorar su inmediata utilización ideológica por parte del lobby gay, para volver a la carga no solo con los conocidos tópicos de la discriminación, el odio a las minorías sexuales y el señalamiento de homofóbico a todo aquel que no piense como ellos, sino incluso haciéndonos responsables de algún modo, por este injusto y execrable crimen, a los que no pensamos como ellos. Nos hemos cansado de repetir que toda vida es sagrada y que las personas homosexuales tienen tanta dignidad y derechos como cualquiera de nosotros. Pero de ahí a convalidar sus comportamientos, costumbres y reclamos injustificados para que les sancionen derechos especiales que no tienen, hay una enorme distancia. Desde hace bastantes años, una de sus principales luchas es que las legislaciones aprueben el “matrimonio” homosexual, con el consecuente derecho a adoptar niños. Lo presentan como una conquista que libera de discriminaciones por “orientación sexual” e “identidad de género”. Pero no es sino una ideología que quiere transformar


deseos, y hasta caprichos, en derechos humanos fundamentales. Destructiva del hombre, la familia y la sociedad. Surgirían así nuevos tipos de “familia” que tendrían los mismos derechos que las familias naturales. Como bien señala María Isabel Llanes en su libro “Del sexo al género”: “Se olvida (...) el altísimo interés que tiene la reproducción humana -que solo puede tener lugar en la unión entre hombre y mujer- para la sociedad y la humanidad en su conjunto, motivo por el cual la legislación universal protege desde tiempo inmemorial el “matrimonio”, que significa literalmente “el oficio de la madre”. Todos los demás tipos de uniones no tienen interés reproductivo y, por tanto, apenas tienen relevancia social. Son asuntos privados de dos o más que deben ser respetados, e incluso regulados legalmente de múltiples maneras, pero que no pueden ni deben ser equiparados con la unión matrimonial”. Nuestro compatriota Mario Vargas Llosa abusa de su condición de Premio Nobel cuando pontifica que aceptar dicha ideología es lograr la verdadera civilización. El Sr. Vargas escribe muy bien pero piensa

muy mal. En “La caza del gay”´(La República, 8 de abril de 2012), con su demoledor liberalismo apunta que “...en este aspecto de la condición de hombres y mujeres también la libertad debe reinar, permitiendo que, en la vida sexual, cada cual elija su conducta y vocación sin otra limitación que el respeto y la aquiescencia del prójimo”. Lo que le lleva a afirmar también “... que una lesbiana o un gay son tan normales como un heterosexual, y que por lo tanto se les debe reconocer los mismos derechos que a aquél -como contraer matrimonio y adoptar niños, por ejemplo-...” Nos preguntamos: ¿Y dónde quedan los derechos de todo niño a tener un padre y una madre? ¿Tienen acaso derecho dos personas del mismo sexo a usarlo como un objeto de satisfacción de sus necesidades afectivas? ¿Jugar con la identidad y salud psíquica de aquel niño? Es comúnmente sabido que

para el desarrollo normal de la personalidad de un niño, la etapa entre 0 y 6 años es clave. ¿Cómo se formaría entonces si son dos lesbianas o dos homosexuales los que supone son sus padres? Son momentos de confusión que reclaman mucha serenidad y fortaleza. Se busca un “nuevo hombre”, una “nueva familia”, una “nueva sociedad”: deconstruir la humanidad entera. Existe hoy una verdadera pasión por cuidar la naturaleza, las especies animales, el medio ambiente, la ecología de nuestro mundo. ¿Acaso - en el colmo del desquiciamiento- nos hemos olvidado de la naturaleza humana hasta violentarla de esta manera? Sabemos que para estos ideólogos no existe Ley Natural ni naturaleza humana. Por lo tanto ningún referente fuera del propio albedrío personal. Ojalá que esta naturaleza no termine volviéndose contra el propio ser humano. n



Revista Nº16