Page 1

EL JOVEN QUE SE HACÍA VIEJO

silviarescalvo realizaciónaudiovisuales


1.PARQUE EXT/DÍA A. Es una mañana de otoño soleada. El parque, inmenso, cuenta con: bancos, un pequeño estanque, pájaros sobrevolando la zona, palomas en busca de algo que picotear… vemos a diversas personas pasear sin prisas: madres con carros de bebé, algún joven haciendo “pellas”… y ANCIANOS. Prestamos atención a estos últimos. Diversos planos: unos más alejados, otros más cercanos, planos detalle… van transcurriendo. Escuchamos una VOZ EN OFF de un hombre de 60 años que comienza al final de la parte A y continúa sobre las imágenes de la parte B: Voz en off …siempre he sido el último, el joven lento que tardaba en levantarse y caminar… he pasado por aquellas calles “taaantas” veces, recorriéndolas de arriba a abajo, a veces tardando en hallar la entrada de la próxima calle… CORTE A (Cont. Voz en off) Sé que por esas calles se puede andar de distintas maneras: disfrutando del camino sin pensar en la salida y los percances del trayecto, involucrándote de lleno en las cosas maravillosas que hay en él o perdiéndote en su oscuridad… B. Distintos planos van transcurriendo a un ritmo rápido: - Un hombre de espaldas, del que sólo vemos parte del cuerpo, da un manotazo sobre algo que no podemos ver. Escuchamos la sacudida y un sollozo de un joven. - Un joven abatido, sentado en una silla frente al escritorio, deja caer rendido la cabeza sobre sus manos. - Dos jóvenes (una chica y un chico), frente a frente. El joven se da la vuelta dándole la espalda a ella. Ella, tras su reacción, deja escapar unas lágrimas. - Un plano detalle de una mano joven escribiendo sobre una carta. Podemos ver lo que en ella se está escribiendo: “No puedo perdonarte, el dolor y el orgullo me dominan…” CORTE A C. Un plano detalle de unas manos que nos hablan en lengua de signos: (No hay traducción) “¿Vas a dejar escapar la vida? ¿Dejarás escapar las sonrisas?...” Al mismo tiempo que las manos están gesticulando, unos números hacen transcurrir una cuenta atrás. CORTE A


2.CASA DE CARLOS. INT/DÍA A. Nos adentramos, desde una de sus ventanas, en una habitación de un piso. Podemos ver parte de la misma, se trata de un dormitorio de un joven por la decoración que en ella vemos. La cámara nos muestra el reflejo de un chico sobre un espejo de grandes dimensiones. CARLOS se encuentra frente a este con la camiseta levantada por las dos manos. Observa, sobre la imagen del espejo, una cicatriz vertical y extensa que parte por la mitad su torso. Con su mano derecha la recorre sin dejar de mirar su reflejo en el espejo... CORTE A B. CASA DE CARLOS. CALLES DE MADRID. EXT/DÍA CARLOS sale apresurado de la habitación. Atraviesa el salón dirigiéndose a la puerta de la calle...fuera, recorre una acera que se bifurca por momentos. Anda sin parar. Es una tarde nublada de primavera. Vemos transcurrir horas frente a nuestros ojos, hasta que Carlos llega a un gran parque buscando un rincón. A los pocos minutos lo encuentra al lado del lago. Se sienta. Sentado... AINARA, una niña de unos 10 años que parece haberle estado esperando, le imita colocándose junto a él. La niña le mira, él aturdido deja de hacerlo. Ainara Siempre me gusta venir a este parque, sobretodo en verano... (se sonríe) y me has robado el sitio. Carlos permanece callado y con la mirada perdida en el reflejo de la superficie del lago. Ainara Eres muy silencioso, ¿no? ... Ainara mira hacia el lago. Ainara Llevo viniendo a este lugar mucho tiempo... para sanar una herida. Carlos esta vez la mira. Ainara Es que hay cicatrices que tardan en irse y a mí me empieza a salir costra ahora. Carlos (bacilando) ¿Te caíste o algo?


Ainara No escuchas...ojalá me hubiera caído y sido una niña normal llena de cicatrices por ser revoltosa...pero ¿sabes? Poco a poco sana. Carlos la observa silencioso. Carlos (abandonando la batalla) Yo también tengo una cicatriz. Carlos se levanta la camiseta para enseñarle su cicatriz, la niña observa su estómago. El siguiente plano nos lo muestra pero no hay rastro de la cicatriz, en cambio vemos como el torso de Carlos ha ENVEJECIDO como si 50 años hubieran pasado sobre él. Ainara empieza a comprender. Ainara (resuelta) ¿Y no quieres deshacerte de ella? Carlos (desconfiado y rendido) No puedo, no sé cómo se hace. Ainara Bueno, es más sencillo de lo que parece. Ahora sientes que te tiene cogido pero en realidad eres tú que no la sueltas. Es tan sencillo como abrir tus manos y volar hacia otras cosas, agarrarte a lo que te hace sonreír. Deja de nadar por aguas corrompidas Carlos... Carlos ¡¿Cómo sabes mi nombre?! Ainara le sonríe, se levanta y comienza a alejarse. Carlos, sorprendido, observa como desaparece... Nos vamos alejando de Carlos que se pierde en la profundidad del lago... LA IMAGEN SE DISUELVE CON LA QUE LE SIGUE

3.ESTACIÓN DE CERCANÍAS DE BARCELONA. EXT/DÍA A. GUSTAVO: un hombre de 30 años, alto y delgado, se encuentra de espaldas frente al andén de cercanías con dirección a Madrid. Gustavo sujeta una maleta de ruedas pequeña. Sobre su cuello cuelga un maletín de portátil. La cámara se acerca más a él mostrándonos su cara: moreno, de ojos verdes y con barba de unos cuatro días. Pensativo mira el reloj de pulsera. Su tren está apunto de llegar. B. CAFETERÍA DE MADRID. INT/DÍA GUSTAVO está sentado en una mesa redonda y pequeña. Tiene quitada la chaqueta del traje que ha dejado cuidadosamente sobre la silla que se encuentra a su izquierda. Toma un descafeinado de sobre y un croissant mientras escribe algo en el


portátil. Sobre la mesa podemos ver algunos dibujos. Camarero (al ver la taza de café casi vacía) ¿Le pongo más café? Gustavo, inmerso en el portátil, tarda en reaccionar. Gustavo Ehh… sí porfavor. El camarero rellena la taza de café y observa los dibujos que hay sobre la mesa. Camarero Perdone, pero son una pasada, ¿los ha hecho usted? De nuevo Gustavo, que había vuelto a concentrarse en el portatil, tarda en reaccionar. Gustavo Tranquilo…sí…soy dibujante. Camarero Eso es genial. Gustavo Bueno, sí… Camarero No le veo muy convencido. Gustavo En realidad hace algunos años era más apasionante. Camarero ¿Qué ha cambiado? Gustavo (sorprendido por la pregunta del camarero que contesta al sentirse cómodo) …que se ha convertido en un trabajo. El camarero duda, no entiende y Gustavo al percatarse de ello le explica mejor. Gustavo Cuando empecé era un trabajo, lo ha sido desde el principio, pero antes era distinto, me apasionaba… ahora… me absorve, demasiadas horas… ya no hay motivación, es todo mecánico… me salvo porque, aunque suene muy pretencioso, soy bueno. Camarero Vaya… es una pena, crear debería ser más motivo de entusiasmo que de presión. Gustavo sonríe cabizbajo… el camarero marcha acercándose a otras mesas para seguir atendiendo las tazas vacías de los clientes.


CORTE A C. ESTACIÓN DE CERCANÍAS DE BARCELONA. EXT/DÍA Volvemos a la estación de cercanías del principio. GUSTAVO vuelve a esperar su tren con la maleta pequeña. El maletín de portátil cuelga sobre el cuello… De nuevo pensativo… D. SALÓN.CASA DE GUSTAVO. INT/DÍA Un teléfono suena. El espacio está oscuro, con las persianas bajadas. GUSTAVO se queja desde el sofá por la insistencia de quien llama. Finalmente lo descuelga. Gustavo (con voz ronca y baja) Síiiii… Amigo Gustavo, tronco… ¿estabas durmiendo? Gustavo ¿Tú qué crees? Amigo Son las siete… Gustavo Vengo de viaje. Amigo Déjalo… siempre es lo mismo. Bien, pues ale, levanta tu culo de ese sofá, te paso a recoger a las siete y media, nos tomamos unas cañas y cenamos. Gustavo Olvídalo, estoy cansado y mañana madrugo. Amigo Me importa bien poco eso, te repites muchísimo, ¿lo sabías? Te estás haciendo mayor amigo mío. Gustavo Agghh, ¡vete a la mierda! Amigo Dentro de 30 minutos estoy ahí. Gustavo Te odio… “Pipipi…” (al otro lado escuchamos la línea colgada).


CORTE A E. TERRAZA DE UN BAR.EXT/DÍA GUSTAVO, algo más informal, conversa con su AMIGO mientras están sentados en una mesa de una terraza. Es una tardenoche de primavera. Dos claras y unas aceitunas sobre la mesa hacen de aperitivo. … Amigo … asÍ que este finde me voy a escalar sin parar. Gustavo ¿Cuándo vuelves? Amigo Me vas a echar de menos ehh. Gustavo Más quisieras tú. Amigo Pues no lo sé, dos semanas, tres… un mes. Gustavo (chafado) Genial… Amigo Vamos, ¿qué pasa? Gustavo (bromeando) …eres quien me saca a bailar cariño (poniendo morritos)… Ambos ríen. Gustavo No en serio, me llamas, salimos… eres el único que lo hace. Amigo Claro, porque insisto y no me vale un no como respuesta… los demás se cansaron de tus negativas. Gustavo Ya… Amigo Gustavo, yo no estoy de acuerdo con tu modo de vivir, pero si a ti te hace feliz lo respeto. Pero ya sabes cómo pienso, vivir es mucho más que trabajar, aunque para ti es primordial, te encanta dibujar…


Gustavo le corta. Gustavo Ya no sé si me gusta dibujar. El amigo se queda asombrado… Gustavo responde ante la cara de desconcierto de su amigo. Gustavo Ya no me mueve ese motor ni tengo ganas de dibujar. Es trabajo todo el tiempo. Su amigo le mira con cara de circunstancias… Amigo Pues deberías cambiarlo. Gustavo No es tan sencillo. Amigo ¡Oh vamos¡ claro que lo es, las cosas son más sencillas de lo que parecen, lo que pasa que el cambio es un poco mierda. Tienes que recuperar las ganas por dibujar. Adoras dibujar, desde que eras pequeño siempre has estado dibujando. Yo creo que cuando naciste lo hiciste con un lápiz de esos tuyos raros en la mano berreando para que te dieran un papel para dibujar… Ambos vuelven a reír… Amigo Pero sobretodo tienes que aprender a vivir amigo mío, y no dejar que el trabajo sea lo principal en tu vida o tu vida… … La imagen se va alejando de los dos… CORTE A F. HABITACIÓN DE DIBUJO.CASA DE GUSTAVO.INT/NOCHE Nos encontramos en la habitación de dibujo de Gustavo. Una mesa grande está colocada junto a la ventana que no tiene cortina. La luz de las farolas deja formas sobre la textura blanca de la mesa. Miles de pinturas y lápices especiales están dispersos sobre ella. La habitación es casi minimalista… la pared llena de dibujos, algunos con fechas. Nos paramos en uno de 1992… el dibujo comienza a arrugarse, ENVEJECE… CORTE A


4.DORMITORIO.CASA DE IVÁN. INT/DÍA A. Una mano de un niño, hace sobrevolar una moto de juguete por la carretera imaginaria que su mente ha creado sobre el aire. La vemos moverse de un lado hacia otro. El plano se va abriendo. IVÁN, un niño rubio de siete años, juega ensimismado con una de sus motos como si esta estuviera dotada de poderes mágicos. Mientras Iván juega, su habitación se abre paso ante nuestros ojos: cuidada y colocada. Muchos cuentos y libros llenan las estanterías, las paredes vacías. Vamos encontrando motos de juguete de distintos tipos. Una foto de Iván subido en una moto adorna la mesita de noche que hay en su lado izquierdo de la cama. Padre ¡Iván, la merienda! Iván escucha la voz de su padre pero, continúa con su moto sobrevolando el espacio de su habitación. Padre ¡Iván! Iván deja la moto sobre la cama y acude a la llamada de su padre. CORTE A B. CALLES DE MADRID. EXT/DÍA IVÁN y su PADRE caminan juntos cogidos por la mano. Iván, distraído, observa todo a su alrededor. Su padre abstraído. Un cartel, sobre una pared de la calle, muestra una exposición de motos que tendrá lugar durante unos días. Iván emocionado tira de la mano de su padre. Iván ¡Papáaaa! ¡Papáaaa! ¡Mira! ¡Una exposición de motos! Padre (tirando de su hijo) Vamos hijo, que no llegamos. Iván (desilusionado) Pero papá…(dice tan bajo que su padre no le oye). Plano detalle de los ojos del padre de Iván que ENVEJECEN… CORTE A


5.SECUENCIA ESPECIAL Plano detalle de la boca de un hombre que grita envuelto en cólera. La imagen gira de forma circular rodeándole. El sonido del grito, que comienza como muy lejano, se escucha de forma creciente. CORTE A

6.COCINA-ENTRADA CASA DE ÓSCAR Y ANA/INT-TARDE A. ÓSCAR, sentado en la mesa de la cocina, escribe fragmentos de una novela sobre un cuaderno de tamaño mediano. A su lado, y sobre la mesa, unas fichas en las que se pueden leer características de distintos personajes. Escuchamos unas llaves y la puerta de la calle abrirse. ANA acaba de llegar de trabajar. Ana Hola. Pasa de largo por el pasillo sin apenas mirar a Óscar. Óscar ...hola (baja la cabeza suspirando) Óscar deja de escribir y sigue los movimientos de Ana por la casa, a través de los ruidos que va haciendo: se desviste, se pone ropa cómoda... Ana entra en la cocina y se sirve una copa de vino. Ana ¿Qué escribes hoy? Óscar (con la mirada perdida)... frases sueltas, voces en off... no sé a dónde me llevará... Ana asiente y se va hacia el salón. Se sienta en el sofá quedando de espaldas a Óscar. Él la observa triste y vacío. Volvemos al cuaderno de Óscar, vemos su mano reanudar la escritura y un movimiento circular en torno a él que nos va mostrando el transcurso de momentos distintos. CORTE A B. En el primer giro completo vemos a ANA que entra en la cocina para beber un vaso de agua. ÓSCAR y ella no hablan ni se miran, como si no se viesen. En el segundo giro, Ana conversa por teléfono con una amiga mientras ríe. En el tercer giro completo, se escucha un golpe seco de la puerta de la calle. Ana sale de casa.


CORTE A C. DORMITORIO DE ANA Y ÓSCAR/INT. NOCHE ÓSCAR y ANA están tumbados sobre la cama, es de noche. Ana duerme, Óscar, que está de espaldas a ella, mira hacia la ventana, que está abierta, de la habitación. No puede dormir. A través de la imagen de la ventana vemos un momento pasado en la vida de Óscar. FLASHBACK CALLE PRINCIPAL DE MADRID/EXT.DÍA Es un día de invierno nublado, la gente va abrigada con abrigos e incluso con bufandas. ÓSCAR y ANA conversan y ríen. Se abrazan y se pican. Se besan. TERMINA EL FLASHBACK Y LA IMAGEN SE DISUELVE Óscar, desde la cama, mira triste la espalda de Ana. Se toca la boca recordando aquel momento de un día de invierno de no hace mucho tiempo, y vemos como su boca ENVEJECE… CORTE A D. DORMITORIO DE ANA Y ÓSCAR/INT. DÍA La imagen nos devuelve al mismo espacio de la secuencia anterior, es por la mañana. Ha amanecido hace apenas unas horas. ÓSCAR se despierta algo perezoso, su cara sigue reflejando tristeza. Cuando consigue abrir los ojos se da la vuelta, la cama está vacía. De nuevo pierde la mirada observando la ventana de la habitación... ¡Pump! ¡Pump! Unos golpes secos provenientes desde el exterior del dormitorio, le sacan de su ensimismamiento. Se levanta buscando el origen de los golpes. Sigue el recorrido del pasillo dejando atrás las habitaciones, el salón... los golpes provienen de fuera de la casa. Alguien aporrea la puerta contigua a la suya. Óscar llega hasta la puerta de la calle de su casa y mira por la mirilla, pero antes de hacerlo ya reconoce la voz de la persona que está propiciando esos golpes. Es Tomás, su amigo de juegos cuando eran pequeños. Tomás (nervioso y encolerizado) ¡¿Por qué no me abres la puerta?!...¡vamos!...¡¿por cuánto tiempo vamos a estar así?! Óscar abre su puerta. Óscar Tomás... TOMÁS le mira de reojo.


Óscar Vamos, déjalo, no puedes cabrearte y derribar la puerta. Tomás (más calmado y afligido) No lo entiendo... Óscar le mira apenado sin encontrar una respuesta válida. Tomás agacha la cabeza moviéndola de un lado hacia otro como negando y sale corriendo escaleras abajo. Óscar (apresurándose a los barrotes de la escalera) ¡Tomás, espera! Tomás desaparece en cuestión de segundos. ¡Clack! De nuevo un golpe seco de otra puerta que se cierra, la del portal. Vemos un plano de la mano derecha de JUAN (del que no vemos su rostro) apoyada al otro lado de la puerta que ha sido golpeada unos minutos antes. La mano ENVEJECE… Sus pies se alejan de la misma… E. CALLES DE MADRID.EXT/DÍA TOMÁS camina seguro y veloz atravesando distintas calles para llegar a su casa. Llega hasta su portal, abre la puerta y sube las escaleras. Vemos cómo se abre la puerta de su casa desde dentro. Un plano detalle de los pies de Tomás nos muestran sus pasos desde dentro de la casa. Suena como deja las llaves sobre el mueble de la entrada y el portazo que propicia a la puerta de la calle. Se dirige hacia el salón, se abre el plano. Se tumba en el sofá con el brazo derecho sobre la frente y con la mirada hacia el techo. Cierra los ojos… QUEEN (su perra) le observa frente a él con los ojos tristes. Está tumbada sobre un cojín. Vemos el transcurso del día y la noche sobre el espacio… Al día siguiente, Tomás se levanta del sofá. Se toma una taza de café y se ducha… CORTE A F. SALA DE UN CENTRO PSICOLÓGICO.INT/DÍA Un grupo de personas forman un círculo sentados sobre unas sillas. Un hombre con barba parece dirigir la situación. Un joven comparte su problema frente a los demás.


Joven …es todo muy raro, ya no hablamos y eso me entristece mucho. En cambio cuando estoy con él ni siquiera pienso en estas cosas. Me irrito… Psicólogo Gracias Raúl... Tomás, ¿quieres compartir connosotros algo? Tomás (se refugia mirando a su derecha) Ayer fui a visitarle… no me abrió, como siempre (sonríe melancólico). De nuevo aporreé la puerta, me ciego cuando estoy allí, es como si algo no me dejara pensar con racionalidad, sólo me enciendo y actúo… Tomás No me va a perdonar nunca. Psicólogo Quizás si actuases más calmado podrían producirse cambios. De esta manera no marcha, ¿qué tal si cambiamos algo en todo esto? Tomás No lo sé, aquí resulta todo más sencillo pero allí me lleno de rabia. Psicólogo ¿Por qué tanta rabia? Quieres recibir su perdón, quieres que te abra la puerta pero no apartas tu ira hacia un lado, ¿no crees que primero debemos cambiar algo nosotros para intentar provocar un cambio positivo en alguien? CORTE A G. CASA DE TOMÁS.INT/NOCHE TOMÁS abre la puerta de su casa y de nuevo se dirige hacia el salón. Esta vez no da un portazo a la puerta pero sí vuelve a dejar las llaves sobre el mueble de la entrada.   Se tumba en el sofá, respira hondo. De nuevo se coloca el brazo derecho sobre la frente. QUEEN está tumbada frente a él...   Tomás empieza a observar desde el sofá las fotos que tiene sobre las estanterías de algunos muebles. Fotos de familia, con amigos... y una foto agarrado a Queen, él está riendo a carcajadas y su perra, con la boca abierta de par en par y con la lengua sacada, parece muy alegre. Tomás mira ahora a Queen tumbada sobre su cojín con la cabeza apoyada sobre sus patas. Sus ojos, apenados, se mueven observando a Tomás y otros ruidos. Tras la imagen de Queen, vemos un plano de la mano izquierda de Tomás sobre su tripa que ENVEJECE... LA IMAGEN SE DESVANECE CON LA QUE LE SIGUE


7.SECUENCIA ESPECIAL Unas manos nos hablan en lengua de signos: (Un texto traduce) ¿Vas a dejar escapar la vida? CORTE A

8.SECUENCIA ESPECIAL Una serie de imágenes discurren ante nuestros ojos. Imágenes de situaciones y personas distintas. La cámara gira sobre los personajes con un movimiento rápido. Reconocemos a las personas que en ellas aparecen. Son los protagonistas de cada historia que hemos ido descubriendo. Sobre estas imágenes escuchamos la canción de El crisol de Skunk DF, que continuará en el principio de la secuencia que sigue (9): “Gotea en el crisol un filtro de amor del que bebió Romeo cuando Julieta despertó. Guardo todos tus recuerdos embalsamados en formol, cada uno etiquetado describiendo la sensación... Aquí está la primera vez que te vi pasar... Sé que esto me hace mal, destapar y destilar, tus besos, tus “te quieros”. El aroma de tu cuerpo aún deambula por mi piel... No lo puedo perder...” A. GUSTAVO dibuja sobre su mesa de dibujo. Se acaba de levantar y lleva puesto el pijama. Una taza de descafeinado le acompaña. La luz entra a borbotones por la ventana que está a su lado. Gustavo empieza a sonreír. Nos vamos alejando de él para perdernos en el dibujo(que unas secuencias atrás vimos envejecer)colocado a su derecha en la pared y que ahora va volviendo a su ESTADO NATURAL… B. El PADRE de Iván camina por la acera. Lleva una bolsa de plástico con algunas compras que ha hecho. Pasea inmerso en sus pensamientos, hasta retroceder sobre sus pasos al ver un cartel que le llama la atención. Es el mismo cartel de la exposición de motos que vio su hijo Iván hace unos días. Pensativo observa el cartel y nosotros con él. CORTE A Un plano general nos sitúa en la habitación de Iván. Su padre deja sobre la cama un par de entradas, (para ver la exposición que anunciaba el cartel que hemos visto antes) que mira tras depositarlas sobre el edredón, y vemos como sus ojos REJUVENECEN ligeramente.


La cámara sigue girando sobre las distintas situaciones… C. TOMÁS sube las escaleras del portal en el que vive SU PADRE. Llega hasta su puerta. En sus manos sostiene una fotografía (que vuelve a mirar) de ellos dos cuando Tomás era pequeño. Sonríe melancólico y se agacha para pasar la foto por debajo de la puerta. Respira hondo y se va a paso lento. Al otro lado, JUAN se levanta de la silla de la cocina(dejando el libro que estaba leyendo encima de la misma) al percatarse de que alguien ha pasado algo por debajo de la puerta. Coge la foto mirándola con sorpresa. Le da la vuelta pudiendo leer lo que Tomás ha escrito en su reverso:“¿Te acuerdas de este momento? Lo pasamos genial jugando todo el día a la pelota y viendo a los patos. Nos reímos mucho”. JUAN sonríe y se lleva la fotografía hacia su pecho. Su mano se vuelve algo más JOVEN. LA IMAGEN SE DISUELVE CON LA QUE LE SIGUE TOMÁS se acerca a QUEEN (que está tumbada sobre su cojín) con los ojos llorosos. Le acaricia y le abraza con desesperación. La mano de Tomás REJUVENECE… D. ÓSCAR y ANA están tumbados en la cama, ella de espaldas a él. Óscar acaricia la espalda de Ana y se acerca a ella para dejarle un beso cariñoso sobre la misma (mientras lo hace vemos como DESAPARECEN algunas ARRUGAS de la boca de Óscar). ANA abre los ojos sorprendida dejando caer una lágrima. CORTE A

9.PARQUE EXT/DÍA (Continúa sonando la canción de El crisol). Volvemos a la escena del principio de la historia: un parque en una mañana soleada de otoño… personas que disfrutan de la tranquilidad, personas mayores… diversos planos de estos últimos. Nos vamos acercando a ellos hasta ver planos detalle de distintas partes de sus cuerpos… Al mismo tiempo escuchamos una VOZ EN OFF: Voz en off Descubrí que no se envejece sólo por el paso del tiempo, sino que los años podían pasar a través de mí en cuestión de segundos, dejando en su camino un veneno contra mi piel haciéndola más castigada y arrugada… a su paso también hacía que mis fuerzas flaquearan y que mi corazón se resintiese. Me salían canas y mi vista se volvía torpe, mis pasos inseguros y mi cuerpo desprotegido… La muerte no sólo puede ser física. La muerte se acerca a nosotros cuando renunciamos, cuando negamos una sonrisa por orgullo, cuando estamos aburridos, cuando no saboreamos por completo lo que tenemos a nuestro lado, cuando abandonamos algo en lo que creemos,


cuando dejamos que nuestras fuerzas se esfumen... … no se muere sólo por ser viejo, podemos llegar a viejos preparando durante días, semanas, meses, años… una muerte lenta y agonizante… CORTE A Volvemos a la imagen del principio de la secuencia de CARLOS en su habitación. Frente al espejo y con la camiseta levantada con sus dos manos, mira la cicatriz que le parte en dos el abdomen. El siguiente plano nos muestra el rostro de este que nos mira de manera cómplice y sonriendo. Se abre el plano siguiendo el movimiento de la cabeza de Carlos que mira ahora su abdomen sin apoyarse en el espejo. Lo acaricia. La cicatriz ha desaparecido. (Cont. Voz en off) Yo construí mi propia muerte durante años creando una cicatriz que no paraba de supurar en mi abdomen. Pero de eso hace ya mucho tiempo… Ahora tengo 60 años y puedo asegurar, que nunca me he sentido tan vivo… FIN


silviarescalvo realizaciónaudiovisuales

‘EL JOVEN QUE SE HACÍA VIEJO’ by Silvia Rescalvo is licensed under a Creative Commons ReconocimientoNoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Maquetación:


El Joven Que Se Hacía Viejo  

script, guion

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you