Page 1

GONZALO GISHOLT

Una crítica más Tristes animas malditas

pecadoras que merecen bien un tajo

bajo techos negros empapados con ideas viejas proscritas

Otras pocas vehemente infaustas

salivando ante el sexo y margaritas

de la vida no encuentran nada más de la cama sacan para sus casas

-Otra copa cantinero-

para sus hijos, lo que no dejaran

afirma el bergante de saco

jamás.

-¡otra mujer es lo que quiero, pura puta es lo que se ve aquí,

De vulpejas sinónimo, es su mote

carajo!-

peyorando siempre su significado pobre mujeres, fingir tomar el té

oh, pobres almas cegadas

beben repulsión, beben del hombre

por el vicio y malas compañías

tarado

pobres ilegales del cuerpo dadas mas no tienen otro oficio que la riña.

Tomar su lugar deberían una mujer no nace para esto,

mujeres que siempre sufren

para alimentar el remanso de la vida,

algunas por abulia al trabajo

para comprar placer cada día,-¡no!

por enfermas, porque no cumplen


Un testamento para esta gente, eso no existe, imaginario, es falso solo dejarĂ­an sinsabor en la mente prefiero estar firme, en la decencia creo, no rajo.

Una critica mas  

Poema de Gonzalo Gisholt