__MAIN_TEXT__

Page 1

Abril 2016 / Dir.: Presidente Córdova 5-55 y Hno. Miguel / Télf.: 0987706450 - 2844634 / Email: republicasur2013@gmail.com /

Poeta de la tecnología Rumbo a la XIII Bienal de Cuenca

El Director de la Bienal de Cuenca, Cristóbal Zapata, entrevista a Yucef Merhi (Caracas, 1977) artista, poeta y programador venezolano, pionero del Arte Digital, quien ha sido elegido por Dan Cameron para ser parte de la XIII Bienal cuencana. Niño prodigio de las artes y la tecnología, la trayectoria artística de Yucef empieza a los 8 años, cuando interviene una consola de Atari; desde entonces, poco a poco su carrera ha adquirido gran notoriedad internacional. Yucef se reconoce discípulo espiritual del escritor venezolano Juan Liscano (uno de los grandes amigos y protectores de César Dávila Andrade). Desde mayo del año anterior, el artista reside en Cuenca, donde se desempeña como catedrático de la Universidad del Azuay.

ENTREVISTA/VER MÁS PÁG. 12

columnistas RS

Al otro lado del dial Leí hace poco que la inversión que los países hacen en cultura es inversamente proporcional a los réditos que perciben por ella. Un pasaje bastante denso por el cual las conclusiones obtenidas podrían ser desastrosas. No hace falta aquí un análisis profundo y concreto del camino transitado y de lo que le sucede a Latinoamérica para celebrar y aplaudir algunas propuestas surgidas en los últimos años en materia musical.

Los entendidos dicen que cuando la aguja toca la superficie de un disco de vinilo la música se conecta directamente con el alma, una conexión intima, directa, que no ha podido reemplazar en más de 100 años lo que el cantante de ópera Enrique Caruso logró en lo que se considera el primer disco de vinilo de la historia.

habla la calle

Diarios en pedales. La investigación desde la bicicleta Moverse ha sido una constante necesidad humana. En este trajín como especie para la conquista del territorio, hemos visto el desarrollo desde el deambular en pies descalzos, el uso de la fuerza animal, el descubrimiento de la rueda, el aprovechamiento de la vela para navegación, hasta los motores y las máquinas modernas que han conquistado el cielo, los mares, la superficie terrestre e incluso el espacio exterior. Sin embargo, estos últimos inventos, asistidos por combustibles y productos de la era industrial, tienen un alto costo ambiental y social, ante lo cual, algunos nuevos modos de eficiencia energética han empezado a emerger.

SOCIAL / VER MÁS PÁG. 15

the end

el vinilo

La música al ritmo de 33rpm

República Sur

La cruda realidad, o el arte de aprender a vivir Todos hemos visto Inception, de Nolan. Sí, Di Caprio es un especialista que ha de implantar una nueva idea en el subconsciente de otro tipo para conseguir no se qué. La trama esta clara. Pero ¿cuál es realmente la idea detrás de esta historia de sueños dentro de sueños?

Y, ¿a qué suena Latinoamérica hoy? COLUMNISTAS/VER MÁS PÁG. 7

MÚSICA / VER MÁS PÁG. 11

ABRIL

AGENDA / VER MÁS PÁG. 9 y 10

CINE/VER MÁS PÁG. 8

2016


Esta Gaceta es un producto colectivo de apasionados por el arte y la cultura. Si quieres escribir, contáctanos a: republicasur2013@gmail.com.

BUSCAMOS COLABORADORES ¿Quieres ser parte de República Sur?

Una vuelta al sol son 52 semanas, 12 meses y 365 días; esta vuelta al sol para República Sur ha significado más de 150 películas exhibidas, 100 conciertos, 30 obras de teatro, 10 exposiciones, 6 obras de danza, varias presentaciones de libros y recitales de poesía, más 11 ediciones de esta querida gaceta, el nacimiento de importantes proyectos interinstitucionales e incontables conversaciones entre amigos. Pero el camino no empezó hace un año… Este sueño comenzó a la orilla del río Tomebamba, en un pequeño local que pronto quedó corto para la acogida de los republicanos, que encontraron por fin un lugar donde las propuestas culturales y la gastronomía se ofrecían en perfecta comunión. La búsqueda de un hogar permanente tomó su tiempo, hubo intentos fallidos, decepciones, emociones, permisos, trabas, remodelaciones y, finalmente, el 10 de abril del 2016, hubo casa llena y muchas razones para festejar.

Nuestros amigos de La Doble, Yak y el Dj Bernardo López encendieron la primera noche en la nueva República Sur e inauguraron lo que sería un año lleno de cultura y de maravillosos encuentros con quienes se convirtieron en nuestros colaboradores, equipo de trabajo, amigos y clientes fieles. Por todo esto, no queda sino agradecer su presencia y sus ganas de apostar con nosotros a la construcción de este espacio libre, inclusivo y de creatividad. Y, como muestra de nuestra gratitud hacia ustedes, hemos preparado una increíble agenda de aniversario para que festejen con nosotros esta primera vuelta, de muchas que vendrán. Camila Corral Escudero

CRÉDITOS Director: Jordi Garrido Subdirector: Gustavo Peribañez Editores: Camila Corral Escudero Jordi Garrido Gustavo Peribañez Impresión: Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay Diseño y Diagramación: Dianola Vázquez Moreno Correctora: Camila Corral Escudero Autores de esta edición: Lucía Moscoso Rivera Roy Siguenza Suamy Vallejo Rocío Pérez Sebastián Zaldumbide

PÁGINA

2

Germán Gacio Baquiola Cristóbal Zapata Carpio Begoña Izquierdo Arnaiz Rosalía Vázquez Moreno Joaquín Tello Aguirre


Lucía Moscoso Rivera

Cinco poemas para un concierto de rock En los inicios de lo que conocemos como civilización, el lenguaje aparece atado a la voz, a la transmisión oral, la palabra y la música cuentan y crean la historia de los pueblos. Durante siglos, el hombre acompaña al instrumento, la voz también es música y de ahí que encontremos musicalidad en la poesía o lírica dentro de una canción. Más adelante, con la evolución de la cultura y la consolidación de la música y la poesía como expresiones artísticas autónomas, la unión de ambas se extiende y descubrimos músicos que hacen literatura y publican, poetas que se desenvuelven en el quehacer musical y, sobre todo, poemas convertidos en canciones, canciones que hoy cumplen la función de la poesía popular, esto en el Ecuador ocurre en el pasillo y aparece con fuerza dentro del rock. Fuera de reconocer y analizar la calidad poética presente en las bandas de rock nacional, es interesante ver cómo poemas de autores ecuatorianos pertenecientes a distintas épocas aparecen reinterpretados o musicalizados dentro de este género, convirtiéndose en un producto artístico nuevo y generando una experiencia distinta a la de la lectura, ya que con la música los textos adquieren otra fuerza y producen un contacto más cercano o animal. Aquí presentamos cinco poemas, poetas y bandas que dan cuenta de la unión entre música y poesía, cinco poemas para un concierto de rock: Uno Dolores Veintimilla, poeta del Romanticismo, más trascendental dentro de la historia de la cultura por su lucha ideológica y su muerte que por sus textos pulcros pero llenos de tristeza, aparece en el disco Luna Lombriz (1998) de la banda de rock alternativo, Mamá Vudú, nacida a finales de los noventa. “Anhelo” es el poema que la banda musicaliza y convierte en una canción potente que refleja la angustia de su autora: ¡Oh! ¿Dónde está ese mundo que soñé allá en los años de mi edad primera? ¿Dónde ese mundo que en mi mente orlé de blancas flores? Todo fue quimera. Hoy de mí misma nada me ha quedado, pasaron ya mis horas de ventura, y sólo tengo un corazón llagado y un alma ahogada en llanto y amargura. ¿Por qué tan pronto la ilusión pasó? ¿Por qué en quebranto se trocó mi risa y mi sueño fugaz se disipó cual leve nube al soplo de la brisa? Vuelve a mis ojos óptica ilusión, vuelve, esperanza, a amenizar mi vida, vuelve, amistad, sublime inspiración yo quiero dicha aun cuando sea mentida.

Dos Detrás de los huesos (2012) de Igor Icaza es un disco de diez canciones en las que aparecen textos de Cortázar, Huidobro, Vallejo, Ledesma y otros escritos por Segovia, vocalista de Sal y Mileto, quien junto a Peki Andino escribía las letras de las canciones en los primeros discos de la banda a la que Icaza también perteneció. “La hallaré” es un tema que toma fragmentos de “La eterna canción” de David Ledesma, figura trascendental de la producción poética ecuatoriana de los años cincuenta: Por los anchos caminos del mundo yo perdí una canción una nota profunda una sangre hecha voz la hallaré en este amargo país del recuerdo la hallaré más allá del recuerdo y el tiempo.

No, no es esta lluvia la que soñé en mi adolescencia esta es la lluvia que temen los muertos la feroz enemiga la adversaria de brazos de agua que ha de desenterrar nuestros cuerpos. Abismo líquido que ha de sacar a flor de tierra la insaciable soledad de nuestros huesos negra tempestad que ha de mezclar olvido y cenizas hasta que toda vida de toda pasión no quede nada solamente polvo revuelto en polvo.

Hallaré mi canción en el hondo dolor de esta vida que cansa y asfixia en la gota de llanto que embriaga su vino de dulce tristeza la hallaré más allá de la vida y el tedio la hallaré más allá del olvido y el llanto y en la Muerte hallaré mi canción en mis ásperos labios de piedra más allá del silencio final.

Tres Decapitados, banda de metal y poesía, cuyo nombre alude evidentemente a los poetas modernistas de nuestro país, así como los títulos de sus dos primeros discos Vas Lacrimae y Madre Locura, ambos poemas de Arturo Borja, musicaliza “Alegría” de Violeta Luna, poeta y narradora que empieza a publicar en la década de los sesenta. El tema aparece en su última producción discográfica La pus de la mentira (2009): Alegría en qué lugar quedaste en qué cajón crujiente de la infancia debajo de qué sauce, en dónde te perdiste y a qué hora. Alegría con quién te atravesaste y cómo es que rodaste fácilmente para nunca más y para nunca más, te tuve, no te tuve.

Cinco La Doble, banda de rock experimental que recoge sonidos y modelos de la música popular ecuatoriana incluye poesía dentro de sus canciones, en este caso, gracias a la relación cercana entre los músicos y Juan Carlos Astudillo, poeta cuencano contemporáneo, quien colabora en los primeros discos de la banda con textos suyos en algunas canciones como “Mamorrunga” tema que aparece en el disco Ayer (2008): Todo río sabe a mar de silencio que se va y se va toda luz se entrega al mar de sonidos que se van y se van y mi soledad hace sombra me hace mal el cielo tendrá esta lluvia, mi fragilidad. Un rencor me vuelve a ayer la memoria sin llorar por llorar un vacío en tu decir el reflejo de mi andar en mi andar entre rostros vas en tu libro delatar quieres inventar tolerancias de amolar y gritar.

Tal vez te desprendiste de mi mano y fuiste solo un trigo una sortija de aire un pájaro de harina y de burbujas…

PÁGINA

Cuatro Delicado Sonido del Trueno banda lojana de metal, radicada en Quito, musicaliza “Lluvia Bastarda” del libro La nada sagrada del Iván Oñate, poeta y narrador de los años setenta. La banda toma el nombre del tema para el título de su disco que aparece en 1998. Esta versión, bastante lograda, es otro claro ejemplo de la presencia de la poesía en el metal ecuatoriano:

3


Roy Siguenza

Primer acto

Suamy Vallejo (fotógrafa)

La palabra abre su cáscara silenciosa; asoma tierna, ebria, sucia; armada de cuchillos -más desprestigiada que el amorpero con lo que es: pequeña sangre fácil de guardar como un violín en la boca.

HAGALEE

LIBROS

NUEVO ESPACIO

OTRA FORMA

DE CALIDAD DIFERENTES PARA TODOS

DE LECTURA

PTE. CoRDOVA 5-55 y HERMANO MIGUEL CUENCA - ECUADOR

PÁGINA

4


Rocío Pérez*

Y, ¿si fuera él? Ella caminaba descalza hasta su trabajo porque hace tiempo le dijeron que existían dos tipos de personas en el mundo: las que sienten la tierra bajo sus pies y las que no. Una mañana, con la osadía que caracteriza al “quiero viajar sola” y al “por qué debería pasarme algo por hacerlo”, había abandonado sus zapatos en la única esquina de su habitación. No se despidieron, lo suyo había sido una relación de talla normal. Nada especial. Nunca un remiendo, nunca un cambio de suela, nunca una plantilla aislante, tan solo ese aguerrido buen hacer que llevaba diez años atesorando en la ignorancia de sus pies descoloridos. Esa misma mañana, Ella salió descalza, en pies, como gustan decir algunos, para sentir la tierra húmeda, la tierra seca, la hierba, las flores, el agua... porque hacía tiempo que quería ser del otro tipo de personas: de las que sienten. Por desgracia, mientras caminaba hacia su trabajo Ella solo podía sentir el asfalto y las miradas incómodas sobre sus pies no descalzos, sino desnudos. Sin embargo, como buena aspirante al sentir, siguió caminando. Mientras caminaba descalza sobre el asfalto recordó que otro alguien le dijo, alguna otra vez, que el camino se hace menos pesado si nos vamos deshaciendo de las cosas que cargamos pero que, en realidad, no nos hacen falta. Ella rebuscó en la bolsa que llevaba colgada al hombro. Resoplando, movió todo de un lado a otro, sin poder pensar que algo de lo que allí llevaba, no le fuera a hacer falta: “mi cámara de escribir, mi parche orenáutico, mi agenda del siglo que viene, mi jersey para glaciaciones...”. Ante la imposibilidad gordiana de decidirse por un inuso, anuso o desuso, Ella dejó la bolsa entera apoyada en un árbol, junto al asfalto… y también dejó su abrigo. Mientras se alejaba, camino a su trabajo, mantenía vigilada, con el rabillo del ojo, la bolsa, pero esta era tan ingrata o más que sus zapatos. Tantos años juntas y ni siquiera un agujero por donde las cosas pequeñas pasaran a otra dimensión, ni unos trazos de bolígrafo destintado, ni una huella marchita de lo que una vez fuera una vegana galleta de chocolate. Nada. Allí yacería, impoluta, plastificada, hecha en China, eterna. No digamos el abrigo, tanto tiempo ocultando sus formas, sus movimientos, incluso sus pensamientos sobre sí misma, y ahora, desde el árbol, le recordaba el frío que siente una misma al verse, al reconocerse. Ya no se sentía ligera, sino desnuda… o eso le decían las miradas de la gente. Pero, como buena aspirante al sentir, siguió caminando. Muy cerca de su trabajo, Ella comenzó a sentir la tierra bajo sus pies. El asfalto se había convertido, por fin, en tierra; los edificios grises, en un pequeño bosque que engalanaba sus pasos. Ella estaba feliz. Ella sonrío. -He visto cómo me sonríes, muchacha-. Le susurró un hombre con zapatos, de repente, por detrás, al oído. Ella dio un respingo, sobresaltada. –No señor. No era a usted. Me sonreía a mí misma-. Contestó despacio. El hombre con zapatos rio a carcajadas. –Sí, claro. Y me dirás que tampoco te has vestido así para mí-. Dijo mientras se acercaba más a Ella. -No, señor. Ni para usted ni para nadie-. Respondió Ella con calma. -¡Mientes!- exclamó airado el hombre. -¿Por qué, si no, iba a caminar una mujer sola, con tan poca ropa por el bosque?-, le preguntó. -No, no miento-. Negó Ella con cautela. Camino a mi trabajo. Hace calor y dejé mi abrigo en el camino. También dejé mi bolso y mis zapatos porque me gustaría ser de las personas que pueden sentir la tierra bajo sus pies. -Sí, mientes. Quieres algo. Has venido buscando algo… ¿o es que nadie te advirtió lo que les pasa a las chicas que salen solas?-. Susurró el hombre con zapatos, recuperando la compostura. -Mnnnn, ¿lo que les pasa a las chicas que salen solas es porque hombres como usted las esperan en el bosque para hacerles daño?- Le preguntó Ella. -Exacto. Veo que entiendes…-. -Entonces, para que no nos pase nada, por qué no son ustedes los que se quedan en casa para que nosotras podamos salir tranquilas?-. -No, no has entendido -. Resopló el hombre con zapatos. - Esto es por tu culpa. Es porque tú sales sola y te vistes así y, claro, vas provocando que te pase algo…-. -¿O sea que la culpa es mía porque tú quieres hacerme daño?- volvió a preguntar Ella.

PÁGINA

-Qué cabezota eres. Mira. En este sistema patriarcal-machista, hombres como yo tenemos, digamos, más poder que tú -y el resto no hace mucho más que criticarlo en Facebook o en políticas públicas para conseguir subvenciones muy vacías de contenido, con lo que no nos va mal -. Digamos que me creo con derecho sobre ti, y claro, en lo sexual, yo no tengo que pedirte permiso, porque tengo derechos y necesidades… digamos, de hombre, de un hombre como yo. Y los derechos y necesidades de este tipo de hombre implican obtener todo lo que se desea de las mujeres en el momento en que se desea, en lo social, familiar, afectivo, político, económico, sexual… ya sabes, tú con tus roles y yo con los míos-. -¿O sea que yo tengo que acceder a hacer todo lo que tú quieras, aunque yo no quiera? -Pues… es una forma acertada de decirlo-. -¿Y si no accedo? -¿Es que no has visto la televisión? -No mucho- respondió Ella. -La verdad, prefiero hacer otras cosas más enriquecedoras-. -Pues te amenazaré y golpearé hasta que accedas y, si aun así no accedes, te mataré por llevarme la contraria-. -Eso no es muy agradable, señor. Creo que tiene un problema. Debería hacérselo mirar-. Contestó Ella muy seria. -Vamos a ver, muchacha, el problema lo tienes tú , ¿o es que no lo ves? -preguntó extrañado el hombre con zapatos -. -No, señor- contestó Ella. -Yo solo veo un problema, pero lo tiene usted. Usted quiere hacerme daño porque soy una mujer, mi vestimenta es tan solo una excusa, mi soledad es tan solo otra excusa. Usted quiere sentirse con poder y eso solo puede hacerlo dañando a personas que considera menos que usted. Menos fuertes, porque se trata de eso. No es capaz de conseguir lo que quiere si no es mediante la fuerza o la amenaza. Y piensa que las mujeres somos débiles, que somos menos que usted. Pero le advierto que yo soy igual que usted. -Sí. Tú mucho hablar…- sonrió el hombre con zapatos. -Mire. Podría quedarme y seguir explicándole su problema, pero tengo que ir a mi trabajo, señor. Voy a seguir caminando descalza. Le aconsejo que no intente nada contra mí, porque voy a defenderme. Y las chicas que vengan andando detrás de mí solas, descalzas y sin abrigo, van a defenderse también. Porque van a venir muchas más. Hasta el día que no tengan que preocuparse por tener que soportar conversaciones de desconocidos con malas intenciones en un bosque. El problema no es estar sola, el problema es estar mal acompañadas por señores como usted. Le aconsejo, también, que revise esto- le dijo Ella ofreciéndole una tarjeta. Se llama Feminismos y ahí le informarán, desde distintas perspectivas, sobre formas de alcanzar derechos, deshaciéndose de viejos privilegios machistas. Y no, feminismo no es lo contrario al machismo, haga usted el favor de apagar la tele y leer antes de opinar con argumentos de bar o tertulias de famosillos que no han dado un golpe al agua en su vida. Y le aconsejo, por último, quitarse los zapatos e intentar sentir la tierra bajo sus pies. Quizás tenga otra perspectiva de las cosas. No lo ha hecho y no se ha dado cuenta de que está hundido de barro hasta las rodillas. Bueno, así tendrá tiempo de pensar en su problema. -Pero… -Que repiense usted bien, señor con zapatos, y que sea pronto.

* Doctora sin bata. Viajera, antropo(i)log(ic)a, feminista y amante del buen vino. Obrera de escritorio aficionada a la locura pseudocontrolada y la búsqueda de un mundo mejor. Piensa que existen momentos de felicidad, pero que nunca hay que perder de vista que no todo el mundo la tiene. En los días malos renueva su carnet en una sociedad secreta que aboga por la extinción de la raza humana.

6


Sebastián Zaldumbide*

Germán Gacio Baquiola*

Al otro lado del dial

YAGUI, EL CHINO DE SAN TELMO

Vuelvo al sur y, con un alegre recuerdo, repaso las visitas que con fortuna he logrado en este continente. Y es que, unas menos otras más, las capitales de los países de este lado del mundo tienen algo que las asemeja, refleja e interconecta entre sí. Es similar la historia, con algunos años de ventaja para algunos países; es similar su gente, que se ha moldeado a través de procesos políticos con intenciones democráticas o tratando de definir algún modelo utópico propio de los pueblos en su intención de evolucionar, establecerse y permanecer.

Durante el recreo, acordamos con el Bicho que a la salida iríamos juntos hasta San Telmo, allí donde el mito nos llevaba y la leyenda, nuestra leyenda, recién comenzaba.

¿A través de qué? Por ahora no viene al caso. A veces todo vale. A veces ni siquiera la pena. Leí hace poco que la inversión que los países hacen en cultura es inversamente proporcional a los réditos que perciben por ella. Un pasaje bastante denso por el cual las conclusiones obtenidas podrían ser desastrosas. No hace falta aquí un análisis profundo y concreto del camino transitado y de lo que le sucede a Latinoamérica para celebrar y aplaudir algunas propuestas surgidas en los últimos años en materia musical. Y, ¿a qué suena Latinoamérica hoy? En Chile, al parecer, la “nueva canción chilena” a la que estábamos acostumbrados (y desacostumbrados), firmada por Victor Jara y Violeta Parra principalmente; transmutó durante años para convertirse en algo fuera de serie. En los primeros meses de este año me puse a recopilar e investigar algunos artistas chilenos de nuestros días y encontré interesantes propuestas, cosas para rescatar y compartirles. Mecánica Popular, por ejemplo. Fue una banda comandada por Manuel García (hoy con reuniones intermitentes), a quien se le conoce por esos lares como “el Victor Jara moderno”. Su carrera como solista inició oficialmente en el 2005, y tomó cierta relevancia en los últimos años cuando comenzaron a surgir los nombres de una “nueva canción chilena” como Gepe o Camila Moreno. Publicaron cuatro álbumes entre el 99 y el 2005, que suenan a un folk rock “plus quam perfecto”. Del disco La Casa de Asterión (nombre que seguramente fue tomado del cuento de Borges), editado hace ya 16 años (adelantado en su tiempo sin duda) recomiendo “La hierba verde de los sueños”. Lo de Corderolobo es otra historia. Este es el proyecto de Carlos Varas, nacido en Santiago de Chile en el 79, que comenzó a darle forma a un nuevo concepto a finales de la década de los 90. Encuentro que se ha rescatado el sonido que en su momento caracterizaron Los Jaivas, pero luego de un viaje de años luz hasta acá. Circula en YouTube una sesión en vivo de Corderolobo, que para algunos es el proyecto en solitario de Varas (pero acompañado de otros 7 musicazos) en donde se atreven incluso con “La Conquistada”, de los ya mencionados Los Jaivas. Desastres Naturales y Mañana en la Mañana es el título de su última publicación del 2013, que incluye el tema “Volcanes y Lagos”, una descarga exacta de rabia bien dotada, apocalíptica: “…entre volcanes y lagos nos quieren exterminar”. La presentación del álbum es muy, muy interesante. Y resulta que, atendiendo a la declaración de Gepe, de que “el POP no es arte, sino una mezcla de diseño y marketing”, Varas crea un obra que integra ilustraciones, cuentos y, por supuesto, música. Llegar hasta aquí no ha sido fácil, o más bien no fue de la noche a la mañana. Lo nuevo de la discografía independiente de Chile lleva por nombre Gabriel, el nuevo disco de Matorral publicado a finales del 2015. Con 5 discos aplaudidos, Matorral lleva con vida desde el 2003 y se perfila como una de las mejores bandas vanguardistas chilenas con su búsqueda por romper las convenciones armónicas, rítmicas y melódicas del formato canción. Recomiendo escuchar de este disco: “Boleta de Cambio”. Dejo en suspenso este viaje con una recomendación que complementa: Se oyen los pasos: La historia del rock en Chile. Del beat y la psicodelia al folk rock (1964-1973), una guía básica sobre los orígenes en ese país en una investigación realizada por el bajista de Matorral, Gonzalo Planet. Como dicen: “para muestra, un botón”. Hasta entonces. *Comunicador, músico y, sobre todo, melómano. Ha sido conductor de diversos programas en radio Antena, entre los que destaca “Elepé”, dedicado a rescatr el nostálgico sonido del acetato y a contar las historias que existen dentrás de las colecciones y los coleccionistas locales.

PÁGINA

Caminamos durante cuadras, discutiendo banalidades de la escuela: diferencias entre nuestros profesores, relaciones entre los conocidos, pero nunca mencionamos una sola palabra de nuestra meta: conseguir reabrir la discoteca La Diva, aquella donde pasamos nuestras primeras fiestas de colegio cuando éramos unos niños de 12 años que pensaban en tragarse el mundo sin cubiertos. Al llegar, la ausencia de timbre donde anunciarse y la faja de clausura del gobierno no fue mi mayor preocupación sino, más bien, ingresar en la mente del Bicho e indagar sobre dos cosas: primero, si comprendía las implicancias legales que tenía que unos adolescentes de 16 años reabrieran clandestinamente un local cerrado por el Estado; segundo, si acaso era consciente de que yo nunca había entrado antes a ese templo venerado por el grupo de amigos. Al abrirse el portón, dos mundos se hicieron presentes en un choque de culturas: como la estética oriental predica, figura y fondo, un chino por delante con ojos somnolientos y la oscuridad total por detrás; la misma oscuridad que pronto sería parte de nuestras noches allí, en pleno centro porteño. Yagui, o el chino, como le comenzamos a decir desde aquel día, parecía vivir con naturalidad entre tanta mugre y escombros. Tal vez le recordara a su Honk Kong natal o simplemente reflejaba la decadencia de su vida de un modo expresionista. De todos modos, la mugre los escombros, la decadencia, se reemplazaron por el brillo de los miles de billetes que cada viernes inundaban el pequeño cuarto que servía como ventanilla de cobranza. Billetes de 2 y 5 pesos argentinos formando montañas en el piso, montañas que luego dividíamos con Tincho, el Bicho y el resto de los socios, como pequeños y prometedores agrimensores. Con el dinero, la noche y la oscuridad, también llegaron los excesos, la fama, la perdición. Pronto La Diva comenzó a funcionar 3 días a la semana, abrimos incluso un matiné para chicos de 11 y 12 años, que venían allí a sus primeros bailes, entre hot dogs y gaseosas, sin dejar de lado el frenesí sexual y las drogas a escondidas en el baño. Cada semana un poco más clandestino, cada semana más montañas a repartir. Lo único que permanecía igual, siempre, era aquella oscuridad en el ambiente. Zulma, la mujer del chino, comenzó a relevarlo en nuestras negociaciones, Yagui ahora parecía una sombra nada más, una presencia en el nauseabundo aire. Con su negocio nuevamente en marcha, su bebé recién nacido y su esposa bonaerense, simplemente un día se esfumó. Zulma, quien rápidamente se ganó un apodo: “Habba the hut”, intermediaba entre nosotros y pronto comenzó a imponer su astucia empresarial y a imponer nuevas condiciones monetarias. La leyenda, nuestra leyenda, no habría nacido simplemente por reabrir La Diva y realizar aquellas inolvidables fiestas, sino más bien por habernos impuesto del modo que lo hicimos, cuando esta pareja entre gritos y llantos del bebé pretendía atropellarnos. La leyenda se extendió durante años, casi una década ya, y algunos jóvenes continúan aún hoy durante sus recreos contando que, en medio de la oscuridad y la desolación del cierre de aquel palacio, retumba en algunas noches frías de San Telmo un eco que contiene la frase que nos inmortalizó, allá, a los 16 años de edad: “¡Chino ladrón! Nunca olvidarán quién levantó estas cuatro paredes de mierda”.

*Gestor cultural, editor, librero y cineasta. En 2003 cofunda la editorial NULU BONSAI y actualmente dirige la Editorial La Caída (donde ha publicado al menos a unos 8 autores ecuatorianos contemporáneos). En 2010 crea el proyecto Corredor Sur Editores (Alianza estratégica de editores independientes) con el que realiza actividades en fomento a la lectura y la circulación del libro en todo Latinoamérica, participando en más de 100 ferias del libro a nivel continental.

7


Begoña Izquierdo Arnaiz

La cruda realidad, o el arte de aprender a vivir Todos hemos visto Inception, de Nolan. Sí, Di Caprio es un especialista que ha de implantar una nueva idea en el subconsciente de otro tipo para conseguir no se qué. La trama esta clara. Pero ¿cuál es realmente la idea detrás de esta historia de sueños dentro de sueños?

El cine, como muchos otros placeres de la vida, nos da esas pequeñas dosis de escape, pero es finito. Si tuviéramos la opción de vivir en un mundo imaginario donde todo lo que hiciéramos fuera experimentar lo que eligiésemos sin preocupaciones, sin pagar la renta, ni comer, solo gozando… ¿Lo haríamos? Probablemente la respuesta es no. No sería real. Pero solo sabemos que no es real ahora, despiertos. Lo paradójico del caso es que, no por ello, la experiencia de lo onírico o de la substancia se sentiría menos real cuando la experimentásemos. Entonces, ¿por qué elegimos la realidad? Nos faltaría algo.

Nuestro héroe y su trágico pasado amoroso plantean la primera cuestión filosófica de la historia. Tras pasar aproximadamente 50 años juntos en el mundo de los sueños, la pareja llega a una encrucijada, la cuerda no se puede tensar más, han de decidir. Finalmente, él se inquieta, la realidad fuera de lo onírico lo llama sin cesar, mientras que ella decide quedarse, continuar allí, en la inmortalidad del sueño.

La segunda cosa que perderíamos al enchufarnos sería el alma. Ese algo más, esa consciencia del yo, del universo, de tantas cosas. En un mundo perfectamente prefabricado, ciertas preguntas filosóficas y existenciales nunca serían planteadas. No habría espacio para la reflexión, para la espiritualidad, para el más allá. Esas cosas que no entendemos y que dan sentido a nuestra existencia, al famoso Yo, dejarían de existir, dando paso a la experiencia de un hedonismo sin fin.

La filosofía, como el arte de aprender a morir, llama a la puerta de ambos; él despierta, aceptando su mortalidad y ella a su modo también, por medio del suicidio, eligiendo dormir para siempre, soñar sin límites. Es, pues, la aplicación práctica de ese arte de aprender a morir la cual define nuestro modo de vivir. A partir de ello, podemos plantearnos, como ya hicimos con Matrix, si estaríamos mejor en una realidad creada ficticiamente que en el apestoso mundo real que nos rodea. Cuando entramos a plantearnos esto, hemos de ser conscientes de que si decidiéramos “enchufarnos”, ya sea a una máquina de sueños, al Matrix o al psicotrópico de turno del cual dependamos, estaríamos cometiendo una especie de suicidio. Cuando soñamos, nuestro cerebro crea y experimenta la realidad de un modo simultáneo, no sabemos que estamos soñando y lo que soñamos se convierte en realidad. Si nos conectásemos a una máquina que habilitara esto mismo, pasarían dos cosas. Primeramente, dejaríamos de hacer, pues todo lo que podríamos hacer sería experimentar. No hay que olvidar nuestra condición humana, nuestra corporalidad nos limitaría sólo a experimentar. No tendríamos voluntad propia. Estaríamos experimentando algo hermoso y prefabricado, pero no decidiríamos nada, dejaríamos de ser.

Como dice Morfeo, citando a Descartes, nadie puede afirmar de modo absoluto saber qué es “la realidad”. Solo podemos vivirla, al mismo tiempo que la construimos. Nuestra idea de lo que es verdad se dará así a través de la experiencia. Entonces, lo único que realmente nos queda claro que es real, es nuestra mente pensante y en ella está nuestro poder de decidir. Lo que decidimos hacer nos determina.

Imágenes: (Arriba) fotograma Inception, (centro) y (abajo) fotograma Matrix.

PÁGINA

8

No creo que la vida sea un valle de lágrimas, pero tampoco creo en la evasión onírica como estilo de vida. Cuando aceptas tu mortalidad, ya que si estás leyendo esto eres humano, aceptas que ello será el reto más interesante y difícil que vas a experimentar: ser. Es aterrador despertar, pero la corporalidad que tanto nos limita también nos da alas para esquivar la inmortalidad, que sería aburridísima. ¿Estás soñando? Yo que tú me pellizcaría.


MIÉR

Presentación del libro: “Ecofascismo” de Jorge Orduna (Argentina).

Mesa De Diálogo sobre posdesarrollo Con: Joan Arjona (España), Pablo Paño (Chile) y Jorge Orduna (Argentina). Noche de Salsa con: Los del 53

(agrupación cubana de salsa, son y ritmos tropicales)

21:00

JUEV

7 ABR

6 ABR

JUEV

31 MAR

MIÉR

30 MAR

ABRIL 2016

VIER

VIER

ABR

8 ABR

1

¡Aniversario de República Sur!

21:00 Fiesta con Tumbideja, disco movil.

(Conjunto musical argentino, conformado por Esteban Valdivia, Gustavo Pérez y Conrado Vassia, en cuyo sonidos sufi son de la India y Medio Oriente).

21:00 Concierto: Barsaj Trío

Concierto: Bueyes de Madera

20:30 Concierto: Les Petit Bastards (Banda quiteña de power pop) General Villamil (Banda guayaquileña de rock y pop psicodélico) Pastizales (Proyecto cuencano de indie lo-fi) LeTelefono (Banda cuencana de psicodelia)

SÁB

9 ABR

(Banda quiteña de música y pintura en vivo que experimenta un redescubrimiento del folklore latino americano). Con la sorpresa de la actuación de Alex Alvear.

21:00

SÁB

2 ABR

16:00 The world in his arms 104 min Director: Raoul Walsh Año: 1952

DOM

10 ABR

16:00 Spellbound 111 min Director: Alfred Hitchcock Año: 1945

DOM

3 ABR

AGENDA cultural

18:00 Truman 108 min Director: Cesc Gay Año: 2015

18:00 Anomalisa 90 min Director: Charlie Kaufman, Dan Harmon. Año: 2015


Invitado Especial: Radio Fantasma

Concierto: Esteman

Feria nacional del vinilo “Melomaníatica”

16:00 The Omen 111 min Director: Ricard Donner Año: 1976

DOM

24 ABR

SÁB

16 ABR

18:00 Mia madre 102 min Director: Nanni Moretti Año: 2015

18:00 A perfect day 106 min Director: Fernando Leon de Aranoa Año: 2015

JUEV

28 ABR Indie, rock, electro...

21:00 Fiesta de DJ`S

Noche de Salsa con: Los del 53

República Sur

(agrupación cubana de salsa, son y ritmos tropicales)

21:00

VIER

29 ABR

Proyección de las escenas y brindis.

(Banda guayaquileña con seis años de trayectoria)

16:00 Cape Fear 106 min Director: J. Lee Thompson Año: 1962

19:30 Presentación y cierre: LAB ACT CINE

JUE

21 ABR VIER

SÁB

30 ABR

22 ABR

AGENDA cultural Concierto: Tributo a los Beatles

DOM

17 ABR

Abril 2016 / Dir.: Presidente Córdova 5-55 y Hno. Miguel / Télf.: 0987706450 - 2844634 / Email: republicasur2013@gmail.com /

(Presentación de D.J 's nacionales, stands de venta de vinilos. Durante el día)

11h00 a 19h30

VIER. Y SÁB.

22 y 23 ABR

(Cantante, actor y compositor colombiano que mezcla estilos e influencias para cosntruir melodías .)

21:00

VIER

15 ABR

ABRIL 2016

(14 músicos de la “Nueva Ola indie quiteña” Mauro Samaniego, Mateo Terán, Paola Navarrete, Pablo Guerrero, Juan Andrés Bustamante, Camila Terán, Bastían Napolitano Baca, Raúl Molina, Pedro Ortiz, Joaquin Teran. Yepez, Andrés Benavides, entre otros)

20:30 Tributo a Radiohead

Los Molinos del Batán (casa blanca) After party en República Sur

20:30 Premiación y clausura del 30 Day Storyboard Challenge Presentación en vivo: Los Vuelos de Mariangula Bandas invitadas: Roger Ycaza y Región.


Boris Banegas Abad

La música al ritmo de 33rpm

imágenes: (der.) ARTAUD de Pescado Rabioso, (cen.)TANGO de Charly García - Pedro Aznar e (izq.) CANCIÓN ANIMAL de Soda Stereo.

Los entendidos dicen que cuando la aguja toca la superficie de un disco de vinilo la música se conecta directamente con el alma, una conexión intima, directa, que no ha podido reemplazar en más de 100 años lo que el cantante de ópera Enrique Caruso logró en lo que se considera el primer disco de vinilo de la historia. Es extraño entender que en una época llena de tecnología y facilidades para escuchar y descargar música se haya reinventado el amor por la cultura del disco de vinilo, y es que la complejidad de conseguir las copias, el quitar el polvo a las tornamesas o comprar las agujas adecuadas hacen aún más compleja la aventura de escuchar álbumes en este formato. Sin embargo, existen diferentes perspectivas sobre esta reaparición, pues no solo es el conseguir títulos de décadas pasadas, sino que la industria musical ha visto con buenos ojos el reactivar la prensadoras y es aquí cuando vemos que varias bandas de la actualidad también lanzan sus álbumes en doble plataforma física (CD y vinilo) o reeditando material para luego lanzarlo al mercado, ya sea en formato individual o Set Box. Pero otra corriente habla de la aparición del disco de vinilo tan solo como una estrategia de marketing debido a la caída en ventas del CD en la última década e incluso ve la edición de plástico de una forma vanidosa, innecesaria y muy costosa. Regresar al sonido análogo para una banda que no cuenta con los recursos económicos necesarios es una aventura, pues deben recurrir a alguna estrategia compleja para costear el proceso que resulta escaso en ejemplares, casi como lanzar una edición limitada o especial, lo que no genera ganacias económicas, aunque ese no sea el móvil de las bandas o solistas. Su fin, en realidad, es dar a sus seguidores ese acercamiento y sentido de pertenencia. Es encontrar ese sonido con textura diferente y convertir la escucha de cada uno de los temas en un momento ceremonial.

Ejemplos latinoamericanos de que la tendencia del vinilo va en crecimiento los podemos observar en varios países. En México las tiendas de vinilos han incrementados las ventas casi al doble en referencia de los años anteriores, y a decir de algunos administradores, sus compradores son bastante jóvenes, incluso muchos de ellos crecieron con un CD como referencia musical y han vivido el nacimiento de las plataformas digitales, es por eso que en análisis se vuelve más complejo aun. En mayo de 2015, Sony Music de Argentina anunciaba que la reedición en vinilo de quince títulos del rock nacional donde artistas como Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, Soda Stereo, Virus y las duplas Gustavo Cerati-Daniel Melero y Charly García-Pedro Aznar, saldrían a las tiendas para su venta. Las 30 mil unidades se agotaron en pocas semanas. A principios de este año se anunció en Brasil la apertura de “Vinyl Brasil”, fábrica que estará ubicada en la ciudad de San Pablo y que pretende producir 140 000 discos, cifra superior a las 40 000 unidades que fabricó el año anterior “Polysom”, que hasta ese momento era la única prensa en Latinoamérica. Ecuador no es ajeno a la tendencia del vinilo, pese a que “Ifesa” y “Fediscos”, las dos fábricas que iniciaron la producción de vinilos en el país, tuvieron que cerrar sus puertas a esta línea. La tendencia es marcada ahora por los coleccionistas y organizadores de ferias que se han unidos para visitar varias ciudades y promover la venta e intercambio del acetato. Desde el 2012, Juan Robles está al frente de la feria de vinilo en el Ecuador, que desde ese año ha ganado espacio en ciudades como Quito, Guayaquil, Cuenca y Ambato. Para el organizador, esta cultura que lleva ya tres generaciones, clausura el ciclo del formato CD y perdura por muchos años más, tomando como antecedente los movientos de las

PÁGINA

11

diferentes casas disqueras. En estas ferias se han registrado 14 tiendas de todo el país, que no solo se dedican a la venta de discos como tal. Alrededor de este movimiento también se pueden encontrar nuevas tornamesas que poseen puertos para la conexión con plataformas digitales, un gran mercado de agujas y artículos que acompañan la limpieza y el mantenimiento de los discos. Los precios en las ferias oscilan entre 3 hasta 450 dólares, pues, según Robles, quien además es coleccionista de discos de salsa y rock, “[los productos]siempre tendrán la cualidad de que ya no se fabrican, su conservación, de pronto está autografiado, puede que encuentres vinilos numerados tambien”. En el país hay varios músicos que se van sumando a la aventura de la edición en vinilo, nombres como Gromorium Verum, Ultraism, Deaths Cold Wind, Bueyes de Madera, Nicola Cruz y Guanaco MC ya tienen las ediciones de plástico. Letras de mi muerte, el álbum debút de la banda cuencana Santamuerte, sigue la misma línea y, además de ofrecerse en formato CD, la banda ha empezado una campaña de preventa para que sus seguidores puedan separar su ejemplar y después de una espera corta tendrán en sus manos el vinilo. Otro proyecto es el del sello Music Service que lanzará un vinilo recopilatorio de las mejores bandas del Ecuador para este año. Los melómanos ven con acierto la reaparición del vinilo y el mercado musical no es ajeno a esta petición; sin embargo, los músicos ven en esta plataforma el acercamiento directo con el seguidor o comprador de su música. Lo cierto es que el vinilo ha regresado o, mejor dicho, nunca se fue y presenta una nueva oportunidad para el disfrute de esta generación.


Cristóbal Zapata Carpio

Poeta de la tecnología

http://www.cibernetic.com

El Director de la Bienal de Cuenca, Cristóbal Zapata, entrevista a Yucef Merhi (Caracas, 1977) artista, poeta y programador venezolano, pionero del Arte Digital, quien ha sido elegido por Dan Cameron para ser parte de la XIII Bienal cuencana. Niño prodigio de las artes y la tecnología, la trayectoria artística de Yucef empieza a los 8 años, cuando interviene una consola de Atari; desde entonces, poco a poco su carrera ha adquirido gran notoriedad internacional. Yucef se reconoce discípulo espiritual del escritor venezolano Juan Liscano (uno de los grandes amigos y protectores de César Dávila Andrade). Desde mayo del año anterior, el artista reside en Cuenca, donde se desempeña como catedrático de la Universidad del Azuay. Yucef, hace algunos meses resides entre nosotros. ¿Qué te provoca la ciudad, qué podrías decir de Cuenca? Estoy enamorado de Cuenca, es una ciudad que me remite a cierto momento de oro de Latinoamérica por distintas razones, en primer lugar porque es una ciudad que está dada a todas las manifestaciones de la cultura. Es casi redundante decir que es la “Atenas del Ecuador” y bueno, volver a ese discurso es como muy romántico, pero este clima cultural ha sido de muchísima valía porque me mantiene estimulado: poder ir a un festival internacional de cine, o de performance, o de teatro, de arte, de música o de poesía, es algo vital para mí. Estuve muchísimos años establecido en Nueva York, una ciudad que tiene otro ritmo, otras dinámicas, otras características que para el tiempo que viví fueron necesarias, fueron fundamentales para mi crecimiento como productor cultural, pero ya en este momento puedo prescindir de eso porque estoy en una etapa donde me vivo con otro ritmo, con otros valores, y

puedo disfrutar esto que se da en Cuenca, no solamente desde el punto de vista institucional sino también la geografía de la urbe, los ríos, la arquitectura, esta presencia tan variada de estilos desde la Colonia hasta la actualidad, incluso el aspecto precolombino que es parte de mis intereses porque cuando uno se enrumba en la investigación de la lengua, la historia se vuelve imprescindible, y ese respeto que se tiene aquí por la historia, el amor que tiene el cuencano por su historia y por todo lo que acabo de mencionar a mí me hechiza. Mérida, que es una ciudad venezolana donde estuve viviendo por muchos años, es como la hermana gemela de Cuenca, con diferencia de que ha sido víctima de los descalabros políticos y, por ende, ahora es una ciudad que está en una situación terrible. Ya vamos a ocuparnos del tema político, por ahora quisiera saber qué significa para ti ser uno de los invitados oficiales de la Bienal de Cuenca. Un gran honor. La Bienal es una institución que he seguido por varios años, documentándome a través de los catálogos que he visto y, por supuesto, los artistas que han participado tienen una obra muy relevante en el contexto global. Así que la invitación a participar en esta Bienal es para mí un honor extraordinario y justamente la propuesta que he hecho es una obra muy especial porque en cierto modo sintetiza toda la investigación que he venido realizando con tecnologías recientes. En pocas palabras, se trata de una instalación conformada por tres computadoras donde opera un software que programé y que permite identificar, a través de las cámaras de alta definición de las máquinas, la presencia de los espectadores, y no solamente eso, sino captar cada uno de los gestos faciales de las per-

PÁGINA

sonas que entran en el rango visual de las máquinas que puede ser de hasta dos o tres metros de distancia, entonces lo que ocurre es que esos gestos como la sonrisa o el parpadeo que el monitor captura se traducen en versos, en poesía. La obra se titula Poesía facial. Hay una base de datos, un software que produce los textos, cuando uno sonríe el verso corresponde a esa acción, establezco una relación muy íntima entre la máquina y los participantes porque hay un diálogo continuo entre las computadoras y las personas que se acercan a ellas, es otra manera de hacer lenguaje sin utilizar las manos, eso me interesa muchísimo porque en este momento a nivel tecnológico seguimos relacionándonos mediante el teclado y el mouse, que son periferias, que no son suficientes… La realidad virtual es el medio artístico más poderoso de nuestro tiempo y hay expectativas muy grandes respecto a las herramientas tecnológicas, vienen cambios extraordinarios con el uso de la tecnología y nuestra relación con las máquinas no va a ser como la hemos conocido hasta ahora. En varios de tus trabajos está presente el tema político. Hackeaste la cuenta del Comandante Chávez y exhibiste en la mismísima Caracas algunos fragmentos comprometedores de esa correspondencia. Luego hiciste una instalación que se ocupa del conflicto palestino-israelí, la obra Holly Land (Tierra Sagrada) ¿En qué momento te sentiste impelido a ocuparte del tema político? De algún modo el responsable fue el gran escritor y productor cultural Juan Liscano, quien fue mi mentor en muchos sentidos. Yo abordo la política a través de otros códigos que tienen que ver con las cartas o con información relacionada con la numerología, con estos símbolos que

12

van más allá del hecho político, pero que en realidad son lo que sostiene a la noción de política si la asumimos etimológicamente, porque la política está justamente en función del servicio público, entonces asumir eso dentro del trabajo era una manera de tomar uno de los elementos primordiales de la cultura. Mi interés desde el principio siempre ha estado en función de la relación entre el lenguaje y la cultura, y todo esto me sirve para entender mi condición humana, para poder entender o descifrar lo que es conciencia, porque hay una relación muy estrecha entre cultura, lengua y conciencia. Tus intervenciones son polémicas, delicadas, usurpas información privada, confidencial ¿Qué respuestas provocaron las obras en su momento? Bueno, De máxima seguridad, en la que intervengo la cuenta del fallecido presidente Chávez, produjo un gran desconcierto dentro del ámbito artístico y también en el público, y es un desconcierto que todavía sigue manifestándose; de hecho, en mayo volveré a mostrar este trabajo en Nueva York, en una exposición dedicada a la política en Latinoamérica, que seguramente va a dar de qué hablar, pero la última vez que mostré esto en Londres, hace unos años, se manifestó una gran asombro por dos motivos: el primero por el hecho de que alguien haya obtenido esa información y la haga pública, pues esto puede ser visto como un delito mayor, y por otro lado está el contenido de esa información que es lo que a mí más me importa y que pone en evidencia la ingenuidad de nosotros, los latinoamericanos, en la elección de estos representantes a los que les damos un poder extraordinario no solamente sobre nuestras vidas sino sobre el destino de las naciones; entonces, al leer esta corres-


pondencia se puede atisbar la corrupción que se mueve en el entorno político, pero también se pone en evidencia esa enorme ingenuidad que nos lleva a optar por estas figuras políticas que pueden representar un arma de destrucción masiva como lo seguimos viendo en el proyecto de país en Venezuela. ¿Crees que se puede vislumbrar cambios en el panorama venezolano, cuál es tu lectura de la situación, cómo la ves? Es una situación profundamente compleja porque el sentido de Estado ha sido desmantelado hace muchos años y se instauró el sentido del partido político, que es lo que se define como el gobierno en este momento, entonces se creó una separación, una discriminación a priori entre las personas que compartían esa ideología y las que no, la condición de ciudadano quedó desintegrada completamente. Lo que más me afecta es ver cómo la sociedad carece de lo esencial: no hay acceso a la salud porque no hay medicinas, y ya se escuchan historias de gente que está falleciendo porque no encuentran tratamientos para sus dolencias, algunos doctores eminentes comienzan a dejar de ejercer su profesión porque ya no pueden hacer absolutamente nada, pues carecen de los instrumentos básicos para operar, y el desabastecimiento es tan grande que tampoco pueden recetar medicinas, entonces es una situación profundamente compleja, crítica, extrema, hablemos de comida, no hay leche, no hay mantequilla, arroz, café, ni azúcar, por supuesto no hay carne, no hay pollo, no hay pescado, para poder obtener cualquier alimento hay que hacer colas desde las cinco de la mañana. Mis padres de casi 70 años tienen que estar bajo el sol durante horas para poder adquirir un producto que no saben cuál va a ser porque nadie sabe qué hay y qué no hay, por lo demás todas las personas capacitadas ya no están en Venezuela, de modo que es francamente desalentador el panorama. Muchas de tus obras, además de tener a la tecnológica como soporte, están atravesadas por la poesía. ¿Cuál es tu relación con la poesía? Mi relación con la poesía es una relación de vida, desde que tengo memoria de mis primeros ejercicios siendo niño, ha sido una constante en todo mi trabajo. Hay un texto de Jean Cocteau que

escuché en uno de sus cortometrajes que es muy hermoso y que dice “como aquellas ovejas negras cuyas familias declaran: él es capaz de cualquier cosa; el poeta, oveja negra suprema, trasciende aquello que la sociedad condena. Sospecho de todas las fuerzas policiales en el mundo, el poeta debe ser capaz de cualquier cosa y nunca hundirse en su propia tinta”. Esta es la actitud de un poeta, tiene esa labor de ir más allá de los límites, de abordar su lengua desde la utopía, desde lo que se manifiesta como imposible pero es posible. Desde el inicio asumo a la poesía como una entidad viviente, como un organismo que está cambiando, fluctuando, ofreciéndonos sentidos que se transforman y que nos transforman, para mí hacer un poema es también hacer una experiencia poética y eso es lo que procuro realizar en obras como El reloj poético que tardé unos tres años en construir, donde el tiempo es representado con textos. Se trata de una especie de terceto en un panel electrónico donde cada segundo, cada minuto y cada hora cambia un verso de los tres, y la combinatoria de esos versos genera un poema que va mutando, que se hace otro de sí mismo, y en ese sentido también se convierte en una manera de visualizar el tiempo de otras maneras, cómo percibir lo que nosotros utilizamos como una medida universal para medirnos a nosotros mismos, para medir nuestra sensibilidad, para medir nuestra condición humana. En esa línea he creado otros dispositivos donde se activan también textos, puesto que se mueven y rotan en 360 grados de una manera gráfica, hay una experiencia física, entras en el poema y lo activas. Mi obra investiga eso, cuáles son las posibilidades de la poesía fuera de su formato habitual. Por ejemplo en Telepoesis coloqué un telescopio en una sala del Museo del Barrio en el Bronx y por el lente veías un poema de mi autoría inscrito en una placa que coloqué en uno de los más bellos umbrales del Central Park que perteneció a Gertrude Vanderbilt, la fundadora del Whitney Museum, entonces estaba conectando justamente a través de la poesía dos tiempos y dos espacios distintos, sacando a la poesía de sus lugares habituales de consumo, integrándola a la experiencia cotidiana.

Yucef Mehri en la Bienal de Cuenca. Foto por Santiago Vanegas.

Los interesados en saber más de su obra pueden ir a la página web del artista: http://www.cibernetic.com

PÁGINA

13


Rosalía Vazquez Moreno

La carretilla: arte para todos, en todas partes

La Carretilla - Arte Ambulante. ARCHIVO.

Uno de mis lugares favoritos siempre ha sido el Museo Municipal de Arte Moderno (MMAM). La primera vez que me perdí en sus pasillos largos y pulcros tenía menos de ocho años. Mi tío abuelo era pintor, así que el museo se volvió una parada habitual durante mi infancia. Lo conocía tan bien como a mi propia casa. Sin embargo, pronto descubrí, con la torpeza y fascinación que caracterizan a las epifanías infantiles, que el museo se parecía mucho a otro lugar que conocía bien: la iglesia (antes que se indigne en demasía, querido lector, le ruego no destruya este periódico, ni piense en lo ignorante u osada que puedo llegar a ser con esta afirmación, le ruego siga leyendo). Muchas de mis visitas al MMAM ocurrían durante la noche de apertura de alguna exposición de mi tío. Esa noche siempre era una gala: el museo se llenaba de adultos elegantes con aires intelectuales, todos nos juntábamos en una sala para escuchar a algún experto reflexionar sobre la obra que estábamos por ver, y, al igual que una misa, los asistentes guardaban silencio ante las palabras del experto, el ritual terminaba con aplausos y después podíamos pasar a la sala. El museo tenía muchas reglas, además de lo primordial del silencio y la reflexión frente a las obras, no se podía: correr, gritar, pero, sobre todo, tocar, todos los objetos que habitaban el museo eran sagrados, y al igual que los que habitan una iglesia, invitaban a la reflexión silenciosa y ritualizada (mano derecha en el mentón y contracción facial).

aprendí a leer símbolos, primero como un inocente ejercicio de copia: «es obvio que el autor habla de la complejidad de (inserte idea categoría antropológica o filosófica aquí)»; y después como un genuina práctica de reflexión. El museo, al igual que la iglesia, se teje desde el protocolo, se trata de mesura, es una jaula de objetos sagrados.

ceremonias, para darle una vida verdadera en la algarabía del espacio público. La carretilla, arte ambulante es un proyecto que sirve, no solo de plataforma para los artistas emergentes y el arte independiente, sino que se encarga de movilizar obras a espacios periféricos que no suelen ser considerados dentro de los circuitos artísticos de museos y galerías institucionales. La carretilla es una iniciativa de naturaleza nómada, Cuando crecí, la ciudad creció también. El MMAM cuyo objetivo es llegar a más y nuevos espectadores, seguía siendo uno de mis lugares favoritos, pero tam- pero sobre todo, propiciar un diálogo espontáneo y bién se convirtió en un puente hacia la otra urbe en la honesto entre la obra y la gente. que habita el arte joven. Todo empezó con unos afiches en la cartelera del museo: conciertos, performan- Desde enero del 2016, La carretilla se ha movilizado ce o recitales me llamaban con tipografías excéntricas a través de la urbe con cuatro obras: una muestra del a las que no estaba acostumbrada. Aun así, lo más in- artista urbano N?, Anomía de Christian Gonzáles y los teresante de todo aquello era el lugar, el movimiento registros fotográficos del 30 Day Storyboard Challenartístico joven no estaba encerrado en el museo. En mi ge y Mudanzas (un esfuerzo colectivo de Suamy Valleprimer concierto de punk descubrí que el arte también jo, Julia Vidal y Gabriela Parra). te invita a gritar y saltar. Entonces tuve otra epifanía, igual de torpe y fascinante: el arte también está afuera La carretilla permite la participación de artistas y creadel museo y posiblemente ese es su lugar. dores que se identifiquen con el espíritu democratizador e irreverente del proyecto. Según Francisco ÁlvaA diferencia de la ciudad, un museo muchas veces rez, miembro del colectivo Casa de Locos, La carretilla está habitado de silencios. Una de las grandes crisis es un espacio diverso que acoge a todas las expresiones del arte es la falta de audiencias. No es un secreto que artísticas, «intentamos que [las muestras] sean lo más la barrera que aleja a los espectadores de los museos libres y diversas posibles, no queremos que nadie se es la ceremonia y protocolo que caracteriza al ritual quede afuera. Esperamos que el proyecto se expanda, del intelectual. A pesar de que Cuenca está plagada de La carretilla no quiere ser solo un espacio físico, sino espacios culturales gratuitos, el arte no se ha demo- también una plataforma». Si deseas compartir tu tracratizado del todo porque el museo es sigue siendo un bajo con nuevas audiencias puedes acceder a la convoespacio sagrado, que al igual que una iglesia, repele a catoria que está disponible en: carretillaarteambu.wix. los no devotos, que no terminan de comprender las com/ hasta el 22 de abril. poses de los intelectuales frente al arte.

Como todo niño, pronto aprendí los manerismos específicos del museo: dedicar un tiempo a cada pieza; concentrar mi atención en sus mensajes y no en su forma; comentar (en voz baja) mis impresiones; co- Es en este contexto en el que el colectivo transdisciplimer bocaditos con mesura (aunque mi impulso infan- nario, Casa de locos, ha generado una iniciativa que til fuera robar la bandeja entera); incluso, con la edad desea liberar al arte de los museos, los protocolos y las

PÁGINA

14


Joaquín Tello Aguirre

Diarios en pedales. La investigación desde la bicicleta

la compartieron o la tomaron prestada. Subirse a la bicicleta es conectarse con otra forma de percibir las cosas. Es, tal vez, por un momento, olvidarse de la edad que uno tiene. Es sentir la libertad que se transmite del viento soplando a la cara, o la tensión de pantorrillas y músculos que guían la velocidad y el tiempo. Es percibir cómo el sudor es parte de tu cuerpo en sentidos contrapuestos: por un lado sabes que es la energía que produces, que le hace bien a tu salud, a tu estado físico y lo disfrutas; por otro, es un asunto que hay que lidiar cuando es tu medio de transporte al trabajo o al centro de estudios. Los olores y la transpiración están en función del clima, de la distancia, de la ropa que se usa, de las Otras formas, en cambio, no han emer- subidas, de las cosas que cargas y sobre gido, sino que siempre estuvieron allí. todo, de la prisa que llevas. Son aquellas que desempolvan sus partes y regresan como una moraleja a la La experiencia en pedales no estrisustentabilidad urbana desde lo simple. ba solo en el ciclista, sino también en Este es el caso de la bicicleta: vehículo quienes lo ven transitar. En el mundo de transporte personal de propulsión del ciclista urbano conviven distintos humana, según las definiciones lingüís- motivos y razones, emergen formas ticas. Un par de ruedas, una cadena, sociales y modas a veces importadas cuadro, asiento, manubrio y pedales, como lo urbano, lo hipster, sport, vintauna fascinación que va más allá de lo ge, hippie, frikie o incluso lo cycle chic. mecánico y nos lleva al plano de lo ima- Ya sea un estilo de vida, una necesidad ginario, de lo icónico, de lo afectivo. Y de transporte, una forma de activismo es que la bicicleta no es solo el artefacto ecológico, una moda, una actividad de para moverse, distraerse o hacer depor- recreación, ejercicio o un pretexto para te; es un catalizador de múltiples expe- ahorrarse el bus o la gasolina, lo cierto riencias capaz de cambiar al mundo o es que la bicicleta no es exclusiva de una quizá, disimulando el afán de exagera- clase económica, ni es patrimonio de ción, al menos de transformar la forma una edad o género particular. en que miramos al mundo mientras nos En el mundo de la bicicleta urbana la movemos de un origen a un destino. colectividad presenta una taxonomía distinta: están los peatones, otros ciclisLa experiencia en pedales tas, los motociclistas y los conductores. La primera experiencia es personal y Todas estas formas convergen en una ocurre con tan solo echar un vistazo, arteria que en ocasiones tiene carriles y desempolvar o montar una bicicleta. ciclovías, pero en otras no, y entonces Los recuerdos infantiles salen a la luz, se generan conflictos. Es un asunto de aquellos que son agradables y también movilidad, de falta de empatía, de vullos que nos dejaron moretones y raspo- nerabilidad y de irrespeto al que todos nes. Hay quienes tuvieron la suya, otros los actores están expuestos. Pese a las Moverse ha sido una constante necesidad humana. En este trajín como especie para la conquista del territorio, hemos visto el desarrollo desde el deambular en pies descalzos, el uso de la fuerza animal, el descubrimiento de la rueda, el aprovechamiento de la vela para navegación, hasta los motores y las máquinas modernas que han conquistado el cielo, los mares, la superficie terrestre e incluso el espacio exterior. Sin embargo, estos últimos inventos, asistidos por combustibles y productos de la era industrial, tienen un alto costo ambiental y social, ante lo cual, algunos nuevos modos de eficiencia energética han empezado a emerger.

PÁGINA

dificultades, el ciclista urbano coexiste aún con el humo, los pitos, los gritos y las estadísticas poco favorables a este modo de transporte.

hículo particular. Para esto, es necesario comprender el comportamiento espacial de las personas y cómo se relacionan con el entorno urbano.

La experiencia del ciclista también se refleja en su relación con el entorno: el día, la noche, la lluvia, la contaminación, el estado de las vías, los puentes y los atajos son esquemas que establecen rutas específicas y estas rutas, a su vez, generan mapas que forman conceptos de ciudad por parte del ciclista. Los espacios construidos y naturales convergen, los árboles facilitan una sombra temporal, los edificios, las señales de tránsito, las vías y carriles, que no siempre son adecuadas para uso de bicicletas, están presentes. La experiencia con el entorno no termina cuando el ciclista se baja de la bicicleta. Una vez culminado el trayecto, hay que buscar el lugar para parquear, el espacio donde no se molesten al ingresar, las seguridades para que no te roben a tu compañera.

Ningún resultado fuera posible si no contáramos con el apoyo de voluntarios que comparten su experiencia, registran sus movimientos diarios y aportan a nuestros experimentos. Los participantes son seleccionados e invitados gracias al reclutamiento realizado en la convocatoria de “Científicos en Pedales” del grupo. Para contestar las preguntas investigativas elegimos varias estrategias desde lo cualitativo y lo cuantitativo. Utilizamos herramientas tecnológicas como GPS, cámaras y sistemas de información geográfica, pero también aprovechamos viejos aliados de las ciencias antropológicas como las técnicas etnográficas, los diarios, las entrevistas o los grupos focales. Recoger y analizar "La Experiencia en Pedales" de algunos de los voluntarios es el propósito de uno de nuestros experimentos, con el objetivo de comprender el viaje en bicicleta, sus motivaciones, rutas e impresiones.

La investigación en movilidad Donde hay una bicicleta hay una historia que vale la pena contar. Este es uno de los motivos que mueve al grupo Llactalab desde el ámbito científico. Llactalab - Ciudades Sustentables es parte del Departamento de Investigación Espacio y Población de la Universidad de Cuenca. La misión del departamento consiste en generar y difundir conocimiento científico sobre las interacciones entre la población y su entorno construido, desde una perspectiva multidisciplinaria. La movilidad, en este sentido, es un componente clave de la sustentabilidad de las ciudades y se ha demostrado que la promoción del desplazamiento en bicicleta y a pie es una de las mejores estrategias para solucionar los innumerables problemas derivados del tráfico en ve-

15

Estamos seguros que los resultados del proyecto aportarán al conocimiento sobre movilidad y sobre el ciudadano en Cuenca y servirán como soporte a la toma de decisiones sobre movilidad sostenible en la región.


PUBLICIDAD

Profile for República Sur

Gaceta cultural República Sur Abril  

Nuestra Gaceta del mes de Abril

Gaceta cultural República Sur Abril  

Nuestra Gaceta del mes de Abril

Advertisement