Page 1

Alicia M aría Zorrilla B IB L IO T E C A D E L T R A D U C T O R Y DEL CO RRECTO R DE TEXTO S

EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

FUNDACIÓN INSTITUTO SUPERIOR DE ESTUDIOS LINGÜÍSTICOS Y LITERARIOS

LITTERAE


ALICIA MARÍA ZORRILLA

EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

LITTERAE FUNDACIÓN INSTITUTO SUPERIOR DE ESTUDIOS LINGÜÍSTICOS Y LITERARIOS


BIBLIOTECA DEL TRADUCTOR Y DEL CORRECTOR DE TEXTOS Dirección: Alicia María Zorrilla

ES PROPIEDAD © ALICIA MARÍA ZORRILLA, 2004

Fundación Instituto Superior de Estudios Lingüísticos y Literarios LITTERAE Virrey Arredondo 2247 2.° “B” (1426) Buenos Aires - República Argentina Tel. 4784-9381/4786-1127 Fax (54-11)4786-1127 Correo electrónico: fundlitterae@arnet.com.ar Página web: www.fundlitterae.org.ar

ILUSTRACIÓN Tumba de Martín Vázquez de Arce (detalle), fallecido en 1486, en la guerra contra los moros de Granada. Catedral de Sigüenza. Siglo XV. Fue paje de Isabel la Católica. Representado como un joven guerrero, pero reclinado y leyendo, actitud que sería típica de las esculturas funerarias renacentistas.

Zorrilla, Alicia María El uso del verbo y del gerundio en español. 1.a ed. Buenos Aires, Fundación Instituto Superior de Estudios Lingüísticos y Literarios LITTERAE, 2004 176 p. 23x16 cm. ISBN 987-21104-3-3 1. Gramática I. Título CDD415


La unidad de la lengua española sólo puede ser obra de la cultura común. Y entiendo por cultura común, más que la adoración del tesoro acumulado por los siglos, la acción viva, permanentemente crea­ dora, de la ciencia, el pensamiento, las letras. Á ng el R o senblat


PRÓLOGO

De acuerdo con los etimologistas, la palabra “jomada” proviene del provenzal antiguo y denota ‘camino que se recorre en un día: trabajo que se hace en un día.’. Rescatamos dos palabras clave de esa etimología: “camino” y “trabajo”. Trabajar por el idioma y no detener­ nos significa cumplir una misión de servicio. Saber encontrar el cami­ no, conquistarlo, y, más aún, tener fortaleza, templanza y paciencia para que los obstáculos no debiliten nunca la voluntad de seguir an­ dando confirmarán nuestra auténtica entrega para desentrañar la belle­ za de las palabras, la que, en realidad, llevamos dentro como bien y verdad, pero no siempre lo sabemos. Dice con acierto Romano Guardini que “muchas mentiras proceden de [...] un defectuoso dominio del lenguaje”1. Quizá, por falta de interés o por esa inclinación tan actual a no sobrepasar los límites de la mediocridad en desorden, mucho nos cuesta hallar la armonía de lo que expresamos. En estos tiempos de presunción y de altanería, flaquea la constancia, porque pocos creen en lo que hacen o en lo que falsamente defienden, y sin constancia, no hay inteligencia que triunfe. Siete palabras de un dicho anónimo nos enseñan eso: Dijo el perro al hueso: “Si tú estás duro, yo tengo tiem­ po”. Falta firmeza y hasta valentía para decir lo que es sin ocultaciones y, sobre todo, para decirlo correctamente, ya que en eso reside también la virtud de las palabras. Camino y trabajo, entrenamiento paciente y disciplinado: siempre volver a empezar -semper incipe!- y derribar la fatiga de la pereza desaliñada para que vivan el respeto y la acción que deben dignificar las relaciones humanas en un mundo de valores legítimos, pero lamen­ tablemente arrumbados. ' “Veracidad”, Una ética para nuestro tiempo, 2.a edición, Madrid, Cristiandad, 1974, pág. 23.


10

A LIC IA M ARÍA Z O R R ILL A

El verbo “trabajar” todavía existe. Y en su origen -del latín vulgar *tripaliare- significó ‘torturar’, pues *trivalium2, sustantivo del que deriva3, era un instrumento de tortura, una especie de cepo hecho con tres palos o estacas cruzados, donde los reos sufrían e l tormento. Los estudiosos advierten la relación entre el sustantivo y el adjetivo clásico tripalis, ‘que consta de tres maderos’. Coincidimos con Joan Corominas en que en español antiguo - y aun hoy-, e l vocablo “trabajo” conserva el sentido de ‘sufrimiento, dolor^-pena’. El D iccionario académico registra este significado en la novena acepción del sustantivo: ‘Penalidad, molestia, tormento o suceso infeliz’. No en vano se habla del “trabajcTdé .parto”, y Cervantes escribió los Trabajos de Persiles y Sigismundo (1617), en plural, para referirse a naufragios^ raptos, separaciQnes^sueñesrpertentos que sufren ambos personajes. Tal vez, por eso, trabajar denotó, luego, ‘actuar con mucho esfuerzo, afanarse’. Todo a f á n ím p lir .a f e r v o r consagración a una labor difícil. ¿Qué-más difícil que convencer a nuestros prójimos de que deben hablar y escri­ bir bien? Por cumplir con este trabajo, nos abocamos al trabajo de buscar algunos trabajos de otros para explicar el porqué de nuestra desazón ante el uso trabajoso del idioma. Lamentablemente los encon­ tramos con facilidad y llegamos a la conclusión de que las palabras se emplean sin reflexionar, casi podríamos decir que se arrojan en el papel, en el micrófono o en el diálogo sin reparar en qué significan. Un periodista radiofónico le pregunta a su entrevistada: -¿Cuáí es su relación con el deporte? La entusiasta señorita contesta: -¡Ah! Es una adrenalina que la tengo como muy incorporada.

Si supiera que la adrenalina es una hormona segregada principal­ mente por la masa medular de las glándulas suprarrenales, no usaría ese “como muy”; estaría convencida de que la tiene incorporada y ¡cuánto! 2 Dice Joan Corominas que “la forma originaria hubo de tener en todas partes la sílaba inicial tre-..." (Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico, Volumen V, Madrid, Gredos, 1983). 5 Documentado desde el siglo VI.


EL USO DEL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

11

Leemos en un diario: Un accidente fue protagonizado por un camión horas de esta mañana ea el paraje Los Huesos, a unos 45 kilómetros de Tandil, en el camino viejo a Azul. [...], el camión que conducía Ismael Gutiérrez, de 42 años, cargado con hacienda, volcó quedando el único ocupante atrapado en la cabina. Concurrieron hasta el lugar efectivos policiales de la Seccional Segunda conjuntamente con los del Subcomando de Patrullas y efectivos del Cuartel Central de Bomberos quienes realizaron los trabajos para poder sacar a Gutiérrez de la cabina, lo que demoró varios minutos. Posteriormente fue trasladado a la Sala de Guardia del Hospital Municipal Ramón Santamarina donde a la hora de cierre de esta edición estaba siendo atendido por los profesionales, presentando fracturas y politraumatismos de carácter reservado. La policía estaba trabajando en la parte inicial de la elaboración del sumario reuniendo datos complementarios tras lo cual el expediente será elevado al fiscal de instrucción de tumo4.

Haremos cuidadosamente la disección del texto. Por esa costum­ bre casi literaria de personificar lo inanimado para aumentar la crude­ za de la noticia, un camión protagonizó un accidente. Hasta donde sabemos, el verbo transitivo protagonizar significa ‘representar un papel en calidad de protagonista’; ‘desempeñar el papel más importan­ te en cualquier hecho o acción’. No conformes, abrimos nuevamente el Diccionario y buscamos la palabra papel: entre otras acepciones, ‘parte de la obra dramática que ha de representar cada actor, y la cual se le da para que la estudie’; ‘personaje de la obra dramática represen­ tado por el actor’; ‘cargo o función que alguien o algo cumple en alguna situación o en la vida’. Las demás definiciones se refieren a hojas, pliegos, conjunto de resmas, impresos, periódicos diarios, docu­ mentos, conjunto de valores mobiliarios. Que un camión represente el papel de un accidente no parece muy adecuado, aunque en estas épo­ cas novedosas en que poco se cultiva el juicio, todo puede suceder.

4 “Volcó un camión con hacienda en Los Huesos”, Nueva Era. Diario Regional del

Tandil, Tandil, 11 de junio de 2003.


12

A LICIA M A RÍA ZO R R IL L A

El sintagma en horas de esta mañana es una amplificación innece­ saria de esta mañana. La construcción cargado con hacienda, que aparece entrecomada inmediatamente después del nombre del conductor del vehículo {...Ismael Gutiérrez, de 42 años, cargado con hacienda...), no ocupa en la oración el lugar exacto y es causa de ambigüedad. La corrección será, pues: ...el camión cargado con hacienda, conducido p or Ismael Gutiérrez, de 42 años, volcó... Lo peor es que volcó quedando el único ocupante atrapado en la cabina. No podía faltar el gerundio de poste­ rioridad, efecto o consecuencia para enaltecer el verbo “volcar”, ya que no es lo mismo volcó que volcó quedando. De pronto, Ismael Gutiérrez, el damnificado, desaparece de la escena y se convierte, dentro de la misma oración, en el único ocupante atrapado en la cabina. ¿Para qué se lo nombró antes si después se convertiría en un ser anónimo?; ¿acaso, el accidente destruyó su identidad? Los efectivos policiales llegaron conjuntamente con los del Subcomando de Patrullas y efectivos del Cuartel Central de Bombe­ ros. Para evitar la reiteración errónea de la preposición con, debe reemplazarse *conjuntamente con por juntamente con. Por último, Gutiérrez fue trasladado al Hospital Municipal donde estaba siendo atendido por los profesionales, presentando fracturas v politraumatismos de carácter reservado. Nunca falta la construcción anglicada constituida por el verbo estar + el gerundio simple del verbo ser + el participio del verbo elegido, que, aunque la Real Academia Española no la considera incorrecta, debe reemplazarse por inelegante: ...donde fu e atendido por los profesionales... ¿Quiénes son los profe­ sionales con ese artículo que los determina tanto? ¿Abogados, arqui­ tectos, médicos, ingenieros, actores? No lo sabemos. Además, es apoteósica la construcción de gerundio que sigue a este sustantivo: presentando fracturas y politraumatismos de carácter reservado, o sea, que estaba siendo atendido, presentando o poniendo en presencia de los profesionales sus lesiones. Sin duda, el periodista no se refiere a la primera acepción del verbo presentar, sinoa la cuarta: ‘tener ciertas características o apariencias’, pero la preñez de su redacción condüce a involuntarios equívocos. Ese solemne carácter reservado sólo podía


EL U SO DEL V ERBO Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

13

haberse convertido en diagnóstico después de la revisión médica. Y demos gracias a Dios que Gutiérrez no falleció debido a las gravísimas heridas experimentadas*, como leimos en otra noticia. Debe de ser una terrible sensación “experimentar” heridas. Finalmente, los médicos no lo atendieron por el carácter reserva­ do que tenían sus fracturas y sus politraumatismos. La oración debió redactarse así: ...a la hora de cierre de esta edición, Gutiérrez fue atendido por algunos médi­ cos, quienes diagnosticaron fracturas y politraumatismos de carácter reservado.

Termina la noticia con el mismo verbo que la motivó: La policía estaba trabajando en la parte inicial de la elaboración del sumario reuniendo datos... Si bien el gerundio reuniendo no es erróneo, al unirse semántica y sintácticamente con el gerundio de la perífrasis (estaba trabajando [...] reuniendo datos...), toma ambigua la expre­ sión, pues, finalmente, no sabemos si estaba trabajando en el sumario remiendo datos o si estaba trabajando y reuniendo datos, es decir, si este segundo gerundio es parte de otra perífrasis verbal con el verbo elíptico. Sí, es erróneo el lugar que ocupa el sustantivo elaboración que denota ‘obtención de un producto mediante un trabajo adecuado’, pues se habla de la parte inicial de la elaboración del sumario. El periodista ha hecho gala de un estilo “elaborado” por lo artificioso, pues redacta con inconsecuencia y no advierte la falta de correlación verbal: La policía estaba trabajando [...] reuniendo algunos datos complementarios tras lo cual el expediente será elevado...

La perífrasis verbal estaba trabajando es correcta en español, pero no, en este contexto, pues parece remedar la sintaxis inglesa. El preté­ rito imperfecto del modo indicativo estaba no concuerda con el futuro imperfecto del indicativo será. Diremos, pues: s “Sentencia en un juicio por un accidente fatal”, Nueva Era. Diario Regional del

Tandil, Tandil, 11 de junio de 2003.


14

A LIC IA M A RÍA Z O R R ILL A

...la policía trabajaba en la elaboración de la primera parte del sumario reunien­ do datos complementarios para elevar luego el expediente al fiscal de instrucción de tumo...

De cualquier modo, es más sencilla - y evitamos la rima entre sumario/complementarios-esta redacción: La policía reunía algunos datos complementarios para elaborar la primera parte del sumario y presentarlo luego ante el fiscal de instrucción de tumo.

Del camión no se habló más. Parece que, por falta de pruebas, no corrió la misma suerte de otros congéneres, como aquel auto de Tandil que llegó a las páginas del diario. Decía el titular: “Sentencia en un juicio por un accidente fatal”, y el copete: “Un automóvil embistió a un ciclista. Lo sentenciaron a prisión en suspenso y prohibición para conducir durante varios años”. ¿Qué culpa terna el pobre automóvil? ¿Le prohibieron que se condujera a sí mismo?6 Buen ejemplo de cómo lo “trágicamente” incorrecto puede también mover a risa. En fin, lo que escribimos es, sin duda, espejo de lo que somos. Las palabras aparecen vacías, porque los tiempos en que vivimos devoran la espiritualidad del hombre y enaltecen las apariencias en pro del interés material: todo vale -hasta el error- si es sinónimo de conve­ niencia. Entonces, las palabras se yerguen olímpicas, pero pobres. Bri­ llan artificialmente, porque ya no se pesan los significados. Es lo mismo un anacoluto que una oración ordenadamente construida; una preposición que otra; un tiempo verbal que otro; un gerundio que un participio; una raya que un guión; un punto y coma que una coma, es decir, es lo mismo el orden que el desorden. ¿Por qué? ¿Hay, acaso, temor a la verdad? ¿O no quieren tomarse el trabajo de llegar a ella? Los que bregan por la anarquía lingüística se muestran muy mo­ lestos contra los adeptos a la normativa y desestiman su labor para 6 Otro ejemplo: “D os personas sufrieron heridas graves, y seis, contusiones por el choque de un colectivo contra un camión registrado ayer a las 5.20 en el barrio porteño de Caballito, informó la policía. Los heridos en estado más preocupante son los choferes, quie­ nes fueron trasladados al Sanatorio Antártida” (Publimetro, Año 1, N.° 19, Buenos Aires, 3 de noviembre de 2000). Parece que los únicos culpables son el camión y el colectivo.


15

EL U SO D EL V ER B O Y DEL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

cuidar la lengua diciendo: “No somos ‘normativistas’; podemos pecar de acuerdo con la segunda y tercera acepción del sustantivo “pecado”: ‘cosa que se aparta de lo recto y justo, o que falta a lo que es debido’; ‘exceso o defecto en cualquier línea’. Por ende, también ignoran el significado del sustantivo femenino efabilidad, ‘arte o facultad de ex­ presar debidamente lo que se quiere’; no lo usan ni lo practican. Hablar y escribir “debidamente” -adverbio poco promocionado en los tiempos que corren- constituyen un arduo trabajo que debe comen­ zar día por día, con insistencia; pero -com o decía Séneca- “nada vale un trabajo hecho contra la voluntad”. Debemos progresar, pues, en la voluntad y en el amor, que es agradecimiento por el bien recibido. Como los lacedemonios gustaban mucho de los discursos breves -lo que dio origen al vocablo laconismo-, no nos extenderemos más, para que se pueda decir, como Agis II, rey de Esparta, “a ti te ha costado mucho trabajo el acabar, y a mí el escucharte”. No nos queda culpa si nos atenemos a lo que afirma San Agustín: “Todo lo que tiene fin es breve”. Entonces, fin, con gran voluntad de trabajo e inmensa alegría espiritual. A l ic ia M

a r ía

Z o r r il l a


EL VERBO

Conjugar un verbo significa decirlo en los distintos modos, tiem­ pos, personas y números. Dice Samuel Gili Gaya que “la conjugación es, [...], la lista ordenada y clasificada de todas las modificaciones morfológicas que el verbo puede tener en cada lengua”7.' Las conjugaciones son tres: Primera: -AR Segunda: -ER Tercera: -IR ENSALZ - AR raíz desinencia

El sistema verbal del español 1) MODO. Indica las distintas actitudes del hablante. • INDICATIVO: expresa como real el significado del verbo. • SUBJUNTIVO8: expresa deseo o duda. 7 Nuestra lengua materna, San Juan de Puerto Rico, Instituto de Cultura Puertorriqueña, 1973, pág. 57. 8 Escribe María Ángeles Sastre Ruano: “Con las formas del subjuntivo conviene preci­ sar que, a diferencia de lo que ocurre en indicativo, la referencia a la realidad temporal no consiste en situar en ella la realización efectiva, actual, de acciones, procesos o situaciones, sino en aludir a éstas como algo virtual, independientemente de que sean o no llevadas a cabo, aunque, lógicamente, referidas a un momento en el tiempo” (El subjuntivo en español, SalamañcaT^dtciOHes Colegio deUspaña, \W J, pág. 20);


18

A L IC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

• IMPERATIVO: expresa pedido, consejo, orden, invitación. 2) TIEMPO. Expresa el momento en que se cumple el significado del yerbo. Desde el punto de vista del hablante, en español existen tres tiempos: pasado o pretérito (anterioridad), presente (simultanei­ dad) y futuro (posterioridad). 3) ASPECTO. Categoría gramatical que distingue formalmente en el verbo diferentes clases de acción, según se la conciba como durativa, perfecta o terminada, imperfecta, reiterativa, puntual, incoativa, etcétera. El aspecto informa acerca del proceso interno de la acción, independientemente del tiempo expresado. • ASPECTO PERFECTIVO. Expresa una acción acabada. Corres­ ponde a todas las formas compuestas y al pretérito perfecto sim­ ple {he leído, cantó, habían reído). • ASPECTO IMPERFECTIVO. Expresa una acción inacabada o en progreso. Corresponde a todas las formas simples, excepto el pretérito perfecto simple (oigo, mirabas, sabrán). Si decimos: Liliana limpiaba la biblioteca cuando entré en la sala de estudio.

La diferencia entre limpiaba y entré no es temporal, pues ambos son pasados o pretéritos, sino de aspecto. No se dice que Liliana haya dejado de limpiar, tal vez, siga limpiando aún. Frente a limpiaba, que presenta u n aspecto imperfectivo, entré expresa una acción terminada, un aspecto perfectivo. Las perífrasis verbales y otros procedimientos sintagmáticos pue­ den expresar variados aspectos:


EL U SO D E L V E R B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

19

Sofía comenzó a gritar sin motivo (aspecto incoativo).

La abuela preparaba la torta (aspecto durativo).

El niño se dormía (aspecto incoativo: “empezaba a dormirse”).

Deben releer el cuento antes de analizarlo (aspecto reiterativo).

4) VOZ. Esta categoría verbal se manifiesta a través de medios sintácticos y semánticos. Desde el punto de vista semántico, la voz expresa la relación entre el sujeto y el proceso verbal, es decir, indica si el sujeto gramatical realiza la acción expresada por el verbo (voz activa) o la recibe (voz pasiva). Sintácticamente, la voz se manifiesta mediante un tipo particular de construcción asociado a la relación sujeto-verbo. • VOZ ACTIVA. El sujeto realiza la acción o proceso expresado por el verbo. Es, por tanto, agente. Los europeos estiman las obras de Jorge Luis Borges.

• VOZ PASIVA. El sujeto es receptor de la acción expresada por el verbo. Es un sujeto paciente. La relación entre sujeto paciente y verbo se expresa en español a través de dos procedimientos: • Pasiva propia: verbo ser + participio del verbo que corresponda Las obras de Jorge Luis Borges son estimadas por los europeos.


20

A L IC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

El complemento agente (por los europeos) es introducido por la preposición por y, a veces -aunque hoy no es muy frecuente-, tam­ bién por de. Por ejemplo, leemos en el Quijote: ...los libros que están impresos con licencia de los Reyes, [...] con gusto son leídos y celebrados de los grandes y de los chicos, de los pobres y de los ricos, de los letrados e ignorantes, de los plebeyos y caballeros...9

Sólo los verbos transitivos (admiten objeto directo) pueden pasar de la voz activa a la voz pasiva.

• Pasiva refleja: su nombre se debe al carácter pasivo de la or ción y a la forma gramatical se. Se forma con el verbo en voz activa precedido de la forma se Se alquilan tres casas. Tres casas son alquiladas.

Dice Luis Fernández Núñez: “La forma de pasiva refleja es cada vez más usada, en detrimento de la pasiva propia, que aparece relega­ da a determinados lenguajes específicos (lenguajes científico y jurídico, sobre todo). Una y ’otra aportan un matiz de impersonalidad a la oración: la pasiva propia, porque destaca el objeto y desplaza a un segundo término al agente deJa^acción; la pasiva refleja, porque impi­ de generalmente la aparición del agente”10^

5) PERSONA y NÚMERO. Las personas del discurso son tres: y (primera persona: señala al que habla), tú (segunda persona: señala a

9 Miguel de CERVANTES SAAVEDRA, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Man­ cha, Primera parte, 5.a edición, Madrid, Ediciones Ibéricas, 1965, pág. 442. 10 El sintagma verbal, Madrid, Diseño Editorial, 1991, pág. 16.


EL U SO D EL V E R B O Y D EL G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

21

la persona o cosa a la que interpela la primera persona), él (tercera persona: señala a la persona o cosa que no es yo ni tú). “Las mismas distinciones hace el verbo, valiéndose de las desinencias de persona, y los señalamientos que realiza, deícticos o anafóricos, son de la misma naturaleza que los del pronombre personal”11. En plural: nosotros (primera persona), vosotros (segunda perso­ na), ellos (tercera persona).

Modo indicativo Tiempos simples Presente (camino, bebo, vivo) Pretérito imperfecto (caminaba, bebía, vivía) Pretérito perfecto simple (caminé, bebí, viví) Futuro (caminaré, beberé, viviré) Condicional simple o imperfecto (caminaría, bebería, viviría)

Tiempos compuestos Se conjugan con el verbo auxiliar haber. Pretérito perfecto compuesto (he caminado, he bebido, he vivido) Pretérito pluscuamperfecto (había caminado, había bebido, había vivido) Pretérito anterior (hube caminado, hube bebido, hube vivido) Futuro perfecto (habré caminado, habré bebido, habré vivido) Condicional compuesto o perfecto (habría caminado, habría bebi­ do, habría vivido)

" REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Esbozo de una Nueva Gramática de la Lengua Española, 6.a reimpresión, Madrid, Espasa-Calpe, 1979, pág. 203.


22

A LIC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

Significación de los tiempos simples PRESENTE. Expresa actualidad; coincide el tiempo de la acción con el momento en que hablamos: • Actual. Escribo una carta. Ahora están tocando el piano (prolonga la duración del momento del habla). • Habitual o de costumbre. Todas las mañanas desayunamos a las 8. 00. Soy correctora de textos. Todos los inviernos, voy a San Luis. • Atemporal. permanente o gnómico. Expresa hechos o verdades cuya validez está fuera del tiempo: La Argentina pertenece a América del Sur. Todos los hombres son mortales. A buena hambre no hay pan duro. • Histórico o narrativo. Acerca al presente los acontecimientos del pasado, es decir, los actualiza: Las carabelas llegan a América en 1492. • Yusivo12 o de mandato. Tú hablas cuando yo te diga. Ahora dejan la tarea y vienen conmigo. • Con valor de futuro. Mañana vamos al cine. Cuando pueda, te envío el libro. n Del verbo latino iubere, ‘mandar’.


EL U SO D E L V E R B O V D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

23

¿Cómo resuelvo este problema? • En proposiciones adverbiales condicionales. Si estudias, apruebas. Si no llueve, lavo el auto. PRETÉRITO IMPERFECTO. Es un pasado durativo, una acción pensada mientras transcurre, en su desarrollo. Expresa acción pasada; su principio y su fin no nos interesan: Caminabas pensativo cuando pasé a tu lado. Cuando cantó, llovía. • De cortesía. Quería pedirle un favor. • Inminencia. Ya me iba cuando sonó el teléfono. • Narrativo. Yo era un gigante, y tú, una bella princesa. • Reiterativo. Siempre recorría el mismo camino.

PRETÉRITO PERFECTO SIMPLE. Expresa un pasado total, ab­ soluto y perfecto; una acción cumplida. Es tiempo de lo acontecido en el pasado y terminado. Expresiones como “ayer”, “hace muchos años”, “en otras épocas”, “en aquel tiempo”, “en 1974” indican que debe usarse. Antes se denominaba “pretérito indefinido”: Ayer viajaron a Colombia. Visité Salta en 1986. En otras épocas, ocurrió lo mismo.


24

A L IC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

FUTURO. Expresa lo que acontecerá en el porvenir: • Durativo. Jamás leerá el Quijote. • Puntual. El lunes irá a la Facultad. • Con valor imperativo. ¡No matarás! ¡Pedirán perdón! • De cortesía. ¿Me dejará usted pasar, por favor? ¿Podrá servirme un café? • De probabilidad. Sebastián estará ahora en Atenas. Esa cartera costará cien pesos. Serán las doce. Luisa tendrá cuarenta años. • De concesión. Ese libro será muv bueno, pero no me parece claro. (Aunque ese libro es muy bueno, no me parece claro). • De sorpresa. Es común en el coloquio: ¡Seráposible! ¡Si será picaro! CONDICIONAL SIMPLE o IMPERFECTO. Expresa acción even­ tual o hipotética. Es el futuro del pasado. Se refiere a una acción futura en relación con el pasado que le sirve como punto de partida: Dijo que volverían. Por esta causa, el empleo más frecuente del CONDICIO­ NAL ocurre en la apódosis de las oraciones condicionales. De ahí, el nombre de CONDICIONAL que se da a este tiempo:


EL U SO D E L V E R B O Y D E L G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

25

Si tuviera tiempo, te visitaría frecuentemente. PRÓTASIS

APÓDOSIS

o

o

EXPOSICIÓN

EXPLICACIÓN

El condicional simple se formó por aglutinación del infinitivo con la contracción del pretérito imperfecto del verbo haber, amar hía (ha­ bía). En la Edad Media, se escribían separados los dos elementos. El CONDICIONAL SIMPLE se clasifica de la siguiente manera: • De probabilidad. Serían las nueve cuando apareció Andrea. • De cortesía. Me gustaría verla otra vez. Querría p edirte algo. Desearía invitarte a cenar. • De concesión. Tus alumnos serian capaces, pero no obtenían ni un premio. • De deseo. Me encantaría pintar un cuadro. Debe evitarse el uso del “ c o n d i c io n al Hp1 m m n r ” pues es un gali­ cismo: El Presidente no *viaiaría al Brasil. Corrección: Se dice aue el Presidente no viajará al Brasil o Parece aue el Presidente no viajará al Brasil. Con los verbos modales (deber, poder, querer, saber, valer) puede usarse indistintamente el condicional simple (modo indicativo), las formas en -ra del pretérito imperfecto (modo subjuntivo) o el pretérito imperfecto (modo indicativo):


26

A LICIA M A R ÍA Z O R R IL L A

Usted debería tener más prudencia. Usted debiera tener más prudencia. Usted debía tener más prudencia.

Tal vez, usted podría decirme dónde está Emanuel. Tal vez, usted pudiera decirme dónde está Emanuel. Tal vez, usted podía decirme dónde está Emanuel. Querría hablar con su hermana. Quisiera hablar con su hermana. Quería hablar con su hermana.

Quizá, sabría hacer una rica sopa. Quizá, supiera hacer una rica sopa. Quizá, sabía hacer una rica sopa.

Más te valdría callarte. Más te valiera callarte. Más te valía callarte.

Significación de los tiempos compuestos PRETÉRITO PERFECTO COMPUESTO. Es un tiempo-puente entre el pasado y el presente. Expresa una acción desarrollada en el pasado, cuyo límite de perfección es el presente. Es el resultado pre­ sente de una acción pasada (“he escrito” equivale a “lo tengo escrito”, pues habere significa ‘tener’ en latín): Hemos visto a Rosa esta mañana. Hace dos horas que he hablado con él.


EL U SO D EL V E R B O Y D EL G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

27

Este año la ha encontrado cuatro veces en la Biblioteca Nacional.

Obsérvese en las siguientes oraciones el uso del pretérito perfecto simple y del pretérito perfecto compuesto: Ayer viniste a verme, y hoy te he devuelto la visita. Ese país tuvo escritores magníficos, pero en el nuestro, ha habido muchos más.

PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO. Expresa anterioridad res­ pecto de una acción pasada y. a la vez, una cierta duración. Se refiere a una acción pasada y perfecta, anterior a otra, también pasada: Cuando lo apresaron, ya había cometido el crimen. El 20 de mayo, el periodista relató que los manifestantes se habían reunido el 29 de abril frente a la Casa Rosada después de las 18.00.

• De cortesía. Yo había venido para hacerle sólo una pregunta.

PRETÉRITO ANTERIOR. Denota acción pasada inmediatamente anterior a otra también pasada. Es de poco uso en el español moderno. El pretérito perfecto simple y el pretérito pluscuamperfecto han elimi­ nado al anterior del habla usual. Sólo lo_r.rmg<n-va la lengua literaria. Aparece en proposiciones adverbiales temporales encabezadas por la conjunción apenas y por las locuciones conjuntivas después que, lue­ go que, así que, no bien, enseguida que, en cuanto'. Apenas hubo oído esto, comenzó a reír.


28

A L IC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

Después que mis padres hubieron salido, comenzó a llover. Luego que hubo hablado, el profesor se retiró de la reunión. Asi que hubimos terminado el informe, se lo entregamos a nuestro jefe. No bien hubo leído la carta, Teresa se echó a llorar. Enseguida que hube limpiado la casa, escuché música. En cuanto hubiste escuchado ruidos, ¿cerraste con llave todas las puertas?

FUTURO PERFECTO. pgn.otar-acc.i6n- venidera ¡anterior/ a otra también venidera: El próximo martes, habrás cumplido treinta años. Mañana habrán olvidado lo ocurrido. Cuando finalices el discurso, ya me habré marchado. (La acción de “marcharse” es futura, pero anterior a la de “finalizar el discurso”).

* De probabilidad: Estoy segura de que mis colegas me habrán comprendido. Lía habrá regresado ya a casa. Si la tierra está seca, no habrá llovido.

CONDICIONAL PERFECTO O COMPUESTO. Expresa, como el condicional simple, una acción futura en relación con un pasado que le sirve de punto de partida, pero enuncia el hecho como terminado o perfecto: Todos suponían que, cuando llegase el padre, las discusiones habrían termi­ nado (La acción perfecta que expresa el verbo “terminar” es anterior a la que indica “llegase”).


EL U SO D E L V E R B O Y DEL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

29

• De deseo u optativo. ¡Me habría ido feliz de vacaciones! Me habría encantado ser escritora. También es correcto decir: ¡Me h u b iera ido fe liz de vacaciones! (con pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo) Me hubiera encantado ser escritora. El condicional perfecto o compuesto de indicativo y el pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo en la apódosis de las oraciones condi­ cionales: $ / «»-t••>'>/ Si hubiéramos llegado temprano, habríamos gozado de su conferencia. Si hubiéramos llegado temprano, hubiéramos gozado de su conferencia. Si hubiéramos llegado temprano, hubiésemos gozado de su conferencia.

Los gramáticos consideraban incorrecto o vulgar el empleo, en la apódosis, de hubiese o de hubiésemos, pero, en la actualidad, se usa hubiésemos por habríamos o por hubiéramos, tanto en España como en América. Por esta causa, las tres oraciones son hoy correctas.

Modo subjuntivo El modo indicativo expresa una acción real; el subjuntivo, una acción irreal. El modo subjuntivo significa subordinado o denendiente. Usamos este modo en la proposición subordinada siempre que el verbo principal exprese duda, posibilidad, necesidad, deseo, temor o ignorancia:


30

A LIC IA M A R ÍA ZO R R IL L A

No estoy seguro de que haya dicho la verdad. Era indispensable que lo ayudásemos. Es posible que vuelva. Le ruego que me conteste pronto. Ignoraba que hubieran visto el filme. Puede ser que no regresemos nunca. Teme que lo hayan oído. Duda de que aplaudieran.

A pesar de su nombre, el subjuntivo participa también en oracio­ nes simples con los índices de actitud ojalá, acaso, quizá, si, que, tal ......... . vez: Ojalá venga tu tío. ¡Que cante otra! Acaso no sea buena la elección. ¡Si viviera decentemente! Quizá lo traigan. Tal vez, escriba una novela

De acuerdo con el Esbozo de una Nueva Gramática de la Lengua Española, hay dos clases de subjuntivo: potencial y optativo. El pri­ mero se refiere a acciones pensadas como dudosas o posibles. El se­ gundo, a acciones necesarias o deseadas.

Subjuntivo potencial en oracionesJndependientes: Acaso estudien en el mismo colegio. (En esta oración, el uso del sn h jn n tiv n in te n g ifira 1a


EL U SO D EL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

31

Podemos expresar la misma oración en modo indicativo: Acaso estudiarán en el mismo colegio. (En este ejemplo, la duda se atenúa).

Otros ejemplos: Quizá, lo cuenten.

4 d u J a.

Quizá, lo cuentan.

Tal vez, se haya arrepentido,

f

Tal vez, se ha arrepentido.

Subjuntivo potencial en oraciones subordinadas: El adjetivo potencial expresa la acción del verbo como posible. 1) Con verbos de duda o desconocimiento Duda de que encuentren el documento. Ignoraban que hubiese inaugurado el negocio.

También es correcto decir: Ignoraban que había inaugurado el negocio. 2) Con verbos de temor y emoción Tenemos miedo de que no encuentre a su tío. Teme que lo descubran.


32

A LIC IA M A R ÍA ZO R R IL L A

Lamentará que no hayas trabajado bien. Se alegra de que usted se sienta mejor. Me duele que sean tan egoístas.

3) Con verbos de posibilidad Era imposible que Daniel supiera tanto. Lo probable es que nos veamos el mes próximo. Podría suceder que se frustrara el ansiado viaje.

Subjuntivo optativo en oraciones independientes: El adjetivo optativo indica deseo de que se verifique lo significado por el verbo. ¡Ojalá venga tu hermano! ¡Quién supiera escribir! Que su madre mejore pronto.

Subjuntivo optativo en oraciones subordinadas: 1) Con verbos de necesidad subjetiva (verbos de voluntad: mandato, ruego, permiso, anuencia, consejo, deseo, encargo, y sus contrarios: prohibición, oposición, contrariedad, indeseo, repulsa) Queremos que busques a tu amigo Ezequiel. Me aconsejaron que evitara su compañía. Prohibieron que lo denunciara.


EL U SO D EL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

33

2) Con verbos de necesidad objetiva Es necesario que los hombres sean justos. Conviene que impere la cordura. Importa que el mundo encuentre la paz.

Modo subjuntivo Tiempos simples Presente (camine, beba, viva) Pretérito imperfecto (caminara o caminase, tejiera o tejiese, vivie­ ra o viviese) Futuro (caminare, tejiere, viviere) Tiempos compuestos Se conjugan con el verbo auxiliar haber. Pretérito perfecto (haya caminado, haya tejido, haya vivido) Pretérito pluscuamperfecto (hubiera o hubiese caminado, hubiera o hubiese tejido, hubiera o hubiese vivido) Futuro perfecto (hubiere caminado, hubiere tejido, hubiere vivido) EXPRESIONES Y LOCUCIONES CONJUNTIVAS QUE EXIGEN EL MODO SUBJUNTIVO Las oraciones aparecen en orden lógico, regular o lineal: Silvina escribe ahora la carta a fin de que Hugo la reciba pronto. Silvina va a escribir ahora la carta para que Hugo la reciba pronto.


34

A LIC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

Silvina escribirá ahora la carta para que Huso la reciba pronto. La señora González irá a la casa de su tía a menos que su trabajo se lo impida. Verónica sale a hacer las compras antes de que llegu e su marido. Nora cocinará todo el día con tal de que sus hijos coman bien. Rodolfo estudia mucho sin que lo obliguen. El comerciante va a usar su arma en caso de que lo asalten. El comerciante usará su arma cuando lo asalten. Lo hará en cuanto se lo ordenen. No servirá el té hasta que la señora se lo diga. Va a viajar a la provincia de Catamarca luego que venda la casa. Las oraciones aparecen en orden irregular o envolvente:

A fin de q ue Hugo la reciba pronto, Silvina escribe ahora la carta. Para que Hugo la reciba pronto, Silvina va a escribir ahora la carta. Para que Hugo la reciba pronto, Silvina escribirá ahora la carta.


E L U SO D E L V ER B O Y D E L G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

35

A mpnns que su trabajo se lo impida, la señora González irá a la casa de su tía. A ntes de que lleeue su marido, Verònica sale a hacer las com­ pras. Con tal de que sus hiios coman bien, Nora cocinará todo el día. Sin que lo obliguen, Rodolfo estudia mucho. En caso de que lo asalten, el comerciante va a usar su arma. Cuando lo asalten, el comerciante usará su arma. En cuanto se lo ordenen, lo hará. Hasta que la señora se lo diga, no servirá el té. Luego que venda la casa, va a viajar a la provincia de Catamarca.

Correspondencia de los tiempos del modo subjuntivo con los del modo indicativo Algunos verbos u otras expresiones pueden regir un determinado modo verbal. Los verbos de habla o de pensamiento (contar, creer, decir, saber, afirmar, asegurar, en su forma afirmativa) rigen el modo indicativo: Afirmo que este documento carece de valor. Aseguro que lo sabe.


36

A LIC IA M A RÍA Z O R R ILL A

Cuentan que el jinete aparece p o r la noche. Creo que canta Micaela. Creo que cantará Micaela. Creo que cantó Micaela. Creo que ha cantado Micaela. Creo que habrá cantado Micaela. Creí que cantaba Micaela. Creí que cantaría Micaela. Creía que había cantado Micaela. Creía que habría cantado Micaela. Dice que vendrá mañana. Decían que vendría esta noche. Pienso que vendrá. Imaginaba que lo sabía. ¿No sabes que tus palabras provocaron discusiones? Sebastián me dijo que trajera hoy el libro. Sebastián me dijo que trajera ayer el libro. Sebastián me dijo que trajera mañana el libro. Los v e r b o s rte hnhln n dp p pnsnmip.ntn (en forma negativa) rigen el modo suhiyntivn: No aseguro que lo sepa. & No pienso que venga. No afirmo que este cheque se&falso. ^ No digo que lo obligues. No dijeron que lo echaran de la reunión. No creo que aparezca la carta. No creo que haya aparecido la carta.

•, ¿ /


EL U SO D E L V ER B O Y DEL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

37

No creimos que apareciera la carta. No creía que llegase Pedro. No creía que hubiera llegado Pedro. No creía que hubiese aparecido la carta. Los verbos que significan duda, deseo, voluntad, necesidad. te­ mor, posibilidad rigen obligatoriamente el modo subjuntivo: Quieto que lo hagas. Le pediré que me preste el libro. Temo que h aya venido. Querría que vinieras. Quisiera que vinieras. Necesito que repitas esas palabras. Deseamosc¡ue regresen temprano. Q)udo de'que viaje. Es posible que lo devuelva.

DECIR + SUBJUNTIVO lo. (Pres. de ind. + Pres. de subj.). Le dirá que compre el vestido. (Fut. de ind. + Pres. de subj.). Dicen que los recibas pronto. (Pres. de ind. + Pres. de subj.). Le decía que la llamara por la noche. (Pret. imperf. de ind. + Pret. imperf. de subj.).


38

A L IC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

Dijo que la llamara por la noche. (Pret. perf. simple de ind. + Pret. imperf. de subj.). Me dijeron que volviera más tarde. (Pret. perf. simple de ind. + Pret. imperf. de subj.). Sebastián me dijo que trajera hoy el libro. (Pret. perf. simple de ind. + Pret. imperf. de subj.). Sebastián me dijo que trajera ayer el libro. Sebastián me dijo que trajera mañana el libro.

El modo en las proposiciones subordinadas adverbiales condicionales Si yo hablo, ella ríe. (Presente de indicativo + Presente de indicativo). Si yo quiero, ella lo hará. (Presente de indicativo + Futuro de indicativo). Si puedes, hazlo. (Presente de indicativo + Imperativo). Si Felipe la aplaudía, Cecilia cantaba. (Pretérito imperfecto de indicativo + Pretérito imperfecto de indi­ cativo). Si tuvo miedo, lo disimuló muy bien. (Pretérito perfecto simple de indicativo + Pretérito perfecto simple de indicativo).


EL U SO D EL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

39

Si dijiste eso, estarán ofendidos. (Pretérito perfecto simple de indicativo + Futuro de indicativo). Si lo prometieron, estad tranquilos. (Pretérito perfecto simple de indicativo + Imperativo). Si murió con gloria, no lo compadezcas. (Pretérito perfecto simple de indicativo + Presente de subjuntivo). Si tuviera ese libro, se lo prestaría. (Pretérito imperfecto de subjuntivo + Condicional simple). Si viniere13Elena, le darás el paquete. (Futuro imperfecto de subjuntivo + Futuro de indicativo). Si hubieras llegado a tiempo, la habrías conocido. (Pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo + Condicional compuesto). Si hubieras llegado a tiempo, la hubieras conocido. (Pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo + Pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo). Es incorrecto que aparezca, en la prótasis, el futuro o el condicio­ nal. Por ejemplo: Si Si Si Si

*vendrá mañana, le daré el diccionario. *habrá llegado, habrá encontrado mi carta. Hendria dinero, viajaría a Grecia. *habría tenido dinero, habría viajado a Grecia.

13 Hoy casi no se usa.


40

A LIC IA M A R ÍA ZO R R IL L A

Debemos decir: Si viene mañana, le daré el diccionario. Si ha llegado, habrá encontrado mi carta. Si tuviera dinero, viajaría a Grecia. Si hubiera tenido dinero, habría viajado a Grecia. Si hubiera tenido dinero, hubiera viajado a Grecia. Si hubiera tenido dinero, hubiese viajado a Grecia. Si hubiese tenido dinero, habría viajado a Grecia. Si hubiese tenido dinero, hubiera viajado a Grecia. Si hubiese tenido dinero, hubiese viajado a Grecia.

E l modo en las proposiciones subordinadas adverbiales de modo Si las proposiciones subordinadas adverbiales de modo expresan tiempo pasado o presente, se usa el modo indicativo: Lía prepara la sopajcot Cuando expresa futuro, se usa el subjuntivo: HazlJ^como te plazca.J ~ fr° ^ ' e^ r ■ E l modo en las proposiciones subordinadas adverbiales concesivas Si las proposiciones subordinadas adverbiales concesivas se refie­ ren a un tiempo pasado, y la acción se cumplió, se construyen en indicativo: Aunque estuve en la reuniórj no lo vi. A' ‘

fe


EL U SO D EL V E R B O Y D E L G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

41

Si la acción no se cumplió, en subjuntivo: )^Lunque hubiera estado en la reunión^ no lo hubiese visto. Si se refieren a un tiempo presente o futuro, las acciones pueden ser de cumplimiento inseguro o cierto. Las de cumplimiento inseguro se construyen en subjuntivo:

Las de cumplimiento cierto se construyen en indicativo: Aunque estudia mucho, no progresa. Aunque he limpiado la máquina, no funciona. Sin embargo, pueden construirse en subjuntivo, sL eLliahlante se opone a la opinión de otra persona: Aunque esté enfermo, debo ir a verlo. El modo en las proposiciones subordinadas adverbiales consecutivas Las proposiciones subordinadas adverbiales consecutivas se cons­ truyen comúnmente en modo indicativo: Estaba tan contenta que no sabía si reír o llorar. Lo tratarán tan bien en Italia que no olvidará su viaje.


42

A LICIA M ARÍA ZO R R ILL A

Modo imperativo Algunas Gramáticas insisten en aplicar el nombre de Presente al conjunto de formas que constituyen el modo imperativo. Es cierto que este modo no puede tener valor pretérito, ya que no tiene sentido exhortar, mandar o rogar que se haga en el pasado lo que en el pasado no se hizo y, si se hizo, menos razón para esa exhortación, mandato o ruego^Pero el imperativo puede referirse al Futuro. En realidad, siem­ pre se refiere a él. Así lo afirma Andrés Bello: “El imperativo es necesariamente futuro. Se ha creído que era presente, porque ven es quiero o mando que vengas, y quiero o mando es presente. Pero no se trata aquí del tiempo del verbo envuelto querer o mandar, sino del tiempo en que se considera la acción del verbo expreso venir. De otra manera sería preciso decir que ven pertenece al modo indicativo, como quiero y mando”14. Sólo en sentido laxo, puede decirse que las formas de imperativo son de Presente. En español, el imperativo tiene como formas propias las segundas personas: camina y caminad, bebe y bebed, vive y vivid, haz y haced, pon y poned, ten y tened, di y decid, sal y salid, ven y venid. Para las demás personas, se usan las del presente de subjuntivo: camine, camine­ mos, caminen', beba, bebamos, beban', viva, vivamos, vivan', haga, haga­ mos, hagan', ponga, pongamos, pongan', tenga, tengamos, tengan', diga, digamos, digan; salga, salgamos, salgan', venga, vengamos, vengan. “En Hispanoamérica y en el habla popular de Andalucía y Cana­ rias, la pérdida del pronombre vosotros, sustituido por ustedes, ha dejado en desuso las segundas personas verbales, entre ellas las del imperativo: en vez de salid, salgan [ustedes]”15.

14 Gramática de la lengua castellana, 10.a edición, Buenos Aires, Sopeña Argentina, 1977, pág. 233. 15 Real Academia Española, Esbozo de una Nueva Gramática de la Lengua Española, ed. cit., pág. 460.


EL VERBO: PUNTO DE VISTA SINTÁCTICO, SEMÁNTICO Y MORFOLÓGICO

El verbo, desde el punto de vista sintáctico

Desde el punto de vista sintáctico, el verbo funciona como predi­ cado verbal o como núcleo del predicado verbal. Dice Ofelia Kovacci “que los verbos tienen función obligatoria de predicado y un régimen propio de modificadores”16. Su clasificación es la siguiente:

• TRANSITIVOS. Son los verbos que admiten explícita o implí­ citamente un objeto directo. Sara perdió su cédula de identidad. O .D .

• INTRANSITIVOS. Son los verbos que no admiten explícita o implícitamente un objeto directo. Los niños rieron durante toda la fiesta.

• PRONOMINALES. Son los verbos que se conjugan con un pronombre que repite la persona del sujeto (me, te, se, nos, os, se). Algunos verbos son pronominales obligatorios: apropiarse, atreverse, arrepentirse, jactarse, dolerse, arrellanarse, quejarse, etcétera. • COPULATIVOS. Son los verbos intransitivos que, desde el pun­ to de vista semántico, necesitan, para completar su significación, un 16

pág. 96.

El comentario gramatical. Teoría y práctica, Tomo I, Madrid, Arco/Libros, 1990,


44

A LIC IA M A RÍA Z O R R IL L A

sustantivo un adjetivo o construcción equivalente, que funcionan como predicativos subjetivos y que pueden sustituirse por la forma pronomi­ nal invariable lo\ ser, estar, parecer, semejar, permanecer, quedar, re­ sultar, continuar, volverse, hacerse, tomarse, ponerse, quedarse. • AUXILIARES. Los verbos auxiliares son haber, en los tiempos compuestos; ser, para formar la voz pasiva. En las perífrasis verbales, se unen dos verbos (auxiliar + principal) en un solo núcleo verbal sintáctico. Por ejemplo: suelo correr, tenemos que leer, debe ayudar, debes de sufrir, comenzó a limpiar, terminarán de escribir, vuelven a salir, puede hablar, querrá olvidar, irás a estudiar. El primero de los verbos que compone la perífrasis verbal (“suelo”) es el auxiliar y el segundo (“correr”), el principal. En las perífrasis verbales, el verbo principal aparece siempre en infinitivo (quiero leer), gerundio (está cosiendo) o participio (había reído). EL VERBO, DESDE EL PUNTO DE VISTA SEM ÁNTICO. Des­ de el punto de vista semántico, el verbo indica acción (correr), proce­ so (dormir) o estado (estar, hallarse). EL VERBO, DESDE EL PUNTO DE VISTA M O RFOLÓGICO. Desde el punto de vista morfológico, los verbos se clasifican en: • REGULARES. Son los verbos que mantienen su raíz (radical) invariable y adoptan las desinencias (terminaciones) de los verbos modelo. Por ejemplo: aflojar, buscar, comprender, coser, dirigir, do­ blar, enderezar, enredar, entregar, esconder, llegar, romper, toser. • IRREGULARES. Son los verbos que alteran su raíz, su desi­ nencia (respecto de los verbos modelo) o ambas a la vez. Por ejemplo: apretar, acertar, pensar, errar, rodar, almorzar, desosar, oler, hervir, sentir, herir, pedir, andar, concebir, gemir, corregir.


EL U SO D EL V ER B O Y DEL G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

45

• DEFECTIVOS (del latín, ‘defectuoso’). Son los verbos que no se usan en ciertos tiempos y personas, porque su significación no se aplica a algunos sujetos o porque algunas formas resultan desagrada­ bles. Por ejemplo: abolir, atañer, blandir, concernir, embaír, empe­ dernir, empedernirse, guarir, guarnir, preterir. Sírva este breve poema español para ilustrar la mala conjugación de un verbo defectivo: Es una fiesta española / que viene de prole en prole, / y ni el gobierno la abóle / ni habrá nadie que la abóla. El verbo atañer sólo se usa en la tercera persona (singular o plu­ ral) del presente y del pretérito imperfecto del modo indicativo: No te atañe; No nos atañían esos asuntos. El verbo concernir sólo se usa en la tercera persona (singular o plural) del presente y del pretérito imperfecto del modo indicativo, y del presente del modo subjuntivo: Esto no le concierne a usted', Indí­ canos lo que nos concierna. Respecto del verbo abolir, se aceptan sólo las formas, cuyas desinencias comienzan con i (abolimos, abolís, abolía, abolí, aboliste, aboliré, aboliría, aboliese)'. Abolieron la esclavitud. El verbo garantir se usa del mismo modo que abolir. En América, se emplean todas sus formas. Garantizar significa lo mismo que ga­ rantir, pero es un verbo regular. • IMPERSONALES. Son los verbos que, por su significación, no se refieren a ningún sujeto. Sólo se usan en tercera persona del singu­ lar. Denotan fenómenos naturales (garuar, granizar, llover, lloviznar, nevar, relampaguear, tronar); hacer y haber, en tercera persona del singular (Hace calor; Hizo calores; Habrá niños; Había muchas flo ­ res; Hay recursos); ser (Es tarde; Es de noche); estar (Está oscuro; Estaba frío).


V


LA CONSECUTIO TEMPORUM, CONCORDANCIA O CORRELACIÓN DE TIEMPOS

La consecuíio temporum es la correlación que existe entre dos formas verbales: el verbo ordenador o nuclear y el verbo de una proposición subordinada. El verbo dominado o subordinado se adecúa temporalmente al verbo nuclear.17 [El hombre creyó <que la casa estaba vacía>]. verbo nuclear

verbo subordinado

Las formas verbales en las proposiciones incluidas sustantivas CASOS CANÓNICOS DE CONCORDANCIA En las proposiciones incluidas sustantivas, el tiempo puede ser anterior, simultáneo o posterior al tiempo del verbo nuclear. Verbo nuclear verbo subordinado Presente (ind.) + Presente (ind.) [La maestra enseña <que la lectura enriquece el espíritu>]. 17 Escribe Angeles Carrasco Gutiérrez: “...la correlación de tiempos es un fenómeno de dependencia entre las interpretaciones de dos o más formas verbales estrechamente vinculado u la relación de subordinación sintáctica que necesariamente ha de existir entre las oraciones en que aparecen” (“El tiempo verbal y la sintaxis oracional. La consecuíio temporum”, en dramática descriptiva de la Lengua Española (dirigida por Ignacio Bosque y Violeta Demonte), Tomo 2, Madrid, Espasa Calpe, 1999, pág. 3065).


A L I C I A M A R IA Z O R R ILL A

Presente (ind.). + Presente (subj.) [No quiero <que venga>]. Presente (ind.) + Futuro (ind.) [Todos saben <que vendrá el miércoles>]. Presente (ind.) + Pretérito perfecto simple (ind.) [El anciano dice <que, en 1920, vivió mejor>]. Presente (ind.) + Pretérito imperfecto (ind.)

[Es cierto <que Juan decía mentiras>]. Presente (ind.) + Pretérito perfecto (ind.)

[Creo <que Rosa ha leído bien el poema>]. Presente (ind.) + Pretérito perfecto (subj.) [El anciano no dice <que, en 1920, haya vivido mejor>], [Me extraña <que Luisa se haya olvidado]. Presente (ind.) + Futuro perfecto (ind.) [No imagino <qué habrá dicho su padre>]. Futuro (ind.) + Presente (ind.) [El niño te dirá <que no tiene ganas de comer>].


EL U SO D EL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ES P A Ñ O L

49

Futuro (ind.) + Futuro (ind.) [Mañana dirá <quién será el ganador>]. Futuro (ind.) + Pretérito perfecto simple (ind.) [El anciano dirá <que en el pasado vivió mejor>]. Pretérito imperfecto (ind.) + Pretérito imperfecto (ind.)

[Decía <que no quería el regalo>]. Pretérito imperfecto (ind.) + Condicional simple (ind.) [Se preguntaba <si la hija regresaría sola>]. Pretérito perfecto simple (ind.) + Pretérito imperfecto (ind.) [Beatriz aseguró <que María cantaba mal>]. Pretérito perfecto simple (ind.) + Pretérito pluscuamperfecto (ind.) [El joven afirmó <que había visto al ladrón>]. Pretérito perfecto simple (ind.) + Condicional simple (ind.) [Javier dijo <que Elena sabría el martes la fecha del examen>]. Pretérito perfecto simple (ind.) + Condicional compuesto (ind.)

[Pensó <que un mono como ése no habría bailado en ningún circo>].


50

ALICIA M ARÍA ZOR R ILLA

Pretérito perfecto simple (ind.) + Pretérito imperfecto fsubj.)

[Quiso <que Luis ordenara su habitación>]. [No dijiste <que lo llamara>]. Pretérito perfecto compuesto (ind.) + Pretérito imperfecto (ind.) [Los padres han comunicado <que estaban contentos con las reformas>]. Pretérito perfecto compuesto (ind.) + Pretérito imperfecto (subj.) [Siempre has deseado <que tu hermano estudiara>]. Pretérito perfecto compuesto (ind.) + Pretérito pluscuamperfecto (subj.) [Los niños han negado <que les hubieran ofrecido caramelos>]. Pertenecen al ámbito del presente (incluyen el momento del habla):

• presente (ind.), • pretérito perfecto compuesto (ind.), • pretérito perfecto (subj.), • futuro (ind.), • futuro perfecto (ind.). Pertenecen al ámbito del pasado (no incluyen el momento del habla):

• pretérito perfecto simple (ind.)


EL U SO D EL V ER B O Y D EL G ER U N D IO EN ESPA Ñ O L

51

• pretérito imperfecto (ind.), • pretérito imperfecto (subj.), • pretérito pluscuamperfecto (ind.), • pretérito pluscuamperfecto (subj.), • condicional simple (ind.), • condicional compuesto o perfecto (ind.). EJEMPLOS Quiero que regreses antes de las 13.00. Querría que regresaras antes de las 13.00. Puede ser que Bemardita haya llegado. Dígale que no hablen más. Hazlo para que vean que sabes. Di lo que creas conveniente. Celebra que ya estás sano. Supongamos que hubiera escapado repentinamente. No creemos que Rafael esté estudiando ahora en su escritorio. No creemos que Rafael estudie demasiado esta tarde. No creemos que Rafael haya estudiado mucho a las cinco de la mañana. No creemos que Rafael estudiara ayer demasiado. No creemos que en 2003 Rafael hubiera aprobado Química. Esta mañana he sabido que Lucía y Daniel se casarán en diciembre. Esta mañana he sabido que Lucía y Daniel quieren casarse. Esta tarde ha lamentado que se jubíle su amigo. Ahora lamenta que su hijo no haya terminado la carrera. Hoy ha lamentado que hubiera tantos accidentes. Siente que en otro país hubiera trabajado mejor. Me apenará que no vuelvas a visitarme. Me apena que no hayas saludado a tus tíos. No podrán comprender que hayas estado tanto tiempo sin comunicarte con ellos.


A L IC IA M A R ÍA ZO R R IL L A

Tu abuela no entenderá que estuvieras trabajando de mozo. Tu abuela no entenderá que en 2000 hubieras trabajado de lavacoches en México. Probablemente te habrá entristecido que tus padres decidan radicarse en otro país. Probablemente te habrá entristecido que tus padres decidieran radicarse en otro país. Probablemente te habrá entristecido que tus padres hayan decidido radi­ carse en otro país. Probablemente, en aquella época, te habrá entristecido que tus padres hubieran decidido radicarse en otro país. No creyó que su hermana se graduara de médica tan pronto. No creyó que su hermana se hubiera graduado de médica tan pronto. Lamentaba que hubiera tan pocos empleos. Lamentaba que hubiera habido tan pocos empleos. A las señoras les había gustado que sirvieran té con masas. A las señoras les había gustado que hubieran servido té con masas. ¿Le gustaría que fuéramos juntas al cine? ¿Le gustaría que hubiéramos ido juntas al cine? Le habría gustado que fuéramos juntas al cine. Le habría gustado que hubiésemos ido juntas al cine. Me ordenó que al salir cerrara bien la puerta. Si tuviera tiempo, te ayudaría con ese trabajo para que regresaras a tu casa antes de las 21.00. Esperamos a que los niños hubieran ordenado sus útiles para dejarlos salir al recreo. Un autor escribe novelas para que todos las leamos. El escritor presentó su libro para que se conociera. Los abogados ratificaron lo que las leyes establecen. Dios pidió que nos amemos. Dios pidió que nos amáramos. Le sugerí que completara varios capítulos de su tesis. La secretaria preparó ayer los documentos para que ahora yo los fírme. La secretaria preparó ayer los documentos para que ahora yo los firmara.


EL U SO DEL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

53

Mucho hice para que vivas conmigo. Mucho hice para que vivieras conmigo. Cualquiera diría que usted es profesor. ¿Pensaría don Ignacio que no queríamos recibirlo? Se habrán enterado de que eres mi cuñado. Si tiene buenos materiales, el domingo habrá tapizado las sillas. Si usted supiera la verdad, me comprendería. Si usted hubiera sabido la verdad, me habría comprendido. Si usted hubiera sabido la verdad, me hubiera comprendido. Si usted hubiera sabido la verdad, me hubiese comprendido. Si no lo hubiera vivido, no te lo habría contado con tantos detalles. Sí no lo hubiera vivido, no te lo hubiera contado con tantos detalles. Se habrían enterado de eso si hubieran investigado más. Si usted me lo permite, querría retirarme. Si usted me lo permite, quisiera retirarme. Si usted me lo permitiera, querría retirarme. Si usted me lo permitiera, quisiera retirarme. Si quiere estar lúcido, debería dejar la bebida. Lo haré siempre y cuando usted me ayude. Aunque hubiera asistido al debate, no hubiera intervenido. Aunque lloviera, iría igualmente al teatro. Nos dijo que había dejado a la niña con su abuela. Nos dijo que vivía en la provincia del Chaco. Nos dijo que devolvería pronto todos los libros que le habíamos prestado. Ve que ha salido de su casa sin paraguas. Cuando lo vieron tan alegre, comprendieron que había logrado su objetivo. Supo por sus amigos que habían cerrado la inscripción el día anterior, que ya no entregaban solicitudes, y que las clases comenzarían la semana siguiente. Mi madre presagió que se acercaban días muy difíciles para el pueblo. Su presencia hizo que todos se pusieran nerviosos. ¿Lo harás para que te premien? Te pido que vengas a cenar.


54

A LIC IA M A RÍA ZO R R IL L A

No he sabido que alguien haya olvidado sus libros en el aula. Me contestó que sin el apoyo de su familia no hubiera podido terminar los estudios de Ingeniería. ¿Viajaría otra vez a Suiza si surgiera la oportunidad? Le habían aconsejado que no fuera de noche por esa calle. Sentía mucho que no se lo hubieran propuesto antes. Hizo que nos fuésemos.


LAS PERÍFRASIS VERBALES

Las perífrasis verbales son complejos verbales conjuntos18, com­ puestos por un verbo auxiliar en forma personal, es decir, con los accidentes propios del verbo (persona, número, tiempo, aspecto y modo), y un derivado verbal (infinitivo, participio o gerundio), que aporta el significado y aparece en forma no personal; recibe el nombre de auxiliado. La unión de ambos es directa (quiere cantar). A veces, entre ellos, aparece un elemento de enlace: preposiciones o la conjun­ ción que (comenzar a escribir, tener que viajar), entonces, la unión es indirecta. Expresan las características de la acción del verbo que no pueden indicarse mediante las formas simples o compuestas. Desde el punto de vista sintáctico, funcionan como un solo núcleo verbal; los derivados verbales seleccionan los sujetos y los complementos: Los alumnos dejaron de hablar cuando entró el maestro en el aula.

N.

Perífrasis verbal Las perífrasis verbales permiten que los pronombres personales átonos aparezcan enclíticos o proclíticos (me puede decir o puede decirme), excepto que el verbo auxiliar sea pronominal (se puso a 18 Véase el excelente estudio de Félix FERNÁNDEZ DE CASTRO, Las perífrasis verbales en el español actual, Madrid, Gredos, 1999, pág. 16. Escribe el autor: “...sólo la observación del comportamiento sintáctico de los complejos verbales puede determinar en qué casos el derivado verbal pierde su función oracional y su categoría gramatical autónoma, a la par que el verbo conjugado deja de ser núcleo por sí solo, y ambos constituyen de forma solidaria una perífrasis verbal. [...], lo que la lengua utiliza, en una perífrasis verbal, son dos elementos de los cuales ninguno puede realizarse en el decurso sin el otro, esto es, dos términos solidarios o interdependientes” (págs. 19 y 21).


56

A LIC IA M A RÍA ZO R R IL L A

gritarme ; incorrecto: *se me puso a gritar), entonces, sólo puede usar­ se enclítico. Son perífrasis verbales 19 los tiempos compuestos (has doblado ), el verbo en voz pasiva (somos perseguidos) y los giros con infinitivo (puede salir), gerundio (van corriendo) y participio (tengo hecho). Los esquemas son los siguientes:

VERBO AUXILIAR CONJUGADO + INFINITIVO VERBO AUXILIAR CONJUGADO + PREPOSICIÓN + INFINITIVO VERBO AUXILIAR CONJUGADO + CONJUNCIÓN + INFINITIVO VERBO AUXILIAR CONJUGADO + GERUNDIO VERBO AUXILIAR CONJUGADO + PARTICIPIO

• TIEM POS COMPUESTOS (verbo auxiliar + participio)20

Habían llegado los novios. Si hubiera traído la carpeta, habríamos resuelto el problema.

• VERBO EN VOZ PASIVA El profesor Aguirre fue felicitado p o r todos sus colegas. 19 Cfr. El comentario gramatical. Teoría y práctica, Tomo I, ed. cit., págs. 126-129. 20 Escriben Rafael Fente Gómez y otros que el participio “conserva un claro carácter adjetival y, por lo tanto, concuerda en género y número con el sujeto de la oración, si se trata de los verbos ir, andar y seguir, y con el complemento directo, con los verbos llevar, tener, traer y dar” (Perífrasis verbales, 3.a edición, Madrid, Sociedad General Española de Libre­ ría, 1979, pág. 39).


EL U SO D EL V ER B O Y DEL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

CON INFINITIVO a) INCOATIVA: comenzar a (comenzar a escribir) comenzar p o r (comenzar por pintar) darle (a uno) p o r (darle a uno por comer) decidirse a (decidirse a estudiar) echar a (echar a volar) echarse a (echarse a llorar) empezar a (empezar a cocinar) empezar p o r (empezar por subrayar) entrar a (entrar a reinar) estar a punto de (estar a punto de gritar) estar para (estar para llover) estar p o r (estar por decir) ir a (ir a tronar) meterse a (meterse a enseñar) pasar a (pasar a integrar) ponerse a (ponerse a jugar) resolverse a (resolverse a dirigir) romper a (romper a cantar) terminar p o r (terminar por acceder) EJEMPLOS

Cuando comenzó a gritar, el ladrón ya se había escapado. Le dio por estornudar, y todos se rieron. ¿Por qué no te decides a presentar el trabajo?


A LICIA M A R ÍA ZO R R ILL A

Sus palabras echaron a volar mis sueños. Se echó a llorar en brazos de la abuela. Entró a dirigir la empresa en 1976. La disputa está a punto de empezar. Estaba por hablar el doctor Funes. No se meta a discutir lo que no entiende. ¿Pasarán a formar parte del equipo esos jugadores? El anciano se puso a contar cuentos de su tierra. Después de mis explicaciones, terminó por convencerse.

b) TERMINATIVA o PERFECTIVA acabar de (acabar de trabajar) acabar p o r (acabar por revelar) alcanzar a (alcanzar a desmentir) cesar de (cesar de barrer) concluir de (concluir de hablar) concluir p o r (concluir por salir) dar en (dar en correr) dejar de (dejar de discutir) llegar a (llegar a comprender) parar de (parar de criticar) quedar en (quedar en venir) terminar de (terminar de reír) venir a (venir a conseguir) EJEMPLOS

Cuando acabó de analizar el proyecto, todos lo felicitaron.


E L U SO D EL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

Acabaron por aceptar al nuevo empleado. ¿Alcanzaste a saludar al profesor Colombres? Estos niños no paran de hablar durante la clase. Quedé en encontrarme con Felipe a las 18.00. ¡Termine de resolver su examen! Vino a morir en la provincia de Santiago del Estero.

c) REITERATIVA o ITERATIVA tornar a (tomar a analizar) volver a (volver a revisar) EJEMPLOS

Tornaron a enviar aquellos sobres. Graciela, ¿vuelves a mentirles a tus padres?

d) HIPOTÉTICA deber de (deber de tener hambre) tener que (tener que ser alrededor de las cuatro) venir a (venir a costar cien pesos) EJEMPLOS

Don Gervasio debe de tener noventa años. ¡Tiene que estudiar más! ¿Viene a tener diez mil pesos?


A LIC IA M A R ÍA Z O R R ILL A

e) DE OBLIGACIÓN deber (deber participar) haber de (haber de traducir) haber que (haber que reglamentar) tener que (tener que enviar) EJEMPLOS

Debemos entregar esta correspondencia. ¡Has de traducir estos cuentos alemanes! Hay que preparar la cena. Tengo que llamar a mis amigas.

f) DE POSIBILIDAD poder (poder navegar) poder que (poder que saber: puede que sepa) EJEMPLOS

¿Puede conseguir el nuevo equipo de computación? Puede que se interese en estos temas.

g) DE VOLUNTAD o DESIDERATIVA querer (querer veranear)


EL U SO D EL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

EJEMPLO Quiero contarles una hermosa historia.

h) DE HÁBITO acostumbrar (acostumbrar ir) acostumbrar a (acostumbrar a madrugar) soler (soler nadar) EJEMPLOS Acostumbra caminar por el parque todas las mañanas. Acostumbra a sus hijos a levantarse temprano. Solemos comer en ese restaurante.

i) DE PROPÓSITO o INMINENCIA estar p o r (estar por vender) haber de (haber de creer) ir a (ir a visitar) EJEMPLOS El bebé está por nacer. ¿Ha de creer lo que le diré? Iremos a veranear a ese lugar que tanto te gusta.

j) HIPERBÓLICA hartarse de (hartarse de comer)


A LICIA M A RÍA ZO R R ILL A

EJEMPLO

El gerente se hartó de recibir quejas deí nuevo secretario.

CON GERUNDIO DURATIVA o PROGRESIVA acabar (acabar confesando) andar (andar vagando) continuar (continuar insistiendo) estar (estar vigilando) ir (ir construyendo) llevar (llevar gobernando) proseguir (proseguir dibujando) quedar (quedar esperando) quedarse (quedarse mirando) seguir (seguir escribiendo) terminar (terminar aplaudiendo) venir (venir pensando) EJEMPLOS

Acabó diciéndonos que ella se había llevado el florero de cristal. Mis hermanos andan buscando trabajo. Continúe escribiendo poemas. La maestra está observando la conducta de sus alumnos. Vaya analizando nuestro plan. Llevas arreglando tu casa dos años.


EL U SO D EL V ER B O Y DEL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

63

¿Proseguimos pintando estas paredes? ¡Quédate viendo esas láminas! Nos quedaremos revisando diarios. Sigue trayendo problemas a la familia. Terminarán aceptando nuestra propuesta. La experiencia nos viene demostrando que se trabaja con poca responsabilidad.

• CON PARTICIPIO21 dejar (dejar dicho) estar (estar hecho) ir (ir jugados) llevar (llevar ahorrados) quedar (quedar escrito) tener (tener leídas) traer (traer resuelto)

EJEMPLOS ¿Dejaste dicho22 que volveríamos tarde? Su hijo está hecho un haragán. Está visto que usted no quiere escucharme. Ya van entregadas cíen cajas de medicamentos. Llevo puestos dos abrigos. Llevaba cosidas más de veinte blusas.

21 Escribe Leonardo Gómez Torrego: “...el participio tiene claro carácter verbal, pues los complementos directos en las perífrasis de dejar, y los sujetos en las de quedar lo son no de estos verbos precisamente, sino de todo el conjunto” (Perífrasis verbales, Madrid, Arco/ Libros, 1988, pág. 194). 21 Ibídem.


A LIC IA M A R ÍA ZO R R IL L A

Quedó confirmada su llegada a Buenos Aires. Tiene escritas tres novelas históricas. Te tengo dicho que ese libro es incompleto. Tenemos entendido que la nueva gerenta es japonesa. Tiene observado eso muchas veces. Ya nos tienes acostumbrados a esta clase de exabruptos. Carlos nos trae preocupados.

Perífrasis verbales con más de un auxiliar 1. 2. 3. 4.

Van a ser premiados con libros. Tenias que haberlo recibido en tu casa. El sobre tuvo que haber sido entregado por el cadete. Nuestra secretaria va a tener que estar ordenando los cajones todo el día.


NORMATIVA DEL VERBO ESPAÑOL

ABOLIR USO INCORRECTO 1) Abolo la ley. 2) Abólan la ley. 3) Abuelan la ley. 4) Abuelen la ley. Abolir es un verbo defectivo. Carece de las formas que no tienen i en la desinencia (primera, segunda y tercera persona del singular y tercera del plural, del presente de indicativo; todas las personas del presente de subjuntivo y todas las personas del imperativo).

CORRECCIÓN. Derogo la ley, Derogan la ley; Deroguen la ley. En su reemplazo, también pueden usarse los verbos abrogar, anu­ lar, cancelar, rescindir, revocar.

ABROGAR USO INCORRECTO Se abrogó el triunfo del equipo. Abrogar es un verbo transitivo, no pronominal. Significa ‘abolir, revocar’ (abrogar una ley o un código). Se lo usa erróneamente en lugar de arrogarse, que significa ‘atribuirse, apropiarse’. Este verbo


66

A LIC IA M A RÍA ZO R R IL L A

pronominal se usa referido a cosas inmateriales, como jurisdicción, facultad, etcétera. CORRECCIÓN. Se arrogó el triunfo del equipo.

ACARAMELAR USO INCORRECTO Antes de verter la preparación, acaramelice el recipiente. CORRECCIÓN. Antes de verter la preparación, acaramele el reci­ piente; Antes de verter la preparación, caramelice el recipiente (verbo caramelizar).

ACARREAR USO INCORRECTO Sólo me acarrea alegrías. CORRECCIÓN. Sólo me da alegrías. Acarrear, referido a daños o desgracias, significa ‘ocasionar, pro­ ducir, traer consigo’.

ACCIONAR USO INCORRECTO Trató de accionar ordenadamente en su trabajo, pero no lo logró. CORRECCIÓN. Trató de actuar ordenadamente en su trabajo, pero no lo logró. Accionar es ‘poner en funcionamiento un mecanismo o parte de él; dar movimiento’; ‘hacer movimientos y gestos para dar a entender


E L U SO D E L V E R B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

67

algo, o acompañar con ellos la palabra hablada o el canto, para hacer más viva la expresión de los pensamientos, deseos o afectos’.

ACORDAR USO INCORRECTO Le acordaron un valioso premio. CORRECCIÓN. Le concedieron un valioso premio. USOS CORRECTOS DEL VERBO ACORDAR. Acordaron entregar­ le el valioso premio (‘resolvieron’); Los músicos acuerdan violines y contrabajos (‘templan’).

ACORDARSE USO INCORRECTO Se acordó que tenía una cita a las diez. CORRECCIÓN. Se acordó de que tenía una cita a las diez.

ADOLECER USO INCORRECTO Su trabajo adoleció de orden. (No significa ‘carecer’). CORRECCIÓN. Su trabajo adoleció de desorden, (‘tener o padecer algún defecto’).

AGORAR USO INCORRECTO Agora infortunios a quienes lo consultan.


68

A LIC IA M A R lA Z O R R IL L A

Agorar se conjuga como “contar”.

CORRECCIÓN. Agüera infortunios a quienes lo consultan.

AGREDIR El verbo agredir era defectivo, es decir, no podía usarse en todos los modos, tiempos o personas; hoy se emplean correctamente todas las formas de la conjugación: Un demente agrede a dos niñas.

ALBOREAR El verbo alborear es intransitivo impersonal (Ya ha alboreado), pero también puede usarse como intransitivo (El día alborea esplen­ doroso).

ALINEAR USO INCORRECTO El niño alinea los cubos de colores. CORRECCIÓN. El niño alinea los cubos de colores.

ALUDIR USO INCORRECTO Ariel y Jerónimo aludieron motivos importantes para no llevar a cabo la entrevista. CORRECCIÓN. Ariel y Jerónimo adujeron motivos importantes para no llevar a cabo la entrevista.


EL U SO DEL V ER B O Y D E L G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

69

AMANECER El verbo amanecer es intransitivo impersonal {En invierno ama­ nece tarde), pero también puede usarse como intransitivo (El día ama­ neció lluvioso', Federico amaneció afiebrado). AMENAZAR USO INCORRECTO Los jubilados amenazaron realizar una marcha de protesta. CORRECCIÓN. Los jubilados amenazaron con realizar una mar­ cha de protesta. ANDAR USO INCORRECTO 1) Ayer los teléfonos no andaron. 2) No se andó con contemplaciones. 3) Andé todas las calles de la ciudad. CORRECCIÓN. Ayer los teléfonos no anduvieron; No se anduvo con contemplaciones', Anduve todas las calles de la ciudad. ANOCHECER El verbo anochecer es intransitivo impersonal (Anochece triste­ mente), pero también puede usarse como intransitivo (Los paisanos anochecieron en nuestra estancia). En Andalucía suele usarse como transitivo con la denotación de ‘hurtar’ (Le anochecieron la cartera con dinero y documentos).


70

A LICIA M ARÍA ZO R R ILL A

APELAR

USO INCORRECTO Apelaron la sentencia. CORRECCIÓN. Apelaron contra la sentencia. El verbo apelar es intransitivo. APRECIAR

USO INCORRECTO Pudo apreciar que varios maestros estaban ausentes. CORRECCIÓN. Pudo observar que varios maestros estaban au­ sentes. ARRELLANARSE

USO INCORRECTO Como estaba cansado, trató de arrellenarse en el sillón. CORRECCIÓN. Como estaba cansado, trató de arrellanarse23 en el sillón. ARRUINAR

USO INCORRECTO 1) Esta mancha de tinta me arruinó el traje. 2) Se han arruinado todos nuestros proyectos.

23 ‘Ensancharse y extenderse en el asiento con toda comodidad’


EL U SO DEL V ER B O V DEL G ER U N D IO EN ESPA Ñ O L

71

CORRECCIÓN. Esta mancha de tinta estropeó mi traje ; Se han malogrado todos nuestros proyectos. Arruinar es un verbo transitivo -se usa también como pronomi­ nal- que significa ‘causar ruina’, ‘destruir, causar grave daño’. Por eso, es erróneo usarlo como sinónimo de ‘estropear’, ‘deteriorar’, ‘da­ ñar’, ‘maltratar’.

ASIR USO INCORRECTO Aso la copa con cuidado. CORRECCIÓN. Asgo la copa con cuidado.

ATARDECER El verbo atardecer se usa sólo como intransitivo impersonal (Atardecía sobre las cumbres).

ATENTAR USO INCORRECTO Sus declaraciones atentan a la seguridad de los ciudadanos. CORRECCIÓN. Sus declaraciones atentan contra la segundad de los ciudadanos.

CESAR USO INCORRECTO Cesaron a Darío en su cargo. CORRECCIÓN. Destituyeron a Darío de su cargo ; Depusieron a Darío de su cargo ; Darío cesó en su cargo.


72

A LIC IA M A R ÍA ZO R R IL L A

CHISPEAR El verbo chispear es intransitivo impersonal (Chispea sobre la tierra reseca ), pero también puede usarse como intransitivo (Sus ojos chispeaban de alegría). CO CER USO INCORRECTO 1) Yo cozo verduras. 2) Hoy no cozas verduras. CORRECCIÓN. Yo cuezo verduras ; Hoy no cuezas verduras. CONFIAR USO INCORRECTO Confiamos que todo saldrá bien. CORRECCIÓN. Confiamos en que todo saldrá bien. CONTAR USO INCORRECTO Don Héctor cuenta con ochenta años. CORRECCIÓN. Don Héctor cuenta ochenta años. DEBER DE + INFINITIVO (suposición, conjetura, duda, posibilidad) USO INCORRECTO 1) El abuelo de Javier debe tener noventa años. 2) Los invitados debían sentir calor porque abrieron todas las ventanas.


EL U SO D EL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

73

3) Debe haber un empleo para usted. CORRECCIÓN. El abuelo de Javier debe de tener noventa años ; Los invitados debían de sentir calor porque abrieron todas las venta­ nas; Debe de haber un empleo para usted. DEBER + INFINITIVO (obligación)

USO INCORRECTO 1) Debe de leer con más atención para evitar errores. 2) Los hijos no deben de faltar al respeto a sus padres. CORRECCIÓN. Debe leer con más atención para evitar errores ; Los hijos no deben faltar al respeto a sus padres. DESDECIR 24

USO INCORRECTO 1) No voy a desdecir nada. 2) Su conducta desdice su educación. 3) El título de la novela desdice su contenido. CORRECCIÓN. No voy a desdecirme de nada ; Su conducta desdi­ ce de su educación ; El título de la novela desdice de su contenido. DESOSAR

USO INCORRECTO 1) Yo desoso al animal. 2) No me pidan que desose al animal. 24 El verbo desdecir es intransitivo y pronominal. Se conjuga como decir , excepto en la segunda persona singular del imperativo: desdice tú.


A LICIA M A RÍA ZO R R IL L A

74

3) Desosan al animal. 4) Desosen al animal. CORRECCIÓN. Yo deshueso al animal; No me pidan que deshues al animal; Deshuesan al animal; Deshuesen al animal.

DIMITIR USO INCORRECTO Dimitieron al Presidente de la empresa. CORRECCIÓN. Destituyeron al Presidente de la empresa ; H ici _ ron dimitir al Presidente de la empresa. ' USO CORRECTO DEL VERBO DIMITIR. El secretario dim itió s cargo (como verbo transitivo); El secretario dimitió de su cargo.

DIFERIR, DISCORDAR, DISCREPAR, DISENTIR, DIVERGIR USO INCORRECTO 1. El doctor Veza difiere con el doctor Alonso acerca del trata­ miento que debe seguir la paciente. 2. Discuerda con su jefe en la organización del trabajo. 3. Paulina y Santiago discrepaban con Alejandro sobre el plan económico. 4. El profesor Ibáñez disiente con la profesora Ricci de temas políticos. 5. No diverse con sus colegas de la necesidad de nuevos p ro ­ gramas de estudio. CORRECCIÓN. El doctor Vega difiere del doctor Alonso en el trata­ miento que debe seguir la paciente15; Discuerda de su jefe en la organiza­ 25 El verbo diferir puede construirse también con la preposición por. El doctor Vega difiere del doctor Alonso por el tratamiento que debe seguir la paciente.


EL U SO DEL V E R B O Y D E L G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

75

ción del trabajo; Paulina y Santiago discrepaban de Alejandro en el plan económico; El profesor Ibáñez disiente de la profesora Ricci en temas políticos; No diverge de sus colegas en la necesidad de nuevos programas de estudio. Los verbos diferir, discordar, discrepar, disentir y divergir con­ tienen la preposición de en su raíz, de ahí que sólo deban usarse con esa preposición. Si decimos discrepar con o disentir con, en realidad, estamos de acuerdo con alguien en la discrepancia o en la disensión.

DILUVIAR El verbo diluviar sólo se usa como intransitivo impersonal (Esa tarde diluviaba). ENCONTRARSE

USO INCORRECTO Se encontró a un amigo en la plaza. CORRECCIÓN. Se encontró con un amigo en la plaza. OTROS USOS CORRECTOS DEL VERBO ENCONTRARSE 1) Comenzaron a discutir y se encontraron (‘se enemistaron’). 2) Se encontraba enferma (‘hallarse en cierto estado’). 3) No me encontraba en esa reunión tan frívola (‘estar descen­ trado’). 4) Se encontraron con la casa en ruinas (‘hallar algo que causa sorpresa’) ENRAIZAR

USO INCORRECTO Los inmigrantes coreanos se enraizan fácilmente en nuestro país.


76

A LICIA M A R ÍA Z O R R IL L A

CORRECCIÓN. Los inmigrantes coreanos se enraízan fácilm ente en nuestro país.

ENTRAR Los fieles entran a la capilla. Los fieles entran en la capilla.

La preposición en se halla en la raíz del verbo entrar, por lo tanto, debe acompañarlo siempre. El sintagma entrar a se considera americanismo admitido. OTRAS ORACIONES CORRECTAS CON EL VERBO ENTRAR 1) Varios automóviles entraron en la estación de servicio, (ver . bo intransitivo) 2) Hombres y mujeres entraron sus automóviles en la estación de servicio, (verbo transitivo) 3) El ladrón entró p o r la ventana. 4) El invierno entra el 21 de junio. 5) Esta novela entra hablando de un país que no existe. 6) Nos costó entrar en las costumbres de ese pueblo. 7) No hizo el trabajo porque le entró la pereza. 8) En ese vestido, entran dos metros de tela. 9) En esta mezcla, entran tres huevos y dos tazas de harina. 10) Cuando vio a sus padres, el joven entró a correr velozmen­ te. (entrar + a + infinitivo) 11) El abuelo entró en deseos de decirle la verdad. (entrar + en + sustantivo) 12) No podías entrar en calor, (entrar + en + sustantivo) 13) No quisimos entrar en ese negocio, (entrar + en + sustantivo) 14) Don Cosme ha entrado en los noventa años, (entrar + en + edad)


EL U SO D E L V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

77

15) El postre entra también en el menú. 16) Juanita entró a servir a la fam ilia Juárez. 17) No me entra que mienta tanto. 18) A Raúl no le entra la Gramática. 19) Ese río entra en el mar. 20) La aguja entró lentamente en su vena. 21) ¿Quiere entrar en Casa de Gobierno? 22) Le entró el mal humor, y no pudimos hablar. 23) Su suegra no le entra.

ENTRENAR USO INCORRECTO Los jóvenes siempre entrenan con Javier. CORRECCIÓN. Los jóvenes siempre se entrenan con Javier; Ja­ vier siempre entrena a los jóvenes.

ERRAR USO INCORRECTO 1) No erro frecuentemente en el análisis de estos temas. 2) Todos erran en los exámenes de Gramática. CORRECCIÓN. No yerro frecuentemente en el análisis de estos temas; Todos yerran en los exámenes de Gramática.

ESCAMPAR, DESCAMPAR Los verbos escampar y descampar son intransitivos impersonales (.Escampa/descampa 26 serenamente), pero también pueden usarse como 16 ‘Cesar de llover’


78

A LIC IA M A R ÍA ZO R R IL L A

intransitivos (Los arquitectos escamparon27 p o r falta de organiza­ ción) y como transitivos (Los obreros escamparán28 la habitación para refaccionarla). ESTALLAR

USO INCORRECTO Un valiente policía estalló la bomba. CORRECCIÓN. Un valiente policía explosionó la bomba ; Un va­ liente policía hizo explosionar la bomba ; Un valiente policía hiz estallar la bomba', Un valiente policía hizo explotar la bomba. OTROS USOS CORRECTOS DEL VERBO ESTALLAR 1) Estalló la revolución. 2) Con la noticia, estalló de alegría. FIJARSE

USO INCORRECTO Fíjense las sillas que compró Celina. CORRECCIÓN. Fíjense en las sillas que compró Celina. FRISAR

USO INCORRECTO Isabel frisaba los cuarenta años. CORRECCIÓN. Isabel frisaba en los cuarenta años. 27 ‘Cesar en una operación’. 28 ‘Despejar un sitio’.


EL U SO D EL V E R B O Y D EL G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

79

GARUAR

El verbo garuar sólo se usa como intransitivo impersonal (Garúa sobre la ciudad dormida). HABER

USO INCORRECTO 1) Hubieron muchas personas en el teatro. 2) Han habido serias dificultades. 3) Deben de haber serias dificultades. 4) Pueden haber serias dificultades. 5) Suelen haber cinco o seis alumnos con vocación teatral. 6) Van a haber inconvenientes para la organización del acto. 7) Habrán quienes coincidan conmigo. 8) ¡Ojalá hubieran muchos médicos idóneos! CORRECCIÓN. Hubo muchas personas en el teatro; Ha habido serias dificultades; Debe de haber serias dificultades; Puede haber serias dificultades; Suele haber cinco o seis alumnos con vocación teatral; Va a haber inconvenientes para la organización del acto; Habrá quienes coincidan conmigo ; ¡Ojalá hubiera muchos médicos idóneos! El verbo haber, usado como impersonal en tercera persona singu­ lar, no lleva sujeto, sino objeto directo : Había mucho van. O.D. aspirantes

O. D.


80

A LIC IA M A R lA Z O R R IL L A

HACER USO INCORRECTO 1) Hacen treinta y cinco grados de temperatura. 2) Mañana harán diez años que partió hacia El Salvador. 3) El verano pasado, hicieron días muy calurosos. CORRECCIÓN. Hace treinta y cinco grados de temperatura ; M a­ ñana hará diez años que partió hacia El Salvador, El verano pasado , hizo días muy calurosos. El verbo hacer, usado como impersonal en tercera persona singu­ lar, no lleva sujeto, sino objeto directo : Hacía calor. O.D. OTROS USOS CORRECTOS DEL VERBO HACER 1) No pudo hacer el poema. 2) El viejo ombú hace una inmensa sombra. 3) Traten de hacer el cuerpo a las fatigas. 4) No le hizo bien la barba. 5) Siempre me hace burla. 6) Golpeó el jarrón y lo hizo pedazos. 7) Habla haciendo gestos. 8) Yo hacía a tu madre en Egipto. 9) Ella hacía a su hermana estudiando. 10) No lo hago a Luis tan irresponsable. 11) Hicieron dinero en Europa. 12) El profesor nos hizo de interesantes libros, (fa c ilita r’) 13) En la representación, harás el p a p el de princesa. 14) En la representación, hizo el alcalde, ( ‘elp a p el de alcalde )


EL U SO D E L V E R B O Y D E L G E R U N D IO EN ESP A Ñ O L

81

15) En la representación, hace de Celestina. 16) Ocho y dos hacen diez. 17) Haga sitio, p o r favor. 18) Le hizo dejar la caja sobre la mesa. 19) Hizo que nos sentáramos. 20) Las expresiones “hacer del cuerpo” y “hacer de vientre" son sinónimas. 21) Eso no hace al caso. 22) Por lo que hace a bibliografía, no se preocupen. 23) Haz lo posible por conseguirlo. 24) Raúl sólo hace para sí. 25) Cuando lo llamaron, se hizo el tonto. 26) Hizo como que no me había visto. 27) Volvió a estudiar mucho, como solía hacerlo. 28) El católico se hizo budista. 29) Está hecho a todo. 30) Siempre hace de las suyas. 31) No te hagas de rogar. 32) ¡Háganse a un lado! 33) ¿Qué hemos de hacer? 34) ¿Qué le hemos de hacer? 35) ¿Qué se le ha de hacer? 36) ¿Q uéle vamos a hacer? 37) ¿ Qué se le va a hacer? 38) Cuando le hablan, se hace el chiquito. 39) Las horas se me hicieron siglos. 40) La joven se hace olvidadiza, (‘finge que no se acuerda de lo que debiera tener presente’) 41) El ejército se hizo fuerte detrás de las montañas.


82

A LIC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

42) Se hace dura la espera. 43) No saben qué hacer. 44) Cree que hicieron bien al decírselo. 45) No hizo bien el paquete. 46) Esta clase de uva hace mejor vino. 47) Ese color te hace más vieja. 48) Hace que barre. 49) Hará la carrera de Arquitectura. 50) Hace buen día. 51) ¡Ya se hizo la hora de cenar!

HELAR El verbo helar es transitivo (El intenso frío hiela las ramas de los pinos ; La mala noticia helará al abuelo), pero también puede usarse como pronominal (Se desmayó y se heló\ Las manzanas se helaron) y como intransitivo impersonal (En Moscú helaba).

IMPRIMIR USO CORRECTO 1) Han impreso tres mil ejemplares de esa obra. 2) Han imprimido tres mil ejemplares de esa obra.

INCAUTARSE USO INCORRECTO Se incautó quinientos kilogramos de un fertilizante. USO CORRECTO. Se incautaron quinientos kilogramos de un fe r­ tilizante (voz pasiva con “se”); La policía incautó diez televisores robados (como verbo transitivo); La policía se incautó de diez televi­


EL U SO D E L V E R B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

83

sores robados (como verbo pronominal); Se incautó de mis joyas (‘apoderarse arbitrariamente de algo’). INFLUENCIAR

USO INCORRECTO 1) La erudición de la profesora influencia en los alumnos. 2) La erudición de la profesora influencia sobre los alumnos. CORRECCIÓN. La erudición de la profesora influencia a los alum­ nos.

El verbo influenciar, sinónimo del verbo influir, es transitivo; ad­ mite objeto directo. INFLUIR

USO CORRECTO. El carácter del padre influyó a los hijos (como verbo transitivo; en este caso, puede reemplazarse con influenciar)-, Los hijos fueron influidos p o r el carácter del padre (en voz pasiva); El carácter del padre influyó en los hijos (como verbo intransitivo); El carácter del padre influyó sobre los hijos (como verbo intransitivo). Cuando el verbo influir funciona como intransitivo, no puede ser reemplazado con influenciar. INGRESAR

Ingresó a la Facultad de Filosofía y Letras. Ingresó en la Facultad de Filosofía y Letras. OTROS USOS CORRECTOS DEL VERBO INGRESAR. Ingresaron en la sala de conferencias', El enfermo ingresó en el hospital, Ingre­ sará en el club ; Hemos ingresado en el Banco veinte mil pesos',


84

A LIC IA M A R ÍA ZO R R IL L A

Ingresaron a Sofía en el nuevo sanatorio ; En casa, ingresan dos mil pesos p o r mes. La preposición en se halla en la raíz del verbo ingresar, por lo tanto, debe acompañarlo siempre. El sintagma ingresar a se considera un americanismo admitido. INSISTIR

USO INCORRECTO 1) El gerente de la empresa insistió que el trabajo estaba in­ completo. 2) Insistían con que el lugar no era adecuado p a ra realizar la premiación. CORRECCIÓN. El gerente de la empresa insistió en que el traba­ j o estaba incompleto', Insistían en que el lugar no era adecuado para realizar la premiación. INTEGRARSE

USO INCORRECTO Podrás intesrarte a ese grupo. CORRECCIÓN. Podrás integrarte en ese grupo. INTERCALAR

USO INCORRECTO No intercalen esa hoja a nuestro trabajo. CORRECCIÓN. No intercalen esa hoja en nuestro trabajo.


EL U SO D EL V E R B O Y DEL G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

85

INTIMAR Lo intimaron para que entregase el arma. La intimó a que se rindiera. Intimar es un verbo transitivo que significa ‘requerir, exigir el cumplimiento de algo, especialmente con autoridad o fiierza para obli­ gar a hacerlo’. Ésta es su denotación en los ejemplos expuestos. En cambio, es intransitivo cuando significa ‘introducirse en el afecto o ánimo de cada uno, estrechar la amistad con él’ (Intimó con mis padres; Gerardo y Adriana intimaron). INTIMIDAR Sus gritos intimidaban a los niños. Fernando intimidó al ladrón con un cuchillo. Intimidar es un verbo transitivo; denota ‘causar o infundir miedo’. Como verbo pronominal, significa ‘atemorizarse’ (Catalina se intimidó con la voz del visitante). INTRODUCIR

USO INCORRECTO El señor Montes me introdujo29 al presidente de la empresa, Ezequiel Fuentes. USO CORRECTO El señor Montes me presentó al presidente de la empresa, Ezequiel Fuentes. Tío Leonardo nos introdujo en la sala. Tío Leonardo nos introdujo a la sala. 29 Es un calco del inglés.


86

ALICIA. M A R ÍA Z O R R IL L A

OTROS USOS CORRECTOS DEL VERBO INTRODUCIR. Introdujo mercadería japonesa en el p a ís; Introduce los pies en una palangana; Introducirem os a Sergio en nuestro equipo ; Los árabes introdujeron palabras en nuestro idioma; Su regreso introdujo la discordia en la familia', Se introdujo en la conversación sin que lo llamaran. La preposición en se halla en la raíz del verbo introducir, por lo tanto, debe acompañarlo siempre. El sintagma introducir a se conside­ ra un americanismo admitido. M ATAR USO INCORRECTO El anciano ha muerto a tiros a su hija. CORRECCIÓN. El anciano ha matado a tiros a su hija. OTROS USOS CORRECTOS DEL VERBO MATAR. El nuevo traba­ jo lo mata; La están matando a disgustos; La niña me mata con tantas preguntas; M atábam os el tiempo leyendo revistas; Todos se mataron por aprobar el examen; El científico se mató en su casa; Los hermanos Alvarez se mataban con sus amigos; Cristina se mata para conseguir un ascenso en la empresa; M ató el color rojo de la pintura. M ECER USO INCORRECTO 1) Yo mezco a mi bebé. 2) ¿Quieres que yo mezca al niño? CORRECCIÓN. Yo mezo a mi bebé; ¿Quieres que yo meza al niñol


EL U SO D EL V E R B O Y D E L G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

87

OLVIDARSE USO INCORRECTO Se olvidó que tenía una cita. I Se olvidará las ofensas? CORRECCIÓN. Se olvidó de que tenía una cita; ¿Se olvidará de las ofensas? OSCURECER El verbo oscurecer es transitivo (Las gruesas cortinas oscurecían el dormitorio; La locura oscurece su entendimiento; La mala redac­ ción oscureció el contenido del texto). También puede usarse como intransitivo impersonal (Oscurece tarde en veranó) y como pronomi­ nal (Con la tormenta, el día se oscureció). PREVER USOS INCORRECTOS 1) No prevevó el accidente. 2) Está prevevendo muchos males. 3) No nrevee lo que sucederá. CORRECCIÓN. No previó el accidente; Está previendo muchos males; No prevé lo que sucederá. PROBAR USO INCORRECTO 1) Germán, prueba armar el avioncito. 2) Germán, prueba de armar el avioncito.


88

A LIC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

CORRECCIÓN. Germán, prueba a armar el avioncito. QUEDAR USO INCORRECTO Quedamos encontramos a las doce. CORRECCIÓN. Quedamos en encontrarnos a las doce. QUEDARSE USO INCORRECTO Se quedó tus libros. CORRECCIÓN. Se quedó con tus libros. ROBAR USO INCORRECTO No deje que le roben. CORRECCIÓN. No deje que lo roben. OTRO USO CORRECTO DEL VERBO ROBAR. No deje que le ro­ ben su dinero. El verbo robar es transitivo, por lo tanto, admite objeto directo. En ‘No deje que lo roben’, el objeto directo es lo, forma átona del pronombre personal (3.a persona). En ‘No deje que le roben su dine­ ro’, el objeto directo es su dinero, y le, el objeto indirecto.


EL U SO D EL V E R B O Y D EL G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

89

SATISFACER USO INCORRECTO 1) ¿Cuándo satisfacerás mi pedido? 2) No lo saíisfaio la entrevista. 3) Lo satisfació mi proyecto. 4) Si lo satisfaciera el contrato, viajaría a Londres. 5) ¿Ellos se satisfacerían con lo que podemos darles? CORRECCIÓN. ¿Cuándo satisfarás mi pedido?; No lo satisfizo la entrevista; Lo satisfizo mi proyecto; Si lo satisficiera el contrato, viajaría a Londres; ¿Ellos se satisfarían con lo que podemos darles? OTROS USOS CORRECTOS. No la satisface la calificación de sus alumnos; No le satisface la calificación de sus alumnos; Satisfará sus deudas; Satisfacía la sed con bebidas heladas; Satisfaz (o satisface), por favor, mi curiosidad; Si hubiera traído todos los documentos, habría satisfecho los requisitos de la inscripción. Debe conjugarse como el verbo hacer. SIMPATIZAR USO INCORRECTO Ese muchacho no nos simpatiza. CORRECCIÓN. Ese muchacho no simpatiza con nosotros ; Noso­ tros no simpatizamos con ese muchacho.


90

A LIC IA M A RÍA Z O R R IL L A

SUPONER USO CORRECTO EN EL COLOQUIO CON UN DATIVO ÉTICO O DE INTERÉS 1) ¿Te supones que no lo sé? 2) Me supongo que viajará el jueves. USO CORRECTO EN LA ESCRITURA. ¿Supones que no lo sé?; Supongo que viajará el jueves. OTRO USO CORRECTO DEL VERBO SUPONER. La organización de la fiesta supone muchos gastos (‘trae consigo, importa’).

TRANSCURRIR USOS INCORRECTOS 1) Muchas personas devotas transcurrieron por el Santuario. 2) La maestra transcurre el tiempo estudiando. CORRECCIÓN. Muchas personas devotas pasaron p o r el Santua­ rio; La maestra pasa el tiempo estudiando. USO CORRECTO DEL VERBO TRANSCURRIR. En el campo, las horas transcurrían lentamente.

TRANSITAR USO INCORRECTO Estas son las calles que transitamos siempre. CORRECCIÓN. Estas son las calles p o r las que transitamos siempre. El verbo transitar es intransitivo.


EL U SO D EL V E R B O Y DEL G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

91

TRASTOCAR USO INCORRECTO El pobre anciano se trastrocó. CORRECCIÓN. El pobre anciano se trastocó (‘perturbarse la razón’). Los verbos trastocar y trastrocar tienen distintos significados. El primero denota ‘trastornar’,’perturbase’; el segundo,’mudar el ser o estado de algo, dándole otro diferente del que tenía’ ( Trastrocaron nuestros planes). Trastocar es verbo regular; trastrocar, irregular.

TROCAR USO INCORRECTO 1) No troco lápices p o r caramelos. 2) A Jacinto no se le puede encomendar nada, porque todo lo troca. 3) Espero que, al saberlo, no se le troque el amor en desprecio. CORRECCIÓN. No trueco lápices p o r caramelos', A Jacinto no se le puede encomendar nada, porque todo lo trueca’, Espero que, al saberlo, no se le trueque el amor en desprecio.

TRONAR El verbo tronar es intransitivo impersonal (Tronó toda la noche), pero también puede usarse como intransitivo (Las armas tronaban en el campo de batalla).


EL USO DEL VERBO EN EL ESPAÑOL ACTUAL

Los hombres son, por naturaleza, seres errantes, es decir, que yerran, que se equivocan en todos los órdenes de la vida y, por ende, en el uso de su lengua. Algunos manifiestan abiertamente su encendida voluntad de corregirse, de evitar esos errores que deslucen su actuación en la sociedad. Lo correcto debe ser inherente a todo acto de comunicación. Hoy -m ás que nunca- podemos hablar de una especie de rebeldía contra la corrección en el uso de la lengua. Cada uno quiere imponer sus normas, tan valiosas -desde su punto de vista- como las analiza­ das por investigadores de reconocida y respetada formación lingüísti­ ca. Se prefieren el libertinaje normativo y la desaparición de las dife­ rencias entre lo gramatical y lo agramatical, o entre los eufemísticos aceptable-inaceptable, admisible-inadmisible. Ser corregido ofende, mata la creatividad y hasta frustra promisorias carreras literarias por la incertidumbre que genera. Todos son, sin duda, buenos y soberbios argumentos para no estudiar, para no realizar el sano esfuerzo de aprender para “saber”, verbo que muy pronto, si prolifera esta conduc­ ta, se convertirá en arcaísmo. Es probable que muchos descrean de la gramática de los gramáticos, pero no puede dudarse de que la lengua impone su gramática. Parece que hablar y escribir bien o mejor es, para muchos, hacerlo mal, cometer incorrecciones. El oído humano se ha aficionado tanto al error, que si decimos, por ejemplo, casete, pronunciando todas sus síla­ bas, nos miran con extrañeza, y no faltará alguna persona que piense que no somos muy cultos, porque no sabemos francés. El estupor de nues­ tros críticos puede llegar a colmo si decimos la casete, de acuerdo con el uso español, pues ni sospechan que, en España, el casete es el pequeño magnetófono que utiliza casetes o la abreviatura de radiocasete, y la casete es “la cajita de material plástico que contiene una cinta magnética


94

A LIC IA M A R ÍA ZO R R IL L A

para el registro y reproducción del sonido, o, en informática, para e almacenamiento y lectura de la información suministrada a través de! ordenador” o computadora. Por este último significado, es sinónimo d disquete, sustantivo masculino ya registrado por la Real Academia Es­ pañola. En la Argentina, decimos el casete y no nos equivocamos, por que en el Diccionario académico aparece la palabra como sustantivé ambiguo, es decir, su uso como sustantivo femenino o masculino es indistinto. Muchos hablantes deberán confesar, también, que -aunquJ saben hablar con corrección- suelen cometer deslices léxicos por pudorpara evitar que se rían de ellos, para no parecer diferentes o sofisticados en definitiva -¡oh, paradoja!-, para que no los consideren “incorrectos”: Así proliferan las “insanias”, las “rinoscopías”, los “síndromes”, 1~ “neumonías”. Pero esos “risueños hablantes” que, sin duda, no juzgan a prójimo como a sí mismos, se escandalizan, se excandecen, cuand oyen, escuchan o ven escritos vocablos correctísimos, como ínterin* pentágrama (también, “pentagrama”), agrian, aguan, enraízan . Es gravísimo y deshonesto hablar o escribir mal por vergüenza de hacerl bien y de ser, luego, juzgados. Y esa tendencia anárquica sólo conduce á la confusión que genera un obstáculo en el acto comunicativo y una distorsión de los significados o denotaciones. Está descuidándose el comportamiento lingüístico; se dejan a un lado las normas y se ignoran las funciones de las palabras en la ora­ ción: Creo que estamos en lugares un poco lejos ; Yo tengo a mi hermano a tres cuadras de acá, y jam ás usted va a ver basura', Le p edí que me lo haga, y me lo hizo', ¡Cómo me reperdí!\ Mañana es la sepultura de la finada', Ambos los tres podem os afirm arlo ; Estas investigaciones a las cuales habla el periodista son falsas. Cada uno -repito- quiere hablar y escribir como quiere y, a veces, ni siquiera puede hacerlo, pues no encuentra las palabras. Entonces, apela al con­ sabido es como que y todo es como que (Es como que se trabaja aquí y ahora con ese problema)', al devastado sustantivo cosa y a su neológico masculino coso (No sé si es la edad o el coso, pero estoy cada día peor)', al pronombre demostrativo este y a su monótona repe­ tición; a las locuciones superfluas y polisémicas p o r supuesto, desde ya, en este sentido , en cualquier caso, en este contexto, en el marco


EL USO DEL V E R B O Y D E L G E R U N D IO E N E S P A Ñ O L

95

de; al abuso del adverbio entonces y al de morosas paráfrasis, tediosos circunloquios y obstinados anacolutos; a latiguillos o expresiones sin originalidad, como a lo largo y a lo ancho del país, asignatura pen­ diente:; a adjetivos que de tan manidos han perdido su fuerza expresiva original, como aplastante mayoría, inflación galopante, brutal asesi­ nato, impresionante manifestación, drásticas medidas', a ese bueno, siempre a mitad de camino entre adjetivo y adverbio; a adverbializar adjetivos, como habla fatal, dibuja bárbaro, limpia regio, pinta lindo, y sustantivos, como bailó fenómeno, se divertirán horrores-, y a múlti­ ples muletillas verbales, como vio, viste, digamos, ¿me explico?, es decir, yo diría, ¿no es cierto?, como es sabido, pienso que, creo que, es preciso, es importante, cabe destacar, para no decir nada o, por lo menos, nada claro. Estos bastones nos sostienen pobremente, nos con­ ceden un falso equilibrio en el trapecio de la conversación, aunque sazonemos nuestros diálogos con una sobredosis de prefijos re claros, relindos, recariñosos, refuertes y nos sintamos supertranquilos, supercómodos y superbién. Además, a las siglas que invaden este siglo - ’’siglo de siglas”, decía Dámaso Alonso-, se suman las abrevia­ ciones que amputan las palabras: la dire, el profe, el cole, la compu, el presi, la seño, la facu, la bici, en reá, tranqui, el súper (“supermerca­ do”); pronto, se dirá también el híper (por “hipermercado”) o impec (por “impecable”). Escribe Augusto Roa Bastos, en su novela Vigilia del Almirante, que “más pronto cae un hablador que un cojo”30. Los hechos lo demuestran: no se habla poco, pero, al mismo tiempo, existe una especie de temor a tropezar con la realidad de las palabras, enton­ ces, se las mutila, y se descalabra la expresión. Si viviera Voltaire, repetiría que es propio de bárbaros abreviar los vocablos. Y nosotros agregamos que ni ellos se salvan de esa estéril impaciencia progresiva que caracteriza nuestro tiempo y empobrece nuestro idioma. Aunque muchos hablantes de hoy demuestren apatía hacia ios temas lingüísticos y condenen a los correctores por “ejercicio infruc­ tuoso” de la profesión, existe avidez de una guía idiomàtica. No pode­ mos navegar en el río y en el mar al mismo tiempo. Debemos tener una norma directriz y, sobre todo, un orden. 30 Buenos Aires, Sudamericana, 1992, pág. 181.


96

A L IC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

En otro tiempo, fue propósito de la Real Academia Española que 1 Í| lengua escrita se rigiera por la obra de los grandes escritores del m unddl hispánico. “Fue”, porque hoy no podemos considerar exacta esta afírmájS® ción. Sabemos, también, que el habla debería tener como modelo el u s d j de los ámbitos cultos de la sociedad. El inconveniente reside en que, e ifl estos sectores cultos, se transgrede continuamente la norma, y el h a b la m | te general se va quedando sin paradigmas que imitar. ;■ El uso que se hace actualmente de la palabra contradice el postulaba do de que el ejercicio de ésta tiene mucho de arte, y no es digno deM hombre -según Ángel Rosenblat- “renunciar al perfeccionamiento d$B tan alta actividad humana”. La pena por una infracción lingüística n a l es la cárcel, pero, sí, el descrédito social. Jakobson, en sus Ensayos de Lingüistica General, dice que “tod&M cultura verbal implica esfuerzos normativos, programas, planes”31. “P e j B jar pasar” errores lingüísticos significa empujar a la “sima” con “s” u q l patrimonio único, irrepetible, que revela nada menos que nuestra idio- 1 sincrasia. Necesitamos aspirar a alcanzar “cimas” con “c”, es decir» 1 debemos tener voluntad de altura, de perfección espiritual y cultural. 1 Interesamos en nuestro idioma ya será un signo de vida. Bien decía 1 Ortega y Gasset que “vivir es hacer” y “hacer” es crear, producir, fabricar, formar, construir, ejecutar y, también, valorar. Nos dicen hasta el cansancio que la lengua cambia, que lo que hoy es correcto, ayer fue incorrecto. Nos asombra, muchas veces, la permi­ sividad académica y otras, su rigidez. Por ejemplo, medio ambiente', se aconsejaba el uso de medio o de ambiente. Hoy se usan las tres expre­ siones, aunque se prefiere la primera. A causa de esto, ¡cuántas veces ; oímos estas desazonadas palabras!: “¿y ahora que lo aprendí bien lo cambian?”; y estas otras: “¿qué criterio asumo?”, “¿a quién respeto?”. El uso engendra las normas o las formas normativas, las impone. Por lo tanto, debemos adaptamos a las nuevas normas porque también

31 París, 1963, págs. 212-213. Citado por Ángel ROSENBLAT, “El criterio de correc­ ción lingüística: unidad o pluralidad de normas en el castellano de España y América”, en Biblioteca Angel Rosenblat, Tomo III, Estudios sobre el español de América, Caracas, Monte Ávila Editores, 1984, pág. 335.


EL U SO DEL V E R B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

97

la lengua se adapta a los nuevos tiempos, y su vida no puede separarse del desenvolvimiento general de la cultura. “Estudiar las normas (o las formas normativas) del habla nacional o de un área cultural determinada -dice Ángel Rosenblat- me parece una tarea de la ciencia lingüística”. Y agrega que “el estudio de las normas de ejemplaridad o de corrección o de aceptabilidad social es insoslayable en el vasto y complejo campo de nuestro quehacer lin­ güístico, teórico y aplicado”32. El hombre actual, que alterna el “argot” de su profesión con ex­ presiones familiares y con su habla social y formal, también convive con los usos erróneos o no de sus semejantes y, a veces, los adopta. Podemos decir que este hombre vive, sin saberlo, en conflicto lingüís­ tico y es blanco constante, continuo, de los mensajes incorrectos que lanzan la propaganda política o comercial (Se arreglan techos a domi­ cilio), la radio, la televisión, el cine, las malas traducciones, el diario, las revistas y hasta los libros escritos en español. El hombre de fin de siglo soporta -aunque no sea totalmente consciente de ello- un irrefre­ nable acose o acoso verbal. El verbo, es decir la palabra, lo persigue (‘seguir para alcanzar’, ‘seguir hasta el fin’), lo cerca y le da, también, la libertad. Escribe el poeta español Vicente Aleixandre: Y son los hombres / los que traducen luego con su signo o palabras / la res­ puesta a la Vida. Y agrega: La palabra responde, por el mundo. Hay mañanas, / en que oímos el mar, la tierra en ella. / Es una cueva oscura, o un relámpago fijo. /N oches que se iluminan con la palabra humana. / / Un firmamento o voz! / Pero a veces, muchas veces, la palabra limita / con el hombre, es el hombre. La palabra gimiendo, / la palabra escuchando. ("Dime, am or”). La palabra / escupiendo, apostrofando, reuniendo. / Clamando como solo una ardiente campa­ na / fundida y aún colgante, vibrando, reclamando, / mientras todos los hombres a su voz se concentran, / y hay un coro de brazos, de puños proferidos, / una voz, y son todos. [ . . . ] / Y es un hogar que ardiendo quema las voluntades, / y nace el hombre nuevo 33. 32 Ibídem, págs. 336-337. 33 “La oreja - La palabra”, Obras completas, Madrid, Aguilar, 1968, pág. 824.


98

A LICIA M A R ÍA Z O R R IL L A

Hablemos ahora de “otros verbos” llamados verbos. El sentido de verbo, en latín, es traducción del griego rhema, ‘palabra, verbo’, que se deriva del indoeuropeo wre-mn, ‘palabra’, de wre-, variante de wer-, ‘hablar’. Escribe Elio Antonio de Nebrija en su Gramática de la Lengua Castellana: “E llámase verbo, que en caste­ llano quiere decir palabra, no porque las otras partes de la oración no sean palabras; mas porque las otras sin ésta no hacen sentencia alguna, ésta, por excelencia, llamóse palabra”. Otro gramático, Salazar, lo define como “la parte principal de todo idioma, el alma del lenguaje humano y la expresión de todos nuestros juicios. [...] Suprimid el verbo y habréis hecho con el idioma lo que con un ser viviente a quien suprimierais la vida: lo habréis dejado cadáver”. Estas definiciones esclarecen su etimología, pero no significan, desde ningún punto de vista, que sea obligatoria la presencia del verbo en la oración para que ésta pueda llamarse así. Para corroborar esta afirmación, el siguiente poema de autor anónimo: Hermosa noche de estío; / estrellado firm a­ mento; / blanca luna; manso viento; /fresco valle; manso río. / Ni un lagarto en la maleza; / en los árboles ni un ave; / ¡ni un canto dulce y suave!, / todo silencio y tristeza. / Allá arriba, todo luz; / aquí abajo, todo sombra; / junto al río, verde alfombra; / sobre la alfombra, una cruz. / Junto a la cruz, una bella; / junto a la bella, un doncel; / entre las dos manos de él, / una blanca mano de ella 34. El mensaje fue comunicado, y no se necesitó un solo verbo para expresarlo. El proble­ ma comienza cuando éste aparece en la oración. Un estudio detenido de la expresión oral y escrita del español actual nos revela -con verdadera preocupación- la continua caída en “infracciones verbales”, la inseguridad en el uso de modos y tiempos verbales. Más aún, y esto es lo grave: el desconocimiento y la insegu­ ridad conducen al uso arbitrario de un modo por otro y de un tiempo por otro, como si pudieran emplearse indistintamente. 34 Citado por Luis MIRANDA PODADERA, Cuestiones gramaticales, 8.a edición, Ma­ drid, Hernando, 1987, pág. 122.


EL U SO D EL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

99

Es difícil alcanzar el dominio del verbo español, pero es obligato­ rio el intento. Nuestras observaciones, que se centran en la prensa oral y escrita, y en algunas obras literarias, nos permiten afirmar que el verbo es una parte desangelada de la oración, y que nuestro sistema verbal ha perdido varias piezas relevantes, y otras están en crisis. Se usa el verbo sin esfuerzo normativo, con natural y hasta cándida desi­ dia, salga como saliere del bolígrafo o de la boca. La verborragia, verborrea o verbosidad excesiva caracteriza los mensajes de nuestro tiempo, no pocas veces caóticos y tenebrosos, y nos estimula para actualizar y completar la definición académica de hombre: ser anima­ do racional y verboso. Sin duda, la grandilocuencia ha cedido su lugar a la vanilocuencia o verbosidad inútil e insustancial. Esta verbosidad apabullante origina la neutralización o sincretismo de tiempos y mo­ dos verbales. Podemos definirla -según la doctora Kovacci- como “la supresión de una oposición paradigmática en determinadas condicio­ nes lingüísticas”35. 1. Neutralización de la oposición pretérito imperfecto de subjuntivo / pretérito perfecto simple de indicativo Entre tantos deslices verbales, uno de los más sorprendentes es el uso del pretérito imperfecto del modo subjuntivo en lugar del pretérito perfecto simple : Como dijera ayer el profesor Juárez en su discurso, las abejas no saben volar bajo la lluvia.

Como usted, su bisabuelo, en el siglo XIX, con buena portada honrara la casa36.

35 El comentario gramatical Teoría y práctica, Tomo II, Madrid, Arco / Libros, 1992, pág. 85. 36 Significa ‘tenía la boca grande como usted’.


100

A LICIA M A R ÍA ZO R R IL L A

Hace ya un siglo -en 1893-, cuando el erudito doctor Eduardo Ladislao Holmberg diseñara y dirigiera el Jardín Zoológico de Buenos Aires, creado pocos años antes, comenzó a constituirse la biblioteca de esa institución, entonces municipal. La primera noticia que se recibió en España de la expedición fue la que el Almirante dio pormenorizadamente en la carta que escribiera al escribano de ración y tesorero del reino Luis de Santángel, justo cuatro meses después, el 13 de febrero” .

Como bien sabemos, el modo subjuntivo (del latín subjungere, ‘jun­ tar’) presenta la acción como virtual, irreal; con este modo, se expresan las acciones de duda, deseo, esperanza. Si “ayer” pronunció el discurso, el hecho aconteció realmente. Corresponde, entonces, el modo indicati­ vo, que presenta la acción como algo actual, real. Además, si el profesor Juárez pronunció “ayer” el discurso, no sólo el morfema de tiempo debe ser pretérito, sino también el morfema de aspecto, que informa acerca del proceso interno de la oración, debe ser perfectivo (expresa una ac­ ción acabada), es decir, el que corresponde a las formas compuestas y al pretérito perfecto simple. La presencia del adverbio “ayer” en la oración nos orienta sin titubeos hacia el uso del pretérito perfecto simple, pues es característico de este pretérito “el punto o momento del pasado en que se consuma la perfección del acto”: Como dijo ayer el profesor Juárez en su discurso, las abejas no saben volar bajo la lluvia.

Lo mismo sucede con el segundo ejemplo, en el que la precisa circunstancia de tiempo -en el siglo XIX- denota acción acabada: Como usted, su bisabuelo, en el siglo XIX, con buena portada honró la casa.

37 Augusto ROA BASTOS, Vigilia del Almirante, ed. cit., pág. 335.


EL U SO D EL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

101

con el tercero: Hace ya un siglo -en 1893-, cuando el erudito doctor Eduardo Ladislao Holmberg diseñó y dirigió el Jardín Zoológico de Buenos Aires...

y con el cuarto: La primera noticia que se recibió en España de la expedición fue la que el Almirante dio pormenorizadamente en la carta que escribió al escribano de ración y tesorero del reino Luis de Santángel, justo cuatro meses después, el 13 de febrero.

La realidad es que el hablante culto de hoy emplea dijera por dije o dijo, y dijeran por dijeron, es decir, neutraliza los tiempos correspondientes a distintos modos. Pero, de acuerdo con lo expues­ to, no hay posibilidad de neutralización respecto del uso del pretérito imperfecto de subjuntivo por el pretérito perfecto simple de indicativo. En el modo indicativo, la visión se dirige hacia la plena realización verbal -tiempo in esse-. En cambio, el modo subjuntivo es -según Bemard Pottier- “no aceptar el indicativo”38, pues implica realización en curso. Este hecho no impide que pueda llegar a la realización acaba­ da o plena que representa el indicativo. Si alcanza esa realización o modo indicativo, ya implica no subjuntivo, no realización en curso. El pretérito perfecto simple de indicativo es un tiempo absoluto, de aspecto perfectivo. Es el pretérito por antonomasia: total, perfecto. La acción está cumplida. Según la Real Academia Española, el uso del pretérito imperfecto de subjuntivo por el pretérito perfecto simple de indicativo no está justificado por la tradición del idioma.

38 Introduction a l 'étude de la morphosyntaxe, París, Ediciones Hispanoamericanas, 1963, pág. 59.


102

ALICIA MARÍA ZORRILLA

2. Neutralización de la oposición pretérito imperfecto de subjuntivo pretérito pluscuamperfecto de indicativo

/

Algunos lingüistas -como Vidal Lamíquiz- hablan del cantara de indicativo39, tal vez, porque se refieren a su etimología: proviene del pretérito pluscuamperfecto de indicativo latino cantaveram. Durante el siglo XIX, escritores hispanoamericanos y españoles restauraron el empleo etimológico de cantara como pluscuamperfecto de indicativo equivalente a había cantado: Abandonó con pena el país, donde tantos homenajes recibiera. (= “había recibido”)

Recordaban el abrazo que les dieran al despedirse. (= “habían dado”)

No me comunicó su decisión como lo hiciera otras veces. (= “había hecho”)

El autor detecta una subordinación excesiva a la interpretación que realizara el mencionado filósofo sueco. (= “había realizado”)

Su preferido es Marco Polo, el de las tierras de Asia, el gigante veneciano a quien el Gran Khan le obsequiara un yelmo de oro por sus servicios40. (= “había obsequiado”)

Amado Alonso y Pedro Henríquez Ureña sostienen que esta neu­ tralización de la oposición pretérito imperfecto de subjuntivo ! pretéri­ to pluscuamperfecto de indicativo es afectada y debe evitarse41. En 39El sistema verbal del español, Málaga, Ágora, 1982, págs. 27-28, 40 Augusto ROA BASTOS, op. cit., pág. 177. 41 Gramática castellana. Segundo curso, 22.“ edición, Buenos Aires, Losada, 1967, pág. 156.


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

103

cambio, Samuel Gili Gaya dice que “en este sentido es admisible y correcto, aunque sea una restauración literaria artificial, que da al esti­ lo un sabor arcaizante”42. Desde su punto de vista, el error reside, entonces, en valerse de la forma en -ra para sustituir cualquier pretéri­ to, aunque no sea pluscuamperfecto. Respecto de esta forma, José Alvaro Porto Dapena considera que más que de homonimia hay que hablar de “polisemia”, de una forma “con varios significados modo-temporales”43. En este caso, la forma en -ra no admite conmutación por la forma en -se, exclusiva del preté­ rito imperfecto de subjuntivo. Por ejemplo, son inadmisibles: Buscó la llave que *escondiese cuando llegó su hijo. Le entregaron el premio a que *se hiciese merecedora.

por: Buscó la llave que escondiera cuando llegó su hijo. Le entregaron el premio a que se hiciera merecedora.

Leemos en el Esbozo de una Nueva Gramática de la Lengua Española que “amara, como pluscuamperfecto de indicativo equiva­ lente a había amado, predomina en los textos literarios medievales. En el siglo XV, se inicia el predominio de amara con valor subjuntivo y este uso se extiende hasta los escritores del Siglo dé Oro. En la segun­ da mitad del siglo XVII, son escasos los ejemplos de amara - había amado, es decir, como indicativo. A fines del siglo XVIII y parte del XIX, los escritores restauran el uso primitivo por imitación de los textos antiguos y, especialmente, del Romancero”44: Llamara a los mensajeros / en un lugar apartado, / cortárales las cabezas, / las cartas les ha tomado (“El cerco de Zamora”). 42 Nuestra lengua materna, San Juan de Puerto Rico, 1973, pág. 82. 43 Tiempos y formas no personales del verbo, Madrid, Arco / Libros, ] 989, pág. 116. 44 “El cerco de Zamora”, Romancero español, Madrid, Aguilar, 1930, pág. 612.


104

ALICIA MARlA ZORRILLA

3. Neutralización de la oposición pretérito perfecto simple y pretérito perfecto compuesto de indicativo En el habla usual del Río de la Plata, el pretérito perfecto simple y el pretérito perfecto compuesto del modo indicativo neutralizan sus respectivos significados, porque se los juzga semánticamente equiva­ lentes. Se advierte una clara preferencia por el pretérito perfecto sim­ ple. El compuesto tiende a desaparecer. De acuerdo con la normativa española, los significados de ambos tiempos son distintos. Esta tarde, ha recibido a los embajadores en el aeropuerto.

El año pasado, recibió a los embajadores en el aeropuerto.

El pretérito perfecto compuesto denota una acción pasada y per­ fecta que se relaciona con el presente. Denota un pasado inmediato. Leemos en el Esbozo de una nueva Gramática de la Lengua Españo­ la que “en su origen significaba el resultado presente de una acción pasada: Has guardado mucho dinero equivalía a la expresión moder­ na Tienes guardado mucho dinero. Nació en la época prerrománica, cuando el verbo haber conservaba su acepción de poseer o tener; y quedan ejemplos de este empleo en los textos castellanos arcaicos: Desfechos nos ha el Cid (.Mió Cid, v. 1433), con el participio concer­ tado con el complemento. A medida que se iba afirmando el carácter auxiliar de haber, se inmovilizó el participio en su forma masculina del singular, y la perífrasis quedó convertida en tiempo del verbo. En el mismo Mió Cid (v. 793), encontramos Tal batalla avernos arran­ cado, y no, arrancada. Hablaremos y escribiremos correctamente si decimos: Hoy se ha despertado a las nueve.


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

105

El uso del pretérito perfecto compuesto responde, muchas veces, a un deseo de prolongar ese pasado en el presente: Hemos vivido siempre en Córdoba.

y a razones afectivas: Mi abuela ha muerto en 1979.

En este último ejemplo, el tiempo que debimos haber usado es el pretérito perfecto simple (Mi abuela murió en 1979), dada la índole de la circunstancia de tiempo, pero este tiempo verbal habría vaciado de emotividad la oración. Esta licencia o infracción lícita tiene, pues, carácter subjetivo. Otros casos de neutralización admitida, según el gramático Fernández Ramírez (Gramática española)'. a) Oraciones interrogativas que se inician con quién ¿Quién ha gritado así? ¿Quién gritó así?

b) Oraciones exclamativas que comienzan con ¡quién no...! ¡Quién no ha sentido alguna vez que “la alegría es una red de amor con la que podemos atrapar almas”!45

¡Quién no sintió alguna vez que “la alegría es una red de amor con la que podemos atrapar almas”!

c) Locuciones adverbiales de carácter perfectivo 45 MADRE TERESA DE CALCUTA, Amor: un fruto siempre maduro. Traducción de Dorotea L. Placking de Salcedo, 3.a edición, Buenos Aires, Atlántida, 1990, pág. 108.


106

ALICIA MARÍA ZORRILLA

¡Por fin, has terminado la tarea! ¡Por fin, terminaste la tarea!

d) Por razones rítmicas, para lograr un equilibrio formal en el verso y en la prosa, como lo corrobora esta estrofa de San Juan de la Cruz: ¿Por qué, pues, has llagado aqueste corazón, no lo sanaste? Y, pues, me lo has robado, ¿por qué así lo dejaste y no tomas el robo que robaste?46

El pretérito perfecto simple -como dijimos- significa acción pasada y acabada. Tiene carácter mediato. El pretérito perfecto com­ puesto es compatible con adverbios y expresiones temporales que indican un período del que forma parte el presente, pero incompati­ ble con circunstancias que denotan ruptura con ese presente. En este último caso, debe usarse el pretérito perfecto simple. Los si­ guientes ejemplos corroboran el uso correcto del pretérito perfecto compuesto: Este mes no han recibido carta de Francisco.

Ultimamente no han recibido carta de Francisco.

Recientemente han recibido carta de Francisco.

Han recibido carta de Francisco hace unos minutos.

46 Crisógono de JESÚS, O.C.D. y otros, Vida y obras de San Juan de la Cruz, 5.a edición, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1964, pág. 742.


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

107

En cam bio:

El mes pasado, no recibieron carta de Francisco. La normativa del español señala como erróneas oraciones como las siguientes: Esta tarde falleció, en un hospital capitalino, el drogadicto que llegó muerto. Recientemente conversaron conmigo. El jueves pasado, hemos traído los libros. Cuando tenía tres años, ha viajado a Tucumán.

CORRECCIÓN: Esta tarde ha fallecido el drogadicto en un hospital capitalino. Recientemente han conversado conmigo. El jueves pasado, trajimos los libros. Cuando tenía tres años, viajó a Tucumán.

Las dos últimas oraciones exigen el pretérito perfecto simple por­ que no presentan ninguna relación con el presente. 4. Neutralización de la oposición presente y futuro de indicativo Las formas de presente invaden casi todo el dominio del futuro en la lengua coloquial y escrita: Mañana viajo a Rosario. Mañana viajaré a Rosario.


108

ALICIA MARfA ZORRILLA

El viernes te da la autorización. El viernes te dará la autorización.

El mes próximo, vamos a comprar la heladera. El mes próximo, compraremos la heladera.

A pesar de que para algunos hablantes resulta forzado, solemne y hasta teatrero el uso correcto del futuro de indicativo, cuyo significado es lo que acontecerá en el porvenir (Nos veremos el martes) y prefie­ ren reemplazarlo con el presente (Nos vemos el martes), desaconseja­ mos el uso de estos híbridos en la prosa cuidada. Durante el coloquio, por la premura con que siempre hablamos, muchas imprecisiones pa­ san inadvertidas o “se perdonan”. Además, hay una voluntaria inclina­ ción a la carestía verbal (‘falta o escasez de alguna cosa’). El reempla­ zo del futuro con el presente se debe, sin duda, a razones psicológicas. Consciente o inconscientemente, queremos afirmar, con ese presentefuturo, la certeza de lo que decimos: Me llama en cuanto llegue a su casa, (“llamará”) Enseguida estamos con usted, (“estaremos”) Regresamos dentro de una hora, (“regresaremos”) Mañana inician un paro de 48 horas, (“iniciarán”)

Es común que la prensa escrita presente estos desajustes en los titulares. Escribe Amando de Miguel en su obra La perversión del lenguaje: “El futuro es el tiempo verdaderamente humano. En el elementalísimo léxico que entienden los mamíferos domésticos no hay lugar para mañana y no digamos para pasado mañana o la vida perdurable. El animal vive en la inmediatez del presente. El lenguaje más solemne, el de la religión, la política, el derecho, se teje con el tiempo futuro. Es el


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

109

tiempo de la esperanza (Dios proveerá), la promesa ( Venceremos), la prohibición (No matarás) y el castigo (Serán sancionados...)"*1. 5. Neutralización de la oposición futuro de indicativo y presente de subjuntivo Espero que se encontrarán mañana. CORRECCIÓN:

Espero que se encuentren mañana.

6. Neutralización de la oposición pretérito imperfecto de indicativo y condicional simple (o pretérito imperfecto de subjuntivo) Mientras la mayoría de los terráqueos muere sin saber cómo debía vivirse la vida, los científicos siguen investigando cuáles fueron sus orígenes. CORRECCIÓN: Mientras la mayoría de los terrícolas muere sin saber cómo debería vivirse... o debiera vivirse...

El pretérito imperfecto de indicativo es un pasado durativo, una acción pensada mientras transcurre, en su desarrollo. El condicional simple o imperfecto de indicativo expresa acción eventual o hipotética. Es el futuro de un pasado que le sirve como punto de partida. Recordemos que este tiempo se formó por aglutina­ ción del infinitivo con la contracción del pretérito imperfecto del ver­ bo haber deber hia. En la Edad Media, se escribían separados los dos elementos. De acuerdo con lo expuesto, se recomienda no usar el pretérito imperfecto de indicativo para expresar una acción hipotética.

47 3.a edición, Madrid, Espasa-Calpe, 1985, pág. 194.


110

ALICIA MARÍA ZORRILLA

Al leer la corrección correspondiente, presentamos dos soluciones: debería y debiera, porque con los verbos deber, querer y poder, el condicional simple puede sustituirse por las formas en -ra del pretérito imperfecto de subjuntivo. Podemos neutralizar, pues, los significados de ambos tiempos y modos: Debería actuar con responsabilidad Debiera actuar con responsabilidad. Querría encontrar una respuesta. Quisiera encontrar una respuesta. Quizá, ellos podrían hacerlo. Quizá, ellos pudieran hacerlo.

7. Neutralización de la oposición pretérito imperfecto y condicional simple de indicativo en la apódosis o explicación de oraciones condicionales Si tuviera dinero, le pagaba el viaje.

CORRECCIÓN: Si tuviera dinero, le pagaría el viaje.

8. Neutralización de la oposición pretérito imperfecto y presente de subjuntivo en proposiciones subordinadas sustantivas Anoche, durante la fiesta, me pidieron que siga cantando. ¿Le dijiste después que no se vaya más? Cuando Agustín habló sobre el accidente, don Manuel pensó que era peligro­ so que Laura salga sola.


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

111

CORRECCIÓN: Anoche, durante la fiesta, me pidieron que siguiera (siguiese) cantando. ¿Le dijiste después que no se fuera (fuese) más? Cuando Agustín habló sobre el accidente, don Manuel pensó que era peligroso que Laura saliera (saliese) sola.

Cuando el verbo de habla o de pensamiento que pertenece a la oración está en tiempo pretérito perfecto simple (modo indicativo), el de la proposición subordinada sustantiva debe estar en pretérito imper­ fecto de subjuntivo. 9. Neutralización de la oposición presente y pretérito imperfecto de indicativo en proposiciones subordinadas sustantivas Ayer María dijo que no tiene voluntad de hacerlo.

CORRECCIÓN: Ayer María dijo que no tenía voluntad dehacerlo.

Cuando el verbo de la oración está en pretérito perfecto simple, el de la proposición subordinada sustantiva (estilo indirecto) debe estar en pretérito imperfecto de indicativo. El uso agramatical del presente responde a la necesidad que tiene el hablante de expresar como real, de destacar, la falta de voluntad de María para realizar una acción. 10. Neutralización de la oposición pretérito imperfecto de subjuntivo y condicional simple de indicativo en la prótasis o exposición de oraciones condicionales Si no cabría aquí el sofá, lo colocaría en el comedor. Si tendrían interés, me llamarían.


112

ALICIA MARÍA ZORRILLA

CORRECCIÓN: Si no cupiera aquí el sofá, lo colocaría en el comedor. Si tuvieran interés, me llamarían.

En el habla de España, es manifiesta la preferencia por las formas en -se, pues las formas en -ra se consideran propias de la lengua escrita y de la hablada culta. En América, ocurre lo contrario: las formas en -se suelen aparecer en el ámbito literario o periodístico; en el habla, se prefieren las formas en -ra. Leemos en un diario de esta Capital: El felino había sido acusado de sustraer, sigilosamente, cuanto pescado o carne encontrase en las cocinas de Wassenaar, una pobla­ ción cercana a La Haya. Enfurecidos, los habitantes pidieron a las autoridades que administraran justicia. 11. Neutralización de la oposición condicional simple de indicativo y pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo en la apódosis o explicación de oraciones condicionales Si pudiera hacerlo, lo hubiera hecho. CORRECCIÓN:

Si pudiera hacerlo, lo haría.

12. Neutralización de la oposición futuro imperfecto y pretérito imperfecto de subjuntivo en la prótasis o exposición de oraciones condicionales Esta neutralización se produce a causa de la proximidad fonética. Si necesitaran usar palabras que contengan las cinco vocales, les sugiero los sustantivos “murciégalo”, “murciélago”, “murcielaguina” o el adjetivo “secundario”. Si viajara a España, encárguenle la reproducción de un cuadro del Museo del Prado.


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

113

Si no hubiese inconveniente, firmaremos el contrato mañana. CORRECCIÓN: Si necesitaren usar palabras que contengan las cinco vocales, les sugiero los sustantivos “murcíégalo”, “murciélago”, “murcielaguina” o el adjetivo “secundario”.

Si viajare a España, encárguenle la reproducción de un cuadro del Museo del Prado.

Si no hubiere inconvenientes, firmaremos el contrato mañana.

Como bien aclaran Amado Alonso y Pedro Henríquez Ureña, es incorrecta esta neutralización. La Real Academia Española considera que su uso es poco recomendable. Ante la duda, debe preferirse el presente de indicativo: Si necesitan usar palabras que contengan las cinco vocales, les sugiero los sustantivos “murcíégalo”, “murciélago”, “murcielaguina” o el adjetivo “secundario”. Si viaja a España, encárguenle la reproducción de un cuadro del Museo del Prado.

Si no hay inconvenientes, firmaremos el contrato mañana.

El hablante de hoy ya no usa los futuros de subjuntivo; éstos han perdido vitalidad (subsisten en la lengua jurídica). De ahí que, tal vez, sea más exacto hablar de la pérdida de las oposiciones correspondien­ tes y no, de neutralizaciones.


114

ALICIA MARÍA ZORRILLA

13. Neutralización de la oposición pretérito pluscuamperfecto y condicional compuesto de indicativo en la apódosis o explicación de oraciones condicionales Si hubiera recibido tu carta a tiempo, te había preparado una gran fiesta de bienvenida.

CORRECCIÓN: Si hubiera recibido tu carta a tiempo, te habría preparado una gran fiesta de bienvenida.

Si hubiera recibido tu carta a tiempo, te hubiera preparado una gran fiesta de bienvenida.

Si hubiera recibido tu carta a tiempo, te hubiese preparado una gran fiesta de bienvenida.

Respecto de los dos últimos ejemplos, el uso de las formas en -ra o en -se depende de elecciones individuales en las que influyen causas estilísticas o eufónicas. Según la Real Academia Española, las tres apódosis son correctas, pues sabemos, desde el poeta latino Horacio, que el uso impone la regla: ...si volet usus, / quem penes arbitrium est et ius et norma loquendi (“... si lo quiere el uso, que es el que decide y regula la norma del lenguaje”, Ars Poética, 71, 72). En la Argentina, predomina la segunda apódosis sobre la primera y la tercera, pero en ambientes cultos, se manifiesta la alternancia -ra /-se. 14. Neutralización de la oposición modo imperativo y presente de subjuntivo ¡Por favor, no grites\ ¡No hablen así! ¡Lean pronto ese capítulo!


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

115

Cuando el subjuntivo expresa un mandato o una orden, se llama yusivo. Este uso del subjuntivo con valor de imperativo en mandatos negativos o en mandatos afirmativos, que se dirigen a “él”, “nosotros” o “ellos”, reduce el número de personas del modo imperativo: sólo tú y vosotros funcionan como privativas de éste. 15. Neutralización de la oposición pretérito imperfecto y pretérito perfecto de subjuntivo No creen que llegaran esta mañana. CORRECCIÓN: No creen que hayan llegado esta mañana. (Implica anterioridad) No creen que lleguen esta mañana.

Como bien dicen Borrego, Asencio y Prieto, en su obra El subjun­ tivo. Valores y usos, “el valor de las formas del subjuntivo viene dado por las correspondientes formas del indicativo”48. Lo que realmente indican los tiempos verbales del subjuntivo es la anterioridad o la no anterioridad, es decir, simultaneidad o posterioridad del hecho con respecto al verbo de la oración. En este ejemplo, el verbo de la oración está en presente de indicativo, por lo tanto, el de la proposición será presente o pretérito perfecto de subjuntivo; si el verbo de la oración hubiera sido pretérito, el de la proposición habría sido pretérito imper­ fecto o pluscuamperfecto de subjuntivo. Como conclusión, diremos que las neutralizaciones expuestas -co­ rrectas o no- han reducido el paradigma de la conjugación verbal. Del modo indicativo, los tiempos más empleados son el presente, el preté­ rito perfecto simple y el pretérito imperfecto; en segundo término, el pretérito pluscuamperfecto, el futuro imperfecto, con las aclaraciones 484.’ edición, Madrid, Sociedad General Española de Librería, 1990, pág. 17.


116

ALICIA MARÍA ZORRILLA

realizadas, y el condicional simple. Este último prolifera erróneamente en el ámbito periodístico como “condicional del rumor” (“Se reunirían los gobernadores en San Juan”). Los demás se han fusionado con los anteriores o han desaparecido, como el pretérito anterior o el futuro perfecto. Ya nadie escribe: Cuando hubo amanecido, partimos, sino Apenas amaneció, partimos; Cuando se hubiere colocado la puerta, la cerraremos con esta llave, sino Cuando se haya colocado la puerta, la cerraremos con esta llave. Respecto del modo subjuntivo, imperan el presente y el polisémico pretérito imperfecto -se usa erróneamente como pretérito perfecto sim­ ple y, en forma arcaizante, como pretérito pluscuamperfecto de indica­ tivo-. En segundo lugar, el pretérito pluscuamperfecto. Los futuros han desaparecido -su uso se restringe, en la lengua escrita, a fórmulas jurídicas y administrativas (“Si al expirar el plazo no se hubieren presentado solicitudes, el tribunal decidirá a quién se ha de conceder la plaza”), refranes (“Donde fueres, haz lo que vieres”), locuciones (“sea quien fuere”, “sea lo que fuere”, “diga lo que dijere’'), etcétera-, y el pretérito perfecto ha quedado relegado a la prosa culta, tal vez, porque el hablante común no sabe cómo usarlo en su conversación cotidiana o lo usa mal, en lugar de otro tiempo, sin tomar conciencia de su error. El imperativo ha sido casi totalmente absorbido por el subjuntivo, sobre todo en nuestro medio, donde el “ustedes” reemplaza al “voso­ tros”: abran ustedes la puerta; abrid vosotros la puerta.


EL PARTICIPIO

Según el Diccionario académico, participio es la “forma no perso­ nal del verbo, susceptible de recibir marcas de género y número, que se asimila frecuentemente al adjetivo en su funcionamiento gramati­ cal. En español, puede formar tiempos compuestos y perífrasis verba­ les”49. La palabra proviene del latín participium, ‘participación’. Se llama así porque “participa” de las características del verbo (acción o estado), del adjetivo (cualidad) y del sustantivo (seres). PARTICIPIO ACTIVO O DE PRESENTE. Forma no personal del ver­ bo procedente del participio de presente latino. En español, se forma con el sufijo -nte (‘que ejecuta la acción expresada por el verbo’) y pertenece a la clase de los adjetivos (preocupante, del verbo preocupar) o a la de los sustantivos (presidente, del verbo p residir). Este sufijo toma la forma -ante cuando el verbo base es de la primera conjugación; -ente o -iente, si es de la segunda o tercera. A veces, genera una forma femenina en -rita: asistenta, ayudanta, dependienta, gobernanta, sirvienta. Otros participios activos: a b ­ sorbente, agobiante, am ante, asistente, com unicante, concerniente, confe­ renciante, crujiente, dependiente, desodorizante, dirigente, entrante, escri­ biente, m aleante, m ilitante, pa rticip a n te, p endiente, pensante, sirviente, ve­ raneante, vigilante. PARTICIPIO PASIVO O DE PRETÉRITO. Denota acción recibida o padecida. Se emplea para la formación de los tiempos compuestos {ha colo­ cado), de la voz pasiva (fueron reconocidos) y de otras perífrasis verbales ( tiene corregida). Es regular si termina en -ado, -ido:

Verbos de primera conjugación (-ar): el participio pasivo se forma con los sufijos -ado, -ada (dictado, dictada).

49 Vigésima segunda edición, Madrid, Espasa Calpe, 2001.


118

ALICIA MARÍA ZORRILLA

Verbos de segunda (-er) y de tercera conjugación (-ir): el parti­ cipio pasivo se forma con los sufijos -ido, -ida (comido, comida; senti­ do, sentida). Algunos participios pasivos regulares e irregulares PARTICIPIO REGULAR

VERBO ABANICAR ABOLIR ABRIR ABSOLVER ABSORBER ABSTRAER ADSCRIBIR ASIR ATENDER AULLAR BENDECIR BIENQUERER CABER CAER CIRCUNCIDAR CIRCUNSCRIBIR COMPELER COMPONER CONCLUIR CONFESAR CONFUNDIR CONTRADECIR CONTRAPONER CONTUNDIR

ABANICADO ABOLIDO -

ABSORBIDO ABSTRAIDO —

ASIDO ATENDIDO AULLADO BENDECIDO BIENQUERIDO CABIDO CAÍDO CIRCUNCIDADO —

COMPELIDO -

CONCLUIDO CONFESADO CONFUNDIDO -

CONTUNDIDO

PARTICIPIO IRREGULAR -

ABIERTO ABSUELTO ABSORTO ABSTRACTO ADSCRITO/ADSCRIPTO -

ATENTO -

BENDITO BIENQUISTO -

CIRCUNCISO CIRCUNSCRITO/ CIRCUNSCRIPTO COMPULSO COMPUESTO CONCLUSO CONFESO CONFUSO CONTRADICHO CONTRAPUESTO CONTUSO


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÃ&#x2018;OL

VERBO CONVENCER CONVERTIR CORREGIR CORROMPER CUBRIR DECIR DELINQUIR DEPONER DESCOMPONER DESCRIBIR DESCUBRIR DESDECIR DESENVOLVER DESHACER DESPERTAR DEVOLVER DIFUNDIR DISOLVER DISPONER DIVIDIR ELEGIR ENCUBRIR ENTREABRIR ENTREVER ENVOLVER ERRAR ESCRIBIR ESTAR EXIMIR EXPONER EXPRESAR EXTENDER EXTINGUIR FIJAR

PARTICIPIO REGULAR CONVENCIDO CONVERTIDO CORREGIDO CORROMPIDO DELINQUIDO DESPERTADO DIFUNDIDO DIVIDIDO ELEGIDO ERRADO ESTADO EXIMIDO EXPRESADO EXTENDIDO EXTINGUIDO FIJADO

119

PARTICIPIO IRREGULAR CONVICTO CONVERSO CORRECTO CORRUPTO CUBIERTO DICHO DEPUESTO DESCOMPUESTO DESCRITO/DESCRIPTO DESCUBIERTO DESDICHO DESENVUELTO DESHECHO DESPIERTO DEVUELTO DIFUSO DISUELTO DISPUESTO DIVISO ELECTO ENCUBIERTO ENTREABIERTO ENTREVISTO ENVUELTO ESCRITO EXENTO EXPUESTO EXPRESO EXTENSO EXTINTO FIJO


ALICIA MARÍA ZORRILLA

120

VERBO FREIR HABER HACER HARTAR HUIR IMPONER IMPRIMIR INCLUIR INDISPONER INSCRIBIR INSERTAR INTERPONER INVERTIR IR LEER MALDECIR MALQUERER MANIFESTAR MANUSCRIBIR MORIR NACER OIR OPONER PLACER PODRIR PONER POSEER POSPONER PREDECIR PREDISPONER PRENDER PRESCRIBIR

PARTICIPIO REGULAR FREIDO HABIDO HARTADO HUIDO IMPRIMIDO (poco usado) INCLUIDO INSERTADO INVERTIDO IDO LEÍDO MALDECIDO MALQUERIDO MANIFESTADO NACIDO OÍDO PLACIDO PODRIDO POSEÍDO PRENDIDO

PARTICIPIO IRREGULAR FRITO HECHO HARTO IMPUESTO IMPRESO INCLUSO INDISPUESTO INSCRITO/INSCRIPTO INSERTO INTERPUESTO INVERSO MALDITO MALQUISTO MANIFIESTO MANUSCRITO MUERTO NATO OPUESTO PUESTO POSESO POSPUESTO PREDICHO PREDISPUESTO PRESO PRESCRITO/PRESCRIPTO


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

VERBO PRESUMIR PRESUPONER PREVER PROHIBIR PROPENDER PROPONER PROSCRIBIR PROVEER PUDRIR RAER REABRIR RECLUIR RECOMPONER RECUBRIR REESCRIBIR REHACER REIMPRIMIR REÍR REPONER REPUDRIR RESOLVER REVER REVOLVER ROER ROMPER SATISFACER SEPULTAR SER SOBREPONER SOLTAR SUJETAR

PA R T IC IPIO REGULAR PRESUMIDO PROHIBIDO PROPENDIDO -

— PROVEIDO (poco usado) RAÍDO RECLUIDO REIMPRIMIDO (poco usado) REIDO -

ROIDO SEPULTADO SIDO SOLTADO SUJETADO

PA R TICIPIO IR R E G U L A R PRESUNTO PRESUPUESTO PREVISTO PROPENSO PROPUESTO PROSCRITO/PROS­ CRIPTO PROVISTO PODRIDO REABIERTO RECLUSO RECOMPUESTO RECUBIERTO REESCRITO REHECHO REIMPRESO REPUESTO REPODRIDO RESUELTO REVISTO REVUELTO ROTO SATISFECHO SEPULTO -

SOBREPUESTO SUELTO SUJETO

121


122

ALICIA MARÍA ZORRILLA

PARTICIPIO REGULAR

VERBO SUPONER SUSCRIBIR SUSPENDER SUSTITUIR TRAER TRANSCRIBIR TRASPONER VER VOLVER YACER YUXTAPONER

PARTICIPIO IRREGULAR SUPUESTO SUSCRITO/SUSCRIPTO SUSPENSO SUSTITUTO

-

SUSPENDIDO SUSTITUIDO TRAIDO —

-

-

TRANSCRITO/TRANS­ CRIPTO TRASPUESTO VISTO VUELTO

YACIDO

-

-

YUXTAPUESTO

De acuerdo con el cuadro, advertimos que algunos verbos tienen participio pasivo regular e irregular, pero en otros, el participio pasi­ vo regular elimina al irregular (dividido a diviso; nacido a nato) o lo relega a la categoría de adjetivo (concluido a concluso; elegido a elec­ to), y le impide formar los tiempos compuestos. Éstos se conjugan con los participios pasivos regulares de los verbos correspondientes50. No debemos decir Ellos *han expreso sus opiniones, sino Ellos han ex­ presado sus opiniones; El sacerdote *ha bendito el agua, sino El sacerdote ha bendecido el agua. Los participios pasivos irregulares se emplean, en general, como sustantivos (el preso) o adjetivos (hombre preso). No debemos decir huevos *freídos, hombre *maldecido o pan *bendecido, sino huevos fritos, hombre maldito y pan bendito51.

50 Deben exceptuarse aquellos verbos que sólo se conjugan con el participio irregular, como decir, escribir, romper, ver, etcétera. 51 Los participios irregulares bendito y maldito se emplean en las locuciones interjectivas coloquiales con el verbo ser en modo subjuntivo: bendito sea (expresa dolor, sorpresa, asombro y otros sentimientos), maldito sea (se usa para expresar enojo).


1 2 3

E L U S O D E L V E R B O Y D E L G E R U N D IO E N E S P A Ñ O L

PARADIGMA DE LA CONJUGACIÓN REGULAR

FORMAS NO PERSONALES Infinitivo

Participio

Gerundio

saltar

saltado

saltando

SUBJUNTIVO

INDICATIVO Presente

Futuro simple

Presente

salto saltas/saltás salta saltamos saltáis/saltan saltan

saltaré saltarás saltará saltaremos saltaréis/saltarán saltarán

salte saltes salte saltemos saltéis/salten salten

Pretérito imperfecto

Condicional simple

Pretérito imperfecto

saltaba saltabas saltaba saltábamos saltabais/saltaban saltaban

saltaría saltarías saltaría saltaríamos saltaríais/saltarían saltarían

saltara o saltase saltaras o saltases saltara o saltase saltáramos o saltásemos saltarais o saltaseis/ saltaran o saltasen saltaran o saltasen

Pret. perfecto simple

Futuro simple

salté saltaste saltó saltamos saltasteis/saltaron saltaron

saltare saltares saltare saltáremos saltareis/saltaren saltaren

IMPERATIVO salta (tú)/saltá (vos) saltad (vosotros)/salten (ustedes)

|


124

ALICIA MARÍA ZORRILLA

INDICATIVO SUBJUNTIVO Pretérito perfecto Futuro perfecto Pretérito perfecto haya saltado he saltado habré saltado has saltado hayas saltado habrás saltado ha saltado haya saltado habrá saltado hemos saltado habremos saltado hayamos saltado hayáis/hayan habéis/han habréis/habrán saltado saltado saltado habrán saltado han saltado hayan saltado Pretérito Condicional Pretérito pluscuamperfecto pluscuamperfecto compuesto hubiera o hubiese saltado había saltado hubieras o hubieses saltado habría saltado habías saltado hubiera o hubiese saltado habrías saltado había saltado habría saltado hubiéramos o hubiésemos saltado habíamos saltado habríamos saltado hubierais o hubieseis/ habíais/habían habríais/habrían saltado hubieran o hubiesen saltado saltado habrían saltado hubieran o hubiesen saltado habían saltado Pretérito anterior Futuro perfecto hube saltado hubiere saltado hubiste saltado hubieres saltado hubo saltado hubiere saltado hubimos saltado hubiéremos saltado hubiereis/hubieren | hubisteis/hubieron saltado saltado i hubieron saltado hubieren saltado f


EL USO DEL VERBO V DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

125

FORMAS NO PERSONALES Infinitivo

Participio

Gerundio

beber

bebido

bebiendo SUBJUNTIVO

INDICATIVO Presente

Futuro simple

Presente

bebo bebes/bebés bebe bebemos bebéis/beben beben

beberé beberás beberá beberemos beberéis/beberán beberán

beba bebas beba bebamos bebáis/beban beban

Pretérito imperfecto

Condicional simple

Pretérito imperfecto

bebía bebías bebía bebíamos bebíais/bebían

bebería beberías bebería beberíamos beberíais/ beberían beberían

bebiera o bebiese bebieras o bebieses bebiera o bebiese bebiéramos o bebiésemos bebierais o bebieseis/ bebieran o bebiesen bebieran o bebiesen

bebían

|

Pret. perfecto simple

Futuro simple

bebí bebiste bebió bebimos bebisteis/bebieron bebieron

bebiere bebieres bebiere bebiéremos bebiereis/bebieren bebieren IMPERATIVO

1

bebe (tú)/bebé (vos) bebed (vosotros)/beban (ustedes)

3


ALICIA MARÍA ZORRILLA

126

INDICATIVO

tam

SUBJUNTIVO

Pretérito perfecto

Futuro perfecto

Pretérito perfecto

he bebido has bebido ha bebido hemos bebido habéis/han bebido han bebido

habré bebido habrás bebido habrá bebido habremos bebido habréis/habrán bebido habrán bebido

haya bebido hayas bebido haya bebido hayamos bebido hayáis/hayan bebido hayan bebido

Pretérito pluscuamperfecto

Condicional compuesto

Pretérito pluscuamperfecto

había bebido habías bebido había bebido habíamos bebido

habría bebido habrías bebido habría bebido habríamos bebido

habíais/ habían bebido

habríais/ habrían bebido

habían bebido

habrían bebido

hubiera o hubiese bebido hubieras o hubieses bebido hubiera o hubiese bebido hubiéramos o hubiésemos bebido hubierais o hubieseis/ hubieran o hubiesen bebido hubieran o hubiesen bebido

Pretérito anterior

Futuro perfecto

hube bebido hubiste bebido hubo bebido hubimos bebido hubisteis/hubieron bebido hubieron bebido

hubiere bebido hubieres bebido hubiere bebido hubiéremos bebido hubiereis/hubieren bebido hubieren bebido


127

EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

FORMAS NO PERSONALES Infinitivo

Participio

Gerundio

recibir

recibido

recibiendo

INDICATIVO

SUBJUNTIVO

Presente

Futuro simple

Presente

recibo recibes/recibís recibe recibimos recibís/reciben reciben

recibiré recibirás recibirá recibiremos recibiréis/recibirán recibirán

reciba recibas reciba recibamos recibáis/reciban reciban

Pretérito imperfecto

Condicional simple

Pretérito imperfecto

recibía recibías recibía recibíamos

recibiría recibirías recibiría recibiríamos

recibíais/recibían

recibiríais/recibirían

recibían

recibirían

recibiera o recibiese recibieras o recibieses recibiera o recibiese recibiéramos o recibiésemos recibierais o recibieseis/ recibieran o recibiesen recibieran o recibiesen Futuro simple

| Pret. perfecto simple

1

recibí recibiste recibió recibimos recibisteis/recibieron recibieron

recibiere recibieres recibiere recibiéremos recibiereis/recibieren recibieren IMPERATIVO

recibe (tú)/recibí (vos) recibid (vosotros)/reciban (ustedes)


128

ALICIA MARÍA ZORRILLA

| INDICATIVO | Pretérito perfecto Futuro perfecto I he recibido habré recibido has recibido habrás recibido ha recibido habrá recibido hemos recibido habremos recibido habéis/han recibido habréis/habrán recibido han recibido habrán recibido Pretérito Condicional pluscuamperfecto compuesto había recibido habría recibido habías recibido

habrías recibido

había recibido

habría recibido

habíamos recibido

habríamos recibido

habíais/habían recibido

habríais/habrían recibido

habían recibido

habrían recibido

Pretérito anterior hube recibido hubiste recibido hubo recibido hubimos recibido hubisteis/hubieron recibido hubieron recibido

SUBJUNTIVO Pretérito perfecto haya recibido j hayas recibido haya recibido hayamos recibido hayáis/hayan recibido hayan recibido Pretérito pluscuamperfecto hubiera o hubiese recibido hubieras o hubieses recibido hubiera o hubiese recibido hubiéramos o hubiésemos recibido hubierais o hubieseis/hubieran o hubiesen recibido hubieran o hubiesen recibido Futuro perfecto hubiere recibido hubieres recibido hubiere recibido hubiéremos recibido hubiereis/hubieren recibido hubieren recibido


EL GERUNDIO

El infinitivo, el participio y el gerundio son derivados verbales, formas no personales52 del verbo, pues no poseen variación de perso­ na. Son las formas que “el verbo toma cuando deja de ser verdadero verbo, esto es, cuando se traslada a funciones distintas de la suya...”53. El infinitivo (acción virtual) es un sustantivo verbal: Partir es morir un poco. El participio (acción realizada) es un adjetivo verbal: ¡Cuántos días perdidos! El gerundio (acción en curso), que deriva del caso ablativo del gerundio latino, es un adverbio verbal: Corre por el parque cantando. Según el gramático Ello Antonio de Nebrija, la palabra gerundio deriva del verbo latino gero-geris-gerere-gessi-gestum, ‘llevar algo a alguna parte, llevar encima o sobre sí’, porque trae la significación del verbo del cual desciende. Tiene carácter durativo. Desde el punto de vista morfológico, el gerundio tiene dos termina­ ciones: -ando (para los verbos de primera conjugación: arando) e -iendo (para los verbos de segunda y de tercera conjugación: cosiendo, reci­ biendo). Carece, como los adverbios, de variaciones morfológicas (gé­ nero y número). Desde el punto de vista semántico, el gerundio se clasifica en simple y compuesto. El gerundio simple expresa acción durativa e inacabada, imperfecta, simultánea o inmediatamente anterior al verbo personal de la oración en que aparece: 52 La denominación verboide no es correcta, porque el sufijo -oide indica semejanza, algo parecido al verbo, y el infinitivo, el participio y el gerundio son formas que provienen del verbo. En cuanto a su función, sí, podríamos llamarlos verboides, pues tienen régimen verbal. 53 Manuel SECO,Gramática esencial del español, Madrid, Aguilar, 1982, pág. 159


130

ALICIA MARÍA ZORRILLA

Ordenando la biblioteca, encontré el libro que tanto buscaba (Mientras ordenaba...).

El gerundio compuesto expresa acción perfecta, acabada, anterior a la del verbo principal de la oración en que se encuentra: Habiendo llegado de Mendoza, retomó sus actividades en Buenos Aires (Después de haber llegado...).

Desde el punto de vista sintáctico, el gerundio modifica al verbo como un adverbio de modo. “De su actualidad de adverbio -dice Emilio Martínez Amador- conserva el gerundio la propiedad de ser invariable...”54. Vive lamentando sus errores.

De la misma manera que los adverbios, puede ocupar distintos lugares en la oración: Cantando la gente se divierte. La gente se divierte cantando. La gente, cantando, se divierte.

Como tiene régimen verbal, el gerundio puede ser modificado por un objeto directo: Sufría limpiando la casa. *

54 pág. 679.

----- O.D.

Diccionario gramatical y de dudas del idioma, Barcelona, Ramón Sopeña, 1970,


131

EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

por un objeto directo y un objeto indirecto: Cumplirás mi deseo entregando este paquete a L uis. O.D.

O.I.

por una circunstancia: Pasaba la tarde descansando en el salón.

t

C.L. ___ 1

por una circunstancia régimen: Vive acordándose de su país.

t

por un predicativo:

C.RÉG.

Siendo perseverantes, triunfarán.

t

PRED.

El gerundio con valor especificativo no puede cumplir la función de adjetivo, es decir, no puede calificar a un sustantivo como aparece en no pocas traducciones del francés o del inglés. De ahí que su uso incorrecto se considere un galicismo o un anglicismo. Su específico carácter adverbial impide la redacción de oraciones, como las siguientes: Recibí una caja conteniendo bombones. Ya no hay niños obedeciendo a sus padres. Leimos la ley reformando las actividades comerciales. Se necesita una secretaria hablando alemán. Ésta es la orden disponiendo el cambio de horario. N o escriba un libro tratando de ese tema.


132

ALICIA MARÍA ZORRILLA

En ellas, el gerundio actúa erróneamente como un adjetivo55 o -según Manuel Seco- como una proposición adjetiva de gerundio, que particulariza a cada uno de los sustantivos, y carece de carácter verbal. Debemos, pues, reemplazarlo con una proposición subordinada adjetiva: Recibí una caja que contenía bombones. Ya no hay niños que obedecen a sus padres. Leimos la ley que reforma las actividades comerciales. Se necesita una secretaria que hable alemán. Ésta es la orden que dispone el cambio de horario. No escriba un libro que trate de ese tema.

La Real Academia Española admite dos gerundios que funcionan como adjetivos: Echó el pan en u n hom o ardiendo. Llenó la palangana con agua hirviendo.

Otros casos autorizados, cuando no hay verbo principal al que pueda referirse el gerundio: • al pie de cuadros, grabados o fotografías (se alude a acción en transcurso); es el gerundio epigráfico: Pastor tocando la flauta El escritor firmando ejemplares de su última novela

• en títulos de cuentos (acción en transcurso): “U n león buscando reino” 55 Escribe Ofelia Kovacci: “El uso del gerundio adjetivo referido a cualquier sustantivo se extiende en buenos escritores con fines estilísticos”, Lengua y Literatura 3, 2.“ edición, Buenos Aires, Abril, 1985, pág. 204.


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

133

• en oraciones exclamativas: ¡Teresa estudiando ! ¡La vida pasando ! ¡Siempre perdiendo el tiempo!

• en los diálogos; los siguientes ejemplos corroboran que el gerundio puede formar una oración: -¿Cómo estás? -Pasando el rato. -¿Y Sebastián? —¡Durmiendo !

-¿Qué estás haciendo? -Bebiendo una copa de coñá.

• como núcleo del predicado verboidal: Clarisa, pintando sus cuadros.

Como dijimos, el gerundio siempre indica simultaneidad o ante­ rioridad, pero nunca, posterioridad, consecuencia o efecto, salvo que esa acción posterior sea inmediata a la del verbo de la oración. Por lo tanto, son erróneas las siguientes oraciones: Salió de la casa, cayéndose en la esquina. Entró en el teatro, sentándose en la tercera fila. El ladrón huyó, siendo apresado más tarde. Cruzaron la llanura, perdiéndose en el bosque. El hambre había acabado ya con todas las ilusiones, rumoreándose que habían asaltado el Jardín Zoológico, y que algunos hasta comían las ratas con sus crías. Se precipitó por la escalera, saliendo a la calle sin ser vista.


134

ALICIA MARÍA ZORRILLA

Las oraciones correctas son: Salió de la casa y se cayó en la esquina. Entró en el teatro y se sentó en la tercera fila. El ladrón huyó y fu e apresado más tarde. Cruzaron la llanura y se perdieron en el bosque. El hambre había acabado con todas las ilusiones, y se rumoreaba que habían asaltado el Jardín Zoológico, y que algunos hasta comían las ratas con sus crías. Se precipitó por la escalera y salió a la calle sin ser vista.

Pero son oraciones correctas: Me senté en mi sillón bebiendo un vaso de jerez. (Simultaneidad cronológica de acciones: “mientras se sentaba, bebía”). Entró en el departamento dando un portazo. (Se considera uso correcto, porque la posterioridad es inmediata; la acción de entrar y, después, la de dar un portazo se realizan en sucesión continua).

A nñbología en la redacción

Cuando el uso del gerundio provoca anfibología o ambigüedad, debe evitarse. Por ejemplo: Adela vio a tu padre comprando libros.

El contenido de la oración nos conduce a interpretarla de dos maneras: ¿quién compraba libros: Adela o tu padre? La redacción correcta es la siguiente: Comprando libros, Adela vio a tu padre. (Mientras ella compraba libros...) Adela vio a tu padre, que compraba libros.


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

135

Construcciones con gerundio • CONSTRUCCIÓN CONJUNTA. La construcción de gerundio es conjunta cuando este derivado verbal se refiere a un sustantivo que es sujeto u objeto directo de la oración. El sujeto del gerundio coincide con el de la oración. En ésta, la construcción conjunta de gerundio tiene función adverbial, equivale a una proposición subor­ dinada adverbial r _ S.S. ] (

P.V.S.

J

[El ciego, <acariciando a su perro>, lloraba].

vJ__ / m.d. N.

______________ ____ C.T.

N.

[El ciego, mientras acariciaba a su perro, lloraba].

El sujeto de la oración es el ciego (el ciego lloraba), y también es el ciego el que acaricia al perro. Si extraemos de la oración la cons­ trucción conjunta de gerundio o proposición subordinada adverbial de gerundio, la analizaremos sintácticamente como predicado no verbal verboidal (el sujeto es tácito: el ciego; el núcleo del predicado verboidal es el gerundio: acariciando; éste aparece modificado por un objeto directo: a su perro): P. no V.Vb. [S.T. El ciegoj acariciando a su perro ^ m.d. n. s. t. _______ \______ / N.

O.D. (c. prep.)

[El ciego acaricia a su perro].


136

ALICIA MARÍA ZORRILLA

Cuando el gerundio se refiere al sujeto de la oración, va entre comas, pues tiene carácter explicativo e indica una acción secundaria de aquél: El hombre, rascándose la cabeza, sonrió irónicamente. La niña, viendo que su madre se iba, comenzó a llorar.

Sin las comas, el gerundio especifica al sujeto, lo distingue; pier­ de, por lo tanto, su condición verbal y desempeña la función incorrecta de adjetivo: El hombre *rascándose la cabeza sonrió irónicamente. (CORRECCIÓN: El hombre <que se rascaba la cabeza> sonrió irónicamente).

Si el gerundio se refiere al objeto directo, sólo puede construirse con verbos de percepción y de comprensión (contemplar, distinguir, encontrar, hallar, imaginar, mirar, notar, observar, oír, reconocer, recordar, sentir, ver, etc.), o de representación (describir, dibujar, fotografiar, grabar, pintar, remedar, representar, etc.), es decir, sólo llevan gerundio los objetos directos de verbos que tienen esas denotaciones. Esta construcción también equivale, sintácticamente, a una proposición subordinada adverbial: S.S.

P.V.S._______

[Todos verán al rey <saludando a su pueblo>]. ra.d. n. s. t. N.

O.D. (c. prep.)

C.M.


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

137

El sujeto del gerundio, núcleo del predicado no verbal verboidal, coincide con el núcleo del objeto directo: P. no V. Vb. [S.T. El rey] saludando a su pueblo m.d. n. s.

t.

\ - ............— /

N.

O.D. (c. prep.)

[El rey saluda a su pueblo].

En la construcción conjunta, hay coincidencia temporal entre la acción que expresa el verbo de la oración y la del gerundio: el saludar al pueblo, por ejemplo, es acción que se lleva a cabo al mismo tiempo que es visto el rey. Otros ejemplos: Dibujarás a Rosa leyendo en el jardín. Encontramos a Rafael durmiendo. Reconocí la bandera de tu equipo ondeando en el campo de juego. La fotografié jugando con sus muñecas.

Si se usan otros verbos distintos de los indicados, la construcción conjunta con gerundio referido al objeto directo es imposible; se co­ mete, pues, un solecismo en el siguiente ejemplo: Curó al viejo caballo oliendo a fango. CORRECCIÓN: Curó al viejo caballo que olía a fango.


138

ALICIA MARÍA ZORRILLA

Dicen Alcina Franch y Blecua que “por razones históricas, se ha insistido en el valor adverbial del gerundio; sin embargo, aparece como término secundario del núcleo del sujeto o del complemento directo. Su función es idéntica a la del adjetivo y puede concurrir con las construcciones adjetivas de relativo: La mujer, mirándole fijamente, le saludólLa mujer, que le miraba fijamente, le saludó. Se distingue del adjetivo por su carácter de acción durativa y porque no puede tomar carácter especificativo”56. Por lo tanto, de acuerdo con las oraciones precedentes, es correcto el uso del gerundio con valor de adjetivo explicativo. Además, este carácter explicativo les concede gran libertad para ocupar distintas posiciones en la oración: Rascándose la cabeza, el hombre sonrió irónicamente. El hombre sonrió irónicamente, rascándose la cabeza. Leyendo en el jardín, dibujarás a Rosa. Durmiendo, encontramos a Rafael. Saludando a sus súbditos, todos verán al rey. Todos verán, saludando a sus súbditos, al rey. Jugando con sus muñecas, la fotografié.

Repárese en que cuando el gerundio (o construcción con gerundio) se refiere al objeto directo, puede colocarse antes del sujeto de la oración, del que va separado por pausa, o después de él, sin pausa. También hablamos de construcción conjunta cuando el gerundio integra frases verbales (función durativa): estar + gerundio ir + gerundio proseguir + gerundio 56 Gramática Española, Barcelona, Ariel, 1975, pág. 748.


EL U SO D EL V E R B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

139

seguir + gerundio venir + gerundio andar + gerundio continuar + gerundio

Está mintiendo otra vez. Voy recorriendo mi camino. Proseguimos contando la historia. No seguirá estudiando Física. Siempre venimos cantando.

Anda trabajando con su hermano. Continuará escribiendo el cuento.

La construcción del verbo estar + el gerundio siendo + un partici­ pio que expresa la acción, considerada antes un anglicismo sintáctico (La casa estaba siendo terminada cuando decidieron venderla)51, es correcta en español. De cualquier modo, se recomienda el uso de la construcción formada por el verbo estar + gerundio'. Estaba terminándose la casa, cuando decidieron venderla. Habían estado operándola durante cuatro horas. Estoy estudiando alemán en un buen instituto. Juan estará corriendo en el parque. Los niños estaban peleando.

• CONSTRUCCIÓN ABSOLUTA. Es una proposición subordinada adverbial de gerundio o cláusula subordinada de gerundio. Este no se refiere al mismo sujeto o al mismo núcleo del sujeto de la ora­ ción, ni al objeto directo; tiene un sujeto independiente, al que precede: 57 The house was being completed when they decided to sell it.


140

A LIC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

Pidiéndomelo Juana, le prestaré este libro.

La independencia que la cláusula absoluta tiene dentro de la ora­ ción se pone de manifiesto mediante el uso de la coma, sea cual fuere el lugar que ocupe en aquélla: Autorizándolo el director, ingresarás inmediatamente en este colegio. Ingresarás inmediatamente en este colegio, autorizándolo el director.

La cláusula puede aparecer en el medio de la oración: El año próximo, queriéndolo Dios, viajaré a España.

Si el gerundio es compuesto, y el sujeto es un pronombre perso­ nal, éste puede colocarse entre el auxiliar y el participio: Habiendo ella solicitado su ingreso en el colegio, el director se lo autorizó.

Como proposición subordinada adverbial, la cláusula absoluta de­ nota: •

Modo: Gritando los niños, no podemos conversar. (Así no podemos conversar).

Tiempo: Habiendo ella acabado la carta, Luis la llevó al Correo. (Cuando ella acabó la carta, Luis la llevó al Correo).

Causa: Habiendo perdido Irene la llave, Javier no pudo entrar. (Javier no pudo entrar, porque Irene perdió la llave).


EL U SO D E L V ERBO Y DEL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

141

Condición: Afirmándolo él, la noticia debe de ser verdadera. (Si él lo afirma, la noticia debe de ser verdadera).

* Concesión: Siendo inocente, pasó cinco años en la cárcel. (Aunque era inocente, pasó cinco años en la cárcel).

Dice Manuel Seco que “la noción expresada por la proposición de gerundio, salvo, en general, cuando es de tiempo, queda más o menos teñida de otras nociones posibles, de manera que, a veces, sin conocer la situación a que alude la oración, no es fácil seleccionar la que se quiso exponer”S8.

Gerundio con preposición El gerundio sólo admite la preposición en: En llegando tu padre, se lo diré.

Este sintagma, que expresa una acción simultánea y de anteriori­ dad inmediata, no es usual en la prosa de nuestros días. Hoy es común: En cuanto llegue tu padre, se lo diré. Cuando llegue tu padre, se lo diré.

Gerundio y pronombres enclíticos El gerundio admite pronombres enclíticos; nunca, proclíticos:

58 Op. cit., pág. 125.


142

A LIC IA M A R ÍA ZO R R IL L A

Habiéndo/o recibido en el aeropuerto, lo hospedó en su casa. D iciéndose eso, se retiró.

Diminutivo del gerundio El gerundio puede emplearse en diminutivo: \Andandito a buscar el pan! Lo hace corriendito. Apareciste muriendito de miedo. No te contestará callandito. Se fue clavandito la tijera en la mano.

El gerundio del verbo “estar” más el gerundio de otro verbo La construcción del gerundio del verbo “estar” más otro gerundio está admitida en español, pero hoy raramente se usa. Expresa la acción en su período de desarrollo: Estando sirviendo el té, lo derramó sobre el mantel.

Hoy decimos: Mientras servia el té, lo derramó sobre el mantel.

“Como” más gerundio La construcción formada por como más gerundio (equivalente a como si + subjuntivo ) con valor comparativo irreal está admitida en español: Lo encontré llorando y como rebelándose contra la vida. (Lo encontré llorando y como si se rebelara contra la vida).


EL U SO D EL V E R B O Y D EL G E R U N D IO EN ES P A Ñ O L

143

Construcciones erróneas con gerundio 1) Colocó un cartel anunciando los cursos del próximo año. (Corrección: Colocó un cartel, en el que anunciaba los cursos del próxim o año).

2) Guardaron una vieja escritura adjudicando a mi padre los terrenos de Mar del Plata. (Corrección: Guardaron una vieja escritura que adjudicaba a mi padre los terrenos de M ar del Plata).

3) Eran sólo dos trayendo los sillones. (Corrección: Eran sólo dos los que traían los sillones). 4) Recibió una carta comunicándole una buena noticia. (Corrección: Recibió una carta en la que le comunicaban una buena noticia).

5) Firmó el decreto nombrando gobernador a Serafín Zuloaga. (Corrección: Firmó el decreto p o r el que nombraba gobernador a Serafín Zuloaga).

6) La obra teatral comenzará a las 20.00, terminando a las 22.00. (Corrección: La obra teatral comenzará a las 20.00 y terminará a las 22.00).

7) Nació en Salta, estudiando el bachillerato en Córdoba, graduándose de médico en Buenos Aires y muriendo en el Chaco. (Corrección: Nació en Salta, estudió el bachillerato en Córdoba, se graduó de médicoTen Buenos Aires y murió en el Chaco).

8) Veinte de los heridos eran niños, siendo hospitalizados en Junín.


A LIC IA M A RÍA ZO R R IL L A

(Corrección: Veinte de los heridos eran niños y fu ero n hospitali­ zados en Juníri). 9) Viajaron el jueves, llegando a Madrid el viernes. (Corrección: Viajaron el jueves y llegaron a M adrid el viernes). 10) Se cayó el florero, rompiéndose en mil pedazos. (Corrección: Se cayó el florero y se rompió en mil pedazos). 11) Entró en el comedor, sentándose en el sillón del abuelo. (Corrección: Entró en el comedor y se sentó en el sillón del abuelo).

12) En 1806, el enemigo invadió el país, ganando la guerra tres años después. (Corrección: En 1806 el enemigo invadió el país y ganó la guerra tres años después).

13) Escribí mi artículo, enviándolo a la revista. (Corrección: Escribí mi artículo y lo envié a la revista). 14) Me retiré a mi cuarto descansando durante una hora. (Corrección: M e retiré a mi cuarto y descansé durante una hora). 15) A las 18.00, se da por fracasado el intento, ordenando el repliegue general. (Corrección: A las 18.00, se da p o r fracasado el intento y se ordena el repliegue general).

16) Una niña se cayó del tobogán, hiriéndose. (Corrección: Una niña se cayó del tobogán y se hirió).


EL U SO D E L V E R B O Y D E L G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

145

17) Pablo maltrató a Hilario delante de todos, quedando avergonzado. (Corrección: Pablo maltrató a Hilario delante de todos, y éste quedó avergonzado).

18) El director les habló a los maestros retirándose luego a su despa­ cho. (Corrección: E l director les habló a los maestros y se retiró luego a su despacho ).

19) Parecía una mujer buena, sincera y derramando alegría. (Corrección: Parecía una mujer buena, sincera, que derramaba alegría ).

20) Había llegado a la ciudad un hombre desgarbado, serio, teniendo ropas muy viejas. (Corrección: Había llegado a la ciudad un hombre desgarbado, serio, que tenía ropas muy viejas).

21) Cortó una rosa marchitándose. (Corrección: Cortó una rosa que se marchitaba). 22) Asistieron a la reunión comenzando a las 10.00.

(Corrección: Asistieron a la reunión, que comenzó a las 10.00). 23) Me place agradecer especialmente su invitación, lamentando no haber podido asistir por compromisos laborales. (Corrección: M e place agradecer especialmente su invitación y lamento no haber podido asistir p o r compromisos laborales).

24) El doctor Durán saluda a usted muy cordialmente, encontrando propicia la oportunidad para enviarle el documento solicitado.


146

A LIC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

(Corrección: El doctor Durán saluda a usted muy cordialmente y encuentra propicia la oportunidad para enviarle el documento solicitado). 25) Dependiendo de lo que diga Javier, llevaremos la caja de herra­ mientas. (Corrección: De acuerdo con lo que diga Javier, llevaremos la caja de herramientas). 26) Me agradaba dormirme arrullada por el rumor de las aguas co­ rriendo cristalinas y frías. (Corrección: Me agradaba dormirme arrullada por el rumor de las aguas que corrían cristalinas y frías). Dice Manuel Seco que “la abundancia de construcciones de gerundio en una oración, aun en el caso de que sean gramaticalmente correctas, denota pobre dominio del idioma; sobre todo cuando la única finalidad de su uso es estirar la oración, convirtiendo en una sola oración larguísima lo que lógicamente habría de ser una serie de ora­ ciones independientes más cortas”59.

Algunos ejemplos de su uso correcto Pardeando la tarde, aparecieron los hombres60. Avanzó por uno de los corredores con el ritmo ruidoso de sus zapatos de hebilla dorada y tacón alto, apretando las fojas contra la pechera de la camisa de holanda y espolvoreando entre las colas del levitón las migajas acumuladas en el regazo del pantalón de nanquín, restos de un panecillo comido a hurtadillas61.

59 Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española, 10.a edición, Madrid, Espasa-Calpe, 1998, pág. 229. 60 Juan RULFO, Pedro Páramo, 9.a edición, México, Fondo de Cultura Económica, 1968, pág. 100. 61 Carlos FUENTES, La campaña, México, Fondo de Cultura Económica, 1990, pág. 14.


EL U SO D EL V E R B O Y D E L G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

147

Vio, a través de los visillos, el sol dorando el césped del cuidado jardín que encarcelaban vallas de crotos, la limpieza del cielo, la alegría de las flores, y sintió esa sensación bienhechora que dan ocho horas de sueño reparador y la conciencia tranquila62.

Mano Izquierda, Mano Derecha. Las abría, las mostraba, las movía con destreza de juglar, con delicadezas de orfebre, o bien, dramatizando el tono, las alzaba cómo profeta, citaba a Isaías, invocaba los Salmos, encendía luces hierosolomitanas, magnificado el antebrazo por el vuelo de la manga, mostrando lo invisible, señalan­ do a lo ignoto, tremolando la riqueza, sopesando tesoros tan cuantiosos como las imaginarias perlas que ya parecían escapárseme por entre los dedos...63

El visitante alzó las manos como brazos de candelabro, y con la gorra ladeada, el rostro alargado en que los bigotes, negreando en las puntas, le afilaban más la cara, encandilándola, se puso a bailar dando vueltas en el mismo sitio, como si en las manos sostuviera algo invisible que zumbara con ritmo de melancolía y acero64.

Orientándose no tanto por el ruido de la cerradura como por un terror desarrollado en ella por 28 años de soledad, localizó en la imaginación no sólo el sitio donde estaba la puerta sino la altura exacta de la cerradura. [...] La mujer garabateó su nombre, sosteniendo la cartera bajo la axila. La niña recogió las flores, se dirigió a la baranda arrastrando los zapatos y observó atentamente a su madre65.

62 Mario VARGAS LLOSA, La tía Julia y el escribidor, Barcelona, Seix Barral, 1977, pág. 29. 63Alejo CARPENTIER, El arpa y ¡a sombra, México, Siglo XXI Editores, 1979, pág. 78. 64 José María ARGUEDAS, El zorro de arriba y el zorro de abajo, 2.a edición, Buenos Aires, Losada, 1971, pág. 130. 65 Gabriel GARCÍA MÁRQUEZ, Los funerales de la mamá grande, 11.“ edición, Bue­ nos Aires, Sudamericana, 1972, págs. 16-17.


EL GERUNDIO EN INGLES (NOMINAL -IN G PA RTIC IPLE CLAUSES)

Y SU TRADUCCION AL ESPANOL

Comparación de construcciones El uso habitual de dos lenguas (español-inglés) por una misma persona, en este caso el traductor, da origen, muchas veces, a cons­ trucciones agramaticales en español. En inglés, el gerundio es un derivado del verbo (a verbal noun) que funciona como un nombre (sustantivo o adjetivo). Se forma agregando la terminación -ing a la raíz del verbo. Por esta razón, se con­ funde con el participio de presente (“present participle”), que también tiene esa desinencia (The philosopher is thinking ; From the fa r end o f the corridor, the mirror was watching us66). Él término verbal se refiere al hecho de que el gerundio expresa acción como el verbo. Puede funcionar como un sustantivo (the writing o f tales) y como un verdadero adjetivo (the follow ing example): I read an exciting story. The composition o f vast books is a laborious and impoverishing extravagance61. One allows standing room for sleeping6*.

En español, no hay construcción equivalente con gerundio. Res­ pecto de la primera oración, la traducción se realiza mediante el adjeti­ vo excitante (participio activo o de presente del verbo “excitar”): Leí una historia excitante. 66 Jorge Luis BORGES, Ficciones. Translated from the Spanish by EMECÉ Editores, London, Everyman’s Library, 1993, pág. 5. 67 Ibidem, “Introduction”. 68 Ibidem, pág. 58.


150

A LIC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

En la segunda, impoverishing cumple la función de adjetivo y se traduce mediante el participio pasivo o de pretérito empobrecida, que -com o tal- es un adjetivo verbal: La composición de libros extensos es una laboriosa y empobrecida extravagancia.

En la tercera, standing cumple la función de adjetivo, pero debe traducirse conjuntamente con room (“un sitio para estar de pie”) me­ diante una perífrasis (“para estar de pie”), y sleeping, con el infinitivo dormir: Uno asigna para dormir un sitio para estar de pie.

Según Randolph Quirk, una construcción nominal (“the noun phrase”) seguida de una forma con -ing (“-ing form”) se denomina, tradicionalmente, gerund: John dislikes his daughterpreparing a cake (when she ought to be at office).

En español, la traducción no es equivalente; debemos valemos de una proposición subordinada sustantiva: A Juan le disgusta que su hija esté preparando una torta (cuando, en realidad, debería estar en la oficina).

Cuando funciona como adverbio, es un “present participle”: Painting a child that morning, I quite forgot the time.


EL U SO D E L V E R B O Y D E L G E R U N D IO EN E S P A flO L

151

Writing the letter Holly notices that her hand was shaking. Reading it over, we discovered a fundamental vagueness.

En nuestra lengua, nos valemos de una proposición subordinada adverbial de tiempo o de una proposición adverbial de gerundio, de significado modal: Mientras pintaba a un niño esta mañana, me olvidé completamente del tiempo. Pintando a un niño esta mañana, me olvidé completamente del tiempo.

Mientras escribía la carta , Holly notó que le temblaba la mano. Escribiendo la carta, Holly notó que le temblaba la mano.

Leyendo esto por encima, descubrimos una fundamental vaguedad.

Las oraciones: I saw him Crossing the road. John spends time painting.

Tienen una estructura equivalente en español (circunstancias de modo): Lo vi cruzando la calle. Juan pierde el tiempo pintando.

Como la primera oración puede resultar anfibológica, se prefiere, según los contextos:


152

A L IC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

Lo vi mientras yo cruzaba la calle. Lo vi cuando él cruzaba la calle.

En inglés, Robert continue writing the letter tiene su equivalente en español: Roberto continúa escribiendo la carta (perífrasis verbal).

Como nombre, el gerundio inglés puede tener la función sintáctica de sujeto, aposición, objeto directo, objeto indirecto, predicativo (subject complement) o circunstancia régimen (object of preposition). En estos casos, se traduce, generalmente, mediante el infinitivo español. Sujeto: Painting is agreeable. (Pintar es agradable). Objeto directo: She didn ’t appreciate my singing. (Ella nunca estimó mi modo de cantar).

Jim avoid touching his hurt hand. (Jim evita tocar su mano herida). t

Predicativo: His job is repairing shoes. (Su oficio es reparar zapatos). Circunstancia régimen: She was interested in studying French (Ella estaba interesada en estudiar francés). Construcción de preposición + gerundio:

By studying you can pass the course. (Con estudiar...; Si estudias...; Estudiando, puedes aprobar el curso).


EL U SO D E L V E R B O Y D EL G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

153

Algunos autores consideran que la traducción con el gerundio es­ pañol tiene resabios anglicanos, pero es correcta y común, pues, sintácticamente, estudiando es una circunstancia de modo. Otros ejemplos: Night is generally my time fo r walking. (Generalmente, la noche es mi hora de caminar; Generalmente, camino durante la noche.)

She talks about the necessity o f undertaking. (Ella habla sobre la necesidad de comprometerse).

Peter had the chance o f appearing on television. (Pedro tuvo la oportunidad de aparecer en televisión).

Mary insisted on their being good friends. (María insiste en que sean buenos amigos).

Because reading and writing soon went closely together for him, he also wrote copiously about English authors. (Porque leer y escribir pronto estuvieron íntimamente unidos a él, también escribió copiosamente sobre autores ingleses).

El gerundio inglés se usa también después de un adverbio y se traduce mediante un infinitivo o la forma verbal correspondiente: After sending the letter, he regretted having done it. (Después de enviar la carta, se arrepintió de haberlo hecho; Después de que envió la carta, se arrepintió de haberlo hecho).


154

A L IC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

Construcción correcta en ambas lenguas (simultaneidad): Lucy enjoys reading novels (-ittg clause with direct object). The man passed the hours playing on his guitar.

Lucía disfruta leyendo novelas. El hombre pasaba las horas tocando su guitarra.

Construcción correcta en inglés (appositive): His career, investigating mammals, was brief.

Traducción incorrecta en español (no se advierte la función apositiva)

Su carrera, investigando a los mamíferos, fue breve.

Traducción correda:

Su carrera, la investigación de los mamíferos (investigar a los mamíferos), fue breve.

Construcción correcta en inglés (object o f the preposition and subject complement): Fighting for a losing cause was depressing.

Traducción correcta en español: Luchar por una causa perdida era desalentador.


EL U SO D E L V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ES P A Ñ O L

155

Construcción correcta en inglés: As a reader he grew up polyglot, coming to know French, German and Italian.

Traducción correcta en español (mediante el pretérito perfecto simple del modo indicativo): Como lector, se transformó en polígloto y llegó a dominar el francés, el alemán y el italiano.

Cuando se traduce el participio presente (“present participle”) del inglés al español, se comete el error de emplearlo como adjetivo; lo mismo sucede al traducir el participio presente (“participe présent”) francés {Je reçus un panier contenant des oeufs', J ’ai besoin d ’un secrétaire sachant parler espagnol', Un lion chassant dans les forêts se trouve p a r hasard avec un chasseur): The man painting his daughter is William. Map showing the location o f the stations. The letters corresponding to Albert were burned.

Traducción correcta en español (mediante una proposición subordinada adjetiva): El hombre que pinta a su hija es Guillermo. Un mapa que muestra la ubicación de las estaciones. Las cartas que correspondían a Alberto fueron quemadas.


156

A L IC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

Traducción incorrecta (gerundio con función adjetiva): El hombre pintando a su hija es Guillermo. Un mapa mostrando la ubicación de las estaciones. Las cartas correspondiendo a Alberto fueron quemadas.

Otros ejemplos: The mystics claim that to them ecstasy reveáis a round chamber containing a great book.

Los místicos afirman que, para ellos, el éxtasis revela una cámara redonda que contiene un gran libro.

In the months preceding the filming, Mike printed photographs o f the prisoners.

Durante los meses que precedieron la filmación, Miguel tomó fotografías de los prisioneros.


EL PRONOMBRE PERSONAL

Casos de leísmo, laísmo y loísmo El empleo erróneo de los pronombres personales se produce, sobre todo, en Castilla. Ocurre porque, en lugar de atender al caso gramati­ cal, se atiende a la terminación en -o o en -a de los géneros masculino y femenino. De este vicio, surgen las denominaciones de laísmo, leísmo y loísmo para indicar el uso indebido de las formas átonas de los pronombres personales de tercera persona: la, le, lo. Leísmo. Uso erróneo de le como objeto directo (Lo correcto: lo, la, los, las): *Le recibimos amablemente (Lo o la recibimos...). *Le visité ayer (Lo o la visité... ). *Les admira desde siempre (Los o las admira...). *Les conocen ahora (Los o las conocen...).

Laísmo. Uso erróneo de la como objeto indirecto (Lo correcto: le, les): *La grité hasta el cansancio (Le grité...). Yo *las digo adiós con la mano (Yo les digo...). A su prima *la tengo antipatía (A su prima le tengo...).


158

A LICIA M A R I A Z O R R IL L A

Loísmo. Uso erróneo de lo como objeto indirecto (Lo correcto: le, les)\ *Lo di un empujón (Le di...). No *los grites así (No les grites...).

Veamos los siguientes ejemplos: Niños, se *los advierto por última vez (Lo correcto: Niños, se lo advierto...). Ya se *los dije (Lo correcto: Ya se lo dije).

Este extraño plural de lo nace de hacer concordar el pronombre indicado con el objeto indirecto plural de persona a quien se advierte o se dice algo: Niños, se lo advierto a ustedes. Ya se lo dije a ellos.

Lo se refiere, pues, a lo que se dice o se advierte, no, a las perso­ nas a quienes se les dice o advierte; por tanto, debe ir en número singular. El leísmo 69 irradia, desde Madrid y las provincias cercanas, a toda España y culmina en los siglos XVI y XVII. Lo es hoy un regionalis­ mo en España. En Castilla la Nueva y entre el vulgo de Madrid predomina el laísmo. Le se usa sólo para el masculino: Le recogí el traje al señor. La y las (en lugar de le, les ) se usa en el objeto indirecto de personas o cosas del género femenino: La tomó la temperatura. Según el uso culto actual, laísmo y loísmo se consideran incorrec­ tos. En cambio, en España, se admite el leísmo, es decir, el uso de le

69 Se llama leísta a quien defiende o practica el leísmo.


EL U SO D EL V E R B O Y D E L G E R U N D IO EN E SPA Ñ O L

159

cuando debe ser lo. Aunque la Real Academia Española prefiere lo, en lugar de le, tolera el uso de le (como objeto directo) cuando se refiere a personas del sexo masculino y sólo en singular, y deja el uso de lo, para cosas: Nació Emilio y le envolví en pañales. A tu hijo le engañaron. Limpié el jarrón y lo lustré bien.

En la Argentina, son muy raros los casos de laísmo, leísmo y loísmo. Caso inadmisible de leísmo El pronombre le se refiere a cosas no personificadas: Este libro no te *le doy. (Correcto: No te doy este libro). Este tema no *me le sé. (Correcto: No sé este tema).

Hay que evitar el empleo de le con valor de plural: *Dale un abrazo a tus padres. ♦Dele recuerdos a mis amigos.

Debe decirse: Da les un abrazo a tus padres. De/es recuerdos a mis amigos.

En la primera oración, el pronombre les se refiere al sustantivo “padres”; en la segunda, al sustantivo “amigos”.


160

A LIC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

Colocación de los pronombres personales átonos Me se cayeron los caramelos. (Correcto: Se me cayeron los caramelos). Te se cayó el papel. (Correcto: Se te cayó el papel).

Es obligatorio que, con el imperativo, el infinitivo y el gerundio, los pronombres átonos aparezcan enclíticos y constituyan una sola palabra: Dígase/o ahora. Repítemelo. Estoy explicándofe/o. No quieren malograr/o.

En las perífrasis verbales, los pronombres átonos pueden ir pos­ puestos o pueden anteponerse a toda la frase, pero una prosa cuidada los prefiere pospuestos: Tienes que regalárselo. Se lo tienes que regalar. Solía enseñarnoslo. Nos lo solía enseñar. Comienza a rimármelo. Me lo comienza a narrar. Está criticándote. Te está criticando. Andaba divulgándo/o. Lo andaba divulgando.


EL U SO D EL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

161

Cuando no se forma perífrasis verbal, no es correcta la anteposi­ ción de dichos pronombres: Necesitamos contártelo (Incorrecto: Te lo necesitamos contar). Déjame analizar/o (Incorrecto: Déjamelo analizar). Decidió ayudarnos (Incorrecto: Nos decidió ayudar). Ya bajo a abrirle (Incorrecto: Ya le bajó a abrir).

Excepciones: Intenta lastimarme. Me intenta lastimar. No sabemos resolver/o. No lo sabemos resolver.

Los pronombres personales con función de sujeto Siempre se anteponen tú y él ayo. Tú y yo viajaremos a Valparaíso. Él y yo sabemos la verdad.

El pronombre personal de segunda persona del singular con valor impersonal Incorrecciones: Siempre que se emprenden nuevos trabajos, te encuentras con inconvenientes. Si te presentan un problema como ése, ¿cómo debemos resolverlo?

Correcciones: Siempre que se emprenden nuevos trabajos, se encuentra uno con inconvenientes. Siempre que se emprenden nuevos trabajos, nos encontramos con inconvenientes. Siempre que se emprenden nuevos trabajos, aparecen inconvenientes. Si nos presentan un problema como ése, ¿cómo debemos resolverlo? Si se presenta un problema como ése, ¿cómo debemos resolverlo?


162

A LIC IA M A R ÍA Z O R R IL L A

Errores frecuentes en el uso de los pronombres reflexivos Incorrecciones: 1) 2) 3) 4) 5) 6) 7) 8)

Yo volví en sí. Tú volviste en sí. Nosotros volvimos en sí. Yo no doy más de sí. Me ponen fuera de sí. No cabías en sí de alegría. Yo me valgo por sí solo. Yo soy paciente de por sí. 9) Llevad consigo a vuestros hermanos. 10) Siempre me enojo con mí mismo. 11) ¿Por qué este joven habla con él mismo? 12) Los turistas llevan con ellos el equipaje.

Correcciones: 1) Yo volví en mi. 2) Tú volviste en ti (Vos volviste en vos). 3) Nosotros volvimos en nosotros. Nosotros recobramos el conocimiento (Se prefiere esta solución). 4) Yo no doy más de mí. 5) Me ponen fuera de mí. 6) No cabías en ti de alegría (en vos). 7) Yo me valgo por mí mismo. 8) Yo soy paciente de por mí. Yo soy paciente por naturaleza (Se prefiere esta solución). 9) Llevad con vosotros a vuestros hermanos (Lleven con ustedes a sus hermanos). 10) Siempre me enojo conmigo mismo. 11) ¿Por qué este joven habla consigo mismo? 12) Los turistas llevan consigo el equipaje.

En tercera persona del singular o del plural, la forma sí es correcta: Él vuelve en sí. Ella vuelve en sí.


NORMATIVA DE LOS PRONOMBRES RELATIVOS

• QUE El relativo que se refiere a personas, animales o cosas. El taxista que nos trajo era holandés. Los perros que encontramos estaban flacos. El rosal que planté no crece.

No se acompaña de artículo en proposiciones incluidas adjetivas explicativas y especificativas, salvo que vaya precedido de preposi­ ción (objeto directo de persona conocida, objeto indirecto o circuns­ tancia): Incorrecto: *Dame la lapicera la que te presté ayer. Correcto: Dame la lapicera que te presté ayer. Oraciones correctas: La joven a la que amo es ciega. (O.D.)70 La señora, a la que doy clase, es rusa. (O.I.) Ésta es la nueva casa en la que vivo. (C.)

Cuando que funciona como circunstancia, la presencia del artículo es facultativa con las preposiciones a, con, de, en, por. Por lo tanto, también podemos decir: Ésta es la nueva casa en que vivo. 70 Cuando QUE funciona como O.D. de persona, la preposición A es facultativa: Ésa es la anciana a la que asaltaron o Ésa es la anciana que asaltaron.


164

A LICIA M A RÍA ZO R R IL L A

Sin embargo, el uso de p o r sin artículo puede dar lugar a ambigüe­ dades (Es grande la ventana p o r que se asoma. Es mejor: Es grande la ventana p o r la que se asoma). Con las demás preposiciones, es necesario el artículo. Este es obligatorio en las proposiciones incluidas sustantivas que funcionan como aposición : La profesora Susana, la que conociste en Madrid, puede hacerlo.

En proposiciones incluidas adjetivas especificativas, cuando la p re ­ posición que acompaña al relativo es la misma que la que acompaña al sustantivo antecedente, puede suprimirse: 1) en que es circunstancia de tiempo: En el momento en que lo vi, me di cuenta de que era el ladrón. En el momento que lo vi, me di cuenta de que era el ladrón.

2) en que es circunstancia de lugar: En la casa en que nos vimos, hoy no vive nadie. En la casa que nos vimos, hoy no vive nadie.

A veces, no es conveniente la supresión: Caminamos hasta el pueblo que llegaron nuestros amigos. Caminamos hasta el pueblo hasta el que llegaron nuestro amigos.

En las proposiciones incluidas adjetivas explicativas, la preposi­ ción es obligatoria:


EL U SO D EL V ER B O Y D EL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

165

Sigo acordándome de aquellos temas, de los que tantas veces te he hablado. Incorrecto: *Sigo acordándome de aquellos temas, que tantas veces te he hablado.

Con la construcción hace tiempo , no se pone preposición: Hace tiempo que deseo verla.

Errores en el uso del relativo QUE sin preposición Incorrecciones: 1) 2) 3) 4) 5) 6)

Hay mujeres que les agrada vestir de negro. Ésta es la maestra que te hablé. Los investigadores que estuvimos ayer son franceses. Fue por Carlos que nos enteramos de tu viaje. La paz que aspira el mundo es posible. Ése es el jugador que le han dado el premio.

Correcciones: 1) Hay mujeres a las que les agrada vestir de negro. Hay mujeres a quienes les agrada vestir de negro. 2) Ésta es la maestra de la que te hablé. Ésta es la maestra de quien te hablé. 3) Los investigadores con los que estuvimos ayer son franceses. Los investigadores con quienes estuvimos ayer son franceses. 4) Fue por Carlos por el que nos enteramos de tu viaje. Fue por Carlos por quien nos enteramos de tu viaje. Por Carlos nos enteramos de tu viaje. 5) La paz a la que aspira el mundo es posible. 6) Ése es el jugador al que le han dado el premio. Ése es el jugador a quien le han dado el premio.


166

A LIC IA M A RÍA ZO R R IL L A

• QUIEN - QUIENES71 El pronombre relativo quien y su plural quienes sólo se refieren a personas o a cosas personificadas. Vivió con su abuela, quien le enseñó a leer y a escribir.

Incorrecto: *La bebida, quien le produjo la cirrosis, fue su mal.

Correcto: La bebida fue lo que le produjo la cirrosis. La bebida fue la que le produjo la cirrosis. La bebida, que le produjo la cirrosis, fue su mal.

Incorrecto: *No tiene amigos en quien confiar, {en quienes) *No se enoje, sean quien fueren los rivales, {quienes) ♦Aquellos a quien le salen bien las cosas son afortunados. {a quienes les) *A quien deben respetar es a los niños, (a quienes)

Hasta el siglo XVIII, quien se usó con antecedente personal y no personal. En el Quijote, aparece con antecedente no personal. Quien, quienes no deben aparecer con función de sujeto en propo­ siciones incluidas adjetivas especificativas. Sí, pueden aparecer en las explicativas. Incorrecto: *Mi abuelo quien lee mucho escribe bien. Correcto: Mi abuelo, quien lee mucho, escribe bien.

71 En plural, comenzó a usarse en el siglo XVI.


EL USO DEL VERBO Y DEL GERUNDIO EN ESPAÑOL

167

Otros casos correctos (quien y quienes están acompañados de p re­ posición): Aquellas niñas de quienes le hablé viajarán el lunes. (= de las que) El joven con quien estudio es belga. (= con el que)

• EL CUAL, LA CUAL, LOS CUALES, LAS CUALES Las formas el cual, la cual, los cuales, las cuales equivalen a que. Se refieren a personas, animales o cosas. Encabezan siempre proposi­ ciones incluidas adjetivas explicativas (Di el mensaje a la telefonista, la cual ha de comunicárselo; Quiso matar al caballo, el cual era muy viejo; Regaló tres vestidos, los cuales eran de seda), nunca especifica­ tivas, salvo que los encabezadores estén precedidos de preposición (Las niñas de las cuales te hablé llegaron; Esta es la causa p o r la cual no traje el dinero; El alquiler del salón en el cual hicieron la fiesta es caro): Alentaremos a nuestros jugadores, los cuales parecen desanimados, (explicativa) La maestra llamó a los jóvenes con los cuales viajará a Misiones, (especificativa)

Son, pues, incorrectas las siguientes oraciones: 1) Las niñas las cuales irán al Museo de Arte Decorativo pertenecen a sépti­ mo grado. 2) Encontramos libros los cuales se adecúan al tema estudiado. 3) Visité el departamento el cual compraron mis primos en abril.

Correcciones: 1) Las niñas que irán al Museo de Arte Decorativo pertenecen a séptimo grado. 2) Encontramos libros que se adecúan al tema estudiado. 3) Visité el departamento que compraron mis primos en abril.


168

A LIC IA M ARÍA ZO R R IL L A

• CUYO, CUYA, CUYOS, CUYAS El pronombre cuyo tiene valor posesivo; concierta con el nombre de la persona o cosa poseída. Errores en el uso del relativo cuyo : 1) La ciudad y los perros, de cuya obra es autor Mario Vargas Llosa, ha sido bien analizada. 2) Aceptó la cátedra, cuya cátedra dictaba el profesor Alonso. 3) Nos encontramos con la hija de Celina, cuya hija nos saludó amablemente.

Correcciones: 1) La ciudad y los perros, cuyo autor es Mario Vargas Llosa, ha sido bien analizada. 2) Aceptó la cátedra que dictaba el profesor Alonso. 3) Nos encontramos con la hija de Celina, quien nos saludó amablemente.

Se aconseja no usar secuencias en las que cuyo carece de valor posesivo: *a cuyo fin

a tal fin a ese fin

*en cuyo caso

en tal caso en ese caso

*con cuyo objeto

con tal objeto con ese objeto

Incorrecto: Hemos definido el plan, *con cuyo objeto, empezaremos la obra. Correcto: Hemos definido el plan; con tal objeto, empezaremos la obra.


BIBLIOGRAFÍA

ALCINA FRANCH, Juan y José Manuel BLECUA, Gramática Española , Barcelona, Ariel, 1975. ALFARO, Ricardo J., Diccionario de Anglicismos, 2.a edición, Madrid, Gredos, 1970. ALONSO, Amado y Pedro HENRÍQUEZ UREÑA, Gramática castellana, Segundo curso, 22.a edición, Buenos Aires, Losada, 1967. ALSINA, Ramón, Todos los verbos castellanos conjugados, 8.a edición, Bar­ celona, Teide, 1979. ÁLVAREZ MARTÍNEZ, María Ángeles, E l pronom bre I. Personales, artí­ culo, demostrativos, posesivos, Madrid, Arco/Libros, 1989. ARAGÓ, Manuel Rafael, Diccionario de dudas y problem as del idioma español, Buenos Aires, El Ateneo, 1995. BASULTO, Hilda, Diccionario de verbos, México, Trillas, 1991. BORGES, Jorge Luis, Ficciones. Translated from the Spanish by EMECÉ Editores, London, Everyman’s Library, 1993. BORREGO, J., J. G. ASENCIO y E. PRIETO, El subjuntivo. Valores y usos, 4.a edición, Madrid, Sociedad General Española de Librería, 1990. BOUZET, Jean, Grammaire Espagnole, Paris, Librairie Classique Eugène Belin, 1980. CARRASCO GUTIÉRREZ, Angeles, “El tiempo verbal y la sintaxis oracional. La consecutio temporum”, Gramática Descriptiva de la Lengua Espa­ ñola (dirigida por Ignacio Bosque y Violeta Demonte), Tomo 2, Madrid, Espasa Calpe, 1999. DICCIONARIO SOPEÑA, Los quince m il verbos españoles. Su gramática, clasificación y conjugación, Barcelona, Ramón Sopeña, 1980. FENTE GÓMEZ, Rafael y otros, Perífrasis verbales, 3.a edición, Madrid, Sociedad General Española de Librería, 1979. FERNANDEZ, Salvador, Gramática Española, Madrid, Manuales de la Re­ vista de Occidente, 1951.


170

A LICIA M A RÍA ZO R R ILLA

FERNÁNDEZ ÁLVAREZ, Jesús, E l subjuntivo, Primera reimpresión de la 10.a edición, Madrid, EDELSA Grupo Didascalia, 1987. FERNÁNDEZ DE CASTRO, Félix, Las perífrasis verbales en el español actual, Madrid, Gredos, 1999. FERNÁNDEZ NÚNEZ, Luis, E l sintagma verbal, Madrid, Diseño Editorial, 1991. GARCÍA-PELAYO Y GROSS, Ramón y otros, Larousse de la conjugación, México, Larousse, 1983. GILI Y GAYA, Samuel, Nuestra lengua materna, San Juan de Puerto Rico, Instituto de Cultura Puertorriqueña, 1973. GÓMEZ TORREGO, Leonardo, Gramática didáctica del español , Madrid, SM, 1998. GOMEZ TORREGO, Leonardo, M anual de español correcto, Tomo II, 5.a edición, Madrid, Arco/Libros, 1994. GÓMEZ TORREGO, Leonardo, Perífrasis verbales, Madrid, Arco/Libros, 1988. GRAMÁTICA CASTELLANA, “Conjugación de verbos on-line” [en línea]. Dirección URL: <http://www.milnueve84.com.ar/Mis Archivos/ Hablabie.htm>. INSTITUTO DE VERBOLOGÍA HISPÁNICA, “Inventario General y Conjugador Avanzado de los Verbos del Español y sus Dialectos” [en linea]. Dirección URL: <http://www.verbolog.com/comparados.htm>. INSTITUTO DE VERBOLOGÍA HISPÁNICA, “La conjugación de verbos en español” [en línea]. Dirección URL: <http://www.verbolog.com/ coniuga.htm>. INSTITUTO DE VERBOLOGÍA HISPÁNICA, “Tablas de conjugación de los verbos en español” [en línea]. Dirección URL: <http:// www.verbolog.com/paradigs.htm>. KOVACCI, Ofelia, E l comentario gramatical. Teoría y práctica, Tomos I-II, Madrid, Arco/Libros, 1990-1992. KOVACCI, Ofelia, Lengua y Literatura 3, 2.a edición, Buenos Aires, Abril, 1985. LAMÍQUIZ, Vidal, E l sistema verbal del español, Málaga, Ágora, 1982. LUQUET, Gilíes, La teoría de los modos en la descripción del verbo espa­ ñol, Madrid, Arco/Libros, 2004.


EL USO DEL V ER B O Y DEL G E R U N D IO EN ESPA Ñ O L

171

MARTÍNEZ, José A., E l pronom bre II. Numerales, indefinidos y relativos, Madrid, Arco/Libros, 1989. MARTÍNEZ AMADOR, Emilio, Diccionario gramatical y de dudas del idioma, Barcelona, Ramón Sopeña, 1970. MARTÍNEZ DE SOUSA, José, Diccionario de usos y dudas del español actual, 2.a edición, Barcelona, Biblograf, 1998. MIGUEL, Amando de, La perversión del lenguaje, 3.a edición, Madrid, Espasa-Calpe, 1985. MIRANDA PODADERA, Luis, Cuestiones gramaticales, 8.a edición, Ma­ drid, Hernando, 1987. MORERA, Marcial, Diccionario Crítico de las Perífrasis Verbales del Es­ pañol, Puerto del Rosario, Servicio de Publicaciones del Excmo. Cabil­ do Insular de Fuerteventura, 1991. PORTO DAPENA, José Alvaro, D el indicativo al subjuntivo. Valores y usos de los modos del verbo, Madrid, Arco/Libros, 1991. PORTO DAPENA, José Alvaro, E l verbo y su conjugación, Madrid, Arco/ Libros, 1987. PORTO DAPENA, José Alvaro, Tiempos y form as no personales del verbo, Madrid, Arco/Libros, 1989. POTTIER, Bemard, Introduction a l ’étude de la morphosyntaxe, París, Edi­ ciones Hispanoamericanas, 1963. QUIRK, Randolph y otros, A Comprehensive Grammar o f the English Language, Eleventh impression, New York, Longman Inc., 1993. REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, “Conjugación verbal” [en línea]. Direc­ ción URL: <http://www.rae.es>. REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Esbozo de una Nueva Gramática de la Lengua Española, Sexta reimpresión, Madrid, Espasa-Calpe, 1979. ROSENBLAT, Ángel, Estudios sobre el español de América, Tomo III de Biblioteca Ángel Rosenblat, Caracas, Monte Ávila Editores, 1984. SASTRE RUANO, María Ángeles, E l subjuntivo en español, Salamanca, Ediciones Colegio de España, 1997. SECO, Manuel, Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española, 10.a edición, Madrid, Espasa-Calpe, 1998. SECO, Manuel, Gramática esencial del español, Madrid, Aguilar, 1982. SOPEÑA, Iter 2000. Diccionario de verbos y su conjugación, Barcelona, Ramón Sopeña, 1991.


172

A LIC IA M A RÍA ZO R R ILL A

SUANCES-TORRES, Jaime, Diccionario del Verbo Español, H ispanoam e­ ricano y Dialectal, Barcelona, Herder, 2000. URTASUN, Valentín, D isertación acerca del gerundio, Buenos Aires, Rodríguez Giles y Cía., 1943. VALENZUELA, F., E l verbo, Buenos Aires, Kapelusz, 1993. ZORRILLA, Alicia María y María Luisa OLSEN DE SERRANO REDONNET, Diccionario de los usos correctos del español, 2.a edi­ ción, Buenos Aires, Estrada, 1997. ZORRILLA, Alicia María, M anual del Corrector de Textos (Guía normativa de la lengua española), Tomo VI, Buenos Aires, Fundación Instituto Superior de Estudios Lingüísticos y Literarios LITTERAE, 1997.


BIBLIOTECA DEL TRADUCTOR Y DEL CORRECTOR DE TEXTOS

Dirección : Alicia María Zorrilla

TÍTULOS EN PREPARACIÓN: • • • •

Uso de los signos de puntuación en español La ortografía española Semántica de las preposiciones españolas Dudario I de la Lengua Española en la Argentina


ÍNDICE

Prólogo....................................................................................................... 9 El verbo....................................................................................................17 El verbo: punto de vista sintáctico, semántico y morfológico............43 La consecutio temporum, concordancia o correlación de tiem pos.... 47 Las perífrasis verbales........................................................................... 55 Normativa del verbo español.................................................................65 El uso del verbo en el español actual.................................................... 93 El participio.......................................................................................... 117 Paradigma de la conjunción regular................................................... 123 El gerundio........................................................................................... 129 El gerundio en inglés (nominal -ingparticiple clauses ) y su traducción al español...................................................................... 149 El pronombre personal......................................................................... 157 Normativa de los pronombres relativos..............................................163 Bibliografía........................................................................................... 169


Se terminรณ de imprimir en Impresiones Dunken Ayacucho 357 (C1025AAG) Buenos Aires Telefax: 4954-7700 / 4954-7300 E-mail: info@dunken.com.ar www.dunken.com.ar Agosto de 2004

El uso del verbo y del gerundio en Español  

De acuerdo con los etimologistas, la palabra “jomada” proviene del provenzal antiguo y denota ‘camino que se recorre en un día: trabajo que...

El uso del verbo y del gerundio en Español  

De acuerdo con los etimologistas, la palabra “jomada” proviene del provenzal antiguo y denota ‘camino que se recorre en un día: trabajo que...

Advertisement