Issuu on Google+

RENSO CASTAÑEDA ZEVALLOS


Una Publicacion de Edtorial Educart


Renso Casta単eda Zevallos


El mundo ideal de Renso Castañeda El artista peruano presenta en la galería Pintadera su nueva serie de obras a través de una mirada cargada de reminiscencias infantiles. Renso Castañeda ha elaborado un universo de matices surrealistas inspirado en sus dos hijos. Por Leyra E. González / lgonzalez@elnuevodia.com La inspiración puede llegar en cualquier momento y lugar. Puede nacer de emociones, vivencias, estados de ánimos o de una nueva etapa en la vida que logra cambiar las perspectivas, el modo de ver el mundo y culminar en la manifestación de un arte nunca antes elaborado.

Así es el caso del pintor latinoamericano Renso Castañeda Zevallos quien, convertido en padre hace cuatro años, capturó el universo en el que están inmersos sus dos retoños para plasmar un mundo fantástico e ilusiones en su nueva propuesta Obras recientes compuesta de 18 creaciones. La figura de la mujer ha trascendido en sus piezas de arte donde entre colores y detalles, destaca las curvas y sutileza de la imagen femenina. Y aunque no se aleja de su musa primordial, Castañeda en su nueva exposición -que se despliega desde este miércoles en la galería de arte, Pintadera- explora la niñez de la mirada cándida de su hija de cuatro años y del varón de uno. “Es la primera vez que trabajo la imagen de los niños. Como ahora soy padre, he utilizado a mis hijos como modelos. Los infantes se prestan más para la fantasía que en la pintura se puede reflejar de una manera surrealista.”, expresó el peruano. “Si uno pintara solamente cuando está alegre, ¿cómo serían los cuadros? Igual, si uno sólo trabajara cuando está triste. Todos serían lo mismo” EL VOCERO Puerto Rico Por: Jorge Rodríguez ESCENARIO Con una paleta que más que un documento social constituye un testimonio íntimo, y que con el uso


El mundo ideal de Renso Castañeda El artista peruano presenta en la galería Pintadera su nueva serie de obras a través de una mirada cargada de reminiscencias infantiles. Renso Castañeda ha elaborado un universo de matices surrealistas inspirado en sus dos hijos. Por Leyra E. González / lgonzalez@elnuevodia.com La inspiración puede llegar en cualquier momento y lugar. Puede nacer de emociones, vivencias, estados de ánimos o de una nueva etapa en la vida que logra cambiar las perspectivas, el modo de ver el mundo y culminar en la manifestación de un arte nunca antes elaborado. Así es el caso del pintor latinoamericano Renso Castañeda Zevallos quien, convertido en padre hace cuatro años, capturó el universo en el que están inmersos sus dos retoños para plasmar un mundo fantástico e ilusiones en su nueva propuesta Obras recientes compuesta de 18 creaciones. La figura de la mujer ha trascendido en sus piezas de arte donde entre colores y detalles, destaca las curvas y sutileza de la imagen femenina. Y aunque no se aleja de su musa primordial, Castañeda en su nueva exposición -que se despliega desde este miércoles en la galería de arte, Pintadera- explora la niñez de la mirada cándida de su hija de cuatro años y del varón de uno. “Es la primera vez que trabajo la imagen de los niños.

Como ahora soy padre, he utilizado a mis hijos como modelos. Los infantes se prestan más para la fantasía que en la pintura se puede reflejar de una manera surrealista.”, expresó el peruano. “Si uno pintara solamente cuando está alegre, ¿cómo serían los cuadros? Igual, si uno sólo trabajara cuando está triste. Todos serían lo mismo” EL VOCERO Puerto Rico Por: Jorge Rodríguez ESCENARIO Con una paleta que más que un documento social constituye un testimonio íntimo, y que con el uso del desnudo proyecta exteriormente el reflejo de las emociones interiores, retorna nuevamente el artista peruano Renso Castañeda Ceballo a la escena local de las artes plásticas, exhibiendo 18 óleos en formato mediano, el próximo miércoles 10 de octubre, en la galería La Pintadera de la avenida Andalucía de Puerto Nuevo, a las 7:00 p.m.Aún se recuerda su desbordante e impactante exhibición titulada “Cubiertas de piel” donde éste retomaba una y otra vez el desnudo femenino no sólo como una figura humana de expresividad ilimitada sino que al asirlo como espacio, con una fuerza figurativa casi hiperrealista, provocaba al espectador desde su propia memoria de emociones. Con cada imagen, Castañeda convocaba a un viaje que suponía una invitación a su geografía corporal suministrada


por símbolos, misterios, sensualidades y penetraciones emotivas.“En esta exhibición se juntan varios elementos como lo son la figura de los niños la cual estoy utilizando como elemento principal en algunas pinturas porque la figura infantil me permite rescatar la sensibilidad del espectador, la ternura, el amor, una visión que envuelva al espectador en un mundo agradable. Esta nos retorna a un mundo de fantasías y alegría, y es sinónimo de vida, de creación, y de futuro. También sigo representando el desnudo femenino con elementos surrealistas, tema que he utilizado por algunos años, que me agrada porque me da la libertad de realizar composiciones en espacios no reales, en el cual descansan figuras femeninas”, escribe el propio Castañeda desde la distancia, en su taller de Perú.Una característica de esta obra en general es que el plano de la pintura parece difuminarse planteando una imagen bastante pulida, más acabada, que evita el rastro del empaste a propósito. Pero, que Castañeda sin poder distanciarse de sus fueros, concede que siempre bota algo desde adentro y que sufre una pequeña catarsis. Se podría decir, como ha admitido el artista, que muchas de estas obras son autobiográficas, no en el sentido de que relata una vida de principio a fin, sino que exhibe un estado, un momento por el que todos pasan.Y si antes, existía una constante en estas obras con el rompecabezas, el chupete, el perfume, las máscaras y las mariposas, con el hombre desintegrándose y la mujer dominando su

espacio, esta nueva colección de “Pinturas recientes” incluye la figura de los niños y otros elementos como el de los juegos. Con éste fin busca rescatar al niño primigenio de su propio yo.


El mundo ideal de Renso Castañeda El artista peruano presenta en la galería Pintadera su nueva serie de obras a través de una mirada cargada de reminiscencias infantiles. Renso Castañeda ha elaborado un universo de matices surrealistas inspirado en sus dos hijos. Por Leyra E. González / lgonzalez@elnuevodia.com La inspiración puede llegar en cualquier momento y lugar. Puede nacer de emociones, vivencias, estados de ánimos o de una nueva etapa en la vida que logra cambiar las perspectivas, el modo de ver el mundo y culminar en la manifestación de un arte nunca antes elaborado. Así es el caso del pintor latinoamericano Renso Castañeda Zevallos quien, convertido en padre hace cuatro años, capturó el universo en el que están inmersos sus dos retoños para plasmar un mundo fantástico e ilusiones en su nueva propuesta Obras recientes compuesta de 18 creaciones. La figura de la mujer ha trascendido en sus piezas de arte donde entre colores y detalles, destaca las curvas y sutileza de la imagen femenina. Y aunque no se aleja de su musa primordial, Castañeda en su nueva exposición -que se despliega desde este miércoles en la galería de arte, Pintadera- explora la niñez de la mirada cándida de su hija de cuatro años y del varón de uno. “Es la primera vez que trabajo la imagen de los niños.

Como ahora soy padre, he utilizado a mis hijos como modelos. Los infantes se prestan más para la fantasía que en la pintura se puede reflejar de una manera surrealista.”, expresó el peruano. “Si uno pintara solamente cuando está alegre, ¿cómo serían los cuadros? Igual, si uno sólo trabajara cuando está triste. Todos serían lo mismo” EL VOCERO Puerto Rico Por: Jorge Rodríguez ESCENARIO Con una paleta que más que un documento social constituye un testimonio íntimo, y que con el uso del desnudo proyecta exteriormente el reflejo de las emociones interiores, retorna nuevamente el artista peruano Renso Castañeda Ceballo a la escena local de las artes plásticas, exhibiendo 18 óleos en formato mediano, el próximo miércoles 10 de octubre, en la galería La Pintadera de la avenida Andalucía de Puerto Nuevo, a las 7:00 p.m.Aún se recuerda su desbordante e impactante exhibición titulada “Cubiertas de piel” donde éste retomaba una y otra vez el desnudo femenino no sólo como una figura humana de expresividad ilimitada sino que al asirlo como espacio, con una fuerza figurativa casi hiperrealista, provocaba al espectador desde su propia memoria de emociones. Con cada imagen, Castañeda convocaba a un viaje que suponía una invitación a su geografía corporal suministrada por símbolos,


misterios, sensualidades y penetraciones emotivas.“En esta exhibición se juntan varios elementos como lo son la figura de los niños la cual estoy utilizando como elemento principal en algunas pinturas porque la figura infantil me permite rescatar la sensibilidad del espectador, la ternura, el amor, una visión que envuelva al espectador en un mundo agradable. Esta nos retorna a un mundo de fantasías y alegría, y es sinónimo de vida, de creación, y de futuro. También sigo representando el desnudo femenino con elementos surrealistas, tema que he utilizado por algunos años, que me agrada porque me da la libertad de realizar composiciones en espacios no reales, en el cual descansan figuras femeninas”, escribe el propio Castañeda desde la distancia, en su taller de Perú.Una característica de esta obra en general es que el plano de la pintura parece difuminarse planteando una imagen bastante pulida, más acabada, que evita el rastro del empaste a propósito. Pero, que Castañeda sin poder distanciarse de sus fueros, concede que siempre bota algo desde adentro y que sufre una pequeña catarsis. Se podría decir, como ha admitido el artista, que muchas de estas obras son autobiográficas, no en el sentido de que relata una vida de principio a fin, sino que exhibe un estado, un momento por el que todos pasan.Y si antes, existía una constante en estas obras con el rompecabezas, el chupete, el perfume, las máscaras y las mariposas, con el hombre desintegrándose y la mujer dominando su espacio, esta nueva

colección de “Pinturas recientes” incluye la figura de los niños y otros elementos como el de los juegos. Con éste fin busca rescatar al niño primigenio de su propio yo.


Titulo: Regalos para Ruth Oleo sobre lienzo, 140 x 110 cm A単o 2012


El mundo ideal de Renso Castañeda El artista peruano presenta en la galería Pintadera su nueva serie de obras a través de una mirada cargada de reminiscencias infantiles. Renso Castañeda ha elaborado un universo de matices surrealistas inspirado en sus dos hijos. Por Leyra E. González / lgonzalez@elnuevodia.com La inspiración puede llegar en cualquier momento y lugar. Puede nacer de emociones, vivencias, estados de ánimos o de una nueva etapa en la vida que logra cambiar las perspectivas, el modo de ver el mundo y culminar en la manifestación de un arte nunca antes elaborado. Así es el caso del pintor latinoamericano Renso Castañeda Zevallos quien, convertido en padre hace cuatro años, capturó el universo en el que están inmersos sus dos retoños para plasmar un mundo fantástico e ilusiones en su nueva propuesta Obras recientes compuesta de 18 creaciones. La figura de la mujer ha trascendido en sus piezas de arte donde entre colores y detalles, destaca las curvas y sutileza de la imagen femenina. Y aunque no se aleja de su musa primordial, Castañeda en su nueva exposición -que se despliega desde este miércoles en la galería de arte, Pintadera- explora la niñez de la mirada cándida de su hija de cuatro años y del varón de uno. “Es la primera vez que trabajo la imagen de los niños.

Como ahora soy padre, he utilizado a mis hijos como modelos. Los infantes se prestan más para la fantasía que en la pintura se puede reflejar de una manera surrealista.”, expresó el peruano. “Si uno pintara solamente cuando está alegre, ¿cómo serían los cuadros? Igual, si uno sólo trabajara cuando está triste. Todos serían lo mismo” EL VOCERO Puerto Rico Por: Jorge Rodríguez ESCENARIO Con una paleta que más que un documento social constituye un testimonio íntimo, y que con el uso del desnudo proyecta exteriormente el reflejo de las emociones interiores, retorna nuevamente el artista peruano Renso Castañeda Ceballo a la escena local de las artes plásticas, exhibiendo 18 óleos en formato mediano, el próximo miércoles 10 de octubre, en la galería La Pintadera de la avenida Andalucía de Puerto Nuevo, a las 7:00 p.m.Aún se recuerda su desbordante e impactante exhibición titulada “Cubiertas de piel” donde éste retomaba una y otra vez el desnudo femenino no sólo como una figura humana de expresividad ilimitada sino que al asirlo como espacio, con una fuerza figurativa casi hiperrealista, provocaba al espectador desde su propia memoria de emociones. Con cada imagen, Castañeda convocaba a un viaje que suponía una invitación a su geografía corporal suministrada por símbolos,


misterios, sensualidades y penetraciones emotivas.“En esta exhibición se juntan varios elementos como lo son la figura de los niños la cual estoy utilizando como elemento principal en algunas pinturas porque la figura infantil me permite rescatar la sensibilidad del espectador, la ternura, el amor, una visión que envuelva al espectador en un mundo agradable. Esta nos retorna a un mundo de fantasías y alegría, y es sinónimo de vida, de creación, y de futuro. También sigo representando el desnudo femenino con elementos surrealistas, tema que he utilizado por algunos años, que me agrada porque me da la libertad de realizar composiciones en espacios no reales, en el cual descansan figuras femeninas”, escribe el propio Castañeda desde la distancia, en su taller de Perú.Una característica de esta obra en general es que el plano de la pintura parece difuminarse planteando una imagen bastante pulida, más acabada, que evita el rastro del empaste a propósito. Pero, que Castañeda sin poder distanciarse de sus fueros, concede que siempre bota algo desde adentro y que sufre una pequeña catarsis. Se podría decir, como ha admitido el artista, que muchas de estas obras son autobiográficas, no en el sentido de que relata una vida de principio a fin, sino que exhibe un estado, un momento por el que todos pasan.Y si antes, existía una constante en estas obras con el rompecabezas, el chupete, el perfume, las máscaras y las mariposas, con el hombre desintegrándose y la mujer dominando su espacio, esta nueva

colección de “Pinturas recientes” incluye la figura de los niños y otros elementos como el de los juegos. Con éste fin busca rescatar al niño primigenio de su propio yo. gen bastante pulida, más acabada, que evita el rastro del empaste a propósito. Pero, que Castañeda sin poder distanciarse de sus fueros, concede que siempre bota algo desde adentro y que sufre una pequeña catarsis. Se podría decir, como ha admitido el artista, que muchas de estas obras son autobiográficas, no en el sentido de que relata una vida de principio a fin, sino que exhibe un estado, un momento por el que todos pasan.Y si antes, existía una constante en estas obras con el rompecabezas, el chupete, el perfume, las máscaras y las mariposas, con el hombre desintegrándose y la mujer dominando su espacio, esta nueva colección de “Pinturas recientes” incluye la figura de los niños y otros elementos como el de los juegos. Con éste fin busca rescatar al niño primigenio de su propio yo.


Titulo: Regalos para Ruth Oleo sobre lienzo, 140 x 110 cm A単o 2012


Titulo: Regalos para Ruth Oleo sobre lienzo, 140 x 110 cm A単o 2012


Titulo: Regalos para Ruth Oleo sobre lienzo, 140 x 110 cm A単o 2012


EL VOCERO Puerto Rico Por: Jorge Rodríguez ESCENARIO obrson autobiográficas, no en el sentido de que relata una vida de principio a fin, sino que exhibe un estado, un momento por el que todos pasan.Y si antes, existía una constante en estas obras con el rompecabezas, el chupete, el perfume, las máscaras y las mariposas, con el hombre desintegrándose y la mujer dominando su espacio, esta nueva colección de “Pinturas recientes” incluye la figura de los niños y otros elementos como el de los juegos. Con éste fin busca rescatar al niño primigenio de su propio yo.


EL VOCERO Puerto Rico Por: Jorge Rodríguez ESCENARIO obrson autobiográficas, no en el sentido de que relata una vida de principio a fin, sino que exhibe un estado, un momento por el que todos pasan.Y si antes, existía una constante en estas obras con el rompecabezas, el chupete, el perfume, las máscaras y las mariposas, con el hombre desintegrándose y la mujer dominando su espacio, esta nueva colección de “Pinturas recientes” incluye la figura de los niños y otros elementos como el de los juegos. Con éste fin busca rescatar al niño primigenio de su propio yo.


El mundo ideal de Renso Castañeda El artista peruano presenta en la galería Pintadera su nueva serie de obras a través de una mirada cargada de reminiscencias infantiles. Renso Castañeda ha elaborado un universo de matices surrealistas inspirado en sus dos hijos. Por Leyra E. González / lgonzalez@elnuevodia.com La inspiración puede llegar en cualquier momento y lugar. Puede nacer de emociones, vivencias, estados de ánimos o de una nueva etapa en la vida que logra cambiar las perspectivas, el modo de ver el mundo y culminar en la manifestación de un arte nunca antes elaborado. Así es el caso del pintor latinoamericano Renso Castañeda Zevallos quien, convertido en padre hace cuatro años, capturó el universo en el que están inmersos sus dos retoños para plasmar un mundo fantástico e ilusiones en su nueva propuesta Obras recientes compuesta de 18 creaciones. La figura de la mujer ha trascendido en sus piezas de arte donde entre colores y detalles, destaca las curvas y sutileza de la imagen femenina. Y aunque no se aleja de su musa primordial, Castañeda en su nueva exposición -que se despliega desde este miércoles en la galería de arte, Pintadera- explora la niñez de la mirada cándida de su hija de cuatro años y del varón de uno. “Es la primera vez que trabajo la imagen de los niños.

Como ahora soy padre, he utilizado a mis hijos como modelos. Los infantes se prestan más para la fantasía que en la pintura se puede reflejar de una manera surrealista.”, expresó el peruano. “Si uno pintara solamente cuando está alegre, ¿cómo serían los cuadros? Igual, si uno sólo trabajara cuando está triste. Todos serían lo mismo” EL VOCERO Puerto Rico Por: Jorge Rodríguez ESCENARIO Con una paleta que más que un documento social constituye un testimonio íntimo, y que con el uso del desnudo proyecta exteriormente el reflejo de las emociones interiores, retorna nuevamente el artista peruano Renso Castañeda Ceballo a la escena local de las artes plásticas, exhibiendo 18 óleos en formato mediano, el próximo miércoles 10 de octubre, en la galería La Pintadera de la avenida Andalucía de Puerto Nuevo, a las 7:00 p.m.Aún se recuerda su desbordante e impactante exhibición titulada “Cubiertas de piel” donde éste retomaba una y otra vez el desnudo femenino no sólo como una figura humana de expresividad ilimitada sino que al asirlo como espacio, con una fuerza figurativa casi hiperrealista, provocaba al espectador desde su propia memoria de emociones. Con cada imagen, Castañeda convocaba a un viaje que suponía una invitación a su geografía corporal suministrada por símbolos, miste-


rios, sensualidades y penetraciones emotivas.“En esta exhibición se juntan varios elementos como lo son la figura de los niños la cual estoy utilizando como elemento principal en algunas pinturas porque la figura infantil me permite rescatar la sensibilidad del espectador, la ternura, el amor, una visión que envuelva al espectador en un mundo agradable. Esta nos retorna a un mundo de fantasías y alegría, y es sinónimo de vida, de creación, y de futuro. También sigo representando el desnudo femenino con elementos surrealistas, tema que he utilizado por algunos años, que me agrada porque me da la libertad de realizar composiciones en espacios no reales, en el cual descansan figuras femeninas”, escribe el propio Castañeda desde la distancia, en su taller de Perú.Una característica de esta obra en general es que el plano de la pintura parece difuminarse planteando una imagen bastante pulida, más acabada, que evita el rastro del empaste a propósito. Pero, que Castañeda sin poder distanciarse de sus fueros, concede que siempre bota algo desde adentro y que sufre una pequeña catarsis. Se podría decir, como ha admitido el artista, que muchas de estas obras son autobiográficas, no en el sentido de que relata una vida de principio a fin, sino que exhibe un estado, un momento por el que todos pasan.Y si antes, existía una constante en estas obras con el rompecabezas, el chupete, el perfume, las máscaras y las mariposas, con el hombre desintegrándose y la mujer dominando su espacio, esta nueva

colección de “Pinturas recientes” incluye la figura de los niños y otros elementos como el de los juegos. Con éste fin busca rescatar al niño primigenio de su propio yo. gen bastante pulida, más acabada, que evita el rastro del empaste a propósito. Pero, que Castañeda sin poder distanciarse de sus fueros, concede que siempre bota algo desde adentro y que sufre una pequeña catarsis. Se podría decir, como ha admitido el artista, que muchas de estas obras son autobiográficas, no en el sentido de que relata una vida de principio a fin, sino que exhibe un estado, un momento por el que todos pasan.Y si antes, existía una constante en estas obras con el rompecabezas, el chupete, el perfume, las máscaras y las mariposas, con el hombre desintegrándose y la mujer dominando su espacio, esta nueva colección de “Pinturas recientes” incluye la figura de los niños y otros elementos como el de los juegos. Con éste fin busca rescatar al niño primigenio de su propio yo.


PROCESO

EL VOCERO Puerto Rico Por: Jorge Rodríguez ESCENARIO Con una paleta que más que un documento social constituye un testimonio íntimo, y que con el uso del desnudo proyecta exteriormente el reflejo de las emociones interiores, retorna nuevamente el artista peruano Renso Castañeda Ceballo a la escena local de las artes plásticas, exhibiendo 18 óleos en formato mediano, el próximo miércoles 10 de octubre, en la galería La Pintadera de la avenida Andalucía de Puerto Nuevo, a las 7:00 p.m.Aún se recuerda su desbordante e impactante exhibición titulada “Cubiertas de piel” donde éste retomaba una y otra vez el desnudo femenino no sólo como una figura humana de expresividad ilimitada sino que al asirlo como espacio, con una fuerza figurativa casi hiperrealista, provocaba al espectador desde su propia memoria de emociones. Con cada imagen, Castañeda convocaba a un viaje que suponía una invitación a su geografía corporal suministrada por símbolos, miste-

rios, sensualidades y penetraciones emotivas.“En esta exhibición se juntan varios elementos como lo son la figura de los niños la cual estoy utilizando como elemento principal en algunas pinturas porque la figura infantil me permite rescatar la sensibilidad del espectador, la ternura, el amor, una visión que envuelva al espectador en un mundo agradable. Esta nos retorna a un mundo de fantasías y alegría, y es sinónimo de vida, de creación, y de futuro. También sigo representando el desnudo femenino con elementos surrealistas, tema que he utilizado por algunos años, que me agrada porque me da la libertad de realizar composiciones en espacios no reales, en el cual descansan figuras femeninas”, escribe el propio Castañeda desde la distancia, en su taller de Perú.Una característica de esta obra en general es que el plano de la pintura parece difuminarse planteando una imagen bastante pulida, más acabada, que evita el rastro del empaste a propósito. Pero, que Castañeda sin poder distanciarse de sus fueros, concede que siempre bota algo desde adentro y que sufre una pequeña catarsis. Se podría decir, como ha admitido el artista, que muchas de estas obras son autobiográficas, no en el sentido de que relata una vida de principio a fin, sino que exhibe un estado, un momento por el que todos pasan.Y si antes, existía una constante en estas obras con el rompecabezas, el chupete, el perfume, las máscaras


El mundo ideal de Renso Castañeda El artista peruano presenta en la galería Pintadera su nueva serie de obras a través de una mirada cargada de reminiscencias infantiles. Renso Castañeda ha elaborado un universo de matices surrealistas inspirado en sus dos hijos. Por Leyra E. González / lgonzalez@elnuevodia.com La inspiración puede llegar en cualquier momento y lugar. Puede nacer de emociones, vivencias, estados de ánimos o de una nueva etapa en la vida que logra cambiar las perspectivas, el modo de

ver el mundo y culminar en la manifestación de un arte nunca antes elaborado. Así es el caso del pintor latinoamericano Renso Castañeda Zevallos quien, convertido en padre hace cuatro años, capturó el universo en el que están inmersos sus dos retoños para plasmar un mundo fantástico e ilusiones en su nueva propuesta Obras recientes compuesta de 18 creaciones. La figura de la mujer ha trascendido en sus piezas de arte donde entre colores y detalles, destaca las curvas y sutileza de la imagen femenina. Y aunque no se aleja de su musa primordial, Castañeda en su nueva exposición -que se despliega desde este miércoles en la galería de arte, Pintadera- explora la niñez de la mirada cándida de su hija de cuatro años y del varón de uno. “Es la primera vez que trabajo la imagen de los niños. Como ahora soy padre, he utilizado a mis hijos como modelos. Los infantes se prestan más para la fantasía que en la pintura se puede reflejar de una manera surrealista.”, expresó el peruano. “Si uno pintara solamente cuando está alegre, ¿cómo serían los cuadros? Igual, si uno sólo trabajara cuando está triste. Todos serían lo mismo”


EL VOCERO Puerto Rico Por: Jorge Rodríguez ESCENARIO Con una paleta que más que un documento social constituye un testimonio íntimo, y que con el uso del desnudo proyecta exteriormente el reflejo de las emociones interiores, retorna nuevamente el artista peruano Renso Castañeda Ceballo a la escena local de las artes plásticas, exhibiendo 18 óleos en formato mediano, el próximo miércoles 10 de octubre, en la galería La Pintadera de la avenida Andalucía de Puerto Nuevo, a las 7:00 p.m.Aún se recuerda su desbordante e impactante exhibición titulada “Cubiertas de piel” donde éste retomaba una y otra vez el desnudo femenino no sólo como una figura humana de expresividad ilimitada sino que al asirlo como espacio, con una fuerza figurativa casi hiperrealista, provocaba al espectador desde su propia memoria de emociones. Con cada imagen, Castañeda convocaba a un viaje que suponía una invitación a su geografía corporal suministrada por símbolos, misterios, sensualidades y penetraciones emotivas.“En esta exhibición se juntan varios elementos como lo son la figura de los niños la cual estoy utilizando como elemento principal en algunas pinturas porque la figura infantil me permite rescatar la sensibilidad del espectador, la ternura, el amor, una visión que envuelva al espectador en un mundo agradable. Esta nos retorna a un mun-

do de fantasías y alegría, y es sinónimo de vida, de creación, y de futuro. También sigo representando el desnudo femenino con elementos surrealistas, tema que he utilizado por algunos años, que me agrada porque me da la libertad de realizar composiciones en espacios no reales, en el cual descansan figuras femeninas”, escribe el propio Castañeda desde la distancia, en su taller de Perú.Una característica de esta obra en general es que el plano de la pintura parece difuminarse planteando una imagen bastante pulida, más acabada, que evita el rastro del empaste a propósito. Pero, que Castañeda sin poder distanciarse de sus fueros, concede que siempre bota algo desde adentro y que sufre una pequeña catarsis. Se podría decir, como ha admitido el artista, que muchas de estas obras son autobiográficas, no en el sentido de que relata una vida de principio a fin, sino que exhibe un estado, un momento por el que todos pasan.Y si antes, existía una constante en estas obras con el rompecabezas, el chupete, el perfume, las máscaras y las mariposas, con el hombre desintegrándose y la mujer dominando su espacio, esta nueva colección de “Pinturas recientes” incluye la figura de los niños y otros elementos como el de los juegos. Con éste fin busca rescatar al niño primigenio de su propio yo.


Agradecimientos: Edtorial Educart Renso Castaneda Renso Castaneda



boceto1