Issuu on Google+

Pepina y sus historias en Isla Humos Autor; RenĂŠ Milla Auger


Dedicado a mi Amigo el Buzo Leoncio

Atte. RenĂŠ


Mi amigo el Buzo Don Leoncio el Señor Visón

Recorriendo los canales de Aysén con mi papá, he conocido un buzo, que me ha enseñado cosas maravillosas, las cuales no conocía y realmente son muy importantes para que Don Salmon siga contando sus historias: Leoncio Sr. Visón, un buzo nacido en las tierras de Quenuir, este es un puerto pequeño a la entrada del Rio Maullín, se vino a trabajar a las aguas vivas de los canales de Aysén. Nos llevo a conocer los centros donde cultivan los Salmones tanto pequeños como grandes y como se les hace el aseo… Don Leo se puso su equipo de buceo y lo que me causo mucha impresión fue lo higiénico que eran, al llegar a las jaulas y desembarcar existen unos pediluvios (lavado de botas) es por si algún parasito se llega adherir a las botas para no contaminar las jaulas, al entrar al recorrido nos encontramos una bandada de pájaros y le pregunte al don Leoncio el Señor Visón: Pepina: ¿Don Leo como es que los pájaros no se comen los peces?, el me miro tiernamente pero con responsabilidad y me dijo… Sr .Visón, Mira pepina fíjate que existe una malla sobre las jaulas, se llama pajarera y la de aquí abajo se llama pecera, la pajarera evita que los pájaros se lleven los peces y la otra malla, la pecera es la que evita que los peces se arranquen y se puedan criar en forma productiva para la Industria salmonera. Pepina: Don Leo el señor Visón, me pidió su gualeta derecha y a mí me parecieron las dos iguales y no sabía cual pasarle, después se sonrió y me dijo: Don Leo: Pepina las dos gualetas son iguales así es que no te compliques por favor y ahora muévase para allá un poco por favor, porque me deben esterilizar antes de entrar a cada jaula a limpiar la mortalidad y ver si las redes se encuentran en buen estado, por que los lobos son perjudiciales para estos centros ya que hacen agujeros en las redes para engullirse los salmones, con tu permiso debo trabajar. Pepina: Don Leoncio se sumergió y desapareció en las profundidades sacando la mortalidad en cada jaula, las aves se tiraban en picada contra las mallas (pajareras) para ver si podían tomar algún pez, porque yo no sabía que los


salmones saltaban a cada rato y que lindo se veían plateados saltar sobre el agua, es por esta razón que tienen las pajareras después que don Leoncio Visón termino su trabajo, en las diez jaulas de este modulo y se puso a tararear un melodía, la cual yo no conocía, Don Leoncio, Sr. Visón me miró y me preguntó : Don Leo: Pepina ¿Quieres que te enseñe la canción de mi ciudad? Pepina: “Me encantaría señor Visón”, ¿Usted toca en alguna banda Instrumental? Don Leoncio: Así es, soy uno de los 10 hombres que tocan las cajas en la banda de guerra, “Piloto Pardo “mi querido Quenuir. Pepina: Me dijo inflando el pecho y levantando la mirada y cuando íbamos saliendo de las jaulas se puso a cantar muy marcial el himno de su querida banda, una parte de ella decía así en su melodía:

Adelante muchachos los marinos, De esta banda querida de Quenuir, Es su nombre la PILOTO PARDO Muy alegres ya vamos a salir Coro Al son de los pitos y tambores El desfile ya va empezar, Dejaremos amor y esperanza, Por que pronto nos vamos a la mar…

Pepina: parece que estábamos en la parada militar, Don Leoncio, el Señor Visón me entono la canción de su ciudad:

“Canción de Quenuir” “Quenuir es un puerto pequeño, a la entrada del río Maullín.


Donde tienen muy buenos marinos, en el mar su destino es vivir” “Alborada invierno y verano, El viajero que llega hasta ti. Se le olvidan pesares y penas Y en el mar solo piensa en vivir” Coro “Todos muy alegres con una canción, En los labios y en el corazón, Muy contentos se echan a la mar, La faena se hace en Quillahua, Pinuno, También en Guaguar, donde traemos, Erizos y locos, para enviarlos a la capital”

Don Leoncio el Señor Visón subió a la panga muy alegre y triunfal después de una jornada laboral, orgullosa de cantar, la canción de su pueblo natal… Realmente al acompañar a mi papá en su trabajo aprendo mucho y conozco a mucha gente y muchos pueblos de Chile, que ni siquiera sabía que existían, hay muchas otras cosas que aprender en estos centros de cultivo, las islas que los rodean y lo virgen de su bosques y el tiempo realmente horrible, ha llovido desde que llegamos pero el Don Leoncio dijo que no me preocupara por que el tiempo en el mar es muy variables, menciono que el día de mañana habría Sol…


El Señor Visón y su amigo Don Pepe el Lobo de Mar

La siguiente mañana, un hermoso día de Sol como lo había dicho el Señor Visón, fuimos nuevamente a las jaulas y comenzó a relatarme de un amigo que había tenido acá, el se llamaba Don Pepe el Lobo de Mar. Don Leoncio el señor Visón me decía: Con Pepe tuvimos una amistad fraternal y muy unida, de esas que no se dan mucho por estos lugares tan alejados, era tranquilo y respetuoso, le gustaba comer pescado fresco y Pepe el Lobo de Mar me conto en innumerables oportunidades, los recorridos que había realizado por estos fríos parajes, en los cuales navegaban los Yaganes, (pueblo aborigen de estos canales) y me decía que en estas frías aguas de Aysén, el iba detrás de las canoas y cuando los canoeros pescaban, a él le daban su parte de los peces, era gente agradecida de la naturaleza… Con mi amigo Pepe tuvimos la oportunidad de bucear juntos en medio de los salmones, entramos en las frías y azules aguas de los canales Uta.Rupa y Darwin, miramos a nuestro alrededor y nos sumergimos, estábamos a una profundidad de 24 metros y la cantidad de peces era impresionante, llegaban a oscurecerse nuestro entorno de estás gélidas aguas, nadaban con nosotros unos mil salmones, mostrando su grandeza, aquella que les había brindado la naturaleza, estábamos gustosos, nos mirábamos debajo del agua y la alegría se podía ver en el rostro de mi acompañante, pensamos que estos animales ya se habían marchado de esta parte del canal, comenzamos a emerger y los peces se veían a través de las aguas como una sinfonía de colores plateadosmoteados y aguas verdes y todos los peces nadaban a nuestro lado y jugaban con las burbujas de aire que dejábamos escapar de vez en cuando de nuestros pulmones, al salir de las aguas, sobre una roca nos abrazamos, con el hermoso cielo azul sobre nuestras cabezas, decidimos instalar unas redes y criar estos peces para después venderlos. Comenzamos con nuestro negocio y nos comenzó a ir sumamente bien, tuvimos mas módulos con sus diversas jaulas, habían ocasiones que Pepe el lobo, se ganaba sobre la panga con una aleta en el agua y la otra en el motor y nos decía:


Pepe El Lobo de Mar: “Apúrense que tenemos mucho trabajo que hacer y el día es corto para recorrer todo los que tenemos sembrados, hay que cuidar la cosecha de este año” Don Leoncio el Visón. Bastaban esas palabras para motivarnos a todos y partir a nuestras faenas a trabajar, día a día, mes a mes y así pasaron los años, en ese tiempo conocimos a don Juan el Pelicano de Calbuco un charlatán, que se sabía todas las historias que uno podía contar y mas encima te contaba otras, que inventaba, era un pelicano realmente amistoso, pero mentiroso cómo él solo, tenía unas amistades que no eran las más correctas y ahí a mi amigo Pepe lo engatusaron, por que él era un lobo de mar que creía en la gente que lo rodeaba, tanto así que un día llego a nuestra casa el pequeño Carlitos que era un lobito que había perdido a sus padres, por que el aceite de lobo es muy bueno para el reumatismo, los mataron dejando huérfano a Carlitos el lobito y Pepe de gran corazón lo adopto, dándole alimentación y estudios ahora es un gran lobo instruido e hizo su vida con una familia nueva….(esposa e hijos) Pepina: de pronto el señor Visón guardo silencio, igual como si le hubiese dado pena y quedo muy triste por largo rato, de pronto se incorporo y me dijo: Don Leoncio el Señor Visón: Mi querida Pepina muchas veces existen tristezas en el corazón, mi amigo Pepe el lobo, confío en los amigos que trajo ese pelicano entrometido y el negocio comenzó a decaer se invirtieron mal los dineros y los ahorros que tenía Pepe los gasto con estos amigotes, que lo llevaron a la bancarrota arrastrándome con el por que me pedia plata para sus fiestas, menos mal que fui visionario y le hable, el prefirió irse con sus amigos, que al poco tiempo lo dejaron abandonado y como estaba tan viejo nadie le daba trabajo y perdió la vida en un arrecife en el canal de Moraleda… Pepina: los ojos de don Leoncio el Visón, se llenaron de lágrimas por la pena que le produjo la pérdida de su amigo de alma. Con estas palabras que fueron las últimas que dijo el señor Visón, comprendí lo que era la perdida y el valor que se le daba a una verdadera amistad…


Las Piureras de Quenuir

Don Leoncio sr Visón ¿Cuál es la fuente laboral más importante en Quenuir?, pregunto la ratoncita Pepina a su anfitrión… Bueno Pepina existen dos, una de ellas es la extracción del Piure. Pepina: ¿Piure, que es Piure? Don Leoncio: son unos moluscos que crecen en las profundidades marinas, contienen gran cantidad de yodo y son muy beneficiosos para la salud humana, Déjame relatarte un poco sobre esto… Y la ratoncita con esos grandes y bellos ojos atenta estaba a lo que el sr Visón le contaba… Sr Visón: primero que nada tienen que haber dos buzos y tres tripulantes en una embarcación, para que se pueda realizar la maniobra de extracción, de piures con tranquilidad y de esta manera subirlos al bote y traerlos a la playa para que posteriormente a esto, las pencas que traen a los Piures dentro se curanteen… Pepina: ¿Qué es Curantear, Don Leoncio? Sr Visón: Curantear, es poner las pencas de los piures, sobre varas humeantes para que se desprendan con mayor facilidad los piures de su penca y de esta manera llevarlos a donde se procede a darles un hervor a los piures una vez desconchados para que tomen una textura mas rígida por que tienen un cuerpo blando y después proceder a darles un golpe de frio dentro de las aguas del río Quenuir. Una vez realizado este proceso, se procede a ensartarlos y hacer unos colgajos que son similares a los collares alargados, en la zona se conoce como junco en donde se ensartan los piures y así posteriormente llevarlos al mercado de Puerto Montt para su comercialización… Pepina: ¿Trabajan muchas personas en esas labores don Leoncio? Don Leoncio el señor Visón: así es Pepina, además están agrupados en un sindicato y trabajan muchas mujeres en el rubro, es realmente importante lo que hacen nuestras esposas en estas labores, son una gran ayuda para nosotros… Don Leoncio relataba orgulloso, los conocimientos que compartía en esos instantes…


Pepina: Don Leoncio usted me dijo que dos eran las fuentes laborales más importantes… Don Leoncio: hay a esta ratoncita no se le olvida nada (tocándole la cabeza tiernamente), te la voy a decir, pero primero te voy a relatar alguna de nuestras fiestas costumbristas, una de las más importantes es la que se realiza en la ciudad de Carelmapu…


Los Buzos de la Virgen de la Candelaria

En la ciudad de Carelmapu se realiza una de las fiestas costumbristas más importantes de la región que es la de los “Buzos de la Candelaria”… Pepina: ¿y en qué consiste esa festividad?... Don Leoncio: Tranquila Pepina, región

el que se apura pierde el tiempo en esta

Mientras el señor Visón sorbía su mate con tranquilidad, esa que tienen los marinos, en espera de un mejor tiempo, para poder seguir navegando por las aguas bravías del mar…. Don Leoncio: todo comienza al atardecer, cuando los buzos se ponen su trajes de buceo que vienen llenos de talco en su interior, para que se deslicen mejor en el cuerpo, después de esto proceden a chapotear un poco en el mar, como niños chicos y de ahí se van en procesión a la iglesia, con sus trajes de hombres rana, entran en la iglesia y toman sobre sus hombros, la imagen de la Virgen de la Candelaria y a San Pedro y proceden a llevarlas hasta la bahía, entre canciones religiosas y un ambiente de solemnidad, se me llegan a erizar los bellos del cuerpo. Se siente en el aire ese agradecimiento, es una recompensa llevar un año más sobre sus hombros, a sus benefactores, es todo gozo y alegría… Pepina: no me lo imagino, debe ser bellísimo… Sr Visón: así es y esta no es la mejor parte… Pepina: a no y ¿Cuál es entonces?... Don Leoncio: tranquilidad, (sorbiendo nuevamente la bombilla de su viejo mate) Y Pepina volvió a preguntar ¿Y de donde vino esa virgencita?


Don Leoncio: esa es una bella historia y muy particular, sucede que esta imagen de la Virgen de la Candelaria, la llevaban hacia el sur de nuestro país y hubo una tempestad que hizo que el capitán, decidiera desembarcar la imagen en esta ciudad, Carelmapu, cuando paso la tempestad, el capitán del navío ordeno embarcar la virgen y se formo otra tormenta, que nadie supo de donde vino y cada vez que embarcaban a la virgen en distintos navíos, para llevársela a su destino, en la cual la estaban esperando, aparecía la tormenta, así es que decidieron, dejarla en este puerto y traer otra Candelaria para el puerto que originalmente se le había otorgado a nuestra patrona… Pepina solamente escuchaba sorprendida… Y continuando con la historia de los buzos, dijo don Leoncio el señor Visón, Suben las imágenes de la Virgen y San Pedro a los navíos y se forma una procesión en el mar, con los botes llenos de luz, que se transforman en embarcaciones alegóricas, llenas de colorido y canticos dando gracias por un año más de poder estar vivos y navegan a través de la bahía, mientras tanto los buzos, van vigilando con antorchas encendidas el recorrido, sumergidos en el agua, parecen faroles vivientes, hasta que las imágenes tocan el muelle nuevamente. Ahí los buzos emergen y nuevamente levantan en hombros las imágenes para depositarlas donde mismo las sacaron, la iglesia del pueblo, todo esto entre las entonaciones de nuestra Canción Nacional de Chile y los coros que cantan en la parroquia y toda la gente aplaudiendo a los buzos, por que gracias a su esfuerzo, han sabido dar una luz de esperanza y trabajo a su ciudadanía, en estas caletas de pescadores, la fe realmente mueve montañas y es por esta razón que somos tan unidos y por esa misma razón le prestamos tanta importancia a esta festividad cultural… Pepina: que lindo, me gustaría vivir allí… Don Leoncio: bueno cualquier día, le digo a tu papa que vallan a visitarnos con toda tu familia, están invitados… Pepina: gracias señor Visón se lo diré a mi mamá, y ahora si fuese tan gentil usted me podría decir, ¿cuál es la otra importante fuente de ingresos de su ciudad? Sr. Visón: Hay señorita a Usted no se le olvida nada, ja,ja,ja,ja, bueno la otra fuente de ingresos esta en las “loqueras”… ¿En qué? Preguntó Pepina… En la zona de extracción de locos que se llama Pinuno, respondió don Leoncio, esta es una zona protegida en donde una vez al mes, mientras el mar esta muy tranquilo se pueden extraer los mejores locos de la zona, para ser vendidos en los mercados internacionales, su diámetro es impresionante parecen un platillo de té en su porte.


Imagina que para esa recolección mensual de locos, cincuenta o sesenta lanchas se hacen a la mar y se traen entre dos mil y tres mil locos cada uno, es la fuente de ingresos más importante de esta región y los mejores locos de toda la zona, su valor se incrementa hasta cuadruplicar su valor en los mercados internacionales, son los mejores locos, pero peligroso el lugar por que cobra vidas en esta faena, es muy productivo, gracias a nuestros patrones que nos protejen les estamos agradecidos a ellos…. Pepina estaba totalmente sorprendida de lo que estaba escuchando, atenta a escuchar otras historias que traía don Leoncio el señor Visón…


“El poema de don Leoncio a su Mamá” Pepina: ¿ Y su mamá Don Leoncio? Sr. Visón: muchas veces Pepina uno piensa en su madre, sobre todo cuando se encuentra lejos de ella, en uno de estos pensamientos le cree un poema, ¿te gustaría escucharlo? Pepina: Por supuesto sería un placer… Don Leoncio:

María Ida Hernández Hernández

Ese es el nombre de mujer que me dio la vida Te debo agradecer que me recibieras en tus brazos, Cuando tu vientre me entrego a la vida, mamita querida. Como hombre adulto que soy, te debo pedir disculpas públicamente, Por esas rabias que te hacía pasar cuando era niño, por que siempre Nos distes buen ejemplo, con esa humildad que caracteriza, tu amor,


Son cosas que recuerdo todos los días, que doy gracias a Dios de ver un nuevo amanecer en el mar y recordarte en mi corazón… Como dejar pasar en esta oportunidad, mencionar que cada vez que entro por la puerta de tu hogar me abrazas y me das un tirón de orejas y me dices lávate las manos y siéntate a la mesa, que te he preparado unos chapaléeles y una churrascas de papa, me asombras mama, que aunque sea adulto, te recuerdes las cosas que me gustan desde niño… Como olvidar a mi padre, “Viejo querido”, con tus consejos asertivos, mis hermanos y yo hemos sido forjados con juicio, que nos ha ayudado a salir adelante. Si pudiese resumir el cariño y el respeto que siento por Ustedes Solo podría decirles los Amo y Muchas Gracias, también por mis hermanos.

FIN


Pepina y sus Aventuras