Issuu on Google+

Pepina y los Cuentos que Matan

Autor: RenĂŠ Julio Milla Auger

Dedicado a todas las personas que alguna vez en su vida, han tenido O tienen y espero que nunca tengan, estos flagelos en sus vidas…

En esta ocasión relataremos algo muy distinto de lo que siempre hablamos, lo que a continuación leerán es la realidad de muchos niños, vista por los ojos de alguien diferente y adultos que caen en un mal que dicen que es necesario, para estar en sociedad, si esta misma después te condena, por no compartir sus ideas si no mas bien por acelerarlas y las demás personas son desdeñadas por ser esto, alcohólicos, drogadictos… Pepina: existen problemas grandes en el mundo ¿Cómo cuales? Pregunto Tijeretin Pepina: como la droga, el alcohol y la obesidad… Tijeretín: ¿pero ese no es un problema de adultos?

Pepina: pero si nosotros no nos informamos y mas encima afecta a nuestros amigos y amigas, ¿seria bueno no saber y no dar a conocer, de que se tratan estos temas Tijeretín, para que no sigan dañando a las demás gentes, de este planeta?... Tijeretin: la verdad es que si, seria bueno saber… Pepina: mi querido amigo, te voy a contar una historia, aunque podríamos llenar libros y libros de este tema y hay veces que la gente se hace la desentendida por que es más fácil que enfrentar el problema, olvidarlo aunque este en nuestros hogares, así es que: ¿te parece que comencemos por la droga? Tijeretin: como tu desees amiga…

LA DROGA

Pepina: imagina que estamos en otro lugar y los diferentes escenarios que pueden aparecer y que nosotros no somos quienes realmente somos

“Mientras las Antorchas, Chorreen y Platiquen”…

Vivía en el norte de mi Chile querido, Iquique era mi ciudad natal, que bellas playas, gente tostada, niños jugando en sus arenas, es un paraíso donde las luces de su costanera, en la noche te invitan a bañarte en sus aguas con la luna de compañera… Mi familia, Carolina mi esposa, mis hijas, Eliana, Julia y Gustavo, tengo un buen trabajo me remunera bastante y tengo un negocio bastante productivo como lo es mi mini Marquet en pleno centro de la ciudad, que mas podría pedir en esta vida, la verdad nada… Mi vida pasaba tranquilamente, un día Juan Pablo me invito a una fiesta en la cual conocí a otros “amigos” y me convidaron una sustancia, blanca transparente, diría casi cristalina y me dijeron absórbela por la nariz y con una bombilla lo hice, no te imaginas como me sentía, después de beber mucho y absorber esa sustancia varias veces, que había escuchado mencionar, pero que no había tenido la oportunidad de sentir el efecto que producía, estaba hiperactivo, me sentía superman, podía hacer todo lo que nunca había podido hacer normal, gritaba, saltaba, corría y creía que el mundo estaba a mis pies, claro que cuando la gente me hablaba no contestaba mucho, por que la lengua no me respondía muy bien y me complicaba un poco en veces, pero con este nuevo estimulo estaba en las nubes, pero gastaba cualquier dinero en esta droga, era un tema que no me complicaba mucho, por que al tener un buen negocio, y un trabajo extra, que lo hacia en la noche, la cantidad de plata que gastaba era realmente insignificante, increíble si les dijera que por parte baja me gastaba en droga una cantidad de un millón a un millón y medio de pesos chilenos mensual por parte baja en cocaína, sin exagerar, esa era mi realidad y me sentía un dios en la tierra, gastaba y gastaba y no para andar compartiendo con nadie, si no que para mi solito era todo, me escondía de mi mujer, para que no me viera, drogándome al principio le hacia el amor como un loco, pero al pasar el tiempo, ella me reclamaba por que no lo hacia igual que antes, también comenzó a alegarme por que no comía en casa ya que los platos que ella me dejaba servidos, quedaban enteros en la mañana, cuando ella se levantaba. Entre tanto me dieron a conocer otra droga, que se fumaba llamada pasta base y mi señora no entendía en que gastaba el dinero que ganaba, empecé a fumar pasta base primero en una antena y la cantidad de una bolsa de cubos y mas tarde en una pipa y al pasar el tiempo en un codo de cañería, pase a robar, por que el negocio con todo mi gastadero de dinero se me había ido a la quiebra, cuando mi señora se entero de que estaba metido en la pasta base le dio un

ataque y me dijo que teníamos que ir a medico y así lo hicimos, pero te cuento que quedo mas las miseria, estaba totalmente convertido en un drogadicto, me tomaba las píldoras que me daba el doctor y mas encima las molía y me las absorbía por la nariz, era un dolor tan grande pero el efecto era trágico me volvía un energúmeno (hombre fuera de sus cinco sentidos)… Estaba realmente desorientado con lo que hacia y arrastraba a mi familia también, mi señora me hecho de la casa y comencé a vagar, entre a trabajar al restorán de un amigo y a el también le robe cuando tuve la oportunidad, entre por una ventana y le a salte la caja de su restorán, el me dijo que por que no le había pedido el dinero si necesitaba, me tuvo que denunciar a la policía, por que el en primera instancia no sabía quien había cometido el acto delictual, así es que los sabuesos de la PDI, descubrieron quien había sido, se me había complicado la vida… Durmiendo bajo los puentes o tapado con cartones en la costanera. Un día fui a ver a mi hijo y el me dijo que no tenia Zapatillas y eso me partió el alma mas sin embargo me culpaba y lo único que quería era drogarme y sentirme un instante bien, por que la pasta base es solamente un momento después te angustias y te viene una depresión tan grande, que necesitas drogarte para poder sentirte animado y bien contigo mismo, imagina que pasa en la mente del ser humano, es tan grande el poder de la droga, que nadie esta libre de esta, me acordaba que mi hijo necesitaba zapatillas he iba y me fumaba unas papelinas (contenedores de pasta base), estaba realmente enfermo, conocía mucha gente que de pronto me pasaba plata, al verme en mi estado, conocí al mejor dentista que existía en la ciudad y el prostituía todas las noches a su señora a los narcotraficantes por unas papelinas de pasta base, estaban metidos hasta el cuello en la droga este matrimonio, es un espanto el flagelo de esta miseria, que se llama pasta base… Estaba sin dinero, con hambre y se me ocurrió ir a quitarle la droga a los traficantes (pilotos que vendían en las esquinas), tome una cable que había en el piso y no le pregunte nada a uno de ellos y le comencé a pegar y mas encima le quite la droga para fumármela y me di cuenta que era fácil hacerlo, así es que cada vez que tenia la oportunidad de hacer una quitada lo hacia y creía que lo estaba haciendo mucho mejor ahora, en lo que no había reparado era que, estos mini-traficantes eran distribuidores de los traficantes mas grandes, de esos que te disparan sin preguntarte por que lo hiciste y después que estas muerto en el suelo, te dicen no lo vuelvas hacer… Tijeretin: ¿así te hace comportar la droga? Pepina: así y de otras formas mucho peores, las cuales no te imaginas… Continuemos con esta historia y no me distraigas…

Entonces pensando que la hacia muy bien para mi, los traficantes me comenzaron a buscar y me querían poner el pijama de madera (mandarme a la fría tumba), por que estaban perdiendo plata con lo que hacia, jajajajaja, me arrancaba cuando los olfateaba eso por una parte y por la otra los detectives, estaba realmente desquiciado. Estuve escondiéndome por varios meses y robándole a los micro traficantes, hasta que me encontré cara a cara con mis perseguidores y estando frente a ellos con plata en un bolsillo y además con monos en el otro ( cigarrillos llenos de pasta base y marihuana), me acorde de Dios y le dije si existes por favor hazme invisible, frente a los ojos de ellos, te digo que estando a unos diez metros no me vieron así es que toda la pasta que tenia en mis bolsillos en ese instante, se las regale a otros personajes que andaban por ahí en peores condiciones que yo. Fui a conversar con mi esposa y ella me dijo que cochino estas y como andas de mal vestido y le explique el problema que tenia y me dijo “te ayudare” y me dio la plata para los pasajes, por que no aguantaba mas estar en esas condiciones de vida y era tanto lo estaba metido en el vicio, que me fui y me gaste toda la plata del pasaje en pasta base nuevamente, así es que tuve que ir a donde mi señora a conversar con ella otra vez por lo que había sucedido, estaba realmente mal y le dije que no me diera la plata del pasaje, si no mas bien que ella me fuera a dejar al terminal y que me comparara el pasaje y así lo hicimos, ella al dejarme en el bus me abrazo y se puso a llorar amargamente, por el amor que sentía hacia mi y por nuestros hijos, me dijo que me fuera bien. Llegando a los Vilos los carabineros hicieron un control rutinario y me bajaron del bus, iba realmente complicado, sucio, desaliñado y mas encima con un olor característico que te deja la droga cuando estas mucho tiempo en ella y el carabinero me pregunto que andaba haciendo y le conteste que solamente me estaba alejando de la droga, me dijo que no quería verme mas pasar por ahí y a si me dejo ir, ¡libre¡, de esta manera llegue a Puerto Montt con $16.000 pesos chilenos y ¿que hacia en ese lugar con esa poca cantidad de dinero?, la desorientación de la droga me había transformado en un paranoico por que el efecto todavía no se pasaba de mi cuerpo, así que dije, mejor me voy a la Argentina, por el paso de Aysén a ver si me recupero totalmente, de esta manera una señora me dijo que lo pasajes en barco salían $16000 pesos pero ya era tarde y que me tenia que apurar si quería conseguir un pasaje para embarcarme. Ya que en Puerto Montt no podía cruzar en la frontera hacia la Argentina, por que la policía me buscaba por las fechorías que había cometido en el norte, estando influenciado por la droga. Tome el transbordador, pero lo que no me había dicho la señora en esa oportunidad era que el viaje se demoraba dos días hasta mi

destino, así es que imagínate sin plata, con hambre y en medio de unos canales que no conocía y un frio que te lo encargo, lo único que quería era suicidarme, así es que me pare en la parte de afuera del navío en que iba, en la popa para lanzarme desesperado, por el hambre y la angustia de no tener droga y que hacia estragos en mi organismo por faltarme el consumo al que estaba acostumbrado, estaba siendo un locura, mirando el agua y listo para lanzarme, llorando a mares sin saber por que razón y listo para acabar con mi vida pensando que me perdonara Dios por que tenía que hacer lo que iba hacer, sentí sonar un celular salió un gringo desde dentro del transbordador y conversando con otra persona que estaba al otro lado del teléfono, le decía que lo habían dejado botado en la cocina, (el cocinero no se presento) pensé ¿será Dios nuevamente que me esta salvando?, así es que me afirme del barandal y fui a conversar con el gringo y le dije que lo único que necesitaba era comer y que lo podría ayudar con su problema de cocinería, ya que era chef, el me miro y me llevo dentro y me dio de comer, en ese instante, no comí trague a manos llenas y después que estuve listo el me dijo, prepárame el mejor plato que tengas y le fui y prepare un plato esquicito con mariscos y salsas exóticas, fue así como estuve con el gringo, aproximadamente unas cuatro vueltas y después me baje en Puerto Chacabuco, me llevaron a Puerto Aysén por que una persona conocía al dueño de la embarcación donde andaba, el gringo, me regalo una casaca de cuero y unas botas y me dijo que volviera cuando quisiera que las puertas de su cocina estaban abiertas para mi y mas encima me pago los días que trabaje para el, después me dirigí a Coyhaique con intenciones de cruzar la frontera pero el destino me había preparado otra sorpresa en esa ciudad conocí a mi actual señora, ya que la que había dejado en el norte, cuando quise volver al par de años con ella, tenia otra pareja y estaba embarazada, desde que tome la decisión de venirme del norte al sur para dejar totalmente la droga es que conocí el amor de Dios hacia sus hijos, han pasado ocho años desde que estoy acá en la Región de Aysén, ahora me dicen el Pastor, como cambia el hombre luego que conoce que dios es real… Esa historia ¿es de verdad Pepina?, pregunto Tijeretin… Pepina así es y esto es solo el comienzo de lo que tenemos que hablar y decidir… Mientras los demás amigos de Pepina y Tijeretin se habían acercado a escuchar la conversación que estos amigos tenían… Pepina: Por que la problemática a la cual nos enfrentamos a diario es: ¿Cómo explicar a otros niños, que estas sustancias son dañina para nuestra salud y produce demencialidad y desequilibrio, cuando te regalan este flagelo que es la droga, para que te vuelvas dependiente y consumidor, siendo aun un niño, como dices que no?...

La ratoncita pensó y de pronto dijo: Nuestro estandarte debe ser:

“De usted nada aceptare, por que puede ser Droga, lo que Usted me de” De esta manera será mas fácil convencer a nuestros amigos, que la droga es mala para cualquiera, creo que es momento de pasar al punto dos…

EL TRAGO Este si que es un tema complicado por la sencilla razón de que podemos adquirirlo en cualquier lugar… ¿Nosotros en cualquier lugar?, pregunto Tijeretin Pepina: en lo asados que es lo que mas hay, a parte de la carne, trago, te escondes detrás de la maleza y te pones a beber, como le paso a Pedrito y Juanito, que los pillaron con una chuica de vino, les pegaron y que sacaron si ahora duermen debajo del puente y mas encima a mi amigo Israel, por que estaba curado, de pronto se le nublo la vista y mato a un caballero de un hachazo, por que no le quiso dar cien pesos, piensa como afecta el alcohol en la sangre y daña tu cerebro, si puede borrar tu lucidez y no sabes que hacer, que mas podría sucederte si estas embriagado, ahora es simple, escuchemos otra historia, a ver que podemos aprender: Vivía en Santiago de Chile, llevaba una vida sencilla y normal, salía a compartir con mis amigos los fines de semana y me iba muy bien con mi señora, era un matrimonio esplendido el que dios me había dado, al pasar los años, mi señora se enfermo y falleció y pensé que todo se destruía alrededor mío, así es que comencé a juntarme con los borrachines de la esquina, a los cuales les daba dinero y ahora compartía con ellos, estaba Marcelo, decía que era brujo, el Profesor hombre bien educado, la chica Olga, el catuto y otros mas los cuales no recuerdo ni sus nombres, me hice a la vida, con un trago la primera vez tratando de que no pareciera muy mareado y después no me importo nada, tomaba en las esquinas y pasaba a la cantina, un, dos, tres, me tomaba un corto de fernet, al seco, pero como vivía cerca de cinco picadas, me iba cambiando al rato que me daba la sed, eso quiere decir cada media hora o mas, quería andar borracho todo el tiempo y a cada instante de mi vida, esta transcurría entre tabernas de mala muerte y sucuchos en los cuales te cobraban un plato de comida a $150 pesos chilenos, llovía y nosotros cantando, otros se iban a dormir, al Hogar de Cristo y nadie sabia, si al otro día amanecería para ver el sol nacer, he ir a tomarse otro copete, comenzaba a las seis de la mañana, a esa hora habrían la picada, de la vuelta de mi casa, me afeitaba y me iba a trabajar en un lugar bueno, pero pasaba bebiendo todo el día, como seria de buen trabajador que mi jefe me sentaba y me decía tomate un café y descansa, después vuelves al trabajo, así transcurrieron los meses y los años, bebiendo, hasta que abandone esa labor, para dedicarme

por completo a la bebida, me tomaba un chincolito, que era del vino mas malo a cincuenta pesos, el vaso, recuerdo su sabor y me da náuseas, aquel olor y no por que no beba ahora, si no mas bien por que era realmente malo el vino ese. El curado que estaba al lado se descuidaba y le robaba el copete(trago cantinero) y si se enojaba le echaba la espantada, hay un dicho en la calle “era mas curado que el vino”, me tomaba hasta las ganas y cuando se me acababan, me daba fuerzas y seguía bebiendo, portándome mal y echándole la espantada al que se me pusiera al frente, me puse de respeto, decían en la calle con ese loco no se metan, después de haber sido un ciudadano modelo, que las mujeres andaban detrás de mi y mas encima tenía una buena posición económica, me había convertido en aquel personaje que la gente detestaba por andar ebrio y dando jugo por todos lados, día y noche sin respetar a nadie que fuera de mi porte… Me iba a las ferias libres que estaban cerca y recogía pescado del que habían botado y me lo comía crudo y a veces lo cocinaba, me orinaba en los pantalones y andaba pasado a perro muerto, por que de pronto tenia que ir a acostarme al basural, para no llegar en ese estado a la casa, que tragedia y vivía como si las hiciera todas, mentira no hacia nada y estaba mas pobre que una rata… Un día mientras estábamos con Marcelo bebiendo a las nueve de la mañana, en la casa del gordo se comenzó a incendiar la vivienda y no por la culpa de nosotros precisamente si no mas bien por un despistado que le había arrendado al guatón, quedo la embarrada, también que habíamos empezado ese día se me espanto la mona y me puse de mal genio, le quería pegar a todos después, bueno mas tarde los comentarios, así es que nuevamente vamos empinando el codo, los comentarios fueron toda la semana, así que me alegre, por que sirvió para tomar mas de lo habitualmente, tomaba ni siquiera bebía, tragaba literalmente, una vida de perros… Con mis compañeros teníamos largas conversaciones, la verdad es que la mayoría de las veces no sabíamos de que hablábamos, pero un día uno me dijo, “Ándate de aquí, esta miseria no es tuya”, le apodaban el Carlitos pinto, nunca supe como se llamaba, pero se lo agradezco, me lo dijo con tal convicción que no le hice caso al instante, pero con el tiempo estaba conversando, arreglando el mundo con el profesor un día martes que era la feria y al otro día me levanto mas temprano que nunca, por la sed y veo que a la esquina donde nos juntábamos, había llegado la patrulla y la ambulancia y como buen curado que era me fui a copuchentear, no podía creerlo, era mi amigo el profesor tieso, había muerto en la noche de un ataque al corazón… ¿Pepina, uno puede morir de un ataque al corazón, si bebe mucho? Si Tejeretin y déjame seguir relatando, que se me olvida lo que me han contado…

Ahí vislumbre algo, pero no le di importancia total no era yo el que se había muerto, así es que teníamos que ira a enterrar al profesor, para que le cuento, diez días conversando sobre el y la verdad que me entere, que era un señor de alta alcurnia de escuelas buenas, buen hablar y de acomodada familia, se había tirado al trago por que había encontrado a su esposa con otro hombre en su cama, después de volver de su trabajo, lo de siempre, esto era pan de cada día, nos fuimos con Marcelo, al terminar la celebración del entierro del finadito profesor y este me dice, “cuando me muera no me llores, somos hermanos después de la muerte”, yo dije pena de curado, a todo esto era invierno, hacia un frio que calaba los huesos, así que a Marcelo le pase una frezada que tenia extra y nos fuimos a dormir a la bomba de bencina que había en la esquina de mi casa, un frio en la noche, cinco grados bajo cero, una de las noches mas frías en la capital, al otro día había que calentar el cuerpo, así es que me levante temprano, hasta el corazón lo tenía helado con frio del cemento, moví a Marcelo, este no se despertó así que me fui a machetear (pedir limosna en la calle) y a comprar el desayuno, un buen coñac para despertar, volví donde mi corral y realmente no se quería levantar, de pronto lo moví, tieso estaba, llame a los trabajadores de la bomba y ellos llamaron la ambulancia, era mi compañero el que se había muerto al lado mío, dio su calor por mi, llore todo el día y otro mas y cada vez que recuerdo, ese sentimiento me angustio y pienso, ¿Qué hubiese sucedido si yo hubiese yacido ahí, en vez de el?, siempre me lo he preguntado, lo deje abandonado en ese instante, me fui, los carabineros me buscaban, para preguntarme que pasaba, la policía también y yo desaparecido en un parque preguntándome, por que no me había muerto yo en vez de el, una y otra vez, un mes sin que nadie supiera nada de mi, volví a las andanzas y me encontré con la sorpresa que la Chica Olga se había ido también con la pela(muerte), que cosa ahí recordé las palabras de ese viejo veterano, que me dijo que me fuera. Solo encontraría la muerte si seguía en ese rumbo, ahí recién le hice caso me puse sobrio pero unos días antes, una soga había puesto a mi cuello para terminar con mi vida, la muerte no quiso llevarme, aunque me colgué dos veces del palo mas alto del árbol. Sin beber nada, tome rumbo a lo mas alejado que pude, el sur, puse cementerios entre nosotros, agua y tierra, dejando todo atrás, así y todo seguía bebiendo es realmente una enfermedad que te absorbe y te mata de a poco y todo lo que a tu alrededor se encuentra, toque fondo, fui al medico y le explique mi problema y que cara tendría o que cara le pondría al medico que me dio la receta para que me comprara un pellet(dispositivo que va insertado dentro del tejido subcutáneo), claro que después de eso se puso todo color de hormiga, ya que realmente no podía beber ni una sola gota de alcohol, tomaba litros y litros de agua y con un genio que ni yo mismo lo soportaba, pero salí adelante, con el coraje de los que me dejaron en el camino, de los que deje y de los que siempre han confiado en mi

y me han querido, me convertí en un ser útil nuevamente para la sociedad y aquí estoy, dando nuevamente la pelea, aunque me gritaron alcohólico, por un trago que me tome después de dos años y medio, creo que con todo lo que pase al enfermo alcohólico no hay que gritarle que siempre va a ser un alcohólico, si no mas bien hay que decirle, no sigas siendo lo que fuiste antes un bebedor alcohólico, creo que el ser humano te comprenderá mejor, y se convertirá en una mejor persona, como lo soy yo en este instante, aunque no tenga perro quien me ladre… ¿Pepina es verdad lo que acabas de relatar?... Con pena la ratoncita dijo si pregúntale a mi tío, Efraín esta historia es de el, pero no todos tienen tanta suerte, algunos pierden el matrimonio y otros van a dar a la cárcel y otros simplemente se mueren, lo que realmente hay que ver es que las personas que se encuentran alrededor son las que sufren y a veces no comprenden bien el problema y tratan de solucionarlo de la manera que no es la adecuada, es una tarea de todos ayudar y orientar al alcohólico sobre todo cuando tiene nuestra edad por que son pequeños y no saben que harán, cuando sean grandes si se van por este sendero…

“El beber te hace mal, si lo logras entender Lo podrás controlar, de otra manera Morirás”

Hay mucho que hacer por nuestros semejantes, No nos olvidemos:

“En la casa del jabonero, el que no resbala, cae”

FIN


Pepina y los Cuentos que Matan