Issuu on Google+


ASPAS AL VIENTO

© Lovey Argüello, 2006 © Ediciones el cuervo, 2006 PRIMERA EDICIÓN, SAN SALVADOR, EL SALVADOR

Pintura de portada: Lovey Argüello

EDICIONES EL CUERVO edicioneselcuervo@yahoo.com


Lovey Argüello

“Aspas al Viento”

Ediciones el cuervo


Porque su amor se acrecienta entre el ramaje del tiempo: a mis padres,, a Mar铆a,, a M贸nica y a Eric. Siempre.


SONETO DE PARABIENES PARA EL TERCER LIBRO DE LOVEY

Este libro te ve, lector anuente. Este libro a su imagen te incorpora. En cada línea el aire se demora. Y asoma en cada línea el sol pendiente. Cada página, pues, es como un puente que vincula la noche con su aurora. Y el río bajo el puente se evapora. Y el puente sobre el río lo presiente. Es su leve pasión reveladora la que convierte al libro en confidente: lumbre gentil de manantial que aflora. Y en reciprocidad que es don consciente, te iluminas, lector, en sitio y hora por virtud de esta música nutriente.

DAVID ESCOBAR GALINDO San Salvador, 30 de noviembre de 1999.


INTRODUCCIÓN

El viento impulsa al molino, al pájaro, al río. Y mueve al alma que se deja acariciar por sus ondulaciones. Entre ellos se establece una relación íntima: el molino le presta sus aspas; el pájaro, sus alas; el río, sus corrientes; el corazón, su vaivén. Mas, por su esencia peregrina, el viento busca renovarse en otros cielos. Así, en su ausencia, el alma debe esforzarse por elevar su canto a las alturas, aun sin voz. Cantar desde lo más hondo y hermanarse con lo seres y con la naturaleza. Aspas al viento se aferra al perfil de la sensibilidad en su afán por encontrar un sentido a temas como la esencia, la plenitud, la nostalgia, la compasión, la luz, la esperanza, la mesura, el vacío, el infinito, la duda, el destino. En cada página se pueden descubrir estímulos para definir conceptos al margen de una rigurosa explicación. Y así se entabla un vínculo entre las oraciones y los afectos más recónditos. En el vasto campo del pensamiento, las aspas y el alma vuelan tras las relaciones armónicas entre el ángel y el ruiseñor, el poeta y el ensueño, el soñador y el anhelo, el hombre y el silencio. En su recorrido desentrañan más cercanía que ausencia, más amor que abandono, más calidez que frialdad; y en su fusión, encuentran un elemento indispensable: el cielo. Desde este manto, su óptica se torna más amplia, más sensible. En su ágil rotación, Aspas al viento se desprende de frases que añoran encontrar nidos donde posar sus reflejos. Y aunque el horizonte se vista de niebla, no cesará de perseguir su ideal: dirigirse hacia lo azul creando un mapa emotivo. De ahí su entrega. De ahí su canción.


ABANDONO El náufrago es hijo de las circunstancias. *** Hay miradas que no tienen ancla. *** Para confiar en sí mismo hay que abandonarse al ideal de eternidad. *** Cuando me abandono en el vitral del alma, mis ensueños se desprenden en un vuelo sutil. *** Al soltarme de las ataduras del día, me abandono al silencio que redime. ***


ADIÓS En cada adiós hay lágrimas que se derraman en un anhelante suspiro. *** Las añoranzas se pierden entre el ramaje del bosque. *** La hora del crepúsculo es la hora del adiós. *** Hay miradas que encierran una despedida irrevocable. *** La separación culmina en una travesía de vehementes monólogos. ***


ALEGRÍA Mi felicidad se acopla al vaivén de las olas. Y se transforma en espuma. *** Los pasos de la dicha no hacen ruido. *** El reino de la alegría habita en mis adentros. *** ¿Quién se apropia de la alegría? Aquel que no le teme a la osadía. *** ¿Cuánta alegría hay disponible? Toda la que los ojos del alma puedan captar. ***


ALMA Soltar la imaginación es hacer volar las aspas del alma. *** Cada alma alberga un diseño único e irrepetible. *** El alma renace al calor de una ilusión. *** El prado del alma no posee linderos. *** El oleaje del alma se fortalece con las corrientes erguidas. *** Frente a las costas de tu alma aguardo en silencio el momento propicio para desembarcar. *** Al sobrevolar una zona de penumbra, el alma adquiere una perspectiva de luz. *** Los vientos de renovación acarician la superficie del alma. ***


Llegar al fondo del alma es un viaje en solitario. *** En cada pliegue del alma late un impulso de cercanía. *** Sólo yo escucho el silencio del viento que se adormece en tu alma. *** Mi alma está cortada a tu medida. *** El alma nunca está a solas. *** Los trazos fecundos se pintan en el alma con brochas invisibles. *** En virtud del amor el alma se siente inmune al dolor.

*** Hay lágrimas que sugieren que el alma está en peligro de zozobrar. *** La voz es una extensión del alma. ***


Para iniciar el viaje hacia tu alma debo recubrir los rieles de una suave felpa. *** Antes de aproximarme a ti recorro todas las estancias de mi alma. Recojo su luz para ofrecĂŠrtela. Y entonces sĂŠ que escucharĂĄs las notas de mi cantar. *** El alma es el escenario de los sentimientos. *** El alma contemplativa elige sus silencios y sus voces. *** No hay muro que impida tu presencia en mi alma. *** En cada espacio del alma brilla un destello celestial. *** La esperanza acaricia los bordes del alma. *** El alma que se aferra a su ideal se desplaza hacia un recinto de luz. ***


Cada acción que realizo ha sido seleccionada por mi alma. *** En la ruta hacia tu alma sólo encuentro mariposas blancas. *** La historia de las almas se escribe en el firmamento. *** Cada vez que intento conocer el fondo de mi alma, un rostro inmortal se deja intuir como presagio a la búsqueda sin confines. *** De noche, ecos de la tierra prometida se mezclan con las últimas canciones que resuenan en mi alma. *** Mi alma busca prolongarse en las estrellas. *** El punto más lejano donde ansío llegar es mi alma. *** En cada resquicio del alma brilla una luz diferente. ***


El curso de los astros es el curso del alma. *** En el espejo del manantial se refleja la sombra de mi alma. *** Hay relieves en el alma que no se pueden cincelar. *** Los paisajes del alma poseen el colorido de las sensaciones. *** La intensidad de la vida proviene de la música que componemos en nuestros adentros. *** ¿En dónde se encuentran lo humano y lo divino? En el furtivo perfil del alma. *** Hay almas que semejan a las casas donde ya no habita nadie. *** Cuando el amor se ausenta, ¿dónde guardas el tuyo? En el altar del alma. ***


El único abolengo verdadero es el del alma. *** ¿Cómo se afinan las cuerdas del alma? Liberando todos sus matices. ¿Hacia dónde los diriges? Hacia los confines desolados. Y luego, hacia el valle que aguarda su arribo. ¿Por qué? Porque así la armonía lleva destellos de sol y de luna. *** La noche del alma es tan profunda como el vacío cósmico. *** El alma que penetra hondo se aleja de las cosas para adentrarse en el hombre. *** ¿Qué tienen en común el relámpago y el alma? Los estallidos de luz. *** ¿Dónde se origina el abecedario del alma? En la luz de las estrellas. ¿Por qué? Porque su destello impulsa a la expresión más luminosa. ***


¿Qué palabra define al infinito? La misma que define al alma. *** En el pentagrama del alma la plenitud es la nota de más suave resonancia. *** El alfarero le trasmite a la arcilla la horma de su alma. *** El poema nunca se agota porque su esencia es una luciérnaga inmortal. *** ¿Cuáles nidos perduran más? Los que se construyen en el alma. *** El artista trabaja anclándose en su alma. *** ¿Quién escucha el sonido del silencio? El alma que busca la eternidad. *** ¿Cómo se alcanza la plenitud? Sintiendo cada latido, cada susurro. *** El alma entraña universos en expansión. ***


La música se origina en la partitura del alma. *** La realidad que reflejo es la que llevo dentro. *** El hálito del alma se agiganta en cada amanecer. *** He edificado un sitio en mi alma en donde tu presencia es indispensable. *** Cuando me extravío durante la noche, un lucero me señala el sendero hacia mis adentros. *** El teclado del alma se desafina al soplo de una desilusión. *** Quien ignora el paraíso no escucha los latidos de su alma. *** La pátina del alma se remueve con brochazos de ilusión. ***


Para transitar hacia el alma del universo necesito la certeza de mi luz. *** La envoltura del alma engloba la totalidad de las emociones. *** El alma que palpita de amor no se deja sorprender por la lava. *** El alma piadosa se desplaza en quietud. *** Las derrotas se inscriben en los acantilados del alma. *** En el aserradero del alma cada trozo posee una misi贸n. *** Hacia la orilla del alma se aproximan las olas del amor. *** Cuando salgo de mi alma encuentro llanuras desoladas. *** El peregrinaje m谩s gratificante da inicio en el alma. ***


El alma atesora sensaciones para eternizarlas. *** Los Ă­ntimos andamios son lĂ­neas suspendidas en el claroscuro del alma. ***


AMOR La palabra madre le otorga al papel tonalidad de cielo. *** Las piezas anímicas no encajan cuando se ausenta el amor. *** ¿Quién puede abreviar la palabra amor? Aquel que en cada letra descubre su íntimo ardor. *** La distancia entre dos almas se mide con el cayado del amor. *** Sólo el amor puede sintetizar el trayecto de una vida. *** El amor posee su propio compás de tiempo. *** La voz amada borra las palabras que están por surgir del corazón que sufre. *** La corteza del amor es atemporal. ***


El amor le otorga una dimensión de altura al ser que lo acoge. *** ¿Qué palabra expresa mejor la mirada interior? La palabra amor. ¿Por qué? Porque sólo ella puede abrir las ventanas del alma. *** El amor es una coincidencia en el tiempo. *** La medida de mi cielo eres tú. *** ¿Dónde se origina el sentimiento más tierno? En el corazón de una madre. *** El amor impulsa mis alas, pero yo debo crearme mi propio cielo. *** Oigo tu voz en cada rama que agita el viento. *** El tiempo acaricia los recuerdos de amor. ***


¿Cuándo volvemos al silencio? Cuando la estela del amor nos induce a la reflexión. *** La investidura del amor tiene destellos infinitos. *** La ruta del amor posee trazos imprecisos. *** El minarete del amor permanece erguido mientras dura el vendaval. *** El viento transporta el eco de tu nombre. Y cada sauce lo canta. *** El amor crea luceros que se renuevan sin cesar. *** ¿Qué se necesita para abrirse a la luz? Amor. Sólo amor. *** El amor crea espacios para la comprensión. *** No creo en la muerte porque creo en ti. ***


Contigo se abrillanta mi maĂąana. *** El verdadero amor es un hogar de esperanza. *** El rostro amado se reconoce en medio de las sombras mĂĄs densas. *** Ante tus ojos, el ayer es una estrella fugaz que encontrĂł su nido. *** El amor es una marca de nacimiento. *** La linterna del amor alumbra los tĂşneles del olvido. *** El amor coloca cercos para protegerse del abandono. *** El abrazo paterno es un salvoconducto en las fronteras del alma. *** Las frases de amor que no se pronuncian se transforman en celajes. ***


El cincel del amor es la ternura. *** La luz del amor es un alba encerrada en el sagrario del corazón. *** El amor es un mirador abierto a la luz. *** La palabra más dulce se adormece ante la cuna. *** La silueta del amor se acrecienta en cada amanecer. *** Sólo el amor brinda peso a la existencia. *** El camino hacia ti es el más corto. *** Aquel que se sumerge en los afluentes del amor verdadero jamás zozobrará. *** Al quedarme contigo, el sol brilla más. *** El amor se eleva a la categoría de verso cuando entona sus silencios. ***


En un corazón que ama resplandecen todas las auroras y todos los ocasos. *** La caricia más tierna reposa en la mirada de la madre. *** Sólo el hilo del amor puede coser las heridas del alma. *** Permanezco en vigilia para que cada lucero ilumine tu nombre. *** Sólo se debe ser esclavo de la llama votiva del amor. *** El amor es una melodía sin confines. *** El rostro amado posee una fisonomía angelical. *** Sólo el amor triunfa sobre el tiempo. *** La felicidad en el amor es una oración de júbilo. ***


Escalo alto al pensar en ti. *** El amor es un himno de fe. *** Trascender en el amor es trascenderse. *** El amor habita en el tiempo de su floración. *** Amar es rescatar. *** ¿Cuánto amas? ¿Cuánto callas?

*** La sequía mayor es la carencia de amor. *** ¿Cuál es la necesidad mayor? La de trascender en el amor. ¿Por qué? Porque al lograrlo, los muros del abandono se esfuman. ***


El amor es la dependencia mayor. *** Los brazos de una madre son el sagrado nicho del amor. *** Todos mis trayectos culminan en ti. *** Sólo el amor puede cubrir la intemperie del alma. *** El amor verdadero es una cosecha de lo eterno. Por eso actúa en silencio. *** ¿Cuándo es cálida la piedra? Cuando el escultor la cincela con amor. *** ¿Cuál es el ocaso mayor? El del corazón que enjauló al amor. *** Encuentro lo mejor de mí al abandonarme en el regazo paterno. *** ¿Qué ves en tu mar? Todos los mares. ¿Y en su mirada? Todos mis celajes. ***


¿Qué inunda de claridad esta habitación? La voz amada. ¿Es posible? Sí, porque las voces que transitan hondo se transforman en luz. *** Ofrecemos resistencia al amor cuando no comprendemos su fuerza unificadora. *** La tierra donde todo crece a plenitud es la que ha recibido el abono del amor. *** Vivir en el amor es compartir silentes palabras. *** ¿Cuál es el amor verdadero? El que no cambia al sentir el desamor. *** ¿Quién tiene capacidad de sanar? Aquel que sabe amar. *** La clave para amar emana sólo del amor. *** No hay antecedentes para amar que no sean el amor mismo. ***


El amor crece cuando no lo retenemos. *** ¿Cómo es la voz del amor? Suave. Infinita. Azul. *** Aquel que sabe dar amor posee un espacio sagrado en sus adentros. *** ¿Cuál es la huella indeleble? La de dos maderos henchidos de amor. *** ¿Qué colorido tiene el amor incondicional? El color del oro, del alba, del nido. *** ¿Por qué nos escondemos de la mirada divina? Porque no comprendemos todo el amor que la abriga. *** El que abraza la cruz de la redención resucita en el amor. *** El espacio de tu nombre es infinito. ***


¿Qué sentido no se pierde nunca? El de la caricia materna. *** ¿Cuál brújula nos salva del naufragio? La que se orienta en el rumbo del amor. *** El amor deja signos imborrables. *** En el cáliz reposa la más bella historia de amor. *** La sombra del amor es luminosa. *** Para pensar en ti aferro una estrella y coloco su brillo en mi alma. *** El peregrinaje del amor recorre cada estación para construir su nido. *** Los mensajes de amor se transportan entre amapolas y trigales. *** El que ama está sujeto a la luz. ***


Sé que existes porque todos los días amanece. *** Hay amores que son meditaciones silenciosas. *** Aguardo el día en que tu nombre lo cante el ruiseñor que bebe de mi fuente. *** El amor verdadero se adelanta a la esperanza. *** Cruzar el puente del amor requiere de un equilibrio alado. *** El amor mide el tiempo feliz. Y lo graba en la arena. *** El centro del universo palpita en cada frase de amor. *** Entro en tu corazón sólo si mis alas han rasgado el cielo. ***


El amor es un ancla de oro. *** Sandalias de pescador: rudas huellas de amor. *** La luz del amor no impone su claridad. *** Mantengo distante lo que me aleja de ti. *** El amor graba en la memoria los perfiles de su historia. *** Cada vez que amanecemos, deberíamos pensar que Él ya nos pintó el alba. *** El que ama sabe estar presente en la ausencia. *** Me pongo a salvo al permitir que el amor sea mi faro. *** La continuidad en el amor depende de nuestra capacidad de silencio. ***


En el fondo de mi espejo te descubro; siempre. *** Su sonrisa es mi hogar. *** Los brazos que arrullaron nuestra alba son el más dulce símbolo de abnegación. *** Intuir su voz es presentir el paraíso. *** El verdadero amor es inevitable. *** Cuando me cobija el manto de la Virgen, la luz de las estrellas adquiere un brillo maternal. *** Hablo de ti, y las palabras alcanzan su plenitud. ***


ANHELO Las perspectivas internas poseen un horizonte tan amplio como el anhelo que las alberga. *** Antes de la felicidad está el anhelo. *** Cuando el anhelo alcanza la cúspide, se prodiga con fervor. *** ¿Cómo mides la fecundidad del anhelo? Por su resonancia entre la tierra y el cielo. *** La huella del anhelo es transparente. *** La guía de la acción es el anhelo. *** El anhelo no desfallece mientras contempla el horizonte infinito. *** ¿Cuál es el anhelo que orienta? El que se origina en las aspas del viento. ***


ÁNIMO ¿De qué colmas tu alma para no claudicar? De luz. De cielo. De verdad. *** ¿Cuál es tu estrella? La que me alienta a fundirme en su huella. *** El ánimo recto es un surtidor de estrellas. *** Mi ángel matinal es el que me induce al ensueño. *** Dejo una impronta indeleble cada vez que el río se acompasa con mi latir. ***


ARIDEZ En medio de la aridez busco el prado de tu alma. Y al adentrarme en él, recobro el tierno verdor. *** La aridez se disipa cultivando lirios de armonía. *** ¿Cuándo es beneficiosa la aridez? Cuando nos impulsa a resurgir hacia la calidez. *** A partir de la aridez el hombre es capaz de renovar su esencia. *** Las columnas que aún sostienen el templo absorben la sequedad de su entorno. ***


ARMONÍA La armonía en la naturaleza está pintada de tonalidades opuestas. *** Las frases que generan armonía se acompasan en rítmico vaivén. *** Cuando amanezco en el regazo de la armonía, en mi alma surgen diálogos de paz. *** La mariposa decide su vuelo de acuerdo a la miel de las flores. *** ¿Dónde culmina la catedral? En la bóveda que se integra al cielo. *** Aquel que trabaja desde lo individual hacia lo universal penetra en la armonía unificadora. *** Cuando el hombre se abraza a la armonía, los ángeles sonríen. *** Cada estación me pide una actitud de diáfana armonía. ***


La simetría de los planetas es producto de una ecuación celeste. *** La fecundidad del artista se gesta en la fusión de sus armonías. *** La presencia del ángel se intuye en la armonía interna. *** La sed de armonía sólo se calma en el oasis del alma. *** Alargo la luz del día cuando he creado la armonía. *** El músico de la montaña acompasa su melodía con el trino del ruiseñor. ***


ARTE A través del arte el alma pinta rasgos de eternidad. *** El arte crea hondas perspectivas que se restauran sin cesar. *** El artista percibe el fulgor estelar como soles de mundos que serán. *** Las manos del artista son crisálidas en perenne mutación. *** La esencia del artista subyace en su obra. *** ¿Quién se apropia del sentido del arte? El que despeja su alma del paraje terrenal. ***


ARREPENTIMIENTO ¿Cuáles son las lágrimas que más estremecen? Las que brotan de un corazón arrepentido. *** En el cauce del arrepentimiento se conjugan voces disonantes. *** Después de la contrición debe venir la acción redentora. *** El llanto del arrepentimiento se resbala por los acantilados del alma. ***


ASOMBRO El asombro es un pincel que diseña múltiples vías de navegación. *** En el asombro, mi luz interna se pregunta acerca de las otras luces. Y aguarda una respuesta. *** El asombro es libre. *** Cuando los sentidos anhelan crecer en intensidad se hermanan al asombro. *** El asombro alienta las aspas de la imaginación.

***


ASTRÓNOMO Cuando el astrónomo descubre el incesante ritmo de expansión, en sus ojos nace una vasta constelación. *** ¿Cómo sacia el astrónomo su sed de luz? Recreando galaxias desde su quietud. *** El astrónomo resuelve su incógnita al penetrar en la armonía universal. *** Cada vez que el astrónomo alza su mirada al firmamento, con ella impulsa las ilusiones que acalla en sus adentros. *** La estrella fugaz incendia de esperanza al astrónomo. ***


AUSENCIA ¿Cuáles pinceladas admiras en un cuadro? Aquellas que no se ven. *** La ausencia de badajo estimula la cercanía entre la campana y el jilguero. *** Hay ausencias que llenan más que las presencias que nos rodean. *** La ausencia más añorada purifica en ardor creativo. *** La ausencia de marco otorga libertad al lienzo. *** ¿De qué se priva el peregrino? De todo aquello que lo aleja de su camino. *** El corazón se lamenta de la ausencia de comprensión. ***


BELLEZA El aura de la belleza se posa sobre las manos que la dibujan. *** Para apropiarse de la belleza es preciso mantener vivo un ensueĂąo. *** Una estrella basta para comprender la belleza del infinito. *** El pĂĄjaro que vuela por vez primera engloba en su mirada la hermosura del bosque y del manantial. *** Mis ojos graban la belleza que los circunda para absorberla a plenitud. ***


BONDAD Hay sonrisas que invitan a una acción bondadosa. *** El barco que desplega su velamen confía en la bondad de las corrientes. *** Más allá de la bondad no hay lógica. *** El magnetismo de la bondad es eterno. *** La bondad genera bondad. *** Cada acto de bondad afinca el paraíso. *** La mirada bondadosa apacigua tempestades. *** Los celajes de la bondad nunca pierden su brillo. *** Nada de lo bueno se pierde: sólo se transforma. ***


CALIDEZ La brisa matinal arrulla con dorada calidez. *** La noche me arropa con su afelpado manto cuajado de luceros. *** Entro en mí. Y me encuentro en casa. *** La calidez tiene sonoridad de arroyo. *** A medida que el sol se aleja, su luz nos permite mayor cercanía. *** El pesebre de Belén cobijó la inocencia de su fugaz huésped. *** La primavera es la perenne estación del alma cálida. *** Hay caminos que conducen a la luz. *** La paja que forma el nido adquiere suavidad de nube.


CANCIÓN En tu voz canta el río. *** Oigo tu voz en cada pájaro que se posa sobre la rama del sauce. *** La canción que brota del alma amerita una partitura alada. *** La vieja guitarra esconde notas acalladas que jamás expresaron su sentir. *** En el pentagrama nocturno las corcheas se transforman en luciérnagas. *** Entre mis manos aferro el gemido del viento para convertirlo en canción. *** Todas tus voces las he grabado en mi alma. Y ahí las escucho. *** El nombre que pronuncio en mis sueños tiene una música de armoniosos compases y silencios que buscan desbordarse. ***


La canción más añorada es aquella que no se escucha. *** El gorrión se roba la canción de la fuente. *** ¿Cuál es tu isla? Aquella en donde el amanecer es una canción de cuna. *** El flautista, al imitar al río, deja vagar su más tenue cadencia. *** El canario condensa en su postrer canto la altura de la saeta que lo traspasó. *** La música acompaña al alma hacia las regiones profundas de la nostalgia, armonía, belleza. *** ¿Cuáles son tus redes? Las que emergen del mar con la música esencial. *** La música le otorga alas al pensamiento. ***


La jaula de pájaros que transporta el barco aloja dos melodías: la del ave y la del río. *** La batuta del director de orquesta guarda la sonoridad del bosque. *** ¿Cuál es tu canción? La que enmarca el lienzo de la inspiración. ***


CERCANÍA La cercanía más intensa es la que sabe cruzar ocasos. *** Hay cercanías que alejan. *** ¿Cómo debo acercarme al peregrino? Con la hoguera del amor ardiendo en tu pecho. *** Cuando me asomo a los aposentos de tu alma, toda distancia se esfuma. Y nace un diálogo silencioso. ***


CIELO Los celajes fragmentan el cielo para que le otorguemos un significado esencial a cada una de sus tonalidades. *** Los ángeles se asoman al margen del cielo. Y se contagian de su hermosura. *** En los ojos del pastor languidece el cielo. *** ¿Qué busca el astrónomo en el cielo? La estrella que guiará su sendero. *** El cielo es una estampa que guardo en cada plegaria que leo. *** La memoria se vigoriza cada vez que penetramos en el alma del firmamento. *** Las estaciones pintan signos en los cielos para que no olvidemos nuestro devenir. ***


COMPAÑÍA Una de las mejores compañías que tiene el hombre yace adormecida en su interior. *** La compañía que nos llena de esperanza merece nuestra íntima aurora. *** ¿Cuál compañía arrulla al alma? La que fue río y ahora es alba. *** Las aspas y el viento se mantienen en continuo entendimiento. *** El alma se recoge para no dejar sola a la luz del crepúsculo. ***


COMPASIÓN La compasión se esparce en rimas fecundas. *** El lenguaje de la compasión es una melodía sutil. *** El velo de la compasión se posa con sigilo sobre el corazón que sufre. *** El peregrino se compadece del campo yermo y por eso lo observa en recogimiento. ***


COMPRENSIÓN La vigencia en el amor pende del hilo de la comprensión. *** La mariposa comprende el lenguaje de las flores. *** ¿Por qué percibo nostalgia en tu mirada? Porque no he podido descifrar el pensamiento de mi amigo. ¿Y qué harías si lograras tu meta? Comprenderlo mejor. Sabes, la comprensión necesita más del amor que de la claridad. *** ¿Hacia dónde se conduce el escalador de estrellas? Hacia la estrella más lejana. ¿Y la alcanzará en su escalera? Sólo si sabe colocarla. ¿Qué hará al llegar a su meta? Extasiarse de azul y desprenderse de su escalera. ¿Por qué? Porque habrá comprendido que jamás la necesitó. *** El jardín interior cultiva las semillas de la comprensión. ***


El poeta comprende el destino espiritual de la palabra. *** ¿Qué es la comprensión? Silencio. ¿Y qué más? Oración. *** Debo tender fuertes puentes de comprensión para alcanzar el universo ajeno. *** ¿Quiénes comprenden el silencio? El soñador. El astrónomo. El poeta. *** La luz de la comprensión traspasa los muros del abandono. *** El pianista entraña el vuelo del colibrí. *** ¿Quién comprende el amor? El que comprende el silencio. *** La comprensión es una travesía en solitario. ***


CONCIENCIA La conciencia tiene su propio tiempo de lozanía. *** El río y la conciencia comparten susurros de diáfana esencia. *** Asomarse al mirador de la conciencia es presentir una lenta fuga de luciérnagas. *** Cuando la conciencia se renueva crece tan alto como la espiga que se destaca en el horizonte. *** Los eslabones de la conciencia se acoplan en un silencio prodigioso. ***


CONFIANZA La confianza se engendra en el corazón que ve en el cielo su hogar. *** ¿Cuál es el lugar de la confianza plena? El del corazón ante el sagrario. *** El que se inspira en el paisaje de la confianza traza pájaros en vez de hombres, ríos en vez de casas, nubes en vez de muros. *** La superficie de la confianza brilla con los destellos de su esfuerzo más natural. *** El pájaro jamás se pregunta si al amanecer habrá viento; él despliega sus alas al rayar el sol, y se eleva a las alturas. *** Confiar en los demás es confiar en sí mismo. *** El amanecer se vuelve más cálido al renovar la confianza que se refugió en el sueño. ***


CONSTANCIA El faro salva por el ritmo tenaz de su luz. *** ¿Quién está conformado para la constancia? El que se enfrenta a los límites de su existencia. *** La tenacidad debe erguirse más allá de la comodidad para merecer el arco iris. *** La paciencia desploma los quicios más fuertes. *** Las ataduras de la firmeza no hieren. *** El primer ladrillo que sostiene el constructor lo mueve a ser constante en su labor. ***


CONVERSIÓN ¿Qué se necesita para llegar a la conversión? Un espejo veraz. ¿Por qué? Porque sólo a través de una mirada consciente se alcanza la reconciliación. *** ¿Cómo debemos iniciar nuestra conversión? Recordando que hay un Redentor que nos guía. *** Para encaminarse a la conversión se debe bajar primero a los refugios internos. *** El compás de la conversión mantiene un rumbo fijo. ***


CORAZÓN El corazón alberga puntos de referencia hacia donde dirige sus más intensos latidos. *** ¿Quién conoce la ciencia de los astros? Aquel que los descubre en su propio corazón. *** Desde las costas del corazón se intuye el atraco del peregrino ausente. *** El corazón que ama se formula promesas en silencio. Y las cumple en voz baja. *** ¿Cuál lógica sigue el corazón? La de su íntimo latir. *** En el prado fértil del corazón cada amapola es un pálpito que lo anima a perseguir su amor. *** En la cantera del corazón hay grietas insondables. *** El corazón acoge los senderos que anhelan bifurcarse en total libertad. ***


Las velas del corazón que ama nunca se doblan. *** Las palabras que se callan abrazan al corazón solitario. *** La quietud de la noche arrulla al corazón que aguarda un alba de oro. *** Una miga de pan le basta a un corazón hambriento. *** El corazón atesora recuerdos que graba con ardor. *** En la cima del corazón hay soledades que ansían perder altura. *** El corazón es el mejor diccionario. *** Soy dueño de todo cuanto nombro con el corazón. *** El corazón guarda historias de victorias y derrotas que conversa con el viento. ***


¿Qué aferras en tus manos? Un pajarito. ¿Qué haces con él? Escuchar su canto. Mas él permanece en silencio. Hay melodías que sólo se escuchan con el corazón. *** Los convenios que hace el corazón tienen por firma la intuición. *** ¿Por qué es intenso el corazón? Porque amar es su misión. *** ¿De qué está hecho el cielo? De azul, de silencio, de hermandad. ¿Y cómo reconozco mi tonalidad? Buscando en tus reflejos internos la que te hace vibrar. *** El corazón habita todos los sitios que observa con vehemencia. *** ¿Cuántos senderos existen? Todos los que tu corazón quiera recorrer. *** El corazón que renace ha escalado los peldaños sombríos de su pasado. ***


¿Qué contratos no se firman nunca? Los que se pactan con el corazón. ¿Por qué? Porque él no reconoce firmas sino latidos. *** ¿Dónde hace su morada el corazón? En el nido de su gestación. *** Aquel que dialoga con el firmamento escucha nuestros lamentos. *** ¿Qué coordenadas sigue el corazón? Las que lo ubican en su máxima ilusión. *** El corazón sereno duerme en el regazo de Dios. *** El verso aumenta su fulgor en el corazón que se lo apropia. *** El corazón se encauza hacia las oscilaciones de su visión. *** ¿Cómo se matiza el corazón? Con los latidos del pincel interior. ***


La piedad brota en el santuario del corazón. *** ¿Qué notas acaricia el compositor? Las que emanan del corazón fecundo. *** En los estanques del corazón se refugian las lágrimas esquivas. *** Sólo el corazón sabe nombrar a quienes ama. *** Hay sentimientos que hacen renacer cenizas y sollozos. *** El corazón es el frontispicio del pensamiento. *** Mi corazón ha grabado todos los colores que destacan tu rostro de alondra. *** La memoria firma alianzas con el corazón. *** Las caravanas del corazón se orientan en el atlas de su ilusión. ***


¿Cómo se mide la fuerza del corazón? Por su silencio. Por su comprensión. *** El corazón posee su propio y genuino diapasón. *** El corazón transforma la poesía en una eterna melodía. *** Todo lo inherente al corazón se desplaza hacia las alturas. *** Cada latido irriga de pétalos al corazón. ***


CREACIÓN El artista crea al compás de su melodía esencial. *** Las alas del pájaro le sirven de guía al artista. *** El sentir del poeta se evidencia en las rimas de su constelación interior. *** ¿Quién sale al encuentro del crepúsculo? El ángel, el pájaro, el poeta. ¿Por qué? Porque ellos necesitan de su quietud para crear. ¿Qué crean el ángel y el pájaro? El nido que los protege. ¿Y el poeta? El colorido del nido. *** El escultor forja su obra en su taller más recóndito. *** Las manos del alfarero nos sugieren el vuelo del pájaro y el batir del viento. *** El artista crea hacia dentro. ***


¿Quién recibe la investidura de la luz? El que vence su penumbra para crear horizontes de quietud. *** Los primeros trazos del artista son los últimos. *** La ruta que elige el pájaro para desplegar su señorío es la misma que diseña el artista. *** Al crear, el artista suple vacíos y origina fulgores. *** La revelación del pintor se eterniza en el lienzo. *** Las memorias comienzan a escribirse en los márgenes del libro que amanece en nuestro regazo. ***


DESAFÍO El silencio desafía al viento. *** Despojarse de sí mismo es el mayor desafío. *** La realidad desafía al idealista. *** Es arduo el reto que se emprende desde un horizonte sin ventanas. *** El cincel del desafío talla con valor. ***


DESAMOR Los testimonios del desamor se escriben en pergaminos umbríos. *** El desamor interrumpe el tránsito de la luz. *** La intuición advierte al alma que está a punto de deslizarse en las arenas movedizas del desamor. *** Los rieles del desamor se extravían en túneles sin salida. *** Hay disonancias imposibles de salvar. *** ¿Qué sonidos oculta el cielo? Los lamentos del desamor. *** El naufragio más hondo es el desamor. *** ¿Cuál es el rincón más solitario? El que carece de amor. ***


Las alas del desamor pierden altura en el vuelo. *** El desamor construye muros que aprisionan al coraz贸n. ***


DESENCANTO Todo el barro del desencanto se acumula en el corazón que ha dejado de creer. *** En la memoria se enredan las velas de la desilusión. *** Hay días en que el alba se niega a alzarse. *** El desencanto estrella el horizonte en el asfalto. *** Las golondrinas emigran; los corazones, también. *** Cuando creo poseerlo todo, algo se me escapa hacia las regiones de la nada. *** Mi pentagrama anímico se despinta cuando irrumpes en mi silencio. *** La nube del desencanto penetra por el resquicio más solitario del alma. ***


DESTINO Mi destino se acrecienta en tu fervor. *** A cada día hay que otorgarle un destino de viento. *** Desde que te incorporé a mi destino hay más luz en mi entorno. *** El espejismo del destino anida diamantes soterrados. *** El destino cabalga sobre un invisible corcel. *** El vagón del atardecer se desliza sobre los rieles que recibieron la luz matinal. *** Las fuerzas de la naturaleza inducen a una honda reflexión sobre el destino personal. *** Después de fracasar sólo es válido recomenzar. ***


La magia del destino personal reside en la intensidad de cada paso, de cada acción. *** Ante la inmensidad desconocida, el alma clama por respuestas. Y un rostro inmortal se deja entrever para acompañarnos en el curso de nuestro destino. *** Busco el itinerario de mi destino y sólo lo intuyo frente al sagrario. *** Cada rayo de sol tiene asignado un espacio preciso donde posarse. ***

Todos los días podemos construir nuestro paraíso personal. *** Muchos sellan su destino de cara a la oscuridad. *** ¿Quiénes dicen no tener un destino alado? Aquellos que sienten temor de sí mismos. ***


El hombre se inquieta por su destino cuando no vislumbra más allá de su ocaso. *** El destino de la luz es el destino del hombre. *** ¿Quién puede resumir el conjunto de su vida? Aquel que puede observar toda la rotación de los astros. *** ¿Cuál obra puede llevar el hombre a feliz término? Aquella que lo mueve hacia su inserción en lo celestial. *** En el manuscrito del mundo cada letra es un hombre que anhela descifrar su destino. *** La brisa es un eco de otros mundos, de otras vidas, de otros latidos. *** ¿Qué hace el molino abandonado? Recordarle al hombre su destino. ***


¿Con qué tinta se escribe el destino personal? Con la misma que bosqueja el universal. *** La huella del destino se imprime en los arenales del alma. *** ¿Cómo marca el destino su huella? En silencio. En hondura. En fuerza. *** ¿Cuál es el destino del ermitaño? El de aquel que atrapa los silencios para convertirlos en plegarias. *** Mi destino reposa en tu mirada. *** Todas las estampas de una vida se resumen en dos maderos en flor. *** Dentro de mí llevo los soles y las lunas que nunca veré. *** El destino nos talla cuando estamos desprevenidos. ***


La ribera que me afano en descubrir es la que se esconde en la bruma del destino. *** A los andenes del destino nunca se llega tarde. *** Las dunas del desierto advierten a las caravanas de las fluctuaciones del viento. *** El pozo del destino no tiene fondo. *** No se puede beber de todos los manantiales. *** Lo que anhelamos llegar a ser ya estĂĄ anotado en el pergamino del infinito. *** Aquel que fui lo reconozco en el vuelo del colibrĂ­. *** El destino tiene vitrales en blanco. *** El destino traza confines de plenitud. ***


No lloraré por los caminos que nunca podré recorrer. *** La intensidad se alcanza cuando nos enfrentamos sin reservas a nuestro destino. *** Creo ir solo; sin embargo, Él va delante. *** Me desplazo hacia mi destino en virtud de la gravedad del alma. *** La estrella fugaz simboliza nuestro destino. *** ¿Cuál es la última ruta del hombre? La silente. La veraz. *** El calendario de nuestro destino no señala fechas sino sentidos. *** Hay caminos que desembocan en la nada. *** El árbol del destino aguarda que mi mano lo deshoje. ***


La antesala del destino es un 贸palo cristalino. *** El farol del destino se apaga cuando despunta la aurora. ***


DIÁLOGO El ciprés dialoga con la golondrina para revelarle su efímero destino. *** Hay diálogos que sólo se gestan en la penumbra de un sagrario. *** La oscuridad pesa cuando el alma no puede dialogar consigo misma. *** El maizal dialoga con el cielo. Por eso germina. ***


DUDA Cuando el horizonte de la duda me engloba, la esperanza se desvanece en silencio. *** El nĂĄufrago que atraca en la isla de la duda no alcanza a vislumbrar el borde de las aguas. *** Las zarzas de la duda crecen en soledad. *** La duda es una brĂşjula carente de agujas. ***


ENCUENTRO ¿Cuál es el viaje por excelencia? El que recorre todas las estaciones del alma. *** El peregrino ansía encontrar el sendero de la felicidad. *** Entre la tierra y el cielo hay luceros invisibles: son los anhelos que no lograron encontrar su cauce. *** Hay encuentros que se eternizan en la esperanza. *** Sólo en la fuente descubro tu ensueño. *** ¿Cuál es el encuentro mayor? El que se eleva desde el huerto de la redención. *** Me encuentro más en ti que en mí. *** Las cuerdas del violín coinciden con las del alma en su nota más armónica. ***


ENSUEÑO El vuelo del colibrí sugiere efímeros ensueños. *** El mástil del ensueño más preciado se yergue solitario frente al infinito. *** El ensueño habita en las estancias más fértiles del alma. *** El campo de los sentimientos se riega con surtidores de ensueños. *** El ensueño es la metáfora del sueño. *** El vitral de la luz moldea al ensueño. *** El sendero que ansío recorrer es el que me permite compartir ensueños. *** ¿Quién mueve las aspas del ensueño? El viento de la esperanza. ***


¿Cuándo se borra la frontera entre el ensueño y la realidad? Cuando se llega a la certeza del paraíso terrenal. *** ¿Cuál misterio guarda el poeta? El de su ensueño. *** Mis ensueños culminan ahí donde hacen su nido las águilas. *** Lo inefable nos transporta a la morada profunda del ensueño. *** Los ensueños se dirigen hacia el confín poblado de ángeles. *** Los frutos del ensueño nos regalan su miel. *** La lejanía del ensueño aumenta su encanto. *** Desde el peñón del recuerdo busco el velero de mis ensueños. ***


La mariposa blanca del ensueño se posa en la amapola que se agita en el ocaso. *** Agrando mis espacios de luz cada vez que pongo mi fe en el ensueño. *** El mapa de mis ilusiones no tiene longitud ni latitud, sólo un horizonte en busca de ensueños. *** Su mirada puebla la ruta de mi ensueño. *** El ensueño surca la distancia entre el alma y el cielo. *** Creer desde el ensueño es confiar en lo alto. *** Las alas del pájaro guían al alma hacia el umbral del ensueño. *** ¿Cuándo es fecundo mi ensueño? Cuando regresa a ti latiendo en otro pecho. ***


¿Cómo debo llegar a la cumbre? Con un ensueño demás. *** Al enclavar la realidad en el ensueño, le otorgo dimensión de nido. *** ¿A cuál ensueño te abandonas? Al que pinta cascadas de luz. *** Cada vez que limito mis espacios de ensueño, demarco las fronteras del corazón. *** El pabellón del ensueño se apoya en columnas de cristal. *** El ensueño que redime es el que suscita manantiales de hermandad. ***


ENTREGA Cuando me doy entero, mis palabras se colman de armonía. *** ¿Cuál vocación nos lleva a la plenitud? La de la entrega solidaria. *** El que no le teme a la entrega total acumula vivencias plenas. *** Nos sentimos desolados cuando nuestra entrega es sinónimo de espera. *** La entrega personal debería ser incondicional. ***


ENVIDIA El arroyo envidia al pájaro por su grácil desplazamiento; el pájaro envidia al arroyo por su íntimo fluir. *** El techo de la envidia tiene láminas oxidadas. *** El huracán de la envidia arrasa los campos dorados de la gratitud. *** El envidioso es un cazador solitario preso en un desierto sin oasis. ***


EQUILIBRIO Fundir una lágrima en una dicha requiere de un balance angelical. *** Sólo el que trasciende extremos puede lograr su equilibrio. *** ¿Cuál será mi medida? *** Cuando se alcanza la mesura, el universo cobra un sentido pleno. *** El lenguaje de los astros se mantiene en un diáfano equilibrio. ***


ERMITAÑO ¿Quién no ansía un lugar en el universo? El ermitaño. ¿Por qué? Porque al no poseer nada lo posee todo. *** La cumbre abriga al ermitaño y le permite conocer sus entrañas. *** En la mirada del ermitaño se gestan arroyos de cálida transparencia. *** El tiempo del ermitaño se acopla al del lucero. *** ¿Con quién dialoga el ermitaño? Con la mariposa gris. ¿Por qué? Porque ella entiende su íntimo batir. *** La rosa favorita del ermitaño es la que lleva dentro. *** El ermitaño conversa con el pastor y comparte su emoción. ***


Los ojos del ermitaño esconden las tormentas que desata la ingratitud. *** ¿Con quién se solidariza el ermitaño? Con el surco de la montaña. ¿Por qué? Porque se reconoce en su llanto. *** La cima del olvido es la que ansía vencer el ermitaño. *** El ermitaño baja al río cuando se inquieta por su destino. *** ¿Quién percibe las añoranzas del ermitaño? El náufrago en su isla solitaria. ***


ESENCIA Las alas del pájaro dibujan su señorío. *** La flor recién amanecida agradece la mano que la abriga. *** ¿Quién debería ser? Todos. *** Me alejo de mí cuando rechazo la ilusión. *** Cuando se define lo humano se acierta en lo divino. *** ¿Cuáles pasos debe dar el hombre para encontrarse? Los de la luz. Los de la sombra. Los del anhelo. *** Cuando el pájaro reposa, el arroyo le susurra su melodía vivencial. *** ¿Por qué se despide la estrella fugaz? Porque su esencia se transforma en luminosidad. ***


En el espejo del futuro se perfila un claroscuro inmaterial. *** El arado forja al labrador. *** ¿Existe un lugar intacto en el hombre? Sí, si existe. ¿Cuál es? El que le permite soñar, indagar, encontrar. ¿Y cómo lo nutre? Entrando en contacto con el astrónomo, el río, el pastor. *** Hay algo en mí que no cesa de añorar la eternidad. *** Al contemplar la campiña rescato mi esencia. *** ¿Por qué es necesario alejarse de lo inmediato? Porque lo esencial anida en lo eterno. *** Renuevo mi identidad al cruzar el puente de la esperanza. ***


Los pensamientos enriquecen mi esencia. *** ¿Con quién conversa el ermitaño? Con su voz acallada. ¿Y quién lo escucha? El viento. ¿Y quién más? El cielo. *** Busco mi esencia en la raíz del sauce. *** El alba es la primera acuarela de Dios. *** ¿Cuál tiempo debemos alcanzar? El de nuestra floración. *** Cada vez que aparece una estrella, sé que pertenezco a la azul inmensidad. *** El rumor del agua es el quejido de las profundidades. *** ¿Dónde radica el sentido de tu vida? Ahí donde nacen las plegarias. ***


La vigilia propicia un diálogo nutriente. *** ¿Qué observas en las estrellas? Su anhelo por vencer la opacidad. ¿Y qué significa su esfuerzo? El único sendero a imitar. *** El blanco es ausencia de color; el silencio, presencia de luz. *** Lo que defiendes te define. *** ¿De cuál condición debo apropiarme? De la que me exhorta a perdonar, consolar, entregarme. *** El molino es una estrofa de viento. *** Cuando nuestro nicho espiritual se nubla nos sentimos dispersos. *** ¿Qué nos revela el océano? El misterio de su permanencia. ¿Y cómo lo hace? Elevando su oleaje más allá de la tempestad. ***


Cantar, aun sin cuerdas, es la misión esencial de nuestra guitarra anímica. *** El que no entra en sus adentros no comprende su esencia. *** En el taller del alfarero, la arcilla adquiere la esencia del oro, del incienso, de la mirra. *** ¿Quién busca el sentido de su esencia? El que no teme herirse en el trayecto hacia ella. *** Se conoce al navegante por el sitio que elige para tirar el ancla. *** El cielo no tiene sombra. *** Sólo hay luz dentro del lucero. *** ¿Quién recupera el centro de su ser? Aquel que mantiene el lazo que lo une a su niñez. ***


Busco comarcas sosegadas para cantar mi rima sincera. *** Mis latidos se inclinan ante las cenizas de la ciudad eterna. *** Cada pálpito reafirma mi existencia. *** Las estrellas son las luciérnagas del firmamento. *** El viento es el borrador del infinito. *** El trasfondo de todo hombre es un rayo de luz. *** En el prólogo de nuestro destino se mide la intensidad de nuestra vocación. *** La voz es un pincel rítmico. *** La locomotora es la dulzaina del paisaje. ***


Sólo aquel que esté dispuesto a renacer después de zozobrar podrá abrazar su esencia. *** El río es un verso sonoro. ***


ESFUERZO Las arenas del esfuerzo más tenaz son las que pulen nuestros ideales. *** El cañón de la piedad dispara rosas rojas en un esfuerzo de hermandad. *** Al inclinarse en el Angelus, el labriego regala a la tierra el rocío de su esfuerzo. *** ¿Cómo te recuperas de los fracasos? Diseñando nuevas rutas en el mapa del perdón. *** El barco debe quebrar la corriente para avanzar sobre la superficie cristalina. *** La palabra luz posee una serena vehemencia de convertirse en estrella. *** Armonizar el paisaje interno con el externo requiere de un esfuerzo tenaz. *** Cuando lleno de cristales mis alforjas, ágiles libélulas comparten mi carga. ***


¿Cuál es el sendero más luminoso? El que se emprende hacia la conquista personal. *** ¿Qué te sostiene en tu esfuerzo? Un corazón. Una luz. Una misión. ***


ESPERANZA Del cรกntaro de la esperanza se derrama el agua que sana las heridas. *** Mi esperanza es mi luz. *** La tarde huye con la lumbre de la esperanza. *** La cantera de la esperanza nunca se desgasta. *** La esperanza es una tierra mรกgica en donde cada semilla germina en radiante calidez. *** La esperanza posee reflejos invisibles. *** Una mano extendida es una tรกcita ofrenda de esperanza. *** Tus pensamientos son la antesala de mi esperanza. ***


La rima fecunda es un destello de esperanza. *** La esperanza brota del caudal de la fe. *** En el arroyo personal cobra vida la esperanza más diamantina. *** Entre tu paz y mi esperanza se extiende un maizal florecido. *** Todos los días se nace a la esperanza. *** Vigilo en la oscuridad hasta descubrir el brillo lunar. Y entonces sé que la esperanza cobijará mi noche. *** La esperanza del mañana se gesta en el hoy. *** Hay un rostro que me espera. Siempre. *** La saeta de la esperanza cruza el cielo con la velocidad de la luz. ***


Debo penetrar en la noche con la aurora latiendo suavemente en mis adentros. *** Cada vez que abro la ventana de la esperanza, el celaje me regala un lucero. *** En el cauce del río renace mi esperanza. *** ¿Con qué vara mides la esperanza? Con la misma que utilizo para medir el cielo. *** ¿Cuál es el prodigio mayor? El de la esperanza. ¿Por qué? Porque de su reflejo surgen los colores de la ilusión, de la armonía, de la plenitud. *** En el perfil del claroscuro subyace la esperanza. *** ¿Cuáles son los indicios de la esperanza? La bondad. La entrega. El perdón. *** La esperanza germina en el corazón que se prodiga. ***


Las montañas de la duda oscurecen el horizonte de la esperanza. *** La esperanza nos hace crecer en piedad. *** ¿Cuándo se toca fondo? Cuando se pierde la brújula de la esperanza. *** Los contornos del alma le dan abrigo a la esperanza. *** ¿A cuál esperanza me debo asir? A la que me impulsa a buscar el ensueño compartido. *** El último rayo de sol le da vida a mi esperanza. *** Las palabras cinceladas con amor tallan la esperanza. *** Dos soledades que se rozan generan un hálito de esperanza. ***


Los relieves de mi esperanza no se desgastan. *** Cuando no es posible ver el sol hay que esperar el primer lucero. *** La esperanza del gorriรณn es la miel hecha canciรณn. *** Quien pospone la esperanza retrasa la dicha. *** La esperanza siembra de violetas el valle de la hermandad. *** Para asirme a la esperanza distiendo mi alma hacia el espejo del firmamento. *** La esperanza cruza todos los espacios de sombra. *** En el muelle se renueva la esperanza del marinero. *** La vocaciรณn mรกs cรกlida es la esperanza. ***


El tejido de la esperanza está hecho de puntadas grises y blancas. *** El que renuncia a la esperanza se encadena a la noche. *** La última estación de la esperanza es la más luminosa. *** Reduzco mi horizonte cada vez que rechazo la esperanza. *** La esperanza más recóndita, al encontrar una salida a la luz, se desborda en plenitud. *** ¿Cómo se rescata la esperanza? Volviendo al estado de gracia. *** Sólo la esperanza es capaz de salvar lo marchito. ***


ETERNIDAD En el horizonte de tus ojos se dibuja la eternidad. *** Cada instante vivido a plenitud es un soplo de eternidad. *** Cuando me alejo de mis creencias, la eternidad se esfuma. *** La tierra es un hĂĄlito de eternidad. *** La eternidad se cruza en un barco de cristal. *** En cada luciĂŠrnaga hay un destello de eternidad. *** En toda mirada de amor arde la eternidad. *** La eternidad tiene la medida de la fe. *** La eternidad ha establecido un perenne diĂĄlogo con los astros. ***


Hoy es siempre. *** Cada hombre posee una versión íntima de lo eterno. *** ¿Qué guardan con tanto celo los ángeles? El borde de la eternidad. ¿Por qué? Porque nos lo deben preservar. ***


EXISTENCIA ¿Cuál existencia anhelarías para ti? La del río. La del pájaro. La del viento. *** Conversar consigo mismo le otorga equilibrio a la existencia. *** Al permitir que la mirada del pasado me arrulle, tu rostro aparece como trasfondo de mi existencia. *** Cuando dudo, mi existencia cobra la identidad del pájaro que añora encontrar su hogar. *** Existo en mi palabra. *** El peso de un hombre se mide por la profundidad de su huella. *** Los ejes de nuestra existencia se acoplan en silencio. *** ¿Cuál existencia se malogra? La que nada emprende. La que nada añora. *** La existencia es un atisbo de eternidad. ***


EXPERIENCIA La experiencia es el Ăşnico manuscrito que no admite punto final. *** Las nubes de la experiencia se desplazan entre un perenne claroscuro. *** Toda experiencia deberĂ­a conducirnos a nuestro origen. *** El rostro es un visible mapa de las veredas transitadas. ***


FE Las constelaciones de la fe se refugian en el sagrario. Y allí aguardan el momento del estallido pleno. *** La veladora de la fe es un indicio de mi origen. *** Cada amarra que suelto es una plegaria de fe. *** La dimensión de altura sólo se obtiene desde el más elevado peldaño de la fe. *** La intranquilidad es carencia de fe. *** Nos extraviamos cuando abandonamos el santuario de la fe. *** ¿Qué muros nos protegen del enemigo? Los de la fe. Los del amor. Los del silencio. *** El cántaro a punto de quebrarse desborda su última lágrima. Y espera al que sanará sus heridas. ***


Hay momentos que opacan los colores de la fe. *** Al apoyarme en el muro de la fe, su calor me invita a renovarme. *** Si coloco mi corazón en el altar, no necesito de otro sitio donde reposar. *** Cada vez que vuelvo a creer, nazco de nuevo. *** La fe debe soltar los lazos de la duda para vencer en su travesía. *** La esencia de la fe es inagotable. *** Sólo la fe puede emitir las palabras que nos acercan a la esperanza. *** ¿Dónde se aloja la fe? Ahí donde duerme el trigal. *** El cauce de la fe inunda el del olvido. *** La fe persigue la ruta del lucero matinal. ***


FECUNDIDAD La fertilidad es luz de luces. *** Los ojos son una promesa de fertilidad. *** Toda plantación a la vera del sendero es un indicio de la fecundidad que debo alcanzar. *** La fecundidad hace alianzas con las estaciones cálidas. *** El tiempo fértil se adueña de la luz para recrearla. *** La espiga de la fecundidad no se quiebra en el vendaval. *** La fecundidad trasciende cuando lleva el germen de la entrega total. *** El ser fecundo se inmola en la llama de su hoguera. ***


Los afluentes de la fecundidad se mantienen en su estado natural. *** La luz estimula el esfuerzo fecundo. *** Las estancias de la fecundidad encierran un soplo de eternidad. *** A través del prisma de la fecundidad nos adentramos en el cenit del ideal. *** ¿Quién es fértil? El que es responsable en su creatividad. *** La arboleda fecunda en bondad nunca se marchita. *** La inspiración fértil es un naranjo en flor. ***


FELICIDAD ÂżCuĂĄl es la felicidad que cuenta? La que tiene cabida entre las manos. *** La felicidad se recorre en intermitencia luminosa. *** En el recinto de la felicidad hace su colmena la esperanza. *** Tocar la felicidad es tocar el cielo. ***


FRACASO Hay naufragios que se incrustan en la pared oculta de las grutas. *** En las dunas del fracaso la arena se dispersa sin rumbo fijo. *** El infortunio origina sombras. *** Las decepciones quedan atrapadas en el coraz贸n de la piedra. *** Cuando fracasamos, las aspas que construimos dejan de girar. *** El que fracasa se hunde en pantanos movedizos. ***


FUGACIDAD La fugacidad es un suspiro silencioso. *** Las redes de lo efímero se confunden con el batir del viento. *** El alma siempre está de paso. *** ¿Qué anhela el peregrino? Hacer que de su fugaz huella se alce un perenne trino. *** Sólo la palabra puede fijar el sentimiento efímero. *** Cuando la luz de la razón se fuga, la piedad se queda en guardia. *** Lejos de ti el cielo pierde su eternidad. *** La espuma es la impronta de la fugacidad. *** La fugacidad es hermana del alba, del pájaro, del tiempo. ***


FUTURO El futuro es c贸mplice de la alegr铆a. *** Desafiar el paisaje del futuro requiere de un prisma eficaz. *** El tel贸n del futuro posee hilos impalpables. *** El pergamino del futuro tiene letras que no se pueden descifrar. ***


GENEROSIDAD La ofrenda del 谩rbol es silenciosa. *** Una mano extendida sabe aferrar el coraz贸n del cielo. *** La generosidad celestial desciende en espirales de luz. *** La belleza es una expresi贸n de la generosidad divina. *** La ofrenda del ocaso es la tersura de su colorido. ***


HERENCIA ¿Cuál es la herencia más valiosa? La de un madero teñido de dolor. *** El amor nos hereda su huella imborrable. *** Toda herencia sensible se origina en la unión de eslabones armónicos. *** Anhelo heredar la estampilla que lleva impresa la estrella fugaz de mi destino. ***


HERMANDAD El abono de la hermandad es accesible a todos. *** Al retirar el puente de la hermandad, las tinieblas se apoderan del abismo. *** El cielo visible, al encontrarse con el lienzo interno, intercambia sus auroras. Y comparte su azul. *** ¿A quién hace hablar el viento? Al ramaje. ¿Y a quién más? Al ruiseñor. *** El lucero se acuesta al escuchar las canciones de cuna. *** La colina se alegra cuando el sol la traspone y espera que sus rayos acaricien su tez. *** Las alianzas que cuentan son las que se firman con tinta indeleble. ***


En el buque sumergido resuenan los cantos que no lograron culminar en un impulso de hermandad. *** El cometa disminuye su esplendor cada vez que llora el ermitaño. *** ¿Por qué están inmóviles los álamos? Porque el jilguero aún no ha soltado su canto. *** Los andenes del alma aguardan el tren de la hermandad. *** Antes de cerrar las puertas de tu alma comprueba si no has dejado fuera a aquel que te buscaba. *** Abrazo la espesura de la montaña esperando resolver sus silencios. *** Los viñedos comprenden la caricia del rocío. *** ¿Qué te atrae de las aspas? Su ritmo fluido. ¿Y sabes por qué se niegan a parar? Porque han hecho una promesa al viento. ¿Por qué? Alguien debe mantener vivo el paisaje de la hermandad. ***


La capacidad de íntima reconciliación trae consigo el sentido de hermandad. *** Sólo el que ha dormido bajo un manto de estrellas comprende al peregrino. *** ¿Cuál umbral deseas traspasar? El del esfuerzo personal. ¿Hacia dónde lo orientarías? Hacia el umbral universal. ¿Por qué? Porque es ahí donde se encuentra la raíz de la hermandad. *** El hombre se hermana con su ángel cuando aprende a sonreír con él. *** La rama descifra el canto del pájaro y le responde con su propia cadencia. *** La tierra calla porque ha perdido la voz de la hermandad. *** El río se estremece cuando su corriente transporta hondos quejidos. *** Lloro por la pedrera cuando me hermano con su nostalgia. ***


¿Qué acaricias entre tus manos? Un pétalo marchito. ¿Por qué? Porque mientras sienta mi calor se propondrá renacer. *** Siguiendo el vuelo del águila se descubre el curso del río. *** Los cipreses a la orilla del mar guardan el sonido de las olas en un gesto de hermandad. *** Abrirse a la hermandad es desplegar los brazos de la piedad. *** ¿Qué sensación encauza el viento? La de la hermandad. ¿Por qué? Porque ella se transporta en su aliento. *** El peregrino dialoga con las voces del bosque. *** ¿Qué rasgo nos hermana? El de la misericordia. ¿Por qué? Porque ella no reconoce más que el dolor. ¿Cuál de todos? Todos. ***


El pájaro se despide del sol desplegando sus alas frente al último destello. *** La compañía imprescindible acoge el dolor con una sonrisa. *** ¿Quién es el centinela del artista? El río. El molino. El viento. *** ¿Qué relación hay entre el caballete y el pintor? La misma que existe entre la pluma y el poeta. *** El ideal que prospera es el que crece en el prado de la hermandad. *** La piedra pesa porque nadie la acaricia. *** La montaña guarda con celo los hondos secretos de las nubes. *** El silencio perdura cuando no hay quien se pronuncie a favor de la hermandad. ***


¿De qué se lamenta la barca en la orilla? De no conversar con las corrientes que acarician su quilla. *** ¿Quién pule el firmamento? El ángel matinal. *** ¿Cuál hermandad se establece entre el pintor y el marinero? La que se basa en el color, en la corriente, en el cielo. *** El viento ha hecho una perenne alianza con los pájaros. *** Las nubes se oscurecen cada vez que llora un ángel. *** El canto del pescador inspira al ermitaño que lo observa adentrarse al mar en rítmico vaivén. *** ¿Cuál es tu fuente? La que calma la sed al pastor, al ruiseñor, al niño. *** El madero de la salvación no lastima porque Él ya removió los clavos. ***


El sonido de la hermandad se oirá cuando el silencio se disipe. *** ¿Dónde nace la misericordia? En la más sincera plegaria de hermandad. *** La canción del marinero se acopla a los latidos del mar. *** Los lamentos de la higuera sólo los escucha el ermitaño que duerme de cara a las estrellas. *** Un pequeño manantial absorbe la totalidad del brillo estelar. *** Las manos del pianista y las alas del colibrí se confunden en el vuelo. *** Las cuerdas del violín se estremecen en ráfagas de hermandad. *** Los pájaros rompen los cristales del silencio para despertar a los ángeles. ***


El cometa estrella su luz en un gesto de hermandad. *** La paja que forma el nido adquiere suavidad de nube. *** ¿Cuál es tu campana? La que dobla en un mismo tañido el aliento triste y el risueño. *** El sol se entretiene para que los pájaros entren al nido. *** El caminante bebe reflejos de sol y de luna que el estanque reserva para él. *** Un trozo de lienzo sirve tanto al pintor como al marinero: uno plasma en él los colores del alba; el otro los dobla al crepúsculo. *** Por cada una de mis lágrimas hay una gota de rocío solidaria a mi sentir. *** Las ondas del arrollo y del alma se fusionan en las profundidades. ***


La gaviota se hermana con el viento por el constante ondular de sus alas. *** El leñador sabe penetrar en el corazón del bosque. *** En la luz del profeta convergen nuestros caminos. *** El país de los ángeles no tiene fronteras. *** Frágiles velas descubrieron que el océano es un enlace fraternal. *** Cuando las aspas del molino se detienen, un ángel desciende para animarlas al ensueño. *** El badajo se estremece cada vez que golpea a la campana. *** El que respeta el vínculo entre dos almas se hermana a lo eterno. ***


La piedra necesita del rĂ­o para sentir la caricia de su corriente; el rĂ­o necesita de la piedra para volverse sonoro. ***


HORIZONTE Hay enigmas que se escriben en la faz del horizonte. *** El horizonte tiene sed de compañía. *** Sólo hay un horizonte para revelarnos los misterios más arcanos. *** Los itinerarios de nuestro destino los archiva el horizonte. *** Entre el alma y la luz se oculta la silueta del horizonte. *** En una mirada consciente se gesta el horizonte del devoto. *** El horizonte adquiere una dimensión de altura cuando lo desprendemos de la línea terrenal. *** ¿A cuál silencio se adhiere el horizonte? ***


¿Por qué se bifurcan los senderos? Porque la tierra ansía un horizonte de libertad. *** ¿En cuál horizonte puedo reposar? En aquel que delineó el amor paternal. *** Sólo tu horizonte me sugiere travesías de ensoñación. *** El duermevela del ángel es un horizonte sin fin. *** El horizonte es el primer boceto de Dios. *** Horizonte es el nombre que damos al infinito. *** En tus ojos nace mi horizonte. ***


HUMILDAD La humildad se recoge en la morada del silencio. Y desde ahĂ­ se prodiga. *** El hombre alcanza su mayor estatura cuando inclina la cabeza. *** El mĂĄrmol, al recibir la calidez del escultor, se ofrece en gentil renuncia. *** En el confĂ­n de la humildad habita un eterno arco iris. *** El manantial del bosque es hogar de estrellas. *** La humildad no tiene voz. ***


IDEAL Al desligarme de la tierra, las estrellas fugaces me circundan en una danza sin fin. *** Entregarse a un ideal requiere de una carga de luceros. *** La búsqueda más valiosa culmina en el cielo. *** Si lo pudiera todo estaría ahí donde nace el lucero. *** El momento fugaz se eterniza en el ideal. *** Desde la tierra veo mejor el firmamento. *** Cuando comparto mi ideal con el ermitaño, las campanillas me regalan su melodía. *** Volar tan alto como las águilas: he ahí la clave del ideal. ***


Nos debemos encaminar hacia el ideal con las ventanas del corazón totalmente abiertas. *** Todo lo oculto en el universo aguarda a ser descubierto por aquel que añora el paraíso. *** Mientras más subimos, menos turbulencias nos acechan. *** ¿Qué impulsa al sol a salir de las tinieblas? Su hondo afán por borrar sombras. *** Los ideales que nos elevan a la más alta cima son los que debemos renovar. *** El paisaje es de aquel que se lo apropia a través del lente de la emoción. *** Las montañas que debemos escalar son las que nos regalan silencios de altura. *** Todo esfuerzo debe transformarse en canción. ***


En las alas del pájaro se mece la poesía del viento. *** El que sabe aspirar el aroma del campo se inclina ante el manantial. *** ¿Qué admiras en una mirada? La limpidez de su íntima estela. *** ¿Por qué canta el pájaro enjaulado? Para merecer su libertad. ¿Y si no la alcanza? Para merecer el arco iris. *** Para ir en pos de una estrella hay que estar dispuesto a percibir el alba a través de los últimos reflejos del sol. *** El hombre debe salvar todas las distancias que lo alejan de su ideal. *** El que hace del ideal su vehemente faro se anticipa a lo eterno. *** ¿Dónde se origina el ideal? En el corazón que anhela prodigarse. ***


Cada verbo lleva impreso el sello de algún ideal. *** El pájaro pliega sus alas sólo cuando duerme. *** El único sendero a transitar es el que se emprende con la brújula del ideal. *** Abandono lo mejor de mí en el molino de tu ideal. *** El ideal que se alza en el vendaval ampara el germen de la fecundidad. *** La perspectiva del ideal es la luz. *** El ideal debe hacer como el río: aumentar su caudal antes de perderse en el mar. *** ¿Cuándo culmina el ideal? Cuando se integra al paisaje vital. ***


Dice el ángel: Nací para cantar. Dice el pájaro: Nací para cantar. Dice el hombre: Nací para cantar. *** La luz del ideal es la eternidad. *** Aproximarse al ideal es la recompensa del que se ha dirigido hacia él contra toda adversidad. *** El que forja andamios hacia lo alto crea relieves de cielo. *** Cuando intento volar como hombre, no logro alzarme; cuando lo intento como pájaro, las cumbres se vuelven nido. *** El ideal del peregrino cobra fuerza en cada romería. *** ¿Dónde revive el ideal? En las aspas de la intimidad. *** Aquí se esculpen versos. Aquí se pintan sueños. Aquí se copian trinos. (Letrero en el taller de un artista con alas). ***


El soñador ve en los celajes la caricia divina; el pensador, la gama natural. *** La memoria adelgaza los recuerdos flagrantes. *** ¿Para qué inventas sueños? Para colorear la opacidad. *** La única ruta con sentido es la que se enfila hacia las constelaciones. *** El que es capaz de atisbar el faro a través de la densa bruma aumenta su caudal luminoso. *** ¿Cuándo encalla el velero? Cuando sus velas pierden altura en el vuelo. *** Todo lo presiento cuando observo las alturas. ***


IDENTIDAD Sé lo que soy al integrarme al paisaje estelar. *** Cada eslabón de mi identidad encierra un enigma que debo descifrar. *** Mi río es aquel que me induce a la corriente universal. *** Al despertarse, el hombre retoma su identidad de peregrino. *** Antes de recostarse sobre su alma, el pastor se despide de las estrellas y elige una para cobijar su identidad. *** ¿Cómo se cambia de perspectiva interna? Cambiando de pincel. ***


ILUSIÓN Entre el alma y el pensamiento hay un puente que alberga suspiros e ilusiones. *** La mariposa azul que aletea en nuestros adentros es una promesa alada. *** Hay heridas que sanan al soplo de una ilusión. *** Lejos, muy lejos de mí hay un arco iris que debo conquistar. *** El sendero donde se dispersan las ilusiones es transitado por peregrinos incrédulos. *** En la cima de nuestros anhelos nos espera una casa rodeada de girasoles de intenso colorido. *** Toda huella es un espejismo que refleja nuestras ilusiones más recónditas. *** Las ilusiones que trascendieron el pórtico terrenal anidan en las galaxias más cercanas. ***


Cuando nos erguimos más allá de nosotros mismos irrumpimos en la esfera de la ilusión trascendida. *** ¿Qué buscamos entre la niebla? La ilusión que huye fugaz. *** Los sueños se colorean con trazos de ilusión. *** El cauce del sentimiento genuino fortalece la ilusión. *** La autopista de la ilusión no restringe la velocidad del pensamiento. *** La ilusión que nos acerca a la última estación sintetiza nuestra cruzada natural. *** En las cosechas del alma se matiza la ilusión. *** La ilusión se sueña a sí misma. *** El lirio de la ilusión hace reverencia al sol. ***


INFANCIA El lenguaje más diáfano pertenece al mundo de la infancia. *** Los recuerdos de la infancia giran entre nubes. *** La infancia posee su propio clima angelical. *** La inspiración infantil es un asta de luceros. *** Recurro a los paisajes de mi infancia porque me regalan una tierna calidez. *** Desde el lente de los niños, la creación adquiere mágicos destellos. *** ¿Qué buscas en la fuente? La inocencia perdida. ¿Por qué no en el cielo? ¿Y quién alberga al cielo y a las estrellas? *** El sol de la infancia es luminoso porque sus rayos emiten candor. ***


¿Dónde guardas la ternura? Ahí donde atesoro mis sonrisas. *** En el prisma de un niño los capullos son mariposas a punto de alzar el vuelo. ***


INFINITO El infinito muestra su rostro a todo aquel que lo añora. *** Todas las rutas inician en el infinito. Y ahí mismo se aquietan. *** El hombre sereno aferra en su mano la transparencia del cielo. *** Los misterios insondables trascienden el infinito. *** El alma participa del infinito cuando hace de su misión una búsqueda de luz. *** El firmamento es el pórtico del infinito. *** Sólo en el infinito hace alto el corazón. *** En la mirada del náufrago se desvanece el infinito. ***


INOCENCIA Ciertas anécdotas de la niñez parecen extraídas de cuentos de hadas... ¡tánto nos hemos alejado de la inocencia! *** Payaso niño: triste sonrisa, triste destino. *** La inocencia acaricia sueños de oro. *** El iris de la inocencia es un diamante sin tallar. *** La luz de la inocencia no debería extinguirse jamás. *** ¿Cuál es el sueño que redime? El que surge en la mirada de un niño. ***


INTEGRIDAD La integridad habita s贸lo en las almas grandes. *** El cristal del justo es un haz de luceros. *** La mejor herencia es la integridad. *** El velo transparente de la integridad brilla a trasluz. *** En el sagrario se refugia el que desea preservar su integridad. ***


INTERIORIDAD En cada hombre hay un vitral en donde se refleja su interioridad. *** ¿Cuál es la plegaria más ferviente? La que nace del oasis interior. *** El que contempla sus adentros vislumbra rasgos de eternidad. *** ¿Cuáles rejas nos causan dolor? Aquellas que aprisionan nuestro ser más íntimo. *** Sólo en mis adentros vislumbro cómo, día a día, se borra mi rostro del torrente matinal. ***


INTOLERANCIA Para ubicarse en el centro de la vida hay que saber detener el vendaval de la intolerancia. *** Los testimonios de la intolerancia se escriben en hojas marchitas. *** La intolerancia jamรกs enjuga las lรกgrimas que origina. *** La estepa es el hogar de la intolerancia. ***


INTUICIÓN La intuición es una mariposa blanca que revolotea sobre maizales. *** Cuando buscamos estrellas en el cielo, las del alma ya las han intuido. *** La intuición se nutre de luz para proyectarse en nuestro mosaico interno. *** Sólo en el silencio intuyo los versos que nunca dirás. *** En la gruta del silencio la intuición descubre su raíz medular. *** La intuición bosqueja su propia senda. ***


LEJANÍA La duna solitaria, con su dorada lontananza, es preferible a la falsa cercanía. *** La distancia pone en evidencia sentimientos de insospechada limpidez. *** Un manto de suave textura envuelve los recuerdos de infancia. *** Más allá del regazo paterno transita la soledad. *** La distancia crea espacios para equilibrar sensaciones. *** Los nidos pueblan las cumbres así como los recuerdos el alma: ambos vaporosos, ambos inalcanzables. *** La lejanía entre dos corazones es una perspectiva carente de luz. ***


LIBERTAD La veracidad de una entrega depende de nuestro ideal de libertad. *** Al replegarse sobre sí mismos, los remos de la libertad encuentran su ráfaga más real. *** Somos libres de hacer nuestro nido cuando llueve o cuando canta el sol. *** La visión que anhela el hombre es la que le despeja espacios para soñar. *** La libertad se conquista abriendo los surcos de la hermandad. *** ¿De qué color es la libertad? Del color de los sueños. *** La mano que clama por libertad debe saber acariciar. *** ¿Por qué llora el pastor? Porque se rompió el cerco de la comprensión. ¿Y cuándo lo reparará? Nunca. ¿Por qué? Porque su amor es libertad. ***


La libertad bulle en los páramos silenciados. *** El que construye jaulas para pájaros intuye el significado de la libertad. *** La libertad del hombre encalla siempre en su finitud. *** Las notas se independizan del instrumento musical en su anhelo de libertad. *** La libertad estimula las aspas de la reflexión. *** El pájaro lleva el horizonte en las alas. *** ¿Dónde empieza la libertad? En el velero del pensamiento. *** ¿Qué es la libertad? Un vuelo en solitario. Un vuelo en profundidad. ***


LUZ ¿Cuál búsqueda se resuelve en el alma? La de la luz. ¿Por qué? Porque es ahí donde se origina. *** Quien se oculta de la luz vive en un tiempo amurallado. *** Sólo la luz me interesa de ti. *** La luz es el prodigio mayor. *** Guardo en mis adentros los luceros que compartimos frente al ocaso. *** Todo ascenso en el amor es ascenso en la luz. *** El cauce de la luz se desplaza por los acueductos del alma. *** Centrarse en la luz es ubicarse en el paraíso que llevamos dentro. ***


La luz que atraviesa la nube penetra en el alma con una límpida vaporosidad. *** La marca de la luz es indeleble. *** Los recuerdos más tiernos se asemejan a la escarcha. *** Las constelaciones son los mapas del cielo. *** Al pronunciar tu nombre mi ensueño se abre a la luz. *** Hasta el fondo de la vida brillará una luz. *** Las sensaciones que se originan en plena luz cobran un perfil más íntimo. *** La franja cristalina de la aurora se adhiere al alma que busca la luz para crear. *** Me bastan tus ojos para saber que existe una luz que jamás se apagará. ***


Los vitrales de la catedral se iluminan con la luz de las plegarias que van dirigidas a las alturas. *** Hay vidas que sólo se tocan en la luz. *** El primer suspiro del alba posee destellos estelares. *** Las horas de luz son las únicas que se deben grabar en nuestros adentros. *** Cuando me siento rodeado por la luz, el universo me obsequia una limpidez que me impulsa a rezar. *** El faro que se niega al náufrago merece la oscuridad eterna. *** Hay días en que el brillo terso del sol posee el color de los trigales en flor. *** El ámbar de tus ojos se alza en mi memoria. Y me regala su luz. *** La aventura de cada día nos abre espacios de luz. ***


La noche cae en el momento en que negamos la luz. *** ¿Para qué es demasiado tarde? Para erguirse ante la luz de la primera fogata. *** Inicio el día con la palabra luz porque sólo ella pone en evidencia las otras. *** La luz unifica al cosmos. *** En el alma la luz adquiere su verdadera esencia. *** La luz nace donde se origina el amor. *** ¿Qué prefieres, el día o la noche? Prefiero el instante de íntima luz. *** La transparencia de la luz es un indicio de eternidad. *** La medida de la felicidad es la medida de la luz. ***


La misión del hombre es alcanzar el albor de su ser espiritual. *** ¿Cuál es el acontecimiento más grato del día? El nacimiento de la aurora. ¿Por qué? Porque sólo a partir de la luz cobran vida los universos naturales e íntimos. *** ¿Cuál luz se repite siempre? La del alba. ¿Por qué? Porque su misión es redimir. *** La luz me revela la plegaria más cálida del alma. *** El manantial nos alumbra porque en él reposan las estrellas. *** ¿Qué se gesta en el infinito? La luz. ¿Sólo la luz? ¿Acaso hay un tesoro más valioso? *** Aquel que se esfuerza en la quietud logra ver la silueta de la luz. ***


Cuando se entra al sagrario interior se despierta a la luz. *** ¿Es posible saciarse de belleza? Sólo si es posible saciarse de luz. *** El universo florece en una mirada abierta a la luz. *** La luz embellece al que sabe acoger su brillo. *** Cuando nos anegamos en la inquietud le damos la espalda a la luz. *** ¿Cuál es tu casa? Ahí donde hay paz. ¿Y tu hogar? Ahí donde hay luz. *** Los ángeles cierran sus ojos cuando quieren retener la luz crepuscular. *** Hay luces que borran las sombras sin poder vencer la oscuridad. *** La luz cambia de intensidad cuando el horizonte le pide sus rayos. ***


¿Cómo se comunican la luz del sol y la luz de la luna? A través de los ángeles. *** Cada tarde genera una luz propia e irrepetible. *** La membrana de la vida se expande en la luz. *** La estrella extinta nos revela que su luz prolonga su esencia. *** El guardián del jardín pide luz para la fuente de su tierra. *** La luz huye hacia el país del ensueño. *** En cada resquicio de mi ser hay una luz que anhela convertirse en verso. *** El tiempo para recomenzar posee una luz realzada. *** El sagrado aposento de la luz es invisible a nuestros ojos. ***


Sufre por la luz quien no la logra captar. *** Aquel que no comparte su luz, se quema. *** Los 煤ltimos reflejos del sol son el preludio a las estrellas. *** En la cima la luz no arroja sombras. *** La faz de lo divino es un perfil de luz. *** El vitral y el arco iris son hijos de la luz. *** La intuici贸n se afianza a la luz para prodigarse. *** 驴D贸nde buscas el color de tu luz? En el estuario de la quietud. *** La calidad de nuestra luz es la calidad de nuestra sombra. *** Su mirada es el sitio de la luz. ***


El aprendizaje hacia la luz se origina en las tinieblas. *** La fecundidad de la luz radica en su permanencia. *** Antes de abandonarse al sueño, los ángeles se despiden de las estrellas fugaces. Y se impregnan de luz. *** Sólo al borde de sí mismo brinda el cometa su más intenso reflejo. *** La montaña adquiere señorío en virtud de la luz que la destaca en el horizonte. *** El cielo sonríe en celajes. *** En cada atardecer desprendo un lucero para que guíe mi sendero. *** Cuando el pájaro vuela sobre el río, en su mirada nacen dos cielos. *** ¿Cuál es tu observatorio? Aquel que no cesa de buscar el rostro inmortal. ***


La luz permite que el sueño adquiera trascendencia real. *** El crepúsculo engloba la luz del anhelo. *** La luz posee la transparencia del ensueño. *** Hay un sudario que incendia con su luz. *** Voltearse a la luz es negarse a crecer. *** El pozo de agua clara bebe la luz de la estrella para robarse el misterio de su estela. *** ¿De dónde surgirá la aurora? *** La belleza se eterniza en la luz. *** La tenacidad el pensador es una carga de luceros. ***


MANANTIAL El manantial conserva la nitidez de su estado en virtud de su misión salvadora. *** Para ser manantial es necesario saber armonizar las siluetas que dormitan sobre su faz. *** El cántaro que recoge agua del manantial se transforma en un copón ancestral. *** El manantial se duerme soñando en esplendores. *** ¿Quién acaricia al manantial? La rama seca que se dobla en bondad. *** Sobre la superficie del manantial se disuelven nuestras máscaras. ***


MANSEDUMBRE La sabiduría del bambú debería ser la mía: no oponerme al vendaval. *** La oveja que sigue al pastor no pregunta la ruta a su fiel guía. *** La equidad es la fuente de la sabiduría. *** El manso se inclina ante una luz que sólo él presiente. *** El arroyo de la mansedumbre acarrea guijarros que no hacen ruido. ***


MELANCOLÍA La melancolía es una fiel aliada del corazón. *** La seda del recuerdo se hilvana con hilos de melancolía. *** Las voces del anhelo disminuyen cuando las envuelve la melancolía. *** El misterio de la melancolía nos introduce en hondos follajes. ***


MEMORIA En la memoria habitan todas las luces que la hacen posible. *** La memoria es un destello de múltiples tonalidades. *** ¿Qué papel desempeña la memoria? El mismo que desempeña la campana. *** La memoria es un farol que lucha por no extinguirse jamás. *** ¿Qué huellas alberga la memoria? Todas las que se acunan en su historia. *** La memoria fecunda se mantiene en un tiempo presente. *** Los prodigios del cotidiano vivir alimentan la memoria. ***


MESURA ¿Quién alcanza su medida? El que se sumerge en el afluente del esfuerzo, de la fe, de la ilusión. *** El halago hace perder la brújula de la mesura. *** La mesura se rige bajo un código personal. *** El que reconoce su claroscuro más íntimo establece una silente armonía en sus adentros. ***


META Cada meta que alcanzo me incita a propiciar nuevas rutas de peregrinaci贸n. *** No se llega al alba sino a trav茅s de un denso atardecer. *** Avanzo hacia mi meta entre corales y jazmines. *** Duerme tranquilo el que cumple su meta de oro. ***


MIRADA Los ojos del marinero adquieren una luz angelical frente a las costas de su puerto. *** Tu mirada acrisola el bronce del ayer. *** En tu mirada nace mi canción. *** Lo que no veo en tus ojos me lo sugiere la huerta. *** Por la fuerza de una mirada se crean íntimas añoranzas. *** Hay miradas que son un espejismo de luceros. *** Frente a tu mirada mi alma se siente en total desventaja. *** La mirada es una radiante plegaria. *** El color de tus ojos me revela los más bellos matices del universo. ***


La mirada nos puede atar al asfalto o al cielo. *** Hay miradas que cincelan de vida al corazĂłn. *** Tu mirada es mi tierra prometida. *** El peregrino que ahonda en el manto azul de la noche hace suya la mirada de los ĂĄngeles. *** La mirada que se aparta de la luz se vuelve sombra de sombras. *** A travĂŠs de una mirada nos volvemos protagonistas de los mĂĄs hondos sentimientos. *** Las palabras descansan en el hogar de la mirada. *** Hay miradas que son bienaventuranzas. *** La totalidad del universo se descubre en la mirada del ser amado. ***


Vuelvo a casa cada vez que me adentro en tu mirada. *** Ahondar en tu mirada es descubrir panales de esplendor. *** La mirada que nos rescata de las tinieblas posee una dulzura angelical. *** Si el hombre pudiera ejercitar todo el poder de su mirada, su queja se tornarĂ­a en alabanza. *** En la estancia de la mirada se arropan las cuentas del rosario. *** En la mirada materna nunca se pone el sol. *** Nadie es dueĂąo absoluto de su mirada. *** En los trazos de la luz suspira el aire. ***


NATURALEZA ¿Qué nos sugiere el ciprés? Que es posible crecer en hermosura. *** La naturaleza es una imagen de mi sentir. *** Cada color en la naturaleza alberga un sentimiento a punto de florecer. *** Me fusiono con la naturaleza desplegando mis alas de alondra y mi ilusión de mariposa. *** Las espigas son los suspiros de la tierra. *** La brisa es una muda canción que se eleva más allá del ramaje. *** La lluvia le otorga al paisaje el espejismo de la nitidez. *** Ni el más frondoso roble puede proteger al peregrino de la inclemencia del rayo. ***


La majestuosidad de la naturaleza se nos revela a cambio de una mirada consciente. *** Para que enmarque su inspiraci贸n, la naturaleza le regala al poeta su aroma, su colorido, su canci贸n. *** El viento arrulla al valle con la canci贸n del bosque. ***


NOSTALGIA ¿Por qué es nostálgico el crepúsculo? Porque se despide de una luz que jamás será igual. *** Los latidos de la añoranza no logran descifrar el pentagrama otoñal. *** La estela de la nostalgia anhela el colorido del arco iris. *** Acariciamos nostalgias cada vez que abrimos la ventana del ayer. *** Cuando el pájaro emerge de la tormenta, sobre sus alas trae lágrimas de pesar. *** En la bóveda de la nostalgia destilan hileras de llanto. *** Nada me pertenece en la medida de mi añoranza. *** En el recuerdo se refugian los que sufren la sombra del pasado. ***


Las aspas de la nostalgia giran con impulso gris. *** Es siempre lento el trĂĄnsito de la nostalgia. *** Las oraciones quejumbrosas infunden tristeza al verso Ă­ntimo. ***


OLVIDO Amplio es el ventanal del olvido. *** Toda actividad emprendida sin un ideal termina en el asfalto de la ingratitud *** En mi silencio resuenan plañidos de omisión. *** Nadie puede cruzar descalzo la frontera del olvido. *** El que olvida la miel dentro de la vasija de barro deberá huir del niño que le extiende sus brazos. *** ¿Quién se salva del olvido? El que deja a su paso una estela de cariño. *** ¿Cuántas ausencias alberga el alma? Todas las que brotan del olvido. *** Las puertas del olvido son tan anchas como las del infinito. ***


En la playa del olvido se graban las huellas del abandono. *** De la caverna del olvido se desprende una sutil cascada de dolor. *** El olvido es el borrador del alma. *** Los escombros de la desidia se queman en la nada. *** Si te olvidara, me olvidaría de mí. *** En su primer vuelo, la mariposa olvida que ha sido capullo. *** ¿Cómo es el panorama del olvido? Gris. Difuso. Lejano. ***


ORIENTACIÓN El hombre anhela el compás del viento. *** Los astros configuran el mapa secreto del navegante. *** Los ángeles no necesitan brújula. *** El hombre adquiere un rumbo fijo cuando ancla su mirada en el puerto de su ensueño. *** Mi estrella no pierde su sendero porque reposa en ti. *** Si el hombre tuviera la orientación del pájaro, suyos serían todos los bosques, todos los mares, todos los cielos. ***


OSADÍA En la alforja del osado brillan cristales de ilusión. *** El clamor del osado se confunde con el rumor del océano. *** Para alcanzar la osadía hay que emigrar al centro del corazón. *** El osado escala el risco para soltar su íntima canción. ***


OSCURIDAD ¿De qué se nutre la oscuridad? Del egoísmo. Del rencor. De la maldad. *** La oscuridad se vence abrazando la sombra como si fuera un destello lunar. *** Una frágil veladora puede conquistar la más densa oscuridad. *** La espesura de la selva esconde silencios milenarios. ***


PALABRA Las palabras de mรกs hondo sentido carecen de sonido. *** La palabra es el eslabรณn que une las ideas dispersas. *** En cada palabra yace adormecida una rima. *** El verdadero sentido de las palabras hay que buscarlo en el oasis eterno. *** Toda palabra se origina en el espejo del alma. *** Las palabras de amor nunca pierden relieve. *** Por la palabra nos volvemos protagonistas de los mรกs hondos sentimientos. *** Hay palabras que suscitan rumbos intangibles. ***


Cuando se pronuncien todas las palabras de amor, el mundo se dormirá en paz. *** La palabra es un silencio que anhela ser verso. *** La palabra es un manantial que se desborda en el océano del corazón. *** Hay días en que las palabras carecen de aroma. *** Cada palabra que se pronuncia desde el corazón impulsa un tenue clamor. *** ¿Qué asoma en la superficie del silencio? La palabra que anhela cristalizarse en el perfil de los astros. *** En el hogar de la palabra se recogen dos almas. *** ¿Cuál palabra sostiene al resto? La que define en un mismo aliento al espacio y al tiempo. ***


¿Con cuál palabra inicia la redención? Con la palabra compasión. *** Antes de la palabra era el lucero. *** ¿Quién comprende el sentido de las palabras? Aquel que antes de pronunciarlas descubre su íntima melodía. *** La palabra que trasciende es la que nace en la cuna. *** ¿Qué palabra hace vigilia ante el alma? La que arrulla todos sus ocasos, todas sus albas. *** La palabra crea; la mente recrea. *** ¿Qué se escucha en el cielo? El silencio. ¿Y el diálogo entre los ángeles? Ese carece de voz. ¿Por qué? Porque sus palabras son celajes, son lluvias, son vientos. *** La palabra es un río de luz. ***


¿Quién se compromete con la palabra escrita? Aquel que percibe su trascendencia. *** Al calor de la intuición, las palabras resbalan sobre el papel. Y se vuelven canción. *** Hay palabras que propician mundos nuevos. *** Las palabras sostienen radiantes pedestales. *** En cada palabra vive un hombre. *** Las palabras son un punto de referencia para el corazón que busca latir a plenitud. *** Cada palabra nos impulsa a conquistar el corazón. *** La incertidumbre no permite que las palabras se abran a la calma. ***


La palabra llega a la cumbre con el impulso de su melodía. *** Hay palabras que nacen y mueren en una mirada. *** La palabra que no abandona la estancia del alma es la que origina nuestros confines de luz. *** La musicalidad de la palabra radica en su esencia. *** La palabra trae consigo ecos de otros ríos, de otros vuelos, de otros trinos. *** Los clavos de un madero roído le otorgan sentido a la palabra que sana. *** El remanso de la palabra es el silencio. *** Por la palabra nacen hombres, ángeles, pájaros. *** La palabra crece cuando se refugia en el silencio. ***


PASADO Para reconquistar el ayer se necesita un lente de amplio alcance. *** Hay vendavales del ayer que no deberíamos recordar. *** Las huellas del pasado son las más firmes. *** El pasado no pierde vigencia. *** El mayor encanto del pasado es su esencia intangible. *** En la ruta ya recorrida encuentro el aliento que me impulsa a no desfallecer. *** ¿Qué proteges tan adentro? El sol de ayer. ¿Por qué? Porque hoy llueve. *** La escalera plateada del pasado se apoya en los muros de la comprensión. ***


El hombre se acerca a su salvación cuando resuelve los enigmas de su propia historia. *** Suspendo la belleza del paisaje cuando me entretengo en sombríos interrogantes del ayer. *** El ayer es un arco iris adormecido en la sombra de nuestro recuerdo. *** Los escalones ya recorridos son los más recios. *** El pasado alberga las transparencias que no culminaron su proyección. *** Participo del ayer con la añoranza del mañana. *** La tierra del pasado no se puede desgastar. *** El umbral del pasado es una rosa blanca. *** ¿Por qué recuperamos en la memoria los años idos? Porque ellos nos clarifican de la vida los presentes latidos. ***


PASTOR La soledad del pastor es un resplandor de luna. *** Las huellas del pastor le indican al pájaro la ruta hacia la cumbre. *** La melodía del pastor es su torrente interior. *** ¿De que se nutre el pastor? Del manantial de su amor. *** La oveja que se adormece en los brazos del pastor percibe la calidez de su redentor. *** ¿Quién es el mejor pastor? El que guarda en su mirada una estampa de tierno vigor. *** Cuando el pastor pasa frente al molino, reanuda su diálogo y le dice amigo. ***


La huella del pastor reposa un rato sobre el sendero, y luego se borra al convertirse en lucero. *** El pastor que guía su rebaño hacia la cima ya se ha contagiado de cielo. *** ¿Cuál es el anhelo del pastor? Restituir a la oveja perdida su candor. *** El pastor llora cuando se empaña la lámpara de su misión. *** ¿Cómo reconozco al pastor de estrellas? Por su silencio. Por su huella. ***


PAZ La campana que anuncia la paz carece de badajo. *** Todo me es familiar cuando me encuentro en paz conmigo mismo. *** Mi paz descansa en el silencio. *** Las batallas que se ganan no requieren de espadas. ***


PENSAMIENTO Las cuerdas del pensamiento se afinan en los talleres del alma. *** El pensamiento más hondo es un susurro acallado. *** Añoro el pensamiento que me revele el pozo que llevo dentro. *** En el vasto hemisferio del pensamiento cada idea es una expedición a punto de zarpar. *** El crisol del pensamiento funde los versos más cálidos. *** El pensamiento es un viajero solitario. *** Hay pensamientos que nos heredan imágenes de esperanza. *** El anhelo ardiente impulsa las velas del pensamiento. *** Los pensamientos recurrentes son aspas en pleno movimiento. ***


El viento hace fluir al pensamiento. *** La creatividad del pensamiento se gesta en los astros. *** Los pensamientos que guardo para mí los escribo en tinta blanca en el diario del alma. *** La raíz del pensamiento debe ser como la del roble que se yergue en medio del vendaval. *** Cada pensamiento de amor es una caricia que será. *** Me protejo del huracán con un pensamiento de amistad. *** El pensamiento adquiere calidad musical cuando se dirige a la intimidad. *** ¿Quién dicta tus pensamientos? Aquel que sugiere mis latidos. *** La opacidad del pensamiento invita al desencanto. ***


Busco la respuesta que mi pensamiento ya ha intuido. *** El pensamiento se vuelve ĂĄspero cuando no encuentra el afluente de su quietud. *** ÂżPor quĂŠ es veloz el pensamiento? Porque cuando se detiene cesan de nacer espigas. *** El velero del pensamiento duerme en el puerto que le dio origen. *** En el horizonte se definen los pensamientos fecundos. *** Hay pensamientos que nos incitan a escalar cumbres. *** Nuestro sendero se obstruye cuando el pensamiento construye muros y no veredas. *** Las nubes ocultan los pensamientos furtivos. ***


El lienzo de mis reflexiones abriga todos los rumores, todos los silencios. *** Mi reflexión persigue al viento para imitar su aliento. *** ¿Qué desaparece en el horizonte? El pensamiento carente de verdad. *** La inspiración mueve la madeja del pensamiento. *** Hay pensamientos que nos acercan a la plenitud. *** La mente es un peregrino solitario. *** Los pensamientos trazan planos luminosos. *** La estrella fugaz es un pensamiento que será. *** Hay pensamientos que se deben quemar entre las cenizas del tiempo. ***


Al pensar en ti, mis espacios íntimos se colman de quietud. *** Los pensamientos del compositor son corcheas de hondo sentir. *** Las regiones fecundas del pensamiento disminuyen ante las sombras de la duda. *** El pensamiento separa el azul del cielo y el del mar. *** La lluvia lava el polvo; ¿quién lavará mis pensamientos? *** El pensamiento incesante labra con vehemencia. *** No hay retablo más acogedor como el propio pensamiento. *** Hay pensamientos que fluctúan con suavidad de arroyo. ***


PERDÓN La congoja se disipa abriendo rutas de perdón. *** El que ama perdona en silencio. *** El perdón está hermanado a la bondad. *** ¿Cómo desarrollas el mecanismo del perdón? En el olvido de mí. ¿Y después? En el silencio. *** Sólo el amor puede anticiparse a la súplica de perdón. *** La palabra que redime es la que brota del perdón. *** La misericordia germina en el corazón que sabe perdonar. *** ¿Cuántos pasos hay que dar para renovarse? Todos los que se originan en el perdón. *** En el perdón incondicional estriba la caridad. ***


El abrazo que suscita el perdón se perpetúa en el corazón. *** El ímpetu del perdón crea surcos de honestidad. ***


PEREGRINO El peregrino que anhela una ruta de altura persigue la luz de las constelaciones. *** ¿Qué ansía el peregrino? Englobar en su mirada la totalidad del cielo. ¿Por qué? Porque ahí reside la plenitud. *** Frente al santuario abandonado culmina su itinerario el peregrino. *** ¿Cuál surco identifica al peregrino? El de su impronta tras su destino. *** El ensueño del peregrino es una estrella fugaz que ignora dónde caerá. *** ¿Qué trata de adivinar el peregrino? Que los misterios insondables sólo se resuelven de cara al infinito. *** Cuando los labriegos se duermen, el peregrino monta guardia. ***


¿Qué deberá comprender el peregrino? Que el cambio es lo único que podrá asir. *** Las cuevas le revelan al peregrino la hondura de su sentir. *** Hay densas nieblas que envuelven la visión del peregrino. *** El peregrino se quema con el fulgor de la esperanza para ofrecerlo al que cruza sus linderos. *** ¿Cuál suelo prefiere el peregrino? El que se mueve lento bajo sus pies. *** Los latidos del corazón amigo son los que ansía aferrar el peregrino. *** El peregrino que se adentra en la selva busca una respuesta a su incógnita más recóndita. *** ¿Por qué llega el peregrino a la fuente? Porque la sequía le impide integrarse en armonía. *** El peregrino esconde las llagas que han marcado su fugaz destino. ***


La celda del peregrino encierra su acallado trino. *** Cuando el peregrino encuentra una hoguera encendida, acorta su paso. *** El diálogo perenne entre el trigal y el viento inspira al peregrino. *** El puñado de tierra que recoge el peregrino le otorga el equilibrio anhelado. *** El peregrino reposa cuando en su mirada se apacigua el día. *** ¿A cuál ciudad ansía volver el peregrino? A la que guarda sus sueños infantiles. *** El peregrino marcha lento cuando el itinerario de la duda lo sobrecoge. *** ¿Cuál eco reconoce el peregrino? El que proviene del bosque, del afluente, del molino. *** El peregrino atraviesa glaciares en busca de los copos de su esencia. ***


¿A cuál ventana se asoma el peregrino? A la que le revela las espesuras aún por adoptar. *** El costado del peregrino esconde heridas abiertas. *** El ermitaño conversa con el peregrino cuando lo puede llamar amigo. *** ¿Qué pretende aferrar el peregrino? La luz del alba. ¿Por qué? Porque sus destellos iluminan su sendero. *** Para acercarse a su ideal, el peregrino lava sus pies en el manantial y se enjuga con una flor. ***


PERENNIDAD ¿Qué nos conmueve de un manuscrito antiguo? Su perennidad. *** Permanecer en el amor es el reto mayor. *** El fuego de la inmortalidad se atiza sin cesar. *** Las palabras son una perpetua cosecha en flor. *** Sólo en el sagrario intuyo la perennidad de mi vuelo. ***


PERMANENCIA La imagen de Dios atraviesa todas las imรกgenes del universo. Y en cada una hace su nido. *** El marinero no puede sentirse ajeno al susurro del oleaje. *** Para acoplarnos a nuestro destino es necesario estar atentos al polvo del camino. *** El que permanece en un diรกlogo fecundo con sus adentros ensancha su dorado panal. ***


PLEGARIA Las manos son plegarias sosegadas. *** Las plegarias sinceras se sumergen en el arroyo de la conciencia. *** La plegaria que me salvarĂĄ sĂłlo aguarda mi canto de hermandad. *** Hay oraciones que se solidarizan con el silencio del ermitaĂąo. ***


PLENITUD ¿Cuáles confines atraviesa el hombre para acercarse a la plenitud? El del vacío. El del perdón. El del amor. *** La plenitud se aloja en todo aquel que se da por entero y no le teme al esfuerzo tenaz. *** Cada instante vivido a plenitud se eleva hasta fundirse con el arco iris. *** La plenitud del universo se encierra en un lucero. ***


POESÍA La raíz que hace germinar la poesía es invisible. *** La poesía une los eslabones intangibles del alma. *** En las alas de la mariposa se dulcifica la poesía del viento. *** La poesía de amor hace vibrar los cañales en flor. *** Intuyo que mi último verso nunca se agotará. ***


POETA El universo que esculpe el poeta posee destellos de luz y de sombra. *** Ante la estrella fugaz, el poeta crea su rima esencial. *** El poeta acoge el silencio como centro de su inspiración. *** La rima del poeta nace en la cuna. *** El poeta se adentra más allá de las aspas del tiempo. *** ¿Qué anhela retener el poeta? El trino. El molino. El viento. *** ¿Qué es la poesía para el poeta? Su añoranza más honda. *** Los enigmas del poeta se disuelven en la espuma que acaricia las arenas y las piedras. ***


El poeta ve en la página en blanco el inicio de un proceso alado. *** La creación es la más bella melodía de amor para el poeta. *** ¿Cuál es la misión del poeta? Ser arroyo. Ser cumbre. Ser nido. *** De las voces del poeta se desprenden mariposas en su vuelo hacia el ensueño. *** El poeta despliega las aspas de su molino azul hasta hermanarlo con el viento. *** Cada verso nos revela la cadencia interna del poeta. *** La imaginación del poeta es un arco iris en perpetua gestación. *** El poeta trasciende realidades para cristalizar los destellos que anidan en el límite de su ser. *** ¿Cómo piensa el poeta? En aspas. En cuerdas. En vientos. ***


El legado del poeta es su profecía hecha canción. *** ¿Cuándo crece el poeta? Cuando regala su luz al profeta. *** El poeta esculpe sus versos en el bronce de su verdad. Y así atisba reflejos de eternidad. *** El poeta comparte su intimidad. Y calla. *** El poeta se pregunta: “¿Cómo hago brotar miradas de alba?” Y sus ojos contemplan las alturas. *** El poeta inflama sus versos para confesar su misterio. *** ¿Quiénes trascienden lo insondable? El ángel. El poeta. *** El poeta tiende cables de luz para que nos posemos sobre ellos. ***


¿Quiénes desafían el lenguaje de las estrellas? El astrónomo. El poeta. *** La plenitud del poeta es atemporal. *** ¿Dónde se renueva el poeta? En el fresco manantial de su evocación. *** La melodía en espiral es el campo gravitatorio del poeta. *** El poeta reviste lo inefable de notas visibles. *** El poeta es poseedor de dos naturalezas. *** La luz nocturna del poeta se funde con el primer reflejo del alba. Y así amanece su canción trascendida. ***


PRESENCIA Atesoro con fervor las presencias que me enseñaron mis primeros cantos. *** El verso del poeta conquista las presencias que subyacen en los seres y en las cosas. *** El corazón arropa las presencias que le otorgan sus latidos. *** ¿Quién acompaña al peregrino? Aquel que diseñó su camino. *** Hay presencias que nos colman de senderos. *** La presencia fecunda se muestra al alma en sugestivo esplendor. *** ¿Qué presencias se reiteran en nuestros adentros? Aquellas que forjaron nuestras alas de cara al firmamento. ***


La presencia que bes贸 nuestro tierno llanto es la que nos inmuniza de todo quebranto. *** La presencia de mayor peso es aquella que no se siente. ***


PROTECCIÓN ¿Por qué es plácido el campo? Porque cobija las semillas que se abrirán a la vida. *** El labriego protege el pan antes de compartirlo con el peregrino. *** ¿Cuál es la plataforma del pensamiento? La del cielo que da abrigo al viento. *** La bondad de Dios es el amparo mayor. *** Otoño protege la tonalidad de la alfombra bajo sus pies. *** ¿Quiénes poseen un manto? La Virgen. El cometa. El pájaro. *** En la torre del pensamiento se refugia el que propicia alboradas. *** La poesía se aferra al silencio para tañir su melodía. ***


Las nubes fueron creadas para protegernos del infinito. *** La rama se dobla sobre el nido mientras dura el vendaval. *** Si pido que se desprenda el lienzo celestial para cobijarme, ¿quién abrigará a mi hermano? *** ¿Quién vela por la quietud del pastor? Aquel que lo impulsa a la cumbre mayor. ***


PRUDENCIA Los signos de la prudencia carecen de sonido. *** El hombre sigiloso guarda en su mirada los destellos sombrĂ­os. Y los retiene para sĂ­. *** La prudencia es un blanco velo suspendido entre la mente y la palabra. *** La palabra que callamos adquiere mayor altura. *** La prudencia coloca todo en su lugar. *** La bondad es el freno de la prudencia. ***


PUREZA ¿Qué sinónimo encontrarías para el candor? El mismo que le daría al arroyo. *** Los ojos que lloran purifican su visión. *** El que añora la gloria tiene su mirada libre de nubes. *** Límpida es la aurora que nace en una mirada paterna. *** El agua que mueve el molino adquiere transparencia angelical. *** Cuando la intemperie cubre la pureza, el crepúsculo se desvanece en total oscuridad. *** ¿Cuál es el reflejo de la pureza? El del manantial. El del lucero. *** La pureza es una luz vital. ***


QUIETUD El que encuentra en el valle los colores de su quietud renuncia a la cumbre. *** El sosiego del alma es libertad. *** ¿Cómo puedo aprender de ti? Entrando en la quietud de mis adentros. *** Busco el reposo para enriquecer mis pensamientos. *** ¿Quién tiñe la noche de azul? Aquel cuyo manto invita al descanso. *** ¿Quién construye mejor? El que coloca los ladrillos de dos en dos. *** Las mariposas se protegen de las ráfagas del viento doblando sus alas y posándose sobre las ramas. *** ¿Cuál es el astro más claro? El que surge del recinto de la quietud. ***


En el confín de la quietud anidan estrellas, ángeles, pájaros. *** ¿A quién conquista el hombre sereno? Al que carece de paz. *** El alma que busca la calma acrecienta el afluente de la esperanza. *** ¿Dónde habita el hombre contemplativo? En el monasterio de su quietud. *** En cada día que llega, la quietud se asoma para invitarnos al reposo. ***


REALIDAD En el germen de la vida palpitan realidades que nos pertenecen a todos. *** Hay realidades que penden de cables de alta tensi贸n. *** Los conceptos equivocados desdibujan la existencia. *** Quien intenta englobar la vida en una s贸la par谩bola fracasar谩 en su intento. *** Ciertos hilos unitarios entrelazan la realidad de todos los tiempos. *** La realidad no compagina con el idealista. ***


RECIEDUMBRE

En el cráter del volcán crecen florecillas de frágil apariencia. *** En la soldadura reside la fuerza de los rieles. *** ¿Cómo se alcanza la fortaleza? Sangrando en la flaqueza. *** El mástil no selecciona las tempestades. *** ¿Dónde busco la huella del recio? En la arena. En el río. En el templo. *** Aquel que conquista su corazón ha escalado los peldaños que conducen a la quietud. *** En el pentagrama del alma la fortaleza es la nota de más suave resonancia. ***


RECOGIMIENTO Los signos del recogimiento se estampan en el firmamento. *** Antes de extender las manos hacia ti las extiendo hacia el regazo de la armonía. *** Cierro los ojos y todo el paisaje me pertenece. *** La senda estrecha es una invitación a la meditación y al recogimiento. *** El abrazo fraterno compite con la mirada maternal. *** Cuando te envuelvo en mi recuerdo, el tiempo disminuye su andar. *** Al sentirse observadas, las estrellas se refugian en la fuente de agua clara. *** Sólo al retirarnos dentro de nosotros mismos calibramos nuestro compás anímico. *** Entro en mí cada vez que ansío reposar. ***


El trapecista tiempla las cuerdas del alma antes de lanzarse al vacío. *** Desciendo en ti. Y subo. *** La neblina, al borrar el firmamento, nos invita a pintarlo desde dentro. *** El pájaro tiene su jaula; el hombre, su corazón. *** ¿Cómo es tu momento favorito? Azul. Atemporal. Íntimo. *** Cuando las aspas del molino cesan el vuelo, su discurrir con el viento se vuelve más quedo. *** Cada vez que los ángeles se recogen en silencio, el cielo estalla en celajes. *** Antes de alzarse en vuelo el pájaro mantiene plegadas sus alas. *** Al recogerse sobre sí misma, el alma se sumerge en cascadas de frescura. ***


RECOMPENSA El amor verdadero recompensa con amor. *** ¿Quiénes logran ver las estrellas? Aquellos que creen en su estallido pleno. *** ¿Cuál recompensa aguarda al peregrino? La que le brindará un cálido abrigo. *** El gesto del valiente se graba en el corazón de la piedra y en la bóveda del templo. *** Hay vacíos que recompensan con certezas. *** La recompensa del artista es su fértil creación. *** La transparencia del crisol se estampa en su creador. *** La vida es la mejor recompensa. ***


RECONCILIACIÓN La reconciliación germina cuando se recupera la esperanza. *** De la íntima reconciliación surge la creación artística. *** ¿Cuál es el acto más profundo del hombre? El de la reconciliación personal. *** Aquel que ha dejado ya de preguntar se siente cómodo en el universo. ***


RECUERDO Los pétalos de tu recuerdo aún conservan su dorada lozanía. *** Los recuerdos constantes habitan todas las estancias del alma. *** Nadie puede destruir los recuerdos más cercanos al corazón. *** Los recuerdos se acrecientan en el crepúsculo. Y disminuyen frente a las estrellas. *** Los colores del verano resplandecen en tu recuerdo. *** Llego al recuerdo con la plataforma de la audacia. *** El cometa y el recuerdo comparten la misma intensidad. *** En el pozo del recuerdo enjuago mis manos antes de tocar tu rostro. *** ¿Con qué se arropa el ermitaño? Con los recuerdos más cálidos. ***


Hay misivas que se añejan entre manos trémulas. *** Las sombras del recuerdo transitan con perfil indefinido. *** El tiempo se estremece en tu recuerdo. *** El recuerdo hace altos imprevistos. *** ¿Con qué se riega el prado del recuerdo? Con el fertilizante del amor. *** Hay recuerdos que se entrelazan en las aspas del molino. *** Yerta es la hora que no te nombra. *** Beso su recuerdo. *** El recuerdo es una constancia de amor. *** ¿Cuál es el colorido del recuerdo? El del trigo. El del cielo. El del río. ***


REDENCIÓN Para alcanzar la redención se debe transitar por la clemencia, la humanidad, el perdón. *** El cauce incapaz de salvar desemboca en cavernas insondables. *** La redención es una brisa que limpia nuestras mañanas para incitarnos a crear perspectivas de paz. *** Aquel que anhela la redención se debe encaminar hacia el sendero del perdón. *** El que se despierta a la redención hiere sus pies en las piedras de los caminos. ***


RENOVACIÓN Los molinos de renovación arropan luciérnagas entre sus aspas. *** Hay lágrimas que presagian hondas transformaciones. *** Se alcanza la rehabilitación cuando nos perdonamos a nosotros mismos. *** A toda renovación le preceden espinas. *** La renovación tiene su origen en las dunas de nuestros adentros.

***


RENUNCIA ¿A qué deberíamos renunciar? Al egoísmo. A la sombra. A la altivez. *** El poeta se desprende del verso cuando siente agotada su melodía esencial. *** ¿A qué renuncia el peregrino? A un cálido abrigo. ¿Por qué? Porque detendría su andar. *** Para saber elegir es necesario adentrarse en lo inefable. *** ¿Quién aprende a desistir? Aquel que está dispuesto a renacer. ¿Y cómo da inicio a su esfuerzo? Abrigándose en el perdón. *** Se aprende a renunciar cuando el alma anhela la eternidad. *** Las nubes se alejan para que el firmamento culmine su verso crepuscular. ***


Cuando renunciamos al ensueĂąo, la llama de nuestro hĂĄlito se extingue sin remedio. *** Al descartar lo sublime, techamos el cielo. *** El profeta ofrenda su quietud para conducirnos a la plenitud. *** Si renunciara a nombrarte, perderĂ­a mi voz. ***


SALVACIÓN ¿Cuál es la elección mayor? La de la salvación. *** El sentido de salvación agiganta la vocación. *** Nuestra esencia de náufragos encuentra siempre una tabla salvadora. *** La única cosecha que salva es la del amor. *** El acantilado es un refugio para las águilas que trazan rutas de ensueño.

***


SENCILLEZ El pájaro no necesita posarse en la rama más alta para entonar su canción trascendida. *** ¿Con qué palabras dialoga la sencillez? Con las que no poseen fronteras de estrechez. *** El lienzo del atardecer no precisa de marco. *** Al transitar hondo, el lenguaje sencillo amplía las visiones de nuestro destino. *** La sencillez es el recato del alma. ***


SENTIMIENTO Los vagones del sentimiento no se detienen en todas las estaciones. *** Cada sentimiento nuevo propicia un lenguaje diferente. *** Los sentimientos se pulen en las aspas de oro de nuestros adentros. *** Cuando los sentimientos se desbordan pierden la brújula de su travesía. *** ¿Cuál es el confín de los sentimientos? El mismo del afluente. *** Para descifrar los sentimientos hay que internarse en el océano interior. *** El sentimiento más hondo se acrecienta en el follaje del alma. *** Hay sentimientos que se esconden entre sendas furtivas. ***


SERENIDAD La serenidad presta su cayado al pastor que la añora. *** En la serenidad convergen dos almas. *** ¿Cuándo perdura la serenidad? Cuando nos abandonamos al sentido de hermandad. *** ¿Cómo se recobra la serenidad? En silencio. En intimidad. *** Cuando deposito mis palabras en el altar siento su palpitar. *** ¿Dónde se alojará la beatitud del cielo? *** La serenidad despliega sus alas de seda hacia los confines infinitos. ***


SILENCIO La exclamación más emotiva se recoge en el alma para colmarla de silencio. *** El silencio matinal se percibe en intermitencia luminosa. *** La palabra que alienta se nutre del silencio. *** El minarete del silencio protege el más hondo grito de dolor. *** Hay silencios que son vibrantes misivas de amor. *** El artista colma de vida el silencio. *** Todos los silencios que absorbe el verso se convierten en cadencias de oro. *** El silencio amplifica la voz de Dios. *** Las plegarias más lastimeras encuentran su hogar en la bóveda redentora. *** La fuente del monasterio abandonado aún le canta al silencio. ***


En tu silencio intuyo una melodía que abarca todas las tonalidades que encierra el bosque y el llano. *** El silencio de la noche busca el nido del jilguero para arropar su último suspiro. *** El silencio se acrecienta en los copos de nieve. *** Cuando heredé tu silencio, el mío floreció. *** El silencio conduce al silencio. *** Las palabras verdaderas se recogen en el silencio inviolable. *** ¿Qué te conmueve más de una escultura? Su silencio. *** ¿Cuál es la diferencia entre el silencio de la montaña y el del valle? Su intensidad. *** Sin silencio musical no habría melodía. ***


¿Desde dónde se vence mejor? Desde la torre del silencio. ¿Por qué? Porque el silencio es libertad y sólo el que es libre alcanza la conquista personal. *** El silencio acarrea ecos de lejanos destellos de amor. *** La palabra que origina sombras es la que no se debe pronunciar. *** ¿Dónde se posa el silencio de los ángeles? En el espejo que embellece la sacristía. *** El silencio se deletrea en los ojos que intuyen la soledad. *** Los argumentos válidos carecen de voz. *** En el pentagrama del silencio las notas no son más que sombras doradas. *** ¿Por qué calla el pastor? Porque el rebaño necesita de su aprobación. *** Aquel que posee diáfanos silencios aspira a una vida plena. ***


El silencio protege los anhelos perdidos. *** La canción del silencio surge de las profundidades del río. *** En el silencio, los pensamientos y las sensaciones se entrelazan en un fluir ascendente y fecundo. *** ¿Qué añoras del bosque? Su silencio interior. *** Las espigas se refrescan con la brisa del silencio. *** Contribuir al silencio es contribuir a la paz. *** El silencio se desliza en la oración con suavidad de arroyo. *** La quietud del sagrario es el preludio al paraíso. *** ¿Cuál es la hondura del cielo? La del verso. La del trino. La del viento. *** El silencio musical se escribe en el pentagrama; el mío, en las colinas del corazón. ***


La cima del silencio es libertad. *** El lenguaje del silencio conserva un aura de santidad. *** El silencio fecunda su aliento en el cántaro que mece nuestro llanto. *** El manto del silencio es capaz de arropar todas mis risas, todos mis llantos. *** En la línea melódica del silencio reposan las voces que aguardan su libertad. *** ¿De qué color es tu silencio? De alba. De oro. De luna. *** Cuando tu sensibilidad hiere la mía, me alejo con un silente adiós. *** ¿En cuál silencio existo? *** Dialogar con un ángel es alcanzar el silencio esencial. ***


SINCERIDAD La oración sincera embellece los cañaverales en flor. *** Las palabras crecen en la expresión genuina. *** La mejor carta de identidad es la sinceridad. *** ¿Cuál es el signo de la sinceridad? El de la luz de la bondad. ***

El anhelo de hermandad nutre a la sinceridad. *** La sinceridad se apoya en el pilar de la verdad. *** El reflejo de la sinceridad protege las voces de incontables profecías. ***


SOLEDAD Un vuelo en solitario es el mejor desplazamiento hacia la intimidad. *** Al tocar el fondo de la soledad, el hombre es capaz de volver a empezar. *** Hay soledades que se reflejan en manuscritos antiguos. *** La densa neblina de la soledad impide ver el nacimiento de luceros. *** La soledad transita en cada recodo del camino. *** Las cuerdas de la soledad se tiemplan en el alma para reposar. *** Hay cantos que s贸lo se escuchan en la m谩s honda soledad. *** Frente a tus ojos mis soledades se desvanecen. ***


Mi soledad canta ante la nostalgia de los cafetales. *** La escalera que conduce al cielo no posee todos los peldaños. *** Hay melodías que sólo resuenan en la soledad del alma. *** En el corazón solitario nacen sueños de luz compartida. *** La soledad se mece en el copón desterrado. *** Las cadenas del silencio no lastiman. *** ¿Con qué cuenta el peregrino? Con un guijarro en medio del camino. *** La higuera acoge la soledad del ermitaño. Y la transforma en frescor. *** La inspiración se alimenta de soledad para volverse fecunda. ***


La calidez que emana de la soledad anhelada es una tĂşnica de suave terciopelo. *** El enigma personal se despeja en soledad. *** La soledad del campo invita a imitar su placidez. *** Hay soledades que hieren la silueta de la luz. ***


SOÑADOR ¿Cómo avanza el soñador? Con sueños en la frente. Con caricias en el corazón. *** El paracaídas del soñador se abre con el ímpetu de su canción. *** El pensamiento del soñador fluye entre arroyos y trigales. *** La vaguedad del soñador es insondable al pensador. *** Cuando el soñador muere, en el cielo se extingue un lucero. *** El soñador herido se cura con cera estelar para proseguir su camino. *** ¿Cuál es el ideal del soñador? Ofrendar al alba las notas de su inspiración. *** El soñador protege su ensueño en el nido de su mirada. ***


¿De dónde parte el soñador para recomenzar su canción? De la aridez. De la quietud. De la intuición. *** El soñador abre su mirada al infinito. Y pinta quimeras. *** La vocación del soñador se aviva con el sol. *** ¿Cuál es la ruta del soñador? La del río. La del ruiseñor. *** Al no poder dirigir los vientos, el soñador pliega su velero, y se ancla en su sosiego. *** La serenidad del soñador contagia al profeta. *** El eco del soñador es su íntima visión. *** El soñador llega a la cúspide con el impulso de su próxima misión. *** El soñador pinta rosas al encontrar vacío el florero. ***


Cada vez que el soñador cierra los ojos, el molino entra en reposo. *** El soñador renueva su ensueño en el país de los ángeles. *** ¿Cómo enmarca su vida el soñador? Con un halo de luz. Con un cristal de ilusión. *** La ermita acoge los rezos del soñador. ***


SUEÑO El escultor sueña con el mármol que albergará su creación. *** Hay sueños que se adhieren a la corteza del alma. *** Aquel que sueña despierto intuye las melodías esenciales. *** Todas las noches se desvanece un sueño sobre mi almohada. Y a la mañana siguiente lo vuelvo a impulsar. *** Me alejo de ti para soñar contigo. *** El océano comparte el sueño de las estrellas. Y por eso brilla su vaivén. *** ¿Quién se asoma al sueño? El ángel. ¿Por qué? Porque desea infundirle vigor. *** Cada vez que se pierde un sueño, las alas de una mariposa se estrellan en el vacío. ***


Cuando mis sueños se estancan, hay una hoguera que se apaga. *** Si esperas que aparezca la primera estrella para avivar tus sueños, ¿qué harás cuando la cortina de agua la esconda indefinidamente? *** La brújula de los sueños se orienta hacia el país de los encantos. *** ¿Cuál es tu próxima parada? La que me impulsará al siguiente sueño. *** Mi sueño es mi ángel. *** ¿Cuándo adquieren color los sueños? Cuando cruzan el puente del olvido. *** El origen de los sueños creativos es una mirada contemplativa de sí mismos. *** Los sueños siguen la procesión que los lleva a su sitio en el universo. *** ¿De qué está tejido el lienzo del horizonte? De los sueños inconclusos. ***


Hay sueños que arrullan en tiernas cadencias. *** ¿Dónde se habrá alojado mi primer sueño? *** Mis sueños no cesan de buscar su autopista azul. *** Entre la conciencia y el subconsciente existe una frágil pared de sueños. *** Al desprender mi sueño de la almohada, comienzo a hacerlo realidad. *** El ocaso se adueña de luz para permitirnos soñar hacia dentro. *** ¿Dónde culmina el sueño incesante? En los frisos del anhelo. *** Cada quien navega en el arroyo de sus sueños. *** En la torre del campanario destruido resuenan sutiles tañidos de sueños. *** Los pinceles del sueño bosquejan tenues acuarelas siderales. ***


SUFRIMIENTO Áspera es la piel del dolor. *** El sufrimiento hace que el alma pierda toda sensación de cercanía. *** ¿Cuándo se fragmenta el paisaje? Cuando las lágrimas no cesan de brotar. *** La desesperanza aleja todo sentimiento afectuoso. *** Un corazón acongojado es un valle en donde los rayos del sol no logran penetrar. *** El dolor ciñe con su sábana gris. *** El vendaval de la angustia arrasa sin piedad. *** La tristeza habita en una estancia carente de fe. ***


Cuando no distingo las luciérnagas que revolotean a mi alrededor, sé que algo se ha roto en mis adentros. *** Sólo la ternura puede aquietar el llanto más lastimero. *** Si lloras, procura que tus lágrimas rieguen maizales. *** El río de las ansias se cruza en un frágil velero. *** La desilusión aleja los sueños más fecundos. *** La frontera entre el amor y el olvido está poblada de silencios y quejidos. *** Hay días en que las melodías carecen de notas armónicas. *** La oscuridad agobia al corazón desencantado. ***


La mente cierra sus ventanas para evitar que la tristeza penetre en sus aposentos. *** La canción del dolor se bosqueja en un pentagrama gris. *** El desaliento es una arena movediza. *** La búsqueda de la verdad acarrea innumerables decepciones. *** El sauce abriga todos los clamores que transporta el viento. *** La soledad es la silueta del dolor. *** El torrente de lágrimas quiebra la vasija que lo mece. *** Los peldaños que nos acercan al cielo tienen clavos invisibles. *** La carga más pesada es la que no comprendemos. ***


La tempestad de arena pule las aristas del alma. *** ¿De qué te has despedido hoy? Del dolor. ¿Cómo lo has logrado? Envolviéndome con el manto de la clemencia. *** El dolor se intensifica cuando se rompe la alianza de paz con la propia existencia. *** El dolor es sombra de sombras. . *** ¿Quién anhela cambiar de identidad? Aquel que en sus adentros no ve más que oscuridad. *** Las lágrimas distorsionan el horizonte. *** ¿Cuándo sufre el marinero? Cuando el faro se niega a su ruego. *** El dolor nace en el mismo sitio donde brota el amor. ***


¿Cómo es el borde de la desesperación? Solitario. Lejano. Oscuro. *** La opacidad borra las ilusiones que no verán la luz. *** Mi ánimo se nubla cuando me despojo de la quietud. *** ¿De qué huye el hombre? Del dolor. Del olvido. Del desamor. *** La mayor orfandad se origina en el corazón que ha dejado de creer. *** Las ansias galopan sin cesar en el corazón que se ha cerrado a la esperanza. *** Tu ausencia me circunda de una densa neblina. *** El dolor más hondo carece de sonido. *** Sólo a través del llanto nos ilumina la candela. *** En todos los corazones cae la noche. *** ¿Si el firmamento llora, por qué no yo? ***


El día encierra anocheceres. *** Se debe romper con el ayer cuando su hálito es un lamento de dolor. *** Hay noches pobladas de abismales congojas. *** ¿Por qué no amanece en mi ventana? Porque en el alféizar dejaste sombras lejanas. *** ¿Por qué sufre el hombre? Porque es hombre y no río. *** Más allá de la aridez hay vientos de ráfagas inquietantes. *** El dolor es un sendero sin rumbo fijo. *** ¿En qué estación se olvida el dolor? En aquella que tiene impresa la palabra amor. ***


TENACIDAD ÂżCuĂĄl es el sentido de la llama votiva? El de la tenacidad ante la desventura. *** El ser tenaz sobrevuela la opacidad para dibujar su propio mapa celestial.

*** No hay constancia sin una entrega total. *** Cada instante nos incita a fluir asidos al leĂąo de la entereza. ***


TERNURA ¿Qué manos son sinónimo de ternura? Aquellas que dibujaron ángeles en la cuna. *** ¿Por qué es tierna la mirada del pastor? Porque sabe que el rebaño busca su amor. *** La mano que cincela la piedra conoce el significado de la ternura. *** Los pétalos de la ternura encierran el aura del amor. ***


TIEMPO El tiempo y el corazón palpitan al unísono. *** La acción fusiona los tiempos fértiles. *** La corteza del tiempo es inagotable. *** ¿Qué tiempo nos vincula a lo eterno? El de la renovación sincera. *** El tiempo es el perfil del viento. *** ¿Cuál será el tiempo de la armonía? *** El corazón alberga todos los tiempos que ha recorrido con ilusión. *** El tiempo mide la soledad con los latidos del desamor. *** Sólo el que sabe labrar su tierra comprende el sentido del tiempo. ***


He hecho míos todos los tiempos en que he vivido con ardor. *** Hay tantos tiempos perdidos como pensamientos sin ejecución.

*** El tiempo venidero traerá destellos del lucero que albergó nuestros sueños. *** ¿A qué nos impulsa el tiempo? A soltar amarras para seguir al viento. *** Mi tiempo eres tú. *** ¿Cuál es tu hora? La del silencio. La de la aurora. *** El tiempo fecundo abraza los linderos del silencio. *** La ilusión tiene el compás del tiempo fértil. *** ¿Cuándo se fuga el tiempo? Cuando ansía renovar su luz. *** El tiempo es un arado que surca sin cesar. ***


TOLERANCIA El remanso de la tolerancia es el silencio. *** La tolerancia y la lira comparten las mismas cuerdas: una las tiempla en bondad; la otra, en sonoridad. *** Tolerar es renunciar a alguna verdad. *** Sólo el pensamiento y la luz pueden acortar distancias. *** La tolerancia es fiel a su código personal. *** El eco de la tolerancia se apacigua en el corazón. *** ¿Qué nos sugiere el río? Que la tolerancia no puede esperar. *** El camino hacia la tolerancia posee abismos franqueables. ***


TRASCENDENCIA ¿Cuándo trasciende la obra del hombre? Cuando eleva su esfuerzo al dominio estelar. *** La capacidad de mirar con los ojos del alma penetra los muros más sólidos. *** Dudar del amor es disminuir su trascendencia. *** La trascendencia de tus pasos impulsa los míos. ***


VACÍO El vacío desploma las columnas más fuertes. *** El preludio del dolor es el vacío. *** El vacío se acrecienta cuando su fondo no permite amaneceres. *** Cuando he tocado el vacío, es el momento de elevarme hacia el próximo umbral. *** La herida de una vieja amistad nos puebla de vacíos. *** Entre los andamios que conforman mi existencia hay espacios vacíos: son los que guardan mis silencios y me permiten recomenzar la vida. *** El vacío es un telar carente de hilos. *** Ante el vacío el alma busca atenuar el dolor. ***


Hay vacíos que nos impulsan a propiciar diálogos de cercanía. *** La hoguera del vacío no se extingue jamás. *** Cuando mi abrazo no encuentra eco, se repliega en gelidez. *** Del otro lado del amor hace su nido el vacío. *** El vacío no tiene marcos de referencia. *** En el vacío transita la desolación. *** El lienzo del vacío admite sólo pinceladas negras. *** ¿Cuál vacío nos aleja de la esperanza? El del amor. El de la fe. El de la hermandad. ***


VALOR Hay impulsos que nos incitan hacia una conquista alada. *** Cada incertidumbre que venzo es una aurora boreal. *** Creer en la paz en medio del vendaval requiere de una fuerza inquebrantable. *** Es valiente el que recoge la piedra hirviendo para que la sombra la abrace. *** Para estar frente a la noche debo tomar del día hasta su último reflejo y colocarlo sobre mi pecho. *** El que se atreve mar adentro se adueña del oleaje. *** Desatarse de los rencores exige valentía. *** Aventurarse dentro de sí mismo requiere de un genuino acto de intrepidez. ***


La valentía es vertical. *** La entereza pacta lazos con la armonía para no contender. *** ¿Hacia dónde se dirige el valor? Hacia la tierra yerma carente de amor. *** ¿A qué nos induce el valor? A vivir con ardor. *** ¿Cuándo es valiente el corazón? Cuando disminuye sus latidos en aras del perdón. ***


VEHEMENCIA ¿Qué es la vehemencia? Un atisbo de eternidad. *** La intensidad de mi ofrenda se transforma en crisol. *** ¿Cuándo es febril la palabra? Cuando origina ríos, montes, pájaros. *** La pasión le extrae a la vida cada gota de su savia. ***


VERDAD ¿Cuál libro amanece en tu regazo? El que encierra la verdad que aún no se me ha revelado. *** ¿Cuántas verdades encierra tu verdad? ¿Cuántos destellos tiene la estrella? *** Hago mía una verdad cuando me abandono en su afluente. *** La sensación más vulnerable es la del temor a la íntima verdad. *** ¿Quién sale del bosque de la duda? El que ha encontrado los claros que ilumina la verdad. *** La verdad universal forma parte del claroscuro personal. *** La ciudad donde mora la verdad no posee muros ni fortalezas. *** ¿De qué está hecho el torrente de tu verdad? De luz. De cielo. De libertad. ***


La verdad cruza todos los espacios, todos los tiempos. *** El borde de la verdad entra y sale del horizonte furtivo. *** Vivir en la verdad es vivir en la luz. *** La verdad es el confĂ­n de la esperanza. *** La verdad es circular, pero mi alma aĂşn no lo sabe. ***


VIDA ¿Qué es la vida? Una pequeña hoja que se agita en cada estación. *** En los sueños se prolonga la vida. *** La guitarra y el violín enmudecen ante las vibraciones del alma. *** La elección de una vida toma una eternidad. *** Cada jornada deja una impronta vital. *** ¿Quién le canta a la vida? El que siembra su trigal con una sonrisa. *** En la ermita de la vida reposan nuestros silencios. *** La vida del hombre debería ser una serena palpitación hacia lo celestial. ***


VOCACIÓN ¿Cuáles vocaciones enaltecen al hombre? La del pastor. La del alfarero. La del sembrador. *** ¿Cómo se orienta la vocación? Siguiendo el mapa de la fe, de la hermandad, del amor. *** La vocación que nos impulsa a la entrega total propicia cristales de armónicos reflejos. *** La vocación del labriego permite mi existencia. ***


VOZ La voz y el corazรณn comparten rรกfagas de ilusiรณn. *** Tu voz es un eco permanente en mis adentros. *** La oraciรณn del pastor es un arroyo sereno. *** La voz de la guitarra encierra el aura recรณndita del artista. *** Hay voces que incendian el silencio. ***


Í N D I C E - Dedicatoria - Soneto de parabienes… (Dr. David Escobar Galindo) - Introducción -

ABANDONO ADIÓS ALEGRÍA ALMA AMOR ANHELO ÁNIMO ARIDEZ ARMONÍA ARTE ARREPENTIMIENTO ASOMBRO ASTRÓNOMO AUSENCIA BELLEZA BONDAD CALIDEZ CANCIÓN CERCANÍA CIELO COMPAÑÍA COMPASIÓN COMPRENSIÓN CONCIENCIA CONFIANZA CONSTANCIA CONVERSIÓN CORAZÓN CREACIÓN DESAFÍO DESAMOR DESENCANTO DESTINO DIÁLOGO DUDA


-

ENCUENTRO ENSUEÑO ENTREGA ENVIDIA EQUILIBRIO ERMITAÑO ESENCIA ESFUERZO ESPERANZA ETERNIDAD EXISTENCIA EXPERIENCIA FE FECUNDIDAD FELICIDAD FRACASO FUGACIDAD FUTURO GENEROSIDAD HERENCIA HERMANDAD HORIZONTE HUMILDAD IDEAL IDENTIDAD ILUSIÓN INFANCIA INFINITO INOCENCIA INTEGRIDAD INTERIORIDAD INTOLERANCIA INTUICIÓN LEJANÍA LIBERTAD LUZ MANANTIAL MANSEDUMBRE MELANCOLÍA MEMORIA MESURA


-

META MIRADA NATURALEZA NOSTALGIA OLVIDO ORIENTACIÓN OSADÍA OSCURIDAD PALABRA PASADO PASTOR PAZ PENSAMIENTO PERDÓN PEREGRINO PERENNIDAD PERMANENCIA PLEGARIA PLENITUD POESÍA POETA PRESENCIA PROTECCIÓN PRUDENCIA PUREZA QUIETUD REALIDAD RECIEDUMBRE RECOGIMIENTO RECOMPENSA RECONCILIACIÓN RECUERDO REDENCIÓN RENOVACIÓN RENUNCIA SALVACIÓN SENCILLEZ SENTIMIENTO SERENIDAD SILENCIO SINCERIDAD


-

SOLEDAD SOÑADOR SUEÑO SUFRIMIENTO TENACIDAD TERNURA TIEMPO TOLERANCIA TRASCENDENCIA VACÍO VALOR VEHEMENCIA VERDAD VIDA VOCACIÓN VOZ



Aspas al viento