Issuu on Google+


Erase una vez en lo más recóndito de la selva, una familia de ratones. Lili, la mamá ratona, estaba embarazada, Tato, el papá ratón estaba preocupado, porque Lili era muy delicada y había perdido varios ratoncitos en embarazos anteriores.


Tato tenía un hijo llamado Bill, hijo de otra ratona que los había abandonado, por irse a recorrer la selva en busca de cosas nuevas cada día, lo que hizo de Bill un ratón adolescente, falto de respeto, amor, y unión, lleno de rencor envidia y celos que era lo que sentía por el futuro integrante de la familia.


Nació una hermosa ratoncita a la que llamaron Perla. Después de un tiempo Bill invitó a Perla a jugar en un riachuelo y le dijo que subiera a un tronco, para jugar a los piratas, cuando Perla lo hizo empujo el tronco para que el agua se la llevara lejos. Bill llegó a casa fingiendo que lloraba e inventó que un águila se había llevado a su hermanita, Lili desesperada salió en su búsqueda, Tato solo se enteró cuando llego del trabajo.


Lili encontró un conejo mentiroso que se inventó que el Águila, no se había comido a Perla, sino que la tenía prisionera y la utilizaba como juguete para sus hijos.


Lili recurrió a su inteligencia y agilidad, para reemplazar la fuerza que necesitaba para enfrentarse a sapos y culebras, escalando la montaña donde el Águila tenía su nido. Desde arriba vio a Perla en la orilla del riachuelo, junto con unos hámsteres que la habían salvado, rápidamente bajo y Perla le contó lo que Bill le había hecho.


El conejo mentiroso le había dicho a Tato, que el Águila había matado a Lili y se la había comido delante de todos. Tato entró en depresión y en pocos días murió.


Bill estaba solo y muy arrepentido, cuando Perla y Lili volvieron, les pidi贸 perd贸n y les dijo que ellas eran la 煤nica familia que le quedaba. Perla y Lili lo perdonaron y trataron de ser felices aunque solo fuera con el recuerdo de Tato.


El Raton Celoso y el Conejo Mentiroso