Page 1


La Fundación Esquipulas de Nicaragua agradece a las siguientes instituciones, Alcaldías y Empresas, sobre todo a la Presidencia de la República de Nicaragua, y a la Cámara Nicaragüense de Turismo CANATUR, el apoyo solidario a proyectos y actividades realizados entre los años 2012 y 2014, sobre todo en las conmemoraciones a los Acuerdos Centroamericanos de Paz: El de Esquipulas II (Guatemala, 1987) y de Sapoá (Nicaragua, 2013) y en la realización del Festival Internacional Centroamericano de Poesía, en sus 3 primeras realizaciones (Managua,

EMBAJADA DE GUATEMALA EMBAJADA DE COSTA RICA EMBAJADA DE TAIWAN EMBAJADA DE CHILE UNIVERSIDAD DE COSTA RICA

HOTEL LAS MERCEDES HOTEL BARCELÓ MANAGUA HOTELES BRANDT NICARAGUA HOTEL MONSANTO HOTELES DEL PACIFICO HOTEL LAS MERCEDES (LA ESPUELA, LIBERIA) HOTELES CAMINO REAL (Managua)


Chinandega y Bluefields). De igual manera nuestro reconocimiento y agradecimiento a quienes nos apoyaron en los 2 primeros encuentros Bi Nacionales de PoesĂ­a Costa Rica y Nicaragua, en San Carlos y Guanacaste, y en las lecturas de poesĂ­a en 25 municipios de Nicaragua en apoyo al Plan de Paz del pueblo de Colombia en conjunto con el Festival Internacional de PoesĂ­a de MedellĂ­n y el Movimiento PoĂŠtico Mundial. A todas ellas, nuestro sincero agradecimiento:

ASAMBLEA NACIONAL NICARAGUA

)XQGDFLyQ(VTXLSXODVSDUD OD,QWHJUDFLyQ &HQWURDPHULFDQD $YHQLGD=RQD *XDWHPDOD&HQWURDPpULFD

Gente que se esfuerza


Director Fundador Ariel Montoya Representante en Estados Unidos Iván Figueroa Editora Regional Sandra Rivera Asesor Literario Iván Uriarte Consejo Editorial Franklin Caldera, Mauricio Herdocia Sacasa, Arturo Cruz, Alfredo González Holmann, Eduardo Urcuyo Llanes, Erick Aguirre, Alfonso Moncada Cuéllar, Fernando Saavedra, Roberto Aguilar Leal, Christianne Tablada Bravo, Carlos Midence, Plutarco Cortés, Wilmor López, Orient Bolívar Juárez, Denis García Salinas, Carola Brantome. Consejo Editorial Regional Marco Rodríguez Leija (México), Maximiliano Araujo y Araujo y Francisco Alejandro Méndez (Guatemala), Federico Hernández y Erick Jalagua (El Salvador), Murvin Andino y Kenia Valladares (Honduras), Carlos Villalobos y Luissiana Naranjo (Costa Rica), Luis Alberto Ambroggio (Argentina), Renata Bonfim (Brasil), Daniel Duque Velásquez (Colombia), Héctor Ñauparí (Perú), Maria Palitachi (República Dominicana), Augusto Rodríguez (Ecuador), Horacio Cavallo (Uruguay), Santiago Montobbio (España), Fakhry Ratrout (Palestina-Nicaragua), Carlos Calero (Nicaragüense radicado en Costa Rica), Mario Bojórquez y Marcos Rodríguez Leija (México), Fredy Valiente (Guatemala-Nicaragua). Gerente Brenda Montoya Mercadeo y publicidad Claudia Espinal Distribución y canje Johana Mendoza Diseño: Eysner García Ilustraciones: Fotografía de potada de la Familia Parra. Archivo del Poeta Iván Uriarte. Google. Dirección: Del Hotel Seminole, 1 cuadra abajo, Reparto San Juan. Teléfono 8656-6502 / 8912-8210 Email: deceniorevistahispana@gmail.com Web: revistadecenio.com.ni • Facebook: Revista Decenio Managua, Nicaragua Esta es una publicación de Fundación Esquipulas de Nicaragua (Paz y Cohabitación Regional) Cada quien es responsable de sus artículos.

Editorial Esta edición de Decenio, que ya circula a nivel Centroamericano y otras latitudes, ha contado con el respaldo institucional de la Cancillería de la hermana República de Chile en Nicaragua por medio de su embajada en Managua, así como también gracias al auspicio de nuestros anunciantes locales y regionales, quienes han hecho posible esta revista, dedicada, como en otras ocasiones a un solo autor, en este caso al gran poeta Nicanor Parra en sus cien años de plena existencia. La poesía, y la cultura en general vienen cada día más adquiriendo mayores espacios dentro del conglomerado de los gobiernos, sectores empresariales y la sociedad civil en general; es por eso que consideramos vital volver a circular después de una breve pausa y procurar una existencia más vitalicia para las próximas temporadas, en estos días siempre arduos pero potencialmente hermosos. Nuesrto agradecimiento también a la solidaria y alegre tropa de colaboradores de toda Iberoamérica y evidentemente también, a nuestros lectores que son en altas y resumidas cuentas, la causa de nuestra existencia.


INTRÍNSECO

I. Razón Crítica 6 9  11 14 16

NICANOR PARRA Y LA POESÍA NICARAGÜENSE Iván Uriarte

CENTENARIO NICANOR

(ESTO NO SE LE HACE A UN POETA)

Federico Hernández Aguilar

ANTI-OLVIDO

Luis Alberto Ambroggio

EL MANIFIESTO DE UN POETA CENTENARIO: HOMENAJE A NICANOR PARRA Carlos Manuel Villalobos

ALGUNOS APUNTES SOBRE NICANOR PARRA Y LA ANTIPOESÍA Víctor Ruíz

II. PLÁTICA DE CAMINANTES Entrevista con el poeta Tacho Lovo, ex alumno del Nicanor Parra:

18

“PARRA ES ETERNO” Ariel Montoya

III. EL VUELO DEL SER

23

(Poemas de Nicanor Parra)

IV. POEMAS A NICANOR PARRA Carola Brantome Tito Leyva Luissiana Naranjo Abarca Iván Figueroa María Palitachi Héctor Ñaupari Marianela Sáenz Mora Sandra Rivera Aída Toledo Luis Alberto Ambroggio Luis Alberto Bravo Renata Bomfim Carlos Calero

30

V. PATIO DE LIBROS

VI. REYES Y REYNAS DE LA COLINA ELMALPENSANTE 38

37

5


I. Razón Crítica

NICANOR PARRA Y LA POESÍA NICARAGÜENSE Iván Uriarte*

L

I

proyectadas ambas desde textos precisos. “Hora 0” y Epigramas del nicaragüense Ernesto Cardenal (1925- ), así como los Poemas y antipoemas del chileno Nicanor Parra (1914- ), fijan las nuevas reglas de la modernidad poética Latinoamericana. Ambas tienen aproximaciones, coincidencias, en lo que se refiere a la ruptura con el lirismo tradicional del texto poético, así como apropiación del lenguaje cotidiano, de la parla del hombre de la calle, sin metáforas, así como el lenguaje con el que el vecino habla a su vecina. Señalemos que el Exteriorismo, desprendimiento de la teoría de los Cantos de Ezra Pound (de que todo material del conocimiento es susceptible de ser incorporado a la poesía incluyendo la economía y hasta cifras estadísticas) nace con signo ideológico marxista- cristiano, mientras que la Antipoesía es desacralizante tanto de valores políticos de derecha o izquierda, como de valores de la ortodoxia católica. En algunos de sus Artefactos Parra antiproclama: “LA IZQUIERDA Y LA DERECHA UNIDAS/ JAMAS SERAN VENCIDAS”. Y en otro: “FIN DE CUECA/ NO CREO EN REDENTORES/ NI EN SALVADORES”.

a década de los cincuenta-sesenta fueron tiempos de cambio para la poesía de Nuestra América, expresados a través de Manifiestos, ensayos, o bien poemarios que apuntaban concretamente hacia algo nuevo. Me refiero a grupos literarios insurgentes como los Nadaístas en Colombia, El Techo de la Ballena y Zona Franca en Venezuela, los Tzánticos en Ecuador, los Láricos en Chile, el Infrarrealismo y el Poeticismo en México, Los Mufados en Argentina. La Generación Traicionada y Ventana, también irrumpen el Exteriorismo en Nicaragua. Explosivos y novedosos poemarios hicieron eco hacia los años cincuenta y cuatro en Chile con la publicación casi simultánea de las Odas elementales de Pablo Neruda, Poemas y antipoemas de Nicanor Parra, Libertad bajo palabra (1949) y La estación violenta de Octavio Paz (l959) en México. De toda esa proliferación de búsquedas, la corriente predominante fue la de liberación del lenguaje poético en aras de lograr una incorporación del habla cotidiana y popular en la poesía que se proyectó a todo el ámbito de la lengua, bajo los motes de Antipoesía y Exteriorismo. Algunos grupos o movimientos literarios mencionados, posteriormente se adhirieron a esta corriente que tuvo sus centros en Managua y Santiago de Chile y otros siguieron la poesía de signo inmanentista del mejicano Octavio Paz.

Por otra parte Cardenal en el prólogo a su antología Poesía nueva de Nicaragua, que es un verdadero manifiesto, precisa: “...la poesía también debe de ser política aunque no de propaganda política sino poesía política”; Parra es un escéptico, Cardenal un poeta comprometido, identificado con la Teología de la Liberación y con la Revolución Cubana, cuyo proceso se inició en los años sesenta y comenzó a dividir a los poetas entre inmanentistas

II A partir de los años sesenta se manifestaron las propuestas del Exteriorismo y la Antipoesía,

* Nicaragüense. Poeta y Doctor en Literatura.

6


pliegos intertextuales, como en El Estrecho dudoso o el Canto Cósmico, lo cual ha devenido en el procedimiento literario dominante de su poesía. En tanto que la poesía de Parra, centrada en la sátira, la ironía, la autoconmiseración, la salida humorística, la desacralización de textos religiosos o grandilocuentes utiliza procedimientos intertextuales leves como el pastiche, la parodia o la reescritura. Señalemos finalmente que Exteriorismo y Antipoesía, partiendo de una concepción similar del lenguaje, son corrientes de diverso signo ideológico. La actitud desacralizadora de valores religiosos, ceremonias o celebraciones, así como crítica y cuestionamiento a los políticos en general, sin caer en el anarquismo, lo coloca en un campo neutro donde el lenguaje actúa fuera del ámbito de contravenciones, sin obstáculos que lo limiten o rebajen. Como el poeta francés Jacques Prevert que desde su inicial libro Paroles ha fustigado la vanalidad de los grandes personajes de la historia europea, así como también la organización de la iglesia católica con todos sus ritos y oraciones. Aquí se juntan el “Notre Père chien que êtes aux cieux / Restez-y / Et nous nous resterons sur la terre / Qui est quelquefois si jolie…”, de Prevert , con el “Padre nuestro” de Parra: “Padre nuestro que estás en el cielo/Lleno de toda clase de problemas / Con el ceño fruncido / Como si fuera un hombre vulgar y corriente / No pienses más en nosotros”. Podemos concluir que el Exteriorismo propone el cambio de la realidad social cuando ésta es adversa a los intereses populares (tal como se lo planteó la lucha sandinista hasta derrocar a la dinastía somocista), y que su principio es que la poesía no puede caer en la gratuidad, en los que se dicen las palabras, como lo planteaba Octavio Paz. Parra se inclina más por la sabiduría popular, definidas por la música y las costumbres, sin avalar ningún régimen ya sea de derecha, izquierda o centro. El trabajo de la Antipoesía es desacralizar la grandilocuencia del lenguaje y de las grandes instituciones desde un escepticismo constante donde se acoge la alegría del vino y la música como expresión popular, tal como se escucha en sus alegres y populares “Coplas del vino”:

y revolucionarios, de derecha y de izquierda. Si bien el Exteriorismo como tal es de extracción poundiana y Cardenal lo hace remontar a los textos bíblicos y a Homero mismo, la Antipoesía tiene su antecedente más inmediato en la poesía y aislados textos de Vicente Huidobro, poeta coterráneo de Parra, y una de las grandes influencias en su juventud. En su gran poema Altazor (Canto I) Huidobro opone dialécticamente: “Poeta/Antipoeta/ Culto/Anticulto”. Pero es más directo en un célebre verso del Canto IV que funciona como epitafio: “Aquí yace Vicente antipoeta y mago”. Gran parte de Altazor está dedicada a la destrucción del lenguaje poético convencional, que lo convierte, como afirma Hugo Montes, “en la prehistoria inmediata de la antipoesía”. Sin embargo es Parra quien acuña el término, y a través de los textos que componen la última parte de sus poemas y antipoemas y libros posteriores, va configurando y especificando en cada poema su poética. Casi pueden señalarse una serie de textos que funcionan como indicadores: “Manifiesto”, “Autorretrato”, “Advertencia al lector”, “La montaña rusa”, “La poesía terminó conmigo”, “Test”, y, finalmente “Epitafio” .Basta citar algunos versos de “Manifiesto” para constatarlo: Para nuestros mayores La poesía fue un objeto de lujo Pero para nosotros Es un artículo de primera necesidad. No podemos vivir sin poesía. ……….. Nosotros conversamos En el lenguaje de todos los días Aquí Exteriorismo y Antipoesía coinciden plenamente. Pero dentro de la concepción poundiana Cardenal va más allá, convierte el poema en un género totalizante, como lo especificó a una pregunta que, en una entrevista, le dirigió Mario Benedetti: …que en la poesía cabe todo; que no existen temas o elementos que sean propios a la prosa, y otros que sean propios de la poesía. Todo lo que se puede decir en un cuento, o en un ensayo, o en una novela puede también decirse en un poema. En un poema caben datos estadísticos, fragmentos de cartas, editoriales de un periódico, noticias periodísticas, crónicas, documentos, chistes, anécdotas, cosas que antes eran consideradas como elementos propios de la prosa y no de la poesía. Es obvio constatar que Cardenal en su afán de rescatar la historia con todo lo concomitante a ella, recurre en sus textos a la inserción de grandes

El ciego con una copa Ve chispas y centellas Y el cojo de nacimiento Se pone a bailar la cueca. De algún modo Exteriorismo y Antipoesía han coexistido en la literatura hispanoamericana, y si lograra confeccionarse una antología continental

7


Me presentan mujeres de buen gusto Y hombres de buen gusto Y últimos matrimonios de buen gusto Decoradores bien avenidos viviendo en medio De un miserable e irreprochable buen gusto. Yo sólo disgusto tengo. Un excelente disgusto, creo.

de estas corrientes o tendencias poéticas podríamos apreciar sus variantes y diferencias, conforme la recepción y acogida que estas han tenido en nuestros países, o bien si ya desde hace algún tiempo las preferencias son otras. En todo caso, tanto PARRA EN SUS CIEN como Cardenal EN SUS NOVENTA, después de haberse iniciado con una poesía donde Neruda y Huidobro eran grandes presencias, y haber llegado a apropiarse de lo suyo, han permanecido aferrados a sus credos poéticos, sin signos de cambio o variante alguna. Si nos circunscribiéramos a la región centroamericana encontramos una pléyade de importantes poetas que participan de ambas tendencias. Poetas como el salvadoreño Roque Dalton (1935-1975), los hondureños Roberto Sosa (l930- 2008), Rigoberto Paredes, Juan Ramón Saravia han sabido combinar sabiamente ambas poéticas. Para concluir quiero referirme a dos poetas nicaragüenses, algunos de cuyos textos gozaron de la amplia gama satírica y desacralizadora que ha caracterizado a la Antipoesía. Me refiero, en primer lugar al gran poeta nicaragüense Carlos Martínez Rivas (1924-1998), cuya primer libro La Insurrección solitaria está marcado por la sátira y la ironía, como su mismo título indica. Carlos practicó esta sátira desde un contexto transgresor y desacralizador; la sección, “El monstruo y su dibujante”, del libro mencionado, marcó a toda una generación de poetas e hizo escuela y Carlos siguió cultivándolo hasta su muerte, tal como puede constatarse en su Poesía Reunida (Managua, Anamá ediciones, 2002). Cito uno de los poemas, “No”, de la sección aludida:

Beltrán Morales, miembro de la Generación traicionada, combinó el sentido desacralizador de la Antipoesía con la sátira punzante de su maestro Carlos Martínez Rivas. Sus libros Agua Regia y Juicio Final son una buena muestra de una poesía armada de ironía constante y de satíricos dardos a la ortodoxia católica y a las clases altas de la Banca y el Comercio. Concluyo citando el poema “Yo hice el esfuerzo”: Yo hice el esfuerzo- aunque no lo crean ni lo noten- de pulir líneas tan vitales como el cristal de bacará para las ricas herederas de la Banca y el Comercio. Quise engrosar el Museo de Cera de la Literatura Nacional. Claro que fracasé en mi empeño. Impotente para surtir el mercado de útiles Filigranas y perlados prensacorbatas, opté Por darles prosa cortada sin ingenio. Mi logro Fue diluir más y más los límites entre poesía Y prosa. Que se diviertan mucho. Managua, Diciembre 2014

8


CENTENARIO NICANOR (Esto no se le hace a un poeta) Federico HernĂĄndez Aguilar*

L

os poetas deberĂ­an tener prohibido cumplir cien aĂąos de edad. Eso, o tener irrestrictamente permitido vivir de sus versos, sin marcar tarjeta, como navegando de sien a sien de la VĂ­a LĂĄctea. Los centenarios, despuĂŠs de todo, no se han hecho para la buena poesĂ­a; tampoco para los que la hacen. Pero henos aquĂ­ celebrando el “siglo de oro de la antipoesĂ­aâ€?, y solo porque a Nicanor —harĂĄ precisamente esa friolera— le aconteciĂł venir al mundo en vĂ­speras de ser chileno, el 5 de septiembre de 1914, y porque justo 40 otoĂąos mĂĄs tarde, en 1954, dio a las prensas un atajo de poemas concebidos para decir cosas fĂĄciles de entender y harto difĂ­ciles de escribir. Pablo Neruda, en calidad de vaca sacratĂ­sima, ese mismo aĂąo publicarĂ­a aquellas Odas elementales destinadas tambiĂŠn a rescatar la ÂŤoralidadÂť del idioma castellano. El joven Nicanor fue, sin embargo, mĂĄs ambicioso. Lo del futuro premio Nobel se reconcentrĂł en las mĂĄrgenes del vĂŠrtigo, sin atreverse al salto; lo del novel autor fue ya la poesĂ­a ÂŤparlanteÂť, ÂŤno cantanteÂť, con la que soĂąara en su dĂ­a Huidobro —otro chileno, para variar, ciclĂłpeo. Bien habrĂ­a podido afirmar el parricida Parra, como leemos en Altazor, que estaba harto de la ÂŤpoesĂ­a poĂŠtica de poĂŠtico poetaÂť. Le interesaban las estructuras dialĂłgicas del habla cotidiana, la incontinencia gorjeadora del canario liberado, los regustos a callejĂłn tenebroso que se lleva por dentro‌ AsĂ­ dirĂĄ, en gesto de ampulosa advertencia:

ĹŻÄžĹśĆšĆŒĹ˝WE'ƾĂƚĞžĂůĂ

Ć?Ĺ˝Ä?Ĺ?Ä‚Ä?Ĺ?ſŜĚĞĆ?Ä?ĆŒĹ?ĆšĹ˝ĆŒÄžĆ?ĹľĹ?ĞžÄ?ĆŒĹ˝Ć?ĚĞůWĞŜ /ĹśĆšÄžĆŒĹśÄ‚Ä?Ĺ?ŽŜĂůĚĞĆ?Ä?ĆŒĹ?ĆšĹ˝ĆŒÄžĆ?Í• Ć?ĂůƾĚĂÄ?Ĺ˝ĆŒÄšĹ?ĂůžĞŜƚĞÄ‚ĹŻƉŽĞƚĂÄ?ĹšĹ?ůĞŜŽ

EĹ?Ä?Ä‚ĹśĹ˝ĆŒWÄ‚ĆŒĆŒÄ‚ ͞ϭϾϭϰͲ͙Ϳ

ĞŜĆ?ĆľĆ?Ä?Ĺ?ĞŜĂŚŽĆ?ĚĞÇ€Ĺ?ĚĂ͕ĞŜĹŻÄ‚Ä?ƾĂůŚĂ Ć‰ĆŒĹ˝ÄšĆľÄ?Ĺ?ĚŽƾŜĂĹ˝Ä?ĆŒÄ‚Ç€Ĺ?ƚĂůƋƾĞŜŽĆ?ſůŽĆ?Äž ĆŒÄžÄšĆľÄ?ĞĂĆ?ĆľĆ?Ä?ŽŜŽÄ?Ĺ?ĚŽĆ?Ä‚ĹśĆ&#x;ƉŽĞžĂĆ?Ć?Ĺ?ŜŽÄ‚ ƚŽĚĂƾŜĂÇ€Ĺ?ĚĂĚĞÄ?ĆŒÄžÄ‚Ä?Ĺ?ſŜÄžĆ?Ä?ĆŒĹ?ĆšĆľĆŒÄ‚ĹŻƋƾĞ Ä?ŽžŽÄ ĹŻĹľĹ?Ć?žŽŚĂÄšĹ?Ä?ŚŽ ͞ůĂWŽĞĆ?Ĺ&#x;Ä‚ÄžĆ?ĹŻÄ‚Ç€Ĺ?ĚĂĞŜƉĂůĂÄ?ĆŒÄ‚Ć?Í&#x;͘

El autor no responde a las molestias que puedan ocasionar /sus escritos: Aunque le pese El lector tendrå que darse siempre por satisfecho. (‌) Según los doctores de la ley, este libro no debiera publicarse: La palabra arco-iris no aparece en Êl en ninguna parte‌

WŽĞƚĂWÄ‚ĆŒĆŒÄ‚Í—Ä‚ĹŻÄ?ĞůĞÄ?ĆŒÄ‚ĆŒĆ?ĆľĆ?Ä?Ĺ?ĞŜĂŚŽĆ?ĚĞÇ€Ĺ?ĚĂ͕ Ä?ĞůĞÄ?ĆŒÄ‚ĹľĹ˝Ć?Ä?Ĺ?ĞŜĂŚŽĆ?Í•ŜŽĚĞĆ?ŽůĞĚĂĚ͕Ć?Ĺ?ŜŽĚĞ ƉŽĞĆ?Ĺ&#x;Ă͘

ÄžĹśĆšĆŒĹ˝WĞŜ'ƾĂƚĞžĂůĂ

'ĆľÄ&#x201A;Ć&#x161;Ä&#x17E;ĹľÄ&#x201A;ĹŻÄ&#x201A;Í&#x2022;Ä&#x161;Ĺ?Ä?Ĺ?Ä&#x17E;ĹľÄ?Ć&#x152;Ä&#x17E;Ä&#x161;Ä&#x17E;ĎŽĎŹĎ­Ď° WĆ&#x152;Ä&#x17E;Ć?Ĺ?Ä&#x161;Ä&#x17E;ĹśĆ&#x161;Ä&#x17E;Ä&#x201A;Ć&#x152;ĹŻĹ˝Ć?ZÄ&#x17E;ĹśÄ 'Ä&#x201A;Ć&#x152;Ä?Ĺ&#x;Ä&#x201A;Ć?Ä?Ĺ˝Ä?Ä&#x201A;Ć&#x152;Í&#x2022; sĹ?Ä?Ä&#x17E;Ć&#x2030;Ć&#x152;Ä&#x17E;Ć?Ĺ?Ä&#x161;Ä&#x17E;ĹśĆ&#x161;Ä&#x201A;<Ä&#x201A;Ć&#x152;ĹŻÄ&#x201A;KĹŻÄ&#x201A;Ć?Ä?Ĺ˝Ä&#x201A;Ĺ?Ä&#x201A;Í&#x2022;^Ä&#x17E;Ä?Ć&#x152;Ä&#x17E;Ć&#x161;Ä&#x201A;Ć&#x152;Ĺ?Ĺ˝ 'ĆľĆ?Ć&#x161;Ä&#x201A;Ç&#x20AC;Ĺ˝Ć&#x152;Ä&#x201A;Ä?Ä&#x201A;žŽŜĆ&#x161;Ä&#x17E;dÄ&#x17E;Ć?Ĺ˝Ć&#x152;Ä&#x17E;Ć&#x152;Ĺ˝Ä&#x17E;ŜŜĹ?Ć?Ć?Ä?Ĺ˝Ä?Ä&#x201A;Ć&#x152; 'Ä&#x201A;ĹŻĹ?Ä?Ĺ?Ä&#x201A;Í&#x2022;sĹ˝Ä?Ä&#x201A;ĹŻ/Ä&#x161;ĆľÄ&#x201A;Ć&#x152;Ä&#x161;ŽůÄ&#x201A;ĹśÄ&#x161;ſŜÍ&#x2022;sĹ˝Ä?Ä&#x201A;ĹŻ//DÄ&#x201A;Ć&#x152;Ä?Ĺ˝ Í&#x2DC;>ƾŜÄ&#x201A;Í&#x2022;sĹ˝Ä?Ä&#x201A;ĹŻ///:Ĺ˝Ć?Ä ĹśĆ&#x161;ŽŜĹ?Ĺ˝Ć&#x152;Ä&#x201A;ĹśÄ&#x201A;

*El Salvador. Poeta, narrador, ensayista y articulista.

9


y comunista, negarĂĄ cualquier mĂŠrito a los versos de Nicanor. El capuchino Prudencio de Salvatierra, mĂĄs creativo, explicarĂĄ que no se puede llamar ÂŤinmoralÂť al libro Poemas y antipoemas porque ÂŤun tarro de basura no es inmoralÂť. Y en el reciente 2009, un cantante y novelista, CĂŠsar Farah, se preguntarĂĄ por quĂŠ nadie critica a Parra, convirtiĂŠndolo asĂ­ en la gran vaca sagrada del Chile de principios del siglo XXI. El cĂ­rculo, claro, tambiĂŠn es redondo para Nicanor. El centenario de su nacimiento lo agarra con vida y hace que el aro se cierre justo donde empezĂł. Pero, ÂżdĂłnde triunfa o fracasa su antipoesĂ­a? Exacto: en cada lector. Nos lo recuerda el propio autor en tres versos que tienen vocaciĂłn de abrelatas:

El triunfo de Poemas y antipoemas serĂĄ incuestionable. Cierta prensa vaticina una segunda ediciĂłn en la misma semana en que el libro sale a la calle. Neruda elogia a Nicanor comparĂĄndolo con Miguel HernĂĄndez y harĂĄ todavĂ­a algo mejor al atreverse, cuatro aĂąos despuĂŠs, a escribir Estravagario, obra indirectamente imputable a Parra. Se aglomeran invitaciones provenientes de los cuatro puntos cardinales: todo mundo quiere ver y escuchar a ese poeta estrambĂłtico que empieza a ejercer de antipoeta. Y Nicanor viaja, concede entrevistas, despierta pasiones, responde a sus crĂ­ticos con sornaâ&#x20AC;Ś En EspaĂąa quedarĂĄn en deuda con ĂŠl los ÂŤnovĂ­simosÂť, en Nicaragua se fundarĂĄ (Âżo desenfundarĂĄ?) el ÂŤexteriorismoÂť, en El Salvador irrumpirĂĄ el coloquialismo discursivo de Dalton y en Cuba se verĂĄ expuesto, y posteriormente truncado, el realismo antisocialista de Heberto Padilla. ÂżQuiĂŠn puede ya negar la influencia del insolente Parra? Por supuesto, tambiĂŠn se ha calificado a la antipoesĂ­a de fraude. Pablo de Rokha, despechado

A mi modo de ver Ha llegado la hora de modernizar esta ceremonia ÂĄY yo entierro mis plumas en la cabeza de los seĂąores lectores! San Salvador, diciembre de 2014

0HQÂŞV)DVKLRQ $OWDPLUD'RQGHIXH9LFN\FXDGUDDEDMR\ 0XOWLFHQWUR/DV$PHULFDV&RVWDGRRHVWHGHO%DF$PpULFD 0DQDJXD1LFDUDJXD

10


ANTI-OLVIDO Luis Alberto Ambroggio*

M

e valgo de una de las primeras palabras del diccionario parriano para iniciar este recorrido por la memoria de anécdotas, coincidencias, risas que la vida y obra de Nicanor Parra han provocado en mi propia existencia, salvando las distancias de albañiles y otras modas. Contrario a Jorge Luis Borges, me encanta el nombre Nicanor y la felicidad que me producen sus ocurrencias, expresiones antipoéticas por compartir de cuerpo y alma su estética irreverente, la condena de vacas sagradas y otras imposiciones de círculos viciosos. No he tenido con él lo que llama una “amistad a domicilio”, sino una “a larga distancia”, a través de la familiaridad y alegría de sus versos. Nos conocimos en el año 1970 en Washington D.C., cuando vino a participar en un encuentro literario junto con mi amigo Fernando Alegría, el agregado cultural de la Embajada de Chile. Aprovechando su visita, fue convidado a grabar sus poemas en el Archivo de la literatura hispanoamericana de la Biblioteca del Congreso, y allí estoy junto con él y muchos otros poetas como Gonzalo Rojas, Pablo Neruda, Pablo de Rokha, por nombrar a algunos de sus compatriotas. También sucedió en esa oportunidad el conocido “happening” al aceptar la invitación de Pat Nixon a compartir un té en la Casa Blanca, algo que le causó una serie de problemas, incluyendo la desinvitación a que formara parte del jurado en el concurso literario de la Casa de las Américas, uno de los objetivos de su viaje y otras expulsiones. Su postura ante el así llamado escándalo, sosteniendo que “Cuba sí, yanquis también”, “La Izquierda y la Derecha unidas, jamás serán vencidas” o “Yo no soy derechista ni izquierdista/Yo simplemente rompo los moldes”, me hizo admirar aún más su sabiduría e independencia indomables. Debo añadir que, a pesar de todas las discrepancias políticas, fue el Presidente Richard Nixon quien activó en 1968 el Comité de la Casa Blanca para el Desarrollo de la Comunidad Hispana, en el que tuve el honor de trabajar y que

esas invitaciones siempre son problemáticas, como la de la otra primera dama Laura Bush durante la guerra de Iraq quien nos invitó a la Casa Blanca a leer poemas, pero cuando se enteró de que serían anti-bélicos nos desinvitó, surgiendo –entre los desinvitados– la antología de los Poetas contra la guerra. Me extraña y no me extraña el sarcasmo desubicado de Borges cuando le preguntaron por Nicanor Parra y contestó: “No puede haber un poeta con un nombre tan horrible”. A mí también en la Universidad de Georgetown en 1973, ciego y apoyado en su bastón, Borges me respondió, al interrogarle sobre qué le parecía el poemario recientemente publicado en Buenos Aires por el destacado campeón argentino de tenis Guillermo Vilas: “Luis Alberto, imagínese a Borges con una raqueta de tenis”. A mediados de los noventa, luego de una de esas celebraciones de los 450 años de poesía hispana de los Estados Unidos, a la que invité a participar a Fernando Alegría, quien siempre acababa su lectura poética con un patriótico “¡Viva Chile, mierda!”, nos quedamos hablando hasta altas horas de la noche en mi casa donde se hospedaba. Fernando Alegría me insistía que recogiera en un libro las anécdotas que me contaba sobre Neruda y Matilde, intercalando algunos comentarios sobre Nicanor Parra. Pablo Neruda (y Parra lo confirma) fue uno de los admiradores originales de la antipoesía de Nicanor Parra: “Fue el primero que captó la cosa”, confesándole Neruda: “Esta es la segunda vez que me pasa algo así. Yo no suelo equivocarme en estas cosas, antes me equivoqué con Jorge Adoum, que yo pensé que no era poeta, pero resulta que hoy es el mejor poeta de Ecuador. Nicanor, luego tienes que decirme cómo los has hecho, si piensas hacer un libro entero con estos poemas no va a quedar títere con cabeza”.

* Poeta Argentino-Estadounidense. Miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española.

11


también mis risotadas subiendo de tono sin percatarme, de manera que el mismo Director, casi avergonzado, vino a avisarme que estaba perturbando a los otros lectores con mis carcajadas; un resultado anecdótico personal de la lectura anti-poética que celebro. Relaté esta historia muchas veces acotando irónicamente lo que dicen los entendidos en cuanto “los términos usuales de la crítica parecen perder su filo aplicados a la poesía de esta índole”, esa que proviene del descubrimiento del título de Apoèmes del francés Henri Pichette, o de los poetas de la Generación del 27, sobretodo, de la auténtica, impura, beligerante, clara creación sin tapujos del original Nicanor Parra. Después de leer en el Instituto Cervantes de Nueva York, durante la presentación del libro El cuerpo y la Letra, mi poema antes mencionado, discutía con mi colega académica (valga la paradoja) Marlene Gottlieb la vida y milagros de Nicanor Parra, su obra y evolución poética, objeto de su tesis y otros ensayos, ponderando reconocimientos para el genial vate chileno, un verdadero innovador de la poesía en nuestros tiempos. Preparábamos el volumen sobre Gabriela Mistral y los Estados Unidos. Gabriela Mistral había señalado a Nicanor Parra “como el futuro poeta de Chile”, y nos preguntábamos una vez más sobre la posibilidad de publicar una colección de ensayos sobre Nicanor Parra y los Estados Unidos; él que poetizó “USA/donde la libertad/es una estatua” o tituló un poema “Si el Papa no rompe con USA” con su primer verso: “si el Kremlin no rompe con USA / si Luxemburgo no rompe con USA/ por qué demonios voy a romper yo”, con todas sus vivencias estadounidenses, comenzando con sus tres años de estudios en la Universidad de Brown, sus cátedras en las universidades de Columbia, Yale y numerosos viajes para dictar conferencias, ofrecer lecturas (palabra preferida de Octavio Paz versus “recitales”) de poesía, además de su Beca Guggenheim, su premio Richard Wilbur de la Asociación estadounidense de traductores literarios (ALTA), su Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Brown. Queriendo también ser Whitman (es curioso que mi último poemario Todos somos Whitman implique esta necesidad), vino a Estados Unidos a leerlo, imitarlo, pero un día decidió no serlo más, conforme él mismo nos cuenta: “Un día, contemplando su fotografía, reparé en las graves barbas. Justo ahí le pillé el lado flaco: Whitman no tenía humor. Era un saco de papas. Entonces me bajé del carro”. Ilusionado con ver a Nicanor una vez más viajé, como parte de la delegación de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, para parti-

Recuerdo asimismo los comentarios de Fernando Alegría sobre el humorismo exitoso, oportuno, perspicaz de Nicanor y toda su empresa crítica de la risa, al combinar la expresión de lo feo con lo bello, de la vida con claridad original y ocurrente, tópico reflejado luego en sus artículos “Parra, antiparra”. Durante los finales de los noventa, principios de los 2000, quisimos incluir a Nicanor en algunos eventos de la Biblioteca del Congreso, pero no se sentía con ganas de viajar. De ese entonces, aparecemos ocasionalmente juntos con Nicanor Parra en algunas antologías, como el texto Pasajes: Literatura, editado por Mary Lee Bretz, Trisha Dvorak y Carl Kirschner (1997) y blogs como el de “poetas eternos”, que me imagino se aplica más a Nicanor y sus cien años que a mi precaria cronología. En aquellos años leía entusiasmado los discursos poéticos de Nicanor Parra, entre otros su Obra gruesa, Artefactos, Sermones y prédicas del Cristo de Elqui, El anti-Lázaro, Chistes pa/r/rá desorientar a la policía/poesía, Hojas de Parra, Poemas para combatir la calvicie, y trataba de imitar su estilo ante la crítica de mis amigos poetas españoles más formales. De hecho, en Madrid, de camino a una bohemia poética en el icónico Café Gijón, a punto de ser asesinado por un camión de basura, escribí en 1997 el poema “Preocupaciones de último momento” con el paratexto de “recordando a Nicanor Parra” que comienza con “No sé si tendré tiempo de despedirme de los gorriones” y acaba “Al fin, la eternidad me poseerá desnudo.../Y a Marilyn también”. Cuando me nombraron para el “cuerpo diplomático poético” del Movimiento Poetas del Mundo, como Cónsul en Washington DC., acepté luego de discutir con su fundador, el poeta Luis Arias Manzo, sobre la presencia en el Movimiento de Nicanor Parra como Embajador Honorario del Movimiento, mi admirado anti-poeta quien, desde Las Cruces en el Litoral de los Poetas de la V Región, evaluaba el Movimiento de Los Poetas del Mundo como una instancia particularmente interesante y esperanzadora, ya que la Poesía estaba muy perdida y casi nadie la apreciaba. A mediados de la década pasada, luego de recibirme el Director de la Biblioteca Nacional de Chile, en Santiago, con los protocolos del caso (venía de un acto en la Academia Chilena de la Lengua a participar en un panel poético), le pedí que me permitiese escuchar unas grabaciones de recitales poéticos de Nicanor Parra. Después de ubicarme en la sala correspondiente con los auriculares puestos, empecé a escuchar los comentarios, poemas de Nicanor (incluyendo el anti-Lázaro) y empezaron

12


Academia Norteamericana de la Lengua Española, Gerardo Piña Rosales, quien actuó como miembro del Jurado, contento de que el premio recayera en Nicanor Parra, tras unas cuantas votaciones, por la universalidad de su obra y la contribución al acervo literario con su antipoesía. Premio al cual –con su irreverencia sincera– Nicanor reaccionó versificando: “Los premios son para los espíritus libres/ y para los amigos del jurado”. Me permito discrepar una vez más con admiración y afecto, en este caso, porque en Nicanor Parra se ha premiado a quien honra a Cervantes y se lo merece con la picardía valiente, sabia de un Quijote. Festejo hoy sus 100 años y muchos más, mientras espero ansioso, con todo el mundo, “X su libro que está X escribir”.

cipar en el V Congreso Internacional de la Lengua Española que se celebraría en Valparaíso, Chile en marzo de 2010, y durante el cual se le rendiría homenaje junto con otras grandes figuras literarias chilenas como los premios Nobel Pablo Neruda, Gabriela Mistral y el poeta Gonzalo Rojas. Llegué puntualmente a Valparaíso pero el cruel terremoto del sábado 27 de febrero de 2010, cuyo epicentro se ubicó en el Mar chileno, frente a las localidades de Curanipe y Cobquecura, al noroeste de Concepción (yo lo sufrí en Puerto Montt) se encargó de cancelar el Congreso y mis posibilidades de reencuentro e intercambio. En el 2011, de algún modo, me tocó experimentar el entusiasmo y las secuelas de su nombramiento para el Premio Cervantes en las charlas que mantuve y los comentarios de mi amigo, el Director de la

La Asociación González Goyri para la Cultura es una asociación civil no lucrativa, que fue fundada en el 2012, por integrantes de la familia y amigos del maestro Roberto González Goyri. Su misión es velar por la conservación, valoración, promoción y difusión de la obra del maestro González Goyri, así como de otros artistas de la plástica guatemalteca. 2ª.Calle Oriente No.12 Antigua, Guatemala Guatemala. Tel: (502) 7832 3993 www.robertogonzalezgoyri.com asociaciongonzalezgoyri@gmail.com

13


El manifiesto de un poeta centenario: homenaje a Nicanor Parra Carlos Manuel Villalobos*

T

al parece que la combinación entre la literatura, la matemática y la física le auguran a sus cultores longevidades que traspasan el siglo. Ernesto Sábato de Argentina y Nicanor Parra comparten estas mismas casualidades. Ambos, además, se dieron el lujo de señalar con irreverencia las contradicciones de la sociedad. Desvistieron las verdades del poder que bailan disfrazadas de santidad en los carnavales de la mentira. Nicanor Parra nació en 1914. Acaba de cumplir cien años y cabalgó el siglo XX desde el vómito que produjo la posguerra, hasta el funeral de todas las certezas que decretó la posmodernidad. Pero Parra no fue de todo esto una víctima más. Fue más bien un protagonista activo que empujó la palabra, el signo visual y la ironía para provocar el descalabro de los códigos vestido de oveja bajo el filo de los lobos asechando.

En 1963 la Editorial Nascimento le publica un poema fundamental que se titula Manifesto. Es el anclaje más claro de la estética que trazó bajo el epíteto de antipoesía. Originalmente circuló como un panfleto que era coherente también en la forma coloquial. Finalmente apareció en el libro Obra gruesa publicado en 1969. Con este poema Parra se proclama como un poeta social y hace bajar del Olimpo a la poesía. Exige la fundamentación de la palabra en la realidad y aboga para que se le reconozca como un artículo de primera necesidad: “Para nuestros mayores La poesía fue un objeto de lujo Pero para nosotros Es un artículo de primera necesidad: No podemos vivir sin poesía”. *Costa Rica. Poeta y Profesor Universitario.

14

Con el poeta Gonzalo Rojas.


Con la presidenta de la República de Chile, Sra. Michele Bachelet.

La antipoesía que proclama Parra se desliga del sentido trascendental, intimista y rimbombante del modernismo y otras corrientes literarias. Al recurrir a las frases hechas, a los formatos discursivos periodísticos, propagandísticos o científicos, concuerda con la dimensión pragmática comunicativa de la poesía vanguardista. Estos códigos iconoclastas, por lo tanto, no son exclusivamente parrianos. Aunque Parra no está de acuerdo con el creacionismo de Vicente Huidobro no se puede desconocer el papel impulsor, sobre todo en conexión con los caligramas de Guillaume Apollinaire. En Nicaragua, por ejemplo, en 1927 con la famosa “Oda a Rubén Darío”, José Coronel Urtecho desarrolla una propuesta similar y la poesía vanguardista se decanta por una forma comunicativa que resulta exteriorista y conversacional. Esta convergencia histórica latinoamericana, sin embargo, reconoce en Parra a uno de los grandes maestros, quizá el iconoclasta que más ha inspirado la rebeldía de la forma y el contenido. El poeta chileno, en efecto, se burla de las instituciones de poder ya sea político, económico o religioso. Para esta tarea comunicativa no sólo recurre a la poesía, sino que desborda la palabra y se atreve a

otros formatos artísticos, tales como la pintura y las instalaciones. Famosa es por cierto la instalación El pago de Chile del 2006, donde utilizó las imágenes de ex presidentes de la República y los ahorcó colectivamente en el Palacio de la Moneda. La burla, el sarcasmo y el escepticismo danzan en la palabra poética de este chileno centenario. Pero hay, eso sí, un código estético que acompaña el paso de sus palabras: el ritmo cardíaco del poeta que sabe que la poesía respira y vive. La antipoesía es sólo una devolución humana de la poesía secuestrada. Nicanor Parra es el poeta de la claridad del alba, el que ha venido para iluminar el sendero de una poesía para todos: “Mientras ellos estaban Por una poesía del crepúsculo, Por una poesía de la noche, Nosotros propugnamos La poesía del amanecer. Este es nuestro mensaje, Los resplandores de la poesía Deben llegar a todos por igual, La poesía alcanza para todos”.

15


Algunos apuntes sobre Nicanor Parra y la antipoesía Víctor Ruíz* Cansado de todos los que llegan con palabras, palabras pero no con lenguaje. Tomas Tranströmer

I.

-Y esto sí que lo digo con respeto La poesía de pequeño dios La poesía de vaca sagrada La poesía de toro furioso. Contra la poesía de las nubes Nosotros oponemos La poesía de la tierra firme - Cabeza fría, corazón caliente Somos tierrafirmistas decididos - Contra la poesía del café La poesía de la naturaleza Contra la poesía de salón La poesía de la plaza pública La poesía de protesta social. Los poetas bajaron del Olimpo.

El antipoema como subversión del lenguaje

U

n epígrafe como el que encabeza estos apuntes sobre Parra y su antopoesía expresan de forma precisa el propósito de la poética parriana. Cuando Parra publica sus Poemas y antipoemas (), además de inaugurar una estética que calará profundamente en la tradición poética hispanoamericana, está reaccionando contra una poesía que se había vuelto más hermética y experimental y, por tanto, menos humana. Una poesía en la que la palabra ocupaba el epicentro de la experiencia poética, una poesía logocéntrica hecha por logócratas poetas. Era necesario por tanto encauzar el rumbo de la poesía a partir de un lenguaje que expresara de forma más directa el sentimiento de la colectividad sin abandonar, por supuesto, la experiencia individual del poeta. De ahí entonces que lo que hoy denominamos como antipoesía no sea, como se suele creer, un ataque a la poesía, sino más bien una forma distinta de aproximación al fenómeno poético. Al igual que las estéticas vanguardistas de inicios de siglo XX, la antipoesía nace con el afán de dinamitar el lenguaje de la literatura vigente; su lenguaje es subversivo por natural, es decir, al artificio antipoético consiste en regresar a la comunión entre las palabras y las cosas. Hay que decir las cosas como son, nos dice Parra:

Para volver a esa naturalidad lenguaje poético era necesario subvertir el lenguaje. Regresar a las palabras la capacidad de crear significados, de tender puentes entre el poeta, el poema y el lector. II. El antipoema: un regreso a la cotidianidad Por otro lado, la poesía o la antipoesía de Parra es un regreso a la cotidianidad. Al renegar del discurso hermético y ampuloso de sus antecesores (Neruda, Huidobro) la antipoesía propone una poesía del diario de decir a partir de frases y expresiones de uso natural en el lenguaje. En uno de sus poemas más contestatarios el poeta nos habla del poema como primera necesidad:

Por una poesía del crepúsculo Por una poesía de la noche Nosotros propugnamos La poesía del amanecer. Este es nuestro mensaje, Los resplandores de la poesía Deben llegar a todos por igual La poesía alcanza para todos. Nada más, compañeros Nosotros condenamos

Nosotros sostenemos Que el poeta no es un alquimista El poeta es un hombre como todos Un albañil que construye su muro : Un constructor de puertas y ventanas. *Nicaragüense. Poeta y académico.

16


Nosotros conversamos En el lenguaje de todos los dรญas De ahรญ que lo antipoรฉtico en Parra no sea un afรกn por reinventar y destruir el lenguaje, sino un regresar a una poesรญa mรกs sencilla que aborde los problemas mรกs inmediatos del ser humano. Las palabras en Parra no se cargan de doble sentido, una paloma no es un sรญmbolo, sino el referente puro y desnudo que vemos todos los dรญas: Moscas, de todo un poco, Picotean las piedras amarillas O se paran en el lomo del toro: Mรกs ridรญculas son que una escopeta O que una rosa llena de piojos. Sus estudiados vuelos, sin embargo, Hipnotizan a mancos y cojos Que creen ver en ellas La explicaciรณn de este mundo y el otro. Mรกs que una estรฉtica el antipoema se presenta como una actitud frente al acto poรฉtico. Es decir, el poeta no pretende crear nuevas formas de expresiรณn poรฉtica, sino utilizar las que ha creado la tradiciรณn para, desde ahรญ, instaurar su discurso. Por eso es que en Poemas y antipoemas encontramos poemas rimados y con una mรฉtrica precisa, la propuesta no estรก en la forma sino en la visiรณn de la realidad que nos presenta el poeta. De ahรญ que la poรฉtica de Parra estรฉ mรกs cercana al postmodernismo que a las vanguardias, mรกs cercana a Gabriela Mistral que a Pablo Neruda, sobre todo, en la naturalidad y sencillez de su poesรญa.

&UHRTXHHOORUTXLVPR GHVSXQWyHQODSRpWLFDQDFLRQDO UHODWLYDPHQWHWDUGHMXVWRFRQVX WUiJLFDPXHUWH6yORHQWRQFHV FRPHQ]DURQDFLUFXODUVXVOLEURV \ORVOLEURVVREUHVXVOLEURV\VX OH\HQGD1LFDQRU3DUUD\2VFDU &DVWURVLQWRQL]DURQDPDUDYLOOD FRQVXVLPiJHQHV\YLUWXRVLVPR VLQROYLGDUDHVHiQJHOGHOD DVLPLODFLyQLQPHGLDWDTXHIXHHO JUDQSRHWDQLxR-RUJH&iFHUHV

+HUHGHURVGHXQDWUDGLFLyQSRpWLFDTXHDWUDYLHVDWRGR HOVLJORYHLQWHFKLOHQR\FRQSUR\HFFLyQDOYHLQWLXQRORV SRHWDVMyYHQHVGHKR\YLHQHQHQULTXHFLGRVGHDTXHOOD SHUPDQHQWH\FUHDWLYDHEXOOLFLyQOLWHUDULDWDQPDUFDGD SRUPDGUHDOXFLQDGD *DEULHOD0LVWUDO \SDGUHVWXWHODUHV 1HUXGD+XLGREUR'H5RNKD GHVGHORWHUUHVWUHROR FyVPLFRRORPiVQXWULFLRGHOYLYLUFRWLGLDQR<D~Q GHVSXpVFRQORPiVUHODPSDJXHDQWH\SRUWHQWRVRGHXQ *RQ]DOR5RMDVRORPiVVRUSUHQGHQWHGHOOHQJXDMHGHOD WULEXXKRPEUHFRP~QOODPDGR1LFDQRU3DUUD$VtFDGD JHQHUDFLyQGHSRHWDVFKLOHQRV"GHVGHORVLQLFLRVPLVPRV GHOVLJORYHLQWH"YLHQHGHSRUVtFDVLRQWROyJLFDPHQWH HQULTXHFLGDDFXxDGDHQFDXVDGDSRUODVH[SHULHQFLDV SULPHUDVHQXQDHVSHFLHGHHQFDGHQDPLHQWRRYDVRV WUDVYDVLMDGRUHVGHXQSDVDQGRSDVDQGR

7RPDGRGHODUWtFXOR*DUFtD/RUFD\QRVRWURV GHOOLEURGH*RQ]DOR5RMDV3RHVtD HVHQFLDO(GLWRULDO$QGUpV%HOOR6DQWLDJRGH &KLOH

-DLPH4XH]DGDHQHOOLEUR9LWD3OHQD$QWRORJtDGHOD SRHVtDMRYHQ&KLOH1LFDUDJXDHQFRQMXQWRFRQ5LWRPDU *XLOOpQHG"0DQDJXD6RFLHGDG1LFDUDJยHQVHGH -yYHQHV(VFULWRUHV


II. PLÁTICA DE CAMINANTES

Entrevista con el poeta Tacho Lovo, ex alumno del poeta Nicanor Parra:

“PARRA ES ETERNO” Ariel Montoya*

C

asi al cierre de esta edición de Decenio, y gracias a una nocturna y fluida comunicación facebuquera con el poeta Edwin Yllescas, y ya casi para concluir la plática, le pregunté si tenía un poema de Nicanor Parra, y de entrada me dijo que no. Sin embargo me dijo “llamate a Tacho Lovo, —Anastasio Lovo (Bluefields, 1952) escritor nicaragüense, Presidente del Centro Nicaragüense de Escritores— fue su alumno, vivió en Chile y sabe varias anécdotas”, eso fue el domingo 14 y el lunes a primera hora lo pesqué en su oficina en la Universidad Politécnica de Nicaragua UPOLI. Lo demás es lo que sigue.

El poeta Edwin Yllescas me comentaba recientemente que fue alumno del poeta Nicanor Parra, en Santiago, ¿no sabemos hace cuantos años? ¿Cómo fue que lo conoció? Ariel, a Nicanor Parra lo vi por primera y rocé su gabán en 1972 ó 73, colgado en una micro (buses de transporte colectivo en Chile) que conducía a profesores y alumnos a la Sede Oriente de la Universidad de Chile donde estaban la Facultad de Filosofía y Letras, las Pedagogías, la Sociología, el Periodismo y las Escuelas de Lenguas. Era impresionante verlo como cualquier profesor pobre de Chile viajando en micro. Cuando lo ví recordé algunos versos de su Autorretrato, aquellos que dicen: Considerad, muchachos, Este gabán de fraile mendicante: Soy profesor en un liceo obscuro, He perdido la voz haciendo clases. (Después de todo o nada * Nicaragüense. Poeta, Editor y Periodista.

18


los 70 tenía una vida cultural y literaria muy intensa. Sin ser Buenos Aires ni México DF, en Santiago siempre habían excelentes conferencias sobre casi cualquier tema, exposiciones, teatros, danzas, conciertos de música clásica o jazz, música testimonial y popular, rock andino, etc. Las librerías como la Universitaria o La Casa del Libro tenían las últimas novedades de lo que se publicaba en nuestra lengua y otros idiomas. Pero esta vida cultural y literaria estaba atravesada por la división política que vivía la sociedad chilena en su conjunto. El pivote central o gran catalizador de la vida en el Santiago de entonces era la política y eso nos dividía. Y al dividirnos la riqueza cultural se convertía en una diversidad atrincherada y eso no es benéfico para ninguna cultura.

Hago cuarenta horas semanales). ¿Qué les dice mi cara abofeteada? ¡Verdad que inspira lástima mirarme! Y qué les sugieren estos zapatos de cura Que envejecieron sin arte ni parte. Ya en 1975 a instancias del poeta chileno Miguel Ángel Castillo Letelier, tomé con el Maestro Nicanor Parra un seminario sobre Rubén Darío. Sólo en la primera sesión habló muy tangencialmente de Rubén Darío. Después aprendimos con él mucho sobre la poesía y sobre la antipoesía. ¿Qué criterios tenía Parra de Rubén Darío en esa época? Tomando en cuenta que otros como Borges o Cernuda lo descalificaron...

Por cierto, ¿que recuerdos tiene Usted de sus estudios y vida cultural en Santiago?

En Chile aprecian la obra de Rubén Darío y esto ha sido obra de sus más grandes creadores y críticos: Gabriela Mistral, Vicente Huidobro, Pablo Neruda. Creo que Nicanor Parra tenía un alto concepto de Darío y su obra, pero desde su propio quehacer la antipoesía y la liberación de la poesía del paraíso del tonto solemne, Parra sabía que el modernismo y el darianismo era algo que debía ser rebasado. El poeta Javier Alvarado, panameño Premio Internacional de Poesía Rubén Darío, ha relatado esta impresionante opinión de Parra sobre Darío: “Fue luminoso, en medio de todos esos poetas y anécdotas, cuando Parra, arqueándose un poco hacia delante y soltando su taza de té nos dice: “el poeta tiene que cachar la guea”. Cachar la guea es sabérselas todas, ser grandioso. “¿Saben ustedes quien es uno que cacha y cachaba la guea?” Parra entonces empieza a recitar:

En 1972 decidí emprender la aventura socialista de irme a estudiar a Chile. De los 1,000 días de Allende viví 600. De los 6,200 días de Pinochet viví 2,555 en Chile. Fui el único nicaragüense que por vocación, amor a las letras y una pizca de locura, me matriculé en el Departamento de Español de la Facultad de Filosofía y Letras de la Sede Oriente (el Pedagógico mejor conocido como las Termas de Macul) para especializarme en Literatura Hispanoamericana y Semiótica. Entre mis grandes Maestros recuerdo a Ariel Dorfman, Irma Céspedes, Ambrosio Rabanales, Federico Schopf (especialista en Nicanor Parra), Carlos Santander, Antonio Skármeta, Nicanor Parra, Ronald Kay, Naím Nómez, Hernán Loyola, Lucía Invernizzi, Luis Waisman. 1973 fue para mí un año de triunfos poéticos y de amarga derrota política. Con manojo de una veintena de poemas neobarrocos y bajo el título de Mitopoiesis obtuve un accésit del Premio Apollinaire, un concurso de poesía franco-hispano que se celebraba en Palma de Mallorca y cuyos jurados eran Pierre Lascoet, Carlos Meneses y nuestra insigne e inmortal maestra Claribel Alegría. Con esos mismos poemas me atreví a presentarme a una Convocatoria de la Universidad Católica de Chile para un Taller de Poesía impartido por Enrique Lihn. A mí lo que me falta de calidad me sobra de valor. Se presentaron más de 300 concursantes y yo tuve el honor de ser el único extranjero seleccionado. No saben con cuanto orgullo se me hincha la cola de pavorreal cuando digo que fui tallerista con mi Maestro Enrique Lihn y que mis compañeros artesanos de la palabra eran: Raúl Zu-

¡Ya viene el cortejo! ¡Ya viene el cortejo! Ya se oyen los claros clarines, la espada se anuncia con vivo reflejo; ya viene, oro y hierro, el cortejo de los paladines. “Pues Rubén Darío, ¡ese si cachaba la guea!” Las palabras de Parra sobre Rubén Darío se me hicieron tan profundas, desde esa frase tan chilena como cachar la guea, refiriéndose a ese poderío verbal, a ese chorro metafórico que su obra representa.” ¿Cómo era el mundo cultural o más bien literario de Santiago en esa época, un período que marca la caída del presidente Salvador Allende y la llegada del golpismo de Pinochet? Santiago de Chile en los inicios de la década de

19


20


21


rita, Pablo Longone, Hernán Castellanos y Waldo Rojas. Todos excelentes artífices de la palabra poética en español. Una vez pulidito por mis maestros chilenos, que definitivamente cantaban desde otros jardines, es decir pulido pero no influido. Seguí persistiendo en hacer lo mío, mitopoiesis. No crean que a Lihn le agradaba mi pirotecnia verbal, él era un antipoeta y junto a Parra estaba en las antípodas de mi quehacer. Pero la cosa era contra ellos, contra Cardenal y contra Carlos Martínez Rivas. Volviendo a Nicanor Parra… ¿Qué significa su poesía para usted? La antipoesía de Nicanor Parra es la más grande fiesta poética que ha habido en el idioma español. Realmente como Parra afirma con él terminó la poesía como el paraíso del tonto solemne. Hay una increíble felicidad al leer la antipoesía de Parra. Yo tengo un poema favorito, para mí uno de los más extraordinarios y bellos poemas de nuestra lengua. Es bastante tradicional y audaz al mismo tiempo. El poema que les recomiendo leer se intitula: Hay un día feliz. ¿Cuál cree que ha sido la influencia de él en la poesía iberoamericana en estos años? En el siglo XXI, pero teniendo sus orígenes en el XX, considero que son tres extraordinarios poetas latinoamericanos los que están marcando una mayor influencia en el desarrollo de la poesía en nuestra lengua española: Octavio Paz (México 1914), Nicanor Parra (Chile 1914) y Ernesto Cardenal (Nicaragua 1925). Esas son las más grandes y poderosas vertientes de la poesía en lengua española. Frente a estas corrientes intenta postularse una poesía intimista, anodina, ombliguista e insignificante, que partiendo de la fragmentariedad y minimalismos contemporáneos y de una sobrevaloración del YO,

uniforma con banalidad la poética de nuestros días. Y esto no sirve ni siquiera como espectáculo. Decía Vicente Huidobro que los premios literarios eran galardones que se daban a por unos señores muertos a otros medios muertos para terminar de matarlos. Pero ese no es el caso de Parra, que ha recibido numerosos premios como el Nacional de Chile en 1969, el Cervantes en 2012 y muchos otros, y quien con los años ha adquirido mayor prominencia en la poesía contemporánea. ¿Qué piensa acerca de los reconocimientos a Parra y a la validez de su poesía? Poeta Ariel Montoya, considere Usted que no es fácil estar subido 100 años en La Montaña Rusa (título de otro poema de Nicanor) de la poesía, con un aporte significativo, refrescante y trascendente. Cualquier reconocimiento a la obra de Nicanor Parra es de sobra merecido y hay que sentirse feliz por ello. ¿Cuál es su definición de la Antipoesía? Es el artefacto lúdico de la poesía, en dialecto nica, es el chunche feliz de la poesía. Recordemos que la antipoesía también tiene antecedentes en Nicaragua con parte de las obras de José Coronel Urtecho, Joaquín Pasos y Manolo Cuadra. Aunque ellos no atinaron a nombrarla como antipoesía, pero la actitud y lo escrito cumplen a cabalidad con esta manera de poetizar de la cual Parra es su paradigma. ¿Habrá Parra para rato? Claro que sí parras p’al vino, parrones del mosto y Nicanor Parra para la poesía. Mientras haya vino, mujeres (Cfr. La Víbora de Nicanor Parra), solemnidad, burocracia o poder, de la chistera de Parra saltará siempre un conejo burlón al cual el tiempo le tiene sin cuidado. Parra es eterno.

Una públicación de Emigdio Suárez Ediciones • Directora General: Lic. María Elsa Suárez García

Decimos lo que no dicen los demás


III. EL VUELO DEL SER

(Selección y nota introductoria de Iván Uriarte) (Poemas de Nicanor Parra)

P

ara realizar esta muestra de la poesía de Nicanor Parra hemos seguido la amplia recopilación de su creación poética, Obra gruesa (Santiago: Editorial Universitaria, 1969). La hemos dividido en 3 partes: La primera corresponde a los textos que antecedieron a sus "Antipoemas", donde campea el lirismo, las descripciones y alusiones autobiográficas, así como también el empleo de cierta métrica; la segunda parte corresponde a sus clásicos antipoemas que lo han consagrado. En la tercera hemos incluido su poesía fragmentaria (Artefactos), presentada en forma experimental en cajas de cartón y los textos escritos en tarjetas, performance, que sin lugar a dudas corresponde a un retorno a los experimentos de Vanguardia. 23


I •

Sinfonía de cuna Una vez andando Por un parque inglés Con un angelorum Sin querer me hallé.

Defensa del árbol Por qué te entregas a esa piedra Niño de ojos almendrados Con el impuro pensamiento De derramarla contra el árbol. Quien no hace nunca daño a nadie No se merece tan mal trato. Ya sea sauce pensativo, Ya melancólico naranjo, Debe ser siempre por el hombre Bien distinguido y respetado: Niño perverso que lo hiera Hiere a su padre y a su hermano. Yo no comprendo francamente, Como es posible que un muchacho Tenga este gesto tan indigno Siendo tan rubio y delicado. Seguramente que tu madre No sabe el cuervo que ha criado, Te cree un hombre verdadero, Yo pienso todo lo contrario: Creo que no hay en todo Chile Niño tan mal intencionado. ¡Por qué te entregas a esa piedra Como un puñal envenenado, Tú que comprendes claramente La gran persona que es el árbol! Él da la fruta deleitosa Más que la leche, más que el nardo; Leña de oro en el invierno, Sombra de plata en el verano Y, lo que es más todo junto, Crea los vientos y los pájaros. Piénsalo bien y reconoce Que no hay más amigo como el árbol, a donde quiera que te vuelvas Siempre lo encuentras a tu lado, Vayas pisando tierra firme O móvil mar alborotado Está meciéndose en la cuna O bien un día agonizando, Más fiel que el vidrio del espejo Y más sumiso que un esclavo. Medita un poco lo que haces Mira que Dios te está mirando, Ruega al Señor que te perdone De tan gravísimo pecado Y nunca más la piedra ingrata Salga silbando de tu mano.

Buenos días, dijo, Yo le contesté Él en castellano, Pero yo en francés. Dites moi, don angel, Comment va monsieur. Él me dio la mano, Yo le tomé el pie: ¡Hay que ver, señores, Cómo un ángel es! Fatuo como el cisne, Frío como un riel, Gordo como un pavo, Feo como usted. Susto me dio un poco Pero no arranqué. Le busqué las plumas, Plumas encontré, Duras como el duro Cascarón de un pez. ¡Buenas con que hubiera Sido Lucifer! Se enojó conmigo, Me tiró un revés Con su espada de oro, Yo me le agaché. Angel más absurdo Non volveré a ver. Muerto de la risa Dije good bye sir, Siga su camino, Que le vaya bien, Que le pise el auto, Que le mate el tren. Ya se acabó el cuento, Uno, dos y tres.

24


II Epitafio

La poesía terminó conmigo

De estatura mediana, Con una voz ni delgada ni gruesa. Hijo mayor de profesor primario Y de una modista de trastienda; Flaco de nacimiento Aunque devoto de la buena mesa; De mejillas escuálidas Y de más bien abundantes orejas; Con un rostro cuadrado En que los ojos se abren apenas Y una nariz de boxeador mulato Baja la boca de ídolo azteca —Todo esto bañado Por una luz entre irónica y pérfida— Ni muy listo ni muy tonto de remate Fui lo que fui: una mezcla De vinagre y aceite de comer ¡Un embutido de ángel y bestia!

Yo no digo que ponga fin a nada. No me hago ilusiones al respecto Yo quería seguir poetizando Pero se terminó la inspiración. La poesía se ha portado bien Yo me he portado horriblemente mal. Qué gano con decir Yo me he portado bien La poesía se ha portado mal Cuando saben que yo soy el culpable. ¡Está bien que me pase por imbécil! La poesía se ha portado bien Yo me he portado horriblemente mal La poesía terminó conmigo.

• La montaña rusa

Último brindis

Durante medio siglo La poesía fue El paraíso del tonto solemne. Hasta que vine yo Y me instalé con mi montaña rusa.

Lo queramos o no Sólo tenemos tres alternativas: El ayer, el presente y el mañana. Y ni siquiera tres Porque a como dice el filósofo El ayer es ayer Nos pertenece sólo en el recuerdo: A la rosa que ya se deshojó No se le puede sacar otro pétalo.

Suban, si les parece. Claro que yo no respondo si bajan Echando sangre por boca y narices.

Las cartas por jugar Son solamente dos: El presente y el día de mañana.

Advertencia Yo no permito que nadie me diga. Que no comprende los antipoemas Todos deben reír a carcajadas.

Y ni siquiera dos Porque es un hecho bien establecido Que el presente no existe Sino en la medida en que se hace pasado Y ya pasó…,

Para eso me rompo la cabeza Para llegar al alma del lector.

Como la juventud

Déjense de preguntas. En el lecho de muerte Cada uno se rasca con sus uñas.

En resumidas cuentas Sólo nos va quedando el mañana: Yo levanto mi copa Por ese día que no llega nunca Pero que es lo único De lo que realmente disponemos.

Además una cosa: Yo no tengo ningún inconveniente En meterme en camisa de once varas.

26


La izquierda y la derecha unida jamás serán vencidad (Nicanor Parra)

MERIC

AN

S,

O L

LE

OS ANG E

L DE

ERARIO LIT H

I

NOA

O

A SP

CA

C IR

CU

DIRECTORIO Dr. Eduardo Jirón Lanza, Secretario General Mrs. Concha Bouza, Directora Mrs. Ivania Barbieri, Secretaria Mr. Ramón A. Barbieri, Tesorero Mr. Adán Umanzor Flores Corrector de Pruebas Eber Huezo, Distribuidor CONTRIBUYENTES Dr. Álvaro Castillo B., Autor Rev. Teodoro Carreras Ph.D. Rodger Scott, Autor Mrs. Julie Hawkins Mr. Salomón E. Rizzo Ph.D. Sydney Thomas Zelaya Mr. Pedro J. Salmerón Mr. Mariano Bermúdez Ortega Mrs. Rocío Prado Kissling Mrs. Gina Siu Oereulious Mr. & Mrs. Joseph A. Romero Miss Daysi Interiano Mr. Maykoe Baltodano Mr. Carlos Martínez Ceja Miss Gladys E. Barbieri, Autora Mrs. Annalyz L. Barbieri Ibáñez Mr. Luis E. Espinoza Mr. Rodrigo Mayorga Mr. Lionel Gutiérrez, Autor Mrs. Ileana Zepeda Mrs. María Sauze Mrs. Vilma Zepeda Mr. Albert Price Raúl y Edna Martínez Mr. Mauricio Campos, Autor Mr. Carlos Carrión Coronel Mr. Leonardo Cabrera Dr. Paul Horgan Mrs. Deborah J. Nuño Mrs. Edith Hu Mrs. Angela Fajardo, MS, Autora Mrs. Carolyn Quant Mrs. María Eugenia Paz Mr. Oscar Domínguez, Poeta Ing. Luis H. Flores, Autor Mr. Miguel Angel Sandoval, Autor Mr. Néstor Fantini, Autor Mr. Julio Benítez, Autor Mr. Duilio Pacheco Mrs. Yelba Cruz Lucía Mendoza Irma Vázquez Rosemary Zometa Yeni P. Cruz Dr. Silvio A. Gallo, Autor Mr. Hernán Arostegui Ing. Edgar Pérez Arévalo, Autor

Círculo Literario Hispanoamericano de Los Angeles, California P.O.Box 11337 • Torrance, CA 90510-1337

El Círculo Literario Hispanoamericano de Los Ángeles, California, felicita a los miembros directores de la revista DECENIO que publica la Fundación Esquipulas de Nicaragua bajo la dirección del poeta Ariel Montoya, por su edición número 35, dedicada al poeta chileno

Nicanor Parra en conmemoración de sus cien años de vida. Deseándoles muchos éxitos en esta y en futuras ediciones, reciban un cordial saludo desde California, Ramón A. Barbieri, Tesorero del Círculo Literario Hispanoamericano de Los Ángeles Iván Figueroa, Poeta Autor, Miembro Activo del Círculo Literario Hispanoamericano de Los Ángeles


III

PARA NO IR DEMASIADO LEJOS TOMEMOS EL CASO DE ADAN Y EVA

LA POESÍA CHILENA SE ENDECASILABÓ ¿QUIÉN LA DESENCASILABARÁ?

USA DONDE LA LIBERTAD ES UNA ESTATUA CALZADOS BATA PIECECITOS DE NIÑO AZULOSOS DE FRÍO CÓMO OS VEN Y NO OS CUBREN ¡DIOS MÍO!

¡EL GRAN DESENDECASILABADOR! QUO VADIS NICANOR A QUEMAR ZARZA a ver si se nos aparece Dios

LA REALIDAD NO CABE EN UN ZAPATO CHINO MENOS AUN EN UN BOTOTO RUSO entre 2 novias se ama a la que nunca existió

PERIODISTA JAPONÉS OBSERVA: las chilenas son hermosísimas

SALVO LA VENUS DE MILO TODOS LOS MONUMENTOS SE VINIERON ABAJO

lástima que tengan los ojos oblicuos.

LA IZQUIERDA Y LA DERECHA UNIDAS JAMÁS SERÁN VENCIDAS

TIEMPO PARA LA POESÍA NUBLADO FIN

DE

BIEN y ahora quién nos liberará de nuestros liberadores?

CUECA

NO CREO EN REDENTORES NI EN SALVADORES

EL PADRE ETERNO TERMINÓ FUGÁNDOSE CON UNA COLEGIALA

NADIE VIO JAMAS UN CARABINERO MUERTO EN LA CALLE DE LO QUE SE DEDUCE QUE ESOS SERES MUEREN EN CAMA PORQUE NO VAMOS A DECIR QUE SON INMORTALES

dice PROPIETARIOS DEL MUNDO UNÍOS debe decir: PEATONES DEL MUNDO UNÍOS

MENDIGO ALEGRE no inspira piedad …Y ASI FUE COMO LO CONVIRTIERON DE TONTO UTIL DE IZQUIERDA EN TONTO INUTIL DE DERECHA

peatones del mundo UNÍOS tercer y último llamado ¡PEATONES DEL MUNDO UNÍOS! recuerdos de infancia. los árboles aún no tenían forma de muebles

28


UNIVERASIDAD HISPANOAMERICANA ร‰xito - Calidad - Excelencia

y los pollos circulaban crudos x el paisaje

Solicite su beca en la alcaldia de su municipalidad 30% de descuento en la matricula

la poesรญa es el arte de sacarle el jugo a un idioma Chistes para desorientar a la poesรญa A ver a ver tรบ que eres tan diablito ven para acรก ยฟhay o no hay libertad de expresiรณn en este paรญsโ€ฆ? -Hay ay รกรกรกy! ยกRETIRร‰MONOS MAJESTAD! HASTA LAS PUTAS SABEN RETIRARSE A TIEMPO Piececitos de niรฑo azulosos de frรญo cรณmo os ven y no os cubren ยกMarx mรญo! puro Chile es tu cielo azulado chiste ecolรณgico puras brisas te cruzan tambiรฉn ยฟvai a seguir?

/DUHYLVWD'HFHQLR\ORV Y L H M R V  \  Q X H Y R V FRODERUDGRUHVIHOLFLWDQ O D  U H D S H U W X U D  G H O UHVWDXUDQWH 5LQFyQ 3HUXDQRHQ0DQDJXD U H F R U G D Q G R  D  V X DQWLJXR IXQGDGRU \ UHFRUGDGR DPLJR GH HVWDSXEOLFDFLyQ-RUJH -LPpQH] THSG  1XHVWUDV IHOLFLWDFLRQHV D OD QXHYD JHUHQWH <X O L D Q D  - L P p Q H ]  \ UHVWRGHIDPLOLD

EL ERROR CONSISTIร“ EN CREER QUE LA TIERRA ERA NUESTRA CUANDO LA VERDAD DE LAS COSAS ES QUE NOSOTROS SOMOS DE LA TIERRA de aparecer apareciรณ pero en una lista de desaparecidos La cuestiรณn personal (ante ayer) La cuestiรณn social (ayer) La cuestiรณn ecolรณgica total Hoy y maรฑana Si es que hay un maรฑana SABรA DISTINGUIR EL รRBOL ARAUCARIA PATAGUA O LO QUE FUERA POR EL OLOR QUE DESPIDE SU LEร‘A AL ARDER

29


IV. POEMAS A NICANOR PARRA

* Carola Brantome ANTIPARRAS

*Luissiana Naranjo Abarca La poesía tiene aroma de zacate

A Nicanor Parra Me pongo mis antiparras para la parra y el vino. El vino para hilar fino, la parra para el cultivo solaz. Palabra que gotea alambicado artificio en el galpón de la sombra, donde parra y vino obscurecen la uva que el sol doró. * Poeta nicaragüense.

* Tito Leyva Nicanor Parra Nicanor Parra está sembrado en un ataúd tan liviano como una copa de champán que pide amanecer con ríos alegres y árboles frondosos; con lucidez de insomnio para el buen vivir. Con aire sofocando vértigos sobre la ruina imperturbable de una luz que siempre acontece. * Poeta y periodista nicaragüense.

La poesía tiene aroma de zacate de limón, revierte, despierta, anula, contradice, palpita, atraviesa, demuele, crece en la desesperación, apoca el miedo ser del solitario, convierte, teme, valida, a veces solapadamente cursi, renegada, abstracta, larguísima de asfixias, o cortita de remilgo abrazo, carburada, encendida, con golpes de tambor o címbalos. Puede ser tan Poe con sus misterios del aire y del cuervo que habita descalificado o puede ser tan Nicanor Parra donde la vida diaria tipifica la especie humana, con su abrupta manera de verla con asco, tedio y demolición, pero tan él, sin líneas ni mediciones, solamente escrita para vivir dentro de sí. * Poeta costarricense y promotora cultural.

GHOD1RWLFLD

&21127,&,$6'(35,0(5$0$12(172'2020(172


* Iván Figueroa RENEGADO

* María Palitachi De Parra a Parra

A Nicanor Parra en sus cien años. Poeta, aunque lo niegues, sabes algo sobre la inmortalidad del cangrejo como el soldado que de su arma reniega recortas el cañón, disparas a quemarropa en contra de tu propia esencia lírica para esconder el secreto de longevidad. No por novedosa y contraria tu poesía subsiste, eres grande más allá de los esquemas, renegado Quijote que ve sus males en los males del mundo y ríe sarcástico, eres “Un embutido de ángel y bestia” pero más ángel que bestia. Tratando de entender tu solapado antagonismo consulté la Brown University y la Oxford y no hallé pompa ni refinamiento, pero antimateria, antiátomo, antitodo. Tu poesía es un dedo en la llaga, parra que se retuerce en el ácido viñedo de la vida, las que se cultivan en tierras bajas y cálidas de donde surge el mordaz entendimiento que arrasa con todo, el agravio de los “solemnes” porque hay belleza en el lado oscuro de la luna y elevados sentimientos en el Quasimodo de Notre Dame. Así de fea es la perspectiva campanero visionario que desde las alturas de tu torre divisas la maldad del hombre, la señalas, la condenas y la exhibes. Poeta que a través de intrincados números aprendiste a odiar el mundo que eres, contra la estética, la élite y las academias, ya sabías de hoyos negros y peludos que a la sociedad rodean y le diste con todo el arsenal antipoético. Viéndome en tu espejo asombrado dije: “Me retracto de todo lo dicho” * Poeta y promotor cultural nicaragüense radicado en California.

El Carménère tinto tu pluma sin la estatua de guerra que avecina a la ventana. Nicanor si desandas en ataúdes caminas muerto buscándole nombre a tu Dios y aunque el día es corto las calles entregan más que palabras. Tu Olimpo trampa de tela araña como la víbora despreciable que no te ¿dejo? en paz vivir mientras la anti poesía mantenía el árbol derecho sin ser ‘Ratón de biblioteca’ ¿Y los viajes? pues tus viajes alteraron la memoria fotográfica Y si no te hubieran lactado fueras enano de vientre. En cual día sin ser primavera resucitaron alas a tus pies en un parque cualquiera de Nueva York. Tu eco antipoético la tierra lo verá morir por cien mil años con los gusanos ocupados en la pulpa y tu levantando la copa por un mañana que aun no existe. * Poeta de República Dominicana radicada en Nueva York.


* Marianela Sáenz Mora

* Héctor Ñaupari

HOJAS DE ANTIPOETA

PASIFAE A Nicanor Parra

Dedicado a Nicanor Parra

De tres picos o de cinco no sombreros, sino manos verdes y abiertas Hojas de Parra creciendo como lanzas hacia todos los puntos del orbe desde tus palabras, desde Chile y tus poemas enredaderas inconformes de la tradición, de la cotidianidad opaca del autorretrato, o del azul de los ojos de tu abuela.

Estoy advertido: es tu boca la placentera copa que se llena, toda de ti, como la astuta niebla colma las flores y los árboles. Tus calados labios son el bálsamo que enciende mi fiebre en lugar de atenuarla. Cuando sólo los soñaba, antes de encerrarme en el desvelo, presa de un súbito temblor, quería imaginarlos amargos para no desearlos tanto.

Ápices y limbos tu garganta sin fondo es una dolma rellena de inquietudes que anda en bicicleta.

Pero despertaba vencido y más enamorado. ¡Ah! ¡Si tu boca pudiera algún día halagar mi piel con sus caricias! – me decía – ¡Qué no daría porque tal ventura me sucediera!

Irreverente como ese mechón de canas sobre tu oreja izquierda, cansado de que frieguen la cachimba en todos lados, levantas tu voz y la dejas caer como cae otro poco de nieve sobre un Dios que sufre contemplando variedad de discursos y buenos ladrones.

Hoy que por fin me abandono en tus brazos, desamparados yacen nuestros vestidos, broches y collares lánguidos y vacíos – cómo nos limitaban –. Ellos darán testimonio ante todas que eres mi eterna creadora mi amanecer más delicado mi atardecer más bello como yo soy la fruta que codicias la presa que te caza, Pasifae, y así, agotados de acecharnos, nos perseguiríamos como la brisa del verano que acosa al sol sin alcanzarlo.

Tu rostro agreste se contradice en la dulzura con que evocas a Catalina en la ausencia, y a la mujer imaginaria que vuelves a amar al filo doloroso del poema. Y yo pregunto Nicanor: Dónde quedó el verbo? Dónde el artefacto que te permita la bilocación en los Polos del Universo? Para que sigas dándonos lecciones e intercambiemos planchas de dientes y ecopoemas, que brote luz desde las minas vengativas y haya más poesía revolucionaria que nazca desde tantos Lázaros inéditos con frases en inglés y en francés, y tengamos abundancia de vino, discurso en la sobremesa eterna mecánica de la palabra.

Ahora, que en ti me voy de mí, te suplico: desátame en la delicia de tus lirios labios róbame del pecho la respiración trenza en mis manos tus cabellos como las notas en una melodía, pues no hay placer más pleno que satisfacer mi ansia de ti esposa mía, mi dolor más amado, la mitad de mi alma. Lima, 2014

*Perú. Poeta, jurista internacional y ensayista.

*Costa Rica. Poeta y publicista.

32


Sandra Rivera*

Luis Alberto Ambroggio

POETAS DE JUPITER

PREOCUPACIONES DE ÚLTIMO MOMENTO

A Nicanor Parra Una Luna, lunita Luna Íngrima, sola Y hasta uraña a veces otras viajera y a veces enamorada girando alrededor de la Tierra mientras en Júpiter lo hacen 67 —debidamente certificadas por la NASA—

Recordando a Nicanor Parra No sé si tendré tiempo de despedirme de los gorriones. No sé cuál de los versos será el heraldo de mis pestañas. Tampoco sé si el color de mi corbata hará juego con la palidez.

Cómo se han de reír de nosotros los poetas de Júpiter con sus 67 lunas

Temo que mi silencio sea malinterpretado, que se pudra ya del todo hasta mi duende y las alas de mi polvo vuelen sin nombre.

Y nosotros aquí ¡solo con una!

No sé, por ejemplo, qué papeles dejarle al olvido y si a mis vecinas las rocas les interese.

*Poeta y novelista nicaragüense radicada en Estados Unidos.

No puedo garantizar que supure dignidad, mientras hable, mi epitafio terco. Ilusamente lo compuse en una calle poco iluminada.

* Aída Toledo Mississippi round trip

Al fin, la eternidad me poseerá desnudo... Y a Marilyn también

Nada pudo ser tan perfecto La lógica no pelea con los sueños Tengo la lengua pegada al paladar Nada de líneas curvas sólo el camino Nada de presentimientos fuera de hora Sólo la noche la luna la soledad No cabe la menor duda Tengo la lengua pegada Mi impresión es que estas veredas Son los mismos escenarios De mis pesadillas Siento que todo me da vueltas Que la vida se me repite Sé que tengo la lengua pe Pero no logro comprender Ni el ladrido de los perros A estas horas de la noche Todo se me escapa Se me filtran los anacolutos Nada que pelee con el sueño Nada que polemice con la lógica Tengo la Sensación

Luis Alberto Bravo* PARRA Parra Viejo imaginario No tienes la mala costumbre de morir Solo te cae nieve del rostro. *Ecuador. Poeta y promotor cultural.

que ya viví esta parte

*Guatemala. Poeta narradora y ensayista.

33


Renata Bomfim* LA PROMETIDA DE NICANOR PARRA Dedicado al gran antipoeta chileno Me mira tiernamente. Es tiempo de retirada, De sequĂ­a y sufrimiento. Ya no puedo soĂąar, Ya no puedo cantar, Las historias pierden su significado, Mi corazĂłn estĂĄ marchito, Me contempla con cariĂąo. Mis manos tocaron (en sueĂąos), las cordilleras, como si las montaĂąas fueran juguete de dioses, Yo, una niĂąa de sonrisas y trenzas... --Nunca podrĂĄn reproducir tan Notable belleza! --JamĂĄs comprenderĂĄn los misterios de los minerales.

PrestĂŠ oĂ­os a las abandonadas rocas, Conozco la genealogĂ­a de estas piedras milenarias RemontĂŠ los muros mĂĄs elevados, buscĂĄndome a mĂ­ misma. Las manos muestran esa aproximaciĂłn granĂ­tica. Me observa con dulzura. Presta atenciĂłn a la voz procedente de las cuevas, Ecos de nuestra humanidad olvidada. Lamentos por la caĂ­da de los dioses, Clamor que estremece la tierra. Estimula amoroso la fuente del poema, Recrea (al revĂŠs) la mitologĂ­a, Reproduce una canciĂłn inĂŠdita, Solamente tĂş, poeta, eres capaz de hacerlo. Me mira con ternura. A mĂ­, la mĂĄs infecunda de las hembras, Perseguidora de salvaciĂłn, estima, amor, Deseando ardientemente renacer. Desposa a esta criatura capaz de concebir, algo mĂĄs que, amaneceres y utopĂ­as.

* Poeta y promotora cultural brasileĂąa.

+PUVKVWVQ0KECTCIĂ&#x2014;GPUGFG%WNVWTC*KURÂśPKEC+0%*UCNWFCCNRQGVC 0KECPQT2CTTCGPQECUKĂ&#x17D;PFGNEGPVGPCTKQFGUWPCVCNKEKQ 

'N+PUVKVWVQ0KECTCIĂ&#x2014;GPUGFG%WNVWTC*KURÂśPKEC +0%* UGEQORNCEGGPRCTVKEKRCTGPGNJQOGPCLG SWG NC 4GXKUVC %GPVTQCOGTKECPC FG %WNVWTC Ĺ&#x2018;&GEGPKQĹ&#x2019; GP UW GFKEKĂ&#x17D;P 0Q  FGFKEC CN RQGVC EJKNGPQ0KECPQT2CTTCSWKGPGPUGRVKGODTGRCUCFQCTTKDĂ&#x17D;CEKGPCĂ&#x152;QUFGXKFC  'PPQODTGFGNCLWPVCFKTGEVKXC[FGVQFQUNQUOKGODTQUFGN+0%*GZVGPFGOQUCNRQGVCEGPVGPC TKQ WP ECNWTQUQ [ EQTFKCN UCNWFQ FGUFG NCU VKGTTCU FGN OÂśZKOQ TGRTGUGPVCPVG FGN OQFGTPKUOQ 4WDĂ&#x192;P&CTĂ&#x2C6;Q  0KECPQT2CTTCGUUKPNWICTCFWFCUWPQFGNQUITCPFGURQGVCUFGPWGUVTQKFKQOCEW[CKPXGPVKXC TGXQNWEKQPĂ&#x17D;PWGUVTCNKVGTCVWTCEQPNCETGCEKĂ&#x17D;PFGNCPVKRQGOC5WCORNKC[TGEQPQEKFCVTC[GEVQTKC CUĂ&#x2C6; EQOQ NQU RTGOKQU [ TGEQPQEKOKGPVQU SWG JC QDVGPKFQ GPVTG GNNQU GN 2TGOKQ ,WCP 4WNHQ GP GN2TGOKQ4GKPC5QHĂ&#x2C6;CGP[GN2TGOKQ%GTXCPVGUGP GXKFGPEKCPNCECNKFCF[NC VTCUEGPFGPEKCFGUWQDTCCNCUNGVTCUJKURCPQCOGTKECPCUSWGCJQTCJQOGPCLGCOQU


Con la cabeza de jade y echada sobre la ribera de luz, Mascando un poco de arena, Al pie de las cordilleras. Así te vio nacer San Fabián de Alico, Por dentro y por fuera del amanecer, Martillando soledades y rebeldías, Con el silencio desatado por el desafío y las rupturas. Y cuando el pantalón te llegaba a la rodilla, El trompo, Los caballos leyendo sobre el zacate Acerca de cómo fue que con ellos Los grandes guerreros conquistaron ciudades; Pero la versión “parriana” fue Conmensajeros y escribanos, Quienes solo contaron la historia de los que se alimentaban con palabras. El pie se hinchó, La boca se partió bajo la nieve, Los espinazos y cráneos se pudrieron. La poesía, Sí, la poesía que lo dijera Usando lo más próximo a lo creíble, Para que la rima, Para que el ritmo empozado, Para que las formas del mausoleo Que al decir y al hacer Fueran de la mano para habitar las calles. (Si la poesía cambia, el mundo no es el mismo.) Y ahora el darle filo a los cuchillos de la cocina. Que el paisaje levante la pesadez del noble elefante. Nicanor, Como un profeta y su pócima de eterna juventud, Dando frutitas de ingenio Sobre las ramas jóvenes de las urbes. Parra, Nicanor Parra, quien grita a las multitudes Y le devuelven el cumplido Y el pájaro de la vida que sobrevuela, Entre lo diminuto de un bolígrafo y lo sublime de volcar el mar de la poesía, ya sea en la luna o una acostumbrada almohada mientras las puertas se abren; y tu cabellera blanca levanta diminutas llamas con que incendiaste el mundo de un pájaro que a lo mejor nunca quiso ser fantasma.

Carlos Calero* Se trata de Nicanor Parra Esta vez de las veces Cuando las palabras imantan, Las palabras sangran, Las palabras vuelan, Las palabras dejan de ser palabras, Las palabras se meten y salen Con silencios y sonoridades, Dentro de las mismas palabras. Y son las aguas no escogidas por su anti-destino. El poeta nadaba, Anti-flotaba, Anti-respiraba, Anti-soñaba, Anti-movía el diminuto barco de madera Cuando la anti-palabra todavía no era palabra, Por decirlo de alguna manera. Anti-miraba con el primer ojo del topo, desde adentro de los sonidos y cadencias Como si fueran un anti-Polifemo. El verso anti-presentía Deslizándose con certeza de caracol playero; Lanzándose sobre la presa como un lobo Paralizado por el vértigo de atrapar imágenes, Y la anti-gravedad de una montaña rusa Con que volcó los trastos y la pluma, Con que sirvió sobre la mesa sin patas la poesía en Chile. Y qué pasó con el aire del sur, El anti-azul y el anti-verde no visto por los trazos de la tierra blanca, En Parral y Colbún, en Maule. Qué la comuna de Coihueco y Ñiquén y San Carlos. Todo y casi no todo se hizo anti-poesía, Pues por algo dejaba una puerta entreabierta la poesía. Y qué de la vaporosa lluvia Como un cono transparente de helado, Sobre el aire cálido y Mediterráneo Con pájaros de piedra Y alguna que otra lagartija cantoray sutil de América. (Tu hermana,la Julieta Parra.) Será que el secreto de la poesía Es darle voz a las aguas Dentro de las cuencas de los ríos que van a la vida, A tocar la raíz oscura de los cipreses dormidos,

* Poeta y profesor universitario nicaragüense radicado en Costa Rica.

35


(0%$-$'$'(&+,/((11,&$5$*8$ 6$/8'$$/32(7$3$55$(168&(17(1$5,2

/D(PEDMDGDGH&KLOHHQ1LFDUDJXD\GHPDQHUDPX\HVSHFLDOHO(PEDMDGRUGRQ+HUQiQ0HQD 7DERDGDHVWiFRPSURPHWLGDFRQHODSR\R\ODGLIXVLyQGHODLPDJHQGH&KLOHHQHOH[WHULRUPHGLDQWHHO DSR\RDGLYHUVDVLQLFLDWLYDVFXOWXUDOHVPRWLYRSRUHOFXDOHVXQKRQRUVDOXGDUDOSRHWD1LFDQRU3DUUDHQ HODxRGHVXFHQWHQDULRPHGLDQWHHODSR\RDHVWDHGLFLyQHVSHFLDOGHODUHYLVWD'HFHQLR $VLPLVPR'XUDQWHHODxROD(PEDMDGDDSR\yGHPDQHUDDFWLYDODSUHVHQFLDGHSRHWDVFKLOHQRV HQHO)HVWLYDO,QWHUQDFLRQDOGH3RHVtDGH*UDQDGD HQODLPDJHQ HQHOTXHUHSUHVHQWDURQDQXHVWUR SDtVODSRHWD5RVDEHWW\0XxR]\ORVSRHWDV-XDQ&DPHURQ\-DLPH+XHQ~Q /D(PEDMDGDWDPELpQSDUWLFLSyHQHO)HVWLYDOGH&LQHGH3DtVHVGH$PpULFD/DWLQD\HO&DULEHFRQOD REUD(GXFDFLyQ)tVLFDGHOFLQHDVWD3DEOR&HUGDUHDOL]DGRHQVHSWLHPEUHSDVDGR7RGDVHVWDV DFWLYLGDGHVIXHURQSRVLEOHVJUDFLDVDOSDWURFLQLRGHOD'LUHFFLyQGH$VXQWRV&XOWXUDOHVGHO0LQLVWHULRGH 5HODFLRQHV([WHULRUHVGH&KLOH 0LQLVWHULRGH5HODFLRQHV([WHULRUHVGH&KLOH0DQDJXDGLFLHPEUHGH

/D/LF0DUWD9DUJDV&yQVXOGHOD(PEDMDGDGH&KLOHHQ1LFDUDJXD(O3RHWD-XDQ&DPHURQ(O (PEDMDGRUGRQ+HUQiQ0HQD7DERDGD/D3RHWD5RVDEHWW\0XxR]\HO3RHWD-DLPH+XHQ~Q 36


V. PATIO DE LIBROS SOMOS LOS JÓVENES REBELDES, GUATEMALA INSURGENTE es el libro que con dos ediciones, una en Guatemala y otra en Nicaragua (Fondo Cultural Caruna, R. L. DARÍO Y SANDINO, 2014) escrito por el legendario Comandante Pablo Monsanto, dirigente de la URNG y que, según el criterio del crítico y poeta Freddy Valiente, el autor es el estratega insurreccional en América Latina. Dicha obra, es comentada también por Ricardo Alarcón de Quesada y lleva un prólogo de Aldo Díaz Lacayo. Obra valiosa, descarnada, y llena de circunstancias trágicas, dolorosas y místicas de quienes como Monsanto, buscaron la vía insurreccional para propiciar cambios sociales en sus países. LA HIJA DEL DICTADOR nombre sugerente e impactante titulo que trata sobre la vida de la hija del creador de la dinastía Somoza, Lilliam Somoza Debayle, quien fue sobrina, hija y hermana de 4 presidentes. A los 17 años ya había cenado con los Roosevelt en la Casa Blanca y sufrido en carne propia luchas familiares. El autor del libro, el escritor, actor y presentador internacional de TV, es Gabriel Traversari, quien como todo artista libro ha resultado un Best-Seller, y contó con sugerencias de Uriel Barreto, prólogo de Julio Valle-Castillo y Jorge Ramos, el famoso periodista mexicano, fue quien le sugirió a Traversari el titulo de la obra. SÍNDROME DE PULSO el nuevo libro del poeta Salvadoreño Federico Hernández y publicado bajo el Sello Esquipulas, arrancó muy bien el año 2015, con sendas presentaciones en la capital salvadoreña y principales ciudades del país. El poeta alguien que piensa en clave política”. El prólogo está a cargo del poeta Iván Uriarte, y además lleva comentarios el libro de Matilde Elena López, Waldo Chávez y Pablo Menacho. Sin lugar a dudas una de las voces más relampagueantes de Hispanoamérica. LA MARAVILLA DE SABERTE UN SER es el último poemario de Fanor Téllez, una de las más altas personalidades poéticas de su generación autor ya de una vasta producción lírica y magisterio literario a carta cabal. Publicado por Editorial Zorrillo, la obra (tomado de un verso del propio Téllez), por su temática y su calidad poética, es el libro más importante de la poesía nicaragüense de la actualidad. Obra que invoca un nombre para es el Ser.

DEMOCRACIA PENDIENTE: Belice

NICARAGUA 1979-2014

Guatemala

Honduras

El salvador

Nicaragua

Costa Rica

Panamá

Alfredo César A.

DEMOCRACIA PENDIENTE: NICARAGUA 1979-2014 Es el primer libro de Alfredo César Aguirre, un vivaz compendio de los principales eventos políticos ocurridos en 2014. Político e ingeniero de profesión, César ha estado involucrado en los vaivenes de la política nacional y ahora incursiona en el campo de las letras. La obra, que fue presentada recientemente en el centro cultural Pablo Antonio Cuadra-Hispamer, ha recibido el beneplácito de periodistas como Andrés Oppenheimer, del analista incaista Arturo Cruz y otros, y aborda 35 años de historia plena, “desde el derrocamiento de Somoza Debayle hasta el regreso al Poder de Daniel Ortega”.

37


VI. REYES Y REYNAS DE LA COLINA ELMALPENSANTE

38


don Alvaro Arzuú

Alcalde de la Ciudad de Guatemala La Fundación Esquipulas de Nicaragua, felicita al señor alcalde de la ciudad de Guatemala, don Alvaro Arzú y al pueblo capitalino en general, por haber sido nombrada Capital iberoamericana de la Cultura 2015. Managua, Nicaragua, enero de 2015


Decenio 35, homenaje a nicanor parra  

Revista Decenio, nº 25. Dedicada ao poeta Nicanor Parra.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you