Page 1

manifiesto

INTERNACIONAL

Publicación del Comité de Enlace Partido de la Causa Obrera y CSR El Topo Obrero AGOSTO 2016 N°2 Argentina $25 Venezuela 500 bvs

causaobrera.com.ar crs-eltopoobrero.org Causa Obrera Csr El Topo Obrero eltopoobreo27@gmail.com causaobrera@hotmail.com

indice EL REFORMISMO DEL SIGLO XXI AMÉRICA LATINA: FIN DE CICLO Y AVANCE DE LA REACCIÓN

pag. 2

EL EURO-NEO-REFORMISMO: SYRIZA Y PODEMOS

pag. 5

EL REFORMISMO

NACEN OTRAS ESTRELLAS REFORMISTAS: JEREMY CORBYN Y BERNIE SANDERS

pag.7

EL ANARQUISMO AUTONOMISTA

pag. 9 GRECIA: LA CAPITULACIÓN DE SYRIZA

pag. 11 VENEZUELA

LA CLASE OBRERA ANTE LA COYUNTURA: REVOLUCIÓN Y CONTRARREVOLUCIÓN SE ATISBAN DESDE LOS LEJOS Y NO TANTO

pag.16

BRASIL:

CRISIS POLÍTICA, CORRUPCIÓN Y RECESIÓN

pag. 19

BREXIT

UN GOLPE A LA UNIÓN EUROPEA

pag.24

I X X O L G I S L E D

GOLPE FRUSTRADO EN TURQUÍA

pag. 29 TROTSKY, EL PTS Y LA DEMOCRACIA BURGUESA

pag.32

TROTSKY, EL PTS Y LA DEMOCRACIA BURGUESA


EL REFORMISMO DEL SIGLO XXI AMÉRICA LATINA: FIN DE CICLO Y AVANCE DE LA REACCIÓN

L

Sudeste asiático 97, Rusia '98, nuevamente Brasil '99), tuvo profundas repercusiones en América Latina, sobre todo en Argentina (2001) y en Bolivia (2003-2005-6), provocando importantes movimientos de lucha de las masas empobrecidas. La movilización popular contra el golpe proimperialista del 2002 en Venezuela también fue decisiva. La línea inaugurada por Chávez (que es una consecuencia de la crisis del régimen político venezolano y del Caracazo de 1989) , dándole una cobertura ideológica a la política de los gobiernos emergentes de estos procesos de movilización obrera y popular, tendía a canalizar esas movilizaciones detrás de sectores de la burguesía “nacional” que buscaban recuperar terreno luego de más de una década de predominio del llamado “neoliberalismo”(1), es decir, de la apertura de las economías a la penetración del capital imperialista y sus excedentes de producción. Esta corriente burguesa latinoamericana que se apoyó en movimientos de origen pequeñoburgués tomó distintos nombres: el socialismo del siglo XXI chavista en Venezuela, el capitalismo andino de Evo Morales-García Linera en Bolivia, la revolución ciudadana de Correa en Ecuador y –hasta cierto punto podemos considerar también parte de esta corriente- el capitalismo serio “nacional y popular” del kirchnerismo argentino (también tuvo expresiones de menor peso regional con el sandinismo en Nicaragua, y el FMLN en El Salvador, el gobierno de Lugo en Paraguay y el de Zelaya en Honduras, el inicio del gobierno de Ollanta Humala en Perú). A estos gobiernos y corrientes políticas que los periodistas burgueses llaman populistas, los podríamos llamar el nacionalismo burgués (con más o menos rasgos de bonapartismo “sui géneris”) “senil” o “tardío” del Siglo XXI. Su estrategia se basó en la utilización del poder estatal para contrapesar el poder de la gran burguesía y la burguesía imperialista (a los que llaman “los grandes grupos concentrados”) en favor de capas de la burguesía “nacional” mediana y pequeña, generalmente de la burguesía industrial, pero sin afectar cualitativamente sus intereses, sino que “bonaparteando” (arbitrando) entre los diferentes sectores, para operar una redistribución de los ingresos, entre ellos. Para tener posibilidad de actuar como “Bonaparte” se apoyan en sectores pobres de la población con políticas asistenciales, y con concesiones menores a sectores campesinos y obreros. En el plano político institucional se caracterizaron por restablecer la autoridad de las instituciones estatales cuestionadas, canalizando al movimiento de masas dentro del régimen burgués, para luego apoyarse electoralmente

o que distingue a un revolucionario de un reformista es su posición frente al Estado burgués. Mientras que el revolucionario (marxista) tiene como objetivo estratégico la destrucción del estado burgués y su reemplazo por la dictadura del proletariado como transición al comunismo, el reformista pretende reformar al estado burgués, democratizarlo, “humanizarlo”. El reformismo en sus distintas variantes políticas, es una corriente pequeñoburguesa, de la aristocracia obrera y la burocracia sindical. Como conjunto heterogéneo de sectores sociales que se asientan en la pequeña propiedad privada o en las prebendas y privilegios obtenidos como concesiones de la gran burguesía para mantener la estabilidad del régimen, su política general no puede ir más allá de defender su propiedad y privilegios avasallados por la crisis, pero sin una estrategia revolucionaria, dentro de los marcos del propio régimen burgués. Por eso identifican un enemigo en el capital financiero, el “neoliberalismo”, y se cobijan bajo el manto de los sectores burgueses “productivos”, “progresistas”. Intentan tomar el poder del Estado para implementar políticas neokeynesianas de subsidios a la pequeña y mediana burguesía y su progresismo social se agota en políticas asistencialistas hacia los pobres, para evitar explosiones sociales, porque cuando ocurren también afectan sus propiedades, y el orden social que añoran mantener estable. Si en períodos de recuperación económica esta corriente política puede esgrimir el haber obtenido ciertas mejoras económicas para la clase obrera y las masas pobres, y ciertas reformas democráticas parciales, en períodos de crisis es la primera vía al servicio de la burguesía y el imperialismo para frenar, desviar, desmoralizar y derrotar el ascenso obrero revolucionario. Los gobiernos “progresistas” y “nacionales y populares” latinoamericanos: Bajo el nombre de Socialismo del Siglo XXI, el fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez inauguró una serie de gobiernos y movimientos o frentes políticos que –con sus particularidades- sostienen una misma matriz ideológica genérica que nosotros vamos a llamar el Reformismo del Siglo XXI. Sin embargo, este giro al “socialismo” del discurso chavista empezó hacia 2003, recién después del golpe del año 2002 contra su gobierno. La crisis llamada “de las PuntoCom” producida en el año 2000 en EE.UU, luego de una sucesión de crisis en la periferia semicolonial (Venezuela '89, Argentina '89, Brasil '90s, México '94,

2

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


en los trabajadores y principalmente las masas pobres, aunque paralelamente tratan de cooptar mediante concesiones menores a sectores organizados de esos sectores “populares”: movimientos sociales, campesinos y a la burocracia sindical, para controlar su movilización. En mayor o menor medida según las particularidades históricas y de la situación política concreta, tratan de apoyarse también en las FFAA y capas medias urbanas plebeyas. Cumplen el rol político que cumplieron en décadas pasadas los frentes populares (incluyendo sus variantes de FU antiimperialistas), cuando todavía, antes de los golpes contrarrevolucionarios de la década del '70, tenían peso en la región los PCs y diversas organizaciones afines al castrismo, que terminaron de sucumbir con el derrumbe del stalinsmo en la URSS y Europa del Este. Es decir, cumplen un rol contrarrevolucionario, de canalizar los ascensos prerrevolucionarios de las masas dentro de la vía muerta del régimen “democrático” burgués, pero no tienen ni siquiera el aspecto circunstancialmente progresivo de enfrentarse parcialmente a ningún interés serio del imperialismo, ni siquiera en el marco de la actual crisis imperialista, la más profunda desde la década de los '30 del siglo pasado. A diferencia del nacionalismo burgués que prosperó desde los '30 a los '50 del siglo pasado, tanto en América latina como en otros países semicoloniales, estos gobiernos no hacen de la estatización-expropiación de las empresas básicas en manos imperialistas el eje de su política, aunque hayan recurrido a algunas expropiaciones (que en la mayoría de los casos se trata de rescates de las empresas en manos de capitales imperialistas cuando estos ya deciden abandonar esos negocios) y utilicen ese discurso para revestir su política con un carácter antiimperialista o de defensa de la soberanía nacional. En los sectores de recursos claves (sobre todo en energía, gas y petróleo) sólo se ha utilizado la presión estatal para renegociar contratos y transformar las empresas privatizadas en empresas mixtas, coexistiendo pacíficamente con las inversiones imperialistas y garantizándole sus ganancias. A la vez, han favorecido particularmente el ingreso del capital imperialista en la minería y los agronegocios para la exportación. Perón, uno de los representantes del nacionalismo burgués del siglo pasado, decía que la suya era una “tercera posición: ni yankys, ni marxistas”. En cambio, los actuales dirigentes populistas adaptan a las características nacionales y latinoamericanas (siguiendo a Heinz Dietrich) la ideología de la tercera vía de Giddens-Blair y el laborismo inglés que podría sintetizarse así: ni neoliberales ni estatistas. Mientras la situación económica internacional post-2003 favoreció los precios de los commodities, y hubo Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

crecimiento económico impulsado por la política imperialista de inyección monetaria para incentivar la economía, gran parte de los recursos del superávit comercial fue destinado a subsidiar sectores burgueses “nacionales” no competitivos, y en mucho menor medida, a mantener la calma de las masas pobres con una serie de planes asistenciales. Es decir, son gobiernos burgueses (apoyados en movimientos con rasgos frente populistas, dado que cooptaron a sectores del aparato burocrático del movimiento obrero y organizaciones del pueblo pobre) y coberturas ideológicas -que son producto de la crisis del imperialismo- para contener o abortar la movilización revolucionaria de las masas. Chávez sobre todo vino a cubrir el papel desgastado de la burocracia castrista y su rol en América Latina. Con diferentes características, más similares a las de la socialdemocracia europea, el gobierno de Lula en Brasil, el del FA uruguayo y el de Bachelet en Chile, también han tratado de revestir sus gobiernos de un barniz “progresista”. Con la instalación definitiva de la crisis en América Latina, estos gobiernos y movimientos entraron en su “fin de ciclo”. Su política de apoyarse en “el pueblo”, haciendo algunas concesiones a las masas, no solo encontró cada vez menos margen por la situación económica, sino que más bien, por el contrario, iniciaron una política de ajustes en mayor o menor medida según las particularidades nacionales, para responder a las necesidades de la burguesía y a las exigencias imperialistas, adaptándose a las condiciones que le impone la crisis capitalista internacional. La decepción de las masas trabajadoras y pobres, de su propia base social, con los movimientos “nacionales y populares”, es la culminación de la desmovilización provocada por la política cada vez más reaccionaria de estos, destinada a resolver las necesidades de acumulación burguesa. No hay que olvidar que fue la propia Dilma, quien tras la reelección comenzó a aplicar el ajuste que le criticaba a sus competidores electorales de la derecha, o que Chávez le garantizó a las transnacionales norteamericanas ganancias a granel con cero impuestos vía Tratado de doble tributación y que Maduro gobierna de común acuerdo con Fedecámaras, la organización de la gran patronal venezolana, mientras el hambre es la dura realidad entre los trabajadores y las masas pobres. Y que fue Cristina Kirchner la que empezó a poner “techos” a las paritarias para bajar los salarios obreros en relación con la inflación, la que retomó el camino del endeudamiento externo, la que firmó el acuerdo con Chevrón –con cláusulas secretas-, etc., etc. Por su parte, la clase media, que vio con cierta simpatía al progresismo mientras su situación económica mejoraba, fue girando a la derecha a medida que “las vacas”

Manifiesto Internacional

3


oposición, Dilma cedió el poder prácticamente sin resistencia. En cambio Venezuela parece encaminarse a una intervención militar, a una especie de autogolpe que cambie la relación entre el chavismo y su oposición de derecha, la mitad del cual ya se ha concretado en la suma de poderes atribuidos por Maduro al ministro de Defensa Vladimir Padrino. En Venezuela son las FFAA las que hacen de bisagra entre los distintos representantes políticos de la burguesía, siendo que, además, las FFAA mismas controlan directamente una parte sustancial de la economía. Así como en Brasil el PMDB giró de apoyar al PT como aliado a su gobierno, a establecer un acuerdo con el PSDB para sostener la gobernabilidad, en Venezuela este giro, ante los desacuerdos entre el PSUV y la MUD, sólo lo pueden hacer las FFAA por medio de un golpe abierto o autogolpe, que se querrá justificar en la gravísima crisis económica y quizás tenga como argumento que ante la inestabilidad económica y social, garantizar la estabilidad del país en su conjunto. La Carta democrática de la OEA sería un problema formal a resolver.

enflaquecían, y empezaron a ver la corrupción que antes ignoraban. Como consecuencia se produjo el triunfo de MacriCambiemos (alianza electoral entre el PRO de Macri y la UCR), en las últimas elecciones presidenciales de Argentina; el proceso de destitución de Dilma Rousseff en Brasil, el triunfo electoral de la MUD (2) –por amplio margen- en las pasadas elecciones legislativas de fines del año pasado en Venezuela, que deriva en el actual pedido de referéndum revocatorio contra el gobierno de Maduro. Estos hechos confirman un giro reaccionario en la situación política de América Latina. Es que la burguesía ahora necesita apoyarse en otra alianza social para imponer un ajuste. Pero las condiciones de esta otra alianza social ya fueron creadas por los propios movimientos “populares”, y ahora esta alianza social políticamente reaccionaria, siendo mayoría, ya gobierna o pugna por gobernar. El proceso político y de la lucha de clases dio una vuelta de campana, un giro de 180 grados. Los primeros “90 grados” transcurrieron desde el ascenso de las luchas prerevolucionarias de las masas trabajadoras y pobres, a la reacción democrática que permitió alcanzar una cierta estabilidad, una situación no revolucionaria, mientras la situación económica internacional y regional era muy favorable. Luego un lento pero inexorable avance de la reacción a partir de que la crisis internacional empezó a golpear con más fuerza a los “países emergentes” desinflando las expectativas, provocando apatía y desilusión en las bases electorales de los movimientos populares, y creciente oposición de las capas medias, desde las más acomodadas, hasta grandes sectores de las plebeyas que antes habían simpatizado con el populismo. Si se cumplen los pronósticos que indican que la situación de la economía mundial se encamina a una nueva crisis, la reacción actual que se impone por medios “constitucionales” se transformará en una creciente tendencia al bonapartismo clásico, dándole a las FFAA un papel cada vez más preponderante para sostener el régimen político por medio de la represión y el control policial-militar.

Muchos trabajadores y estudiantes de vanguardia, perdida la confianza en la posibilidad de una revolución, pusieron sus esperanzas en que podía resultar un camino intermedio, de reforma progresista del capitalismo, nacional y popular, o un paulatino camino pacífico hacia un “socialismo” reformista del siglo XXI. Pero lo que aparecía como una novedad política es una vía ya probada en la lucha de clases durante el siglo XX, que se demostró históricamente impotente, y que condujo a duras derrotas. La conclusión que se desprende claramente es que dentro del capitalismo no hay salida para los trabajadores y las masas populares. Que cualquier partido o movimiento que se mantenga dentro del marco capitalista, termina atacando a los trabajadores. No hay atajos, no hay caminos indoloros. Por más difícil que sea, la única salida a la crisis general del capitalismo, que nos hunde en la miseria y la descomposición social, que nos amenaza con extender la barbarie de la guerra, es la revolución obrera y socialista.

(1) Esta ola “neoliberal” encabezada por ReaganThatcher fue a su vez la reacción del imperialismo después de la crisis de los 70 y la derrota yanky en Vietnam). (2) MUD: Mesa de Unidad Democrática: alianza de la oposición burguesa de derecha en Venezuela.

Así como el ascenso de gobiernos populistas y socialdemócratas actuó como una tendencia general, y en cada país se manifestó según las particularidades concretas, dependiendo principalmente del grado de radicalización alcanzado por el movimiento de masas, ahora la tendencia general al ascenso de la derecha tradicional también se expresa según la situación política de cada país y del grado que alcanzó la crisis. En Brasil, ante la forzada maniobra constitucional de la

4

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


EL EURO-NEO-REFORMISMO: SYRIZA Y PODEMOS

U

n proceso similar en varios aspectos, se ha producido en los países europeos más afectados por la crisis económica. En Grecia, tras una treintena de paros generales de 24 o 48 hs, que agotaron la energía del proletariado en estas acciones impotentes, surgió el Syriza como una fuerza electoral creciente, con un discurso político ubicado a la izquierda de la socialdemocracia tradicional del Pasok, desgastada por su gobierno ajustador (este es el curso normal de toda la socialdemocracia europea y del laborismo inglés, que de ser considerados como partidos obrero-burgueses, se transformaron en partidos directamente burgueses durante los 90 a consecuencia de la caída de los regímenes stalinistas y el retroceso en la conciencia de la clase trabajadora mundial, lo cual se reflejó en la ofensiva ideológica neoliberal, con la que la socialdemocracia pudo despojarse de su falso ropaje socialista. Es por eso que ahora hizo falta que surgieran estos nuevos movimientos reformistas para ocupar ese lugar dejado por la socialdemocracia. Syriza se presentó, en cambio, como el movimiento de las masas populares de resistencia política al ajuste impulsado por la “Troika” (CE-BCE-Alemania-FMI). Pero rápidamente al tomar las riendas del gobierno, Syriza, que era para estas masas populares el instrumento para enfrentar el ajuste de la Troika se convirtió en su contrario, el verdugo del pueblo heleno. Syriza no es más que el medio por el cual la Troika estrangula a los trabajadores griegos mediante el recorte de las pensiones de jubilados (de 1000 € a 290 €), que deja pasar el desempleo (25.6 la tasa más grande de Europa), aumenta la carestía de vida con tarifazos de todo tipo, desde el aumento del agua y la luz hasta una gran reducción al sistema social de salud, que vende al mejor postor a los capitalistas europeos la propiedad estatal de puertos y hasta de servicios públicos como hospitales. Hoy Grecia es zona liberada para el pillaje imperialista más vil. La Troika acordó su tercer “rescate” con el gobierno de Syriza a costa de aumentar la presión de la soga en el cuello de los trabajadores y se esperan más recortes. Mientras tanto el país no sólo experimenta la crisis económica más grande de su historia (se redujo el PBI nacional un 25%), sino que Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

es epicentro de la crisis política de los refugiados. Grecia recibe día a día miles de emigrantes que no son sólo de origen sirio sino también afganos, iraníes, kurdos, etc., que escapan de las guerras que el imperialismo causó en sus países de origen (en el Medio Oriente). La situación en Grecia es catastrófica, los paros generales aislados no bastan, lo que necesita Grecia es un partido obrero revolucionario, y no estas recetas agotadas históricamente como Syriza. De manera similar, las movilizaciones populares de sectores de clase media empobrecidos o arrojados a la marginación social por la crisis, los “indignados”, fueron canalizados políticamente por el movimiento Podemos en España. Este partido nació del movimiento 15-M de los indignados que coparon la Puerta del Sol en el centro de Madrid, de los miles de jóvenes de clase media e hijos de trabajadores que por el duro esfuerzo de sus padres pudieron concurrir a las universidades en España (que no

son públicas). Cuando la crisis hizo sentir su fuerza alrededor del año 2010 y 2011 miles de jóvenes se congregaron en las plazas haciendo sentadas, reclamando contra el paro (desocupación) que afecta principalmente a la juventud (actualmente es de 22.9 % y afecta un 60 % a los jóvenes). Su propia estrategia de no levantar un programa contra la propiedad privada capitalista ni ligarse a la clase obrera, hicieron que este movimiento languideciera. Pero Podemos también nace de otro fracaso: el de la huelga minera llevada a la derrota por la burocracia sindical. Los mineros asturianos en el 2012 enfrentaron el cierre de la última mina de carbón en sus tierras. Como en 1934 cuando se formó la comuna asturiana que se enfrentó abiertamente

Manifiesto Internacional

5


con el gobierno capitalista, los mineros fueron la vanguardia de la lucha dentro de las filas del proletariado ibérico. Llegaron a confluir en la Plaza del Sol de Madrid mediante una marcha de antorchas, los mineros con los estudiantes. Pero como vimos en Grecia, los problemas profundos de la nación no se resuelven meramente con huelgas, sino que cuando hay crisis lo que se pone en cuestión es el poder (y no hubo una alternativa al poder burgués). Los mineros fueron aislados por la burocracia sindical del PSOE, no se coordinaron con otros sectores en lucha y fueron ahogados. Luego de esa derrota doble (estudiantes y obreros), fue que creció meteóricamente esta variante reformista encabezada por Pablo Iglesias. El neo-reformismo surge levantando un programa de orden burgués para que la clase obrera y la juventud no se desborde. Es decir, si tanto en España y en Grecia, son los movimientos de la pequeñoburguesía urbana los que crecen políticamente, se debe a la impotencia política del proletariado, circunscripto a la vía muerta de la lucha exclusivamente sindical por la burocracia. Así como cuando Syriza empezó a gobernar, en la medida que Podemos se acerca al poder estatal, sus acciones y discursos se moderan al punto de transformarse en negociadores y administradores del ajuste: “No podemos hacer grandes cosas; una reforma fiscal, defender la desprivatización de la sanidad, defender la educación pública. Defendemos lo mismo que defendía la democracia cristiana hace 30años” (Pablo Iglesias). Syriza vino a jugar el juego de garante del orden burgués que el Pasok ya no podía cumplir, y Podemos el del devaluado Psoe, es decir, vinieron a ocupar el lugar político de la socialdemocracia, para mantener las ganancias de los capitalistas y mantener la soga al cuello sobre los trabajadores europeos. El “mal menor”, el ajuste con apenas un poco de descuento, es presentado ante las masas como inevitable. Y ante los poderes imperialistas europeos centrales negocian ese ajuste como el que es posible sin que se desate la movilización popular. Con los mismos argumentos esgrimidos por Kirchner cuando renegoció la deuda: “El que está muerto no paga”. Son todos movimientos dominados por sectores pequeñoburgueses, con una política de conciliación de clases, frentepopulista, que aceptan como inevitable la existencia del capitalismo y el imperialismo. Apenas regatean la expoliación de los recursos nacionales y de las ganancias surgidas de la explotación de la clase trabajadora. El paulatino desencanto de las masas con sus gobiernos “nacionales y populares” latinoamericanos, y el crecimiento electoral en los primeros años de Syriza-Podemos impulsó a corrientes pequeñoburguesas predominantemente urbanas a querer emular el fenómeno neo-reformista

6

europeo en América Latina. Esta tendencia –aunque ahora quedó golpeada por la capitulación de Syriza y la floja votación de Podemos-, en Argentina se reflejó en la integración de grupos, partidos y movimientos “populistas” en el seno del Frente de Izquierda, sobre todo a partir de la orientación política de una de sus alas, la del PO-IS. Pero también el PTS busca empalmar este sector político-social con un programa democrático pequeñoburgués progresista. (Ver critica al PTS en esta edición)

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


NACEN OTRAS ESTRELLAS REFORMISTAS: JEREMY CORBYN Y BERNIE SANDERS

C

omo vivimos en el primer modo de producción global, el capitalismo, los fenómenos políticos tienen su base en trasformaciones de la dinámica económica mundial. Por esto mismo el neo-reformismo es hijo de la crisis de la avanzada neoliberal, pero no es su negación revolucionaria, sino su salvataje contrarrevolucionario. El neo-reformismo aparece en el Reino Unido (UK) como consecuencia de la austeridad, predicada por la gran burguesía europea como respuesta a la gran crisis general del capitalismo iniciada entre 2007/8. Y al igual que en otros países de Europa, aparece como uno de los polos en los que se polariza la referencia política de distintos sectores sociales, con un discurso a la izquierda de la burocracia tradicional y contrapuesto a la derecha nacionalista. En el Reino Unido esta polarización se expresa a la “izquierda” dentro del laborismo, y a la derecha de los conservadores en el crecimiento del UKIP. El partido laborista, que hace el juego de la socialdemocracia en UK, ha sido teatro de una batalla entre una nueva “ala izquierda” y su antaño hegemónica “ala derecha”. Los protagonistas son Jeremy Corbyn como principal actor por el “ala izquierda” y Tony Blair por el “ala derecha”. En septiembre de 2015 Corbyn ganó la presidencia del partido que Blair gobernó durante más de 20 años. Blair continuó la deriva burguesa del antaño partido obrero-burgués, partido que ya en los años 70 había renunciado al pleno empleo de la clase obrera y que en los 80 y 90 encabezó la privatización de varias ramas del servicio público y una merma en el salario de los trabajadores ingleses. El partido laborista siempre tuvo una orientación oportunista, y de la mano de Blair, se trasformó definitivamente en un partido burgués. Pero esto no fue gratis, hoy, las bases del partido piden un cambio hacia la izquierda; gritan: ¡Basta de austeridad! Es decir, de recortes a la seguridad social, de aumento de los impuestos para los trabajadores, de aumento del paro y de discriminación (históricamente la clase obrera inglesa está integrada por hombres y mujeres de varios países). Pero quien vino a canalizar toda esta bronca hacia el ala más rancia del laborismo, fue un viejo político de carrera, que los periódicos de la gran burguesía europea llamaban, un “quijote inglés” que surca la ciudad de Londres en bicicleta, Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

Jeremy Corbyn. Corbyn trae dentro del laborismo la misma receta ya elaborada por Syriza. Se reivindica amigo de las ideas del chavismo, está a favor de pertenecer a la UE, tiene un plan de emergencia para los desahuciados, con suministro gratuito de luz para los que no puedan pagar y un plan de mayor carga fiscal para los más ricos (¿cómo hará para imponer a los empresarios esto?, es algo que nunca lo dice). Fue concejal por el partido laborista en Londres desde los 25 años, se lo conoce por ser activista contra la intervención imperialista en Irak en 2001-2, por ser activista

por el desarme nuclear y por estar a favor de la autodeterminación de Irlanda o Escocia. Pero no se lo conoce como parlamentario: votó durante 40 años el 95 % de las leyes que el laborismo ponía sobre la mesa. Fue cómplice activo de la neoliberalización del partido laborista y de las políticas de gobierno de éste. En resumen, Corbyn se postula para desviar y contener a las masas empobrecidas por el ajuste que se viene en Europa producto de la profundización de la crisis económica. (Sobre la posición de Corbyn y su situación después del Brexit, ver el artículo en la presente edición) De igual manera que en UK, en EE-UU, la polarización política a la derecha, que hace unos años dio lugar al surgimiento del Tea Party dentro del partido Republicano, ahora fue canalizada por Donald Trump, con un discurso de similares características al del UKIP inglés. Y al igual que el fenómeno Corbyn, apareció en la izquierda del partido Demócrata, Bernie Sanders. De creciente popularidad, es otro político de carrera, “simpaticón y adorable abuelito” como su homólogo inglés. A la anglosajona -como Corbyn-,

Manifiesto Internacional

7


base – por aquello a lo que se opone.

juega dentro del partido Demócrata norteamericano. Sanders fue la revelación en las internas. Rápidamente en su segunda elección de delegados para decidir la candidatura presidencial por los demócratas, Sanders quedó como único rival de la candidata del establishment Hillary Clinton. Aunque Sanders no tuvo la fortuna de Corbyn, quien ganó la presidencia de su partido, alcanzó una importante votación. Sanders al igual que Corbyn participa de un movimiento anti energía nuclear, participó contra la guerra de Irak (aunque apoyo y quiso ir a Vietnam) y muchas causas más que dan la apariencia de estar con los más oprimidos. Pero nuevamente como una moneda de dos caras (por Corbyn) Sanders votó más del 90% de las leyes de los demócratas en el parlamento cuando eran gobierno. Ambos no pueden hacer borrón y cuenta nueva, fueron participes de la descomposición social que vivieron sus países en los últimos 40 años. Mientras que Clinton es apoyada por las grandes corporaciones, Sanders es apoyado por su masa de votantes jóvenes e inmigrantes que ya no se creen el verso de Obama/Clinton, que quieren superar la precariedad laboral, los bajos salarios, que cada vez se les hace más difícil estudiar y se indignan con su miseria social comparada con el 1% de los grandes multimillonarios. Una perfecta división de tareas, porque después de ganar el voto de la juventud “occupy”, Sanders termina llamando a votar a Hillary Clinton contra Trump.

La única manera de salir de esta trampa política es el internacionalismo progresista, basado en la solidaridad entre las grandes mayorías en todo el mundo que están preparadas para reavivar la política democrática a escala planetaria. Si esto suena utópico, vale la pena poner de relieve que ya se encuentran disponibles las materias primas. La “revolución política” de Bernie Sanders en los EE.UU., el liderazgo de Jeremy Corbyn en el Partido Laborista del Reino Unido, el MDeE25 (Movimiento por la Democracia en Europa, DiEM25 –fundado y dirigido por Varoufakis-) en el continente: estos son los heraldos de un movimiento internacional progresista que puede definir el terreno intelectual sobre el que debe erigirse la política democrática.” (Yanis Varoufakis, Rebelión 16/8/16) Varoufakis, como otros de su clase, solo pueden ofrecer un plato recalentado. Pero tiene la ventaja que no hay un partido de trabajadores revolucionario y una nueva Internacional que le contraponga un programa marxista, porque los grupos centristas que se reivindican trotskistas repiten las mismas vaguedades “democráticas”, con un discurso apenas más a la izquierda, pero integrados en los frentes electorales con estas corrientes neo-reformistas. La tarea estratégica de la vanguardia obrera y juvenil es construir partidos marxistas revolucionarios. El neoreformismo mundial quiere arrastrar a una nueva generación de activistas obreros y juveniles -que se levantan contra la ofensiva de la burguesía mundial- para constituir nuevos desvíos, que Syriza ya demostró a donde llevan. Nuestro deber como revolucionarios es desenmascarar tales engaños reformistas y a los trotskistas centristas que les capitulan, y militar por construir verdaderos partidos proletarios y una liga obrera marxista internacional.

La capitulación del Syriza y la floja votación de Podemos en las recientes elecciones españolas no desalienta a los neoreformistas, que se reagrupan en pretendidas “alas izquierdas” que dan vueltas alrededor de los mismos programas reformistas, pero que buscan referenciarse en los nuevos fenómenos políticos en ascenso, para postularse como alternativa entre dos bloques, como propone Yanis Varoufakis, ex ministro de finanzas del gobierno de Tsipras-Syriza: “Un bloque representa la vieja troika de la liberalización, la globalización y la financiarización. Puede que todavía esté en el poder, pero sus acciones están cayendo rápidamente, como pueden atestiguar David Cameron, los socialdemócratas europeos, Hillary Clinton, la Comisión Europea y hasta el gobierno de Syriza posterior a la capitulación. Trump, Le Pen, los partidarios derechistas del Brexit en Gran Bretaña, los intolerantes gobiernos de Polonia y Hungría, y el presidente ruso, Vladimir Putin, forman el segundo bloque. La suya es una internacional nacionalista – una criatura clásica de un periodo deflacionario – unida por el desprecio por la democracia liberal y la capacidad de movilizar a los que la aplastarían. El choque entre estos dos bloques es a la vez real y motivo de confusión. Clinton versus Trump constituye una auténtica batalla, por ejemplo, como lo es la Unión Europea contra los partidarios del Brexit; pero los contendientes son cómplices, no enemigos, que perpetúan un bucle inacabable en el que se refuerzan mutuamente y en el que cada lado se define – y moviliza a sus apoyos sobre esa

8

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


El anarquismo autonomista

A

su vez, fenómenos que parecían agotados vuelven a tener algunos “brotes verdes”. El EZLN, (que hizo una reunión que atrajo a muchos intelectuales de izquierda que están de moda (el Seminario “El Pensamiento Crítico Frente a la Hidra Capitalista”) renace y aparece en el “confederalismo democrático” (1) del Partido de Trabajadores del Kurdistán de Ocalán y en Kobane-Rojava. Los que dicen que lo que allí ocurre es una revolución socialista, confunden la lucha por la autodeterminación nacional dirigida por un partido democrático pequeñoburgués con la revolución socialista. Las ilusiones de los kurdos de Ocalán de establecer una región autónoma en el norte de Sira, con el aval de Al Assad, que no provoque ningún conflicto con Turquía, terminaron pronto. El aislamiento territorial en el que se pretende fundar el autonomismo comunitario, se vio atacado, primero por el ISIS y ahora por los bombardeos de la aviación turca. Es que los kurdos están en el medio de una zona de guerra, y nadie puede encontrar allí el suficiente “aislamiento” como para escapar a la realidad que los rodea. Es insólito que en la época de mayor internacionalización del capital, bautizada por la prensa burguesa como “globalización”, se pretenda volver al comunitarismo aislado, como si la historia pudiera retroceder dos milenios. En Argentina el autonomismo que había levantado cabeza en el 2001 y se orientó detrás de movimiento de Autodeterminación y Libertad del ex diputado ex trotskista Luis Zamora, para luego decaer, reflota con Giros-FCF, un autonomismo municipalista, emparentado con el confederalismo democrático y el municipalismo libertario. Este movimiento político obtuvo en Rosario-provincia de Santa Fe, el 16% de los votos a concejales (ganando tres escaños a esa institución municipal) esgrimiendo como logros el haber recuperado un tambo que produce quesos que se venden a precios baratos y una escuela popular. Este fenómeno está reflejando todavía larvadamente al igual otros movimientos europeos, el desplazamiento a la izquierda de sectores de clase media ante el desgaste del PS gobernante. Ya “no se sienten representados” por el PS, Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

y buscan una opción moderada y reformista, como la política barrial vecinalista, pero encarada por capas de militantes jóvenes universitarios plebeyos. Como todas las corrientes reformistas estas tienen en común una misma posición general en relación al Estado: no buscan destruirlo, sino reformarlo. En algunos casos ni siquiera está en sus objetivos inmediatos el Estado nacional sino el municipal, o un determinado territorio, al que se aspira a transformar en una confederación democrática, sin cuestionar al Estado nacional. El municipalismo atrae a clases medias urbanas, jóvenes universitarios plebeyos en crisis. En el segundo caso de un territorio más extendido, los sujetos sociales son comunidades indígenas (zapatismo de Chiapas), o nacionalidades oprimidas y sin estado como los kurdos. El socialismo comunitario de “El buen vivir” Destinado como política para las comunidades indígenas o pueblos originarios (el EZLN no se reivindica socialista sino indi

genista), esta ideología pretende instalar economías de subsistencia dentro de un Estado “plurinacional” (Bolivia) o en pequeñas comunidades aisladas en medio del territorio de los Estados capitalistas semicoloniales, en un marco de “convivencia”, sin cuestionar el poder al Estado central. Esta es la versión latinoamericana del “confederalismo democrático”, mencionado antes. Alvaro García Linera, el vicepresidente boliviano, se ha transformado en el propagandista de esta ideología para el cono sur de Latinoamérica. Supuestamente García Linera se propone que la propiedad comunitaria (de la comunidad indígena) se expanda a toda la sociedad, avanzando sobre los otros tipos de propiedad con los que convivirían durante un período de transición indeterminado (al que llama “Socialismo”?? “del Nuevo

Manifiesto Internacional

9


recubrieron de un “relato” inspirado en el nacionalismo burgués.

Milenio”), hasta conquistar “algún día” la comunidad universal. García Linera aclara explícitamente que socialismo no es estatización de los medios de producción, sino que “en el “Socialismo” coexisten muchas formas de propiedad y de gestión de la riqueza: está la propiedad privada y la estatal; está la propiedad comunitaria y la cooperativa”. Es “la vieja economía capitalista aún mayoritaria, gradualmente, asediada por la nueva economía”, es “el capitalismo aún vigente, aún dominante, pero decadente, enfrentado contra la nueva civilización comunitaria emergente desde los intersticios, desde las grietas y contradicciones del propio capitalismo. Comunitarismo, inicialmente minoritario, como gotas en el desierto; luego como diminutos hilos de agua que a veces se secan, se interrumpen abruptamente, y luego renacen, y a la larga suman y se vuelven riachuelo; luego, río; luego, lago; luego, mar.” Es decir, según García Linera, se puede pasar pacíficamente desde la comunidad primitiva al comunismo, rescatando progresivamente sectores del mercado y restándolos de la influencia de la gran propiedad privada de los grandes oligopolios, la gran banca financiera, y los estados imperialistas armados hasta los dientes, con la “ayuda” (2) del gobierno revolucionario, y un Estado democratizado, donde confluyan la democracia representativa parlamentaria con la democracia directa comunitaria, un Estado de los Movimientos Sociales, de las clases humildes y menesterosas. “Socialismo es, entonces, un largo proceso de transición en el que Estado revolucionario y Movimientos Sociales se fusionan para que día a día se democraticen nuevas decisiones; para que día a día más actividades económicas entren a la lógica comunitaria en vez de la lógica del lucro.” García Linera quiere vender al pueblo boliviano “espejitos de colores”, una utopía reaccionaria, porque en lugar de avanzar liberando las fuerzas productivas del chaleco de fuerza de la propiedad privada burguesa que traba su desarrollo, pretende -dejando intacto el poder económico de la gran burguesía y el imperialismo- que la vía al socialismo sea el retroceso a una economía precapitalista de subsistencia. Este ex guerrillero del Tupac Katari, ha hecho el mismo proceso político que otros dirigentes de los movimientos foquistas y de la guerrilla urbana, provenientes de la radicalización de la pequeño burguesía urbana influenciadas por la revolución cubana y la revolución china (por el castrismo y el maoísmo), hicieron en América Latina tras las derrotas sufridas en la década del '70 por las dictaduras militares, en los '90 se reciclaron y hoy se han transformado en gestores del Estado burgués semicolonial, como los ex filo-“Montoneros” Kirchner (3), el ex Tupamaros Pepe Mujica, Dilma Rosusseff (ex VAR), Daniel Ortega (ex comandante sandinista), Salvador Sánchez Cerén (ex comandante del FMLN). Algunos se enfundaron en una ideología más cerca de la socialdemocracia, y otros se

10

Estas corrientes tienen en común: 1) Su origen pequeñoburgués. Que no se basan en la clase obrera, sino en “las multitudes”, la sociedad civil, los movimientos sociales, es decir en sectores pequeñoburgueses urbanos o campesinos (indígenas). 2) Que no se proponen destruir el Estado burgués, sino reformarlo, o convivir con él. 3) Su método no es la lucha de clases sino la lucha política en el terreno electoral-parlamentario. 4) Su estrategia no es la dictadura del proletariado, sino –cuanto mucho- la Asamblea Constituyente. Autonomismo, municipalismo y confederalismo democrático, el indigenismo comunitario, son variantes del reformismo pequeñoburgués, una vía muerta, impotente para combatir a la burguesía imperialista mundial. En lugar de levantar un programa revolucionario para superar al capitalismo en decadencia, pretenden adaptarse a la crisis, aislándose en pequeños guetos municipales o comunitarios. El campesinado y la pequeñoburguesía urbana pobres, las nacionalidades oprimidas, solo pueden encontrar una salida aliándose a la clase obrera bajo la dirección de un partido marxista revolucionario, cuya estrategia sea la revolución socialista. Antonio Bórmida y Alan Castellá

NOTAS: (1) de Murray Boockchin (2) “La propiedad y gestión comunitaria no puede ser implantada por el Estado. Lo comunitario es la antítesis de todo Estado. Lo que un Estado revolucionario, socialista, puede hacer es ayudar a que lo comunitario que brota por acción propia de la sociedad, se expanda, se fortalezca, pueda superar obstáculos más rápidamente. Pero la comunitarización de la economía solo puede ser una creación heroica de los propios productores que deciden exitosamente asumir el control de su trabajo a escalas expansivas.” (3) Si bien los Kirchner ni siquiera fueron parte de la organización Montoneros, sino de la JUP (Juventud Universitaria Peronista).

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


GRECIA: LA CAPITULACIÓN DE SYRIZA

E

l 12 de julio de 2015 por la noche, el gobierno griego encabezado por el primer ministro Alexis Tsipras firmó el vergonzoso acuerdo de sometimiento a la Troika. A cambio de un nuevo rescate que como máximo podría llegar a los 86 mil millones de euros (aunque sin embargo se cree que no pasará de los 50 mil millones de euros), los trabajadores y el pueblo griegos fueron sometidos a una nueva y más dura vuelta de tuerca del ajuste que vienen sufriendo desde 2010. Tsipras aceptó establecer un fondo de privatizaciones como aval del rescate, con un amplio plan de privatizaciones que incluye puertos, aeropuertos e incluso la empresa nacional de electricidad. Con esas privatizaciones intentará conseguir en los próximos tres años hasta 50.000 millones de euros. La mitad de lo que se consiga irá a pagar vencimientos de deuda, una cuarta parte a recapitalización bancaria, y sólo el 25% restante podría dedicarse a inversiones. El parlamento griego aprobó la legislación necesaria para reformar la Administración pública -lo que implicó nuevos despidos masivos-; aumentos del I VA y r e c o r t e s d e pensiones; elevar la edad de jubilación a 67 años y congelar las pensiones hasta 2021; asegurar la independencia del Elstat (INDEC griego) y aprobar un sistema de recortes de gasto automáticos en caso de desviación del objetivo de superávit fiscal, que nunca podrá ser mayor del 3,5% del PBI a partir de 2018; y una reforma laboral para debilitar el poder de los gremios, dificultar las huelgas y facilitar los despidos colectivos; también se facilitarán los desahucios, por lo que previsiblemente aumentará el número de griegos sin hogar. Tsipras también tuvo que renunciar a una clara referencia a una futura reestructuración de deuda, que incluso el FMI ve ya obligatoria. El acuerdo, estipula que sólo se estudiaría una posible reestructuración –sin quita, sólo alargando los plazos de vencimiento- al final de la primera revisión del programa –a finales de año si todo va según lo previsto- y siempre y cuando Atenas haya cumplido con todos los ajustes y reformas. La única cláusula del acuerdo que Tsipras pudo mostrar como favorable será que la Comisión Europea preparará un Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

paquete de inversiones de 35.000 millones de euros destinado a fomentar el crecimiento económico y la creación de empleo. Pero en realidad no es dinero nuevo. Son fondos estructurales europeos a los que Grecia tenía derecho como miembro de la UE pero que estaban trabados y a los que ahora podrían acceder. (Datos tomados del informe de Idafe Martin para Clarín del 13/7/15) Esta capitulación de Tsipras ante la troika, que prácticamente ha puesto a Grecia bajo la intervención directa del imperialismo europeo, en un nivel pocas veces visto de sojuzgamiento semicolonial en el ámbito de Europa, fue una traición directa a la voluntad del pueblo griego expresada en el rotundo triunfo del No (con el 61%), en el referéndum efectuado apenas una semana antes de la firma del acuerdo. Como primera consecuencia de esta vergonzosa capitulación, se produjo una profundización de la crisis en el seno del partido gobernante Syriza, en el cual varios ministros y una treintena de parlamentarios se opusieron al acuerdo. En la reunión del Comité Central de Syriza, previa a la votación parlamentaria del miércoles 15, una mayoría de 110 de 201 miembros votó en contra del acuerdo, pero indicando que mantendrían su apoyo a l g o b i e r n o . Ts i p r a s reemplazó a varios de sus ministros “rebeldes” por representantes políticos de los partidos que fueron derrotados en las pasadas elecciones y que se habían pronunciado por el SI en el referéndum (Nueva Democracia y Pasok). Otro elemento que surgió de las negociaciones sobre la crisis griega, fue el aumento de las diferencias entre los principales socios del Euro. A pesar de que la economía de Grecia no llega a un 2% del total de la eurozona, la negociación del rescate griego tensó las relaciones entre Alemania, por un lado, y Francia –principalmente- e Italia por otro. Los representantes de estos últimos gobiernos criticaron la dureza alemana, pero sobre todo el que haya recurrido a la amenaza de la exclusión de Grecia de la zona del euro si no aceptaba las condiciones. Es que la exposición de los bancos franceses (con 55.209 millones) e italianos (con 48.380 millones) ante un default de Grecia, podría provocar una crisis financiera en esos países, que podría terminar provocando la desintegración de la zona del

Manifiesto Internacional

11


euro. Y si bien el país más expuesto a la deuda griega es Alemania, con una exposición de 72.720 millones de euros, los gobiernos de Francia e Italia se oponían a que la canciller alemana Angela Merkel se definiera por una política que forzara la salida de Grecia de la zona del Euro, lo cual precipitaría la división de Europa en dos, dejando a los países que más resienten la crisis fuera del área de la moneda común. Por su parte EE.UU, junto con Francia, también ha presionado para que Grecia no salga del euro, ya que el gobierno de Obama caracterizaba que en ese caso, podría haber un acercamiento de ese país a Rusia, y se debilitaría la posición de la Otan, justo en el momento que intentan fortalecer el cerco contra Rusia para reducir su ámbito de influencia geopolítica. En este sentido otro elemento importante que ha surgido después de la firma del acuerdo han sido las declaraciones de Christine Lagarde, directora del FMI (y actúa como la vocera oficiosa de la política de EE.UU), planteando la imposibilidad del cumplimiento de las metas planteadas sin una quita de la deuda. La crisis griega: uno de los eslabones más débiles de la cadena imperialista europea Grecia es la máxima expresión de la crisis europea y del conjunto del imperialismo capitalista. Esta crisis que dio sus primeras señales claras en 2007 ya se hizo abierta en 2008 y todavía, cuando ya pasaron 7 u 8 años según desde donde se quiera contar, todavía no ha encontrado una vía de recuperación. Y esto es así porque no se trata de una crisis más sino de una crisis general producto de la sobreacumulación de capital, de la misma magnitud que la gran depresión de los años 30 del siglo pasado. La deuda griega es una consecuencia de esta crisis general, agravada por el saqueo realizado por los bancos alemanes, franceses y también estadounidenses, como Goldman Sachs, y los grandes capitalistas griegos que han fugado ilegalmente 400 mil millones de euros, con la complicidad de los gobiernos burgueses griegos del Pasok y Nueva Democracia. Sólo un 10 por ciento de los 240 mil millones de euros destinados al “rescate” quedó en Grecia; El grueso de ese dinero fue a cubrir a los bancos privados (mayormente alemanes y franceses) expuestos por la crisis del 2008, cuya deuda fue transferida luego al gobierno griego, el que a su vez debería pagársela a las instituciones europeas prestatarias (entre ellas el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, principal acreedor de Grecia, al que se le adeudan 130.000 millones de euros). A cambio de los “rescates”, las instituciones de la Europa imperialista exigieron duras medidas de ajuste que llevaron a una caída de un 25% de su PBI, la mayor caída del producto en un país europeo desde la Gran Depresión de los años 30. Una verdadera catástrofe social recayó sobre los trabajadores y el pueblo oprimido griego para salvar a los bancos imperialistas y los grandes capitalistas del país

12

Manifiesto Internacional

(entre ellos sus tradicionales y poderosísimos armadores navieros, de fama mundial, que ni siquiera pagan impuestos). La actividad industrial cayó y la productividad del trabajo se estancó o incluso decreció desde 2010. El salario real en la industria manufacturera perdió un quinto de su valor, se eliminaron los aguinaldos, se redujeron los salarios del sector público lo mismo que las jubilaciones, se aumentaron los impuestos al consumo, incluso se aumentó el costo de la electricidad (llegándose al punto de muchas viviendas con la luz cortada en pleno invierno). La recesión, el default y los rumores de un posible abandono de la Unión Europea (UE) se expresaron en una constante salida de depósitos del sistema financiero, que se redujeron en una tercera parte desde finales de 2010. La tasa de desempleo, que hasta mediados de la década estaba en los márgenes del promedio general de Europa, se disparó hasta alcanzar casi un 30%. Entre los jóvenes la situación es peor: en menores de 25 años trepó a casi el 60%, lo que lo convierte en el tercer país con mayor desempleo en esa franja de la población, detrás de Bosnia y Kosovo. La deuda pública total alcanzó a representar un 175% del PBI en 2013 y un 1.155% de las exportaciones. (Datos tomados de artículo de Damián Beil –Ceics-R y R). Tanto el gobierno socialdemócrata del Pasok como el posterior gobierno conservador de la Nueva Democracia, aceptaron la política del imperialismo europeo, de aplicar un duro ajuste para pagar los “rescates”. Pagaron puntualmente cada uno de los vencimientos de deuda, pero el país está en bancarrota. Esto sucede porque el ajuste agravó la depresión económica. El ajuste no sirvió para sacar al país de la crisis. Por el contrario, lo hundieron más llevando el nivel de endeudamiento a la escalofriante cifra de 320.000 millones de euros. Pero por otra parte, las medidas de corte keynesiano que propagandizan varios destacados economistas burgueses como Stiglitz y Krugman y todas las tendencias reformistas, tampoco han dado resultado, como lo demuestra la economía norteamericana, en donde los incentivos inyectados por el gobierno y las sucesivas tandas del QE de la FED, han ido a inflar la burbuja especulativa de Wall Street, pero no sirvieron para sacar la economía de su estancamiento. En total 76 billones (es decir 76 millones de millones) de dólares fueron volcados por los bancos centrales de las potencias imperialistas para evitar las quiebras de los bancos privados e “incentivar” los mercados, es decir un año y medio de PBI mundial, en 7 años!, sin ningún resultado. No se ha obtenido ninguna recuperación apreciable, pero en cambio se han agravado las condiciones para un nuevo estallido de las burbujas financieras, que crecen desmesuradamente, no solo en China, sino en la mismísima bolsa de Wall Street, y en la creciente especulación inmobiliaria (otra vez!) de Londres. La comparación de la situación actual de Grecia con la Argentina del 2001, no se sostiene porque las condiciones

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


que permitieron la recuperación de la economía argentina ya no existen. Tras la crisis de la burbuja de las Puntocom en el 2000, el gobierno de EE.UU, recurrió por primera vez en este siglo a los impulsos keynesianos. Estos, junto a las crecientes inversiones imperialistas en China permitieron un crecimiento general de la economía que duró desde el 2002 hasta que en el 2008 volvió a estallar la crisis de manera más amplia y profunda. Durante esos 6 años crecieron de manera importante los precios de las materias primas, los metales, el petróleo y los productos agrarios. Esto beneficio a toda la región sudamericana de conjunto. Fue este llamado “viento de cola” el que permitió la recuperación de la economía argentina, sobre la base de una devaluación de la moneda del 300%. La reducción de los costos internos y en particular la caída de los salarios un 50%, hizo que se volviera a reanudar el ciclo productivo industrial, empujado por una “redistribución de la riqueza” generada por las exportaciones agrícolas, para sustentar una expansión del mercado interno, cubierto con la sobreprotección producida por la devaluación. Aunque el gobierno griego saliera del Euro para volver a tener una moneda propia y devaluada (lo que sería igual que en Argentina una política antiobrera al servicio de la burguesía nacional, porque debería partir de una violenta rebaja salarial), no encontraría las mismas condiciones en el mercado mundial, que no pasa ahora por el período expansivo de los primeros años de este siglo, sino que se encuentra irremediablemente estancado. Los militantes y simpatizantes kirchneristas, que dicen estar contra las recetas ortodoxas del FMI y contra el “neoliberalismo”, aplaudieron a rabiar a los dirigentes de Syriza y Podemos, el calco español del Syriza, en el Foro Internacional por la Emancipación y la Igualdad realizado en marzo del año pasado en Bs As. Estos parientes europeos de García Linera y Evo Morales, del chavismo, etc., están demostrando que están dispuestos a aceptar cualquier ajuste rabiosamente “neoliberal”, antes que ninguna decisión “anticapitalista” que afecte los intereses de los grandes capitales, y menos que menos una política para desarrollar una revolución socialista. Pero no hay ninguna incoherencia, ya que en las actuales condiciones de “fin de ciclo” del auge económico de las “commodities”, también la política de los gobiernos “nacionales y populares” o progresistas de la región, giran hacia una política de ajustes fiscales, rebajas salariales y mayor represión hacia los trabajadores. Sometimiento semicolonial o revolución socialista La resistencia de la clase trabajadora a la primera tanda de ajustes impuestos por el gobierno de Papandreu, fue canalizada por la burocracia sindical vinculada al partido socialdemócrata Pasok, en más de una treintena de paros generales de 24 y 48 hs y múltiples manifestaciones, para evitar una verdadera huelga general que desembocara en una revolución obrera. Tras el interregno del gobierno de Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

Samaras (del conservador partido Nueva Democracia), la impotencia de estos paros y movilizaciones aislados, llevó a que el proceso de la lucha de clases se orientara a buscar una salida política en el marco de las instituciones burguesas. La oposición a la política de ajustes y mayor explotación fue capitalizada políticamente por el Syriza, un frente electoral compuesto por una variedad de organizaciones pequeñoburguesas de izquierda, luego transformado en partido. Una vez en el gobierno, el discurso antiajuste del Syriza se fue moderando cada vez más para adaptarse a las imposiciones de la Troika europea. Durante las últimas negociaciones, las pretensiones del Syriza se limitaron a reclamar una quita de la deuda, a cambio de imponer un ajuste apenas más limitado que el reclamado por las potencias europeas encabezadas por Alemania y Francia. Tras el fracaso de las últimas negociaciones de junio, Alexis Tsipras (primer ministro y principal dirigente del Syriza) convocó a un referéndum para que la población se pronunciara acerca de si estaba dispuesta a aceptar las condiciones que pretendían imponer los acreedores europeos y el FMI. A pesar de las medidas adoptadas por el gobierno griego (en particular el “corralito” bancario) y la campaña de los partidos de la derecha para aterrorizar a la población acerca de las consecuencias que traería un rechazo, el triunfo del NO fue contundente (más del 61%), expresando claramente la voluntad obrera y popular de terminar con la política de ajustes. En la intención del gobierno del Syriza nunca ha estado llegar hasta la ruptura, sino mejorar su posición política para negociar en mejores condiciones. Y sin embargo, luego del contundente pronunciamiento popular, los negociadores del Syriza encabezados por Tsipras presentaron en la mesa de negociaciones un plan de ajuste con muy pocas diferencias sustanciales al último exigido por la Troika que fue rechazado en el referéndum. Tal es así que mereció el elogio del gobierno francés y tuvo como consecuencia un rebote hacia arriba de las bolsas mundiales, que habían caído –entre otras razones- por temor a un default griego. Es decir, una verdadera traición a la voluntad y al mandato popular expresado claramente en las urnas, y en las manifestaciones callejeras. A la Troika, y más en particular, al gobierno alemán, esto no les bastó y exigió la completa capitulación de Tsipras, la cual finalmente ocurrió. Con esto queda en evidencia el carácter puramente reformista, proimperialista y contrarrevolucionario de Syriza. Las ilusiones de los que veían en el Syriza algún tinte “anticapitalista” se estrellaron contra la pared. Renuncia y elecciones anticipadas Tras la aprobación del tercer lote de leyes exigidas por la troika (entre otras cosas la concesión -por entre 40 y 50 años- de 14 aeropuertos que ahora serán controlados por

Manifiesto Internacional

13


hasta antes de la ruptura de la Plataforma de Izquierda seguía adentro del Syriza. En las elecciones adelantadas del 20 de septiembre volvió a ganar el Syriza con el 35 % superando a Nueva Democracia (28%). El voto a Syriza es interpretado como la elección del “mal menor” sin mucho entusiasmo ni grandes esperanzas frente a los partidos tradicionales, Nueva Democracia y Pasok, que son considerados los autores de la tragedia que vive el pueblo griego. Los 25 diputados disidentes de Syriza, que junto con otras fuerzas de izquierda conformaron Unidad Popular, no superaron el umbral del 3% y se quedaron sin ninguna banca no presentaron una alternativa real creíble, solo una promesa vaga de una “nueva Syriza, más coherente con sus orígenes”. El autorreferencial y sectario Partido Comunista (KKE) estalinista no consiguió atraer a las fuerzas que dejaron Syriza, permaneciendo inmovilizado en el 5,5% de los votos. El frente electoral formado por Antarsya y el EEK obtuvo una votación marginal de 0,8%. El voto a la llamada Unión de Centristas -dirigida por V. Leventis, un conocido cómico de la televisión alternativa(de 1,79 % en enero de este año a 3,43 % y 9 parlamentarios) son signos claros de la pérdida de credibilidad del parlamentarismo griego y de una desintegración mayor de un sistema político ya en crisis El hecho de que los nazis de Amanecer Dorado ocupen de nuevo la tercera posición con un 7% entre los partidos parlamentarios es amenazador. A pesar de que no ha habido un crecimiento espectacular del voto nazi, se ha convertido sin embargo en un factor contrarrevolucionario constante en la vida política. Sus resultados incluso se doblaron en las islas que recibieron la oleada de inmigrantes el pasado verano. La abstención fue de 45%, diez puntos más que en las elecciones anteriores. Pasadas las 10:30 de la noche, Alexis Tsipras fue a celebrar su victoria a la céntrica plaza Klauthmonos, donde la afluencia de simpatizantes difería mucho de la que en enero festejó la victoria de Syriza. Esta vez, los jóvenes eran los grandes ausentes, lo que ponía sobre la mesa la abstención de este sector de votantes.

capitales alemanes) para acceder al tercer rescate, el primer ministro Tsipras anunció su dimisión al cargo, lo que resultó en un llamado a elecciones anticipadas para el 20 de septiembre. Más arriba habíamos indicado que se profundizaba la crisis del partido gobernante. Sin embargo, y a pesar de que la mayoría del CC de Syriza votó en contra del acuerdo, hasta ese momento nadie había planteado una ruptura con el gobierno, sino que por el contrario la Plataforma de Izquierda que aparece como oposición interna a la línea oficial de Syriza lo siguió sosteniendo (inclusive su principal dirigente Lafazanis hizo una declaración diciendo que estaba votando en contra de las medidas, pero continuaría apoyando al gobierno) , con el argumento de que iba a disputar la mayoría en el próximo congreso de Syriza que debería realizarse entre los meses de septiembre y octubre. Sin embargo, durante la votación de este tercer paquete de ajuste, 43 de los 149 diputados que tiene Syriza en el parlamento votaron en contra o se abstuvieron dejando al partido de gobierno sin mayoría propia. Aprovechando esta situación Tsipras presentó su renuncia forzando las elecciones anticipadas, situación que ya se venía barajando como posibilidad cierta para recomponer una fuerza parlamentaria homogénea que apoye la política de capitulación de su gobierno. Es que según la Constitución griega, cuando se realizan elecciones dentro de un plazo de hasta los 18 meses, los dirigentes de la mayoría de cada partido (en este caso Tsipras) tienen la potestad de nombrar directamente a los candidatos de su lista partidaria. Esta situación provocó la ruptura de 25 diputados de la Plataforma de Izquierda encabezados por Panagiotis Lafazanis (ex ministro de energía), que a pocas horas de la dimisión de Tsipras, anunciaron la formación del partido Unidad Popular y de su propio bloque parlamentario. Como ejemplo de la unidad de intereses del neoreformismo europeo, Podemos aún mantiene su apoyo a Alexis Tsipras tras su dimisión y la división de Syriza:"Un presidente que se atreve a devolverle la palabra a su pueblo es un presidente con coraje", dijo el número dos de Podemos, Iñigo Errejón. La posición de Podemos coincide de este modo con la Comisión Europea que aplaudió la maniobra de Tsipras porque entiende que podría servir para que el gobierno griego gane la estabilidad política y parlamentaria que le faltó hasta ahora.

Pero la cuestión de fondo está en cómo se desarrollará la lucha y la conciencia política de la clase trabajadora y el pueblo. Ya el mismo miércoles 15 de julio, cuando el parlamento votaba las primeras leyes ajustadoras, se realizó una huelga de 24hs del sindicato de empleados públicos (Adedy) y una manifestación en la plaza Syntagma, frente al parlamento que fue reprimida por la policía. Mientras en otra plaza cercana se desarrollaba otra manifestación más numerosa, convocada por el Pame, sindicato dirigido por el Partido Comunista de Grecia (KKE). Más huelgas y movilizaciones parciales, así como paros generales de 24 y 48hs aislados, se han repetido desde que el gobierno de Syriza empezó su ajuste, repitiendo la misma mecánica de años anteriores, que –tras una treintena de

Los grupos trotskistas centristas como el Xekinima (del CIT), pretendieron recrear una nueva alianza electoral pequeñoburguesa alrededor de Antarsya (*) y el nuevo partido de Lafazanis, que, en caso de que hubiera prosperado, sólo hubiera servido para repetir la historia del Syriza y redoblar la frustración de la clase obrera y el pueblo griego. Mientras que el grupo trotskista rematadamente oportunista de Alan Woods, hace de comentarista externo de la situación y critica al gobierno de Tsipras, pero todavía,

14

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


paros generales- provocó desgaste e impotencia en la clase trabajadora griega, y la búsqueda de una salida política votando a los reformistas de Syriza. Para la clase obrera y la mayoría del pueblo trabajador, no hay ninguna salida a esta crisis en los marcos del imperialismo capitalista en decadencia. Solo una revolución obrera y socialista, apoyada en el pueblo oprimido, puede lograr que las actuales privaciones y sufrimientos abran el camino para terminar con la dependencia, la miseria y la explotación. Para ello habrá que romper con el imperialismo, expropiar a la burguesía griega, y convocar a

la clase trabajadora de toda Europa a la lucha por una Federación Europea de Estados Obreros y Socialistas. Las condiciones objetivas están más que maduras. Pero hace falta que la vanguardia obrera haga la experiencia con todas las variantes “reformistas” y se organice en un partido o b r e r o i n t e r n a c i o n a l r e v o l u c i o n a r i o , e s d e c i r, verdaderamente leninista-trotskysta, que desarrolle la movilización revolucionaria bajo las banderas de la revolución permanente.

..............................................................................................................................................................

Organizaciones que integran Syriza: trotskista SEK ((Par do Socialista de los Trabajadores, integrante de la Tendencia Socialista Internacional, Trotskista) y ahora es observador en la organización del Secretariado Unificado (Cuarta Internacional), pero también mantiene relaciones políticas con el ISO (Organización Socialista Internacional) de Estados Unidos. Recientemente se fusiono con el grupo KOKKOINO que es una ruptura anterior del SEK.

Este fue un reagrupamiento de organizaciones alrededor de Synaspismos, que es de lejos el componente más grande. Desde julio de 2013 Syriza se ha transformado en un partido unificado. Tiene dos principales corrientes internas: la mayoría integrada a su vez por un conglomerado de varias corrientes menores, siendo la más importante “Unidad de Izquierda” dirigida por Alexis Tsipras. Y la “Plataforma de Izquierda” dirigida por Lafazanis, Davanellos y el economista Costas Lapavitzas, que tras la capitulación de Tsipras, rompieron con Syriza para formar el par do Unidad Popular.

Plataforma Comunista, –trotskista- sección griega de la TMI (Alan Woods).

Syriza fue integrada por:

PCR (Posadista)

Synaspismos, es el componente más grande de Syriza. Originalmente llamada Coalición de la Izquierda y el Progreso, cambio su nombre por el actual de Coalición de la Izquierda y los Movimientos, está integrada por una fracción que rompió con el KKE -Partido Comunista de Grecia- y EAR. Participó en un gobierno de coalición con el partido burgués Nueva Democracia (junio de 1989) y luego en el gobierno de coalición de Nueva Democracia y el Pasok (noviembre de 1989).

DIKKI, (Movimiento Democrático Social), escisión por la izquierda del PASOK (Movimiento Socialista Panhelénico). Ciudadanos Activos, partido izquierdista fundado por el veterano Manolis Glezos.

Partido Comunista de Grecia (Interior), gran ruptura del KKE (Partido Comunista de Grecia) en 1968, durante la dictadura, adhirió al “eurocomunismo”. En 1987 una fracción se retiró para fundar EAR y luego otra se fue y formó AKOA. AKOA, (Izquierda Innovadora Comunista Ecologista), organización eco-comunista procedente del “eurocomunista” Partido Comunista de Grecia (Interior). EAR, fracción “eurocomunista” de derecha del ex Partido Comunista de Grecia (Interior).

KEDA (Movimiento por la unidad de acción de la Izquierda) escisión en 2000 del Par do Comunista de Grecia (KKE). Ecosocialistas de Grecia ............................................................................................. (*)Antarsya (Cooperación An capitalista para el Derrocamiento): está integrada por las organizaciones NAR (Corriente de Nueva Izquierda, proveniente de la ruptura de la juventud del EEK-Par do Comunista), SEK (Par do Socialista de los Trabajadores, integrante de la Tendencia Socialista Internacional, Trotskista) y ARAN (Recomposición de Izquierda). En las úl mas elecciones la mayoría de Antarsya, firmó una alianza polí co-electoral con “Plan B” una organización nacionalista de izquierda. Basado en ar culo publicado en LCO N° 17

KOE, (Organización Comunista de Grecia), maoísta. DEA, (Izquierda de los Trabajadores Internacionalista) –trotskista-, proviene de una ruptura en el 2001 con el grupo Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

Manifiesto Internacional

15


VENEZUELA

LA CLASE OBRERA ANTE LA COYUNTURA: REVOLUCIÓN Y CONTRARREVOLUCIÓN SE ATISBAN DESDE LOS LEJOS Y NO TANTO

M

desviar o aplastar el descontento de la población. El imperialismo mismo, ha dado demostraciones de no querer ahorcar al gobierno pues no se ve con la fuerza para dar un golpe decisivo a las masas sin obtener una respuesta de igual o mayor factura y por allí la votación en la OEA en la discusión sobre la aplicación de la carta democrática y la normalización de las relaciones diplomáticas con Venezuela. Prefiere seguir realizando movimiento de peones desgastantes… En los últimos días, luego de la declaración del imperio de que las partes debían negociar, el excandidato Capriles de manera propagandista para su público, expuso diferencias con el español Zapatero (1) y este a su vez ha descalificado a Capriles (2), mientras desarrollan contactos tras bambalinas que involucra a dos nuevos actores.(3) El día jueves 07/07, en una declaración oficial de la Coordinadora de la MUD pone como nueva condición para sentarse a negociar que se incorpore la representación de la Iglesia católica a la mesa de negociaciones y la OEA. (4). Mientras Maduro sigue reforzando sus posiciones en el seno de las fuerzas armadas realizando algunos cambios pero ratificando al Ministro de la Defensa. Ahora, ¿Quién, además del imperialismo, empuja ese cambio de posición? ¿quién empuja a la oposición después de tanto nadar, ir a morir en la orilla de las negociaciones?.

ientras el gobierno niega la profundidad de la crisis alimentaria y de medicinas que estamos viviendo, generando hambre real en centenares de miles de personas que sus CLAP no han podido paliar, el 11 de junio de 2016 en el Cerezal del estado Sucre, el 13 en Cariaco y el 15 en Cumaná se repitieron escenas de desborde del movimiento popular con asalto a negocios en búsqueda de alimentos que fueron enfrentados por la policía estatal y la Guardia Nacional Bolivariana, quienes con sus disparos produjeron 1 muerto en el primer episodio y 2 en Cumaná, reviviendo el fantasma del 27F, por ahora en chiquito: El pueblo que se lanza desesperado a la calle, producto del hambre, desbordando las fuerzas represivas del estado burgués y estas responden armas asesinas en mano. Al igual que CAP el 27F de 1989, el gobierno de Maduro trató de descalificar este desbordamiento popular porque supuestamente durante el mismo se produjeron asaltos a locales de venta de electrodomésticos. Días después llega de Trinidad un barco lleno de alimentos para el estado Sucre y se producen algunos cambios en los mandos de los cuerpos represivos. La acción del pueblo y la respuesta del gobierno son una verdadera campanada del momento que estamos viviendo: el pueblo dando una muestra de estar dispuesto a romper con los canales de la institucionalidad burguesa y el gobierno de estar preparado para responder en la misma tónica que lo hizo Carlos Andrés. Las acusaciones de que ese accionar estuvo dirigido por la MUD, nos suena a los señalamientos de CAP y Octavio Lepage de que la semiinsurrección popular del 27F estuvo dirigida por la izquierda socialista. La izquierda que se reclama marxista, socialista revolucionaria se mantiene mayoritariamente dentro de las fronteras de la conciliación, sea dentro del chavismo: Marea Socialista, Izquierda Revolucionaria-El Militante y Lucha de Clases o en el borde de su frontera: PSL armando alianzas políticas con sectores de la MUD y el "chavismo crítico" con un programa demoburgués. Otras agrupaciones presentan propuestas que se mantienen en la propaganda política o sin salir del planteamiento sindicalista reivindicativista, aisladas unas de otras.

La clase obrera ha estado al margen de las discusiones del país que debemos tener desarrolladas entre la MUD y el PSUV-GPP, incluso sin propuestas alternativas a la grave crisis de desabastecimiento, inflación y violación de los derechos laborales, con la sola excepción de la URT Sucre, la Mesa Sindical en Lara y Fustbec con sus peleas sindicales en Carabobo, pero que ninguna ha trascendido más allá de algunos medios de comunicación. Tampoco en los temas que son inherentes a la lucha reivindicativa, en su enfrentamiento directo con los amos del capital: violación de los contratos, despidos, salarios, libertad sindical, se han dado pasos para dar un salto que nos permitan superar los enfrentamientos defensivos aislados donde la burguesía nos lleva toda la ventaja, así como tampoco en problemas de independencia nacional, caso Deuda Externa, y la defensa de la ecología, contra el desarrollo del plan del Arco Minero del Orinoco, el cual ha recibido la respuesta de algunos sectores de la vanguardia política y social y es de todas las intervenciones la más propagandizada por algunos portales como Aporrea. La UNT después del último Consejo Nacional donde se aprobó formalmente unas propuestas programáticas que la pudieran mantener en el primer plano nacional, se ha sumergido en el ostracismo; la CTV solo hace críticas apegadas a las propuestas de la MUD y en el "extremo" el sindicalismo gobiernero de la CSBTT, solo lanzan loas a las medidas del gobierno. Otras centrales o proto centrales tan solo se mueven burocráticamente para alimentar sus filas en desmedro de las existentes CTV, CSBTT y UNETE.

Durante todo el año 2016 el escenario político nacional ha estado dominado por la burguesía vía los enfrentamientos entre los bloques de la MUD y del PSUV - GPP, donde, aparte del acuerdo de usar todo el peso de ambos para controlar a las masas asalariadas y populares en general para que no desborden el ordenamiento institucional burgués con acciones sindicales o políticas que paralicen el aparato productivo y al país con sus movilizaciones, por momentos aparentemente parecen haberse impuesto las posiciones más desubicadas del escenario de la lucha de clases, pero por las propias declaraciones de personeros como José Vicente Rangel y el propio Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional, sin cerrar las puertas a la negociación, más allá del referendo, de cómo canalizar,

En el llamado campo de la izquierda marxista las posiciones

16

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero

Manifiesto Internacional


vienen girando entre posiciones abiertamente conciliadores reclamándose seguidores del legado de Chávez, papel que vienen jugando entre otros agrupaciones Marea Socialista, El Militante y Lucha de Clases, en otra versión tenemos al PSL, impulsores de la Plataforma del Pueblo en Lucha y el Chavismo Crítico con desarrollo de alianzas con sectores o dirigentes chavistas y que ante la crisis, tan solo se plantean alianzas demoburguesas (5) versión criolla de la revolución por etapas, los que les imposibilita desarrollar una política de independencia de clases, única vía para la solución de la crisis a favor del proletariado. Tanto los compañeros de Marea Socialista como los del PSL parecieran andar más en pasos preparatorios para su posible participación en una futura campaña electoral, que en dedicar sus fuerzas en la organización del movimiento obrero y popular para que enfrentemos el paquete de austeridad burguesa que se nos viene aplicando desde el gobierno y su santo aliado la MUD. Los militares ante la crisis La pelea de la MUD y el PSUV-GPP por el referéndum ha dejado un gran vacío político que no ha sido llenado por ninguna otra fuerza política. Como oferta a futuro la MUD, la más clara de sus propuestas alternativas a las medidas del gobierno y para que no quede ninguna duda de ser el continuador de las políticas chavistas, la expresó el presidente de la Asamblea Nacional al decir que un gobierno de la MUD tenía que tomar medidas antipopulares; el gobierno ante la crisis de desabastecimiento sigue desarrollando los CLAP que como buenos aparatos burocráticos tan solo son un mecanismo que paso a paso en vez de solucionar el problema para el cual teóricamente fueron creados, muestran sus limitaciones desarrollando nuevas contradicciones que exacerban la conciencia obrera y popular. Parejo, el gobierno profundiza sus acuerdos con la burguesía para tratar de resolver los graves problemas creados por la política de control de cambios y de precios, que ante la baja de los ingresos petroleros, ha desatado la crisis de desabastecimiento e inflación. Estos acuerdos, dirigidos por el empresario Pérez Abad, verdadero Ministro de Economía del gobierno, aparte de incluir aumentos de precios que oscilan en el 1000%, ha concretado con algunos empresarios la exportación de productos que si bien no cubren, ni por asomo, la baja de dólares de los precios petroleros, le sirven a Maduro para propagandizar el éxito de uno de sus "motores" de impulso de la economía. Los aumentos de precios solicitados por el empresariado están siendo satisfechos, empezando a aparecer los productos en los anaqueles, pero sin que lleguen a la mesa del pueblo, lo cual no resuelve un problema principalísimo en la crisis social de desabastecimiento e inflación, cual es aplacar el descontento obrero y popular… Es entonces que aparecen los militares y el conjunto de los organismos de represión del estado para controlar la situación (contener o aplastar cualquier insurgencia obrera y popular que diluya el marco jurídico burgués, como sucedió el 27F de 1989). Y es así que en todo el país se ha estado viviendo un "clima verde olivo" en todo el territorio nacional: Las ciudades más importantes han visto desfilar las columnas de 4 a 8 motorizados o camiones antimotines de la Guardia Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

Nacional Bolivariana armados con equipos antimotines y sus nuevos AK rusos; en momentos críticos convoyes militares parados en las esquinas de las principales vías de circulación, razias donde detienen por horas a centenares de hombres y mujeres del pueblo por el delito de hacer colas para comprar alimentos, bajo la excusa de atacar el bachaquerismo; Policías y GNB vigilando las colas para "ordenar" el saqueo vía bachaquerismo y así vemos a esos cuerpos represivos reprimiendo a culatazos al pueblo en las colas el accionar de las masas, incluso contra la propia GNB que de manera descarada realiza acciones de vacío de negocios para su exclusivo beneficio; vemos multiplicar la realización de las palabras del expresidente de reprimir con gas del bueno y perdigones cuando son sobrepasados por las masas hambrientas y por balas mortíferas como en Cumaná. Cumaná es el culmen coyuntural de un proceso, de acumulación de contradicciones sociales donde las masas no creen ni en el gobierno ni en la MUD para solucionar en lo inmediato el desabastecimiento, así como la demostración de que la GNB ha sido preparada para reprimir, con la saña mostrada bajo la IV República, a las generaciones que la conocimos y a las que fueron ilusionadas con "maldito el soldado que dispara contra su propio pueblo". La represión asesina aplicada en Cumaná frenó durante una decena de días la acelerada dinámica de saqueos a negocios y a transportes de alimentos, que se venía desarrollando, pero la misma no resolvió la raíz del problema y ello explica que la primera semana de julio han reaparecido las protestas de calle. Manifestaciones y protestas que presionan a los sectores burgueses a sentarse a negociar. Más allá de la militarización y represión abierta, el gobierno da pasos para tratar de contener la posibilidad de referendo y si se da, que la participación popular no cumpla los parámetros de ley y entonces el chavismo continúe siendo la cabeza de la aplicación del plan de austeridad con la MUD como arma de recambio pero también pueden estar en la búsqueda de un tercero. Pero el gobierno también golpea a su izquierda para frenar la construcción de alternativas socialistas, estirando la interpretación de leyes para sabotear esta dinámica impidiendo la participación electoral de agrupaciones como Marea Socialista o el allanamiento de una sede de esta organización, limitando importantes libertades democráticas. La constitución de un gobierno bonapartista clásico (represivo apoyado en los militares) es cada vez más claro no solo para la vanguardia política sino para amplios sectores de las masas. La sombra de una intervención directa de los militares, vía un golpe de estado directo o una variante, no es un coco para meter miedo, sino una realidad por la necesidad de la burguesía ante la crisis económica y de dirección política, ante los desacuerdos entre los 2 bloques burgueses (PSUV - MUD-GPP) que no terminan de diseñar de manera conjunta una válvula de escape a las presiones sociales. La vía golpista no es inevitable y el propio gobierno norteamericano está enviando mensajes a ambos bloques burgueses para que negocien y permitan la sobrevivencia de ambos, ante la continuidad o el recambio constitucional de gobierno. La normalización de las relaciones diplomáticas entre Venezuela y los EEUU es un mensaje para ambos bloques y no solo para uno. La no aprobación

Manifiesto Internacional

17


La Pipa Rota que no tuvo continuidad por razones aún no bien dilucidadas, pero las razones que dieron impulso a dicha convocatoria aún están presentes y que son reforzadas por el "Cumanazo" y los planes de la burguesía de sentarse para aprobar un único plan a aplicar contra el pueblo explotado y oprimido. Multiplicar los esfuerzos por la concreción de un Frente de Organizaciones Revolucionarias que generen o refuercen las políticas comunes que se asientan en la necesidad de organizar la mayor de las fuerzas del movimiento obrero y popular para derrotar el paquete de austeridad económica burguesa que se nos viene aplicando. Aparte de ser una necesidad, este Frente tiene bases materiales sociales sobre las cuales construir y salir victoriosos pues, repetimos. Las masas asalariadas y oprimidas no están derrotadas y están rompiendo con el chavismo sin unirse a la MUD, su vitalidad la muestran en esas variopintas protestas que se multiplican en todo el territorio nacional contra la escasez y el hambre, incluyendo la denuncia y abandono de los CLAP, que reclaman esa dirección revolucionaria, una dirección político reivindicativa que las unifique con un programa de transición que las convierta en la fuerza invencible frente a las fuerzas del capital, que lo destruya conquistando un gobierno obrero y popular en una Venezuela Socialista. Vamos a unir fuerzas bajo ese programa de transición para el impulso de la revolución socialista venezolana.

de la aplicación de la Carta Democrática es y no es una victoria para el gobierno, así como es y no es una derrota para la MUD, es algo de ambas cosas: un freno a las aceleradas aspiraciones de la MUD para derrotar abiertamente al gobierno y una advertencia al gobierno en su intento de darle largas a una salida tipo referendo, pues no se aprobó pero tampoco se desechó de manera definitiva la intervención de la OEA. Todo los demás es propaganda para la galería. El referendo, como mecanismo descompresionador del descontento social, es tan solo uno de los elementos a discutir para desmontar la explosividad social, por lo que debe discutirse toda la gama de "salidas" para completar el paquete anticrisis que el gobierno está aplicando, con relativo éxito por ahora. La explosividad social tampoco es un cuento de caminos. Fue expresada en lo que llamamos "el Cumanazo de julio 2016". En esta acción de masas, desbordamiento social, la burguesía comprobó, si es que tenía alguna duda, que el espíritu del 27F del ´89 no pudo ser desmontado por los gobiernos de Chávez y menos aún por el de Maduro que recibió un chavismo agotado en medio de una crisis económica en pleno desarrollo. Es este desbordamiento el que le dice a los bloques políticos burgueses que basta de circo "pirata", que tienen que armar, no una medida, sino un programa de medidas que les permita actuar mancomunadamente, con coherencia en unidad de fuerzas para desarmar el barril de explosividad social sobre el cual está sentado el país. ¿Qué en caso extremo están las fuerzas armadas que vienen demostrando durante toda la crisis de desabastecimiento e inflación que están prestas a cumplir su función de garantes de los intereses del gran capital? ¡Claro que lo están y si alguno lo ha dudado allí está la represión del "Cumanazo"!, pero es que precisamente esa actuación es una acción extrema, que si lo puede evitar, el imperio gringo ordena que se evite, pues en la actual correlación de fuerzas sociales no hay garantía de que todo les salga bien, por lo que deciden que todo se haga por la vía de la institucionalidad constitucional, vía diálogo.

NOTAS (1) ("Capriles considera que Zapatero está descalificado como mediador", Diario Fronteras, julio 03, 2016, http://fronteradigital.com.ve/capriles-considera-zapateroesta-descalificado-mediador/) (2) ("Zapatero veta a Capriles y a María Corina en su “mediación”": La Patilla 0470772016. Tomado de ABC de España. Por LUDMILA VINOGRADOFF/Corresponsal En C a r a c a s . http://www.lapatilla.com/site/2016/07/04/zapatero-veta-acapriles-y-a-maria-corina-en-su-mediacion/).

La izquierda revolucionaria Los sectores revolucionarios tenemos frente a nosotros una gran oportunidad de fortalecer nuestras raíces en el seno del movimiento obrero y popular y hasta convertirnos en una primera fuerza en el seno de la clase obrera como en aquellos momentos previos y posterior al golpe del 11A y del 2D, pues la mayoría del pueblo trabajador está buscando repuestas a los problemas de desabastecimiento, inflación y problemas laborales, así como de los servicios, al problema educativo y al mismo político ante el derrumbe del chavismo. Pero también una parte importante de la vanguardia política anda en búsqueda de una plataforma programática que muestra su posibilidad de engarzar con la conciencia de las masas que le permita desarrollar toda su potencialidad construyendo un partido obrero y socialista, un partido leninista de combate. Postularnos ante esa vanguardia política, levantando las banderas de las reivindicaciones del pueblo trabajador para superar la crisis económica, lo que está indisolublemente ligado a la superación revolucionaria del capitalismo, es una posibilidad tangible que tenemos que realizar. Hace unos meses se dio un intento de reagrupación de agrupaciones de la izquierda marxista, impulsado por los camaradas de

18

(3) (MUD acepta dialogar con el Gobierno “si participa la Iglesia y la OEA” WEB NOTICIA AL DÍA. domingo 10 de julio. http://noticiaaldia.com/2016/07/mud-acepta-dialogarcon-el-gobierno-si-participa-la-iglesia-y-la-oea/) (4) (http://www.lapatilla.com/site/2016/07/07/estas-son-lascondiciones-de-la-mud-para-sentarse-a-dialogar-con-elgobierno/). (5) " hacer una Revolución, hacer una Revolución profunda, social, política, que no se ha hecho…", (http://www.aporrea.org/poderpopular/n292851.html)

Corriente Socialista Revolucionaria-El Topo Obrero

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


BRASIL: CRISIS POLÍTICA, CORRUPCIÓN Y RECESIÓN

E

l domingo 17 de abril, la cámara de diputados de Brasil aprobó por un amplio margen –superior a los 2/3 necesarios- el pedido de “impeachment” (proceso constitucional de destitución o juicio político del presidente) presentado por la oposición. Si el senado -por simple mayoría- adopta la misma decisión, que es lo más probable, Dilma Rousseff será suspendida de la presidencia por 180 días, y asumirá ese cargo el vicepresidente Michel Temer del PMDB(1), mientras se sustancia el juicio político. Desde que tomó cuerpo el pedido de “impeachment” se agravó la crisis política -que ya se venía arrastrando desde hacía tiempo- y prácticamente terminó paralizando al gobierno del PT. Inclusive, la designación de Lula como ministro del gobierno, jugada clave de Dilma y el PT para evitar el “impeachment”, fue bloqueada por una sentencia judicial, que le impidió a Lula asumir el cargo. Las acusaciones para sostener el “impeachment” son débiles. “…las causas que pesan sobre Rousseff son exactamente administrativas. Se la acusa de “delito de responsabilidad” (fiscal) en lo que se ha dado en llamar “pedaleadas”. ¿Qué es eso? El ministerio de Hacienda permitió que bancos oficiales abonaran programas sociales en tiempo y forma, como los del plan “hambre cero”, antes que el gobierno federal les remitiera los fondos para efectivizar el pago. Esto equivaldría, según los partidarios del impeachment, a tomar un “crédito” que no fue aprobado por el Congreso en la Ley de Presupuesto. El problema, que no es poco, es que las “pedaleadas” fueron practicadas por Fernando Henrique Cardoso durante sus dos gobiernos, pese a ser él quién instituyó la “Ley de Responsabilidad Fiscal”. Desde luego nadie lo cuestionó. Tampoco lo hicieron con su sucesor Luiz Inácio Lula da Silva, que acudió a esa práctica durante su dos gestiones. Y menos aún cuestionan en la actualidad los procedimientos de los gobernadores de los estados provinciales, que uno tras otro incurren en el mismo “delito administrativo”. Entre ellos el gobernador de San Pablo Geraldo Alckmin, del opositor PSDB, contra quien nadie piensa entablar un juicio político por esta cuestión. (Eleonora Grosman, Clarín 6/4) Si bien el juicio político a Dilma formalmente se fundamenta en una manipulación de las cuentas fiscales, tanto el “impeachment”, como el bloqueo político a Lula, ocurren en el marco de los avances en la investigación por la corrupción en la que se hallan envueltos los principales dirigentes del Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

PT, tanto Dilma -la presidente actual- como el ex presidente Lula. Las causas del “mensalão” (sobornos o coimas de parte del gobierno para que diputados voten sus proyectos de ley), ya en el 2005 socavaron la imagen popular del gobierno de Lula. Pero ha sido la causa del “Lava Jato”* la que terminó por defraudar a la propia base social del PT. Pero si bien la corrupción no deja de ser un factor importante en la consideración política que los trabajadores y amplios sectores populares hacen del gobierno del PT, la cuestión de fondo, tanto para los trabajadores como para la gran burguesía y el imperialismo, es la situación económica, que es la base real, material, de la crisis política. En la base de esta crisis política está la crisis económica que

comenzó con la desaceleración del 2012, y se ha agravado cayendo en una importante recesión en 2015 (-3,8%), cuya proyección para este año no es nada optimista, ya que se prevé una caída mínima del PBI del 3,5%. Frente a esta crisis económica, que es la refracción brasilera de la crisis de la economía mundial capitalista, la gran burguesía está dividida en base a si aplicar un duro plan de ajuste, o un ajuste más intermediado por la inflación y el gasto estatal, con incentivos al mercado interno que amortigüen la recesión. El capital financiero internacional reclama un fuerte plan de ajuste. La Fiesp (Federación de industriales de San Pablo, la más poderosa del país) apoya la segunda variante, para mantener un nivel de consumo aceptable para su producción en el mercado interno. Pero mientras hasta hace poco mantenían el apoyo a la continuidad del gobierno de Dilma, la que venía oscilando entre una y otra política para

Manifiesto Internacional

19


conformar a todos los sectores burgueses, ahora la Fiesp, ante el agravamiento de la crisis política que prácticamente paralizó al gobierno, agravando la crisis económica, se han volcado a apoyar el “impeachment”. ¿Por qué la gran burguesía brasileña ahora se quiere deshacer de Dilma, si tanto ella como Lula han gobernado en su beneficio? La cuestión es que Dilma vaciló en la aplicación del ajuste. Ya para que la reeligieran tuvo que mentirle a su electorado prometiendo que no iba a hacer un ajuste. Pero ni bien reasumió designó como Ministro de Hacienda a Joaquim Levy –cuyo plan de ajuste fiscal incluía la reducción de planes sociales como el “Bolsa Familia”-, para luego retroceder y reemplazarlo por Nelson Barbosa, un funcionario del riñón del PT, vinculado a Lula. Estos cambios no terminaron de conformar ni a uno ni a otro sector de la burguesía. Pero además, del ajuste -aunque parcialmente aplicado-, la caída de los salarios y los despidos, resultó en una importante caída en el apoyo popular al gobierno, que según encuestas registraba alrededor de apenas un 10% de aprobación. En esas condiciones, la burguesía brasileña concluyó que el gobierno de Dilma no tenía base suficiente para aplicar las duras políticas contra la clase trabajadora y el pueblo, que las patronales exigen para sostener sus ganancias. Así lo ha expresado la Confederación Nacional de Agricultura y Pecuaria (CNA), representante de la gran burguesía agraria, que también se pronunció a favor del “impeachment”, alegando que Rousseff "ya no tiene autoridad para liderar el proceso de reformas ni la capacidad de unir a los brasileños". Y de ahí también se entiende que la Fiesp que venía apoyando al gobierno hasta un poco más de un mes, terminó reclamando el “impeachment ya”. Con estos pronunciamientos patronales, los diputados que tenían alguna duda, terminaron volcándose ampliamente contra Dilma. Además de la caída del apoyo de su principal base social de trabajadores y sectores populares pobres, y la ruptura de su principal aliado político (el PMDB), Dilma y el PT vienen sufriendo la oposición de un gran movimiento de la clase media acomodada, que se movilizó varias veces y simultáneamente en distintas ciudades del país, reclamando el fin del gobierno del PT. Este movimiento social ideológicamente es de derecha, pero tampoco reconoce o apoya a los principales dirigentes políticos del PSDB (2), como el gobernador de San Pablo Geraldo Alckim, o Aécio Neves, candidato a las presidenciales de 2014. En cambio Lula, si bien su imagen también ha caído, cuenta con más apoyo popular (37% según la encuestadora Datafolha) e inclusive de la gran burguesía, ya que lo considera capaz de imponer ajustes y controlar la protesta obrera y popular. Es por eso que el intento de incorporar a Lula al gabinete como un primer ministro no respondió sólo a las necesidades de su resguardo contra la persecución judicial,

20

Manifiesto Internacional

sino al objetivo de encontrar un equilibrio en el gobierno entre los requerimientos de distintos sectores burgueses que ampliara su base de apoyo. Lula que apoyaba e influía en las decisiones políticas del gobierno de Dilma, desde afuera guardándose para una próxima candidatura en 2018, aceptó su incorporación –que después quedó en suspenso-, tanto por el agravamiento de la crisis, como por su situación judicial. En el marco de la crisis política brasileña se puede apreciar también cómo actúan otros factores de poder estatal que han ido ganando relevancia en las últimas décadas para operar según los intereses de las fracciones capitalistas más fuertes y del imperialismo norteamericano. El control del poder judicial, y los servicios de inteligencia, por parte de la burguesía y el imperialismo, permiten el manejo de las denuncias de corrupción, que se guardan o se sacan a la luz pública según las necesidades, desestabilizando gobiernos o planteándose como factor de estabilidad de última instancia del régimen. Ahora, con la profundización de la crisis política, el STF (Corte Suprema) ocupa un lugar muy importante, ya que mientras será el Senado el que termine definiendo el resultado del juicio político, el STF tiene la potestad de anular todo el procedimiento. De allí que aparece como árbitro para favorecer una determinada salida política a la crisis. Dado que ahora el STF ha dado curso al pedido de juicio político contra el vice-presidente Michel Temer (del PMDB), y que el presidente de la cámara de diputados está también acusado de corrupción, todo parece indicar que la crisis política podría resolverse por la vía de las elecciones anticipadas, ya que aun si Dilma pudiera eludir el juicio político o resultar absuelta –ambas cosas que ahora parecen muy improbables-, no tiene apoyo suficiente para gobernar, pero tampoco lo tiene el vicepresidente Temer que asumirá en su lugar. En el mismo sentido opera el Tribunal Superior Electoral, que tras las denuncias del “arrepentido” Otavio Marquez de Azevedo (CEO de una empresa constructora) revelando que el dinero negro del “Lava Jato” fue a financiar la campaña electoral de Rousseff-Temer, tiene en sus manos la posibilidad de anular las pasadas elecciones y convocar a nuevas elecciones anticipadas. Un Programa de Acción para Brasil Dilma Rousseff, al igual que Lula, el PT y los dirigentes sindicales que les responden, han denunciado el proceso que lleva al juicio político como un golpe de estado, El juicio político está establecido en la constitución brasileña como un mecanismo político para remover a un gobierno. Es una institución “bonapartista” de la constitución, como el senado –cuyos miembros no son elegidos por voto proporcional a la población- o las leyes del régimen presidencialista que le otorgan al presidente facultades para designar ministros y jueces, o gobernar por medio de decretos. Es decir, en esas cuestiones el pueblo no interviene decidiendo de manera directa con su voto.

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


La democracia, en el régimen capitalista, ya de por sí es formal, porque los trabajadores no cuentan con el poder económico ni con el aparto de propaganda con el que cuenta la burguesía. Este gran aparato propagandístico no está constituido solamente por los grandes medios de “comunicación” –cadenas de diarios, radios y TV, que son empresas privadas capitalistas-, sino también por los contenidos políticos de la educación –tanto la pública como la privada- que desde la escuela primaria hasta la universidad moldean la conciencia popular para que se acepte el régimen burgués como el único posible, y encubren que su esencia es ser una dictadura del capital, con el velo ilusorio de que mediante la democracia -votando cada tanto en las elecciones- el pueblo ejerce su soberanía. Pero además, el régimen burgués se reserva a través de la constitución, mecanismos que les permiten a los funcionarios políticos decidir y dirimir diferencias interburguesas o crisis políticas sin la participación popular, como es el caso del “impeachment”, un procedimiento por el cual unos pocos parlamentarios resuelven sobre el destino del gobierno que fue elegido por la mayoría de la población. Pero el “impeachment”, tal como está planteado en la situación de Brasil, no es un golpe de Estado que viene a liquidar las libertades democráticas y las organizaciones obreras, sino dirimir qué fracción burguesa encabezará la política antiobrera y como hará el ajuste. Alrededor de esta cuestión surge la discusión sobre cual es “la importancia” relativa y episódica de las consignas democráticas, su articulación con los “métodos obreros” y su lugar en un programa de acción destinado a desarrollar la movilización obrera y popular. En primer lugar debemos decir que para nosotros el PT ha dejado de ser un partido obrero reformista –es decir un partido obrero-burgués- como podía ser caracterizado en sus orígenes y ahora es un partido directamente burgués, por la política concreta que ha desarrollado desde el gobierno al servicio de la gran burguesía y el imperialismo, por su programa y la composición mayoritariamente pequeñoburguesa de sus cuadros de dirección, aunque su base electoral sea principalmente de trabajadores y sectores populares pobres. La política de un partido obrero revolucionario debe dar respuesta a dos problemas. Uno de base, el más importante: enfrentar el ajuste que aplica tanto el gobierno del PT -hasta hace poco con apoyo del PMDB-, como el que pretende el PSDB. El otro problema es que posición adoptar frente a la crisis política y el “impeachment”. Debemos explicar a la clase trabajadora que no creemos que haya que defender a un gobierno burgués que aplica el mismo plan de ajuste antiobrero, tal como lo haría cualquier otro. Para nosotros lo que hay que defender son los puestos de trabajo contra los despidos y un salario que como mínimo cubra las necesidades de la canasta familiar para sostener una vida digna. Que la única forma de derrotar el Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

ajuste -que para todos los sectores burgueses y el imperialismo debe ser aplicado de manera inevitable para atemperar la crisis general del capitalismo- es derrocando al régimen burgués e imponiendo un gobierno de los trabajadores y el pueblo pobre, que nacionalice la tierra y realice la reforma agraria y urbana, que expropie a la gran burguesía y al imperialismo instaurando un Estado Obrero que inicie la transición al socialismo. Pero no hay otra forma de que los trabajadores lleguen a esta conclusión más que en base a su propia experiencia en la lucha. Para que esta se desarrolle, en la formulación de un programa de acción hay que tomar en cuenta su estado actual de conciencia. En tanto una mayoría de la clase trabajadora mantenga todavía su confianza en el PT y desee defender el voto de las pasadas elecciones que llevó a Dilma al gobierno, les planteamos que le exijan a las direcciones sindicales que responden al PT, que sean consecuentes con sus declaraciones de que está en marcha un golpe institucional y convoquen a una huelga general –de verdad, por tiempo indeterminado- contra el “impeachment”, porque las movilizaciones aisladas hasta ahora convocadas son sólo maniobras para apoyar la política de Dilma y Lula de traficar votos en el parlamento, comprometiéndose cada vez más con los demás partidos patronales, y que ha fracasado rotundamente. Los trabajadores deben exigir que la convocatoria a la huelga general incluya un pliego de reivindicaciones obreras que responda a las necesidades más apremiantes de los trabajadores y las formas de organización democráticas que puedan abarcar a la mayoría de los trabajadores y las masas populares: *Por un salario que cómo mínimo cubra la canasta familiar indexado según la inflación. *Contra los despidos: reparto de las horas de trabajo y estatización de toda empresa que cierre o despida masivamente. *Comités obreros y populares, en fábricas, barrios populares y en escuelas y universidades, para enfrentar el ajuste. *Piquetes de autodefensa para enfrentar la represión. *Congreso de delegados de base de la CUT, CSP-Conlutas, y la CTB (5), y representantes de los comités obreros y populares, para preparar la huelga general y discutir un programa que de una salida obrera a la crisis. Una huelga general, aun si tuviera -por una parte- el limitado contenido democrático de defender el resultado de la última votación, y una ilusión en el carácter progresista del PT, sería una gran manifestación de fuerza del proletariado, y terminaría sosteniendo al gobierno del PT “como la soga sostiene al ahorcado”. Porque está claro que una huelga general de esas características –por tiempo indeterminadosólo puede ser preparada desde la base del movimiento obrero, y allí en el marco de la agitación asamblearia, sin

Manifiesto Internacional

21


ninguna duda se expresarían con fuerza las reivindicaciones más acuciantes de la clase trabajadora. Si el gobierno de Dilma y Lula fuera sostenido con la huelga general, la clase trabajadora estaría en mejores condiciones para “cambiar de hombro el fusil”, es decir, para voltear al gobierno del PT con los mismos métodos, ni bien éste intentara avanzar en una política contra los

trabajadores. Esta forma de plantear la cuestión, aunque no se concretara la huelga general, ayudaría a desenmascarar con más claridad el carácter de la burocracia sindical y del PT, que como quiere imponer un ajuste, es incapaz de apoyarse en una lucha consecuente de la clase trabajadora contra “la derecha” que los quiere desplazar del poder. 26/4/16

CRÍTICA A LAS POSICIONES DEL PSTU Y EL MRT Alrededor de Brasil se desarrolla una intensa discusión entre partidos que se reivindican trotskistas. Están los que –como el MRT (3), orientado por el PTS de Argentinacaracterizan al “impeachment” como un golpe institucional, y plantean su oposición al “golpe”, como eje de su política. Y los que -como el PSTU (4)- actual “partido madre” de la LITdicen ¡fuera todos! y proponen elecciones anticipadas. Ambos elaboran su política ubicándose en el terreno de la democracia burguesa. Es llamativo que la cuestión de la huelga general no esté planteada como un eje en la política del MRT-PTS, ni en la del PSTU-LIT, como método obrero de lucha por las consignas democráticas. El MRT propone fuertes movilizaciones populares en todo el país, contra el “impeachment” y para imponer una Asamblea Constituyente. El PSTU menciona la huelga general, pero de una manera abstracta y propagandística –“defendemos la necesidad de la huelga general”- dicen, ubicando esa consigna sin ninguna conexión con los ejes de la política. El PSTU -si despejamos algunas frases huecas-, le atribuye al “impeachment” un carácter progresivo, aunque insuficiente, conservador: “Nosotros no defendemos el impeachment, porque es conservador: no basta cambiar un fusible por otro igualito, hay que cambiar la instalación entera. Los sectores oficialistas, el PSOL, PCB, y, ahora hasta el MRT y otras organizaciones, ante la crisis y un posible cambio de fusible, dicen “¡Quédese Dilma!”, nosotros decimos: “¡Fuera Dilma y Fuera Temer! ¡Elecciones Generales, ya! ¡Cambiar todo!”. Y llamamos a la clase obrera a ponerse al frente de esta lucha, porque sólo así es posible imponer este desenlace.” “El PSTU no defiende el impeachment como forma de sacar a Dilma porque entiende que es insuficiente, porque vía el Congreso, al dar la posesión a Temer, se cambia seis por media docena. Además, este Congreso Nacional corrupto no tiene ninguna legitimidad para colocar a un presidente no electo y tan repudiado como Dilma. Pero, de ninguna manera defendemos “Quédese Dilma”. Defendemos “¡Fuera Dilma y Fuera Temer, Elecciones Generales ya!”. ¡Por un gobierno socialista de los trabajadores, formado por Consejos Populares! ¡Y defendemos la necesidad de una Huelga General!” (¿La caída de Dilma sería un golpe?, Dirección Nacional del PSTU, 25/3/16) Cómo encajan las elecciones generales con un gobierno

22

socialista de los trabajadores, formado por Consejos Populares es algo imposible de explicar. Por otra parte, plantear que “defendemos la necesidad de una huelga general” es un “saludo a la bandera”, porque además de que esta desconectada de los ejes principales de su política, ni siquiera se plantea alguna vía para prepararla, ni ningún llamado a los trabajadores a que la organicen y la exijan a sus direcciones sindicales. Y agrega: “Los trabajadores precisan tomar el frente de la lucha para sacar a todos ellos del poder: Dilma, Temer, Cunha, Renan Calheiros, Aécio y este Congreso Nacional entero. Debemos exigir elecciones generales ya y con nuevas reglas: sin financiamiento privado de campaña, tiempo de televisión igual para todos los partidos, revocabilidad de mandatos, y salarios de los políticos iguales al de una profesora o al de un obrero. Pero es preciso decir que este país solo va a cambiar de verdad cuando haya un gobierno de los trabajadores. El verdadero cambio no vendrá de las elecciones. Los trabajadores necesitan luchar por un gobierno suyo, un gobierno socialista, sin patrones y sin corruptos, basado en consejos populares, que se apoye en las luchas de la clase trabajadora y del pueblo pobre para cambiar el país.” (Zé Maria habla sobre la crisis en Brasil: ¡Fuera todos ellos!, 9/4/16) El PSTU opera la típica separación reformista del programa mínimo y el programa socialista, que ni siquiera se explica. Llama a los trabajadores a luchar por elecciones generales, con “nuevas reglas”, en donde la revocabilidad de los mandatos y el salario de los funcionarios igual al de un obrero o una profesora -programa que el marxismo formula para un Estado Obrero-, está desvinculado del carácter de clase del Estado, de la misma manera oportunista que el PTS lo plantea en Argentina. Entre la lucha por nuevas elecciones y la necesidad de un gobierno de los trabajadores –planteado para un tiempo indeterminado- no hay ninguna conexión programática. En los hechos la política del PSTU entronca con la línea de un sector de la burguesía ya que unas elecciones generales inevitablemente reflejarán el giro reaccionario de las masas de la clase media como lo han hecho en Argentina, y en Venezuela.

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


Por su parte el MRT plantea: “rechazar el impeachment y organizar a los trabajadores y a la juventud en forma independiente para enfrentar los ajustes y ataques del gobierno del PT, luchando a través de una fuerte movilización popular para imponer una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, enfrentando a este régimen de 1988, que fue pactado con militares y torturadores de la dictadura, donde sea la población que decida los rumbos del país, imponiendo que todo político, juez y funcionario público de alto escalafón gane el salario de una docente, que todo político que no cumpla con el mandato popular sea inmediatamente revocado de cualquier cargo por la propia población, que no se pague la deuda pública para poder destinar esos fondos a la salud, y que los trabajadores reviertan todos los acuerdos económicos con el capital extranjero contra la población, como la entrega del Pre-sal, y que esto sea destinado enteramente a la educación. Esta ruptura con el imperialismo pasa también por la abolición del latifundio y la más amplia reforma agraria al servicio de los trabajadores del campo. Para que estas demandas sean llevadas adelante es necesaria la más fuerte movilización independiente, como hicieron los estudiantes secundarios de San Pablo, pero ahora en todo el país, para tomar en nuestras manos los grandes problemas y que la crisis no sea descargada sobre nuestras espaldas.” (Declaración del MRT, 4/3/16) El problema del razonamiento que hace de la política el MRT es que parte de un punto equivocado, ubicándose sobre la base de la defensa de la democracia formal. Que el “impeachment” es un golpe de Estado, que es antidemocrático y que por eso hay que oponerse. Parándose en este argumento democrático-formal el MRTPTS no puede explicar por qué el “impeachment” utilizado contra Dilma es un golpe y contra Collor de Melo (en 1992) no. Los trabajadores que defienden la continuidad del gobierno del PT no lo hacen por una cuestión “democrática” abstracta, no se oponen al “impeachment” porque es antidemocrático, sino porque todavía creen que el PT o Lula es “progresista”, o un mal menor en relación a la “derecha”. Es decir, los trabajadores petistas –que son los únicos dispuestos a movilizarse contra el “impeachment”- no pueden aceptar la consigna de Asamblea Constituyente (AC), porque su conciencia actual los ubica en la defensa del gobierno que votaron, y no en nuevas elecciones, sean las elecciones generales que propone el PSTU o para AC, porque en la situación actual intuyen que las puede ganar la derecha, como en Venezuela y Argentina. Por eso la consigna de AC no tiene base de apoyo en los trabajadores, no parte de su conciencia actual, sino del “sentimiento” del estudiantado y la pequeñoburguesía “progresista”, que puede ser también sensible a la consigna del PSTU ¡Fuera todos! elecciones generales. Y es por eso también que el MRT-PTS no le va en saga al PSTU en cuanto a diluir el carácter de clase de su política, en una política democrático-popular. No propone a la clase obrera con sus métodos como caudillo de la lucha democrática a través de una huelga general, sino “una fuerte movilización popular para imponer una Asamblea Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

Constituyente Libre y Soberana”, es decir la típica política de presión al poder actual para que la AC sea convocada por las propias instituciones del orden burgués, “donde sea la población que decida los rumbos del país”. La AC, como consigna de lucha contra una dictadura, al permitir –de concretarse- ampliar las libertades democráticas sería progresista, pero una AC convocada por el propio régimen en las actuales condiciones, cuando la mayoría de la clase media va a la derecha, no haría más que afirmar el giro reaccionario de la situación. Si a estos argumentos nos respondieran -como dice Leandro Lanfredi (del MRT)- que los cambios (efectuados mediante una AC) “serían cambios impuestos por movilizaciones progresistas de las masas”, contestaríamos de la misma manera que la III Internacional criticaba a las ideas tomadas prestadas de Lasalle, que se trata de “un objetivo demasiado sutil y completamente imaginario” (6). Como los únicos que se movilizan contra el “golpe” son los trabajadores y los movimientos “sociales” que todavía tienen expectativas en el PT y en Lula, el MTR-PTS ha ido dejando en un lugar de propaganda secundaria la consigna de Asamblea Constituyente –pero manteniéndola para no romper con su base estudiantil-, y su eje ha pasado a ser “contra el golpe institucional”, pero sin agitar la exigencia de la huelga general ni organismos democráticos de lucha, ni un programa contra el ajuste, con lo que, en los hechos, va a la cola de la burocracia petista. Y al plantear que "el golpe institucional de la derecha en Brasil tiene como único objetivo profundizar el ajuste contra el pueblo trabajador” (como dice Del Caño), capitula a las ilusiones de los que creen que el PT es un mal menor. 26/4/16 Notas: *Lava Jato: también conocido por Petrolão, es el nombre que se le da en Brasil a una investigación por corrupción y lavado de dinero. La operación de investigación recibió ese nombre debido al uso de una red de lavanderías y estaciones de servicio para “lavar” dinero de operaciones ilegales relacionadas con Petrobras. En el transcurso de la investigación fueron también comprobados pagos indebidos realizados a empresas contratistas. 1-PMDB: Partido del Movimiento Democrático Brasileño, hasta hace poco integraba la coalición de gobierno. 2-PSDB: Partido de la Social Democracia Brasileña, principal partido opositor al PT. 3-MRT: Movimiento revolucionario de los Trabajadores. 4-PSTU: Partido Socialista de los Trabajadores Unificado. 5- CUT: Central Unica de los Trabajadores; CSPConlutas: Central Sindical y Popular; CTB: Central de los Trabajadores de Brasil. 6-Los cuatro primeros congresos de la Internacional Comunista, Tesis sobre la táctica, tomo II, pág. 48, Ediciones Pluma. Publicado en LCO N° 22

Manifiesto Internacional

23


BREXIT

UN GOLPE A LA económicos y financieros más fuertes festejan las ganancias, durante las crisis nadie quiere asumir las pérdidas. Por eso, la unidad europea entró en crisis por dos vías paralelas: Por un lado, en las naciones más fuertes económicamente (sobre todo en Alemania, Austria, Holanda) se discute, en amplios sectores de la gran burguesía (más allá de los partidos nacionalistas de derecha), la división de Europa o la creación de una Unión Europea restringida a las naciones del norte, y pretenden “echar lastre”, dejando libradas las naciones más golpeadas por la crisis a su propia suerte. Por otro lado, hay sectores nacionalistas y

En contra de la mayoría de los pronósticos, en el referéndum del 23 de junio se impuso por un 51,9 % el “leave”, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). Este resultado provocó una conmoción en toda Europa. Analicemos este acontecimiento en sus aspectos económicos, políticos y sociales, y las probables consecuencias tanto para el Reino Unido como para la UE. Las causas que llevaron al referéndum Los análisis que consideran que la convocatoria al referéndum fue una maniobra política de Cameron para evitar que los diputados conservadores se vayan al nacionalista Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), o para dirimir la interna de su partido, son superficiales. No explican por qué se vuelven “euroescépticos” sectores de la burguesía cuyos intereses son representados por el UKIP y el Partido Conservador. Este es un fenómeno que ocurre en varias naciones europeas, no exclusivo de la “casta política” británica, cuyas maniobras políticas no operan en el aire, sino que están expresando intereses de clase. La Unión Europea fue creada –en principio- como una unidad defensiva de las potencias imperialistas europeas (especialmente de Alemania y Francia) para poder competir con el imperialismo norteamericano. La Unión Europea, a pesar de que alcanzó en PBI a EE-UU, no tiene la misma fuerza política ni militar del imperialismo yanki, porque las burguesías nacionales europeas no constituyeron un estado único, sino que, en el marco un mercado comercial común, y en el caso de algunos países, de una unidad monetaria (la zona del euro está constituida por 19 países del total de 28 que integran la Unión Europea), cada burguesía nacional mantiene sus intereses propios apoyándose en su propio estado nacional. La unidad comercial y monetaria beneficia a las economías más fuertes, las que tienen una industria con mayor productividad –como la alemana- y perjudica a las economías más débiles, llamadas periféricas. A su vez, tras desatarse la crisis del 2007-8, y como consecuencia –entre otras cosas- de estas desigualdades, las naciones más ricas debieron acudir con préstamos al rescate de los bancos y las empresas de las naciones más afectadas. Por supuesto que no se trata de acciones humanitarias, sino para preservar los intereses del capital internacionalizado. Pero mientras que durante los años de crecimiento los grupos

24

Manifiesto Internacional

pequeñoburgueses de izquierda en los países más débiles y con una crisis más profunda, que quieren hacer “la gran Duhalde”, es decir, devaluar para resolver la crisis, para lo cual necesitan librarse de la moneda común, volver a la moneda nacional, lo que implica abandonar la Unión Europea. Eso se discutió, por ejemplo, alrededor de la crisis en Grecia, y cuando vino Tsipras a la Argentina, los kirchneristas le propusieron la “receta” argentina como salida a la crisis griega. Pero la burguesía al interior de cada país no es homogénea. Hay sectores que se benefician y otros que

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


UNIÓN EUROPEA se perjudican con la Unión Europea. El Reino Unido (la quinta economía mundial) que integra la UE, pero no la zona del euro la moneda común (es decir, mantiene como su moneda la libra esterlina), atraviesa por una profunda crisis, con una economía estancada desde hace varios años, un importante déficit fiscal, que ha tratado de ser amortiguado por el primer ministro David Cameron con una política de austeridad (lo que acá llamamos ajustes). Por otra parte, “la City” de Londres, es la principal plaza financiera europea (superior a Wall Street en transacciones internacionales). Aunque la banca londinense -que apenas alcanzó a recuperarse-, mantiene un déficit de capital que ronda los 350.000 millones de euros, cerca de los máximos del período 2009-2012, después de que tuvo que ser rescatada por el gobierno laborista de Gordon Brown en el 2008, a un costo de 124.000 millones de libras (155.000 millones de euros). Es evidente que entre los sectores favorables al “Brexit” se encuentra la burguesía mediana y pequeña (agrupada en la Cámara de Comercio) que produce principalmente para el mercado interno, que debe competir con los productos importados de la UE (de Alemania principalmente), y que ha sido muy afectada por la política de austeridad, por la que responsabilizan a las exigencias fiscales de la UE. Tanto este sector de la pequeña y mediana burguesía, como en general toda la gran burguesía, también se queja de los altos costos en carga impositiva que significa aportar al sostenimiento del aparato burocrático de la UE (10 mil millones de euros anuales), así como la regulación laboral que le exige su inclusión en la UE. Por su parte la gran burguesía exportadora nucleada en el Confederación Británica de la Industria a pesar de que era favorable a la permanencia (Remain) porque la mayoría de sus exportaciones están destinadas a la UE (y otra parte importante para el Commonwealth, que nuclea un total de 53 países, entre ellos a Canadá, Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda, Pakistán e India), cree que lo que puede perder con la salida no es tanto, dado que se pueden mantener los acuerdos comerciales en el marco de la Asociación Europea de Libre Cambio y que además se pueden reorientar una parte de las exportaciones a otros mercados que están creciendo más que la UE. Pero ningún sector es más poderoso económicamente, y por lo tanto influyente políticamente que el capital financiero que opera desde la City de Londres, en donde sólo en el mercado de divisas se mueven diariamente 5 billones de dólares. Un tercio de las transacciones Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

financieras globales se realizan desde la Square Mile (la “milla cuadrada” donde se concentra el sistema bancario), más del doble que en Wall Street. Al sector bancario, aunque se pronunció por la permanencia, rechaza las regulaciones a las que lo quiere someter la UE (*), y le preocupa que el llamado “Bail-in”, es decir que las crisis bancarias deben ser afrontadas por los bancos (accionistas, bonistas y depositantes) y sus acreedores, en lugar como hasta ahora por el rescate de los bancos centrales de la UE. Esta discusión tiene que ver con que hay un gran endeudamiento de los estados, los que debido a los rescates efectuados durante el curso de la crisis han llegado a un límite. Esta política se complementa con las restricciones al déficit fiscal, que en UK es cercano al 7% del PBI, cuando originalmente el límite establecido por el Pacto de Estabilidad era de 3%, con lo cual la gran burguesía financiera siente que la UE le resta “soberanía” es decir, margen de maniobra para afrontar la crisis económica. Inclusive un sector pro-Brexit “Business for Britain” movilizó a más de 100 directivos "senior", principalmente de "hedge funds" y bancos pequeños para firmar una carta en el diario "Evening Standard" argumentando que el sector florecería en un panorama menos regulado fuera de la UE. Esa situación es la que se expresó primero en el crecimiento electoral del UKIP como reflejo de la insatisfacción de las clases medias en crisis, y luego en las diferencias al interior del Partido Conservador de Cameron representando posiciones antagónicas de sectores de la burguesía, que lo llevaron a tomar la decisión de convocar el referéndum. No se puede obviar que el Partido Conservador recibe el grueso de su financiación de la City. (**) ¿Cómo se ha traducido esto al electorado? Trabajadores de las zonas industriales arruinadas del norte de Inglaterra, pequeños comerciantes y agricultores y, en general, los sectores más golpeados por la crisis y los recortes presupuestarios, se definieron por el Brexit expresando un voto de protesta. La campaña del nacionalista de derecha UKIP –financiada por el multimillonario dueño de empresas de seguro y mineras Arron Banks- y un sector del Partido Conservador, ganó a amplios sectores de la clase obrera para la idea de que la gran cantidad de inmigrantes que ingresan (unos 370 mil al año) les quita el trabajo y rebaja sus salarios. La clase media del interior no quiere pagar los costos de la asistencia social a los inmigrantes (aunque está demostrado que los inmigrantes es mas lo

Manifiesto Internacional

25


Según afirma la web “Contexto y acción” y Anastasia Nesvetailova –integrante del equipo económico de Corbyn-, “Los expertos coinciden en señalar que la City no quiere que el Reino Unido salga de la Unión Europea, pero el lobby se mantiene expectante en este momento de impasse negociador. “La posición de la City no siempre ha sido lineal respecto a este asunto”, que viene a decir que según discurran los acontecimientos en el centro financiero de Londres podría empujar en una u otra dirección. Lo que parece claro es que la negociación de Downing Street con Europa se observa con mucha cercanía desde la City, que de momento presiona con fuerza para que desde Europa no se apliquen nuevas medidas regulatorias que puedan afectar a su actual funcionamiento.” (Contexto y acción n° 42, diciembre2015).

que aportan a la economía que lo que consumen en asistencia social). La consecuencia es que el voto de los obreros ingleses (mayoritariamente los de mediana edad), la clase media de los suburbios, pequeños comerciantes y granjeros del interior, superó al de los jóvenes empleados de servicios, y la clase media urbana londinense y de otras ciudades, que votó por permanecer en la UE, posición que también fue dominante en Escocia e Irlanda del Norte. Crisis política post brexit Una crisis política se desató tras el referéndum. Hace apenas un año los británicos reelegían a David Cameron como primer ministro. Ahora el resultado adverso el referéndum le costó la renuncia. Su lugar fue ocupado por la ministra del interior (favorable al “remain”permanencia en la UE) Theresa May, luego de que desistieran de postularse al cargo de primer ministro los aspirantes que tenían más posibilidades, como el ex alcalde de Londres Boris Johnson, y su ex aliado el ministro de justicia Michael Gove, ambos impulsores del Brexit. A los pocos días Theresa May nombró a Boris Johnson como canciller. En su primer discurso en Bruselas ante los demás cancilleres de la UE dijo Johnson "El mensaje que traigo para nuestros amigos (...) es que tenemos que llevar a cabo el deseo de la gente y salir de la UE [Unión Europea], pero esto no significa de ninguna forma que estemos abandonando Europa".

Si el capital financiero y la gran burguesía británicos lograran una negociación favorable, no sería improbable que buscaran la forma y los argumentos para convocar otro referéndum en un plazo prudencial, u otra vía que mantuviera el actual status de miembro de la UE. (***) No se puede entender de otra manera que un disciplinamiento al gran capital financiero, el hecho de que los principales impulsores del Brexit, luego de su triunfo, “comenzaron a admitir que toda su campaña había estado basada en mentiras. Por ejemplo, la que decía que si se iban de la UE ahorrarían 350 millones de libras por semana y que de ese monto se podrían destinar más de 100 millones para apuntalar el deteriorado sistema de salud, ahora reconocen que no era viable. El líder xenófobo, Nigel Farage, admitió que se trataba de “un error de cálculos” y el conservador Duncan Smith tuvo que reconocer que “nuestras promesas fueron una serie de posibilidades”. (Clarín 2/7/16).

Además de revelar la gravedad de la crisis en el Partido Conservador, estos movimientos políticos revelan también que esa crisis se agravó por el resultado del referéndum, que golpeó no solo a los que defendieron la permanencia (como Cameron), sino a los que impulsaron el Brexit que ganó. Esto último, que parece una contradicción formal, se explica porque dentro del partido Conservador es probable que no pocos adhirieran al Brexit como una maniobra para chantajear a la UE, para obtener nuevas concesiones que hagan posible su permanencia, que fue la línea de Cameron los meses previos al referéndum.

En la misma dirección actúa la amenaza secesionista de Escocia y el independentismo irlandés. En el Laborismo también se cuecen habas Buena parte de la base social del Partido Laborista votó por el Brexit – que ganó en los tradicionales feudos electorales del laborismo-, lo cual desencadenó una oleada de críticas internas contra Jeremy Corbyn (“Lider” del PL) acusándolo de haber hecho una campaña muy tibia.

Unos días antes de ser designada Theresa May ya había dicho que “en caso de ser elegida jefa de gobierno, no piensa notificar el Brexit a la UE antes de finales de año”. Sin esa notificación oficial y la solicitud de poner en marcha el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que regula el retiro voluntario de un Estado miembro, no se puede poner en marcha el proceso de salida. May representando los intereses del capital financiero y la gran burguesía declaró: "Es importante que alcancemos un buen acuerdo sobre el control de la libertad de circulación [de personas], pero también para el comercio de bienes y servicios".

26

Tras la renuncia del primer ministro conservador, David Cameron, crecieron las presiones que apuntaron a lograr la dimisión del líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, quien pocos días después del referéndum perdió una moción de confianza a la que fue sometido por su grupo parlamentario.

Manifiesto Internacional

Más de 170 diputados laboristas votaron en contra de Corbyn y sólo 40 lo apoyaron. La votación impulsada por

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


los que acusan a Corbyn de haber “saboteado deliberadamente” la campaña por la permanencia en Europa, aunque no tenía carácter vinculante, dio como resultado la convocatoria a nuevas elecciones para definir el liderazgo del partido -en donde Corbyn se enfrentará a Owen Smith-, que debería definirse el 24 de septiembre. Desde que fue sorpresivamente elegido líder del Partido laborista, gracias a una reforma electoral interna que permite participar en la elección no solo a los militantes sino también a los simpatizantes, Corbyn ha tenido la oposición de la mayoría de los parlamentarios, que aprovechan ahora el resultado del referéndum para pasarle factura. La derecha blairista y el centro quieren deshacerse de Corbyn, por su orientación política similar a la de Podemos y Syriza, casi “extremista” para el laborismo británico. Corbyn por su parte, tratando de empalmar con la base laborista que votó por el Brexit, declaró que las zonas que han votado por salir de la UE, son las que "sufrieron más el golpe de la austeridad", es decir, las antiguas zonas industriales del Reino Unido, "las más afectadas por los empleos mal pagados y la falta de inversión del Gobierno central". Impacto en la UE: incertidumbre e inestabilidad

Pero la onda expansiva del Brexit golpea en toda Europa. Si bien la primera semana post-brexit fue convulsiva para las bolsas, la situación se fue estabilizando en vistas de que la salida si es que ocurre tardará en concretarse. Pero el impacto más importante consiste en que abre un período de incertidumbre e inestabilidad sobre el futuro próximo de la UE. Y esta situación se da en un marco de extrema fragilidad del sistema bancario europeo en su conjunto. Ya se alzan voces en distintos países, que apoyándose en el Brexit plantean la necesidad de una reorganización general de los acuerdos. En este marco, el italiano Mario Draghi presidente del Banco Central Europeo (ex director del Banco Mundial y del Banco de Italia, y ex ejecutivo de Goldman Sachs), plantea la necesidad de tener una política monetaria expansiva coordinada entre todos los bancos centrales europeos para combatir la deflación, en oposición a la austeridad fiscal impulsada por el Bundesbank de Alemania. Draghi también es favorable al rescate de los bancos en crisis por parte del BCE y de los fondos públicos estatales, es decir de una política fiscal más flexible que la exigida en el Pacto de Estabilidad, que prevé un límite del 3% al déficit fiscal. La posición de Draghi está en línea con la del nuevo gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco, que se opone a las nuevas Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

normas europeas que obligan a accionistas y acreedores de los bancos a costear los rescates. Representa los intereses de la banca italiana que es una de las más complicadas, con 350.000 millones en créditos dudosos (un crecimiento del 20% anual desde 2008), a consecuencia de que Italia ha perdido el 10% de su PBI y el 25% de su industria durante esta crisis general. Por su parte, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, presentó a la UE su plan para rescatar los bancos italianos -por unos 40 mil millones de euros- con dinero “de los contribuyentes” del fondo de rescate europeo para recapitalización de bancos. Renzi, en contra de las últimas disposiciones adoptadas por la UE, se apoya en el argumento de que la decisión de salir de la UE del Reino Unido ha creado una situación excepcional en la que debe permitirse este tipo de ayudas. Pero el problema no es sólo de la banca italiana. El déficit de capital total de la banca francesa, al igual que la inglesa, ronda los 350.000 millones de euros, cerca de los máximos del período 2009-2012. El déficit de capital de los grandes bancos españoles alcanza los 114.000 millones de euros, cifra próxima a los 117.000 millones de julio de 2012. Las acciones de Deutsch Bank están en caída libre -45% en este último año-, como las de Lehman Brothers en su momento, y una altísima exposición al mercado de derivados. Actualmente Deutsche Bank tiene un volumen de 75 billones de dólares en derivados, lo que implica 5 veces el PIB de la Unión Europea y 20 veces el PIB alemán. Por los Estados Unidos Socialistas de Europa Algunos grupos de izquierda (como el SWP-Socialismo Internacional y el Socialist Party-CIT) quieren verle el lado positivo a la votación diciendo que fue la clase obrera la que votó por el Brexit, argumentando que fue un voto anti “establishment”. Otros (Left Unity) en cambio aseguran que fueron los jóvenes y trabajadores de Londres y otros centros urbanos los que expresan la tendencia progresiva, al rechazar la discriminación xenófoba contra los inmigrantes. Los grupos “trotskistas” que razonan así tienden a ubicarse en línea con la defensa reformista del “mal menor”. El nacionalismo de los países imperialistas es totalmente reaccionario. Pero también lo es la unidad europea al servicio del gran capital imperialista. Ambas alternativas en juego en el referéndum son variantes imperialistas y por lo tanto enteramente reaccionarias. La impotencia a la que ha reducido la dirección del Partido Laborista a la clase obrera tras un siglo de servilismo a la burguesía imperialista da estos resultados, que dividen a la clase obrera y la obligan a optar por dos posiciones igualmente reaccionarias pro-imperialistas, ante la inexistencia de una posición de clase independiente. Como decía Lenin:

Manifiesto Internacional

27


prohibir la ejecución de operaciones en euros en Reino Unido si está fuera de la UE. (Expansión, 23/6/16)

“Desde el punto de vista de las condiciones económicas del imperialismo, es decir, de la exportación de capitales y del reparto del mundo por las potencias coloniales "avanzadas" y "civilizadas", los Estados Unidos de Europa, bajo el capitalismo son imposibles o son reaccionarios.” (Lenin 1915) Y Trotsky: “Una unión económica de Europa un poco completa, por arriba, como resultado de un acuerdo entre Gobiernos capitalistas, es una utopía. En este terreno, no se irá más allá de los compromisos parciales y de las medias tintas. Por eso mismo, la unión económica de Europa, que promete ventajas enormes al productor y al consumidor, así como, en general, al desenvolvimiento de la cultura, es la misión revolucionaria del proletariado europeo en lucha contra el proteccionismo imperialista y su instrumento, el militarismo”. (…) “En su lucha contra el Imperialismo, el proletariado no puede fijarse como objetivo el regreso al viejo mapa europeo; debe promover su propio programa de relaciones gubernamentales y nacionales respondiendo a las tendencias fundamentales del desarrollo económico, al carácter revolucionario de la época y a los intereses socialistas del proletariado”. (L. Trotsky, Programa de la paz, 1917).

Publicado en LCO N° 24

21/7/16 (*) Con la pertenencia de Reino Unido al club comunitario, su sector financiero ha tenido que adaptarse y cumplir con toda la batería regulatoria que Bruselas produce de forma intensa y constante. Mifid II, Ucits V, Prips, Solvencia II, Basilea III son las siglas del enjambre legislativo con el que deben cumplir los bancos y aseguradoras británicas. Los directivos del sector se han quejado durante años de este tsunami normativo y este ha sido uno de los principales argumentos esgrimidos por los defensores del brexit. (Cinco Días 23/6/16) (**) En 2011 el Bureau of Investigative Journalism señalaba que más de la mitad del dinero que había recibido el partido de Cameron provenía de la Square Mile. Y antes de las elecciones de este año, The Financial Times publicó que durante este último mandato de Cameron, las donaciones procedentes de la City a los conservadores se habían duplicado con respecto al periodo 2005-2010. (Contexto y acción, 9/12/15) (***) Bancos como Citi, Goldman Sachs y JPMorgan han llegado a donar dinero a la campaña por la continuidad en el club europeo. La City de Londres no quiere salir del mercado único europeo, ya que esto podría dificultar sus operaciones por dos vías. Las firmas que utilizan Londres como centro de operaciones en Europa podrían perder los "pasaportes" para operar en otros países. Y el BCE podría

28

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


GOLPE FRUSTRADO EN TURQUÍA

E

l viernes 15 de julio, en horas de la noche, se puso en marcha un golpe de estado en Turquía contra el gobierno de Recep Tayyip Erdogan. Aparentemente, según las últimas informaciones, los servicios secretos rusos habrían alertado al gobierno turco sobre la inminencia del golpe, que estaba planeado para la madrugada del sábado, pero se adelantó a la noche del viernes cuando los golpistas advirtieron que Erdogan estaba al tanto de la acción que se preparaba. De esto, el único dato interesante es la colaboración de los servicios secretos rusos con los turcos a pesar de la hostilidad que había hasta hace poco entre esos dos países. Esta colaboración entre Erdogan y Putin está en sintonía con la reorientación de las alianzas que el gobierno turco está desarrollando en el Medio Oriente en función de sus aspiraciones en esa región, provocado por el acuerdo entre los EE-UU con los kurdos y por la –en los hechos- negativa de la UE a incorporar a Turquía en su seno. Aparentemente el gobierno de Erdogan, que se asienta en la c o m u n i d a d musulmana y p r o f e s a u n i s l a m i s m o moderado al estilo de la Hermandad M u s u l m a n a egipcia, estaría girando en su política de alianzas internacionales y en su orientación geopolítica estratégica. Desde la fundación de Turquía inspirados por Mustafá Kemal (“Attaturk”, el padre de la patria turca moderna), Turquía aspiraba a integrarse a Europa. Pero las potencias europeas han dado varias veces la espalda a esta aspiración, rechazando a esta nación mayoritariamente musulmana e históricamente asiática. Dada la situación en Medio Oriente, Europa ve más problemas que beneficios en la integración de Turquía en su seno, y por eso la aplaza indefinidamente. No ocurre lo mismo con la Otan, para cual la integración de Turquía -que tiene el ejército más numeroso después del yanqui-, es fundamental para su estructura militar regional. Así es que Turquía, aunque presta beneficios a occidente en la Otan, no consigue los beneficios de una integración europea. Esta situación llevó a un cambio de orientación estratégica del gobierno turco, girando de buscar un lugar en la integración en el oeste, a postularse como una Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

potencia regional hacia el Medio Oriente y el este. En el Medio Oriente hay varios países que, siendo ya potencias, aspiran a ocupar un papel dominante: Egipto, Arabia Saudita, Irán e Israel. Y a hora se suma Turquía. Hasta la década de los 80 del siglo pasado, EE-UU tenía casi todos los gobiernos en la región como aliados: Israel, Arabia Saudita, Egipto, Irak e Irán. Salvo Afganistán, que tenía un gobierno pro-soviético. Pero las cosas empiezan a cambiar con la revolución en Irán, que voltea a la dictadura pro-yanky del Sha de Persia. La primera consecuencia regional de esta revolución fue la invasión de las tropas soviéticas a Afganistán para sofocar el levantamiento del pueblo contra el gobierno aliado de la burocracia de Moscú. EE-UU intervino en esta guerra aprovisionando a los mujahidines afganos, con armas, especialistas militares, y alentando la participación de las milicias seguidoras de Osama Bin Laden. El ejército rojo tuvo que retirarse de Afganistán, en donde luego de años de inestabilidad y enfrentamientos alcanzó el poder un gobierno talibán. Paralelamente m i e n t r a s l a burocracia de la URSS enviaba su ejército para cortar la expansión de la revolución iraní hacia el interior de sus f r o n t e r a s musulmanas, EE-UU lanzaba a Saddam Hussein a la guerra contra Irán. A cambio de su guerra al servicio de EE-UU contra Irán, es que Hussein decidió cobrarse unos años después, invadiendo Kuwait en el 91 (antiguo territorio iraquí) para quedarse con su petróleo. Así resulta que EE-UU, con su intervención contra la URSS y contra Irán creo dos gobiernos –el de Saddam Hussein y el de los talibanes- que se transformaron en “independientes” de su influencia y que le disputaban pedazos de sus ganancias y negocios gasíferos (en Afganistán) y petroleros (en Kuwait). La resistencia a la invasión de EE-UU a Afganistán (en 2001) que todavía continúa, y sobre todo la resistencia a la ocupación de Irak (2003), obligó a EE-UU a buscar una salida política para retirarse, ya que no podía mantener los dos frentes de guerra (entre otras cosas por la creciente oposición interna del pueblo yanqui). Para esta negociación tuvo que apoyarse en Irán dado que los chiítas -influidos por Irán- son la rama religiosa a la que adhiere la mayoría de

Manifiesto Internacional

29


la población musulmana de Irak (60% apróx.), mientras que los sunnitas -que gobernaban con Saddam Husseinson una importante minoría de alrededor del 30%. EE-UU necesita a Irán para alcanzar un nuevo equilibrio regional, porque Irán –además de Irak- tiene influencia en Siria, en el Líbano a través del Hezbollah, y -en menor medida- en la Franja de Gaza palestina a través del Hamás. Por eso, el acuerdo de EE-UU con Irán es una necesidad del imperialismo yanqui para estabilizar la región, y refleja los cambios en las relaciones de fuerzas entre las burguesías regionales, situación que se agudizaba con los planes de desarrollo nuclear de Irán que permitirían el acceso a la fabricación de la bomba atómica. Por eso, el nuevo equilibrio de fuerzas regional creado con el acuerdo entre EE-UU e Irán -aunque este acuerdo que todavía no está consolidado y atraviesa en estos momentos por una crisis-, generó una gran reacción contraria de Arabia Saudita, que vio peligrar su rol de aliado privilegiado de EE-UU. Para presionar contra este acuerdo Arabia Saudita se negó a reducir su producción de petróleo, lo cual provocó –junto con la menor demanda por la crisis económica mundial y otros factores relacionadosuna baja en el precio del crudo, que puso al borde de la quiebra un porcentaje importante de las empresas yanquis que invirtieron en el fracking, cuestión que, además, puede tener una gran repercusión en la frágil situación financiera de la banca europea. Por otra parte, Arabia Saudita (junto con Qatar) es uno de los países que vienen alimentando al ISIS con armamento y financiación, sobre todo para ir contra Al Assad y también contra el gobierno de Irak, que es lo mismo que ir contra Irán, tratando de reducir su creciente influencia regional. Por el motivo opuesto es que Irán se ha embarcado en el sostenimiento de su principal aliado en la región, el régimen de Al Assad. Después de que se desata la insurrección de masas contra el gobierno sirio, EE-UU interviene cooptando al Ejército Sirio Libre (ESL) y a las milicias obreras y populares que, a falta de otra opción de aprovisionamiento y apoyo militar, se le subordinan. Sin embargo, la lucha de las milicias y el ESL contra Al Assad va perdiendo fuerza, por la dureza de la respuesta militar de Al Assad (aprovisionado militarmente por Irán y Rusia), con la decisiva intervención militar en el terreno del Hezbollah, y porque, por el contrario, el apoyo militar de EE-UU a las milicias es a cuenta gotas, ya que el gobierno yanki pretende usarlas como un elemento de presión para negociar la salida de Al Assad, pero no para que triunfen.

30

En esa misma línea, EE-UU deja avanzar al ISIS como elemento de presión para obligar a Al Assad a renunciar e ir a una transición política favorable a EE-UU. Cuando el avance del ISIS había excedido este objetivo, cercando la ciudad de Aleppo (segunda en importancia) y estaba a tiro de alcanzar el poder –sin que Al Assad cediera-, EE-UU se vio obligado a ponerle límite y hacerlo retroceder. Por que como dijo Obama –más o menos literalmente- “no vamos a cometer el mismo error que en Libia” (*). ¿Qué hicieron entonces los yanquis? Dejaron correr la intervención aérea rusa contra el ISIS y se apoyaron en los kurdos del norte de Siria e Irak como su ejército de tierra contra el ISIS. Estas operaciones militares hicieron retroceder al ISIS, que perdieron varia ciudades fundamentales (Raqqa, Mosul, Faluya), pero el hecho de que EE-UU se apoyara en los kurdos provocó un distanciamiento entre Turquía y EE-UU. Es que Turquía contiene en su Estado la mayor parte de la nacionalidad oprimida kurda – casi la mitad del total, aprox 25 millones de kurdos, ocupan en el sudeste de

Turquía cerca de la tercera parte de ese país-, y no tiene para nada la intención de ceder parte de su territorio para permitir su autodeterminación y la constitución de un Estado kurdo, aspiración que se ha fortalecido por el papel cumplido contra el ISIS al servicio de EE-UU. Por el contrario el gobierno turco dio por terminada la tregua con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) -con la excusa de unos atentados terroristas que le atribuyeron- y empezó una campaña militar contra los kurdos. El resultado de las elecciones de junio de 2015 en las que un partido centroizquierdista kemalista (fundado por Kemal Attatuk) CHP, y sobre todo el HDP que tiene el apoyo electoral de los kurdos- sacaron una importante cantidad de votos (25% y 13% respectivamente) afirmó la determinación de Erdogan de pasar a la ofensiva contra esa nacionalidad oprimida, y reforzar la política de “islamización”.

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


Esta situación -que los EE-UU necesiten apoyarse en los kurdos para combatir al ISIS, con lo cual se refuerza sus aspiraciones independentistas-, provocó un quiebre en la relación de Turquía con los EE-UU (**). Hasta un punto, la política del gobierno turco de apoyar por debajo al ISIS, a la par que el ISIS atacaba a los kurdos para abrir un corredor hacia Turquía, era funcional a la política yanqui, mientras estos usaban la ofensiva del ISIS para presionar a Al Assad. Pero después las cosas cambiaron como explicamos más arriba. A su vez, en el marco de esta situación Erdogan aparentemente ha avanzado en fortalecer las relaciones con Rusia y China, para postularse como potencia regional de cara al Medio Oriente, y no ya como la cenicienta de Europa. Para Rusia que Turquía pase a su esfera de influencia sería un golpe fundamental contra las aspiraciones yankis en el este de Europa y Medio Oriente. Sin embargo, este acuerdo no parece tan fácil, y este momento pasa las diferencias giran alrededor de Siria (***). Probablemente esta es la situación que haya motorizado el golpe que Erdogan atribuye a Fethullah Gülen un clérigo islamista multimillonario –considerado una eminencia en el mundo occidental- refugiado desde hace años en EE-UU, y a sus adeptos en el ejército laico y pro-occidental, de similares características que el egipcio. No es casualidad que Egipto no haya condenado el golpe. En ese país el ejército prooccidental desplazó del poder a la Hermandad Musulmana, de una orientación similar a la de Erdogan. Si Erdogan pensaba hacer una purga de opositores, y eso precipitó el golpe antes de que haya alcanzado el suficiente apoyo interno en las FFAAs, es un hecho que no tiene más que una significación episódica. Luego del fallido golpe, contra el cual la movilización de las bases musulmanas que apoyan al AKP tuvo un papel importante, Erdogan se fortalece personalmente como poder “bonapartista” (es decir, se fortalecen los rasgos dictatoriales del régimen), a lo cual viene aspirando hace tiempo -posiblemente ese haya sido el motivo de la ruptura con Gülen- y tras declarar el estado de excepción, emprende una razzia contra los opositores, sobre todo los vinculados a Gülen. Oponerse al golpe fue correcto – pero ahora hay que oponerse a las acciones “bonapartistas” (dictatoriales) de Erdogan, en defensa de las libertades democráticas y de las libertades que son vitales para la organización de la clase obrera, como la movilización que realizaron el 24 de julio miles de turcos bajo la consigna “Ni golpe de Estado ni dictadura” en la Plaza Taksim, aunque limitada por su dirección “republicana” burguesa. + Abajo el estado de excepción y las restricciones a las libertades de prensa, opinión, reunión, organización, etc. Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

+ Separación de la religión y el Estado, no a la islamización de la educación. +Defensa del derecho de autodeterminación del pueblo kurdo, incluyendo a la separación como nación independiente en el territorio que ocupan. +Independencia política de la clase obrera de toda dirección burguesa sea laica o religiosa. +Por la construcción de un Partido obrero, marxista revolucionario e internacionalista, que unifique a la clase obrera de todas las etnias, para luchar por la Revolución Socialista en todo el Medio Oriente. 28/7/16

AKP: Partido de la Justicia y el Desarrollo, de Erdogan. CHP: Partido Republicano del Pueblo. HDP: Partido Democrático del Pueblo. (*) Obama reconoce que se equivocó en Libia, porque con la intervención de su Fuerza Aérea (y la de Francia principalmente) ayudaron al derrocamiento de Kadafi a manos de las milicias del pueblo insurreccionadas, provocando la desintegración del ejército regular, y una inestabilidad política causada por la revolución popular triunfante, que todavía no han logrado controlar totalmente. (**) Pareciera que además, Obama estaría barajando también la posibilidad de reflotar el plan de crear tres Estados en el actual Irak, otorgándole la autonomía o independencia a los kurdos del norte. (***) En la misma dirección, Rusia está tratando de fortalecer la relación con arabia saudita. Según informa la página RT (23/7), tras una reunión con su par ruso, el ministro del exterior saudí dijo: "estamos dispuestos a dar a Rusia una participación en Oriente Medio que hará que Rusia sea más fuerte que la Unión Soviética". Y agregó que, sin embargo, "no estamos de acuerdo (con Moscú) sobre Siria, no tanto en el resultado final del juego, sino en cómo llegar allí. Los días de Assad están contados. Así que hay que llegar a un acuerdo mientras es posible", finalizó. Publicado en LCO N° 24

Manifiesto Internacional

31


TROTSKY, EL PTS Y LA DEMOCRACIA BURGUESA La crisis política en Brasil y el “impeachment” contra Dilma Rousseff ha motivado una intensa discusión entre corrientes que se reivindican trotskistas. En particular, nuestra crítica al PTS estuvo centrada en la caracterización del impeachment como un “golpe de estado” institucional y en la validez política para la situación brasileña de la consigna de Asamblea Constituyente (en adelante AC).

burocra zados, lleva al totalitarismo. Por eso las grandes consignas y tareas democrá cas para todo el pueblo se actualizan cada vez más. (…) De ahí la enorme importancia que ha adquirido la consigna de Asamblea Cons tuyente o variantes parecidas en casi todos los países del mundo.” (1) ¿Qué dice ahora el PTS?:

Pero la Fracción Trotskista (FT, corriente internacional dirigida por el PTS) no levantó solo para Brasil la consigna de Asamblea Constituyente, sino que casi al mismo tiempo (durante 2015) planteó esa consigna también para México, Venezuela, y en Tucumán (Argentina). Si bien no es novedad la utilización por parte de la FT de la consigna de AC para todo tiempo y lugar (Argentina 2001, Perú 2003, Bolivia 2004, Brasil 2005, México 2006, Chile 2011, Túnez, Egipto y Libia, Siria, España, entre 2011 y 2013, y quizás algún otro país que se nos escapa), y tampoco es nueva nuestra crítica, la publicación paralelamente de un artículo en la revista Estrategia Internacional 29 titulado “Gramsci, Trotsky y la d e moc rac ia c ap it al is t a” , p e rmit e c ot e jar l a elaboración teórica del PTS con su práctica política.

<<Durante las últimas décadas del siglo XX, la democracia capitalista como régimen político y como ideología se extendió más que nunca. El fascismo y el stalinismo fueron pilares fundamentales para que pudiera recrearse, y en particular este último al obturar la idea de una democracia superior al parlamentarismo burgués: la democracia soviética, la democracia obrera. Actualmente, a más de un lustro de iniciada la crisis capitalista internacional, ante los ojos de millones se muestra, por sobre las formas parlamentarias, la imposición despótica por parte de los gobiernos de diferente signo de los intereses del capital. Las formas bonapartistas, escudadas detrás de los discursos “securitarios”, intentan cerrar esta brecha con mayores dosis de autoritarismo directamente proporcionales a los golpes de la crisis en cada país. Sin embargo, la creencia en la democracia capitalista como e x p re s i ó n d e l a s o b e r a n í a p o p u l a r s i g u e presentándose ante las grandes mayorías como un máximo insípido de libertad al que se puede aspirar. De allí el gran hándicap para la hegemonía burguesa en estos tiempos crecientemente tormentosos.>> (2)

A primera vista resulta extraño que un partido que ha hecho una crítica a la teoría de la revolución democrática de Moreno, tenga como un eje programático para todo tiempo y lugar la consigna por excelencia de la revolución democrática, la Asamblea Constituyente. El PTS parte de una caracterización muy similar a la de Moreno en los '80 para coincidir acerca de la importancia fundamental de las consignas democráticas y la AC en particular. Al igual que Moreno, el PTS intenta darle un marco teórico a la utilización de las consignas democráticas, para lo cual ensaya hacer una síntesis de las posiciones de Gramsci y Trotsky. ¿Que decía Moreno en 1980?: “Las consignas y tareas democrá cas adquieren cada vez mayor importancia debido a las tendencias más profundas, tanto del imperialismo como de los monopolios y la burocracia. Todos ellos enen una tendencia permanente a los estados totalitarios. (…) La influencia estatal de los monopolios en los países capitalistas e imperialistas, así como la iden ficación del estado con la burocracia en los estados obreros

32

Manifiesto Internacional

Podríamos hacer varios comentarios a estos párrafos, pero acá lo que nos interesa es comparar la posición de Moreno con la del PTS. ¡Asombrosa coincidencia! Tanto Moreno como el PTS concluyen que, ante la tendencia general en todo el mundo a que el imperialismo imponga gobiernos “totalitarios”, “formas bonapartistas”, y “mayores dosis de autoritarismo”, las ilusiones democráticas de las masas y la debilidad del partido revolucionario, las consignas democrático-formales y en particular las “radicales” como la Asamblea Constituyente adquieren una importancia fundamental. De ahí que el artículo de Albamonte y Maiello (3) esté destinado a “Pensar la revolución en las estructuras socio-políticas de tipo “occidentales” y regímenes democrático-burgueses. Se trata de una cuestión estratégica fundamental en el escenario actual, luego de décadas de expansión de las ilusiones en la democracia burguesa. Para ello abordaremos una serie de problemas programáticos, tácticos y estratégicos y su articulación con

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


la lucha por el gobierno obrero. En particular el papel de las consignas democrático-formales, o más precisamente, las democrático-radicales, como Asamblea Constituyente, abolición de la figura presidencial y unificación de los poderes legislativo y ejecutivo en una cámara única, revocabilidad de los mandatos, la abolición de los privilegios a los funcionarios, entre otras.” (4) Lo que motiva a los dirigentes del PTS a desarrollar estas elaboraciones teóricas acerca de las consignas democráticas, en especial la AC, sería en particular “el ascenso de las formaciones de derecha” en Europa y “la crisis de los llamados <“gobiernos posneoliberales” que golpea de lleno al chavismo en Venezuela, pero también en el Cono Sur a algunos de los regímenes democráticoburgueses que más se han asentado en las últimas tres décadas, como el chileno y el brasilero, a cuya cabeza se encuentran respectivamente los gobiernos de la Nueva Mayoría –a la cual se incorporó el Partido Comunista– y del Partido de Trabajadores. En la Argentina, recientemente el kirchnerismo ha sido desplazado electoralmente por la nueva derecha empresarial de Mauricio Macri.”> (5) Que se tome el avance de la derecha como elemento central para justificar la importancia de las consignas democráticas también nos llama la atención, porque el PTS –como decimos más arriba- levantó la consigna de AC para varios países latinoamericanos, cuando la situación no era de avance de la reacción, ni de imposición de gobiernos bonapartistas, sino justamente la contraria, cuando avanzaba la movilización de masas de manera tan significativa que creaba situaciones prerrevolucionarias poniendo en crisis las instituciones del régimen burgués, como en Argentina del 2001, Bolivia 2003-2006, y luego en situaciones de relativa normalidad y estabilidad de los regímenes “que más se han asentado en las últimas tres décadas, como el chileno y el brasilero”. Es decir, en la práctica la consigna de AC fue utilizada por PTS en situaciones tan variadas de la lucha de clases, como en el avance prerrevolucionario de las masas, en la estabilidad de una situación no revolucionaria, y en la ofensiva reaccionaria de la burguesía cuando impone regímenes bonapartistas “despóticas” y “autoritarias”. Y en países tan disímiles como Bolivia una semicolonia con 20 años de régimen democrático burgués, España un país imperialista con una monarquía constitucional, o Egipto que venía de ser gobernado por la dictadura de Mubarak durante 40 años. Entonces, el fundamento principal en el que se basa la utilización de las consignas democráticas y en particular la AC es que “Durante las últimas décadas del siglo XX, la democracia capitalista como régimen político y como ideología se extendió más que nunca” y que el stalinismo “obturó” “la idea de una democracia Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

superior al parlamentarismo burgués: la democracia soviética, la democracia obrera”. Volvemos entonces al fundamento que originalmente habían planteado los dirigentes de la LOR-CI (6) para justificar el empleo de la consigna de AC para Bolivia: El atraso político de las masas, las ilusiones democráticas. Pero reconocer abiertamente que este es el verdadero fundamento para generalizar la AC para todo tiempo y lugar, le crea un problema grave, difícil de explicar, a los dirigentes del PTS. Para superar el atraso del factor subjetivo en relación a la madurez de los factores objetivos, Trotsky y la IV Internacional formularon el Programa de Transición, que busca tender un puente entre la conciencia actual de las masas y el programa de la revolución socialista. Pero el Programa de Transición, que aplicado a una situación política determinada se transforma en un programa de acción, en un sistema de consignas articuladas, no se puede reducir a la utilización de la consigna de AC, de forma que prácticamente adquiere el valor de consigna estratégica, para todo tiempo y lugar, tal como llegó a ser en el viejo MAS de Moreno. La utilización de la AC por parte del PTS resulta más bien de una adaptación al atraso político y a las ilusiones democráticas. Las operaciones teóricas de los centristas para justificar políticas oportunistas necesitan cubrirse de un barniz revolucionario. No debemos olvidar que tras una fraseología revolucionaria (7), Moreno se fue deslizando en el curso de muy pocos años a la teoría menchevique-stalinista de la revolución democrática, la cual terminó de consolidarse teóricamente en el '84, cuando las ilusiones democráticas de los trabajadores y el pueblo en Argentina estaban en pleno apogeo. Por eso, a priori, que el PTS hable de la articulación de las consignas democráticas “con la lucha por el gobierno obrero”, no ofrece ninguna garantía. El programa de transición -escrito en 1938 con el fascismo consolidado en Europa- no le atribuye a las consignas democráticas, ni a la consigna de AC en particular, ninguna virtud especial. No descarta las consignas democráticas, pero inclusive para los países fascistas destaca el carácter “incidental y episódico” (8) de las consignas democráticas. En cambio, si algo destaca es la importancia de las consignas democrático-estructurales en los países atrasados (coloniales o semicoloniales), como la revolución agraria y la independencia nacional. De la AC dice que puede ser importante para países como China e India. Es decir, en el Programa de Transición, Trotsky limita la utilización de la consigna AC a países que nunca pasaron por un período parlamentario (como fue en Rusia, o en España) o en los que por

Manifiesto Internacional

33


haber una dictadura (China) o una ocupación militar colonial (India), está planteado para el comienzo de la movilización de las masas en la lucha por la república democrática. Trotsky nunca levantó para regímenes democrático burgueses en general, ni para luchar contra regímenes bonapartistas en los países imperialistas, la consigna de AC. Cuando planteamos esto, los defensores de la AC para todo tiempo y lugar contestan haciendo referencia al Programa de Acción para Francia (9), lo cual además abre un margen para la utilización de la consigna de AC para los países imperialistas en general, como se desprende del argumento principal del atraso político de las masas, y las ilusiones democráticas, así como de las referencias a la crítica de la “democracia” en Inglaterra Francia y Alemania. <<Sobre la base de este tipo de caracterizaciones en las que ambos coincidían (Gramsci y Trotsky –nota nuestra-), Trotsky profundizará los desarrollos de la III Internacional en cuanto a la valoración programática y articulación estratégica de las consignas democrático-radicales. Tanto en el caso de Gran Bretaña, como en Francia y Alemania. …. La novedad que introduce Trotsky es la articulación de estos mismos temas como consignas democrático radicales dentro de un programa transicional en la lucha (bajo la democracia burguesa) por un gobierno obrero (dictadura del proletariado). La formulación más ilustrativa se encuentra claramente en “Un programa de acción para Francia” escrito en 1934, como propuesta para ser tomada por el recientemente planteado Frente Único Obrero entre el Partido Comunista y la SFIO (socialistas). El diálogo de Trotsky es el siguiente. “Somos, pues, firmes partidarios del estado obrero-campesino, que arrancará el poder a los explotadores. Nuestro primordial objetivo es el de ganar para este programa a la mayoría de nuestros aliados de la clase obrera. Entre tanto, y mientras la mayoría de la clase obrera siga apoyándose en las bases de la democracia burguesa, estamos dispuestos a defender tal programa de los violentos ataques de la burguesía bonapartista y fascista. Sin embargo, pedimos a nuestros hermanos de clase que adhieren al socialismo 'democrático', que sean fieles a sus ideas: que no se inspiren en las ideas y los métodos de la Tercera República sino en los de la Convención de 1793”. Nótese que el fundador del Ejército Rojo parte de constatar los diferentes objetivos entre los comunistas y los trabajadores socialdemócratas, para luego señalar que los revolucionarios están dispuestos a levantar un programa transicional que incluya la defensa de la democracia burguesa contra los ataques de la burguesía en pos del Frente Único. A renglón seguido contrapone los métodos revolucionarios a los

34

parlamentarios para llevarlo adelante, y como continuidad de aquel diálogo, no hace referencia a la Comuna de París de 1871 sino a la revolución burguesa, a la de la Convención jacobina de 1793. Luego transcribe con leves modificaciones (adaptaciones) el programa de la Comuna de París tal como lo había sintetizado Marx en los manifiestos de la Asociación Internacional de los Trabajadores: “¡Abajo el Senado, elegido por voto limitado, y que transforma el poder del sufragio universal en mera ilusión! ¡Abajo la presidencia de la República, que sirve como oculto punto de concentración para las fuerzas del militarismo y la reacción! Una asamblea única debe combinar los poderes legislativo y ejecutivo. Sus miembros serían elegidos por dos años, mediante sufragio universal de todos los mayores de dieciocho años, sin discriminaciones de sexo o de nacionalidad. Los diputados serían electos sobre la base de las asambleas lo cales , co n s tan temen te r ev o cab les p o r s u s constituyentes y recibirían el salario de un obrero especializado”. Trotsky reafirma el planteo señalando que “una democracia más generosa facilitaría la lucha por el poder obrero”. E incluso anticipa la táctica de “gobierno obrero” en su formulación original durante la primera etapa de la Revolución Rusa, al señalar que si la SFIO “llegara a ganar la confianza de la mayoría, estamos y estaremos siempre preparados para defender contra la burguesía a un gobierno de la SFIO”>> (10) Cito extensamente, porque mientras que el PTS desprende del programa para Francia que la consigna de Asamblea única jugaba un gran papel, en realidad no ocupó ni un renglón en los escritos sobre la situación francesa agrupados en la recopilación ¿A dónde va Francia? Los teóricos del PTS entienden que la clave de Trotsky está en la articulación de las consignas democráticas con la estrategia de los soviets y el poder obrero. También que la conciencia democrática de los obreros socialistas está determinada por el peligro del fascismo y el rechazo al stalinismo. Pero en el sistema de consignas articulado que Trotsky desarrolla en Francia el eje no está puesto en las consignas democráticas, sino en los piquetes de autodefensa como embriones de milicias obreras para combatir a las bandas fascistas, y en los comités de acción del frente único, en la agitación de un programa nacionalización del gran capital imperialista, pero sobre todo en la necesidad de que el Frente único se plantee la lucha por el poder (11). Es en ese marco y con ese eje que Trotsky dice que si al momento de tomar el poder la SFIO tiene mayoría defenderá su gobierno de la reacción, pero les plantea a los obreros socialistas que sean consecuentemente democráticos y luchen por una forma de estado similar a La Comuna. Se puede leer todo el folleto escrito por Trotsky

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


¿Adónde va Francia? Y no se va a encontrar una sola referencia a la Asamblea Constituyente o Asamblea Nacional, o incluso a la Asamblea única. ¿No es raro? Si hubiera sido un eje para combatir el bonapartismo en Francia, ¿cómo puede ser que Trotsky no mencione ni una sola vez esta consigna a los largo de los 7 artículos escritos entre noviembre de 1934 y julio del 1936? Los teóricos del PTS reconocen que en Francia Trotsky no está planteando una AC, sino una forma democrática de Estado del tipo de la Comuna de París, basada en la clase obrera y el campesinado pobre armado, sobre la cual debería apoyarse y ante la cual debería responder el gobierno obrero y campesino encabezado por la SFIO, gobierno que la Liga Comunista estaría dispuesta a defender contra los golpes de la reacción. Esa asamblea única es una forma de Estado a la vez legislativo y ejecutivo, mientras que la AC históricamente es una institución de la democracia burguesa exclusivamente legislativa. La función de la AC es establecer la Constitución de la república burguesa (“La 'asamblea republicana' es, obviamente, una institución del Estado burgués”), por eso Trotsky no la levanta para Francia. En cambio, como decía Lenin, la forma de Estado de la Comuna: <<"La Comuna -- escribió Marx -- debía ser, no una corporación parlamentaria, sino una corporación de trabajo, legislativa y ejecutiva al mismo tiempo. . .">> <<"La antítesis directa del Imperio era la Comuna". "Era la forma definida" "de aquella república que no había de abolir tan sólo la forma monárquica de la dominación de clase, sino la dominación misma de clase. . ." ¿En qué había consistido, concretamente, esta forma "definida" de la república proletaria, socialista? ¿Cuál era el Estado que había comenzado a crear? ". . . El primer decreto de la Comuna fue . . . la supresión del ejército permanente para sustituirlo por el pueblo armado. . ." Esta reivindicación figura hoy en los programas de todos los partidos que deseen llamarse socialistas. ¡Pero lo que valen sus programas nos lo dice mejor que nada la conducta de nuestros socialrevolucionarios y mencheviques, que precisamente después de la revolución del 27 de febrero han renunciado de hecho a poner en práctica esta reivindicación! ". . . La Comuna estaba formada por los consejeros municipales elegidos por sufragio universal en los diversos distritos de París. Eran responsables y podían ser revocados en todo momento. La mayoría de sus miembros eran, naturalmente, obreros o representantes reconocidos de la clase obrera. . . La policía, que hasta entonces había sido instrumento del gobierno central, fue despojada inmediatamente de todos sus atributos políticos y convertida en instrumento de la Comuna, responsable ante ésta y revocable en todo momento. . . Y lo mismo se hizo con los funcionarios de todas las demás ramas de la administración. . . Desde los miembros de la Comuna para abajo, todos los que desempeñaban cargos públicos lo hacían por el salario

Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

de un obrero. Todos los privilegios y los gastos de representación de los altos dignatarios del Estado desaparecieron junto con éstos. . . Una vez suprimidos el ejército permanente y la policía, instrumentos de la fuerza material del antiguo gobierno, la Comuna se apresuró a destruir también la fuerza de opresión espiritual, el poder de los curas. .. Los funcionarios judiciales perdieron su aparente independencia. . . En el futuro debían ser elegidos públicamente, ser responsables y revocables. . ." Por tanto, la Comuna sustituye la máquina estatal destruida, aparentemente "sólo" por una democracia más completa: supresión del ejército permanente y completa elegibilidad y amovilidad de todos los funcionarios. Pero, en realidad, este "sólo" representa un cambio gigantesco de unas instituciones por otras de un tipo distinto por principio. Aquí estamos precisamente ante uno de esos casos de "transformación de la cantidad en calidad": la democracia, llevada a la práctica del modo más completo y consecuente que puede concebirse, se convierte de democracia burguesa en democracia proletaria, de un Estado (fuerza especial para la represión de una determinada clase) en algo que ya no es un Estado propiamente dicho.>> …. <<La completa elegibilidad y la amovibilidad en cualquier momento de todos los funcionarios sin excepción; la reducción de su sueldo a los límites del "salario corriente de un obrero": estas medidas democráticas, sencillas y "evidentes por sí mismas", al mismo tiempo que unifican en absoluto los intereses de los obreros y de la mayoría de los campesinos, sirven de puente que conduce del capitalismo al socialismo. Estas medidas atañen a la reorganización del Estado, a la reorganización puramente política de la sociedad, pero es evidente que sólo adquieren su pleno sentido e importancia en conexión con la "expropiación de los expropiadores" ya en realización o en preparación, es decir, con la transformación de la propiedad privada capitalista sobre los medios de producción en propiedad social. >> (12)

No estamos seguros de que los dirigentes del PTS entiendan esta diferencia, porque de su política práctica se deduce una posición que está emparentada, no con la de Trotsky, sino con la de Gramsci: < < G r a m s c i n o d e s a r ro l l a r á e l p ro g r a m a democrático radical como vimos que lo hacía Trotsky, sin embargo, le dará un gran peso alrededor de la consigna de Asamblea Constituyente. Gramsci consideraba que la consigna de Constituyente, a la que se oponían los sectores izquierdistas, había sido clave en el aislamiento del movimiento obrero que había permitido al fascismo ganarse a sectores de masas. Lo consideraba probablemente el error fundamental del comunismo en el período pre-fascista, y efectivamente no se trataba de una cuestión menor para la hegemonía del proletariado sobre los campesinos italianos, y los del Mezzogiorno en particular.>> (13) Partiendo de la coincidencia en considerar el

Manifiesto Internacional

35


“gran peso” que adquiere en este período la consigna de AC, los teóricos del PTS pretenden superar los errores de Gramsci, pues advierten que: <<Por las grietas que en este aspecto (en la articulación de esta consigna democrática con los soviets –nota nuestra-) tenía el pensamiento de Gramsci se han colado una parte de las interpretaciones socialdemócratas de sus elaboraciones.>> (14)

obrera” que señalábamos antes, y agrega: “La misión del fascismo no es tanto completar la destrucción de la democracia burguesa como aplastar los primeros esbozos de democracia proletaria”. En el combate por la defensa de estas “fortalezas”, puntos de apoyo, de estos “primeros esbozos de democracia proletaria” contra el Estado burgués, e incluso del parlamento si es que hay una lucha seria, es que Trotsky opina que se puede “romper la cáscara de la democracia burguesa” y pueden surgir los soviets como base de un “estado de tipo especial”. Se trata de una visión dinámica donde la conciencia evoluciona ligada a la experiencia.>> (16)

Para superar los errores de Gramsci en su articulación de la AC con la estrategia soviética apelan a Trotsky, pero lo interpretan mal, ya que haciendo referencia a su posición en Francia dicen: <<Su lógica estratégica era tan sencilla como precisa. La lucha por la constitución de organismos soviéticos es fundamental para la revolución, como órganos de la insurrección y como andamiaje de la dictadura del proletariado. Pero, ¿qué son los Soviets? Organismos de Frente Único de masas. ¿Cuál era la condición para poder constituir el Frente Único? La unidad de acción con la mayoría de los obreros que confiaban en la democracia burguesa y querían defenderla contra el avance del fascismo. ¿Qué les propone Trotsky? Defender la democracia burguesa contra los ataques de la propia burguesía, pero no con los métodos parlamentarios sino con los de la lucha de clases, no bajo las banderas del régimen decadente de la Tercera República sino bajo las de la democracia radical.>> (15) Pero esto no es así. Trotsky no plantea defender la democracia burguesa. Más adelante en el mismo artículo, los autores hacen referencia a la posición de Trotsky en Alemania citando partes de un fragmento (¿Qué defenderemos?) del artículo destinado a discutir con los obreros socialdemócratas, “El frente único defensivo”: <<…Trotsky, al igual que vimos en el caso de Francia, liga el planteo de frente único defensivo al diálogo con las ilusiones en la democracia burguesa. Ante la hipotética pregunta de un trabajador: “¿Aceptáis vosotros, los comunistas, defender la Constitución de Weimar?” Nuevamente responde distinguiendo las instituciones dentro del régimen burgués. “La república –dice– tiene a su frente un presidente. ¿Aceptamos nosotros, los comunistas, defender a Hindenburg contra el fascismo? Pienso que esa necesidad deja de sentirse por sí misma, después de que Hindenburg haya llamado a los fascistas al poder. Luego viene el gobierno, presidido por Hitler. El gobierno no necesita ser defendido contra el fascismo. En tercer lugar, viene el parlamento. [ … ] puede decirse con certeza que si la composición del Reichstag demuestra ser hostil al gobierno; si Hitler piensa suprimir el Reichstag, y la socialdemocracia muestra determinación para luchar a favor del Reichstag, los comunistas ayudarán a la socialdemocracia con toda su fuerza”. Y luego continúa señalando que “hay cosas más valiosas” en referencia a los “elementos de democracia

36

Los autores omiten que en esta cita Trotsky no le hace ninguna concesión a las ilusiones democráticas de los obreros socialistas. Reconoce abiertamente que el objetivo de los comunistas no es defender la democracia, al contrario de lo que dicen más arriba los teóricos del PTS: “Evidentemente, a nuestros ojos, el Reichstag (el Parlamento alemán) no es una conquista histórica capital que el proletariado deba defender contra los vándalos fascistas. Hay cosas más valiosas. Dentro del marco de la democracia burguesa y paralela a la incesante lucha contra ella, los elementos de la democracia proletaria se han formado en el curso de muchas décadas: par dos polí cos, prensa obrera, sindicato, comités de fábrica, clubs, coopera vas, sociedades depor vas, etc. La misión del fascismo no es tanto completar la destrucción de la democracia burguesa como aplastar los primeros esbozos de democracia proletaria. En cuanto a nuestra misión, consiste en situar esos elementos de democracia proletaria, ya creados, en la base del sistema sovié co del Estado obrero. Para este fin, es necesario romper la cáscara de la democracia burguesa y liberar de ella el meollo de la democracia obrera. En eso reside la esencia de la revolución proletaria. El fascismo amenaza el núcleo vital de la democracia obrera. Esto mismo dicta claramente el programa del frente único. Estamos dispuestos a defender vuestras imprentas y las nuestras, pero también el principio democrá co de la libertad de prensa; vuestros locales y los nuestros, pero también el principio democrá co de la libertad de reunión y asociación. Somos materialistas, y por eso no separamos el alma del cuerpo. En tanto no tengamos todavía la fuerza para establecer el sistema sovié co, nos situamos en el terreno de la democracia burguesa. Pero, al mismo empo, no abrigamos ninguna ilusión. “ (17)

Es decir, Trotsky no plantea “defender la democracia burguesa con los métodos de la lucha de clases”, sino que dice que el programa del frente único está determinado por la defensa del “núcleo vital de la democracia obrera” amenazado por el fascismo. Al mismo tiempo plantea la defensa de los

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


principios democráticos de la libertad de prensa, libertad de reunión y de asociación. Evidentemente, esto no es lo mismo que la defensa de las instituciones del Estado burgués incluyendo al Parlamento. Trotsky es muy cuidadoso en hacer ninguna concesión a las ilusiones democráticas de los obreros socialdemócratas, y por eso recalca que: “Somos materialistas, y por eso no separamos el alma del cuerpo. En tanto no tengamos todavía la fuerza para establecer el sistema soviético, nos situamos en el terreno de la democracia burguesa. Pero, al mismo tiempo, no abrigamos ninguna ilusión”.

Y que “…si

Hitler piensa suprimir el Reichstag, y la socialdemocracia muestra determinación para luchar a

mandato popular sea inmediatamente revocado de cualquier cargo por la propia población, que no se pague la deuda pública para poder des nar esos fondos a la salud, y que los trabajadores reviertan todos los acuerdos económicos con el capital extranjero contra la población, como la entrega del Pre-sal, y que esto sea des nado enteramente a la educación. Esta ruptura con el imperialismo pasa también por la abolición del la fundio y la más amplia reforma agraria al servicio de los trabajadores del campo. Para que estas demandas sean llevadas adelante es necesaria la más fuerte movilización independiente, como hicieron los estudiantes secundarios de San Pablo, pero ahora en todo el país, para tomar en nuestras manos los grandes problemas y que la crisis no sea descargada sobre nuestras espaldas.” (Declaración del MRT, 4/3/16)”

favor del Reichstag, los comunistas ayudarán a la socialdemocracia con toda su fuerza”.

Porque

del proletariado, no por la defensa de las instituciones

EL PTS-MRT asume como su propio programa la defensa del Gobierno de Dilma Rousseff contra el impeachment. (Parafraseando a Trotsky decimos: los trabajadores no tenemos que defender al gobierno burgués que aplica un ajuste antiobrero y gobierna aliado al partido que promueve el impeachment.). EL PTS-MRT propone una lucha por la AC impuesta a través de una fuerte movilización popular borrando en la práctica lo que escriben los teóricos cuando citan a Trotsky sobre Inglaterra: “Y si el parlamento respondiese

estatales de la democracia burguesa, pero si la

a esta reivindicación con un 'no ha lugar' [ … ] ¿tendría el

“Nosotros, los comunistas, no podemos ni queremos establecer la dictadura del proletariado contra vosotros ni sin vosotros, obreros socialdemócratas. Queremos llegar a esta dictadura junto con vosotros.”

Parece sutil, pero hay una gran diferencia. Nosotros los comunistas luchamos por establecer la dictadura

socialdemocracia muestra determinación para luchar a favor del Reichstag, los comunistas ayudarán a la socialdemocracia con toda su fuerza. Es la gran diferencia entre combatir por el frente único contra las ilusiones democráticas de la clase obrera, y la capitulación al régimen y a los partidos progresistas en nombre de la lucha contra la “derecha”. Es la diferencia entre la posición del PTS-MRT y la nuestra en Brasil. ¿Qué dijo el PTS-MRT? Llamó a: “rechazar el impeachment y organizar a los trabajadores y a la juventud en forma independiente para enfrentar los ajustes y ataques del gobierno del PT, luchando a través de una fuerte movilización popular para imponer una Asamblea Cons tuyente Libre y Soberana, enfrentando a este régimen de 1988, que fue pactado con militares y torturadores de la dictadura, donde sea la población que decida los rumbos del país, imponiendo que todo polí co, juez y funcionario público de alto escalafón gane el salario de una docente, que todo polí co que no cumpla con el Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

proletariado el derecho de exigir por ejemplo mediante la huelga general a un parlamento usurpador derechos electorales democráticos?”. Y se olvidan de un problema central de la “articulación de las consignas”. Una AC impuesta por la movilización popular, es una AC convocada por el gobierno burgués en los marcos del régimen burgués. ¿Donde está la articulación con la estrategia soviética y el gobierno obrero?. ¿Donde están las consignas que tiendan a desarrollar soviets y al armamento obrero?¿Donde está en el programa que proponen para la AC “la supresión del ejército permanente para sustituirlo por el pueblo armado. . ." que como dijo Lenin “Esta reivindicación figura (o debería figurar) hoy en los programas de todos los partidos que deseen llamarse socialistas”, y que es la base “material” fundamental para que la cantidad democrática se transfome en calidad, en una transición al estado obrero? Como escribe Lenin: ¿En qué había consistido, concretamente, esta forma "definida" de la república proletaria, socialista? ¿Cuál era el Estado que había comenzado a crear? ". . . El primer decreto de la Comuna fue . . . la supresión del ejército permanente para sustituirlo por el pueblo armado. . ." ¿Dónde está la conexión con la "expropiación de los expropiadores", “con la transformación de la propiedad privada capitalista sobre los medios de producción en

Manifiesto Internacional

37


propiedad social” sin la cual las medidas que atañen a la reorganización del Estado, a la reorganización puramente política de la sociedad no adquieren su pleno sentido e importancia?. No, no están. La articulación del PTS es solo en el papel. En la práctica la AC del PTS-MRT está absolutamente adaptada al régimen y no tiene nada que ver ni con Trotsky, ni con Lenin. En cambio, para la situación en Brasil, el PCO dijo: “Debemos explicar a la clase trabajadora que no creemos que haya que defender a un gobierno burgués que aplica el mismo plan de ajuste an obrero, tal como lo haría cualquier otro. Para nosotros lo que hay que defender son los puestos de trabajo contra los despidos y un salario que como mínimo cubra las necesidades de la canasta familiar para sostener una vida digna. Que la única forma de derrotar el ajuste -que para todos los sectores burgueses y el imperialismo debe ser aplicado de manera inevitable para atemperar la crisis general del capitalismo- es derrocando al régimen burgués e imponiendo un gobierno de los trabajadores y el pueblo pobre, que nacionalice la erra y realice la reforma agraria y urbana, que expropie a la gran burguesía y al imperialismo instaurando un Estado Obrero que inicie la transición al socialismo. Pero no hay otra forma de que los trabajadores lleguen a esta conclusión más que en base a su propia experiencia en la lucha. Para que esta se desarrolle, en la formulación de un programa de acción hay que tomar en cuenta su estado actual de conciencia. En tanto una mayoría de la clase trabajadora mantenga todavía su confianza en el PT y desee defender el voto de las pasadas elecciones que llevó a Dilma al gobierno, les planteamos que le exijan a las direcciones sindicales que responden al PT, que sean consecuentes con sus declaraciones de que está en marcha un golpe ins tucional y convoquen a una huelga general –de verdad, por empo indeterminado- contra el “impeachment”, porque las movilizaciones aisladas hasta ahora convocadas son sólo maniobras para apoyar la polí ca de Dilma y Lula de traficar votos en el parlamento, comprome éndose cada vez más con los demás par dos patronales, y que ha fracasado rotundamente. Los trabajadores deben exigir que la convocatoria a la huelga general incluya un pliego de reivindicaciones obreras que responda a las necesidades más apremiantes de los trabajadores y las formas de organización democrá cas que puedan abarcar a la mayoría de los trabajadores y las masas populares: *Por un salario que cómo mínimo cubra la canasta familiar indexado según la inflación. *Contra los despidos: reparto de las horas de trabajo y esta zación de toda empresa que cierre o despida

38

masivamente. *Comités obreros y populares, en fábricas, barrios populares y en escuelas y universidades, para enfrentar el ajuste. *Piquetes de autodefensa para enfrentar la represión. *Congreso de delegados de base de la CUT, CSPConlutas, y la CTB (5), y representantes de los comités obreros y populares, para preparar la huelga general y discu r un programa que de una salida obrera a la crisis.” (18) Como ganar a los sectores de clase que pueden ser aliados El bonapartismo surge a causa del derrumbe de la democracia burguesa ante los golpes de la crisis del sistema imperialista. El PTS imagina que para ganarse a la pequeño-burguesía frente al régimen bonapartista debe levantar consignas democráticas y para ello recurre a la consigna de AC. Trotsky diría que el PTS razona de manera semejante a Renaudel (neo-socialista) y Frossard (centrista de izquierda-socialista), ya que sin llegar a plantear formalmente la unidad con los “radicales”, el razonamiento es el mismo, en el sentido de que ante el derrumbe de la democracia burguesa responde con democracia: “Renaudel, Frossard y sus semejantes se imaginan que la pequeña burguesía está apegada sobre todo a la democracia y que precisamente por eso es necesario unirse a los radicales. ¿Qué monstruosa aberración! La democracia no es más que una forma política. La pequeña burguesía no se preocupa por la cáscara de la nuez sino por su pepita. Busca salvarse de la miseria y la ruina. ¿Que la democracia se muestra impotente? ¡al diablo con la democracia! Así razona o siente cada pequeño burgués. En la indignación creciente de las capas inferiores de la pequeña burguesía contra sus propias capas superiores, “instruidas”, municipales, cantonales parlamentarias, se encuentra la principal fuente social y política del fascismo. A esto debe agregarse el odio de la juventud intelectual, aplastada por la crisis, hacia los abogados, los profesores, los diputados y los ministros advenedizos. Aquí también, en consecuencia, los intelectuales pequeño burgueses inferiores se rebelan contra los que están por encima de ellos.” (19)

El razonamiento del PTS parte de que como la conciencia de las masas está atrasada (no acepta la idea de una revolución) y tiene “ilusiones democráticas”, hay que plantear como consigna máxima, la máxima institución democrática a la que puede aspirar la pequeño-burguesía, la AC. Bajo el subtitulo “¿Es verdad que la pequeña burguesía teme a la revolución?”, Trotsky explica cual

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


es la sicología de este sector social, y que programa hay que levantar para ganarlo como aliado del proletariado: <<Los cretinos parlamentarios, que creen ser conocedores del pueblo, gustan de repetir: “No hay que asustar a las clases medias con la revolución: aborrecen los extremos.” Bajo esta forma general, esta afirmación es absolutamente falsa. Naturalmente, el pequeño propietario tiende al orden, en tanto que sus negocios marchan bien y mientras tiene esperanzas de que marchen aun mejor. Pero, cuando ha perdido esa esperanza, es fácilmente atacado por la rabia y está dispuesto a abandonarse a las medidas más extremas. En caso contrario, cómo habría podido derrocar al Estado democrático y conducir al fascismo al poder en Italia y Alemania? Los pequeño burgueses desesperados ven ante todo en el fascismo una fuerza combativa contra el gran capital, y creen que, a diferencia de los partidos obreros que trabajan solamente con la lengua, el fascismo utilizará los puños para imponer más “justicia”. A su manera, el campesino y el artesano son realistas: comprenden que no podrá prescindirse de los puños. Es falso, tres veces falso, afirmar que en la actualidad la pequeña burguesía no se dirige a los partidos obreros porque teme a las “medidas extremas”. Por el contrario: la capa inferior de la pequeña burguesía, sus grandes masas no ven en los partidos obreros más que máquinas parlamentarias, no creen en su fuerza, no los creen capaces de luchar, no creen que esta vez estén dispuestos a llevar la lucha hasta el final. Y si es así, ¿vale la pena reemplazar al radicalismo por sus colegas parlamentarios de izquierda? Así es cómo razona o siente el propietario semi-expropiado, arruinado e indignado. Sin la comprensión de esta psicología de los campesinos, artesanos, empleados, pequeños funcionarios, etc. —psicología que surge de la crisis social— es imposible elaborar una política justa.” <<Para atraer a su lado a la pequeña burguesía, el proletariado debe conquistar su confianza. Y, para ello, debe comenzar por tener él mismo confianza en sus propias fuerzas. Necesita tener un programa de acción claro y estar dispuesto a luchar por el poder por todos los medios posibles. Templado por su partido revolucionario para una lucha decisiva e implacable, el proletariado dice a los campesinos y a los pequeños burgueses de la ciudad: “Lucho por el poder; he aquí mi programa; no emplearé la fuerza más que contra el gran capital y sus lacayos; pero con ustedes, trabajadores, quiero hacer una alianza sobre la base de un programa dado.” El campesino comprenderá semejante lenguaje. Hace falta, solamente, que tenga confianza en la capacidad del proletariado para tomar el poder. Para eso, es indispensable depurar el frente único de todo equívoco, de toda indecisión, de frases vacías; es indispensable comprender la situación y ponerse seriamente en la ruta de la lucha revolucionaria.>> “La consigna de la defensa de las libertades democráticas —escribe Monmousseau (Cahiers du Bolchevisme, 10 de setiembre de 1934, página 1017)— se corresponde perfectamente con el espíritu del campesinado”. Esta frase notable demuestra que Monmousseau entiende tan poco de la cuestión campesina coma de la cuestión sindical. Los campesinos comienzan a dar la espalda a los partidos de “izquierda”, precisamente porque son incapaces de

Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

proponerle otra cosa que palabras en el aire sobre la “defensa de la democracia”. (20)

El programa de acción para Francia es el programa para el frente único de comunistas y socialistas. El eje de este programa eran los piquetes de autodefensa, los comités de lucha y un programa de transición que responda también a las necesidades progresivas de la pequeño-burguesía, dirigiendo su ataque contra la propiedad de la gran burguesía. Pero sobre todo indicaba que había que plantear la lucha por el poder obrero-campesino. El PTS, en la práctica, se olvida de “articular” esta parte. Nunca o casi nunca plantea que su programa es la lucha por un gobierno obrero y campesino-popular. Toma como propio el programa de la democracia burguesa radicalizada, la AC, aun cuando este programa no tenga ningún arraigo en las masas, como en Argentina en el 2001, cuando la pequeño-burguesía enfurecida golpeaba la puerta de los bancos que se habían quedado con sus ahorros y aplaudía las movilizaciones de los movimientos de desocupados, el PTS levantaba la consigna de la AC y tenía como eje de su intervención política las asambleas barriales de la clase media urbana, dándole la espalda al proletariado desocupado que se organizaba en la Asamblea Nacional de Trabajadores. Trotsky y las consignas democráticas Para Trotsky las consignas democráticas tenían su importancia. Sí, pero no una “importancia fundamental” como titula Moreno su tesis, y además como dice el mismo Programa de Transición, aun para los países fascistas, esta importancia era solo “incidental y episódica” (21) . Evidentemente la concepción del PTS es opuesta a la de Trotsky ya que no pueden decir que utilizan la AC como una consigna incidental y episódica, cuando la levantan en una docena de países. Por otra parte, cuando Trotsky se refería a las consignas democráticas, no se limitaba solamente a la AC, sino que tenía en cuenta cuales consignas podían movilizar según la situación política: “Eso de ninguna manera significa que después de la caída del fascismo Alemania deberá pasar obligatoriamente por un largo proceso de parlamentarismo. El fascismo no erradicará la experiencia política pasada; menos aun cambiará la estructura social de la nación. Sería un gravísimo error creer que el proceso político alemán pasará por otra etapa prolongada de democracia. Pero, en el despertar revolucionario de las masas, las consignas democráticas constituirán inevitablemente el primer

Manifiesto Internacional

39


económicas las consignas democráticas (tales como libertad de reunión, de prensa, de organización sindical, de representación democrática en el parlamento y las municipalidades). ¿Significa esto que el Partido Comunista debe rechazar estas reivindicaciones? Todo lo contrario. Deberá combatir por ellas con la mayor audacia y resolución, porque no se puede imponer una dictadura proletaria sobre las masas populares. Sólo se la puede realizar luchando - luchando hasta el fin por todas las consignas transicionales, las reivindicaciones y las necesidades de las masas y a la cabeza de las masas.” (23)

capítulo. Aunque el proceso de la lucha no permita que se regenere el estado democrático ni por un solo día - lo que es muy posible -, ¡la lucha misma no puede evitar las consignas democráticas! Cualquier partido revolucionario que intente saltar esta etapa se romperá el cuello. … La movilización del proletariado contra el régimen fascista adquirirá un carácter cada vez más masivo en la medida que la pequeña burguesía se distancie del fascismo, aislando así a las cúpulas poseedoras y el aparato gubernamental. La tarea del partido proletario consistirá en utilizar el debilitamiento del yugo por parte de la reacción pequeñoburguesa para movilizar al proletariado con el fin de ganarse a los estratos inferiores de la pequeña burguesía. … ¿Bajo qué consignas políticas se desarrollará esta lucha? La dictadura de Hitler surgió directamente de la constitución de Weimar. La pequeña burguesía, con sus propias manos, le dio a Hitler el mandato dictatorial. Si suponemos que el desarrollo de la crisis fascista será sumamente favorable y rápido, es posible que la consigna de convocatoria del Reichstag, con la participación de todos los partidos excluidos en este momento, unifique en cierto momento a los obreros y a los más amplios estratos pequeñoburgueses. Si la crisis tarda un poco más en estallar y el recuerdo del Reichstag tiene tiempo de desaparecer, es posible que la consigna de elecciones adquiera gran popularidad. Pero atarse a las consignas democráticas circunstanciales que nuestros aliados pequeñoburgueses o los estratos atrasados del propio proletariado nos obliguen a levantar sería un doctrinarismo fatal.” (22)

De aquí se desprenden dos conclusiones: Trotsky no hacia un fetiche de una única consigna democrática como hace el PTS con la AC, a la que Trotsky no le da una importancia fundamental ni aun bajo el fascismo. Segundo, al pensar en la consigna que puede ayudar a movilizar en el “despertar revolucionario de las masas” no se ata a ningún esquema, sino que piensa cual puede ser la más adecuada a su nivel de conciencia y experiencia. El giro del PTS hacia el campo burgués progresivo El PTS busca aliados para resistir a la derecha, conquistar su hegemonía en la izquierda, al mismo tiempo que está empeñado en formar una nueva “opinión pública” en la vanguardia con su página web “La izquierda diario”. En su búsqueda de ganar influencia política en sectores cada vez más amplios que son la base social de movimiento políticos burgueses, empieza a perder resistencia a la presión de esa “opinión pública”, la de las fuerzas políticas burguesas. Particularmente ante el caracterizado avance de la derecha, el PTS tiende a diluirse políticamente en el campo burgués “progresivo”.

…….. ”¿Significa esto que los comunistas rechazamos de plano todas las consignas democráticas, todas las consignas transicionales o preparatorias, y levantamos únicamente la de dictadura proletaria? Sería hacer gala de un sectarismo estéril, doctrinario. En ningún momento aceptamos que basta con un solo salto revolucionario para cubrir la distancia que separa el régimen fascista de la dictadura proletaria. Nosotros no negamos el período de transición y sus consignas transicionales, incluidas las democráticas. Pero es precisamente con la ayuda de estas consignas transicionales, que siempre constituyen el punto de partida del camino hacia la dictadura proletaria, que la vanguardia comunista deberá ganar al conjunto de la clase obrera y que ésta deberá unificar a su alrededor a todas las masas oprimidas de la nación. Y ni siquiera excluyo la posibilidad de una asamblea constituyente que, en ciertas circunstancias, podría ser impuesta por la marcha de los acontecimientos o, más precisamente, por el proceso del despertar revolucionario de las masas oprimidas. Es cierto que en una perspectiva histórica de muchos años el destino de Italia se reduce a la siguiente alternativa: fascismo o comunismo. Pero afirmar que esta alternativa ha penetrado en la conciencia de las masas oprimidas de la nación es caer en la ilusión de que ya está resuelta la colosal tarea que se le plantea en toda su magnitud al débil Partido Comunista. Si, por ejemplo, estalla ya una crisis revolucionaria en los próximos meses (provocada por la crisis económica por un lado, y por la influencia revolucionaria proveniente de España por el otro), es seguro que las masas trabajadoras, tanto obreras como campesinas, unirán a sus reivindicaciones

40

Descartamos por episódico el primer banquinazo del apoyo a Chávez en el referéndum revocatorio del 2004, del que (sin mediar autocrítica) pasó luego a criticar el voto a Evo Morales del PO en 2005, recuperando una posición principista de independencia de clase. Pero a la luz de la política actual del PTS-FT, no deja de ser un antecedente válido. Porque ahora, tras el triunfo electoral de Macri y el impeachment contra Dilma en Brasil, el PTS-FT se orienta a conciliar con el “progresismo” burgués, en ambos países. En Brasil, la caracterización del impeachment como golpe institucional, lo lleva a la cola de la dirección petista, mientras que la consigna de AC le permite mantener la relación con el estudiantado que

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


habiendo luchado contra l apolítica del PT no tienen el menor interés en defender a Dilma.

de Dilma que llamaban a defender.

Como dijo Trotsky: “…los nombres sirven en política para

“Si efec vamente la economía engendra la polí ca, bien podría concluirse que lo que acaba de nacer en Brasil con el nuevo mandato de Dilma Rousseff sería una coalición no pactada entre el PT de Lula da Silva y su an gua oposición del PSDB de Fernando Henrique Cardoso. Las diferencias ideológicas que podrían esconderse detrás de esas siglas, una centro-izquierda o muy moderada socialdemocracia y una centroderecha de es rpe liberal, se diluyen a favor de estos úl mos en ese pacto no escrito.

diferenciar no para echarlo todo en el mismo saco.”

Cuando el PTS habla de golpe que quiere decir? Si el golpe es institucional es un golpe entre sectores burgueses al interior de sus instituciones. Si ese golpe afecta la voluntad popular, expresada en la votación que eligió a Dilma para un segundo mandato (“un golpe contra el sufragio universal”), esa voluntad no se reflejó en la calle, por lo que en realidad el “golpe” institucional está expresando nuevas relaciones y reagrupamientos políticos al interior de la clase dominante, y un vuelco significativo en la voluntad de amplios sectores del pueblo que rompieron con el gobierno de Dilma, como consecuencia de la implementación de una política de ajuste, contraria a sus promesas electorales. Dice el MRT: “…el PSDB, DEM, entre otros… lo único que quieren es garan zar el juicio polí co para implementar un plan de ajustes aun más duro que el que está siendo implementado por el gobierno de Dilma. Un impeachment reaccionario como este no solo facilitará los ataques de la derecha sino que le seguirá un ataque frontal a la clase trabajadora y sus instrumentos de lucha, como a toda la izquierda, en la que el PT hace ya mucho empo no está incluido.” (Declaración del MRT, 4/3/16). Pero, ¿Acaso el gobierno de Temer es un gobierno fascista que se apresta a ilegalizar los partidos obreros los sindicatos, a actuar contra la clase obrera con los métodos de la guerra civil? Si ese fuera el caso la política sería el frente único y las milicias obreras, porque no se puede combatir al fascismo con una AC (24). Pero no, ese no es el caso. ¿Para qué le ha servido al PTS-MRT la caracterización de “golpe” institucional? Para llamar a defender al gobierno de Dilma ubicándose en el campo del progresismo pro-PT como mal menor, contra el mal mayor de la derecha encarnado en Temer. Otra cosa importante que plantea Trotsky es que mientras “Los socialdemócratas consideran que la constitución democrática está por encima de la lucha de clases. Para nosotros, la lucha de clases está por encima de la constitución democrática”. Pero el PTS puso la defensa del gobierno constitucional primero, al llamar contra el impeachment, por sobre la lucha contra el ajuste que implementaba el propio gobierno Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

La cues ón en el centro de este nuevo capítulo son los integrantes del gabinete que designó Rousseff para su segundo periodo. Y entre ellos la figura del ministro de Hacienda, el ortodoxo ex FMI Joaquim Levy. Este hombre ya fue parte de los elencos del PT durante la primera ges ón de Lula da Silva, quien lo incorporó en 2003 como secretario del Tesoro. Una medida astuta del centrista sindicalista metalúrgico para dejar en claro que más allá de los discursos, su propuesta no iba en contra de los mercados. La estrategia le dio resultado y le permi ó avanzar con su propio programa de contención social y la ampliación de la clase media con el aliciente de un crecimiento que llegó a picos de 7,5% por el impulso del viento mundial. Ahora la presidente sigue el mismo camino en la perspec va de los mercados pero le agrega una dimensión mayor. Al conver r a Levy en ministro, no busca ya convencer de sus intenciones sino marcar cuáles son los obje vos ní dos de este mandato. Versá l, el flamante funcionario, aparte de haber sido aquel escudo de Lula, fue antes funcionario del gobierno de Cardoso donde ocupó la secretaría adjunta de Polí ca Económica. En esa función profundizó su relación con Arminio Fraga, entonces presidente del Banco Central y hasta hace poco el principal asesor del candidato opositor Aécio Neves quien casi expulsa al PT del poder. Rousseff lo derrotó por un estrecho margen en el ballotage de octubre úl mo. Pero recordemos que la campaña fue un furioso cruce en el cual Dilma y su mentor Lula advir eron, sobre todo en el noroeste pobre, que de ganar Neves aumentaría tasas e impuestos y recortaría los programas sociales incluidos los subsidios y el sistema de créditos. Por aquello del abismo cada vez más ancho que media entre palabras y hechos, apenas 72 horas después de su reelección la mandataria aumentó las tasas a 11,25% y el saliente ministro de Hacienda, Guido Mantega restringió el acceso al seguro de desempleo y endureció los requisitos para los beneficiados de la pensión por fallecimiento detrás de un ahorro de US$6.000 millones. (Marcelo Cantelmi, Brasil: ¿una "gran coalición" para la reforma que viene?, 2/1/15) La argumentación principal del PTS-MTR para

Manifiesto Internacional

41


movilizar contra el impeachment es que de allí saldrá un gobierno que imponga un ajuste más duro. Por lo que, en los hechos, defiende al gobierno de Dilma como mal menor. El PTS-MRT podrá argumentar que en ningún momento llamaron a defender al gobierno de Dilma y el PT, que por el contrario lo denunciaron como ajustador, y que incluso plantearon que si continuaba por medios de arreglos superestructurales, con pactos con la derecha, necesariamente tendría una política de derecha (como si hasta ahora no la hubiera tenido). “El impeachment no será derrotado solo con actos, y si así ocurriera, lo que emerja será un gobierno de Lula y Dilma que promete otra agenda de ajustes, pero que igual atacará a los trabajadores, en medio de demagogia, alguna concesión minúscula a algunos movimientos sociales, pero ataques estructurales como una posible reforma previsional. Será un gobierno para recomponer una unidad con los empresarios dijo hoy Dilma, que llamó a un "pacto" si se llegara a evitar el impeachment, y no puede haber "pacto" con esta derecha sin un gobierno que siga atacando.” (Diana Assunção, “Es urgente un plan de luchas contra el impeachment, los ataques del PT y los despidos” LID, 15 de abril de 2016)

Pero esos mismos argumentos desnudan la verdadera política del PTS-MRT. Derrotar el impeachment por medio de la “movilización popular” es una política para obligar a Dilma y al PT -bajo la presión de las masas- a girar a la izquierda, adoptando la idea pequeñoburguesa del “gobierno en disputa”, como si el gobierno de Dilma-PT no fuera un gobierno burgués.

Dado que el eje de su política es la derrota del impeachment y no la derrota del “ajuste”; dado que se propone como medio la “movilización popular”, en donde a lo sumo la clase obrera actúa disuelta en el pueblo, y no la huelga general, en la cual la clase obrera aparece en el centro político de la lucha; dado que no se propone un gobierno obrero, ni la organización de comités de lucha obreros, ni piquetes obreros de autodefensa; a lo sumo alcanzar una AC, que en consecuencia, debería ser convocada por la propia Dilma; esta AC convocada por un gobierno burgués es la consigna que intermitentemente ha levantado la propia Dilma y el PT, y tiene el mismo contenido de maniobra para encontrarle una “salida a la crisis” favorable a Dilma y el PT, con la ilusión de que -de esta manera- no podría aplicar una política de ajuste.

42

El desplazamiento del PTS al oportunismo también en Argentina Así como en Brasil se ubica en el campo contra “el golpe” de la derecha, con la misma lógica, el PTS dio varios pasos para ubicarse en un frente antimacrista en Argentina. El 8 de marzo, en la conmemoración del día internacional de la mujer trabajadora en Rosario pudimos comprobar cómo el PTS transcendía la unidad de acción para hacer un acto conjunto con el kirchnerismo, que pocas horas antes habían rechazado, prometiendo que jamás iban a enrollar sus banderas. El 24 de marzo, según la denuncia del PO que no fue respondida-, el PTS tuvo la política de hacer una marcha y acto conjunto con el kirchnerismo, minimizando la delimitación con esta corriente burguesa. La ruptura del acto del 1° de mayo, argumentando diferencias con los otros partidos del FIT en relación a Brasil, sólo se puede entender en el marco del giro del PTS a buscar “aliados” en el campo del progresismo burgués. El PTS ha buscado la unidad de acción con el Kirchnerismo. Pero no la ha encontrado en la lucha contra el ajuste y en apoyo a las luchas obreras y populares por las reivindicaciones del movimiento obrero, porque allí no está el kirchnerismo. La encontró en cambio en las manifestaciones de repudio a la visita de Macri a la facultad de Derecho en Rosario; o disolviéndose en el “ruidazo” contra el tarifazo, en el que fueron no solo a la cola del Kirchnerismo y la burocracia sindical pro-k, sino de las asociaciones empresarias de la pequeñas y medianas empresas (Apymes); en la votación del proyecto kirchnerista de consulta popular para pagarle menos a los buitres; con la participación en un acto del Kirchnerismo para defender a Milagro Sala; con la movilización de sus parlamentarios a la Plaza de Mayo para apoyar a Hebe de Bonafini, para que no sea llevada por la fuerza policial a declarar ante el juez por la causa de “Sueños Compartidos”. Es decir las únicas acciones en común no fueron acciones de “resistencia” obrera y popular contra la política del gobierno de Macri, sino que son parte de la próxima campaña electoral. Y en estas acciones el PTS va a la cola del Kirchnerismo, diluido, sin delimitación política clara. Es difícil saber todavía si sólo se trata de acercarse para ganar a los “sectores que se ilusionaron con el kirchnerismo, sobre todo jóvenes, que empiezan a entrar en crisis ante la pasividad de sus dirigentes y la subordinación a las alas derechas del PJ” (25), o de una política formal orientada a buscar acuerdos de más largo plazo con sectores del Kirchnerismo, que hasta ahora no han encontrado. Pero, aunque fuera sólo el primer caso, el método de la capitulación política para

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


acercarse a la base del kirchnerismo siembra “mojones” para una capitulación de mayor alcance, porque, esa política práctica está en oposición con lo que se escribe:

impedir la emergencia de la clase obrera como un sujeto independiente y con su propio programa ante la crisis”. (Giro a la derecha y lucha de clases en Sudamérica, Daniel Matos y Eduardo Molina)

“El apoyo al “mal menor” opera como un mecanismo al servicio de debilitar la resistencia a los ataques e

¿ADÓNDE IRÁ EL PTS-FT?

A

modo de breve conclusión debemos plantear

pequeñoburguesía, son más proclives a registrar las

una caracterización del curso que está

presiones de ese sector social del que son parte, dando

siguiendo el PTS-FT, pero lo hacemos como

como resultado una tendencia al radicalismo

hipótesis que deberá ser contrastada con la evolución

democrático pequeñoburgués a medida que se

posterior de esta corriente.

profundiza la crisis y la polarización entre las clases.

Como ha explicado Trotsky, “Uno de los orígenes

En algún momento el centrismo oportunista apela al

sicológicos del oportunismo es una especie de

revisionismo para justificar su política práctica.

impaciencia superficial, una falta de confianza en el

Aunque la “elaboración teórica” no se realiza en un

crecimiento gradual de la influencia del partido, el deseo

solo acto, esta operación ya está en proceso en el PTS-

de ganar a las masas mediante maniobras organizativas o

FT.

mediante la diplomacia personal. De ahí surge la política de las combinaciones de trastienda, la política del silencio, del encubrimiento, de los renuncios, del adaptarse a consignas ajenas, y finalmente el pasarse totalmente a las posiciones del oportunismo.”

(Los errores de los

El curso que lleva hoy el PTS-FT –aunque de manera vergonzante-, es del mismo tipo que el curso oportunista-revisionista de Bernstein, que el propio Albamonte caracterizó así:

sectores de derecha de la liga comunista sobre la cuestión sindical) Ante las dificultades de la construcción del partido en la clase obrera, agravadas por sus políticas de aparato; ante la ofensiva y crecimiento de la reacción de derecha tanto en América Latina como en Europa; ante la orientación de gran parte de la juventud pequeñoburguesa hacia variantes políticas del “neoreformismo”, el “progresismo” o el “modelo nacional y popular”: el PTS ha optado por la política de avanzar por la línea de menor resistencia, idea que es tan poco novedosa, tan antigua, que ya fue establecida en el “Credo” de los oportunistas bernsteinianos rusos

<Esto llevaba por lo tanto a considerar obsoleta la estrategia revolucionaria y a tratar de darle la justa expresión teórica y programá ca a la prác ca que ya venían desarrollando sectores importantes de la socialdemocracia alemana -sobre todo su ala sindical y su fracción parlamentaria. En sus palabras, “la influencia de la socialdemocracia sería mucho mayor si se atreviera a emanciparse de la fraseología an cuada y se decidiera a aparecer como lo que realmente es hoy: un par do socialista, democrá co, par dario de la reforma”> (Más allá de la democracia liberal y el totalitarismo, El 21)

alrededor del año 1899. La composición social de la dirección y de la gran mayoría del PTS, provenientes del estudiantado y la Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

Para esta operación no niegan los fundamentos del

Manifiesto Internacional

43


marxismo, pero los dejan parcialmente de lado para

programa para que sea aceptado por sectores más

tomar un elemento de la realidad y absolutizarlo.

amplios, la búsqueda de la influencia política por la

Se resignan ante el atraso en la conciencia de la clase

actuación oportunista de los parlamentarios, y el

obrera, ante las ilusiones democráticas, a las que dan

crecimiento territorial a través de locales que sólo

como algo estable, inmutable, incluso durante la

puede servir a una estrategia de crecimiento electoral.

propia crisis que obliga a reforzar las tendencias

Todo esto coronado por la consigna de AC para

bonapartistas del régimen.

“ampliar la democracia”. El fin desgraciado de aquella

Se abandona la clase obrera como centro actual de la

película ya lo conocemos: décadas de militancia para

construcción partidaria (queda como un lejano

construir un partido revolucionario, que al adaptarse

objetivo estratégico), en la búsqueda de las

de manera oportunista al régimen democrático

oportunidades de crecimiento en los fenómenos

burgués, se terminó estrellando ni bien la lucha de

políticos más dinámicos (los mismos que han dado

clases empezó a acelerarse.

lugar a Syriza o Podemos, al fenómeno Sanders, etc.), planteándose como “fuerza anticapitalista” para

Antonio Bórmida 21/8/16

organizar en la juventud “una alternativa a la izquierda del PT” en Brasil, y en la juventud en crisis con el kirchnerismo. Para empalmar con estos procesos se han deslizado a un apoyo abierto o velado al “mal menor” burgués progresista, un razonamiento que está en la misma línea de la famosa frase de Bernstein acerca de que “el movimiento es todo y el objetivo final nada”. Se abandona la lucha por el Estado obrero y se plantea como horizonte máximo la lucha por el

régimen

democrático. Para esta tarea se asume como estratégica la consigna de AC. Para distanciase de Lenin buscan elaboraciones que asuman las diferencias de la revolución en occidente, y tratan de casar teóricamente a Trotsky con Gramsci. No es casualidad que en boca de los teóricos del PTS Gramsci aparece a cada rato porque “Gramsci le dará

NOTAS:

mucha relevancia en las mencionadas Tesis de Lyon de (1) Nahuel Moreno, Actualización del P de T: Tesis XXVII La importancia fundamental de las consignas y tareas democrá cas. La asamblea cons tuyente.

1926 a las consignas democrático-radicales…. En las Tesis tendrá especial importancia la consigna de Asamblea Constituyente para Italia…”. Y según el

(2), (3), (4), (5), (10), (13), (14), (15), (16) (de “Gramsci, Trotsky y la democracia capitalista”, Revista Estrategia 29)

informe de Athos Lisa, la cuestión de la Constituyente estando Gramsci ya en prisión continuó siendo una de

(6) “Nuestra organización ha venido sosteniendo la necesidad de luchar por imponer una Asamblea Cons tuyente revolucionaria durante los úl mos meses (en otro ar culo exponemos nuestra posición con detalle). Esta consigna ha sido profusamente cri cada tanto por corrientes que hacen gala de un inveterado oportunismo como El MIlitante, la LIT-CI, las corrientes sectarias po POR de Lora y otras como el Grupo Internacionalista de EUA. Han afirmado en reiteradas oportunidades que quienes pelean por esta consigna le hacen el juego a la burguesía y por lo tanto la

las preocupaciones programáticas centrales de Gramsci. Los que militamos en el viejo MAS ya vimos esta película. La búsqueda de aumentar la influencia política por medio de un periódico que rebaja el

44

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


misma cumple un papel contrarrevolucionario. … Todos los crí cos de la consigna de Asamblea Cons tuyente Revolucionaria, parten de su sobreexcitada interpretación que “ahora podríamos tomar el poder”. Se ende a despreciar los determinantes estructurales y de la lucha de clases, tanto internacionales como nacionales, que en las úl mas dos décadas han moldeado a este nuevo movimiento obrero y de masas y por lo tanto cuales son las caracterís cas subje vas con que empieza a intervenir en la historia. El obje vismo del centrismo de origen trotskista es tal que son incapaces de comprender las aspiraciones de amplios sectores del movimiento de masas, cuáles eran los mo vos que los impulsaban a luchar y a movilizarse, y en defini va cual era la relación que establecía esa masa mul forme entre sus necesidades estructurales y el régimen democrá co burgués Nuestros crí cos se niegan a ver que las masas bolivianas irrumpen a la vida polí ca con fuertes ilusiones de carácter democrá co, de hacer pesar la voz y la voluntad de la mayoría. Esto que se repite en todo proceso revolucionario que se inicia, como lo vio Trotsky no sólo en China del 20', o España de los 30' sino en la India, Indochina, etc. ha sido agudizado por la experiencia que el movimiento de masas ha realizado en las úl mas dos décadas, donde la forma en que cayó el estalinismo, que para el movimiento de masas era la expresión del socialismo realmente existente, y la campaña ideológica desplegada por el imperialismo, y las diversas variantes reformistas, de que el único régimen realmente posible es el de la “democracia”, ha calado profundamente en el seno de la subje vidad obrera, campesina y popular. No ver esta realidad lleva a no comprender como por ejemplo la polí ca de reacción democrá ca desplegada por el imperialismo y las burguesías na vas en el con nente americano pudo sostenerse durante más de 20 años, pese a la aplicación de salvajes reformas estructurales que fueron pagadas por la clase obrera y los sectores populares de nuestro con nente. Este fenómeno por cierto bastante excepcional para los países semicoloniales pero de innegable realidad actual y ante el agotamiento del llamado modelo “neoliberal” es el que ha dado bases materiales a una nueva estafa como es el programa de la democracia par cipa va, programa impulsado por los par dos y organizaciones reformistas en el con nente, y el MAS de Evo Morales aquí en Bolivia, pero que se apoya en la visión que ene el movimiento de masas de que “otra democracia” es posible. ¿Cómo tendrían los revolucionarios que enfrentar esta nueva estafa? ¿Cómo ayudar a la clase obrera y al movimiento de masas a elevarse desde este nivel de subje vidad hasta la lucha por su propio poder? ¿Solo con propaganda sobre las ventajas de la dictadura del proletariado, es decir, de manera pedagógica y profesoral? El segundo aspecto que olvidan nuestros interlocutores, es el hecho de que un importante componente de los procesos de lucha y de resistencia en nuestro con nente durante los úl mos años ha sido y con nuara siendo por un empo, el movimiento campesino y los pueblos indígenas, quienes enen como motores de su movilización demandas de carácter democrá co económico, como es erra, libre producción de coca, créditos, etc., cultural y polí co, es decir hacer pesar su innegable mayoría numérica en los asuntos públicos frente al control monopólico de las palancas del estado de una minoría “blancoide” como gustan llamar. La burguesía luego de la revolución del 52' se vio obligada a realizar importantes concesiones democrá co formales con relación a los pueblos originarios, sin embargo todas esas concesiones Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

democrá cas, de carácter liberal, lo que hicieron no fue resolver el problema de la discriminación racial, sino que la hicieron más su l y por ello más brutal e irritante. La gran mayoría de esta población oprimida es probable que no porte una ideología socialista, y es probable que no esté dispuesta a movilizarse por “nuestra dictadura proletaria”, pero lo que si estamos seguros es que es capaz de realizar grandes movimientos de carácter obje vamente revolucionarios para sa sfacer sus aspiraciones de igualdad, apoyándose en su enorme peso numérico en el país. Al despertar a la vida polí ca en el 2000 luego de años de reflujo y resistencia contra la ofensiva burguesa e imperialista, el movimiento de masas lo hace con fuertes aspiraciones democrá cas. El criterio de democracia, basado esencialmente en el concepto de “mayoría” es un concepto estrictamente formal y es el que pone sobre la mesa el problema de las tareas democrá co formales, cuya máxima expresión es el de la Asamblea Cons tuyente “realmente democrá ca”, valga la redundancia. La clase obrera no podrá ganar la confianza de las amplias masas campesinas e indígenas rurales y urbanos, para soldar la alianza obrera y campesina sino es sobre la lucha decidida y hasta el final por las demandas campesinas, no solo económicas sino además y esencialmente, polí cas. (Javo Ferreira, El proceso revolucionario en Bolivia y el centrismo de origen trotskista) (7) Escribía Moreno, en la Actualización del P de T: “Ninguna de estas consignas opaca el eje y la consigna esencial de toda etapa revolucionaria pre–febrero o pos ebrero, que es la del desarrollo del poder obrero y popular. Todo intento de plantear en una etapa revolucionaria la consigna de Asamblea Cons tuyente como la esencial, es una traición directa a la polí ca trotskista que no ene como obje vo hacer una revolución democrá ca, sino hacer una revolución que lleve a la clase obrera y a sus aliados, organizados revolucionariamente, al poder. Por eso, todas las consignas deben combinarse entre sí con el obje vo supremo de desarrollar el poder obrero y popular. Así lo planteamos y lo aplicamos ante el movimiento obrero.” (8) Por supuesto, esto no significa que la IV Internacional rechace las consignas democrá cas como medios de movilizar a las masas contra el fascismo. Esas consignas pueden jugar un papel considerable en diferentes momentos. Pero las fórmulas democrá cas (libertad de prensa, libertad sindical, etc.) no son para nosotros más que consignas ocasionales y episódicas, subordinadas a la movilización independiente del proletariado; no un nudo corredizo puesto alrededor de su cuello por los agentes de la burguesía ( ¡España! ). (9) En la nota 56 de Trotsky y Gramsci: un debate de estrategias…dice: “ Trotsky sostuvo también consignas democrá cas como Asamblea Cons tuyente, por ejemplo, en el caso de China. Incluso para Francia en 1934 planteó la consigna de “Asamblea única” a par r de la abolición del senado y de la presidencia de la República. (11) Trotsky discu rá el contenido del frente único, confrontando el programa5 de la LCI para Francia con la polí ca del PC. La situación polí ca francesa, las acciones de masas y el frente único debían plantear la perspec va de la revolución proletaria. Trotsky pondrá el acento entonces, en la necesidad de dotar al frente único de un programa transicional hacia la toma del poder, en contra del programa de “reivindicaciones mínimas” del PC, y en esta perspec va la necesidad de la formación de milicias obreras

Manifiesto Internacional

45


que a la vez que hagan efec va la defensa de la clase obrera frente al fascismo, planteé abiertamente el problema del armamento del proletariado. “¿Qué quiere el frente único? Hasta ahora, no lo ha dicho a las masas. ¿La lucha contra el fascismo? Pero, hasta ahora no ha explicado siquiera cómo piensa luchar contra el fascismo… Si el frente único se toma a sí mismo en serio -y esta es la condición necesaria para que lo tomen en serio las masas populares- no puede escapar a la consigna de conquista del poder… La campaña del frente único debe apoyarse sobre un programa de transición bien elaborado, es decir sobre un sistema de medidas que -con un gobierno obrero y campesino- deben asegurar la transición del capitalismo al socialismo!” (Construcción de nuevos par dos y una nueva Internacional. Francia 1934-1936 - Parte 1-Alicia Rojo) ( 12) Lenin, El Estado y la Revolución. (17) L Trotsky, El frente único defensivo. (18) Brasil: Crisis polí ca, corrupción y recesión, LCO 22. (19) L Trotsky, ¿A dónde va Francia? (20) Idem (21) P de T (22) El fascismo y las consignas democrá cas (23) Problemas de la revolución italiana. (24) “…la democracia burguesa se transforma legalmente, pacíficamente, en una dictadura fascista. El secreto es bastante sencillo: la democracia burguesa y la dictadura fascista son los instrumentos de una sola clase, los explotadores. Es absolutamente imposible impedir la sus tución de un instrumento por otro recurriendo a la cons tución., al Tribunal Supremo de Leipzig, a las nuevas elecciones, etc. Lo necesario es movilizar las fuerzas revolucionarias del proletariado. El fe chismo cons tucional presta la mejor ayuda al fascismo.” (L. Trotsky, El frente único defensivo) (25) Lo cierto es que hoy nos encontramos con sectores que se ilusionaron con el kirchnerismo, sobre todo jóvenes, que empiezan a entrar en crisis ante la pasividad de sus dirigentes y la subordinación a las alas derechas del PJ. Esas divisiones y crisis en el peronismo dejan una enorme oposición polí ca y social (por izquierda) al gobierno de Macri, que enen que ser aprovechados para seguir desarrollando el Frente de Izquierda. Para el PTS en el Frente de Izquierda, al calor de la resistencia de los trabajadores al ajuste y la intervención en las grandes cues ones de la polí ca nacional, está planteado superar al PJ, ese par do de barones del conurbano y gobernadores feudales, de burócratas sindicales patoteros y millonarios y de empresarios que se enriquecen con el Estado. Nosotros planteamos que hay que construir un par do de la clase trabajadora con un programa an capitalista, para que la crisis la paguen los que la provocaron y en la perspec va de conquistar un gobierno de trabajadores.

(Chris an Cas llo: Crisis en el peronismo: sobran las “traiciones”, falta la “resistencia”, LID, 12/2/16)

46

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero


21 DE AGOSTO DE 2016:

A 76 AÑOS DE SU ASESINATO EL LEGADO

DE TROTSKY SIGUE VIGENTE

…el oportunismo, en el curso del último período describiendo zigzags cada vez más acentuados a derecha, se cubrió sobretodo con la bandera de la maniobra estratégica. Se calificó la negativa a aceptar la realización de compromisos desprovistos de principios, y, por eso mismo, perjudiciales desde el punto de vista práctico, de falta de “flexibilidad”. En la vida cotidiana del burocratismo ha surgido todo un ejército de especialistas de la maniobra… Han surgido camadas enteras de jóvenes académicos de la maniobra, que entienden, sobretodo, por flexibilidad bolchevique la elasticidad de su propio espinazo. La misión de esta escuela estratégica consiste en obtener por la maniobra todo lo que sólo puede dar la fuerza revolucionaria de la lucha obrera. Lo mismo que cada alquimista de la Edad Media, a pesar de los fracasos de los demás, confiaba en fabricar oro, los estrategas actuales de la maniobra, cada uno en su puesto, esperan engañar a la historia…. He aquí la regla más importante, inquebrantable e invariable, que debe aplicarse en toda maniobra: no te permitas, jamás fundir, confundir o entrelazar tu organización de partido con la de otro, por “amistoso” que éste sea hoy. No te permitas jamás recurrir a gestiones que, directa o indirectamente, abiertamente o a escondidas, subordinen el tuyo a otros partidos o a organizaciones de otras clases, que restrinjan la libertad de tu acción o que te hagan responsable, aunque sólo sea en parte, de la línea de conducta política de otros partidos. No te permitas jamás confundir tus banderas con las suyas, y aún menos, sobra decirlo, no te arrodilles ante la bandera de otro. Lo peor y más peligroso es cuando una maniobra se debe a la impaciencia o al oportunismo de querer adelantar el crecimiento del partido, saltar las etapas inevitables de su desarrollo (este es, justamente, el caso en que no se deben saltar las etapas), y que se realiza ligando de manera artificial, hipócrita, diplomática, mediante combinaciones y estafas, organizaciones y elementos que se lanzan a degüello. Semejantes experiencias, peligrosas siempre, Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero -

son fatales para los partidos jóvenes y débiles. En la maniobra, como en la batalla, no es la sabiduría estratégica (y menos aún el ardid de las combinaciones) lo que decide el resultado: es la correlación de fuerzas. De una manera general, el peligro que una maniobra, incluso juiciosamente concebida, hace correr a un partido revolucionario es más grande cuanto más joven y débil es respecto a sus enemigos, aliados o semialiados. He aquí por qué (y aquí abordamos el punto más importante para la Internacional Comunista) el Partido Bolchevique no comenzó haciendo maniobras, considerándolas como una panacea, sino que recurrió a ellas sólo cuando fue bastante fuerte para realizarlas, cuando había echado raíces profundas en la clase obrera, cuando se había consolidado en el dominio político y madurado ideológicamente. El mal radica, precisamente, en que los epígonos de la estrategia bolchevique presentan a los jóvenes partidos comunistas el espíritu de maniobra y la flexibilidad como la quintaesencia de la estrategia bolchevique, arrancándoles de su eje histórico y de sus bases de principios, realizando así combinaciones que se parecen con demasiada frecuencia a la carrera del león en su jaula. No es la flexibilidad lo que constituyó (y, desde luego, actualmente no debe constituirlo) el rasgo característico fundamental del bolchevismo, sino su firmeza de acero. Precisamente esta cualidad (de la que el bolchevismo se enorgulleció con mucha razón) es la que le reprochaban sus enemigos y adversarios. No “optimismo” beato, sino intransigencia, vigilancia, desconfianza revolucionaria, lucha por cada centímetro de su independencia: ésos son sus rasgos esenciales. Justamente por ahí deben comenzar los partidos comunistas de Occidente y de Oriente. Tienen aún que conquistar el derecho a ejecutar grandes maniobras, preparando primero las posibilidades materiales y políticas de realizarlas, a saber: la fuerza, la solidez y la seriedad en la elección de los medios que utilizan para su propia organización.” (L Trotsky, La III Internacional después de Lenin, La estrategia y la táctica en la época imperialista)

Manifiesto Internacional

47


21 DE AGOSTO DE 2016:

A 76 AÑOS DE SU ASESINATO EL LEGADO

DE TROTSKY SIGUE VIGENTE

La autocrítica de León Trotsky: “Mi posición en el interior del partido era conciliadora, y si, en momentos determinados, aspiré a crear un grupo, fue precisamente sobre esta base. Mi tendencia conciliadora se desprendía de una especie de fatalismo socialrevolucionario. Consideraba que la lógica de la lucha de clases obligaría a ambas fracciones a actuar de acuerdo y con el mismo rumbo ante la revolución. En aquel entonces, yo no vela claro todavía el gran sentido histórico de la política, sostenida por Lenin, de delimitación ideológica y de escisión, allí donde fuera necesaria, a fin de forjar y templar un verdadero partido revolucionario.”… Al aspirar a la unidad a toda costa, involuntaria e inevitablemente, yo idealizaba las tendencias centristas del menchevismo. A pesar de las tentativas episódicas que realicé en tres ocasiones, no llegué, ni podía llegar, a una actuación común con los mencheviques. Al mismo tiempo, la línea conciliadora me oponía de un modo tanto más acentuado al bolchevismo cuanto que Lenin combatía implacablemente, y no podía dejar de combatir, dicha línea. Y sobre la plataforma conciliadora, naturalmente, no se podía crear ninguna fracción. De aquí se desprende una lección, a saber: que es inadmisible y funesto quebrantar o atenuar la línea política con el fin de obtener una conciliación vulgar; que es inadmisible pintar con bellos colores el centrismo cuando éste zigzaguea hacia la izquierda; que es inadmisible exagerar e hinchar las divergencias con los verdaderos correligionarios revolucionarios, con el fin de alcanzar los fuegos fatuos del centrismo. He aquí cuáles son las verdaderas lecciones de los verdaderos errores de Trotsky. (La revolución permanente) “...Trotsky comprendió esto, y desde entonces no ha habido mejor bolchevique que él". (Del discurso de Lenin en la sesión del Soviet de Petrogrado del 1-14 de noviembre de 1917, citado en La revolución permanente)

48

Manifiesto Internacional

- Publicación del Comité de Enlace PCO-CSR El Topo Obrero

Manifiesto n°2 en a4  
Advertisement