Page 70

Bicentenario y Centenario

La Batalla de Camarón y/o Ya se chingó la Francia

causando la mayor cantidad de bajas posible. Sin  embargo, así como van cayendo mexicanos,  también van causando bajas a los legionarios. Los  atacantes quieren terminar pronto la batalla;  escalan muros y por los agujeros de los techos  disparan sobre los defensores causando más bajas.  

Colocan una piedra a manera de almohada para  levantarle la cabeza pero la herida sangra en  abundancia y Danjou muere después de unos  instantes.  

Danjou da la apariencia de estar tranquilo y con  sangre fría recorre los puestos de defensa; la lluvia  de balas que cruza por el patio parece no  preocuparle. Esa actitud de valor da ánimos a la  tropa; el capitán les hace prometer a cada uno que  defenderán el honor hasta el fin del deber; jurando  todos ellos que lo harán hasta la muerte. 

Representación de la batalla y vista actual de los restos de la  Hacienda de la Trinidad. 

Juramento de defender el honor hasta la muerte. 

Los atacantes mexicanos van avanzando poco a  poco, llegando a ocupar todo el edificio: los  defensores legionarios aún están en poder del  patio. Danjou intenta atravesar el patio para  dirigirse al puesto donde se encuentra Vilain  defendiendo las dos puertas. En la mitad de su  recorrido cae una lluvia de balas y una de ellas le  pega en el pecho. Danjou se tambalea y cae; se  toca la herida con su mano de madera. Vilain corre  con algunos legionarios para intentar levantarlo. 

Alrededor de las 11:00 horas los mexicanos atacan  una puerta que da a una pieza donde se encuentra  el sargento Tonel con cinco soldados; los  mexicanos son catorce y se da una lucha cuerpo a  cuerpo con inmensa furia y valor. Al no poder  sostenerse, los legionarios salen corriendo al patio.  Vilain toma el mando de la compañía a pesar de  tener menor antigüedad: Maudet le dio ese honor  por ser el oficial normativo de la unidad. La pelea  sigue y los mexicanos van avanzando palmo a  palmo con gran dificultad a pesar de su ventaja  numérica.   Tras los muros semidestruidos del patio, los  legionarios disparan un fuego muy nutrido por las  aberturas del muro logrando abatir muchos  68 

RLV3  

Tercera edición.

RLV3  

Tercera edición.

Advertisement