Page 56

Bicentenario y Centenario

emocionara tanto, que realmente me  pareciera que se estaba recreando la historia  otra vez, a tal grado que, a veces sentía que si  dejaba de leer, los muchachos iban a perder el  juego por mi culpa, por no dar el siguiente  esfuerzo y seguir leyendo; en la parte de su  relato en la que describe a los papás y vecinos  sentados en el campo de beisbol, escuchando  como se recreaba el juego, primero pensé  “que candor, que inocencia”, pero luego me  quedó claro: ¡yo era uno de ellos!  Exactamente de la misma forma, estaba  sintiendo la angustia, la alegría, el cansancio.  También creo que fue fácil identificarse con el  manager Faz, que no era aceptado por los  americanos ni por los mexicanos, alguien que  es bueno pero que su éxito se ve empañado  por prejuicios raciales o de clases sociales; el  señor Faz representa a muchos mexicanos  que si creen que somos capaces de hacer las  cosas bien, a nivel de cualquiera en el mundo,  pero que a veces son nuestros propios  compatriotas y compañeros los que no lo  creen.  Aprendí de su libro que muchas veces, debe  venir alguien de fuera, para entendernos, o  describirnos fríamente sin dejar detalles a un  lado, pues a veces ese “entendimiento”, es lo  que hace que olvidemos detalles o que los  pasemos por alto, por pena o por vergüenza,  como a veces algunos niños se afrentan por el  oficio o el trabajo de sus padres frente a sus  compañeros de la escuela. Aprendí también,  que estos muchachos eran de la cepa de lo  que de verdad es México, ellos no tenían  ningún contacto con nada fuera de  Monterrey, no les daba pena no saber inglés y  se regocijaban aprendiendo cosas sin pena de  preguntar; es duro ver a los jóvenes de mi  generación y de las posteriores pretender que 

Homenaje a los Niños Héroes

siempre hemos entendido inglés, o tenido  avances de tecnología o de vida diaria igual  que al otro lado de la frontera norte, ahora  nos da mucha pena ser “rancheros”, todos  quieren ser modernos, pretendemos haber  olvidado nuestras raíces como comer  chilaquiles, tomar tequila o escuchar música  de mariachi.  En lo referente a su libro, quiero agradecerle  que haya hecho una investigación tan  detallada, para entender de donde vinieron y  como llegaron a ese punto maravilloso de  ganar la serie mundial infantil, que para  algunos niños de mi generación, fue una  inspiración, que nos hizo adorar un deporte  que no se juega mucho en México y que en  algunos lugares era (o tal vez es) virtualmente  desconocido. Gracias los testimonios de los  protagonistas o de sus parientes que siguen  vivos y gracias por identificar un episodio de  heroicidad en una historia que para algunos  resultaría muy sencilla, poco trascendente y  fácil de olvidar. 

Aprendí también, que estos  muchachos eran de la cepa de lo  que de verdad es México.  Y nuevamente tuve suerte, pues igual que cuando  el Tío Gamboín puso mi foto en el álbum de oro, en  esa ocasión recibí respuesta a mi carta por parte de  William Winokur, el autor. Luego de la respuesta a  mi carta no he podido comunicarme más con él,  por lo que no me sentiría cómodo reproduciendo  su correo sin una autorización explícita, pero lo que  les puedo “platicar” es que me dice que la  emocionó mucho la carta, que no solo es “gringo”,  como indiqué en mi carta, sino que es judío, por lo  que es digno de mencionar que procuró mostrar  54 

RLV3  

Tercera edición.

RLV3  

Tercera edición.

Advertisement