Page 38

Arrieros Somos

una de las cosas más interesantes, es la magnífica  vista que se tiene desde ese punto a los tres o  cuatro valles que circundan las ruinas, pues estas  se encuentran en un punto muy alto donde se  juntan dos montañas bastante altas, por lo que es  un lugar de dominio estratégico y de observación  de todos los alrededores, con un paisaje realmente  extraordinario. Dejé mi moto frente a la caseta del  vigilante del sitio y esté último me hizo el favor de  guardarme dentro de su caseta‐oficina mi casco,  guantes y chamarra, porque ya hacía bastante  calorcito. Sólo estaba una familia recorriendo el  lugar, por lo que estuve a mis anchas (a mi no me  gustan los sitios muy concurridos ni muy ruidosos  cuando estoy en contacto con la naturaleza).  El pueblo de San Joaquín se siente próspero. Vi un  buen de camionetas prácticamente nuevas, las  casas todas pintadas, las calles de concreto y  bastantes comercios y mucha actividad. Se ve que  allí hay dinerito y orden, al punto de que ni parece  un típico pueblito mexicano de una sierra.  Ya como a las 12:00 o las 13:00 horas salí hacia  Jalpan, pero antes cargué gasolina en una estación  que está a las afueras del pueblo. Volví a tomar  dirección al entronque, que estaba como a unos 31  kms. (eso significa una desviación del camino a  Jalpan de alrededor de 62 kms.). Del bosque  tupido, otra vez al desierto. Curva tras curva y  pendiente tras pendiente, subida tras subida. En  eso estaba cuando rebasé una camioneta pick up  negra Ford Lobo con unas llantotas mega anchas.  No lo debí de haber hecho, porque este cuate que  venía más o menos despacio, se pico conmigo y por  más que yo le metía, el condenado seguía pegado.  Fue hasta que, justo antes de una curva de bajada a  la derecha (si, a la derecha), yo, al no tener tráfico  en contra y tener buena vista de toda la curva, me  abro hacia la izquierda para inmediatamente cortar  mejor la curva a la derecha, cuando el imbécil de la  camioneta ocupa el carril y me rebasa por la 

Sierra Gorda de Querétaro

derecha (si….. o sea por mi derecha), provocando  que yo tuve que frenar fuerte para dejarlo pasar y  así poder recuperar mi trayectoria planeada hacia  la derecha en línea con la dirección de la curva. Si  me alcanzó a sacar un buen… susto. Pensé…  ahorita lo emparejo y le miento la madre……Pero  en eso alcanzamos dos coches, por lo que rebasé al  buey este y me adelanté a los otros dos autos… y  pensé… a ver jijo… si puedes rebasar a los dos  coches y volverme a alcanzar…  y pues no. Así hasta  llegar al entronque donde yo tomé dirección a  Jalpan. Creo que este imbécil tomó hacia Vizarrón,  porque ya no lo vi más.  El tramo del entronque hasta Jalpan es de lo más  bonito, interesante y sobre todo, retador para un  motociclista. Con decirles que hasta tres veces  llegué a tocar con la punta de la bota el pavimento,  llevando el pié sobre el estribo de la moto y eso  que les puedo decir que andando a 30 – 40 ‐ 50  kms. por hora cuando más… Y al igual que en el  recorrido a San Joaquín, pasas del desierto al  bosque en un abrir y cerrar de ojos. Pero es que  por este lado, el recorrido por montañas desérticas  es más largo. Y es que no hay pueblos, no ves  gente, si acaso te encuentras alguno que otro  autobús o camión, pero nada más. Es un momento  de soledad, de emoción, de reflexión, de entender  y sentir lo pequeño y frágil que se es ante la  inmensidad de la naturaleza. Las únicas muestras  de civilización son la carretera y algunas bocas de  minas, muy pequeñas y lejanas en los lomos de los  montes, y eso, porque se ve la escombrera de la  tierra que sacaron, pero muy allá. Las cumbres y los  valles son impresionantes, porque subes y bajas  mucho durante esta zona desértica. Y como no hay  plantas al borde del camino ni nada que te impidan  ver el paisaje, pues dominas los desfiladeros y las  cumbres, y gran parte de la ruta que va siguiendo la  carretera, así como las montañas y depresiones 

36  

RLV3  

Tercera edición.

RLV3  

Tercera edición.

Advertisement