Page 131

Al Valle de las Calacas

En el año de la muerte de José Saramago  Alexandro Hernández    Lo primero que pienso ahora que escribo algo para  recordar a José Saramago, es que redactar un  obituario es una cuestión equivocada, como le  hacen ver un par de jóvenes enamorados  a Pereira  (el de Sostiene Pereira de Antonio Tabucci) cuando  éste se encuentra con la asignación de escribir  notas fúnebres para un periódico –y además por  adelantado, para poder ganar la nota. ‐ Hay que  escribir de vida, le enseñan los jóvenes  enamorados a Pereira.  Pues hablemos de vida, de la vida que creó  Saramago en sus libros, que es lo que podemos  atestiguar quienes así supimos de él. Lo cual es algo  ya de por sí un poco extraño. ¿Es vida la literatura,  o son sólo fantasías y perdederas de tiempo? Si me  permiten, le daré vueltas a esta pregunta a partir  de cuatro libros de Saramago (cuya elección por mi  parte es arbitraria): El año de la muerte de Ricardo  Reis, Ensayo sobre la ceguera, El Evangelio según  Jesucristo y Todos los nombres.   Para hablar de El año de la muerte de Ricardo Reis,  es conveniente conocer que esta historia se  relaciona con una psique, la de Fernando Pessoa, y  con uno de los inventos de esa singular mente, el  propio Ricardo Reis.   Fernando Pessoa no construyó personajes sino  personalidades. De ellas podemos decir que  cobraron vida, si nos atenemos a la evidencia  irrefutable de que cuentan con obra propia.  Ricardo Reis es un conservador de pura cepa,  monárquico para más señas. Tan monárquico que  se exilia en Brasil a la llegada de la república. 

Es en ese momento que entra Saramago y se  entromete en esa historia, mostrando a Reis de  regreso a Portugal al enterarse de la muerte de  Pessoa. La tensión vital de Reis es erotismo y  muerte. El erotismo viene de su relación con dos  mujeres que desnudan sus contradicciones, propias  de buen conservador. Marcenda, la refinada  señorita de familia, un tanto amargada por su  mano seca, le encara frente al abismo del  matrimonio agradable a las buenas conciencias.  Lidia la encargada del aseo de la habitación en que  se hospeda, es en cambio la entrega a la carne. Del  lado de la muerte, Pessoa y su poética del  desencanto, de lo inútil de todo lo grandioso y la  verdad de las cosas simples, que a final de cuentas  tampoco sirven de nada. ¿Quién mejor que el  propio Pessoa para confrontar a Reis con las  imposibilidades de la vida? Pero en ese camino, el  propio Pessoa, el autor mismo, es confrontado por  Reis. Como seguramente Saramago ahora será  confrontado por Pessoa y por Reis. No puedo  menos que imaginar la discusión furiosa del  129 

RLV3  

Tercera edición.

RLV3  

Tercera edición.

Advertisement