Page 129

Al Valle de las Calacas

un insepulto de la era porfiriana que colmaba a la  bella calaca con caballerosas atenciones, para  enojo del celoso Satán Carroña. Como todo  vampiro, Satán dormía de noche en un ataúd y  despertaba al ponerse el sol, para exigirle a su  criado, el servicial Chicho, que le sirviera su  dotación de sangre, a la que bonachonamente  llamaban “agua de Jamaica”; sin embargo, el  preciado líquido siempre escaseaba y Chicho le  tenía que pedir a su amo que se conformara con  “sangre de conejo”, un preparado a base de pulque  y tunas rojas. Satán salía volando, transformado en  vampiro, al amparo de la noche a chupar sangre a  bellas damas de sociedad, pues una vez convertido  en humano, era un personaje distinguido, y  solicitado en las fiestas de alcurnia, como todo  buen conde. En más de una ocasión la víctima de  sus ataques era Doña Borola misma. Sin embargo,  por una razón o por otra, las cosas siempre le salían  mal a Satán Carroña: sus tétricos planes acababan  en que lo descubrían, terminaba enredado o con  tremendos problemas de horario con el sol  saliendo o le propinaban una golpiza con escobas o  palos cuando se encontraba en su forma animal. En  otras ocasiones, cuando no había una atractiva  dama, víctima adecuada, con un hambre atroz  terminaba chupando con resignado asco el agua de  jamaica de algún borracho que se había quedado  dormido en la calle, agarrando tremenda guarapeta  y regresando maltrecho, dando tumbos, a su  castillo, para ser recibido por Chicho quien le  recomendaba, inútilmente, que ya no saliera a sus  aventuras amoroso‐alimentarias. 

La Familia Burrón

Los personajes son interminables; sólo por  mencionar algunos que faltan pasaré lista a Don  Telesforeto Colín, apodado el “Sapo‐Rana”, un  talentoso ventrílocuo caído en desgracia por su  afición al alcohol; su compañero era el muñeco  Pompeyo, que parecía adquirir vida propia para  convertirse en su conciencia; Don Juanón  Teporochas, un cacique de “San Cirindango de las  Iguanas”, compadre de Don Regino Burrón, quien  vivía romances y aventuras rancheras en la  provincia mexicana; Don Juanón tenía otro amigo,  Don Briagoberto Memelas, cacique de “La  Coyotera”, tramposo y abusivo con los habitantes  de su cacicazgo. Don Briagoberto se dedicaba, en  secreto, en el fondo de una cueva, a obtener el  Cuaco Pollo, una cruza de caballo con pollo (un día  finalmente lo logra crear: un caballo de dos patas,  que en lugar de crin tenía una cresta de naturaleza  avícola y en lugar de cola de pelo, una esponjada  cola de gallo); otros de sus vecinos eran el güen  Caperuzo, cacique de "El Valle de los Escorpiones"  y su hermana, la “bella” Caledonia, que quería  127 

RLV3  

Tercera edición.

RLV3  

Tercera edición.

Advertisement