Page 127

Al Valle de las Calacas

La Familia Burrón

“tío”. Ruperto vivía en un hotelucho de mala  muerte, llamado “El Catre”, que era atendido por el  aficionado al chisme sabroso, Don Quirino, quien  había tomado gran cariño a Ruperto y lo protegía  de visitas inoportunas de la policía que, con razón o  sin ella, caían con frecuencia para inculpar a  Ruperto de crímenes que no había cometido.  Ruperto siempre llegaba al amanecer con una  buena dotación de chilindrinas y conchas que  compartía con don Quirino, sopeadas en un  delicioso café que el administrador del hotel le  tenía ya preparado. 

Otro personaje con una vida compleja era Ruperto  Tacuche, hermano de Borola. De niño fue un  rebelde travieso y por culpa de un terrible  accidente donde le cayó leche hirviendo, quedó  con la cara desfigurada, lo cual lo volvió más  rebelde, taciturno y sombrío. En la historieta  siempre aparecía cubierto con una bufanda que le  tapaba la cara hasta la altura de los ojos. De adulto  se dedicó al robo y vivió mil aventuras tratando de  robar y de escapar de los tecos. En una ocasión  fueron emboscados por la policía él y su  compañero de fechorías, La Ametralladora Buitrón;  al ser herido de muerte, su compañero le hizo  prometerle que cuidaría a su viuda Bella Bellota y a  su inválido hijo Robertino. Ruperto cumplió con  honor su palabra y decidió, además, reformarse,  tomando una vida de bien como panadero de “La  Hojaldra”. La relación de Ruperto con Bella Bellota  es de mucho respeto aunque con el tiempo se fue  transformando en una relación sentimental que  jamás pasaría de tomarse las manos, debido a la  lealtad de Ruperto con su amigo muerto y a la  resistencia de Bella Bellota de no dar un paso  adelante sin estar debidamente casados. Robertino  consideraba y le daba tratamiento a Ruperto de 

Otro personaje, mucho menos sombrío, era Floro  Tinoco, alias “El Tractor”, adolescente ricachón  amigo de Borola que siempre la iba a visitar  montado en minúsculos pero costosos autos  deportivos y ocasiones en aviones jet; al llegar a la  humilde casa de la vecindad el muchacho cargaba  bajo el brazo el auto o avión en turno y lo dejaba  estacionado en la sala de la vivienda de vecindad.  En ocasiones le permitía a la güera que se diera una  vueltecita por la vecindad, que invariablemente se  escenificaba con la Borola corriendo el autito a  chorromil por hora sobre las paredes del patio  enfundada con un casco y lentes de carreras,  mientras iba tirando toda la ropa de los tendederos  o atropellando las gallinas de sus vecinas. “El  Tractor” era un muchacho problema para su papá  Titino Tinoco, pues era duro de cabeza para la  escuela y sus travesuras metían en inmensos  problemas de responsabilidad a los padres Tinoco.  Para castigarlo, su padre tenía contratado a un  grupo de guaruras profesionales que eran  inflexibles para atrapar al muchacho y encerrarlo  en una cárcel que Don Titino tenía en su propia  casa, con todos los adelantos tecnológicos de los  modernos sistemas penitenciarios. Sin embargo,  “El Tractor” siempre se las ingeniaba para escapar y  hacer miles de diabluras. 

125  

RLV3  

Tercera edición.

RLV3  

Tercera edición.

Advertisement