Page 102

Writer Hero

Divertimento Mexicano.

1867   Jardines nocturnos bajo mangos pudriéndose lentamente  M. baila lo que un día será un tango.  Su sombra gira como un boomerang  y la temperatura bajo el brazo es de 98 (°F)  El titileo iridiscente de un chaleco plateado  Y una joven mulata se funde amorosamente, como chocolate  mientras dura el abrazo masculino ella susurra insensata  aquí –suave como lana, allá –liso como porcelana.    Silencio nocturno bajo el bosque virgen.  Juárez, ahora convertido en punta de lanza del, digamos, progreso,  a sus peones que nunca han visto dos pesos  distribuye rifles en mitad de la noche.  Se oye el sonido de la carga de los rifles, mientras que Juárez marca en papel cuadriculado  con pequeñas cruces a cada hombre armado.  Un loro de colores chillantes, que nunca se equivoca  ni miente, se posa en una rama y muestra su desventura:    ridiculizado en su vecindario por ser de aquellos que huelen las rosas  puede que sea, no mejor, pero más recto que las poses cívicas.    Pero cualquiera de esas dos cosas da lugar a sangre y moretones.  Y peor aquí en los trópicos, donde la muerte, ¡ay!  se esparce con la rapidez con que las moscas diseminan la infección,  o como una buena frase en un café llama la atención  donde calaveras con tres hoyos, entre los matorrales,  no merecen ni una mención;  en cada agujero, un mechón de hierba.  100   

RLV3  

Tercera edición.

RLV3  

Tercera edición.

Advertisement